AHS y UNEAC caminan a la par

(TOMADO DE JUVENTUD REBELDE)

La Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) casi llega al encuentro conclusivo de su 9no. Congreso, que se realizar√° del 28 al 30 de junio pr√≥ximos; justamente en esa √ļltima fecha se cumplir√° el aniversario 58 de las¬†Palabras a los intelectuales, expresadas por Fidel Castro.

Desde la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, organizaci√≥n que agrupa a la vanguardia de escritores, investigadores, promotores culturales y artistas menores de 35 a√Īos de edad, seguimos con mucha atenci√≥n el amplio proceso de an√°lisis y debates de los miembros de la Uneac a lo largo del pa√≠s.

Participamos en los intercambios de su Grupo de trabajo de Ense√Īanza Art√≠stica y relaci√≥n con los j√≥venes creadores, en la cual es prioridad favorecer la formaci√≥n, acompa√Īamiento y legitimaci√≥n de las nuevas generaciones y seguir dando pasos en una plataforma com√ļn de trabajo con el aprovechamiento de los recursos y otras fortalezas de ambas vanguardias, algo que es muy propicio para la sociedad, al decir de Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente nacional de la AHS.

El referido congreso, con análisis de temas medulares para la cultura y la sociedad en general, no es solo de los miembros de la Uneac, sino de toda Cuba, por lo cual resulta tan importante la socialización de los intercambios en las diferentes provincias, como se ha hecho mediante varios espacios, incluidos el Noticiero Cultural y otros del Sistema Informativo de la Televisión.

Los integrantes de la AHS tenemos la satisfacci√≥n de que muchos de ellos pasaron primero por nuestra Asociaci√≥n, aqu√≠ so√Īaron y crecieron como creadores, algunos son parte de las dos organizaciones, hermanas en el prop√≥sito de hacer desde el arte, parte esencial del alma de la naci√≥n.

Varios integrantes de la Uneac son también Miembros de Honor de la AHS y Maestros de Juventudes, máximo reconocimiento que entregamos a personalidades sobresalientes por sus significativos aportes a la cultura e identidad cubanas, y su influencia en los escritores y artistas más jóvenes.

Comparten con nosotros anhelos e insatisfacciones y nos hablan siempre como padres que aconsejan e impulsan a dar pasos propios, con valor y responsabilidad. Muchos nos acompa√Īaron en nuestro 3er. Congreso, efectuado en octubre de 2018, enriquecieron nuestras visiones y ayudaron desde sus intervenciones a trazar el trabajo para los pr√≥ximos a√Īos.

El di√°logo entre las generaciones es constante con coincidencias en cuanto a preocupaciones y sue√Īos relacionados con el consumo cultural, la promoci√≥n, la calidad de la creaci√≥n, la eliminaci√≥n de la banalidad, la necesidad de aprovechar mejor la tecnolog√≠a e incrementar la socializaci√≥n de las obras.

Con la certeza de que “la cultura es lo primero que hay que salvar”, como dijo Fidel, la vanguardia intelectual y art√≠stica cubana est√° enfocada en contribuir a la luz permanente del pa√≠s, con fidelidad a las esencias creativas y empleo de elementos actuales, para lograr que los espacios culturales sean m√°s atractivos y a la vez consecuentes con la espiritualidad de Cuba, sin teques ni aburrimientos.

Tenemos la responsabilidad de seguir contribuyendo a la formaci√≥n de p√ļblicos cr√≠ticos desde edades tempranas, que identifiquen lo verdaderamente valioso y disciernan los entramados de ciertas producciones culturales en un contexto cada d√≠a m√°s enrevesado en lo simb√≥lico y las propuestas comerciales y facilistas de algunos.

Resulta fundamental el trabajo integrado y arm√≥nico, sin obst√°culos levantados por la incomprensi√≥n e insensibilidad de ciertos individuos. Ojal√° todas las instituciones desempe√Īen con calidad y esmero sus funciones a favor del arte, los autores y el pa√≠s.

Es Verdad también que algunos creadores suelen situarse en la disyuntiva de los intereses comerciales y los de ser consecuentes con sus propias concepciones creativas, pues el mercado no siempre privilegia las mejores propuestas. Cada vez son más numerosos los ejemplos del triunfo de lo banal, que en ocasiones hasta se convierte en referente de muchos.

Lo mejor sería que el Congreso y su deseo renovador no terminen nunca, vivan en cada creador, en las instituciones y grupos artísticos, en medio de un panorama desafiante y repleto de riesgos.

La naci√≥n necesita de avances econ√≥micos, pero tambi√©n de la Uneac, de la espiritualidad colectiva, de los an√°lisis de este 9no. Congreso, y los aportes de sus participantes como representantes de lo puro y genuino de la cuban√≠a en general. Son d√≠as para debatir sobre inconformidades y retos, pero sobre todo para so√Īar.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ