Ponerle grados al soldado

¿Por qué siempre escribes sobre temas tan escabrosos? Me preguntaba recientemente alguien hasta ese minuto desconocido, al escuchar que mi participación en el anuario cultural guantanamero se acercaría a la música del rapero Sandy David González Guerra, a quién desde esta línea llamaremos por sus seudónimos artísticos: Solda2 Raso o Sandy MC.

Tras mi asombro, entendí que no siempre resultan felices ni objetivas las opiniones que levanta a su paso el rap cubano, y no como resultado del desconocimiento de algunos sobre el tema, sino del empeño de ese género por atrapar, mediante palabras, la realidad nacional. Y aunque los escenarios sean siempre más ricos y plurales que los intentos de asirla, el rap tiene, dentro de sus características menos cuestionadas, el proceloso interés de abordarla desde el margen: tensiones y complementariedades que hace que encuentre resistencias y sospechas en su camino. Tales generalizaciones iniciales me obligan a enfatizar sobre puentes que, desde su recorrido, nos trasladarán a la obra de este Solda2.

Primero: que existen notorias diferencias entre rap y hip hop. Dicho brevemente, el rap es el contenido, la letra o su forma de cantarlo; es la poesía resultante de la interpretación del MC (maestro de ceremonias) o controlador del micrófono más la del DJing. El hip hop son todas las formas relacionadas con esta cultura de la que el rap es parte; es música, baile, grafiti y urbanidad.

Segundo: la cultura hip hop, pese a surgir en territorio estadounidense, no es exclusivamente norteamericana, sino un producto afro-latino-caribeño-americano desarrollado en los espacios populares neoyorquinos del Bronx, Queens y Brooklyn. Resultaría incongruente calificar los fenómenos por nomenclaturas, términos o contextos geográficos y no por sus cualidades intrínsecas o subyacentes.

Tercero: la cultura hip hop, al convertirse en lenguaje universal, puede ubicarse de manera influyente en Cuba desde la década del noventa. El rap es, dentro de la cultura alternativa cubana, un espacio de producción artística subalterna y marginal debido a su entorno de desarrollo y tratamiento institucional. Sin embargo, pese a esta “relativa” posición de excepción, tiene –desde finales del propio decenio– altos niveles de participación en la política cultural, que le confiere un sentido integracionista si tomamos como referentes los primeros encuentros nacionales de sus músicos, y más adelante, la creación de la Agencia Cubana de Rap.

Solda2-RazoGTMO-paginaSandy MC es el evidente resultado guantanamero de la colonización de la resistencia formada por esa alteridad que es el rap cubano, lleno de tantas y tantas influencias y asimilaciones foráneas, con una muy elevada capacidad de apropiación, préstamos, desgarros y afrentas, pero también deseos, actitud e inspiración. Con el tiempo, su perfectible producto musical supo desaprender del enlatado east and west coast rap transnacional para aprehender de la escena nacional y mirar hacia la izquierda, que es hacia donde miran los artistas urbanos, con miles de preguntas y respuestas.

La primera de las batallas ganadas por Solda2 Raso consiste en ser breve, duro y conciso en la recreación de «las vivencias cotidianas, la lucha del mañana», para que seamos cada vez más quienes, lejos del inmovilismo, participemos en la conducción del proyecto social cubano. La Cuba de las canciones de Sandy MC es compleja, ríspida e incompleta, advertida por nociones de riesgos y pérdidas que aterrizan siempre en su natal Guantánamo, inspiración permanente para las cinco producciones independientes que conforman su obra musical. Moviéndose indistintamente entre el margen vivo y testimoniante y la institución que representa a los jóvenes artistas cubanos, se ha construido su propio cuartel –Campamento Subterráneo– y desde allí dispara a la neutralidad ideológica, la moda, las calles, el capitolio, la jerga, los monólogos, el silencio y la acrítica.

La coherencia es una virtud en estos tiempos, y Solda2 Raso podrá jactarse dentro de los próximos 50 años de haberla atrapado en su música. Sin la necesidad de encajar en moldes prefabricados, dejándose influir pero no definir por Notorious, Public Enemy o Run-DMC, y sin buscar –como muchos– la censura como la vía más rápida a la fama, se ha ganado un lugar importante en la brevísima historia de la música alternativa guantanamera. Sería oportuno, antes de cumplir el próximo diciembre los temidos 36 años, ponerle grados a un soldado, que no quiere, bajo ninguna circunstancia, perder la batalla.

 

Discografía

  • Solda2 Raso – D.LINQ.N.T (CD-2010)
  • Solda2 Raso – ARTE D’ UN SIN ARTE (CD-2011)
  • Solda2 Raso – MUSIK D’ LA KLC BAJA (CD-2012)
  • Solda2 Raso – TIRO AL BLANCO (CD-2013)
  • Solda2 Raso – DECLARACIÓN D’ WAR. VOL. I (CD-2014/2015)

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico