Una ciudad y su belleza a través del lente

Cuando en el 2006 un grupo de jóvenes nueviteros experimentaban por vez primera ante el lente sus inquietudes artísticas, era categóricamente imposible para el resto de Cuba imaginar que seis años después estarían rodando La Pira de Hugo Navarro, un largometraje independiente de ficción que narra la historia de un grupo de jóvenes que intentan emigrar de forma ilegal.

Desde entonces el grupo de muchachos comenzó identificarse con un proyecto común que permitió la creación de Hieroscopia. Muy modestos recursos convocaron en aquel primer encuentro que hubo de esperar tres años para reeditarse. Entonces, tanto Hieroscopia, como el proyecto del Movimiento Audiovisual Nuevitero (MAN) era apenas un susurro.

En poco menos de diez años ya se han consolidado prácticas habituales de intercambio con la comunidad y talleres de apreciación y creación cinematográfica. Esta octava edición también fue así. El 6 de agosto, durante la clausura, se hizo el balance habitual y toda la ceremonia protocolar de los y agradecimientos.

Sin embargo, ningún festival termina en la fecha anunciada. Hieroscopia es solo el momento mediáticamente visible del Movimiento de Audiovisuales de Nuevitas. Su evolución de la experimentación a la profesionalidad, ostenta el mérito adicional de haber sobrevivido lejos de las principales ciudades de Cuba y de los circuitos de distribución y exhibición del audiovisual.

Nuevilente, un boletín sobre la actualidad cultural y la realización cinematográfica en el municipio, cuya producción se reforzó para los días del evento con historias de algunos invitados y participantes, escuchó a Hugo Navarro, coordinador general de Hieroscopia cuando expresó:

“…el tiempo y las circunstancias no han sesgado las ganas de hacer y sentir por Nuevitas (…) Queremos contar las historias de nuestros abuelos, nuestros pescadores, de todos los nueviteros en general, deseamos dejar un legado a esta ciudad que tanto amamos, pero necesitamos tener una voz que se escuche alto y claro… necesitamos crear”.

No siempre es sencillo. El audiovisual nuevitero se vuelca hacia las historias minimalistas —quizás reales— de San Fernando de Nuevitas. Contempla la ciudad con nostalgia, pero sin complacencias. Apela al asombro, a la familiaridad y a la belleza vetusta que queda en su gente.

Hieroscopia es en el pueblo nuevitense. Son muchos los que hablan con orgullo del MAN y ya tienen algún protagónico en su haber. Así lo afirma María Karla Mederos, su realizadora. “Nuevitas y su pueblo tienen la peculiaridad de prestarse a la ayuda y se ven muy interesados en esto. Preguntan y se involucran muchísimo cuando estamos filmando, se sienten parte de lo que hacemos”.

Gracias a ellos siempre aparece, como por obra de la espontaneidad, todo cuanto se precise para el rodaje de los kinos, obras audiovisuales en construcción temprana. Así lo comprobó Alejandro Hernández Álvarez, fotógrafo camagüeyano que llega por primera vez a este gran plató: “Todo aparece porque te hacen sentir bien y te sacan los deseos de crear. Es el mérito mayor que tiene este festival”.

Mederos reafirma que Hieroscopia da la capacidad de contar con otras personas que nos ayuden, de crear nuevas relaciones y de que surjan este tipo de ideas. Su historia, por ejemplo, relata un secuestro; pero te lleva de la tensión a lo risible que pueda resultar no tener saldo en el teléfono celular y que eso te impida concretar la fuga planeada.

Los kinos del festival Hieroscopia son una gran oportunidad. En tiempos de amnesia simbólica, perpetúa en imágenes a San Fernando de Nuevitas. Ahí está el filme Una mujer, un hombre, una ciudad, o el documental Nuevitas. Se fotografía el paisaje, sus calles erráticas y la arquitectura añosa y colosal. Se cuentan las tradiciones del pueblo. Se descubre una historia o se la imagina habitando entre los despojos arquitectónicos de la ciudad que fue y ya no será.

Y es que Nuevitas ha resistido descubrimientos, batallas navales, huracanes y éxodos, pero no puede conjurar el tiempo que la desmaquilla y repta sobre sus ruinas. Los pequeños botes rotulados dan alguna sensación de movimiento, la ciudad anclada mira irremisiblemente al mar. En eso se inspiró Alejandro para su historia que nos comparte un poco de sí mismo:

“La historia que desarrollé se refiere al anhelo de los niños hacia el mar en este pueblo. Se trata de un niño que tiene un barco embotellado y su más grande anhelo es tener uno real y volverse marinero. Finalmente logrará cumplir sus sueños. El rodaje fue bastante peculiar: conseguir un bote de la nada, meternos al agua, gritarnos desde la orilla, buscar ayuda; pero al final se logró”.

Antes de este ejercicio, la actriz y realizadora audiovisual Rosa María Rodríguez Pupo, invitada especial del evento, aportó claves sobre la dirección de actores y alternativas de distribución, en una especie de taller colectivo de preproducción.

Realizadores concurrentes y miembros del MAN crean a la par. El intercambio proporciona miradas cruzadas para temas afines. Roberto Carlos Piloto, también miembro del MAN es prueba de ello: “Siempre es muy grato trabajar con personas que conoces en el propio Festival, que tienen mucho talento y lo demuestran, es una manera también de enriquecer la obra propia y aprender”.

En su primera experiencia como director, escogió un guion que tenía escrito hace varios meses atrás para una obra que me provocó inquietud. “La historia cuenta sobre un niño que dibuja cosas incomprendidas: flores, corazones, mariposas, con colores rosaditos. Es interrumpido por su maestra en el aula, quien le cuestiona su identidad de género. Su madre también lo reprime, estereotipando su creatividad; pero el niño, libre de prejuicios, solo disfruta lo que hace y con eso gana un concurso público de dibujos”, señala.

Otros cinco kinos se rodaron en la última jornada de Hieroscopia 2018. Actualmente transitan por la postproducción hasta completar un nuevo ciclo en la próxima cita de verano de los jóvenes realizadores cubanos. Una marcada diversidad de estéticas caracterizará a estas nuevas propuestas audiovisuales; pero sin dudas llevarán la impronta del Movimiento de Audiovisuales. Mientras tanto Nuevitas se recupera.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico