La belleza de la idea

A una primera, y quizás superficial mirada, el mundo que puebla los cuadros de Santiago Rodríguez Olazábal se encuentra habitado por la tradición, el arte, los ritos y la religión yoruba, un llamado hacia lo ancestral que, de una manera u otra, resuena en cada uno de nuestros poros simbólicos.

No obstante, detr√°s de esta primera impresi√≥n respiran otros universos, imbricados por tenues hilos, que hablan de la vida, la muerte, la familia, la transfiguraci√≥n de la esencia f√≠sica en esencia espiritual, el papel dador de la tierra, esa que nuestras plantas pisan y que nuestras plantas transforman en su andar, esa tierra que ‚ÄĒa su vez‚ÄĒ tambi√©n cambia nuestros propios pasos.

Olazábal se ha dado cuenta de esta condición que pasa, frente a los ojos de los otros, imperceptible. Sea esta entrevista una manera de dialogar con la sabiduría de los mundos que Olazábal contiene dentro de la vida en sus cuadros.

Sus obras pueden ser interpretadas como relatos o poes√≠as ancestrales, ¬Ņcree qu√© ha encontrado su ruta como artista o apuesta por la renovaci√≥n y la experimentaci√≥n constantes?

Ahora que usted pregunta, y si solo se refiere a mi relaci√≥n con el ‚Äúacto de crear‚ÄĚ, estimo que un ‚Äúhacedor‚ÄĚ que ordena de alguna manera su pensamiento entre formas, l√≠neas, espacios, pigmentos, colores, la v√≠a de todo el acervo ancestral heredado, m√°s los efectos que respiran diariamente sus sentidos, no tiene otra opci√≥n que la evoluci√≥n constante. Pero ese cambio, a mi modo de ver, lo va entregando continuamente la obra y por lo general no lo ves hasta que no te distancias de ese objeto. La belleza de la idea est√° en que esa transformaci√≥n siempre te sorprenda.

Fotos: Santiel Rodríguez Velázquez

Su trabajo ha sido reconocida tanto en Cuba como fuera de sus fronteras, ¬Ņqu√© sue√Īos le quedan por cumplir, qu√© experiencias por vivir a trav√©s del arte y qu√© universos por develar?

Pienso que lo m√°s importante es que uno encuentre su propia voz. Nunca ha estado en mi cuerpo de ideas, el reconocimiento ni √©l √©xito. Es cierto que cuando muestro mis objetos en un espacio p√ļblico, en esa acci√≥n hay mucha vanidad, pero es tambi√©n una manera de compartir mis ideas encarnadas en esos objetos con los otros: si no lo hiciera, ser√≠a muy ego√≠sta. Me divierte, pero tambi√©n me hace sufrir lo que hago. Muchos de mis sue√Īos est√°n reflejados en mis obras, son sue√Īos cotidianos. Es bueno mirar hacia el horizonte, pero es mejor prestarle m√°s atenci√≥n al presente con paciencia.

Su m√°s reciente exposici√≥n se nombra Historias por contar, ¬Ņqu√© b√ļsquedas art√≠sticas han encaminado a esas obras que el p√ļblico puede disfrutar?

Pienso que la relación entre el espectador y la obra, si es que se establece, es inexplicable. Sería mucho pedir a ese espectador que vea y que además sea capaz de reconocer lo que ven sus ojos y me refiero solo a lo estético, no incluyo los contenidos.

La importancia del rescate de lo ancestral ha sido una de las constantes que se evidencian en su obra. ¬ŅQu√© otros temas le ocupan?, ¬Ņcu√°les son sus preocupaciones y las ra√≠ces que mejor identifican su trabajo?

El tema y las ra√≠ces han sido siempre los mismos, le comentaba que son inagotables. La literatura de la religi√≥n If√° Orisha (conocida en Cuba como Santer√≠a) dialoga, entre tantos y tantos sucesos, de la llegada por decisi√≥n de Olodumare ‚ÄĒel Dios Supremo de los Yoruba‚ÄĒ de los seres humanos desde Ara Onu (el otro mundo) a Aiye (nuestro mundo), y de la estrecha relaci√≥n que tuvieron los primeros humanos, desde entonces, con la naturaleza y la manifestaci√≥n de sus energ√≠as.

“El tema fue y es el hilo conductor que me ha provocado a interpretar y reinterpretar estéticamente la cosmogonía, la filosofía y el modo de concebir la vida, transmitido por nuestros ancestros a través del conocimiento que ellos tuvieron de la palabra y la práctica de Ifá y los orishas. El tema estaba ahí, esperando a que yo tocara la puerta: la toqué y se fue abriendo poco a poco. Tuve esa suerte.

‚ÄúMuchos creadores se desgastan buscando ideas. Como le dije, mis ideas estaban ah√≠: lo mejor estuvo en las historias que escuch√© de boca de Caridad, mi bisabuela materna, o lo que hablaban los mayores religiosos ‚ÄĒfueran santeras, santeros o sacerdotes de If√°‚ÄĒ m√°s all√° de los cuartos de consagraci√≥n. Aprend√≠ escuchando y, sobre todo, viendo hacer la religi√≥n. Lo que hice despu√©s fue ordenar lo aprehendido, algo que hago continuamente‚ÄĚ.

Fotos: Santiel Rodríguez Velázquez

Su arte se ha caracterizado siempre por el movimiento y la lucha contra la no evoluci√≥n, ¬Ņde d√≥nde extrae el caudal de experiencias que conforman los universos de sus obras?

Las vivencias son dis√≠miles y aunque no puedo soslayar que soy un sujeto que convive dentro de una sociedad mestiza ‚ÄĒen muchos sentidos como lo es la sociedad y cultura cubanas‚ÄĒ la mayor√≠a de las vivencias provienen del entrenamiento, la pr√°ctica, la geomancia dentro del culto de If√° Orisha y la repercusi√≥n que tienen en mi conciencia las enso√Īaciones que tengo casi a diario.

Por su multiplicidad de b√ļsquedas y sentidos, su trabajo es dif√≠cil de caracterizar en un concepto homog√©neo: ¬Ņsiente que lo plural y polif√≥nico han sido sus bazas de triunfo?

Me sorprende la agudeza de su observaci√≥n. No es el plan que mi obra sea exitosa, pero como usted aprecia, quiz√°s esas resonancias y m√ļltiples silencios vibren hacia dentro y fuera de las obras. Por lo general, cuando uno se zambulle en el desarrollo y realizaci√≥n de cualquier idea, no lo acompa√Īan todas esas voces.

‚ÄúEn la mayor√≠a de los casos, es muy f√°cil percibir cu√°ndo se entra a esas aguas, pero en ellas uno encuentra torbellinos estridentes, obst√°culos, ojos de agua, m√°s remolinos y aguas tranquilas, hasta que uno cree que emergi√≥ de ellas. Es algo que no cesa, es un desvelo imperturbable que tiene que fluir. Posiblemente, entonces, ah√≠ convivan lo armonioso y esa pluralidad‚ÄĚ.

El respeto y el amor hacia lo ancestral son las columnas centrales de sentido en su trabajo, ¬Ņcu√°l ha sido su b√ļsqueda mayor como artista y ad√≥nde dirige su mirada en el horizonte de las posibilidades?

Lo primordial es lo que ha sido hasta ahora: ponderar con humildad la memoria de todos nuestros ancestros que supieron resguardar inteligentemente los secretos que trajeron con ellos.

¬ŅQu√© consejos darles a los j√≥venes artistas que quiz√°s inician ahora su camino?

Que se preocupen en encontrar el timbre de su propia voz.

Finalmente, Santiago, si pudiera mirar hacia el pasado, hacia ese joven artista que alguna vez fue, ¬Ņqu√© experiencia de vida le gustar√≠a legarle?

Que sepa mirar a sus ojos y así vea el mundo que lo rodea.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ