Im√°genes que gritan

Ya sab√≠a que el joven Alejandro Hern√°ndez √Ālvarez dar√≠a de qu√© hablar en el mundo de la fotograf√≠a. A inicios de a√Īo nuestro Portal del Arte Joven Cubano publicaba Los colores del blanco y negro, texto que destac√≥ c√≥mo sus 14 retratos develaron Sendero a Ciudad Esmeralda, una muestra aut√©ntica y profunda en la que sus fotograf√≠as ven√≠an cargadas de un toque humano, sensible y lleno de esperanza ante el paso potente del Hurac√°n Irma, cat√°strofe que quiso arrebatar hasta la alegr√≠a a los habitantes de esa urbe camag√ľeyana.

Alejandro Hern√°ndez √Ālvarez. Foto: Yahily Hern√°ndez Porto.

Esta vez, El precio de la Angustia, del miembro de la AHS en esta ciudad, roza la muy espinosa arista de la violencia de género, a través de los entresijos de la angustia que se encarna en el alma de las mujeres mutiladas por la costumbre y la educación patriarcal y falo-céntrica a las que han estado sometidas desde su nacimiento.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

El joven en sus muy deliciosas ‚Äďpor la expresividad que trasmite‚Äď y dolorosas im√°genes logra, en su discurso coherente y en desarrollo, una nueva visualidad, opuesta por completo a lo que hasta ahora ven√≠a haciendo el novel artista: lejos quedar√≠an los flashes de la espontaneidad.

¬†Actualmente se alza con una obra preparada, posada, pero con el m√©rito genuino de convencer, seducir al p√ļblico, para convertirlo en protagonista de su mensaje: ¬°D√≠ NO a la violencia femenina! ¬°No permitas ser una v√≠ctima de este flagelo mundial!

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

No es casual que la escritora y ensayista agramontina Mariela P√©rez-Castro, la curadura de la muestra, refleje su sentir: ‚ÄúEl artista salta de la rutina del marco, el cristal y el expositor adosado al muro para sostenerse del aire y el espacio, en un juego de laberinto donde el p√ļblico deber√° orientarse asido al hilo f√≠sico que enlaza las obras y al hilo hipot√©tico de su propia experiencia personal y construye su universo a partir de materiales alternativos: cart√≥n, papel estraza, sogas; elementos que forman parte del mundo femenino‚ÄĚ.

O sea, las mismas sogas donde tender la ropa, el papel con el cual se empaqueta la basura, el cartón que asume formas de recipientes donde se guarda todo, y velas que han ardido para iluminar las crisis y la reconciliación luego del abuso.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

En la Galer√≠a Larios, del Consejo Provincial de las Artes Pl√°sticas, el joven Alejandro se las agencia y cuelga m√°s o menos o por generalidad, a la altura del pecho las instant√°neas, que logran un perfecto close up al cuerpo femenino, para hacerlas m√°s visuales, m√°s estremecedoras a la vista del ojo, el cual participa casi que atrapado en el di√°logo doloroso, pero sincero, entre el contenido de las instant√°neas y los secretos de una amiga ‚Äďcomo confes√≥ el autor‚Äď trabajadora, una madre, una esposa, una hija, novia, amante‚Ķ

El color acompa√Īa la muestra: el negro, que amordaza y muerde, y tambi√©n un rayo de luz que semeja la esperanza, a pesar de la desdicha.

La mirada de la modelo ‚Äďuna Eva en sinton√≠a con nuestros tiempos de inclusi√≥n, mujer negra y joven, tal cual nuestra identidad caribe√Īa y africana por naturaleza‚Äď, a pesar de su encarnado agotamiento, nos revela que la opci√≥n no es rendirse, porque siempre se puede alcanzar la libertad. Basta con decir ‚ÄúNO‚ÄĚ.

Tambi√©n triunfa esta muestra porque logr√≥ el empleo de textos po√©ticos cedidos especial y generosamente por las mejores voces del terru√Īo, completan y sirven de soporte al discurso que proponen estas im√°genes. Igual se agradece la composici√≥n musical de Adri√°n Cansino, que en igualdad con la prosa, logra implicarse sin agresi√≥n en un verdad que circunda y est√° latente en nuestra sociedad.

Las im√°genes mostradas por Alejandro devuelven el grito de ayuda, que piden y necesitan esa masa de mujeres silenciadas por un entorno machista. Su valor, el mayor de todos, radica en hacer suyo una problem√°tica que merece la denuncia y el actuar de todos.

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ