Todos somos Fidel

¬ęEse es Fidel¬Ľ. Recuerdo que as√≠ fue como mi abuelo me lo ense√Ī√≥ en la televisi√≥n hace m√°s de 25 a√Īos, desde entonces no he dejado de quererlo como un padre, un abuelo, un familiar muy cercano, mi amigo, sin siquiera conocerlo.

Admirar un hombre de su talla es fácil, lo difícil es comprender las razones que lo condujeron a transformar un país y reivindicar la dignidad de un pueblo que por tanto tiempo estuvo mancillado, olvidado.

Cada uno de mis logros siempre se lo agradecí a Fidel, muy desde dentro, sin que él lo supiera, pero con la humilde satisfacción de saber que cumplía mi deber de estudiar, trabajar y defender desde la cultura la Revolución, con el alto compromiso de ser una abanderada de esta y del humanismo.

Por m√°s de diez a√Īos, junto a un hermoso ej√©rcito de instructores de arte y otros muchos j√≥venes de¬† esta sociedad, hemos tenido la responsabilidad de¬† hacer valer su legado, de entender su concepto de Revoluci√≥n, de materializar sus palabras a los intelectuales, de convertirnos en esos hombres y mujeres de bien que el so√Ī√≥. Ahora el reto es a√ļn m√°s grande, pero no imposible. Somos los herederos de su estirpe, de su coraje, sus convicciones; Fidel se multiplica en cada uno de nosotros, donde quiera que estemos. Tenemos el deber de continuar sus principios de soberan√≠a al precio de cualquier sacrificio, el compromiso de mantener su esp√≠ritu vivo y consolidar el proceso revolucionario que alcanz√≥ el triunfo hace 58 a√Īos.

Donde quiera que esté mi Comandante, muchas gracias por darnos la oportunidad de tenerlo, sentirlo y honrarlo. Hoy la  despedida está prohibida porque solo el Hasta Siempre es para los que vivirán eternamente.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Fidel es inmortal, esta en la sonrisa de cada ni√Īo, en los logros alcanzados por los estudiantes, en cada joven, en cada trabajador, obrero e intelectual que han sentido las manos generosas de la Revoluci√≥n.

  • Siento gran pesar por la p√©rdida del comandante, comparto la idea de que sin conocerlo personalmente mis padres me ense√Īaron a amarlo, a respetarlo, a escuchar cada una de sus palabras, de atender a sus reflexiones y tenerlas por verdaderas. Todos en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila quedamos conmovidos, y hago de mis palabras un eco de todos los asociados de este pedazo de tierra, que sin lugar a dudas, lloramos, sufrimos, le veneramos y alzamos pend√≥n en su nombre. Me levanto hace dos d√≠as pensando de que manera encontrar al comandante y lo he encontrado de seguro, en la mirada de cuantos me pasan por el lado, y es dif√≠cil y extraordinario a la vez, pues son muchos sentimientos encontrados: respeto, admiraci√≥n, dolor, llanto, indignaci√≥n, sobriedad, esperanza en que no todo ha acabado, sino en que su pensamiento en√©rgico y viril permanece para siempre. Comandante, gloria sea a ti, te amamos siempre!!!

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ