Gibara y el alma quijotesca de su festival (+ Foto y video)

Gibara, a unos 33 kil√≥metros de la ciudad de Holgu√≠n, en el norte oriental de Cuba, tiene un efecto seductor casi irresistible para visitantes y pobladores. Decenas de botes con el leve vaiv√©n de las olas, cuales testigos de una magia que perdura en lo aparentemente simple, suelen ser el pre√°mbulo de una especie de pel√≠cula de la realidad, en la cual al menos una vez al a√Īo aparecen personajes de la gran pantalla.

Es imposible olvidar los días en esa geografía, la brisa, el olor peculiar, aquellos primeros besos a orillas de sus aguas, el ir y venir de la gente dentro de un Festival que se readapta y crece.

Durante la etapa de la universidad, decenas de estudiantes nos √≠bamos a sus calles, al encuentro de su gente y de un evento nacido en el a√Īo 2003, idea rom√°ntica esa de crear y desarrollar un certamen de sue√Īos, con el nombre de Festival de Cine Pobre, justamente all√°, a cientos de kil√≥metros de la capital del pa√≠s.

A veces, nos qued√°bamos en tiendas de campa√Īas, levantadas en el patio de la casa de alg√ļn gibare√Īo o en la vivienda de un amigo. Los conciertos, la m√ļsica, las charlas y debates enriquec√≠an las jornadas. Escuch√°bamos sobre el arribo aqu√≠ de Cristobal Col√≥n, poco despu√©s de llegar a Bariay, y tambi√©n acerca de una historia de amor desmedido.

Desde la concepción, nos parecía idílico el encuentro, impulsado en sus primeras ediciones por Humberto Solás: películas de calidad, realizadas con poco presupuesto, un reto para la creatividad y la voluntad de los realizadores, incluidos muchos jóvenes. Pero en las esencias nunca ha sido solo cine. Palpita mucho más.

En la versi√≥n m√°s reciente, efectuada del 7 al 13 del actual mes, sorprendi√≥ el r√©cord de participantes a las proyecciones de los filmes. ¬ŅC√≥mo fue posible que ocurriera eso justamente cuando a nivel mundial disminuye el p√ļblico en ese tipo de espacio, ante el incremento del consumo de productos audiovisuales mediante tabletas electr√≥nicas, celulares y computadoras?

Para entender el √©xito del Festival Internacional de Cine de Gibara ‚ÄďYa no pobre- es preciso conocer ese lugar de encantamientos y leyendas, adentrarse en las mareas del certamen, sentir el calor de su pueblo, la pasi√≥n y orgullo, lo mismo en las colas para entrar al Giba (cine), en conferencias, obras de teatro, exposiciones o en presentaciones de int√©rpretes y orquestas musicales.

Hay que ver a grandes de la historia del cine cubano como el director Fernando P√©rez y las actrices Laura de la Uz, Daisy Granados, Jacqueline Arenal, Mar√≠a Isabel D√≠az y Coralita Veloz junto a los gibare√Īos, disfrutar todos juntos, como partes del alma esencial de un festival que tiene en el centro a la gente, sin vitrinas ni rebuscamientos.
Y es favorable también estar en las demás actividades, incluidos conciertos como los de Habana abierta, Kelvis Ochoa e Isaac Delgado (Todos en 2019), y en el de Fito Páez en el 2018.

Resulta estimulante que Cuba mantenga con vitalidad este certamen y el del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, este √ļltimo con una historia mucho m√°s larga y gran acogida del p√ļblico, la cr√≠tica y los cineastas. ¬†

EL A√ĎO DE CELESTE GARC√ćA EN GIBARA

M√°s de 90 obras, de unos 20 pa√≠ses, llegaron a la tambi√©n llamada Villa Blanca de los Cangrejos, incluidas m√°s de 50 en concurso, en la edici√≥n de este 2019; dentro de las cuales resalt√≥ un largometraje cubano, El extraordinario viaje de Celeste Garc√≠a (del director Arturo Infante, 2018), ganador de los premios Luc√≠a en las categor√≠as de Mejor pel√≠cula y Mejor actriz, esto √ļltimo para Mar√≠a Isabel D√≠az.

Esa obra verdaderamente emplea de manera adecuada el humor en el reflejo ficcional de la realidad del país, elementos que fueron resaltados por el jurado presidido por Fernando Pérez.

Seg√ļn diversos medios de prensa, en interpretaci√≥n tambi√©n fue reconocida Samantha Mugatsia, por su actuaci√≥n en la cinta Rafiki (Wanuri Kahiu), de Kenia.
El filme iran√≠ Retouch (Kaveh Mazaheri, 2017) mereci√≥ el premio Luc√≠a a Mejor cortometraje de ficci√≥n, y Dos Fridas, coproducci√≥n de 2018 entre Costa Rica y M√©xico, conquist√≥ los apartados de Mejor direcci√≥n y Mejor fotograf√≠a, respectivamente a cargo de la costarricense Ishtar Yac√≠n y el espa√Īol Mauro Herce, formado en la Escuela Internacional de Cine y Televisi√≥n de San Antonio de los Ba√Īos.

De manera excepcional, el jurado entreg√≥ un premio especial a la obra teatral cubana Diez Millones, escrita y dirigida por Carlos Celdr√°n para Argos Teatro, que se present√≥ durante las jornadas del Festival, ‚Äúporque nos atraves√≥ y nos conmovi√≥, porque el teatro es la fuente de la que surgen las actrices y los actores y por el agradecimiento a su autor y sus int√©rpretes‚ÄĚ, seg√ļn expres√≥ en el acta.

La Fundaci√≥n Antonio N√ļ√Īez Jim√©nez de la Naturaleza y el Hombre, confiri√≥ un premio colateral al cortometraje documental Lista Quinta, de Giselle Garc√≠a Castro, por su acertado tratamiento a la realidad y su especial acercamiento a lo relacionado con el cuidado y conservaci√≥n del medio ambiente.

Por su parte, El cementerio se alumbra (Luis Alejandro Yero, 2018) obtuvo el Luc√≠a al Mejor cortometraje documental. El tambi√©n cubano Amilcar Salatti mereci√≥ el premio a Mejor guion in√©dito con su proyecto √Čl √ļltimo.

El Lucía a Mejor largometraje documental fue para El camino de Santiago (Tristán Bauer, 2018), y el de mejor Video-creación (que unificó los apartados de videoarte y animación) se le otorgó al cortometraje sueco La carga (Niki Lindroth von Bahr, 2017).

La prensa cinematogr√°fica nacional, que premia desde el pasado a√Īo pel√≠culas de ficci√≥n y largometrajes, reconoci√≥ las obras Animal World (Lam Can-zhao, 2018), de China, y Los d√≠as que vendr√°n (Carlos Marques-Marcet, 2019), de Espa√Īa.

El premio Humberto Solás de Cine en construcción fue para el proyecto documental mexicano El film justifica los medios

HUMBERTO SOL√ĀS Y GIBARA

El amor de Humberto Sol√°s hacia este terru√Īo holguinero es innegable, donde tambi√©n es recordado y admirado siempre, cual hijo adoptivo, gran creador y fundador del mayor evento cultural del municipio.

Tal vez, se enamor√≥ del lugar desde que conoci√≥ la singularidad de sus pobladores y el ambiente, sus calles y murallas coloniales, su historia y belleza de paisajes. Aqu√≠ film√≥ parte de su pel√≠cula Luc√≠a (1968) y regres√≥ m√°s tarde para grabar segmentos de Miel para Osh√ļn (2001).

Muchos gibare√Īos lo recuerdan impulsando ideas y haciendo durante las primeras ediciones del evento. Mantener el Festival es otra manera de agradecerle por su quehacer y garantizar su permanencia especial en esta tierra de pescadores y amor.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

UN FESTIVAL EN CONSTANTE CRECIMIENTO

Poco a poco, el certamen ha construido su propia mística, en armonía y perfecto complemento con la ficción. Personajes de la pantalla y de la realidad forman una especie de alma quijotesca y cinematográfica, que ya forma parte del corazón creativo de Gibara, su orgullo y gracia.

Para bien del cine nacional y extranjero, de sus seguidores y los sue√Īos, el Festival debe mantener sus esencias en constante crecimiento. Fuera de los grandes circuitos y las metr√≥polis art√≠sticas tambi√©n vive la creaci√≥n.

Tomado de Cubahora

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ