Las alturas de la Danzonera

No s√© bailar danz√≥n; y es f√°cil saber por qu√©: no vi a mis padres moverse sobre ¬ęun ladrillo¬Ľ. En la escuela tampoco me ense√Īaron, y solo de adolescente supe que Cuba ten√≠a un baile nacional con ese nombre. Lo lamento.

Pero quizás mis hijos sí van a aprender, y hasta yo esté a tiempo. Quizás estemos siendo testigos de cómo los jóvenes asaltan, sin titubeos, la vitrina del género que Miguel Faílde en 1879 nos puso como guirnalda en el sentimiento de esta Isla.

En Matanzas una orquesta dirigida precisamente por el tataranieto del autor de Las alturas de Simpson levanta el blas√≥n, y en Las Tunas, otra voz despereza el apego por lo nuestro: Danzonera, agrupaci√≥n con promedio de edad de 25 a√Īos. Al frente, una muchacha que por su empuje y carisma, Fa√≠lde tambi√©n la hubiera querido en la familia. Conozcamos a la avanzada del Balc√≥n de Oriente.

¬†OJOS SO√ĎADORES

El 2013 vio al elenco tunero estrenarse frente a los participantes en el X Festival de M√ļsica Popular Barbarito Diez, celebrado cada diciembre en la provincia. Esta reportera estaba all√≠ y fue testigo de la apoteosis del auditorio al constatar la osad√≠a de los biso√Īos instrumentistas, que romp√≠an esquemas y hac√≠an polvo la condena a muerte del cielo donde reinara quien fuera conocido entre muchos otros ep√≠tetos, como El Pr√≠ncipe del antol√≥gico ritmo. ¬†

Todos son egresados de la Ense√Īanza Art√≠stica y profesores en la Escuela Vocacional de Arte El Cucalamb√©, ubicada en la ciudad cabecera. Gu√≠a el nav√≠o, la inquieta damisela encantadora Ana Irma P√©rez Perell√≥, graduada de Direcci√≥n Coral. ¬†

¬ęNos unimos para perpetuar el g√©nero, para sumar su gusto a las nuevas generaciones, para que durante todo el a√Īo se escuche y baile danz√≥n, y no haya que esperar al Festival (Barbarito Diez). So√Īamos con que m√°s artistas apoyen la ¬†idea y podamos colaborar entre todos¬Ľ, dijo justo el d√≠a de la fundaci√≥n.

Han pasado casi tres a√Īos desde entonces y nadie ha abandonado ¬ęel barco¬Ľ. La popularidad comienza a marcar en el cuentamillas y aunque el apoyo institucional ha podido ser mejor, tampoco faltan oportunidades para demostrar el talento.

¬ęEstamos empe√Īados en seguir creciendo profesionalmente ‚ÄĒexpone con los labios, los ojos y sus manos, todo en ella quiere hablar‚ÄĒ y lo mejor es que somos j√≥venes que disfrutamos sobremanera hacer juntos esta m√ļsica y queremos defenderla y tocarla con mucho sabor, porque la cubana lo lleva. Nos queda bastante por realizar¬Ľ.

La agrupaci√≥n se sabe exponente de parte de lo m√°s valioso del pentagrama nacional, extendida esa defensa a variantes como el mambo, el cha cha ch√°, el danzonete, y los boleros son y cha. ¬ęRespetamos las partituras originales ‚ÄĒprosigue la directora,¬† a cargo tambi√©n de los arreglos‚ÄĒ, pero las empleamos con armon√≠as contempor√°neas, porque son otros los tiempos y no debemos hacerlo como antes, sino como somos y sentimos ahora¬Ľ.

¬ęDe igual manera no podemos, si lo importante es impedir su olvido, exigirle a la juventud que practique el baile nacional con vestidos largos y pasos excesivamente lentos, tenemos que cambiar esos enfoques, hacerle cercano el ritmo, sin que pierda su esencia¬Ľ.

Ana Irma vive feliz de cu√°nto disfrutan ella y sus m√ļsicos  tocar lo cubanoAna Irma y sus catorce c√≥mplices han visto que esa estrategia da resultado. En su pe√Īa mensual; al ¬ęinicio las personas caminaban por all√≠ y se quedaban en la sorpresa, pero ya hemos ido formando un p√ļblico, hay quienes bailan y entre ellos, algunos j√≥venes, los cuales cada vez son m√°s. Abogamos por la tesis de que a la gente hay que darle no lo que pida, sino lo que necesita, y la m√ļsica cubana m√°s tradicional est√° entre esas urgencias culturales, aunque a veces el pueblo no lo entienda as√≠¬Ľ.

Con un formato de charanga ampliada, Danzonera comienza a escribir sus notas de conquista, por la energía que desborda y la calidad de la interpretación. Ahora mismo uno de los mayores fan es el maestro José Ramón Artigas, que en su programa De la gran escena las ha promocionado en dos ocasiones.  

Junio del 2015 marcó un momento enaltecedor, pues fue invitada al Festival Internacional Danzón Habana, donde dio fe de cuánto ha madurado en sonoridad, y se probaron frente a numerosos bailadores, algo imprescindible para cualquier colectivo de su corte. En este sentido, otra vivencia enriquecedora la tejieron recientemente en casa, durante el tercer Taller Internacional de Payasos, cuando en una de las actividades nocturnas pusieron a mover el esqueleto hasta al más patón, y en rápida ojeada al auditorio los instrumentistas vieron que un 90 por ciento tenía la misma edad que ellos.  

Composiciones ic√≥nicas como Almendra y Bodas de Oro se unen en el repertorio a temas de autores contempor√°neos, y la intenci√≥n es la misma: conservar lo virtuoso y bello de nuestro patrimonio sonoro. ¬ęHemos crecido con temas in√©ditos de autores tuneros, siempre desde nuestra est√©tica¬Ľ, enfatiza.

EN BUSCA DE SU BOMB√ćN

Por estos d√≠as la orquesta participa en el primer Encuentro Internacional Danzonero Miguel Fa√≠lde in memoriam, que se celebra en Matanzas. ¬ęActuaremos en los bailables finales y sin dudas ser√° una gran experiencia para nosotros, el intercambio con otros colectivos nos ayudar√° a crecer. Tambi√©n aprovecharemos para tocar en el Pabell√≥n Cuba, en el espacio de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), de la que formamos parte y desde ahora le agradecemos la oportunidad¬Ľ.

Seguir perfeccionando su propuesta y presentar un proyecto a las becas de creación de la AHS para grabar un disco se encuentran entre los planes más cercanos de esta cofradía. Pero hay otros, muchos más.

¬†¬ęNos gustar√≠a tener un local para impartir cursos sobre el danz√≥n, sobre todo a los ni√Īos; donde se proyecten videos, se escuchen grabaciones y la gente pueda compartir, tomarse un caf√© y por supuesto, bailar¬Ľ, concluye jubilosa Ana Irma.¬†

Danzonera sabe que eso no es cosa f√°cil, a ella nadie la puede marear con otras historias, cuando a veces tener una guagua que la transporte casi significa encontrar ¬ęlos aretes de la Luna¬Ľ. Sin embargo, persistir√°, se sabe con raz√≥n, y la Isla en alg√ļn momento se voltear√° para decirle que est√° de total acuerdo en gritar: ¬°Basta de olvidar qui√©nes somos! ¬†

Fotos: Costa y cortesía de la agrupación

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Tuvieron a su cargo la clausura del evento, que a mi criterio mejor no pod√≠a haber sido.
    Qué bueno saber de jóvenes que desde oriente cubano, con su calidad, sonoridad y concepción defienden nuestra cubanía.
    Gracias a estos jóvenes tuneros por regalarnos esa maravillosa noche llena de excelencia!!!!
    El Danzon SIEMPRE!!!!!

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ