Cofradía de Agosto

Tomado de Juventud Rebelde

Posponer todos los compromisos de trabajo y personales, atravesar parte del ¬ęcaim√°n¬Ľ en guagua, con el sol y el calor de agosto, pudiera parecer una idea de locos. Pero nunca es tan as√≠ cuando la invitaci√≥n se nos hace cofrad√≠a, cuando el viaje suele llevar la fraternidad de los amigos que se nos parecen y, sobre todo, cuando tienta la voluntad de descubrir Cuba, m√°s all√° de postales y libros.

Nadie lo pensó dos veces. Cada cual ajustó su calendario, introdujo ropas veraniegas en mochilas y maletines. Y nos fuimos de travesía.

Junto al disfrute, m√°s que recorrer y pasear, en una expedici√≥n que cada a√Īo protagonizan j√≥venes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), esta vez, durante casi una semana, estuvimos rindi√©ndole culto a una vieja tradici√≥n con la que siempre se recuerda a los hermanos Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, asesinados el 13 de agosto de 1957; a nuestro Ap√≥stol, del que se tiene un busto que es emblema en lo m√°s alto de nuestra geograf√≠a insular; al eterno Fidel en el mes de su cumplea√Īos; a nuestras luchas y sus hombres y mujeres heroicos, a 150 a√Īos de aquella ma√Īana libertaria, all√° en La Demajagua.

Este 2018 la ruta tuvo motivaciones centrales y hasta implícitas, y no faltó el aliento del debate, el deseo de seguir haciendo por el futuro desde el arte, como antesala de las horas de intercambio, discusión y construcción colectiva que traerá consigo el 3er. Congreso de la AHS, en octubre próximo.

Birán: un sitio que se presentó solo. Sus senderos nos condujeron, de a poco, a la semilla familiar de los padres fundadores de la Cuba de hoy.

Santiago de Cuba: Ciudad Hero√≠na, entre las monta√Īas y el mar. Ind√≥mita y desafiante, con una Plaza de la Revoluci√≥n estremecedora, nuevas edificaciones… y el sismo humano que se siente en sus calles. El Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, el Monumento al Cimarr√≥n, la Granjita Siboney, el Cuartel Moncada, el Complejo Hist√≥rico Abel Santamar√≠a, el encuentro con el maestro de Juventudes Alberto Lescay, Enramada, Padre Pico y hasta Trocha con su elevado cartel ¬ęHasta Santiago a pie¬Ľ…

Santa Ifigenia: Llegamos al mediodía al cementerio, justamente a la hora del cambio de guardia. Estuvimos a un lado de Fidel, al frente de los mártires del 26 de Julio, en el mausoleo del más universal de los cubanos y muy cerca de Carlos Manuel de Céspedes y de Mariana Grajales. El silencio del lugar siempre sobrecoge y estremece.

La Demajagua: All√≠ estuvimos despu√©s de un breve descanso nocturno en Bayamo. Desde que se atraviesa el inmenso port√≥n de hierro del otrora ingenio, m√°s que la brisa de las aguas del golfo de Guacanayabo, se sinti√≥¬†¬† calma, sosiego. Cada quien busc√≥ el mejor sitio debajo del centenario jag√ľey, donde reposan dos ruedas sobrevivientes, y a un lado de la campana, para escuchar lo ocurrido all√≠ el 10 de octubre de 1868, gracias a la narraci√≥n precisa del historiador C√©sar Mart√≠n Garc√≠a.

La Platica: Una comunidad ecol√≥gica ya en plena Sierra Maestra. Fue aquella una noche en la que compartimos con los ni√Īos y ni√Īas del intrincado paraje, y con los artistas aficionados de la zona, quienes nos regalaron dos temas bien pegaditos all√≠:¬†El sendero del Turquino y Ando buscando una jevita nueva.

El ascenso al Turquino: A las 5:00 a.m. del d√≠a 12 comenzamos a domar parte de la inh√≥spita serran√≠a. Linternas y celulares en mano ayudaron. Poco a poco, los m√°s avezados, bautizados por el grupo como ¬ęlos alfas¬Ľ, adelantaron su paso y se perdieron entre escalones de madera y primitivos pasamanos. La tropa del medio, ¬ęlos beta¬Ľ, marcaron un ritmo m√°s reposado, y atr√°s √≠bamos el ¬ęequipo r√©mora o fender¬Ľ, como jocosamente se nos llam√≥ a quienes marcamos el paso m√°s lento.

El primer trayecto fue de ocho kilómetros, hasta la Aguada de Joaquín, con el goce de un espectáculo natural maravilloso, entre animales poco visibles en otras zonas, helechos arborescentes y musgos.

A las cuatro de la madrugada del propio d√≠a 13, tras creer que los calambres y los dolores hab√≠an cedido un poco, emprendimos el √ļltimo tramo hasta el punto m√°s empinado de la Isla, a 1974 metros sobre el nivel del mar.

Llega el minuto de los abrazos, las emociones contagiosas por la aventura y la hermandad de quienes te acompa√Īan. Hay risas, l√°grimas, chistes. Se canta el¬†Himno Nacional, se escuchan canciones y descuella la improvisaci√≥n in situ del rapero pinare√Īo Leicester Corea junto con los acordes del tema de Adri√°n Beraza√≠n¬†Por encima de lo conocido: ¬ęLlegamos, no paramos, ¬Ņt√ļ sabes c√≥mo estamos?, bajo la sombra de Mart√≠ andamos‚Ķ la AHS, tercer Congreso, aqu√≠ estamos, no paramos, seguimos, luchamos¬Ľ.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ