Cuatro obras que entre Ríos Intermitentes reconfiguran el destino de una ciudad

 Por varias semanas Matanzas ha sido toda creación. Se ha convertido en una ciudad que vibra de identidad, historia y cultura al convertirse en puerto de la Bienal de La Habana con el proyecto Ríos Intermitentes, un concepto de exposición cuya génesis es transformar la Atenas de Cuba con novedosas e interesantes propuestas, donde las artes plásticas y visuales son las protagonistas.

Es así que desde el pasado 15 de abril aquí se vive un espectáculo, y no podría ser de otro modo cuando una docena de espacios oficiales y más de 10 locaciones vinculadas a proyectos comunitarios, acogieron las obras de 64 artistas de diferentes nacionalidades.

Cuatro proyectos oficiales de j√≥venes creadores sobresalen entre las muestras m√°s relevantes, por su calidad art√≠stica, est√©tica y la innovaci√≥n hacia la b√ļsqueda de nuevas realidades.

Fotos: Ayose S. García Naranjo y Cortesía de los entrevistados

 

Desde el lente

Bocetos Fotogr√°ficos, de Adriana Riera, representa sin dudas una de las m√°s interesantes muestras de la Bienal. La exposici√≥n parte de la idea de planificar de manera escrita una fotograf√≠a inspirada en historias familiares, resultado de la investigaci√≥n de documentos hist√≥ricos que fueron conservados de generaci√≥n en generaci√≥n hasta nuestros d√≠as, y que se preservaban dentro de la casa n√ļmero 118, en calle Contreras.

‚ÄúLo que busco con estos bocetos es que cada individuo pueda crear una imagen desde su propia visi√≥n y experiencia personal, siempre acotados por los detalles t√©cnicos y descriptivos que los conforman. Es una obra fotogr√°fica instalativa, donde me interesa convertir una cl√°sica casa cubana colonial en objeto de arte, como reminiscencia a otros sitios que de igual forma, a pesar del estado constructivo que hoy presentan por el ineludible paso del tiempo, son almac√©n de historias, energ√≠as y objetos del pasado‚ÄĚ, comparti√≥ Adriana.

Fotos: Ayose S. García Naranjo y Cortesía de los entrevistados

 

Durante el proceso creativo se respetaron los ambientes y espacios originales de la casa, dialogando a su vez con los bocetos creados, y en casi todas las ocasiones responden al lugar real donde suceden las historias. Este constituye un elemento que denota la madurez artística de la autora, refuerza el concepto original, y trae a los espectadores un producto estético de alta factura que posee una marcada sensibilidad en los detalles.

La fotograf√≠a es tambi√©n el pretexto de la exposici√≥n El reino de este mundo, de Julio C√©sar Gonz√°les, ubicada en el estudio-taller de su autor: ‚ÄúMi propuesta se acerca a lo real maravilloso de varios personajes locales que alteran la realidad y la llevan a planos superiores. Todos salen d√≠a a d√≠a a ganarse el sustento de una manera especial. Transforman la realidad, la iluminan, la engrandecen‚ÄĚ, enfatiz√≥ el artista.

Se trata de varios ancianos mayores de 70 a√Īos captados por el lente del autor con la intenci√≥n de reflejar un contexto que los trasciende y una realidad que los supera m√°s all√° de sus propias individualidades. Destaca la marcada relaci√≥n del artista con cada uno de los personajes, reflejada, por supuesto, en el concepto fotogr√°fico.

Julio C√©sar se acerca a ellos y logra un v√≠nculo con el mundo interior, de estos ‚Äúdeambulantes‚ÄĚ, parte de la generaci√≥n hist√≥rica de la Revoluci√≥n, personajes que recurren necesariamente a las calles para buscar su sustento, con fe probada en cada retrato.

Por su parte, Alejandro Vega Bar√≥, joven de solo 22 a√Īos, tambi√©n nos presenta tres fotograf√≠as que integran la serie Ex-Combros, expuesta al p√ļblico en el Palacio de Justicia, sede principal del evento en la urbe yumurina.

Tomando como punto de partida las sociedades contempor√°neas y su relaci√≥n con la historia, la serie representa un homenaje a la propia arquitectura y a Matanzas, teniendo en cuenta, adem√°s, que todas las im√°genes son realizadas en esta ciudad. La obra constituye una revalorizaci√≥n de lo feo y lo destruido, pues Vega Bar√≥ reconstruye un producto hermoso, sin ning√ļn agente externo.

‚ÄúMi trabajo se centra en un conjunto de exploraciones hist√≥ricas, arqueol√≥gicas y sociol√≥gicas, a veces con un car√°cter autorreferencial. El tema fundamental de la serie es el principio de construir con el residuo, es ante todo un canto a la memoria el hecho de convertir escombros en extra√Īas formas arquitect√≥nicas‚ÄĚ, destac√≥ el tambi√©n estudiante del Instituto Superior de Arte.

Las im√°genes no son m√°s que fotograf√≠as cuadruplicadas, creando as√≠ un efecto visual caleidosc√≥pico y de simetr√≠a radial: ‚ÄúUtilizo esta t√©cnica como pretexto para la construcci√≥n de una suerte de nueva arquitectura org√°nica que nos recuerde lo que fuimos y, en base a ese recuerdo pasado, nos muestre un mejor camino presente. En s√≠ntesis, es una evocaci√≥n directa a la construcci√≥n de lo posible‚ÄĚ, concluy√≥ el novel creador.

 

Escaleras al ‚ÄúSan Juan‚ÄĚ

Est√°n all√≠, en las m√°rgenes del r√≠o San Juan, llamando la atenci√≥n de quienes transitan por la calle Narv√°ez. Sus colores brillantes indican un punto de ruptura respecto al paisaje. Fueron puestas en ese lugar, pero‚Ķ ¬Ņpor qui√©n? ¬Ņcon qu√© motivo?¬Ņpara qu√©?

Hay quienes aseguran que no tienen propósito alguno y que no son más que una de las tantas obras de arte contemporáneo sin sentido. Otros, no se detienen a pensar en su significado y se conforman con tomarse un selfie o posar desde lo más alto para inmortalizar su paso por el corredor turístico.

Muchos saben que las escaleras llegaron como parte de Ríos Intermitentes, proyecto de María Magdalena Campos Pons y que constituye el capítulo matancero de la XIII Edición de la Bienal de La Habana, con subsede en la ciudad yumurina; pero pocos conocen el para qué.

Rubier Bernabeu Garc√≠a y Wendy P√©rez Lora, ambos graduados de Arquitectura y Dise√Īo, son los verdaderos creadores de Contrahuella, proyecto de intervenci√≥n urbana desarrollado a partir del dise√Īo de nueve escult√≥ricas escaleras, distribuidas en siete sitios por las orillas del ‚ÄúSan Juan‚ÄĚ.

Esta es su segunda incursión en estos eventos, pues ya participaron en la anterior edición de la Bienal de La Habana con el proyecto Equis.

Seg√ļn cuenta Bernabeu Garc√≠a, ‚Äúla idea surge en 2014 a partir de una intervenci√≥n llamada Tribuna de Pescadores. Era un proyecto participativo con botes subidos a una tarima que llevamos al Sal√≥n Roberto Diago Querol. Entonces trabaj√°bamos en el rescate de la Calle Narv√°ez y qued√≥ la preocupaci√≥n de qu√© hacer por las m√°rgenes del r√≠o San Juan y el √°rea de la comunidad de pescadores.

‚ÄúEn un momento se pens√≥ hacer un nuevo paseo, pero no lo incluyeron en los planes, y entonces partimos de la idea de presentar un dise√Īo futuro de c√≥mo pudiera quedar. Despu√©s, lleg√≥ la oportunidad de Campos Pons, quien invit√≥ a varios artistas de la ciudad de Matanzas a formar parte de R√≠os Intermitentes‚ÄĚ, coment√≥.

Y al río llegó Contrahuellas para incentivar la reflexión y sensibilidad de los espectadores hacia un desarrollo ecológico y sostenible en pos de la conservación de los valores materiales e inmateriales del área entre los dos puentes centenarios de la ciudad: el Calixto García (o el de Tirry) y el Sánchez Figueras.

Propicia, adem√°s, un acercamiento a la importancia que tuvo anta√Īo el r√≠o, en cuyos costados se ubicaban los almacenes de az√ļcar, que posibilitaron el desarrollo econ√≥mico y comercial de Matanzas en el siglo XIX.

‚ÄúLo nombramos Contrahuella, pues la escalera se compone de huella y contrahuella. Esta √ļltima te permite avanzar y llegar a algo, no solo a un lugar, sino tambi√©n a una idea, a una intenci√≥n, que no es otra que la conexi√≥n de los dos m√°rgenes, que traer√≠a consigo la mejora de la imagen del √°rea en la que se ubican los pescadores‚ÄĚ, a√Īade Wendy P√©rez Lora.

‚ÄúEllas tambi√©n son s√≠mbolos de cambio y desarrollo y desde un plano superior se visualizan como cintas que unen. As√≠ quisimos relacionar Narv√°ez con la Calle Comercio, en la que tambi√©n se encuentran las ruinas de los almacenes y la gr√ļa, que tenemos que rescatar porque son vestigios del patrimonio industrial, enclavados en un √°rea declarada Monumento Nacional de la ciudad‚ÄĚ, explica Bernabeu.

Como defensores del arte contempor√°neo, y del arte p√ļblico y conceptual, emplean en Contrahuellas colores como el rosado, que atrae a los ni√Īos; el rojo, que acent√ļa los problemas existentes en un punto determinado; el amarillo, en alegor√≠a al r√≠o y a Och√ļn; y el met√°lico, para simbolizar la industria.

‚ÄúLa primera impresi√≥n que tiene el visitante cuando llega a Narv√°ez es el paseo peatonal y cultural de la ciudad, y viendo esto surgen inquietudes respecto con lo que suceder√° al frente‚ÄĚ, se√Īala P√©rez Lora.

Ella es complementada por Bernabeu Garc√≠a, quien a√Īade que: ‚ÄúLa Calle Comercio aporta una visual m√°s interesante hacia la parte urbana y la arquitectura, adem√°s de resultar mucho m√°s tranquila. La idea es potenciar eso, y son las escaleras un punto de acercamiento para que vengan proyectos que permitan sanear el r√≠o, y evitar la contaminaci√≥n de tan importante patrimonio subacu√°tico‚ÄĚ.

¬ŅPermanecer√°n las escaleras luego de la Bienal o tan solo ser√° otro proyecto ef√≠mero que viene a redimir sue√Īos inconclusos?, indaga el Portal del Arte Joven Cubano.

‚ÄúNosotros como artistas quisi√©ramos que se quedara la obra, pero esa ser√≠a una decisi√≥n de consenso. Quiz√°s podr√≠a permanecer hasta que se logre concientizar sobre la trascendencia del afluente, pues la creamos como s√≠mbolo para que las personas piensen y vean el r√≠o‚ÄĚ, expresa P√©rez Lora.

Las escaleras, como referencia a la libre y espontánea circulación para acceder al interior del río, por el momento están ahí, llamando la atención sobre el rescate de espacios y tradiciones que forman parte indisoluble de la identidad del San Juan y la ciudad.

Sin dudas, Ríos Intermitentes nos regala estas cuatro muestras vinculadas entre sí, por la integración que logran dentro de los diferentes espacios y por sus visiones críticas a la sociedad como punto de enfoque y de partida para desnudar nuestras realidades, en función de construir nuevos conceptos y repensar una ciudad donde el arte nazca imbricado al destino de una urbe renovada.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ