Volver al teatro, volver al país

(Charlotte Corday en el gimnasio interpreta a Haydée Rosa Hart)

Una mujer habla de revolución, de sangre y cuchillos afilados en la garganta enemiga. Una mujer se dice llamar Charlotte Corday la salvadora de la causa. Una mujer carga con los zapatos de su vida para contarnos la historia de su abuelo.

Volver al teatro a significado para muchos, volver al país. Durante los días 5,6 y 7 de noviembre, Lizette Silverio Valdés, maestra de varias generaciones de actores cubanos y directora del grupo teatral La Chinche, presentó Charlotte Corday (poema dramático). El texto de Nara Mansur Cao vuelve a escena para hablarnos de algunas de nuestras urgencias. El espectáculo que también sirviera como ejercicio de culminación de estudios de la actriz Haydeé Rosa Hart Hernández, llega para hablarnos del país que todos llevamos dentro. Un país de carne/frustraciones/ esfuerzos/poesía/locura/amor. Un país hecho teatro en el Museo Orgánico Romeillo.

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Nara Mansur regal√≥ al teatro cubano un texto que parece que nunca ser√° viejo. Un texto para todos los tiempos y para todas las generaciones. ¬ŅUn texto para todos los debates? Charlotte Corday es una oda a la sobrevivencia, un canto de libertad, un escenario en el texto. Mansur escondi√≥ entre las palabras un escenario infinito lleno de caminos para la interpretaci√≥n/interpelaci√≥n.

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Una mujer decide salvar a la verdadera revolución, la revolución donde será mártir de una causa perdida. Una mujer que creyó que con la violencia podría restaurar el orden. Corday accedió al hogar parisiense de Marat bajo la máscara de que ella tenía información fidedigna con respecto a las sublevaciones. Allí ocurre la catástrofe, allí nace otro poder.

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

La historia tambi√©n se desarrolla en un gimnasio teatral. En un teatro junto a otros actores que en principio la animan a involucrarse con los jueces en platea. Hayde√© desarrolla su rutina diaria hasta que entiende que debe aceptar el juego de representar/nos desde la p√©rdida y el sacrificio. Su urgencia es posicionar/se y sensibilizar/nos con el cuerpo agonizante que apu√Īal√≥ a Marat. Su urgencia est√° en las huellas dejadas por sus zapatos en el devenir de su biograf√≠a que tambi√©n es la historia de todos.

Entre palabras/referencias/versos, Lizette Silverio encuentra la poes√≠a suficiente para regalarnos un montaje audaz, contempor√°neo y sutil. El gimnasio est√° en el teatro y se transforma en met√°fora viva ante la llegada del espectador. El p√ļblico llega a un espacio donde se fortalece el cuerpo y termina encontr√°ndose en medio de un ejercicio mental. ¬ŅLa palabra como esfuerzo? ¬ŅLa palabra como estelas y pesas?

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Cuando los otros actores dejan el lugar de manera consciente para adoptar una postura política desde la observación, el poema dramático empieza a filtrarse en la Patria colectiva de los espectadores. Un ejercicio de construcción pautado desde el teatro como representación consiente de una historia.    

Al fondo, una pantalla sincroniza con la actriz en escena, para diversificar el contenido y sus significados. Restos de otro montaje realizado por el cr√≠tico e investigador teatral Jaime G√≥mez Triana, polarizan el hecho esc√©nico. Desde una voluntad simb√≥lica, la directora encuentra c√≥mo posicionar los contenidos ante el imaginario de quien observa. Desde su minimalismo compromete a la actriz con el discurso pero tambi√©n con la recepci√≥n del mismo. El juego consiste en nunca desconocer/nos, el juego propone la movilizaci√≥n en la cadena de afectos entre la actriz, su historia y el o√≠do expectante. No es inter√©s de la directora, que el espectador simpatice con la tragedia que expone la actriz/personaje. Su intenci√≥n abarca otras consonancias en la relaci√≥n p√ļblico-obra. ¬ŅC√≥mo desistir del poder? ¬ŅPuede el poder dejar de existir en su forma social y pol√≠tica? ¬ŅC√≥mo se construye una revoluci√≥n? ¬ŅEs la Patria un acertijo con una √ļnica respuesta? ¬ŅPuede el teatro desnaturalizar al poder? ¬†¬†¬†

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Haydée Rosa Hart es una actriz con muchas posibilidades histriónicas. Si bien puede y debe seguir trabajando su personaje, logra mostrar sus habilidades para darle voz a una textualidad tan compleja como la de Charlotte Corday. No es un personaje sencillo, no se trata de construir una figura de acción escénica, también se trata de una figura eminentemente simbólica. Charlotte es el rostro del fracaso y la resolución ante los efectos de este.   

La puesta no es pretenciosa. No se busca con ella engolosinar visualmente al espectador. Se trata de un trabajo sencillo y cómplice. Un abordaje de la realidad sensorial y simbólica de la actriz, la directora y el espectador. Un realidad otra que solo puede ser evocada desde el teatro.

foto: Damien Barroso Vega

 

Esta es una obra para poner sobre la mesa la contradicción del poder y su violencia normalizada por las causas comunes de los hombres. El poder como eje de confrontación colectiva, vista desde la daga que Nara Mansur Corday, puso en manos de Haydée Corday y Lizette Corday.

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Me gusta pensar que este es un texto en contra de la obediencia. ¬ŅPuede Charlotte Corday imaginar un escenario mejor? ¬ŅPodr√° calzar sus antiguos zapatos? ¬ŅPodremos calzar sus zapatos? Me gusta pensar que este es un montaje para que el espectador encuentre sus zapatos. Andar sobre la memoria representa andar sobre un cuerpo imperecedero. Aqu√≠ el h√©roe es una idea, una conclusi√≥n, una daga en el cuello obediente. Me gusta pensar que tal vez Charlotte Corday es una actriz que juega a interpretar Hayd√©e Rosa Hart. Una mujer que sue√Īa con la intrascendencia y con el futuro, una mujer que hecha idea y acci√≥n. ¬ŅPodr√° Charlotte cargar sobre sus hombros todo el peso de un personaje como Hayd√©e Rosa Hart? ¬ŅLa Patria radica en Charlotte o en Hayd√©e?

Ser√≠a bueno que el p√ļblico pueda reencontrase con esta puesta. Que circulara hacia el interior de la isla. Que pudiera dialogar con todas las Charlotte o con todas las Hayd√©e. Tiene Lizette Silverio el encargo de construir otra mirada sobre la hero√≠na hecha ideas. Tiene el encargo de poner/nos la daga en nuestras manos.

foto: Maite Fern√°ndez Barroso

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Texto dram√°tico provocador, puesta en escena provocadora, trabajo actoral intenso, emotivo, de entrega total!
    Obra y puesta provocadores, generadoras del ejercicio del pensamiento, de hacernos volver a recorrer el camino una y mil veces transitado para regresar a la pregunta original de quién somos y qué hacemos aquí.

  • Texto dram√°tico provocador, puesta en escena provocadora, trabajo actoral intenso, emotivo, de entrega total!
    Obra y puesta generadoras del ejercicio del pensamiento, de hacernos volver a recorrer el camino una y mil veces transitado para regresar a la pregunta original de quién somos y qué hacemos aquí.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ