Para traquear el Rap en Cuba

El hip hop en Cuba, tal cual las tendencias culturales que han influido en la nación, se asume como un género y un arte de resistencia, interpretado generalmente por jóvenes en toda la nación.

Una y otra vez quienes defienden este estilo musical en la Isla buscan los modos de promocionarse, de intercambiar entre los creadores raperos y de estos con un p√ļblico fiel, en espacios, que aunque disminuido por doquier, a√ļn sobreviven a la apat√≠a de instituciones culturales, las cuales deben promover y atender el desarrollo de este estilo musical.

Uno de esos espacios m√°s seguidos por raperos cubanos es sin duda el Festival Nacional de Rap Trakean2, el cual, nacido del empe√Īo sostenido de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS, no solo sell√≥ una jornada en esta ciudad legendaria cargada de emociones y tambi√©n de insatisfacciones para los noveles cultivadores del g√©nero, sino que se distingui√≥ por una participaci√≥n activa de la mujer cubana rapera, fen√≥meno pr√°cticamente silenciado en la geograf√≠a nacional.

Las f√©minas, atrevidas y muy curiosas pusieron la nota, el verso, la poes√≠a… a un evento que hasta el momento era tomado -salvo excepciones- por los masculinos.

Yamay Mej√≠as Hern√°ndez, La Fina, es una de las damas m√°s populares del g√©nero en Cuba, expres√≥ que Trakean2 es un espacio necesario, en tiempos en el que las citas para promocionar esta m√ļsica y sus tendencias, han desaparecido como por arte de magia.

Agreg√≥, la joven de 31 a√Īos de edad, que si para los hombres, due√Īos hasta el momento de esta tendencia en Cuba, es dif√≠cil promocionarse, las mujeres corren igual o peor suerte. ¬ęTodo cuanto se haga por el g√©nero en Cuba tiene que tener en cuenta a las f√©minas, aunque seamos pocas¬Ľ, acot√≥.

En igual l√≠nea de pensamiento Yaimel Camps L√≥pez, de 27 a√Īos de edad, subray√≥: ¬ęlas mujeres tratamos de imitar a los hombres raperos y copiamos as√≠ su gestualidad, cuando lo que deber√≠amos es mantenernos, contra viento y marea; por encima de las cr√≠ticas sociales, en nuestro roles; ser femeninas ciento por ciento. Nadie tiene el derecho -subray√≥- de excluirnos¬Ľ, sum√≥ la tambi√©n vocalista del grupo Renovaci√≥n Urbana, de la Agencia Cubana del Rap.

Un caso sui g√©neris dentro de los cultivadores del g√©nero en Cuba, lo es sin duda Luz Cristina Despaigne Garrido, quien agradece a TRakean2; a Camag√ľey y muy especialmente a la AHS en Cuba, la posibilidad de reconcentrarse a s√≠ misma como una rapera de pura sangre; muy cubana.

Con 58 a√Īos de edad, la se√Īora del Rap en Cuba, encontr√≥ gracias a este g√©nero un universo nuevo que le ense√Ī√≥ a sentir orgullo de lo que es y sobre todo a respetarse; a hacerse valer como mujer. ¬ęSi los organizadores de TRakean2 nos tienen en cuenta, por qu√© no hacen lo mismo quienes dirigen los pocos eventos que quedan dedicados al Rap en Cuba¬Ľ, se cuestion√≥, al tiempo que este tr√≠o de muchachas coincidi√≥ en que el g√©nero requiere de letras m√°s profundas y objetivas; que denuncien y reflejen la sociedad circundante, desde un contenido certero, valedero, que renuncie, ¬ęa expresiones groseras y nunca a las populares; elemento que caracteriza a los hombres y mujeres de esta tierra¬Ľ, argument√≥ la experimentada Cristina.

POR UN SOPLO DE RESPUESTAS

La presente edición de la muy movida cita agramontina ha constituido un espacio renovador en torno a las tendencias del Rap en Cuba y de promoción de expresiones culturales alternativas asociadas al género.

Polemizar y reflexionar en torno al estado actual del movimiento del Hip y Hop, y la atención que se le brinda para su promoción en Cuba, fue plato fuerte y punto de partida para un Trakean2, que por el momento anda viento en popa y toda vela, al ratificarse como un escenario de resistencia y alternativo.

El evento ambicioso en su concepci√≥n, al trascender los tradicionales muros de la camag√ľeyana Casa del Joven Creador -√ļnica de su tipo de referencia en Cuba-, tambi√©n gener√≥ en su din√°mica sustantiva, durante sus secciones te√≥ricas; agudas cr√≠ticas y autocr√≠ticas lideradas por los m√°s de 30 artistas participantes.

En el acontecimiento cultural, el cual se espera por muchos en Camag√ľey, los debates rozaron la crudeza, pues los j√≥venes volvieron a la carga -ante los o√≠dos sordos de decisores culturales en la Isla- al reconocer la necesidad de ejercer un rol m√°s activo en su propia promoci√≥n y la funci√≥n que debe desempe√Īar la Agencia Cubana del Rap, para transformar esta realidad en Cuba.

Ambos t√≥picos; referidos hasta el cansancio en ediciones anteriores, a√ļn no encuentran respuestas viables en quienes deben velar por el desarrollo y protecci√≥n del Rap en la naci√≥n.

Lamentablemente, el acontecimiento rapero careció, como de costumbre, de la participación de instituciones y decisores responsables en la Isla, quienes tendrán que gestionar las respuestas a las inquietudes planteadas por los noveles.

De las insatisfacciones dentro del movimiento del hip hop cubano, esencialmente sobre la falta de espacios para presentaciones o de posibilidades de comercialización, la mayoría de los asistentes coincidieron en que todavía se carece de calidad en las propuestas musicales y gestiones para la divulgación.

Al respecto el santiaguero Omar Planos puls√≥ en la llaga que m√°s duele, ¬ępara transformar lo que hacemos, entendido como crear con mayor calidad, hay que preparase y superarse, pero a la vez -reitero- c√≥mo lo hacemos si no existe una proyecci√≥n institucional, salvo la que posee la AHS. Qu√© bueno que en Camag√ľey -subray√≥- existe este evento, que gana prestigio y oxigena al g√©nero¬Ľ, apunt√≥.

En tanto el cienfueguero, Jos√© Antonio Montes, artista de la pl√°stica, devenido graffitero amante del hip hop, se√Īal√≥ que el movimiento del Rap pierde espontaneidad en la manera de expresar su arte y creaci√≥n. ¬ęSomos pocos y si quienes se interesan por el g√©nero no encuentran escenarios, entonces no andamos bien¬Ľ, dijo al tiempo que agreg√≥, ¬ęTRakean2 es ejemplo de voluntad y aunque hay que enriquecerlo, lo cierto es que llega a lugares e instituciones que nos reciben con satisfacci√≥n¬Ľ.

Y es que como afirm√≥ Rafael Sotero √Āguila, el evento agramontino tiene por esencia un enfoque social y comunitario, que permite al artista intercambiar con su gente de pueblo.

Bienvenido entonces Trakean2, sus autenticas Peleas de gallo; aglutinadoras de pueblo y fans, que no renuncian a vibrar junto a él.

Foto de portada: De la autora

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ