Conversación con un coleccionista de la historia

Cuando tienes amigos o personas cercanas que en el campo profesional aseguran ser continuadores de la historia, no ves m√°s all√° de sus cualidades humanas por m√°s que pienses en la trascendencia que puede tener su accionar cotidiano.

V√≠ctor Aguilera Nonell ha sido un profesor-amigo cercano que, acompa√Īado de sus cualidades personales, ha trascendido por el respeto que asume ante su profesi√≥n, ante un aula repleta de preguntas ‚Äúperiod√≠sticas‚ÄĚ, su cualidad irremediable de investigador y el compromiso con su terru√Īo natal, su Patria chica, y con su pa√≠s.

Es un apasionado anticuario de la memoria fotográfica de Fidel Castro y además, dedica parte de su agitada agenda de historiador nato al estudio de los sangermanenses que participaron en la defensa de Cassinga, un pueblo minero del interior de Angola atacado por los sudafricanos en 1978, investigación con la cual obtuvo el premio Memoria Nuestra 2018 en las 25 Romerías de Mayo.

De ni√Īo hay temas y asignaturas que nos apasionan m√°s que otras, pero espec√≠ficamente: ¬Ņcu√°ndo surge en ti el inter√©s de estudiar la Historia y sus procesos?

Desde que comenc√© a estudiar la Historia de Cuba en 5to grado, con la profesora Elia Pupo Maceo, esta asignatura es la predilecta. La forma en que nos la ense√Īaba fue la clave para el apasionamiento por esta ciencia, aunque mi formaci√≥n familiar tambi√©n incidi√≥. Mi bisabuelo Santiago Salazar fue fundador del Partido Revolucionario Cubano Aut√©ntico y del Partido del Pueblo Cubano Ortodoxo, tuvo v√≠nculos con Eduardo Chib√°s. Mis abuelos maternos tambi√©n han estado vinculados a varios procesos de los cuales atesoran grandes recuerdos, y esos son temas de conversaci√≥n constante en la casa. Desde muy peque√Īo me llevaban a visitar los museos, los sitios hist√≥ricos y de conjunto con lo que aprend√≠a en la escuela me fue apasionando la Historia. A lo largo de los a√Īos de estudio puedo decir que me enorgullezco de todos mis profesores de Historia, de todos aprend√≠ mucho y fueron creando en m√≠ el amor por la investigaci√≥n y form√°ndome como historiador.

¬ŅCu√°nto te aport√≥ nacer y vivir en un pueblo de tradici√≥n azucarera y de luchas obreras en el per√≠odo republicano como San Germ√°n, en el municipio holguinero Urbano Noris?

La primera historia a conocer debe ser la de tu pueblo o ciudad, el terru√Īo. Mucho me aport√≥ vivir en San Germ√°n, pueblo donde se respira Historia. Vivir al frente de uno de los centrales de mayor producci√≥n en Latinoam√©rica y del cual depende gran parte de la poblaci√≥n del municipio me permiti√≥ interesarme espec√≠ficamente por su historia, ligada indisolublemente a la del territorio. El v√≠nculo desde muy peque√Īo con las actividades pol√≠ticas locales, me dio la posibilidad tambi√©n de participar en la rememoraci√≥n en 1998, del ataque al cuartel de la Guardia Rural y el Combate de Los Palacios, ambas en conmemoraci√≥n del 40 aniversario de las acciones decisivas para el triunfo revolucionario.

A la hora de enfrentarse al aula, ¬Ņc√≥mo motivas a tus alumnos en la compresi√≥n de la Historia?

Enfrentar cada d√≠a el aula universitaria es un reto, y hay que hacerlo bien, demostrando profesionalidad. Las asignaturas vinculadas a la Historia necesitan mucha motivaci√≥n, para que los estudiantes la interioricen y lleguen a amarla como los historiadores. En mi caso trato de ense√Īar la Historia de Cuba analizando los procesos menos estudiados en la ense√Īanzas precedentes, las contradicciones, las virtudes y los defectos de los protagonistas.

Me apoyo en documentos y testimonios de la √©poca, audiovisuales si existen, mapas y cuantos medios tengamos al alcance. Considero que lo m√°s importante es tratar de darle un enfoque a la asignatura que tribute a la especialidad de los alumnos. Uno de los grandes problemas que hoy tenemos es que se imparte la Historia desde el punto de vista pol√≠tico, econ√≥mico, y no se tienen en cuenta otros fen√≥menos sociales de igual importancia como la cultura, el deporte, la ciencia, la tecnolog√≠a, las relaciones internacionales, el pensamiento… La clave, adem√°s, est√° en vincular la historia con el pasado y antepasado de cada persona.

¬ŅPor qu√© escoges la figura del Comandante Fidel para investigarla mediante la fotograf√≠a? ¬ŅQu√© foto encontrada te ha parecido novedosa, sorpresiva y por qu√©?

Tuve la posibilidad de ver a Fidel muy cerca por primera vez, el lunes 6 de mayo de 1996, cuando visit√≥ el central de mi pueblo natal, y eso me impact√≥ mucho. Desde peque√Īo siento gran admiraci√≥n por Fidel, por sus cualidades como persona y estadista. Desde entonces comenc√© a recopilar todas las fotograf√≠as suyas, hasta hoy. De una forma r√ļstica las guardaba en gu√≠as telef√≥nicas, mayormente proven√≠an de peri√≥dicos; les anotaba la fecha y la actividad a la que pertenec√≠an.

Con el paso de los a√Īos, el conocimiento adquirido en la carrera y las bondades que ofrece la inform√°tica, pude ampliar la colecci√≥n y adquirir im√°genes con mayor calidad, adem√°s, profundizar en detalles de cada una de las actividades donde estuvo presente, pudiendo utilizarlas tambi√©n como fuente de informaci√≥n.

Fidel puede ser, incluso, la persona más fotografiada en la historia, lo cual permite reconstruir parte de su vida. Cientos de fotógrafos tuvieron la posibilidad de inmortalizarlo, tomando instantáneas en las más disímiles posiciones, permitiéndonos realizar desde la actualidad la interpretación de las mismas.

Tu labor de coleccionista va mucho m√°s all√° de la recolecci√≥n de fotograf√≠as del Comandante en Jefe. Entonces, ¬Ņc√≥mo precisar los elementos que llevaba Fidel en cada foto hasta encontrar el instante preciso en que fue tomada la instant√°nea?

No solo colecciono las fotograf√≠as, tambi√©n como historiador, las estudio. Este an√°lisis me permite confeccionar una metodolog√≠a para identificar sus fechas y extraer informaciones valiosas que tal vez no han quedado escritas en documentos. Analizo las caracter√≠sticas f√≠sicas del Comandante: la forma de la barba, la posici√≥n de sus canas, la dentadura y los rasgos faciales. Adem√°s observo el grado militar, el tipo de camisa o pantal√≥n utilizado, pues aunque a lo largo de su vida predomin√≥ la vestimenta con uniforme militar, en varias ocasiones las caracter√≠sticas del uniforme cambiaron en cuanto a los cierres, tipo de bolsillos de la camisa y el pantal√≥n, pu√Īos de las mangas de la camisa.

En el caso de estar vestido de traje, estudio los rasgos distintivos de las corbatas. Es necesario conocer las personalidades que m√°s aparec√≠an por etapas con Fidel en actos p√ļblicos y recorridos, los miembros de su seguridad personal, as√≠ como los medios de transporte, las caracter√≠sticas de los podios y los micr√≥fonos por los cuales hablaba, las gigantograf√≠as colocadas en las plazas, entre otros muchos aspectos de valor identificativo. Las publicaciones peri√≥dicas nacionales y provinciales me permiten constatar la fecha exacta en que fueron tomadas muchas de ellas y en la mayor√≠a de las ocasiones conocer los fot√≥grafos.

Adem√°s de tu inter√©s por las instant√°neas de Fidel eres un acucioso investigador de la participaci√≥n cubana en la guerra de Angola‚Ķ ¬ŅPor qu√© te apasiona ese tema?

Cuando realic√© las pr√°cticas preprofesionales correspondientes al segundo a√Īo de la carrera de Licenciatura en Historia, pude participar en un conversatorio en el Museo municipal de Urbano Noris, con la presencia de varios veteranos de la guerra de Angola. Sus an√©cdotas, los sentimientos expuestos por los protagonistas, y el an√°lisis de una epopeya que incluy√≥ a casi todas las familias cubanas, me motivaron a adentrarme en una parte de nuestra historia m√°s reciente y casi desconocida.

Hora y media de franco diálogo bastó para concientizarme de la necesidad de estudiar un tema relegado hasta el momento por la historiografía nacional por disímiles cuestiones. Desde ese día proyecté mi investigación hacia el estudio de la vida cotidiana de los combatientes cubanos en la guerra de Angola. He tenido la suerte de solicitarles entrevistas a más de cien combatientes internacionalistas de diversas graduaciones y especialidades militares y tengo un compromiso de lealtad científica con cada uno de ellos y sus familiares, quienes también me han hecho entender la otra parte de la historia.

Con una investigaci√≥n dedicada a los sangermanenses que lucharon en Angola obtuviste el premio Memoria Nuestra 2018‚Ķ ¬ŅQu√© significa este Premio para tu vida profesional?

Cuando me entregaron en La Periquera el Premio me tom√≥ de sorpresa. Fui al evento con el deseo √ļnicamente de rendirle tributo a los combatientes de la Primera Bater√≠a de la defensa antia√©rea 14,5 mm del Grupo T√°ctico No 2 de Tchamutete, los que ese d√≠a conmemoraron el 40 aniversario del combate de Cassinga, acci√≥n armada que cambi√≥ el destino de la guerra.

Aquel 4 de mayo de 1978, 56 sangermanenses enfrentaron con derroche de coraje a la Fuerza A√©rea y al 32 Batall√≥n B√ļffalo Sudafricano quienes atacaron un campamento SWAPO en el sur de Angola, dejando un saldo de 725 namibios muertos y un n√ļmero indeterminado de heridos, mientras que por la parte cubana las bajas sumaron 16 ca√≠dos y 75 heridos. La obtenci√≥n del Premio creo que es un reconocimiento a m√°s de diez a√Īos de investigaci√≥n y espero sea un fiel testimonio y rinda merecido tributo a sus protagonistas. Quiero agradecerles a los organizadores de este evento por haberme permitido participar sin ser miembro de la AHS.

¬ŅCu√°les crees son los principales vac√≠os que presenta la historiograf√≠a cubana actual?

Creo que se encuentran en el estudio de la Revoluci√≥n en el poder de forma general: 1959-actualidad. Los historiadores cubanos se han dedicado en mayor medida a investigar la Cuba anterior a 1959. Diversos son los motivos que han originado tal problem√°tica entre los que se pueden citar la cercan√≠a en el tiempo, la persistente renuncia oficial a la desclasificaci√≥n de documentos, el limitado acceso a las fuentes documentales aparentemente ya de uso p√ļblico, el mantenimiento en altos cargos partidistas y de gobierno de varios protagonistas de los hechos y acontecimientos m√°s importantes ocurridos en los √ļltimos 60 a√Īos y el desinter√©s de los investigadores a tratar temas pol√©micos que, en algunos casos, pueden entrar en contradicciones con el discurso oficial.

¬ŅCu√°les son los principales retos que le imponen los nuevos tiempos a la ense√Īanza de la Historia de Cuba, sobre todo para las nuevas generaciones de cubanos?

Es necesario replantearnos las formas de ense√Īar nuestra historia a todos los niveles. Tenemos que ense√Īar a nuestros estudiantes a analizar los procesos internos y externos que repercuten en nuestra sociedad, a ver a los h√©roes y m√°rtires como hombres y mujeres comunes, con virtudes y defectos pero teniendo muy en cuenta su pensamiento y el medio en que se desenvolvieron. Es necesario buscar un equilibrio entre las tem√°ticas pol√≠ticas, las sociales, culturales, las de g√©nero, las vinculadas a la econom√≠a y a la introducci√≥n de los adelantos cient√≠fico t√©cnicos, pues todas conformaron el pasado.

Es importante, adem√°s, que cada profesor que imparte Historia y conferencista que diserte sobre un tema determinado, lo haga con conocimiento, con rigor cient√≠fico, con devoci√≥n, sentido de pertenencia, compromiso con las nuevas generaciones. Que sembremos valores, nacionalismo, amor por lo aut√≥ctono, compromiso con el presente y futuro de la Patria. Creo tambi√©n que estas son las verdaderas claves para mantener el proceso de unidad nacional y √ļnica v√≠a para enfrentar el devenir hist√≥rico con todos sus retos.

CUBA-CATEDRA FIDEL CASTRO RUZ-UNIVERSIDAD DE HOLGU√ćN

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ