Videodanza: una expresión de estos tiempos

Los tiempos posmodernos imponen nuevas dinámicas en el fenómeno artístico. Se aprecian considerables rupturas estéticas; así como, difuminación de los límites o contornos de las diferentes manifestaciones. Vivimos en la búsqueda constante de originalidad, de nuevos públicos –los llamados alternativos–, partiendo de proyectos que reformulan las convenciones vigentes.

 A pesar de ello y de todas las transformaciones en el orden formal y conceptual, el artista sigue buscando la perdurabilidad de su obra, y para ello escudriña, prueba, experimenta con las más disímiles técnicas, soportes y materiales.

Como heredera directa de esta tendencia se presenta la videodanza, un estilo, una manera de hacer que parte de la imbricación de la danza y el video. El resultado, un producto que, como dicen los filósofos, se parece más a su tiempo que a sus padres, toda una obra de arte que se independiza de los primeros para establecerse por sí sola en estos tiempos llenos de imágenes.

La cámara se pone en función, o mejor, busca no perderse ni un instante de un arte performático, que no se encuentra  ya en un teatro sino que explora cualquier tipo de espacio donde puede encontrar aportaciones, conscientes o no, al hecho artístico.

Va en busca de sensaciones, de mover pensamientos, de mostrar realidades diferentes desde una mirada participativa, inclusiva. No se requiere de coreógrafos ni bailarines, aunque pueden ser útiles, para crear un mundo audiovisual que se escapa a la mirada simple y trata de presentar lo aparentemente efímero como algo duradero.

Se valida la videodanza mediante festivales, talleres, conferencias, todo un entramado que la han convertido en un verdadero acontecimiento audiovisual que compite con otros como el videoclip o el videoarte, sin que esta «lucha» signifique tener que escoger, es una manera más de expresarse, de realizarse ante el arte.

Por supuesto que Cuba no escapa a este fenómeno que ha encontrado en los barrios, cementerios, calles y plazas, sobre todo de La Habana, un espacio idóneo para desplegar toda la creatividad de sus hacedores.

Hace algunos años ya se presenta en el panorama cultural cubano el Festival DVDanza Habana, auspiciado por la compañía de danza Retazos, un espacio que ha excedido los límites nacionales para compartir, mostrar y confrontar las diferentes maneras de hacer este arte. Realizadores como Adolfo Izquierdo, Michel Ávalos, Luis Ernesto Doñas, Luvyen Mederos, Dasiel Cruz y Laura Domingo, entre otros, han presentado sus creaciones en este evento.

Se alza la videodanza como una interesante y atractiva propuesta que suma adeptos y, como toda obra de arte, logra comunicar y transformar al hombre.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico