Un mapa para elefantes solitarios

La Cartograf√≠a puede ser una ciencia, un tratado de Geograf√≠a n√°utica o una t√©cnica para trazar mapas de reinos actuales o perdidos en el tiempo. En el mapamundi no existe Elefantolandia; ni los elefantes han dejado de andar en manada. Pero la met√°fora es imbatible y la imaginaci√≥n se√Īorea cuando hablamos de nosotros, los seres humanos que vivimos hinc et nunc. Dec√≠a Ortega y Gasset, el fil√≥sofo espa√Īol, que ‚Äúyo soy yo y mis circunstancias‚ÄĚ. ¬ŅEs que, acaso, puedo ser otro? Para reflexionar sobre la existencia humana han ocupado, nuevamente, un espacio en la escena un grupo de j√≥venes artistas santiagueros.

Foto 2 Cartel de la obra (Dise√Īo Rainer Cascante)

El jueves 24 de septiembre (2020) en el Cabildo Teatral Santiago, en el inusual pero obligado horario de las 6:00 P.M., el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA estren√≥ Cartograf√≠a para elefantes sin manada, de Laura Liz Gil Echenique, con dise√Īo escenogr√°fico y bajo la direcci√≥n art√≠stica y general de Juan Edilberto Sosa. En el elenco art√≠stico estuvieron Erasmo Gri√Ī√°n, Maibel del Rio y Lisandra Hechavarr√≠a, quien altern√≥ con Yanisleidys Labor√≠. LA CAJA NEGRA, fundada en junio de 2016 como un proyecto de la AHS, ha sido desde entonces un foco de atenci√≥n permanente para el p√ļblico y los artistas de la ciudad. Han estrenado, entre otros, El Deseo (otro panfleto esc√©nico); Bons√°i; Y los peces salieron a combatir contra los hombres, y Leviat√°n.

Sobre heridas y nostalgias, aciertos y errores en la b√ļsqueda de la felicidad, memorias, recuerdos y a√Īoranzas trata esta obra. Su tono es altamente l√≠rico, lleno de met√°foras contempor√°neas, tan hermosas como complejas, tan sociales como existenciales. Y es que no puede ser de otro modo. El mundo ha cambiado y el lenguaje po√©tico y el esc√©nico han de cambiar con √©l. La subjetividad est√° presente a todo lo largo de la puesta en escena. El espacio se convierte en una categor√≠a dramat√ļrgica y existencial. No puede olvidarse la importancia que conced√≠a al espacio el director, profesor y dramaturgo, Rogelio Meneses Ben√≠tez, quien consideraba que el espacio determina la dramaturgia. Aqu√≠ soledad, incomunicaci√≥n y actitud de b√ļsqueda de la felicidad, van de la mano.

Foto: Belice Blanco

La acción se desarrolla por confesiones monodramáticas y puede ser vista como circular. Aun cuando ellos se van de sus espacios, todo puede volver a comenzar en otros o por otros protagonistas. Los personajes pueden ser Maibel, Lisandra y Erasmo pero en otros espacios, o ser otros en los mismos espacios que ya han habitado Maibel, Lisandra y Erasmo.

El elenco cuenta con algunas de las figuras m√°s relevantes de la escena santiaguera. Maibel del Rio mostr√≥ su talento y versatilidad en dos piezas tan diferentes como Menudos pedazos y La estrella negra. Lisandra Hechavarr√≠a deslumbr√≥ desde su aparici√≥n como una simp√°tica anciana revolucionaria; cederista, federada y miliciana, pero adicta al ron, en ¬ŅY llegar√°n los camiones? hasta el trabajo con Alina Narciso como directora a partir de los textos de la poeta Teresa Melo, escritos en La sombra¬† protectora.

Hay un tercer actor en la puesta en escena. Es graduado de la Academia pero no es un actor acad√©mico. El p√ļblico lo ha visto en espect√°culos y presentaciones no convencionales. En Pasaporte (Calib√°n Teatro) hizo un camarero cubano en EE.UU., en una dif√≠cil e intensa pareja con Dalia Leyva, quien siempre se muestra excepcional para elevar el nivel emotivo del p√ļblico. La labor de Erasmo Gri√Ī√°n resulta v√°lida, nuevamente, como balance actoral y dramat√ļrgico de esta puesta en escena. Posee carisma, presencia, buena voz y correcta dicci√≥n e irrada, adem√°s, una energ√≠a contagiosa. Posee respeto y fe. La fama habr√° de llegarle con el tiempo.

Foto: Belice Blanco

Juan Edilberto Sosa es uno de los creadores santiagueros que ha decidido hacer un camino en el arte de la ciudad. Ha resultado pol√©mico por novedoso y, en consecuencia, atractivo para la juventud y la bohemia de la ciudad. Pero su labor se profundiza por d√≠a y sus instrumentos como director se ampl√≠an, lo que permite una mejor y m√°s r√°pida conexi√≥n con todo tipo de p√ļblico. Logra belleza en la transposici√≥n de la imagen literaria a la esc√©nica, as√≠ como en la creaci√≥n de la met√°fora teatral en s√≠ misma. El espectador percibe dos palabras/clave en el discurso narrativo. De ambas tenemos en com√ļn elefantes y seres humanos: memoria y manada, que suponen o se contradicen con otras visibilizadas en el discurso esc√©nico. ¬†

Foto: Belice Blanco

El tema de Cartografía… es de una importancia poco menos que vital para todos los seres humanos. Pero tales disquisiciones transitan por una situación de fondo en las que navegan nuestras angustias más íntimas dado que tendemos a intelectualizarlas, esto es, navegan por el sentido profundo de la cubanía y su relación con el mundo; y de nosotros, con la realidad en la que vivimos. Siempre recuerdo a Martí, todo el que lleva luz, se queda solo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ