Félix Pérez Ortíz, un actor que sigue aprendiendo

Cada tarde de jueves Encuentro con‚Ķ nos trae una personalidad de la cultura cubana para rendirle homenaje y dialogar sobre su vida y obra. En esta ocasi√≥n, el Sal√≥n de Mayo del capitalino Pabell√≥n Cuba invit√≥ a conversar al actor F√©lix P√©rez Ortiz, quien tiene m√°s de 50 a√Īos en la escena.

Al preguntarle sobre sus inicios como actor, Félix comentó que empezó su vida artística en la década del 60 de la pasa centuria en su natal Santiago de Cuba. En ese entonces formaba parte de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fungía como responsable regional de cultura en la citada organización. 

Recuerda con agrado que un día la cineasta Rebeca Chávez lo llamó y le dijo que unos directores argentinos estaban buscando a alguien con características físicas parecidas a las de él para un personaje.

Por aquel entonces ya pertenecía al grupo de aficionados del grupo rebelde y al presentarse al casting aprobó para hacer un papel sin diálogo, pero con acción en la obra Las zorras y las uvas.

Explicó que para 1961 comienza en el Grupo Teatral Santiago al unísono de su trabajo en la Radio CMKC la cual considera una escuela por los programas dramatizados que ofrecía.

F√©lix expres√≥ que la radio fue una necesidad personal, cuna de grandes revelaciones como Ra√ļl Pomares, Antonio Lloga y Yolanda Guillot quienes con su experiencia lo cultivaron en ese medio.

En 1963 de una manera más profesional comienza en el Conjunto Dramático de Oriente y luego se hace miembro de la Academia de Arte Dramático, dirigida por el argentino Adolfo Gutkin quien impartía clases a un grupo de actores en formación.

Rememora con agrado que luego llega Tele Rebelde, una especie de telecentro con salida nacional donde se transmit√≠an novelas, aventuras y que empez√≥ a contar con una Academia de Arte Dram√°tico para aficionados. All√≠ no solo aprendi√≥ las t√©cnicas de ese medio; sino que tambi√©n se grad√ļo de director de televisi√≥n.

El reconocido actor de cine y televisión narra que no estuvieron de acuerdo con que luego pasaran a llamarse Tele Turquino y tuvieran una función más regional al tener una programación concebida desde las seis de la tarde hasta la madrugada con una parrilla variada.

Al interrogarlo sobre su tr√°nsito por la televisi√≥n expres√≥ que Jes√ļs Cabrera (Chucho) fue una de las personas que m√°s lo incentiv√≥ con proyectos como Julito el pescador y los seriales policiacos. Para F√©lix esos dramatizados marcaron la memoria colectiva del cubano sobre todo En silencio ha tenido que ser la cual recuerda con agrado pues fue una magn√≠fica experiencia al compartir con Sergio Corrieli y Mario Balmaseda; as√≠ como dirigir algunas escenas.

Confiesa que aunque trabaj√≥ tambi√©n en el cine en filmes como La primera carga al machete bajo la direcci√≥n de Manuel Octavio G√≥mez, su pasi√≥n por la peque√Īa pantalla es mucho mayor pues es una experiencia de cual se ha enriquecido y sigue aprendiendo.

F√©lix es de esos actores que por su naturalidad y realismo en la interpretaci√≥n han logrado quedar en la memoria del p√ļblico cubano y obtener reconocimientos como de la Orden la Cultura Nacional, las distinciones Gitana Tropical y Giraldilla de La Habana, la condici√≥n Artista de M√©rito de la Televisi√≥n Cubana, la r√©plica del machete mamb√≠ de M√°ximo G√≥mez y el diploma de fundador de la Uneac en Santiago de Cuba.

La actriz Obelia Blanco asisti√≥ al espacio para acompa√Īar a F√©lix, un amigo de hace muchos a√Īos

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ