Cuarenta y cinco a√Īos despu√©s, como el primer d√≠a

Bajo la dirección del destacado dramaturgo José Milián, La Toma de La Habana por los ingleses es de esas puestas en escena que marcan de muchas maneras a actores y espectadores. El sentido del absurdo en esta hilarante farsa le hace el rejuego constante a la distancia temporal con el hecho real.

Por supuesto que en su estreno, tambi√©n por la diferencia de contextos, caus√≥ conmoci√≥n. Dijo Tom√°s Gonz√°lez en 1987 que a Jos√© Mili√°n le hubiera bastado esta obra para consagrarse en el panorama esc√©nico de nuestro pa√≠s. ¬ęEs una obra di√°fana, llena de optimismo explosivo, de portentosa cuban√≠a y diversi√≥n irreverente‚Ķ y tan as√≠ que al final los actores se despojan de las identidades que han actuado, que han caricaturizado, para quedarse en el desnudo de la esencia recobrada¬Ľ. Las palmas para Peque√Īo Teatro de La Habana que a 45 a√Īos, ha sabido con acierto robarse el coraz√≥n del p√ļblico como el primer d√≠a.

Convertido todav√≠a en el gobernador Don Juan de Prado, Malleza Portocarrero y Luna, Cisneros, Gir√≥n, Bravo y Laguna, Mariscal de campo de los ej√©rcitos de su majestad, Superintendente General de la Real Hacienda, Cruzada y Tavacos, Juez Conservador de la Real Compa√Ī√≠a y Gobernador y Capit√°n General de la Isla de Cuba y de la ciudad de San Crist√≥bal de la Habana, y Director General de las Tropas y Milicias de la misma y de la Florida, Falconerys Escobar baja del escenario. Fren√©tico el p√ļblico no deja de aplaudir, se cierra el imaginario tel√≥n de la calurosa salita del Caf√© Teatro Bertolt Brecht y presurosa corro en busca de mis propias respuestas.

Cuarenta y cinco a√Īos despu√©s se presenta La Toma de La Habana por los ingleses, ¬Ņqu√© representa para Falconerys Escobar asumir el papel del Gobernador?

Es una responsabilidad muy grande, hace 45 a√Īos este personaje lo hizo una mujer, una actriz tremenda llamada Zenaida Elizalde. Quienes la vieron por Teatro Estudio comentan que fue una puesta inolvidable, que la actuaci√≥n fue excelente. Es un personaje muy dif√≠cil, con much√≠simas tensiones. Cuando me dieron el gui√≥n, en primera instancia, me dijeron que era un personaje delirante. Te confieso que tuve que trabajar much√≠simo para encontrar todos los matices y subtextos que tiene. Cuando lees la obra piensas que el texto es bueno, pero a la hora de interpretar el trabajo f√≠sico te agota. Sin dudas, es un verdadero reto.

El resultado ha sido maravilloso, pero incluso cuando otros están en escena, Falconerys, mejor dicho, el gobernador no descansa…

En ning√ļn instante, todo el tiempo est√° en situaci√≥n. Cuanto sucede en la obra gira alrededor de √©l, todos los equ√≠vocos los incita √©l. La obra es un absurdo a partir de todas las malas decisiones del ineficiente gobernador, fiel representante de la incompetencia, de la ineptitud. La hecatombe de la trama tiene que ver con √©l. Don Juan de Prado existi√≥ en la vida real, por supuesto en la lejana √©poca que se narra en la puesta en escena.

Este tipo de personajes, tan intensos, ¬Ņqu√© te dejan en el plano personal?

En el plano personal me gusta mucho cuando el personaje hace el parlamento sobre el amor. Creo que es la base de todo, amar todo lo que haces, con respeto y dedicación.

Foto: Leinad V√°zquez

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ