Trovadrugada le pone sabor a las noches avileñas

Y como “la trova sin madrugada no sabe a nada”, como dijese Silvio Rodríguez, ¿qué hora sería mejor para dar inicio a una descarga a trova limpia que a la media noche? El segundo y cuarto viernes de cada mes, en el Café Barquito de la Asociación Hermanos de Ciego de Ávila cuando una gran diversidad de público carece de buena música, ciento por ciento cubana. Un espacio como ningún otro, donde la juventud es el motivo y la razón.

Entre los proyectos del vicepresidente de la Asociación y trovador César Brown, gana un peso fundamental el desarrollo de una peña fija de trova con la AHS como única o principal sede. Sin fines de lucro, se implementa un proyecto apoyado con una estrategia de marketing y promoción más allá de la producción de la Casa del Joven Creador, con fuerte impulso en las redes sociales, videos promocionales y el diseño de una identidad visual. Una eventualidad así crea un enriquecimiento bilateral entre el Café Barquito, su sede, y la novísima trova en Ciego de Ávila.

Entre sus ensueños se plantea la idea de convertirse, más que en un simple espacio, en un movimiento. Con una frecuencia relativamente corta, otros trovadores son invitados a recrear sus propias canciones en duetos en armonía con sus anfitriones, así como con las de autoría propias de la peña, en versiones del honorario. Contribuyendo así a la diversidad de creación y el enriquecimiento mutuo dentro de la trova, en esta ocasión, no solo en la provincia, sino, en toda Cuba.

El acontecimiento tiene un espacio precursor, de cuatro años de duración, del mismo César Brown en el Centro Cultural Arauca, del municipio Venezuela, de la propia provincia, llamado Peña Nuestra. Con una base experimental como esa solo queda replantearse la idea repleta de apéndices. Esta se constituye de segmentos musicales, de oratoria y otros apegados a la manifestación artística que represente su invitado.

El futuro próximo de Trovadrugada muestra un radical cambio de lo que hasta el momento se ha establecido. Aunque cuenta ya con algunas participaciones de invitados, en el formato actual tomará protagonismo la voz femenina, con una peculiar forma de interpretar las canciones que fundamentan un reconocimiento de la agrupación ante su público.

Durante el tiempo que su vocalista principal traza su gira en solitario por España, Adalys Diaz Mendoza, quien hasta ahora se mantuvo en los coros, recreará la atmosfera, en un restaurado y climatizado Café Barquito, manteniendo su público hasta la apertura de sus servicios. Se caracterizará la peña en este período por la interpretación de covers y algunos temas representativos del grupo.

Apoyado por las cercanías, ya en trámites, de otras instituciones como radio y televisión locales, la metamorfosis es indescriptible, y lo que se pensaría como una pequeña peña local, puede llegar a transformarse en una serie televisiva de corte periodístico o entretenimiento, o un programa radial; cualesquiera de estas, fiel defensora de la cultura cubana, sobre todo la del terruño, e ideales de su juventud.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico