Inicio ¬Ľ

Viaje de la tradición a la modernidad

Tradici√≥n y modernidad se dan obligada cita en Holgu√≠n cada a√Īo durante las Romer√≠as de Mayo. Este tr√°nsito que une a los j√≥venes con sus maestros y es parte esencial y fundacional del evento, es representado por el viaje, en hombros de los romeros, de una representaci√≥n del Hacha de Holgu√≠n, s√≠mbolo de la ciudad, desde el Museo Provincial La Periquera hasta la cima de la Loma de la Cruz al inicio del Festival Mundial de las Juventudes Art√≠sticas. Esa misma Hacha regresa, ya en la clausura, al centro de la urbe y es izada en el edificio m√°s alto del territorio: uno de los 18 plantas ubicados en la cercan√≠a del Estadio y la Plaza Mayor General Calixto Garc√≠a, sitios del concierto final.

Hoy se hace imposible llenar las calles de participantes cubanos y extranjeros, y subir en hombros el Hacha hasta la cima de la Loma. La situación epidemiológica que atraviesa el país y el mundo a causa de la propagación del Covid-19 impide la fiesta y la creciente avalancha de arte inundando instituciones, pero sobre todo los parques y plazas.

Aun as√≠ un grupo de asociados subimos temprano a la Loma de la cual se divisa toda la urbe. No lo hicimos solos, sino junto a una representaci√≥n del sistema de instituciones de la Cultura, en compa√Ī√≠a de la directora provincial Rachel Garc√≠a Heredia, y fundadores como Maricel Godoy, directora de Codanza, y el trovador Fernando Cabreja.

Lilién Aguilera, presidenta de la AHS holguinera en la loma de la cruz/ foto tomada del perfil de facebook de alexis triana

‚ÄúLa ciudad est√° en silencio, no se escucha el transitar de los coches, el devenir de los estudiantes de las escuelas de arte, la llegada de los for√°neos, las voces de los radialistas, el paso agitado de los productores, el lente oportuno de los fot√≥grafos‚Ķ, el alma de una urbe acostumbrada a recibir a los amigos. Pero, a pesar de la complejidad de las circunstancias, debemos mantener el esp√≠ritu de nuestro Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, organizado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) y las instituciones de la Cultura, siempre punto de partida, y a la vez de reencuentro entre generaciones y culturas de los pueblos‚ÄĚ, dijo Lili√©n Aguilera, presidenta de AHS en Holgu√≠n en una alocuci√≥n a los romeros de todo el mundo trasmitida por diferentes medios.

‚ÄúDesde casa, los j√≥venes artistas compartiremos nuestra obra en las plataformas digitales y los medios de comunicaci√≥n, difundiremos nuestros mensajes de solidaridad y compartiremos nuestras creaciones. Cuando la grandeza de miles de hombres y mujeres en todo el mundo impide la muerte de sus semejantes, cuando las distancias nos convocan a revisar nuestras esencias, el arte es tambi√©n una forma de salvar‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Esta cita del arte tiene origen en las Fiestas de Mayo, una de las festividades m√°s antiguas de la humanidad. Estaban vinculadas a las estaciones del a√Īo, especialmente al tr√°nsito del invierno a la primavera. De esta manera, el hombre antiguo celebraba el renacimiento de la vida despu√©s del per√≠odo invernal. Con la oficializaci√≥n del cristianismo en el Imperio Romano se establece un calendario lit√ļrgico: los viejos cultos se sincretizaron con la nueva fe, y las ceremonias del equinoccio de primavera y del solsticio de verano, devinieron nuevos ritos asociados a las interpretaciones cat√≥licas.

Estas festividades llegaron a Cuba con la colonizaci√≥n espa√Īola y est√°n relacionadas al D√≠a de Invenci√≥n de la Cruz, el 3 de mayo, celebraci√≥n que, seg√ļn la historiograf√≠a cat√≥lica, recuerda a Santa Elena, madre de Constantino El Grande, emperador romano que entroniz√≥ el cristianismo, quien se dice encontr√≥ la Cruz del Calvario, el madero en que fue crucificado Jes√ļs. A partir de 1752 llegan a Holgu√≠n un grupo de sacerdotes con el objetivo de construir un convento, ya que en la regi√≥n no exist√≠a otra construcci√≥n religiosa que no fuera la iglesia parroquial edificada en 1720. Fueron precisamente estos franciscanos quienes trajeron una fiesta religiosa conocida como la Romer√≠a de la Cruz.

Como es tradición, el Hacha de Holguín, símbolo de la ciudad, se traslada desde el Museo Provincial La Periquera hasta la cima de la Loma de la Cruz al inicio del Festival Mundial de las Juventudes Artísticas/ foto de ediciones anteriores de las romerías de mayo/ tomada del perfil de facebook de alexis triana

Esta fiesta cat√≥lica comenz√≥ a practicarse en la ciudad el 3 de mayo de 1790, cuando el fray Antonio de Alegr√≠as, perteneciente a la orden de San Francisco, llev√≥ a cuestas hasta la cima una cruz de madera, dej√°ndola colocada de tal forma que pod√≠a avizorarse desde diferentes partes de la ciudad. Comenzaba as√≠ una tradici√≥n espa√Īola a partir de la cual el Cerro del Bayado se convirti√≥ en la Loma de La Cruz hasta nuestros d√≠as.

Entonces el pueblo holguinero en procesión, luego de peregrinar desde la iglesia de San Isidoro, subía por toda la calle hasta la cima de la elevación, con el objetivo de hacer rogativas, encender velas e incienso, y oficiar una misa junto a la cruz de madera colocada por el fraile. Asistían el Cabildo, Justicias, y el Regimiento de Holguín. Después de la festividad religiosa, seguía la parte laica, también en las cercanías de la loma, con bailes populares, corridas de cintas y peleas de gallos, además de ofertarse productos como el agualoja, bebida típica de los Altares de Cruz, chicha, vinos, que en el siglo XX serían sustituidos por cerveza y aguardientes. Se comía ajiaco, tamales, empanadas, dulces caseros y frituras, que se vendían en kioscos habilitados el día de la Romería. El área de la fiesta se ornamentaba con hojas de palma, y con bombillos después.

Precisamente en los alrededores de este cerro ‚Äďcon una altura de alrededor de ciento veintisiete metros sobre la ciudad y cuya escalinata fue promovida en 1927 por Oscar Alban√©s Carballo, con el objetivo de desarrollar en todo su esplendor la Romer√≠a de la Cruz‚Äď se report√≥ el hallazgo del Hacha de Holgu√≠n por un capit√°n espa√Īol en 1860, una de las piezas de las culturas prehisp√°nicas cubanas de mayor belleza entre las de su tipo.

Fabricada con piedra peridotita verde olivo, el Hacha posee un sello distintivo que la hace significativa, pues representa una figura antropomorfa masculina, con una diadema en la parte superior y los brazos colocados sobre el pecho. La pieza mide 350 mm de longitud, 76 mm de ancho y 48 mm de mayor grosor (el Hacha ser√≠a declarada en 1981 s√≠mbolo del territorio y se ha entregado a varias personalidades como Fidel y Ra√ļl Castro, Maurice Bishop, presidente de Granada, Silvio Rodr√≠guez, Jos√© Agust√≠n Garc√≠a Casta√Īeda, Eusebio Leal, Antonio N√ļ√Īez Jim√©nez, Liuba Mar√≠a Hevia, entre otros).

Ser√≠a esta pieza la que fuera utilizada como s√≠mbolo de resistencia cultural en las actuales Romer√≠as de Mayo. Aquellos j√≥venes entusiastas, liderados por el periodista y promotor Alexis Triana, en una sesi√≥n de trabajo decidieron su realizaci√≥n en papel mach√© sobre estructura de alambr√≥n, con ocho metros de largo por cuatro de ancho, para ser colocada a la misma altura que la cruz. Los debates con los jefes de secci√≥n esbozaron la posibilidad de llevarla hasta el √ļltimo piso de los edificios dieciocho plantas. Incluso, cuenta el propio Triana, se realiz√≥ un performance con el Hacha utilizando una roldana en la punta del edificio y una soga gigante para izarla a mano, a pesar del extraordinario peso, hasta colocarla en el punto m√°s alto de la ciudad, y as√≠ desafiar una resoluci√≥n del Consejo de Desarrollo Monumental (Codema) en la provincia que se opon√≠a a que este s√≠mbolo hiciera su hoy habitual recorrido por la ciudad.

Al a√Īo siguiente el Hacha subi√≥, en hombros de los participantes, la escalinata de 458 escalones, y fue depositada sobre el torre√≥n espa√Īol durante la semana de festejos (no sin provocar cr√≠ticas veladas, pues muchos consideraban que esto no correspond√≠a a tradici√≥n alguna). Desde entonces, y a solicitud del Comit√© Organizador, los estudiantes de la Escuela Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, a√Īo tras a√Īo, remodelan el Hacha de Holgu√≠n, en tanto los de Cultura f√≠sica consideran una tarea de honor llevarla escalinata arriba hasta superponerla sobre el Torre√≥n de la Loma de la Cruz.

Entre la Romer√≠a de la Cruz de Mayo, que feneci√≥ alrededor de los a√Īos 50 y devino en fiesta pagana y popular, la Loma de la Cruz con su majestuosa escalinata, y el Hacha de Holgu√≠n como s√≠mbolo de resistencia cultural, comenz√≥ a hilvanarse el tejido de la historia de las Romer√≠as de Mayo como Festival Mundial de las Juventudes Art√≠sticas, y que, desde casa, continuamos con la seguridad de que no hay ma√Īana sin hoy.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ