Tejer y destejer los versos

Me es dif√≠cil recordar cu√°ndo conoc√≠ a Elizabeth Reinosa Aliaga. Sin embargo, asocio de inmediato su nombre al proyecto Luces atrave(r)sadas,¬†el cual reuni√≥ a numerosas j√≥venes poetas cubanas y permiti√≥ que aquellos rostros nuevos ‚ÄĒy la poes√≠a detr√°s de los rostros‚ÄĒ encontrara al p√ļblico en diversos √°mbitos culturales del pa√≠s.

Si hago memoria ‚ÄĒy busco con tranquilidad en los vericuetos del recuerdo‚ÄĒ Elizabeth vuelve a aparecer como la decimista que P√©glez, ese poeta y promotor incansable, me present√≥ hace mucho tiempo. Desde entonces nos hemos encontrado oportunamente gracias a proyectos, antolog√≠as e intereses comunes.

Elizabeth, en unos pocos a√Īos se ha convertido en una voz po√©tica que ya no es desconocida para el lector asiduo del g√©nero. Y como la poes√≠a es su centro ‚ÄĒuno de los centros de Elizabeth‚ÄĒ me animo a preguntarle sobre ella.

¬ŅQu√© es, y qu√© no es, la poes√≠a para ti?

Es una pregunta dif√≠cil, que supone una frontera que debo colocar en alg√ļn sitio. En lugar de definir, prefiero hablar de sensaciones. Concibo la poes√≠a como un estado de movimiento que no cesa. A veces incomprensible, todo el tiempo desafiante. Persigo la poes√≠a que me conecta con lo esencial, con lo primigenio pero tambi√©n esa que me reta constantemente, que me hace pensar, que me deja sin aire y me hace volver sobre la idea.

‚ÄúSoy amante de los s√≠mbolos que transforman la realidad dentro del poema y de las m√ļltiples conexiones que se desprenden de ellos. Puede responder Huidobro por m√≠:¬†Un poema es una cosa que ser√° / Un poema es una cosa que nunca es, pero que debiera ser/ Un poema es una cosa que nunca ha sido, que nunca podr√° ser‚ÄĚ.

Tu escritura se agita en los registros del verso libre y rimado, ¬Ņcu√°les son los desaf√≠os de moverte a lo largo y ancho del diapas√≥n de la poes√≠a?

No creo que sea desafiante el solo hecho de elegir una estructura, creo que el desafío nace de la propia poesía, pero de manera tan sutil que enamora. Me gusta pensar que elegir la estructura es como seleccionar una copa de cristal o una de madera y si a ambas copas se las puede llenar de buen vino, solo queda elegir con comodidad. Para mí lo esencial es disfrutar el proceso de creación, no me preocupa que el resultado final quede convertido en décima, soneto o verso libre, me interesa la poesía que está dentro: la vitalidad de esta poesía y la manera en que logra moldear la forma.

¬ŅQu√© buscas en la poes√≠a y qu√© satisface ella en tu af√°n creador?

No busco nada en la poes√≠a y a la vez lo encuentro todo. No persigo recompensas ni luces. Lo cierto es que un d√≠a descubr√≠ que puedo vivir sin escribir poes√≠a, en m√≠ no es una cuesti√≥n de necesidad. Yo la elijo, la invoco, la construyo de manera √≠ntima y con mucha calma, porque respetar mi ritmo propio es esencial. En cuanto a las satisfacciones, no siento lo mismo al ejecutar cien l√≠neas de c√≥digo inform√°tico que al escribir un poema, cuando hago esto √ļltimo experimento un estado de libertad incomparable.

¬ŅExiste un sello personal, distintivo, que haga diferente la obra de hombres y mujeres? ¬ŅNotas esta diferencia en tu poes√≠a?

Tal vez sea un absurdo pensarlo, quizás no existan evidencias sobre eso, pero creo en esa marca distintiva del género. Por ejemplo, la poesía escrita por mujeres ha estado signada por las circunstancias sociales a lo largo de los siglos. En ella hay reflejos de angustias, frustraciones, anhelos… como respuestas a la discriminación, a la violencia, a la anulación impuesta por la sociedad durante tanto tiempo. Es difícil escapar de esos estigmas a pesar de la evolución social que llega a nuestros días.

‚ÄúQuiz√°s ahora nos resulta imposible pensar en una √©poca en la que las mujeres no ten√≠an el derecho de saber escribir y mucho menos de pensar en la poes√≠a. As√≠ que creo que las marcas pueden estar sobre todo en lo tem√°tico (y en el tratamiento de dichos temas), con algunos ejemplos m√°s sutiles que otros, dependiendo de fen√≥menos circunstanciales, temporales, culturales y quiz√°s hasta sensoriales. En mi caso hay una conexi√≥n peculiar con la poes√≠a escrita por mujeres, una empat√≠a entendible. No s√© si se puedan rastrear rasgos femeninos en mi obra, pero es algo que no descarto‚ÄĚ.

Ya comienzas a destacar como una autora ganadora de diversos reconocimientos, ¬Ņqu√© no determinan los premios?

No creo que los premios sean un medidor absoluto de calidad: est√°n condicionados por muchos factores (la mayor√≠a subjetivos), por lo que pueden ser contradictorios y f√°cilmente manipulables. A pesar de proporcionar alegr√≠as inmediatas, reconocimiento y/o beneficios econ√≥micos, un premio no hace mejor a una obra, ni peor. No da garant√≠as. No perpet√ļa dicha obra en la memoria de la gente. Lo cierto es que millones de personas se preguntan, por ejemplo, c√≥mo Borges y Cort√°zar no recibieron nunca el Premio Nobel.

Ser escritora: ¬Ņdecisi√≥n o prueba de voluntad? ¬ŅCrees en el llamado de la vocaci√≥n o el deseo lleg√≥ a ti a trav√©s de otro motor?

En m√≠ ocurrieron las dos cosas. Desde ni√Īa supe que iba a ser escritora, pero decid√≠ tomar otros caminos profesionales. Despu√©s de estudiar una Ingenier√≠a en Ciencias Inform√°ticas y ejercerla durante cinco a√Īos, sent√≠ que hab√≠a llegado el momento ideal para saltar. Y me encanta hablar de esa experiencia como un salto, porque eso fue precisamente lo que hice. Salt√© al vac√≠o y no solo sobreviv√≠.

¬ŅOpinas que el escritor tiene que ser, obligatoriamente, un buen lector?

Por supuesto, esa dualidad crea una magia asombrosa. Si¬†el hombre es √©l y su circunstancia,¬†el escritor es √©l y sus lecturas.¬†Y ha de ser un lector atento y enamorado, dispuesto a emprender la b√ļsqueda, por muy larga que sea, de voces hermanadas a la suya.

‚ÄúEn ese proceso de lectura-aprendizaje, el escritor ir√° encontrando la humildad que es la que hace posible admirar la obra ajena y absorber la esencia. Es curioso c√≥mo, en mi caso, el libro correcto llega en el momento adecuado y es como abrir una puerta a un mundo desconocido. La vida cambia y para siempre‚ÄĚ.

¬ŅExiste en realidad una crisis de la poes√≠a? Si tuvieras que aventurar, ¬Ņpor qu√© sucede esto, seg√ļn tu punto de vista?

Hablar de crisis me hace pensar en la dimisión y creo que los poetas estamos lejos de renunciar a la creación. Es complejo hablar del punto actual en el que se encuentra la poesía porque siempre va a ser necesario partir de concepciones preestablecidas y esto puede limitarla.

“Quizás estamos ante un deterioro de la palabra, de la raíz que nos sujeta a las esencias poéticas, tal vez nos falta oxígeno a causa de la velocidad de estos tiempos, o estamos descendiendo en la espiral para recuperar esa memoria que nos impulse, o hicimos de la poesía una camisa de fuerza, o la contaminamos.

‚ÄúSon suposiciones, obviamente, pero en caso de que esa crisis exista, somos los poetas los que la padecemos y l√≥gicamente tambi√©n los receptores de la poes√≠a. Dejemos fuera el marketing y otros accesorios semejantes‚ÄĚ.

Si tuvieras que escoger: un cuadro/ una canci√≥n/ un cuento/una novela, ¬Ņcu√°les ser√≠an?

La columna rota,¬†de Frida.¬†Veinte a√Īos,¬†de Mar√≠a Teresa Vera.¬†Bola de cebo,¬†de Maupassant,¬†Cien a√Īos de soledad, de Garc√≠a M√°rquez.

Eres graduada del Centro Onelio, por lo que deduzco que existe en ti vocaci√≥n de contar, ¬Ņhas conseguido concretarla a trav√©s de la narrativa? ¬ŅEsperas una etapa de maduraci√≥n o pretendes concentrarte solamente en la poes√≠a?

Cuando decid√≠ cursar el Onelio era consciente de que yo ten√≠a m√°s voz de poeta que de narradora. Nunca me hab√≠a interesado demasiado expresarme a trav√©s de la narrativa, quiz√°s porque lograba un mayor divertimento a trav√©s de la poes√≠a. Pero curiosamente hace algunos a√Īos escrib√≠ una novela para ni√Īos, no pude evitarlo, sali√≥ de un tir√≥n y despu√©s de mucho tiempo vio la luz en el 2017 por la editorial Sed de Belleza.

‚ÄúDe igual manera me sucedi√≥ hace unos meses con una noveleta para adultos y ocurri√≥ de manera semejante, no pude parar de escribir hasta poner el punto final. Tal vez sea as√≠ en lo adelante, quiz√°s la narrativa llegue siempre sin anunciarse‚Ķy cada vez que eso ocurra, no podr√© escapar‚ÄĚ.

Uno de los escalones en la vida de un escritor joven es, tal vez, alcanzar a publicar fuera de tu pa√≠s, ¬Ņpor qu√© crees que casi todos en nuestra promoci√≥n compartimos ese af√°n? ¬ŅQu√© tal tu experiencia?

Quizás todo sea parte de ese ímpetu de la edad, por no hablar de apresuramiento; tal vez, el deseo de gritar hasta que la voz sobrepase la frontera geográfica y la escuchen personas de culturas diversas, que puedan sentirse identificadas o no.

‚ÄúHe publicado solo un libro en el extranjero y ante una experiencia no muy feliz me mantengo cautelosa: llega una nueva propuesta de publicaci√≥n y analizo todo con detenimiento. Ahora no solo pienso en lo que es mejor para m√≠, sino tambi√©n para el libro en cuesti√≥n y eso me proporciona ‚ÄĒal menos‚ÄĒ tranquilidad‚ÄĚ.

A tu entender, ¬Ņqu√© te identifica y te hace distinta de otros escritores?

La respuesta no la tengo, quizás porque no me he detenido demasiado a pensar en eso. Cada día para mí es de descubrimientos, de cambios, de percepciones que van modificando mi voz poética y mi visión acerca de la poesía. Quizás algunas personas crean identificativo el hecho de que escribo décimas. Una amiga me dijo un día que en mis poemas reiteraba los símbolos del agua, la casa, la familia…y temas como la emigración. Creo que esto tiene que ver más con una cuestión circunstancial que con una intención.

‚ÄúSoy de la opini√≥n de que los s√≠mbolos van complejiz√°ndose (mutando) en la medida en que el poeta avanza hacia una etapa de madurez creativa. Adem√°s, me resulta raro mirarme en el espejo en busca de elementos que me identifiquen. Prefiero que las definiciones vengan desde afuera y mientras eso ocurre, yo puedo seguir alimentando s√≠mbolos, desmontando estructuras, tejiendo y destejiendo versos‚ÄĚ.

las-seis-en-punto-elizabeth-

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ