Unión de Periodistas de Cuba


Sesionan jornadas teóricas online en Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena

Dedicado a los 35 a√Īos de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y los 60 de Palabras a los Intelectuales y la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, el Taller y Concurso Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena se consolida como uno de los espacios de socializaci√≥n sobre las experiencias y pr√°cticas profesionales relacionadas con el periodismo cultural que realizan los j√≥venes del gremio period√≠stico del pa√≠s.

[+]


Vuelve el Taller y Concurso Rubén Martínez Villena, ahora online

Como parte de las actividades por el Día de la Prensa Cubana, el Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena se realizará por primera vez de manera online, del 10 al 14 de marzo, dedicado al aniversarios 35 de la Asociación Hermanos Saíz y a los 60 de Palabras a los intelectuales y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

   Yasel Toledo Garnache, vicepresidente nacional de la AHS  informó que concursan más de 200 obras de manera general en Prensa Escrita, Radio, Televisión y Periodismo Hipermedia, las cuales son evaluadas por un prestigioso jurado, que deberá otorgar un premio en cada categoría y cuantas menciones estime pertinente.

  Refirió que el evento sesionará mayormente en los perfiles en redes sociales y el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de esa organización, en los cuales se compartirán cápsulas y entrevistas de jóvenes periodistas, postales y obras ganadoras de ediciones anteriores.

¬†¬† El tambi√©n coordinador del espacio de debate Dialogar, dialogar manifest√≥ que el certamen incluir√° un foro sobre el periodismo cultural y desaf√≠os del presente, el encuentro virtual internacional ‚ÄúPeriodistas en resistencia‚ÄĚ y un panel virtual internacional sobre Cultura y Comunicaci√≥n, estos dos √ļltimos de conjunto con la Uni√≥n de Periodistas de Cuba y la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

   Dijo que justamente el día 13, fecha del aniversario 64 del asalto al Palacio Presidencial, el Doctor en Ciencias Históricas Eduardo Torres Cuevas, Presidente de la Sociedad Cultural José Martí y de la Oficina del Programa Martiano, comentará sobre ese suceso y el libro De la carta al asalto, en proceso de edición.

   Ganador de diversos reconocimientos periodísticos, aseguró que los premiados serán dados a conocer el día 14, Día de la Prensa Cubana, en plataformas digitales y espacios informativos de medios de comunicación tradicionales.

   Agregó que este evento aspira siempre a ser un espacio para socializar las mejores obras y experiencias profesionales relacionadas con el periodismo cultural, y para compartir entre jóvenes y personas de más experiencia desde el amor al periodismo y a Cuba.

   El Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena suele sesionar en el Pabellón Cuba, sede nacional de la AHS, e incluir intercambios entre profesionales de varias generaciones.


Convocan al Premio de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena

A una nueva edici√≥n del Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena convoca la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). Podr√°n participar j√≥venes de hasta 35 a√Īo de edad, sean o no miembros de la organizaci√≥n, y que no hayan resultado premiados en la edici√≥n anterior del certamen en la categor√≠a en que participan.

Un jurado de reconocidos integrantes del gremio period√≠stico nacional evaluar√° las obras en concurso en las categor√≠as Prensa Escrita, Radio, Televisi√≥n e Hipermedia, materializadas en g√©neros como la Rese√Īa, la Cr√≥nica, el Reportaje, el Art√≠culo, la Nota Informativa, la Entrevista, el Testimonio o el Dossier Documental.

Asimismo, en el apartado de Hipermedia, los contendientes podrán participar con sitios digitales, blogs, coberturas en redes sociales y piezas periodísticas multimediales.

Los temas de las obras a competir deben estar enfocados hacia la labor de los jóvenes creadores cubanos, en cualquiera de las manifestaciones artísticas; igualmente, podrán adentrarse en tópicos generales del ámbito de actuación de la cultura.

Cada autor tiene la posibilidad de participar con hasta tres trabajos independientes o que formen parte de una serie, y que hayan visto la luz entre el 16 de enero de 2020 y el 15 de enero de 2021. Cada material debe consignar cuándo y dónde fue publicado, la categoría en que compite y los datos del autor (nombre y apellidos, dirección particular, teléfono y correo electrónico). El plazo de admisión vence el 15 de febrero.

En marzo próximo, durante el desarrollo del Concurso y Taller Nacional Rubén Martínez Villena, convocado por la AHS como parte de las actividades por el Día de la Prensa Cubana, el jurado dará a conocer los lauros (un premio por categoría y cuantas menciones considere pertinentes). En el caso de los premios, a los ganadores además del diploma acreditativo se le entregarán 2 000 pesos cubanos.

En Prensa Escrita, el correo ahsnuestracuba@gmail.com recepcionará las obras en formato pdf; en Radio y Televisión, los autores podrán enviarlas en una memoria flash a la sede central de la organización o a sus filiales provinciales. Igualmente, los videos pueden subirse a YouTube y su URL enviarse al correo antes mencionado. En Hipermedia se recibirán las URL en el email habilitado.

De igual forma, el n√ļmero 52090138 estar√° disponible en WhatsApp para recibir materiales y la informaci√≥n solicitada.

Respecto al certamen, Yasel Toledo Garnache, vicepresidente de la AHS, apunta que no es solo una plataforma para conocer algunas de las mejores obras de periodismo cultural publicadas en sitios webs, periódicos, televisoras y emisoras radiales de la Isla.

‚ÄúPara nosotros son fundamentales tambi√©n los talleres, conferencias, debates y ejercicios pr√°cticos realizados. Otra de las esencias del Villena es la confluencia de j√≥venes de varias partes del pa√≠s, quienes a la vez comparten con Maestros de Juventudes y otros profesionales de experiencia. Es un espacio para socializar las experiencias, so√Īar y hacer desde el amor al periodismo y a la cultura‚ÄĚ.

Toledo Garnache subraya la importancia concedida por los miembros de la organizaci√≥n al acompa√Īamiento y apoyo de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba al certamen; y a otros eventos de la AHS para j√≥venes periodistas, radialistas y realizadores audiovisuales como el Taller y Concurso Antonio Lloga In Memoriam, en Santiago de Cuba; el Encuentro y concurso La Vuelta Abajo, en Pinar del R√≠o; el Almac√©n de la imagen y el Coloquio de Periodismo Cultural, estos dos √ļltimos en Camag√ľey.


Intermezzo para la vanguardia: las artes pl√°sticas en un poema de Reinaldo Cede√Īo*

La poesía nos eleva hacia las cumbres más altas del espíritu.

La pintura es la más alta expresión de la capacidad y la belleza.

Fidelio Ponce de León

 …pintura y poesía nacen de una misma matriz, aunque ambas crezcan por caminos propios.

Gabriela G. Azcuy

I

El arte, plantean los investigadores Luis √Ālvarez √Ālvarez y Juan F. Ramos Rico, ‚Äúes una modalidad especial de la cultura que se desarrolla ante todo como un lenguaje espec√≠fico en la que el conjunto de sus lenguajes est√©ticos se interrelacionan (la poes√≠a sirve de texto para la canci√≥n y el aria; la escultura se vincula con la arquitectura y la literatura se relaciona con el cine, el teatro, la danza, la pintura)‚ÄĚ[1]. Por su parte, la Doctora en Ciencias Filol√≥gicas Amparo Barrero Morell enfatiza en que ‚Äúel tema de las relaciones, influencias e interferencias entre las distintas artes, [‚Ķ] es un problema complejo‚ÄĚ[2] que cr√≠ticos, acad√©micos, entre otros especialistas, han intentado resolver desde diferentes perspectivas. O sea, estamos ante un campo de estudio vasto y diverso, en donde la relaci√≥n entre artes pl√°sticas y literatura, probablemente es el de m√°s quehacer investigativo.

En el universo de los estudios literarios cubanos, no pocos se han ocupado de revelar el intr√≠ngulis de los nexos entre ambos lenguajes expresivos. En la n√≥mina tenemos, por ejemplo, al escritor Jos√© Lezama Lima, miembro del Grupo Or√≠genes,[3] quien se interrogaba, en el libro La cantidad hechizada (Letras Cubanas, 2010), sobre: ¬ŅQu√© br√ļjula adoptar para la navegaci√≥n de poes√≠a y pintura cubanas en siglos anteriores?, desarrollando, en lo sucesivo, un sistema de pensamiento al respecto. Posteriormente el narrador y ensayista Reynaldo Gonz√°lez, con Lezama Lima: el ingenuo culpable (Letras Cubanas, 1994), escudri√Īar√≠a lo derivado de ese cuestionamiento a partir, sobre todo, de an√©cdotas personales del autor de Paradiso, que arrojan luces acerca de las m√ļltiples reflexiones,¬† enfoques y definiciones que tuvo acerca de un fen√≥meno conocido, entre otros nombres, como intertextualidad y transposiciones.[4]

Resulta oportuno destacar, que otros origenistas igualmente buscaron explicaciones a las relaciones pl√°stico-literarias, de lo cual da fe el poeta, narrador y ensayista matancero, ensayista Aram√≠s Quintero en El tiempo y el grabado en la poes√≠a de Eliseo Diego, donde particulariza en la producci√≥n po√©tica del Premio Nacional de Literatura (1986), y el reflejo de ese g√©nero de las artes pl√°sticas. Roberto M√©ndez Mart√≠nez, tambi√©n ensayista ‚Äēy poeta‚Äē, estudioso de diversos procesos relacionados con la poes√≠a insular, y conocedor de los aportes del citado grupo,[5] de cuya membres√≠a salieron otros premios nacionales de literatura como Cintio Vitier (1988) y Fina Garc√≠a-Marruz (1990), publicar√≠a el art√≠culo ‚ÄúLas Artes Pl√°sticas en la poes√≠a de Fina Garc√≠a-Marruz‚ÄĚ, [6] en el cual repasa la fecunda confluencia que establece la poetiza entre su discurso po√©tico y las artes pl√°sticas, en los poemas Transfiguraci√≥n de Jes√ļs en el Monte, ¬†Ama la superficie casta y triste y El retrato de Ponce.

Las referencias anteriores manifiestan el inter√©s por explicar estas relaciones, y que las mismas constituyen un √°rea abierta a diversas indagaciones. M√©ndez Mart√≠nez, sabiendo la necesidad de dirigir las miradas hacia ese punto, escribir√≠a, que ¬†‚Äúel nexo que se establece entre la literatura y la pl√°stica, espec√≠ficamente entre poes√≠a y pl√°stica, en la cultura cubana [a√ļn] han sido muy pocos estudiados, a pesar de la riqueza manifestada por ellos en la historia del arte insular‚ÄĚ.[7] ¬†No es de extra√Īar entonces que en rese√Īas, art√≠culos y ensayos disponibles, fundamentalmente, en las revistas culturales,[8] palpiten los actuales derroteros acerca del tema. Estos trabajos convergen, de un modo u otro, en que la pl√°stica como dominio del espacio y la poes√≠a como dominio del tiempo ‚Äúcoquetean‚ÄĚ desde complejos sistemas simb√≥licos, para dar material creativo a los ‚Äúpoetas gr√°ficos‚ÄĚ, cultivadores de la denominada pintura escrita o literatura de la pl√°stica.

Cualesquiera sean los apelativos, lo primordial en ellos es que no se desvirt√ļa la esencia de ese tipo de creaci√≥n, con las se que llega a describir caracter√≠sticas puntuales de obras y autores de la pl√°stica, a trav√©s de im√°genes (alegor√≠as) para emitir respuestas emocionales: ‚Äúrecurso sumamente √ļtil ya que le permite al autor agregar profundidad y textura a su obra, en forma similar a como un escultor agrega niveles de refinamiento a su estatua‚ÄĚ,[9] Esta tesis, de conjunto con los criterios hasta ahora abordados, servir√°n de pre√°mbulo para vislumbrar tales convergencias en la poes√≠a contempor√°nea santiaguera, heredera de la rica tradici√≥n literaria, de la isla y la regi√≥n, por donde desfilan el dibujo, la escultura, la pintura, el grabado, el retrato, entre otras t√©cnicas.

II

Poetas de generaciones y √©pocas diferentes nacidos Santiago de Cuba, pueden catalogarse como poetas gr√°ficos si leemos atentamente algunos de sus textos, pues salta a la vista el cultivo de esta manera de canalizar sus inquietudes a trav√©s de la poes√≠a. En apretad√≠sima s√≠ntesis:[10] Manuel J. Rubalcaba (1769‚Äď1805): A Nise bordando un ramillete; Jos√© Mar√≠a Heredia (1803-1839): En un retrato. Del autor proscripto‚Ķ);[11] Jos√© Manuel Poveda (1888‚Äď1926): La Estatua y Ante el retrato de Madame A.D;[12] Efra√≠n Nadereau (1940);[13] Jes√ļs Cos Causse (1945-2007): Retrato al √≥leo, El pincel y el pintor y[14] Elogio y eleg√≠a a una mujer;[15] Antonio Desquir√≥n (Santiago de Cuba, 1946): Fra Giovanni da Fi√©sole decora el landhuis Cenepa;[16] Jos√© Orp√≠ Gal√≠ (1953): Un pincel para Frida Kahlo;[17]

tomada del blog la isla y la espina

Y dos exponentes, de los nacidos despu√©s de los a√Īos 60¬ī del pasado Siglo XX: Frank Dimas Fuentes Danger (1966): Para el fantasma de Van Gogh en el camino y Dimas mirando un cuadro de Gaugu√≠n.[18] Y ¬†Reinaldo Cede√Īo Pineda (1968) con Toulouse‚ÄďLautrec e ¬†Intermezzo para Fidelio Ponce de Le√≥n,[19] este √ļltimo asumido como objeto de an√°lisis en el presente trabajo, debido a que en √©l, claramente, dialogan dos m√©todos, considerados substanciales para exponer y desarrollar una composici√≥n po√©tica de esta naturaleza: el biogr√°fico (indagando en la vida del artista, conocer de su obra y elementos anecd√≥ticos) y el iconogr√°fico (estudiando las im√°genes y los elementos que se derivan de la obra).[20] ¬†

Brevemente, la obra de Cede√Īo posee caracter√≠sticas que la hacen cercana a la est√©tica de la denominada, por el investigador literario Virgilio L√≥pez Lemus, promoci√≥n Juvenil; poetas nacidos entre 1959 y 1975, de la que L√≥pez Lemus destaca, de Santiago de Cuba, a Reynaldo Garc√≠a Blanco y Teresa Melo Rodr√≠guez. Es una promoci√≥n ‚Äúdonde la palabra y musicalidad dentro del texto cobrar un inter√©s valioso inter√©s experimental. [‚Ķ] es muy nutrida [‚Ķ] lectores de mucha poes√≠a europea [y de otras latitudes] leen lo que est√° sucediendo en el mundo [y Cuba] entre las cercan√≠as de las artes visuales, [‚Ķ];‚ÄĚ [21] he ah√≠ algunas claves para acceder a Intermezzo‚Ķ

Pinta el oto√Īo, Fidelio, pinta un pez ocre y el/Pulm√≥n que te falta. Puerto Pr√≠ncipe parece una/ campana, un vaho de letan√≠a; las beatas se/cuelgan del rosario. / Fidelio, pinta una mancha blanca, una c√≥lera/helada. Pinta un ni√Īo en penumbra, pinta detr√°s/de un cuadro de Academia, pinta por la/ comida, pinta todos los a√Īos extraviados. / Fidelio tiene la oreja intacta, pero sangra. /En su sombrero cobij√≥ el amanecer, sus manos/son dos surcos su nariz una daga. /Un espectro de luz en la pared, Fidelio Ponce de Le√≥n/ un pulm√≥n que nos falta.

Construido en 13 versos y cuatro estrofas, el poema gravita en torno a la recapitulaci√≥n de la vida y obra del pintor cubano, de la primera mitad del siglo XX, Fidelio Ponce de Le√≥n (Camag√ľey, 1895‚ÄďLa Habana, 1949). Lo presenta rodeado en una aureola rom√°ntica, conform√°ndose una imagen de ida y vuelta propia del alimento literario, asimismo de la pl√°stica. ¬†Intencionalmente el pintor es definido como un pulm√≥n que nos falta, por la ponderaci√≥n que primar√° en la simbiosis pintor (humano)‚Äďobra, necesidad de un acercamiento (conocimiento) para el receptor (lector). Por ello, en el poema se introduce y pone √©nfasis en el drama humano: estados mentales, inquietud, preocupaci√≥n, goce, perplejidad y c√≥lera. As√≠ el lector entra en consonancia con el drama del pintor, marcado por los avatares de la √©poca que le toc√≥ vivir y por la enfermedad (tuberculosis), que se reflejar√≠a como una constante en su obra pict√≥rica, la cual puede resumirse como, ‚Äú√≥leos muy empastados, lechosos, figuras alargadas y poco definidas (monocromatismo), ciertas abstracciones, temas melanc√≥licos relacionados con enfermedad, muerte y religi√≥n‚ÄĚ,[22] que no eran para √©l temas literarios.

La l√≠nea dram√°tica, que tiene por asunto el conflicto humano, se va observar en Intermezzo‚Ķ ¬†como elemento conmovedor. Debe destacarse adem√°s, a prop√≥sito de Alfredo Ram√≥n Jes√ļs de la Paz Fuentes Pons (nombre real de Fidelio), que ese halo casi m√≠tico, que en torno al mismo ‚Äďy su obra- se gener√≥, sirvi√≥ de inspiraci√≥n, con anterioridad, a poetas de la talla Nicol√°s Guill√©n, Fina Garc√≠a Marruz, Eliseo Diego y Cintio Vitier. En el caso del Fidelio de Guill√©n, poema que aparece en el libro La Rueda Dentada,[23] hay solo una devoluci√≥n al ser f√≠sico del pintor. ¬†Mientras que Fina Garc√≠a, Eliseo Diego y Cintio Vitier llegar√≠an a caracterizar a Ponce, a trav√©s del motivo de un retrato que el propio pintor realizara a la persona de la Garc√≠a-Marruz, empe√Īados en el desciframiento del texto visual a partir de la resonancia afectiva y las interrogantes filos√≥ficas, que despertaba el retrato en cada uno de ellos.[24]

Los textos po√©ticos de estos escritores, establecen otros referentes imprescindibles para entender a Intermezzo‚Ķ, en cuanto a lecturas de aspectos necesarios para desdibujar los nexos art√≠sticos. Quiz√° uno de los nexos m√°s llamativos es que Fidelio, por los a√Īos 30 del siglo XX, asisti√≥ a las tertulias literarias del doctor Emilio Rodr√≠guez Correa, coleccionista de arte y gran amigo del pintor en vida de este,[25] ¬†por lo que se infiere que el mundo literario no le fue, en absoluto, ajeno, como no lo fue para muchos otros artistas pl√°sticos de la √©poca.

Aunque del autor de Tuberculosis no constan publicaciones u otros referentes afines, el √ļltimo proyecto literario de Guy P√©rez Cisneros,[26] amigo del pintor, tribut√≥ a compilar los pensamientos de Ponce ordenados, para su publicaci√≥n, en diez cap√≠tulos, que van desde el artista visto por s√≠ mismo, su inspiraci√≥n, Dios, hasta pensamientos sobre m√ļsica (un arte por el que tuvo singular apego). De pintura y poes√≠a se accedieron solo a los dos que fungen como exergo en este art√≠culo, una suerte de revelaciones para ahondar en el poema Intermezzo‚Ķ¬† Su poes√≠a, a saber, permanece in√©dita al igual que su epistolario y refranes, empe√Īo del propio Cisneros que aseguraba que los amigos del pintor ‚Äúmuy pronto recibir√≠an noticias sobre este particular‚ÄĚ. [27] ¬†

P√©rez Cisneros enfatizaba que Ponce, ‚Äúes el √ļnico de nuestros pintores que consigue ponernos cara a cara con la muerte y con el tiempo‚ÄĚ,[28] por lo que no caben dudas que en su obra se encierran ya determinados motivos ‚Äúrecurrentes‚ÄĚ de la poes√≠a. As√≠ Cede√Īo Pineda realiza con Intermezzo‚Ķ su propio ‚Äúcuadro escrito‚ÄĚ del artista, incorporando y recontextualizando, a trav√©s del discurso po√©tico, tres obras pict√≥ricas emblem√°ticas: Las Beatas, Tuberculosis (1934) y Ni√Īos (1938), trilog√≠a donde se sustenta, seg√ļn los cr√≠ticos, el peso de la obra de Ponce.

Inicialmente el poema muestra una transici√≥n simb√≥lica, que parte del motivo del oto√Īo (situaci√≥n atmosf√©rica), conect√°ndose sucesivamente con alusiones a los tonos y a los colores que corporizan la existencialidad lacerante del pintor: Pinta el oto√Īo, Fidelio, pinta un pez ocre y el/ pulm√≥n que te falta/‚Ķ pinta una mancha blanca, una c√≥lera/ helada. Pinta un ni√Īo en penumbra‚Ķ ¬†El oto√Īo, como recurso po√©tico, se utiliza en el verso para introducir el tiempo (situaci√≥n temporal), en tanto razonamiento sobre el misterio que implica esta estaci√≥n para el hombre. Este tiempo en Intermezzo‚Ķ lleva cuotas del pasado y el presente (viaje de ida y vuelta), y¬† aboga por un coloquio (a)temporal donde la palabra pinta, imperativa dentro del poema constituir√° la respuesta ‚Äēsimb√≥lica‚Äē del pintor, con los c√≥digos propios de su conglomerado creacional, denotando una acci√≥n comunicativa que a su vez es la acci√≥n posible para su mundo. ¬†

El modo que se utiliza para ¬ī¬īdialogar‚Äô‚Äô con el sujeto l√≠rico (el pintor), es significativo en tanto no se comprende a este desaparecido. Se le trasmite seguridad para continuar con su creaci√≥n pues Ponce, incomprendido por muchos, tuvo una ejemplar dedicaci√≥n al arte, de una lucha ‚Äútriunfante‚ÄĚ contra la miseria, la enfermedad y la academia.[29] ¬†De √©l se dijo que pintaba con desprejuicios t√©cnicos y motivos de tradici√≥n cl√°sica con estilo vanguardista y fueron sus obras enigm√°ticas y m√≠ticas. ¬†La atm√≥sfera irreal, matizada por los colores oto√Īales, ser√° su sello en contraste con otros creadores que para la √©poca (d√©cada de los a√Īos 30 y parte de la d√©cada de los 40 del pasado siglo XX) se afanaban por expresarse mediante un ‚Äúcolor cubano‚ÄĚ. Ponce hace suya una pintura sin color, con la que logra sus obras m√°s elocuentes y que el poeta como ‚Äúgraf√≠a‚ÄĚ no desde√Īa y le da seguimiento hasta la √ļltima estrofa: espectro de luz en la pared.

La insistencia en la palabra pinta, extrapolada al contexto de Ponce, se enarbola como una filosof√≠a de resistencia y de fuga a sus horizontes imaginarios, a la lucha del pintor, entre otros cap√≠tulos, contra la corriente acad√©mica en las artes pl√°sticas cubana de su tiempo: pinta detr√°s/ de un cuadro¬† de Academia, un contenido¬† que se constata a trav√©s del testimonio del propio pintor en el que se define esta ‚Äúcruzada‚ÄĚ creativa: ‚ÄúEn mi adolescencia [‚Ķ] fui el primero en combatir a la academia, [‚Ķ]: con mis obras echadas de dentro y afuera y trazadas con las l√≠neas de mi esp√≠ritu, trataba de romper, de aniquilar toda forma carcomida de la mediocridad‚ÄĚ. [30]

A pesar de los detractores, el vagabundeo, la inestabilidad y el alcoholismo, predomin√≥ en √©l el talento, que lo llev√≥ a exponer en importantes salones nacionales e internacionales. Pudo conocer y compartir adem√°s con pintores como Wilfredo Lam, Servando Cabrera, Carlos Enr√≠quez, Amelia Pel√°ez, por solo citar algunos. La dimensi√≥n conmovedora y sui g√©neris de Ponce contribuy√≥ a penetrar en el importante c√≠rculo de creadores de la pl√°stica de la primera mitad del siglo XX. Incluso Servando Cabrera Moreno, en ocasi√≥n de visitar una exposici√≥n en el Capitolio qued√≥ absorto frente a un cuadro de √©ste expresando que ‚Äúla pintura era algo m√°s de lo que yo estaba haciendo‚ÄĚ.[31] Se desconoce cu√°l fue la obra que afect√≥ el ojo avezado de Servando, pero con los ejemplos del poema, utilizando la hol√≠stica en la comprensi√≥n del fen√≥meno art√≠stico, se pueden ilustrar algunos hechos trascendentales del imaginario de Ponce.

En Ni√Īos, una de las piezas m√°s conocidas y apreciadas del pintor, los personajes, aparentemente, se presentan como si habitaran en otra dimensi√≥n, envueltos en una atm√≥sfera de irrealidad. En Intermezzo‚Ķ encontramos a un ni√Īo en penumbra, detalle de singular referencia que adquiere una dimensi√≥n altamente sensible y de significativa importancia sujeta a dos posibles variables desprendidas de un r√°pido bosquejo biogr√°fico: el Ponce profesor de pintura de ni√Īos pobres en sus andares y el Ponce ni√Īo en su tierra natal.

La segunda variable puede ser an√°loga con la obra Ni√Īos, en la que Cede√Īo Pineda, al plasmar el nombre de Puerto Pr√≠ncipe en la primera estrofa del poema, deja entrever un mensaje que conlleva a otras b√ļsquedas, sino todo quedar√° a medias.¬† Tal es as√≠ que ese Puerto Pr√≠ncipe que parece una campana, / un vaho de letan√≠a, en la obra de Ponce, seg√ļn estudiosos de su vida y obra, es el lugar que ‚Äúse revela como factor mod√©lico de comportamiento regional, pero indiscutiblemente de repercusi√≥n nacional: la cultura camag√ľeyana‚ÄĚ.[32] Y si de analog√≠as se trata, entre el Fidelio de Cede√Īo y el de Guill√©n hay una comuni√≥n en ese sentido: al Fidelio de Guill√©n lo buscaban un s√°bado del siglo XVI nada m√°s y nada menos que en Camag√ľey, ‚Äúporque Ponce de Le√≥n ha llevado de √©l, como el m√°s firme equipaje, una incalculable fantas√≠a para la lectura y escritura de los m√°s profundos e √≠ntimos mensajes‚ÄĚ.[33]

De la mano Marcos Antonio Tamames Henderson, investigador camag√ľeyano, nos llega una referencia acerca de lo que puede ser ese ni√Īo en penumbra (a prop√≥sito con el desciframiento de los mensajes del texto po√©tico) cuando se alude al mundo infantil de Fidelio Ponce, desde lo externo, lo social, inmerso en una conservadora y tradicional familia de esa tierra, heredera del m√°s aut√©ntico catolicismo en Cuba:

Con tan solo 8 a√Īos, tras la muerte de su madre y un infructuoso intento de relaci√≥n con su madrastra, Fidelio Ponce se distanci√≥ de su padre, quien cubr√≠a las cr√≥nicas religiosas en la prensa local, y pas√≥ a vivir con sus t√≠as [quiz√°s las beatas que cuelga del rosario], solteronas de fuerte religiosidad y vida introspectiva, quienes no dudar√≠an en inscribirlo en las Escuelas P√≠as, espacio que termin√≥ por marcar en √©l un mirar franciscano al entorno.[34]

La religiosidad se sumar√°, indisolublemente, a lo subjetivo de Ponce, quedando evidenciada desde la aprehensi√≥n de su experiencia infantil. ¬†El amor a Dios, en una parad√≥jica manera de materializarlo en su adultez, lo llev√≥ a la convicci√≥n que la inspiraci√≥n para sus cuadros estaba tomada de su mundo interior, del mundo de Jehov√° y el mirar franciscano del entorno, herencia familiar, justifica la menguada econom√≠a a la hora de vivir de sus cuadros, sobre todo los retratos, que seg√ļn √©l le permit√≠an vivir hasta los hombros, pero lo dem√°s le permit√≠a vivir hasta el m√°s all√°.[35] O sea, la posteridad que siempre busc√≥, un √≠tem socr√°tico de sobrevivir a la propia muerte.

Ponce hizo suyo el adagio popular que los locos y los ni√Īos dicen la verdad y lleg√≥ a firmar algunas sentencias o reflexiones donde se catalogaba como ‚ÄúEl Loco Ponce‚ÄĚ. La penumbra es una de sus verdades (las art√≠sticas y las vividas); la locura, otro estado de creaci√≥n que en la met√°fora del poema se le relaciona con un icono de la pintura universal, Van Gogh: Fidelio tiene la oreja intacta pero sangra‚Ķ/ En su sombrero cobij√≥ el amanecer, sus manos dos surcos, su nariz una daga.

De pronto el pintor cubano se transfigura y se hace partícipe de las características de un análogo cultural, de un sujeto simbólico fundamental de las artes plásticas y la cultura universal.  Fidelio se entrevé entonces como nuestro Van Gogh tropical, recurriendo a un apelativo más idóneo, que a través de la función tropológica de esta parte volvemos a la fuerte lucha Contra la Academia propuesta con anterioridad.

Este recurso en el poema lleva a otras lecturas como, puntualizar en el sustrato cultural general requerido para enfrentar textos con dichos nexos.  Van Gogh, como artista, perteneció a una generación de pintores seguidores del Impresionismo, movimiento pictórico francés de finales del siglo XIX que apareció como reacción contra el arte académico. El movimiento impresionista, un arte de vanguardia, es considerado el punto de partida del arte contemporáneo mundial, de ahí que Ponce signifique un punto de partida, referente a técnicas pictóricas, para el arte contemporáneo cubano.

Los impresionistas, en contraposici√≥n con el academicismo franc√©s, llevaron la pintura al aire libre y los temas de la vida cotidiana a un punto significativo. Y aunque estos y los postimpresionista, como Van Gogh, estuvieron muy influidos por la vivacidad del colorido, hecho art√≠stico ajeno para los cuadros de Ponce, la intenci√≥n en el poema est√° m√°s bien dirigida a legitimar los postulados de la vanguardia. Con la ‚Äúoreja sangrante‚ÄĚ el poeta proporciona a Ponce otro itinerario, de los muchos que imaginariamente sigui√≥, esta vez como disc√≠pulo o compa√Īero del holand√©s, quiz√°s en el so√Īado Taller del mediod√≠a,[36] enfatiz√°ndose que con estos itinerarios se recalca el car√°cter de ‚Äúcaminante‚ÄĚ de Ponce, que dec√≠ase adem√°s del linaje del El Greco y pariente de un pintor europeo de apellido Henner, que seg√ļn √©l hab√≠a sido su abuelo.

Todo ello resulta ilustrativo para la batalla precisamente que Fidelio libr√≥ contra el academicismo cubano y contra aquellos que devaluaban su obra, a√ļn cuando desde su fuero interno se sent√≠an atra√≠dos por la magnificencia y espiritualidad del ocre m√≠stico, y en consonancia se nos remite (en la doble lectura) al violento enfrentamiento de Van Gogh con otro grande de la pintura universal: Paul Gauguin; resultado por lo cual se cercen√≥ la oreja. ¬†

El poeta, dramaturgo, novelista y actor francés Antonin Artaud, proclamaba que van Gogh no era loco, pero que sus cuadros mezclas incendiarias, bombas atómicas, cuyo ángulo de visión, comparado con el de todas las pinturas que hacían furor en la época hubiera sido capaz de trastornar gravemente a la burguesía dominante.[37] Fidelio también padecía de una locura justificada. Y Si Van Gogh se coronaba el sombrero con velas para pintar paisajes naturales, Fidelio no se separaba de su sombrerón, una extensión de sus pensamientos, para visualizar sus temas cotidianos e íntimos, viendo llegar e irse las horas, cobijando el amanecer cual fenómeno de la iluminación personal.

III                            

A modo de conclusi√≥n, con Intermezzo para Fidelio Ponce de Le√≥n, se denota las posibilidades que estos textos ofrecen para los estudios de y sobre poes√≠a en el territorio santiaguero. Con √©l se corrobora la armon√≠a entre las est√©ticas del lenguaje visual (como medio de conocimiento y reflejo de la realidad expresiva). Y el literario (donde el escritor afirma ‚Äēo niega‚Äē y expresa emoci√≥n personal para reflejar un hecho real o ficticio), en funci√≥n y sentido de lo traslaticio, simb√≥lico, sugestivo, sugerente e imaginativo. Da cuentas de los empe√Īos por revisitar las artes pl√°sticas (extensivo a otras artes), desde la apoyatura que ofrece la coexistencia fenomenol√≥gica de la contemporaneidad, que amalgama y exige del creador (los creadores) miradas criticas y m√ļltiples, para tributar expeditamente a la construcci√≥n del tejido cultural.¬†

El poema es un replanteo del simbolismo pictórico y personológico del pintor, sin traicionar la organización ideológica del sistema que le dio origen. El resultado de estas asociaciones, por sobre todas las cosas, es reflejar el espíritu del ser humano, lugar donde los matices psicológicos, cual recursos literarios, ofrecen las mejores perspectivas a la hora de producirse el intercambio, redescubrimiento, entre otros aspectos, los colores propios en las creaciones de Fidelio.  

 

NOTAS Y REFERENCIAS BIBLIOGR√ĀFICAS

[*]Reinaldo Cede√Īo Pineda. Poeta y periodista. Miembro de la UNEAC y de la UPEC. ¬†Obstenta importantes premios como el Nacional de Periodismo Cultural (prensa escrita), 1998 y 2001; el de Cr√≠tica de Artes Pl√°sticas Santiago de Cuba 2004; 26 de Julio, Uni√≥n de Periodistas de Cuba, 2000 y 2012; Caracol, UNEAC, 1999, 2002 y 2004 y el Hermanos Loynaz de poes√≠a en Pinar del R√≠o, en 2011. Colaboraciones suyas aparecen, entre otros peri√≥dicos, en el Juventud Rebelde, Tribuna de La Habana y Sierra Maestra, as√≠ como en las revistas Revoluci√≥n y Cultura, Bohemia, Del Caribe, Sic, Mujeres y El Caim√°n Barbudo. Entre sus libros publicados se destacan Nadie se llama tristeza (Ediciones Inspiraci√≥n, 1997); Son de la loma. Los dioses de la m√ļsica cantan en Santiago de Cuba (Editorial Musical de Cuba, 2002); Cartas a Saturno. Dulce Mar√≠a y Flor Loynaz (Ediciones Santiago, 2003); A capa y espada, la aventura de la pantalla (Fundaci√≥n Caguayo/Editorial Oriente, 2011); El hueso en el papel (Periodismo literario. Editorial Oriente, 2011); Poemas del lente (Ediciones Loynaz, 2012) y La edad de la insolencia (Ediciones Caser√≥n, 2013). Es creador del blog La Isla y la Espina y del Concurso Nacional de Promoci√≥n de la Lectura, Caridad Pineda in memorian. Conduce adem√°s la pe√Īa literaria P√°ginas Abiertas. ¬†

[1] Lu√≠s √Ālvarez √Ālvarez¬† y Juan Francisco Ramos Rico: Circunvalar el arte. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2003, p. 61.

[2] Amparo Barrero Morell: Julián de Casal y la transposición de las artes. Editorial Oriente,1995, p.4

[3] El Grupo Orígenes (1944-1954), nucleado en torno a la revista Orígenes, cuyos miembros asumieron el encargo de construir el canon de la poesía cubana, tuvo una particular inclinación hacia el tema de las relaciones artísticas así como por sus aportes a la cultura nacional desde discusiones sobre arte y nacionalismo, nacionalismo literario e historia política.

[4] La intertextualidad, b√°sicamente, es la relaci√≥n entre textos escritos u orales. Sin embargo, algunos consideran que lo intertextual va m√°s all√° de esta visi√≥n, ya que los textos son ideas que viajan, metamorfoseadas o transfiguradas, de una obra a otra.¬† El escritor Franz Kafka, dec√≠a que las ‚Äúideas‚ÄĚ est√°n all√≠, en el aire, para todos, y alguien tiene la suerte, pero la vista de apropiarse de alguna. Por ejemplo, la obra pl√°stica (Entendida como texto objeto de lectura. Un texto cultural si se prefiere) contiene ideas de las que se apropia, en un determinado momento, el escritor.

Las transposiciones, seg√ļn definici√≥n del historiador de literatura hispanoamericana Ivan A. Schulman, son pr√°cticas escriturales, caracterizadas por transferencias de t√©cnicas asociadas com√ļnmente con la pintura, o en otros, de ‚Äútraducciones‚ÄĚ verbales ‚Äēnarraciones descriptivas‚Äē en las que se intenta fijar en el arte literario lo que se hab√≠a dado antes en la creaci√≥n pl√°stica. ¬†Sobre esto consultar art√≠culo ‚ÄúLa vida es la ancha arena: de la pintura a la poes√≠a, ‚Äú(Disponible en http://epoca2.lajiribilla.cu/2002/n49_abril/1266_49.html), a prop√≥sito de un an√°lisis de las transposiciones en la poes√≠a de Jos√© Mart√≠.

[5] Roberto Méndez. La dama y el escorpión. Editorial Oriente, 2000.

[6] Disponible en el sitio digital CUBARTE, martes, 14 de Mayo, 2013.

[7] Roberto Méndez. Ob.Cit, p.27.

[8] En nuestro pa√≠s estas, seg√ļn el Catalogo Nacional de Publicaciones Seriadas 2010-2011, entre impresa y digitales, superan el centenar y se clasifican en art√≠sticas-literarias y tem√°ticas.

[9] Tomado de la enciclopedia libre Wikipedia.

[10] Otras figuras que ameritan mencionar son Richard Bruff Bruff, quien fuera conocido como el poeta pintor. Y al que la Doctora Luisa M. Ram√≠rez Moreira le dedic√≥ un aparte en el libro Pintura Ingenua: reino de este mundo (Ediciones Catedral, 2001). As√≠ mismo, en el Gabinete Metodol√≥gico del Departamento de Historia del Arte de La Universidad de Oriente (UO) constan dos investigaciones sobre la combinaci√≥n del oficio de la ret√≥rica y el pincel en los artistas Luis Nov√ļa y Eduard Encina Ram√≠rez. Refi√©rase a ‚ÄúLuis Nov√ļa‚ÄĚ maestro y continuador de la caricatura en Santiago de Cuba (UO, 2003) de Yudelkis Cala√Īa Guevara y Poes√≠a y pintura un universo est√©tico en la obra de Eduard Encina Ram√≠rez (UO, 2005) de Yaneiquis Sotomayor.

[11] José María Heredia: Poesías del ciudadano. Tomo I. Ediciones Toluca, México, 1832. , p. 51. (Fondos raros y valiosos Biblioteca Provincial de Santiago de Cuba Elvira Cape)

[12] √ďrbita de Jos√© Manuel Poveda. Instituto de Literatura y ling√ľ√≠stica de la Academia de Ciencias de Cuba, 1975.

[13] La obra de Efra√≠n Nadereau (Cubano nacido Hait√≠, 1940 pero inscrito en Santiago), es muy singular en este sentido y fue estudiada por el escritor Roberto Leliebre para el texto compilatorio Poes√≠a de Efra√≠n Nadereau. (Ediciones Santiago, 2010). En la p√°gina 61 dice Leliebre [‚Ķ] ¬ī¬īEn Nadereau la fiebre pict√≥rica es sustancial con su yo creativo, y a falta de oficio empez√≥ a sudarla a trav√©s de las palabras [‚Ķ].¬ī¬ī Para demostrarlo reuni√≥, para un cap√≠tulo, veinte poemas que constituyen una galer√≠a de lo m√°s representativo de la pintura del territorio: Adagio Ben√≠tez, Aguilera Vicente, Pedro Arrate, Lincon Camu√©, Ferrer Cabello, Pedro Jorge Pozo, Julia Vald√©s, Luis Nov√ļa y Carlos Carballo.

[14] Jes√ļs Cos Causse: Cr√≥nica del crep√ļsculo, p.31

[15] Jes√ļs Cos Causse: Concierto de Jazz. Editorial Oriente, 1994, pp. 37-38

[16] Antonio Desquirón Oliva: Vista aérea. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2010, pp.61-63

[17] José Orpí Galí: El encantador de serpientes Ediciones Santiago, 2001,  p. 13.

[18] Frank Dimas: Bajo Mundo. Ediciones Santiago, 2001,  pp. 49-51.

[19] Reinaldo Cede√Īo Pineda. Los corderos a la vista. Ediciones Santiago, 2005

[20] Otros poemas suyos tienen nexos con la pl√°stica, v√©ase Toulouse ‚Äď Lautre (Los corderos‚Ķp.14). ¬†Asimismo pone en relaci√≥n otras artes, ejemplo, Poemas del lente dedicado al cine.

[21] Virgilio López Lemuz. Oro de la crítica. Editorial Oriente, 2013, p.119.

[22] Fidelio Ponce de León En Galería Cubarte. Disponible en http://www.galeriacubarte.cult.cu/g_artista.php?item=129&lang=sp

[23] Nicolás Guillén: La rueda dentada. Ediciones Unión, La Habana, 1976, p. 44.

[24] Roberto Méndez Martínez: Op. Cit, pp. 41-42.

[25] Guy P√©rez Cisneros: ¬ī¬īPensamientos de Ponce.¬ī¬ī En Revista C√ļpulas. Instituto Superior de Arte. N√ļmero 13, 30 de marzo/2002, p. 57.

[26] Murió repentinamente mientras revisaba las pruebas de imprenta del mismo.

[27] Guy Pérez Cisneros: Op. Cit, p. 59.

[28] Tomado de Roberto M√©ndez Mart√≠nez: ¬ī¬īMuseo ideal. Sal√≥n independiente.¬ī¬ī En SIC¬† Revista Literaria y Cultural, No. 28, 2005, p. 8.

[29] Guy Pérez Cisneros: Op. Cit, p. 59.

[30] Ibídem, p. 61.

[31] Gerardo Mosquera: Exploraciones en la pl√°stica cubana. Editorial Letras Cubanas, Ciudad de la Habana, 1983, p. 92.

[32] Marcos Antonio Tamames Henderson. ¬ī¬īFidelio Ponce: pintor de vanguardia, insoslayable huella en la pl√°stica cubana.¬ī¬ī En¬† Revista Digital Senderos, www.ohcamaguey.co.cu [ s. n. p ]

[33]¬† √ćdem.

[34]. √ćdem.

[35] Guy Pérez Cisneros: Op. Cit, pensamientos 5 y 6, p. 62.

[36] En 1888 Van Gogh dejó París y se trasladó al sur de Francia con la esperanza de atraer allí a algunos de sus amigos y fundar con ellos un Taller que llevaría el nombre de Taller del Mediodía.

[37] Antonin Artaud: ¬ī¬īVan Goh el suicidio por la sociedad.¬ī¬ī En La Letra del Escriba, octubre 2006, No. 54, p.10.


Todo en la cultura es vital

Desde los mismos orígenes del periodismo como fenómeno de comunicación social, la cultura ha sido uno de sus campos temáticos de mayor interés.

¬†El concepto de periodismo cultural trasmit√≠a temas sobre literatura, m√ļsica, artes pl√°sticas, pero luego asumi√≥ la difusi√≥n de expresiones sobre historia, filosof√≠a y el pensamiento humano; medios que orientaron al periodista de hoy a asumir su rol de investigador, redactor y jerarquizador de la informaci√≥n cultural, desarrollando de esta manera competencias que le permitieron realizar un tratamiento period√≠stico adecuado de estos espacios.

Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y miembro de Honor de la AHS (tomada del peri√≥dico Trabajadores)

En la actualidad no existe revista, peri√≥dico, emisora radial o canal de televisi√≥n que no contenga una secci√≥n para la difusi√≥n de la actividad cultural, ya sea en espacios informativos o no. La especializaci√≥n de ‚Äúperiodismo cultural‚ÄĚ supone hoy nuevas formas de comunicaci√≥n que trascienda la mera divulgaci√≥n de las carteleras o las coberturas a las distintas manifestaciones art√≠sticas y sus eventos.

Las ganas de hacer, el esfuerzo individual, el sentido crítico y espiritual, el apoyo institucional y la  defensa de la imagen de la nación cubana son claves infalibles hacia un periodismo cultural capaz de generar los cambios necesarios desde el respeto al quehacer de los artistas.

Por lo que el periodista debe ser capaz de insertar a la población en toda la dinámica socio-cultural de la ciudad en la medida en que este sea capaz de recrearse y apreciar lo que les proponemos formando parte también de esos acontecimientos.

¬†El uso oportuno de la tecnolog√≠a y la gesti√≥n de proyectos con discursos cr√≠ticos son, sin dudas, las herramientas claves para conectar a ese p√ļblico con los productos culturales.

Yanetsy León González, coordinadora del III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ tomada de radio rebelde

En este sentido, la filial principe√Īa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en conjunto con la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Camag√ľey desarrollar√° el venidero 16 de junio, de manera virtual, el III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural, ocasi√≥n para el debate colectivo sobre la formaci√≥n del periodista cultural y de quienes asumen ese rol en los medios de comunicaci√≥n masiva.

Esta tercera edición propiciará el intercambio en las plataformas digitales sobre la ética y la responsabilidad social del periodista. Oportunidad ideal para resaltar el aprovechamiento necesario de las nuevas tecnologías frente a las limitantes del aislamiento social provocado por la Covid-19 y los retos y desafíos que ello supone para visibilizar el arte y a los artistas de Cuba en tiempos de pandemia.

¬†Adem√°s, se pondr√° ‚Äúsobre el tapete‚ÄĚ temas de inter√©s como la desaparici√≥n paulatina de los suplementos culturales en los semanarios cubanos o la inexistencia de espacios en los medios de comunicaci√≥n, tanto nacionales como en los regionales, para la confrontaci√≥n y el debate cultural.

El periodismo como práctica especializada en la divulgación, información y crítica de los productos culturales de una sociedad, debe tener en cuenta todos los modos en que se construye, se lee y se interpreta la cultura en todo su abanico de posibilidades.

Participantes del I Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ Tomada del Portal Cubarte

Al decir del Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y Miembro de Honor de la AHS, ‚Äútodo en la cultura es vital, un artista que no se autoeval√ļe, que no se enfrente a s√≠ mismo no llegar√° realmente a aportar mucho a la cultura, y es rol del periodista cultural ser un gestor de conocimiento para interpretar mejor la realidad desde una perspectiva cultural m√°s all√° de la b√ļsqueda de informaci√≥n‚ÄĚ.

Y es esta precisamente la esencia de un proyecto que con tres a√Īos de creado y organizado por la periodista camag√ľeyana y vicepresidenta de la filial camag√ľeyana de la AHS¬† Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, ‚Äúcontinua apelando a la integraci√≥n de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba y de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba‚ÄĚ.¬†¬† ¬†¬†


Forodebate: Tocar la cultura en tiempos de pandemia

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z los invita a participar en el forodebate Tocar la cultura en tiempos de pandemia¬†el pr√≥ximo 16 de junio a las 10:00 A.M, que tendr√° como invitados al escritor, periodista y cr√≠tico Pedro de la Hoz, vicepresidente de la UNEAC; al periodista y jefe de la secci√≥n cultural de Juventud Rebelde Jos√© Luis Estrada; a Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, reportera del peri√≥dico Adelante, de Camag√ľey, coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural en Cuba y M√°ster en Cultura Latinoamericana; y a Gloria Kreiman, periodista cultural, coordinadora de Comunicaci√≥n Digital de Gobierno de C√≥rdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicaci√≥n y miembro de la comisi√≥n directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

¬°Esperamos sus preguntas y opiniones!

 


Sobra farandulismo y falta an√°lisis

Por Pedro de la Hoz*

Una crisis sanitaria como la que estamos viviendo es tambi√©n, ya se sabe, una crisis econ√≥mica, social y cultural. La vida cultural en Cuba y el mundo se ha alterado. ¬ŅAlternativas? Han surgido. Si no puedes ir a un concierto, lo recibes en casa. Si no puedes ir a un museo, lo visitas desde casa. Si no puedes ir a un teatro, el teatro lo tienes en casa. Unas opciones son libres de pago, otras no. Unas cuantas plataformas digitales cobran. Unos cuantos servicios de streaming se hallan fuera del alcance si no cuentas con una tarjeta de cr√©dito.

Por otra parte, muchos artistas se han sentido estimulados a crear y compartir lo que tienen. Aplausos. Aunque sucede que no todo lo que crean y comparten por sí mismo vale. Sin ir muy lejos, entre nosotros he escuchado canciones loables y execrables, a poetas y poetacos. No bastan buenas intenciones. La creación y la difusión de la creación exigen rigor. El periodismo cultural en Cuba también exige rigor y no siempre ha sabido cribar entre lo esencial y lo accesorio, entre el grano y la paja. Sobra farandulerismo y falta análisis.

*Escritor, crítico de arte y periodista, Vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Premio Nacional de Periodismo Cultural José Martí

Poseedor de la Distinción Por la Cultura Nacional y fundador del suplemento Huella

———————————————————————————————————-

¬ŅPor d√≥nde andamos?

Por José Luis Estrada Betancourt*

El mundo cambió, ya no es el mismo. La COVID-19 nos ha obligado a reinventarnos, a buscar alterativas. También a que no seamos tan arrogantes, enfermos de poder, tan explotadores sin piedad del planeta. Por estos días nos vemos más solidarios, más dispuestos a cooperar, a propiciar la unión.

Los efectos de la pandemia y sus repercusiones sanitarias, humanas y econ√≥micas, ha sido enormes. Y no obstante, desde el inicio de la pandemia, no ha habido un d√≠a en que no haya habido un concierto, una pintura, una representaci√≥n teatral, un libro que nos invita a leer… Pero a veces pareciera que buena parte del periodismo cultural que se realiza bajo estas complejas circunstancias, no se ha enterado de por d√≥nde andamos. Sigue aferrada, por ejemplo, a las notas informativas que poco aportan, que se quedan en el lead, como si no existieran otros g√©neros. Las entrevistas son apenas frases entrecomilladas que no permiten llegar al protagonista, descubrirlo, saber c√≥mo piensa, c√≥mo vive, c√≥mo crea; sentir su respiraci√≥n.

Este es un momento que se hubiera prestado perfectamente para darle un buen impulso el periodismo hipermedia, para explotar al máximo sus posibilidades, para establecer nuevas rutinas productivas. Para internar parecernos más a esos intelectuales y artistas, a sus procesos creativos, que constituyen nuestra razón de ser.

Que poco a poco la sociedad cubana se haya ido informatizando ha posibilitado que nuestros creadores no se hayan dejado dominar por la inactividad, por la angustia. Hace unos d√≠as, Ulises Rodr√≠guez Febles, el destacado dramaturgo, investigador y guionista matancero, nos llamaba la atenci√≥n: ¬ęsi revisamos la labor de los m√ļsicos cubanos en tiempo de pandemia, encontraremos en las p√°ginas digitales la creaci√≥n inquieta de quienes no cesan en la reclusi√≥n, sino que se han reactivado ante la pausa. (…) Creo que si algo positivo ha tenido la etapa pand√©mica, es el espacio de reflexi√≥n, la activaci√≥n creativa, la lucha psicol√≥gica y est√©tica de nuestros artistas, utilizando los c√≥digos y lenguajes del audiovisual, algunos con mayor eficacia que otros; pero siempre en lucha contra el silencio y la inercia¬Ľ. Al periodismo cultural cubano le toca jerarquizar y acompa√Īar mucho m√°s esos y otros tantos procesos que han ayudado a salvarnos.

 

*Periodista, crítico de arte, editor. Jefe de la Redacción Cultural del Periódico Juventud Rebelde

———————————————————————————————————————-

Memoria de nuestro tiempo

Por Yanetsy León González*

Parec√≠a que tendr√≠amos un a√Īo sin desdichas, a pesar del signo de a√Īo bisiesto. En marzo varios j√≥venes recib√≠amos las buenas energ√≠as del segundo Taller de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena. Est√°bamos en La Habana, entusiasmados con el programa del evento, cuando se diagnostic√≥ el primer caso positivo a la COVID-19 en Cuba.

Generar contenidos desde la casa no ha sido un reto dif√≠cil, gracias a la creatividad y a la astucia de los artistas, actores de una zona de la cultura que sigue siendo la mayor privilegiada por el periodismo cultural. Claro, la vida online ha condicionado la jerarqu√≠a de la agenda medi√°tica, y por ende, la desventaja para quienes no asoman como quisieran en el ecosistema digital. Eso agudiza el problema contempor√°neo de valer seg√ļn la hiperconectividad.

Pero m√°s all√° del hecho art√≠stico, la pandemia ha subvertido en nuestras narices asuntos que no hemos abordado lo suficiente como la fragilidad como individuos en las sociedades telem√°ticas. Si antes se√Īal√°bamos como desarraigo afectivo la b√ļsqueda por la web del contacto humano, ahora esa relaci√≥n adquiere otros matices.

Un planteamiento reiterado en las ediciones del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural ha sido el ejercicio de la crítica. En pleno aislamiento social pudiera enfocarse en la programación televisiva y en las llamadas ofertas de las redes sociales. He ahí otro terreno por aprovechar pues circulan imágenes falsas y superficiales que refuerzan la llamada era del vacío.

La urgencia de ahondar en los procesos de significaci√≥n de la realidad sigue siendo un cometido del periodista cultural, reafirma la importancia de la formaci√≥n y de la investigaci√≥n. En ese sentido, me alienta mucho este espacio de discusi√≥n impulsado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la Uni√≥n de Periodistas de Cuba para no perder las coordenadas de la br√ļjula profesional.

Olvidé contar que de La Habana regresé a mi casa muerta de miedo el sábado 14 de marzo, Día de la Prensa Cubana. Recuerdo como ayer el lunes inmediato cuando la directora de mi periódico nos citó para las precisiones de la nueva etapa. Hoy se cumplen tres meses que no veo la redacción del Adelante, pero no he dejado de salir en el impreso ni de alimentar su versión digital porque desde entonces teletrabajo. El periodismo sigue siendo para mí una clave de felicidad y un puente para ser memoria cultural de nuestro tiempo.

*Periodista en el peri√≥dico Adelante, de Camag√ľey. Coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural. M√°ster en Cultura Latinoamericana.


Dificultad y aprendizaje

Las particularidades en la cultura y su comunicación durante la pandemia de Coronavirus en Córdoba, Argentina.

Por Gloria Kreiman*

La pandemia de Coronavirus ha afectado todos los aspectos de nuestras vidas en casi todos los lugares del mundo, incluyendo inevitablemente a la cultura, su producción, su consumo y su comunicación.

Córdoba, la segunda ciudad más grande de Argentina, no es una excepción en esto y sus expresiones culturales (que son muchas, variadas y muy valiosas) se han visto profundamente perjudicadas de diferentes maneras: desde el 19 de marzo estamos en aislamiento social obligatorio, con algunas actividades ya flexibilizadas, pero todavía con nuestros cines, teatros, museos y espacios artísticos cerrados.

Trabajo vinculada a la comunicación de la cultura en tres espacios diferentes de mi ciudad y quiero compartir algunas de las experiencias que se han despertado a partir de esta nueva realidad.

Mi principal ocupaci√≥n es la coordinaci√≥n de la comunicaci√≥n digital del Gobierno de la Provincia de C√≥rdoba, desde una agencia de publicidad. La pandemia, por supuesto, ha atravesado la estructura estatal en todos sus niveles, incluyendo a la cultura que en cualquier contexto es importante y trascendental pero en este lo es a√ļn m√°s: es uno de los sectores m√°s perjudicados y a la vez m√°s necesarios para mitigar, con entretenimiento y contenidos de calidad, los efectos psicol√≥gicos y emocionales del encierro y la incertidumbre.

Con este foco, el área de Cultura del Gobierno de Córdoba creó una serie de propuestas virtuales alternativas para ver desde casa durante el aislamiento: recitales, obras de teatro, lecturas, conferencias y charlas, recorridos de museos. Esto plantea dos grandes desafíos para nuestro trabajo de comunicación:

Por un lado, la virtualidad no resulta tan atractiva como disfrutar de estas cosas en persona, por lo que estamos multiplicando los esfuerzos por comunicarlas a trav√©s de contenidos creativos, impactantes, atractivos, claros, precisos y bien dirigidos a cada p√ļblico.

Por otro lado, una cuesti√≥n pr√°ctica: estamos, por primera vez, trabajando a distancia, cada uno desde su casa. Somos un equipo grande de dise√Īadores gr√°ficos, editores audiovisuales, programadores, productores, redactores, creativos, analistas pol√≠ticos, analistas digitales, planificadores de medios y pautas, directores de arte, coordinadoras.

Discutir, definir, coordinar, producir contenidos, chequearlos, aprobarlos, sin compartir el espacio físico, comunicándonos virtualmente, nos obliga a tener más paciencia, más flexibilidad horaria, más atención, más y más activos grupos de WhatsApp. Pero también nos ha llevado a reforzar nuestra solidaridad laboral y personal, nuestra empatía y nuestra predisposición al buen humor.

En segundo lugar, trabajo en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Fui responsable de Comunicaci√≥n y Relaciones Institucionales durante varios a√Īos y hoy soy miembro de su comisi√≥n directiva.

Abierto en el a√Īo 2001, el Cineclub ofrece desde ese entonces programaci√≥n de cine de calidad y alternativa a la comercial, cursos y talleres y una biblioteca/videoteca muy completa.

Funciona de manera mixta: es un espacio perteneciente a la municipalidad de la ciudad de Córdoba, pero es sostenido casi en su totalidad de manera independiente, por el trabajo de su Asociación de Amigos.

Al estar sin actividades, no hay recaudación alguna; por lo que está en peligro el sostenimiento del espacio, los sueldos de los trabajadores, el mantenimiento de los equipos y el edificio.

Para tratar de evitar que el espacio se cierre, pusimos en marcha la modalidad virtual de los cursos y talleres y lanzamos un bono anticipado con el cual la gente compra un ‚Äúpaquete‚ÄĚ de entradas de cine, descuentos para los cursos y acceso a la biblioteca/videoteca, y puede usarlo a partir del momento que quiera, cuando reabra el Cineclub.

Por supuesto que para todo esto, la comunicaci√≥n es fundamental y un gran desaf√≠o considerando el contexto: las redes sociales son el principal soporte de difusi√≥n (por su bajo costo y porque resultan efectivas), hay mucho p√ļblico en las redes ya que la gente est√° en general con m√°s tiempo libre y en sus casas; pero a la vez hay m√°s invisibilidad, porque la virtualidad obligada hace que haya m√°s publicaciones.

La ventaja es que el Cineclub es un lugar muy querido por los cordobeses, muy valorado por los cin√©filos y uno de los espacios culturales con m√°s trayectoria en la provincia, por lo que la respuesta de los p√ļblicos en general y la prensa cultural ha sido buena y afectuosa. Sin dudas que tambi√©n en esto la comunicaci√≥n ha sido fundamental: el trabajo de identidad y visibilizaci√≥n que realiza el Cineclub desde sus inicios muestra sus frutos.

Finalmente, hago colaboraciones periodísticas para una de las radios de la Universidad Nacional de Córdoba y para algunos medios gráficos locales. Principalmente, recomiendo y comento películas y series. En este contexto en el que no se puede ir al cine, no he tenido más opción que enfocarme en los contenidos que ofrecen las plataformas pagas (como Netflix) y, si bien tienen algunas propuestas interesantes, el contenido novedoso y de calidad es limitado, lo cual ha dificultado mi trabajo.

Pero al mismo tiempo, con el aislamiento, se han abierto nuevos canales, se han liberado algunos contenidos art√≠sticos a los que antes era m√°s dif√≠cil o imposible acceder y se generan eventos con alcance global. Es el caso, por ejemplo, del festival de cine online We Are One, iniciativa del festival de Tribeca y del que participaron m√°s de 20 festivales prestigiosos de todo el mundo: Berl√≠n, Locarno, Londres, Rotterdam, Cannes, Nueva York, San Sebasti√°n, Toronto y Venecia, entre otros. Cosas como esta dan a los p√ļblicos y a los periodistas alternativas novedosas.

El punto en com√ļn que encuentro en cada una de estas labores en cuanto a las particularidades que implica en ellas la pandemia y el aislamiento social es que, como en cualquier crisis, hay obst√°culos y problemas pero tambi√©n hay aprendizajes y desaf√≠os.

La cultura y la comunicaci√≥n son siempre tareas complejas, a√ļn m√°s en tiempos de dificultades sanitarias, econ√≥micas y sociales. Esto es una responsabilidad que implica esfuerzos pero que tambi√©n nos est√° dando crecimiento y alegr√≠as profesionales y humanas.

Además, la satisfacción por el trabajo bien hecho es, en momentos como este, también mayor porque nuestra labor cobra más importancia.

Licenciada en Comunicación Social.

Diplomada en Políticas Culturales para el Desarrollo Local.

Coordinadora de Comunicación Digital de Gobierno de Córdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicación.

Miembro de la comisión directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

Periodista cultural.


No pierdas la oportunidad de participar en el 3er Coloquio de Periodismo Cultural

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Camag√ľey convocan al 3er Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural, previsto de manera virtual el 16 de junio de 2020.

Debido a la contingencia impuesta por la pandemia de la Covid-19, esta edición promoverá el intercambio a través de plataformas digitales porque urge preservar el diálogo y compartir las experiencias.

El autoexamen es un objetivo del Coloquio que desde su surgimiento en el a√Īo 2018 ha contado con la energ√≠a de j√≥venes profesionales y ha sido iluminado por el magisterio de cubanos extraordinarios.

Convocamos al forodebate Tocar la cultura en tiempos de pandemia, en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociación Hermanos Saíz, para reflexionar en torno a las prácticas frente a las limitantes del aislamiento social.

El programa incluye la presentaci√≥n de los n√ļmeros recientes de Sendas, publicaci√≥n trimestral de la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey, y un concierto de trova como cierre.

Además, el comité organizador invita a compartir en la página del evento en Facebook (@coloquioperiodismo) textos hechos durante estos meses de confinamiento que ofrezcan otras luces al asunto.

La acci√≥n del periodista cultural tiene un car√°cter eminentemente espiritual. Se confirma en los sucesos de los √ļltimos meses y en la pertinencia de aquilatar en lo profundo el sentido humano de nuestro tiempo.

Ratificamos el objetivo fundacional del Coloquio, sintetizado en la idea del pensador Fernando Ortiz asumida como herencia: ‚ÄúEn Cuba, m√°s que en otros pueblos, defender la cultura es salvar la libertad‚ÄĚ.

 

Comité Organizador,

Camag√ľey, junio de 2020


Colonialismo 2.0 y los desaf√≠os de la izquierda, ¬Ņqu√© hacer?

El colonialismo 2.0 y los desaf√≠os de la izquierda, ¬Ņqu√© hacer?, marc√≥ el centro del debate en el Sal√≥n de Mayo durante el espacio Dialogar Dialogar, que cada mes auspicia la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para suscitar la reflexi√≥n y an√°lisis sobre temas de la realidad cubana y for√°nea.

En la conducción del periodista Yasel Toledo Garnache, el espacio se honró al tener como panelistas, esta vez, al destacado periodista e investigador, Doctor en Semiología e Historia de la Cultura Ignacio Ramonet y a la doctora en Ciencias de la Comunicación y vicepresidenta de la Unión de Periodistas de Cuba Rosa Miriam Elizalde Zorrilla.

foto: Liester amador

Los intelectuales analizaron el contexto latinaomericano desde Internet, regi√≥n donde cerca del 81 por ciento de los j√≥venes est√°n en facebook, y el n√ļmero de personas que son usuarios de la red asciende a casi 440 millones, ‚Äúusuarios generadores de contenidos que m√°s del 90 por ciento de ellos pasan por el filtro de los Estados Unidos‚ÄĚ, seg√ļn se explic√≥ en el encuentro.

Considerada por los especialistas como infraestructura dominante, Elizalde Zorrilla se refirió sobre la necesidad  de estar alertas a esta nueva realidad en la que aparece una nueva tecnología que se convierte en espacio de guerra, cuarta dimensión o territorio que interviene en todos los aspectos de la vida cotidiana. 

‚ÄúNuestro Comandante en Jefe Fidel Castro fue uno de los primeros en alertar sobre lo que significaba Internet, al referir que quien controlara esta plataforma decidir√≠a los destinos de la humanidad. Vislumbr√≥ sobre las potencialidades liberadoras de la red de redes, creando un modelo diferencial para un pa√≠s como el nuestro, desde diversos espacios y desde la preparaci√≥n del capital humano que los desarrollar√≠a‚ÄĚ, dijo la doctora en Ciencias de la Comunicaci√≥n.

foto: Liester amador

Por su parte, Ramonet se√Īal√≥ c√≥mo Am√©rica Latina se ha convertido en reh√©n de esta infraestructura y sus manipulaciones, poniendo como ejemplo el el golpe de estado a Evo Morales, donde solo en tres o cuatro d√≠as fueron creadas miles de cuentas falsas en twitter para generar la sensaci√≥n de que exist√≠a apoyo popular al golpe.

Asimismo refirió que ante este contexto se erigen espacios de resistencia evidenciados en Venezuela con la cuenta @chavezcandanga, la cual empoderó a la militancia Chavista, o más reciente, en Argentina, donde ganó la izquierda también gracias al trabajo desde las redes.

De igual modo sugirió que si bien la descolonización tecnológica no es tan sencilla, hay que ser capaces de lograrla, o al menos trabajar en ella, pues Internet es un sitio de fuerte enfrentamiento cultural.

foto: Liester amador

‚ÄúHay que estar presentes en las redes, las grandes potencias han creado ej√©rcitos para ese espacio, la batalla debe ser ocuparlo y defenderlo; para ello hay que combatir con las armas del enemigo: la tecnolog√≠a. El principal objetivo de los j√≥venes en Latinoam√©rica tiene que ser sin dudas ser soberanos en el ciberespacio‚ÄĚ, asever√≥ el catedr√°tico espa√Īol.

La creaci√≥n de equipos multidisciplinarios que desde los referentes puedan erigir sitios virtuales para generar contenidos inteligentes, y hacer frente a la inmensa infraestructura de Internet, fueron ac√°pites sugeridos al p√ļblico que asisti√≥ al Dialogar Dialogar, espacio de la AHS que rinde homenaje permanente a Alfredo Guevara, quien fue eternamente joven por sus ideas y la capacidad para polemizar y so√Īar junto a las nuevas generaciones.

foto: Liester amador

foto: Liester amador


Abierta convocatoria al Concurso de Periodismo Audiovisual Ania Pino in Memoriam

La octava edici√≥n del concurso y evento te√≥rico de periodismo audiovisual Ania Pino¬†in Memoriam¬†se celebrar√°, este a√Īo, durante los d√≠as 24, 25 y 26 de abril.

El Centro Memorial Martin Luther King, la Asociación Hermanos Saíz,  la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) y el Canal Habana, convocan nuevamente a  jóvenes realizadores, periodistas o estudiantes de todo el país a participar con obras que aborden temáticas de actualidad.

De acuerdo con la informaci√≥n que aparece en¬†la p√°gina en facebook del evento, se premiar√°n ‚Äúlas 5 mejores obras audiovisuales de cualquier g√©nero period√≠stico (documental, reportaje, cr√≥nica, testimonio, comentario, noticia, series, coberturas especiales para TV, programas informativos u otros) y se otorgar√° un Gran premio y cuantas menciones considere el jurado‚ÄĚ.

Asimismo, ser√° concedido un premio especial a los trabajos audiovisuales realizados por ni√Īos de hasta 10 a√Īos y a los realizados por adolescentes entre 11 y 16 a√Īos de edad.

Las obras deben ser enviadas en formato mp4 (resoluci√≥n HD preferiblemente) por¬†www.wetransfer.com¬†al correo electr√≥nico:¬†concursoaniapino@gmail.com; tambi√©n pueden ser entregadas en las delegaciones provinciales de la Upec ¬†o personalmente en calle 28 entre 21 y 19, municipio Plaza de la Revoluci√≥n, La Habana, Cuba. Las producciones seleccionadas se exhibir√°n y debatir√°n durante las jornadas del evento te√≥rico. El plazo de admisi√≥n cierra el 4 de abril del presente a√Īo.

Ania Pino (1978-2005) fue una joven periodista del Canal Habana y de los Servicios Informativos de la TV Cubana, que falleci√≥ en un accidente de tr√°nsito cuando viajaba desde la capital cubana hacia su natal San Jos√© de las Lajas. Desde el a√Īo 2011 surge la idea de la organizaci√≥n de base de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba del Canal Habana, de convocar al Primer Concurso de Periodismo Joven de Televisi√≥n¬†Ania Pino in memoriam.

 

PROGRAMA del evento te√≥rico ‚Äď ANIA PINO 2020

Día 24 (viernes) Lugar: Pabellón Cuba.

9:00 am ‚Äď Recibimiento y acreditaci√≥n

9:30 am ‚Äď Inauguraci√≥n

10:00 am ‚Äď Conferencia Taller para YouTube

12:00 m ‚Äď Almuerzo

1:30 pm ‚Äď Taller sobre G√©nero y Comunicaci√≥n

4:30 pm ‚Äď Descarga musical

7:00 pm Comida (para hospedados)

9:00 pm ‚Äď Visita a Fabrica de arte

Día 25 (sábado)

10:00 am ‚Äď Taller de Formaci√≥n Audiovisual con ni√Īos y adolescentes (sala de v√≠deo) (coordinado por el proyecto Escaramujo)

10:00 am ‚Äď Taller pr√°ctico de realizaci√≥n (sal√≥n de mayo)

12:00 m ‚Äď Almuerzo

1:30 pm ‚Äď Muestra audiovisual y debate (sala de v√≠deo)

4:30 pm ‚Äď Visita a sitios de inter√©s. (Rodaje de productos comunicativos) (visita a FCOM, Canal Habana y UPEC Provincial- Brindis)

Día 26 (domingo)

10:00 am ‚Äď Taller de formaci√≥n audiovisual con ni√Īos (ejercicio pr√°ctico)

10:00 am ‚Äď Taller de Montaje audiovisual (sala de v√≠deo)

12:00 m ‚Äď Almuerzo

1:30 pm ‚Äď Cierre del taller audiovisual con ni√Īos. (Exposici√≥n de los trabajos en equipos en la sala de video)

3:00 pm ‚Äď Cierre del taller pr√°ctico de realizaci√≥n (Visionaje de las obras realizadas en la sala de v√≠deo)

5:00 pm ‚Äď Ceremonia de premiaci√≥n (sal√≥n de mayo)

7:00 pm ‚Äď Concierto clausura (en la p√©rgola)


Debatir√°n Ignacio Ramonet y Rosa Miriam Elizalde sobre colonialismo 2.0 en Dialogar, dialogar

El catedr√°tico y periodista espa√Īol Ignacio Ramonet, doctor en Semiolog√≠a e Historia de la Cultura, y Rosa Miriam Elizalde, doctora en Ciencias de la Comunicaci√≥n y vicepresidenta de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba, ser√°n los invitados en el espacio Dialogar, dialogar este 19 de febrero, para debatir en torno al Colonialismo 2.0 y los desaf√≠os de la izquierda. ¬ŅQu√© hacer?

A partir de las cuatro de la tarde de ese día debe comenzar el intercambio en el Salón de Mayo, del Pabellón Cuba, sede nacional de la Asociación Hermanos Saíz, en el cual pueden participar todas las personas interesadas, quienes tendrán la posibilidad de preguntar, expresar sus opiniones y enriquecer el debate.

Tambi√©n deben asistir estudiantes universitarios, incluidos algunos de la facultad de Matem√°tica y Computaci√≥n de la Universidad de La Habana, quienes la semana anterior realizaron un taller con parte del equipo de Dialogar, dialogar, sobre algunas particularidades del tema, especialmente en el pa√≠s caribe√Īo.

Autor de libros como ‚ÄúEl imperio de la vigilancia‚ÄĚ, ‚ÄúLa explosi√≥n del periodismo‚ÄĚ, ‚Äú¬ŅQu√© es la globalizaci√≥n?‚ÄĚ, ‚ÄúPropagandas silenciosas‚ÄĚ y ‚ÄúLa tiran√≠a de la comunicaci√≥n‚ÄĚ, Ramonet tiene amplia experiencia en el an√°lisis de fen√≥menos relacionados con la comunicaci√≥n, las plataformas digitales y las disputas pol√≠ticas e ideol√≥gicas en diversas regiones del mundo.

Fundadora del prestigioso sitio digital Cubadebate, autora o coautora de obras como ‚ÄúClic Internet‚ÄĚ y ganadora en varias ocasiones del premio period√≠stico Juan Gualberto G√≥mez, el m√°s importante concedido en su pa√≠s para reconocer la obra de un periodista durante un a√Īo, Elizalde es una profesional con amplio reconocimiento en el campo de la comunicaci√≥n y las nuevas tecnolog√≠as, por su dominio de la teor√≠a y la pr√°ctica, demostrado en diversos proyectos como Dominio Cuba.

Creado en el a√Īo 2013 por iniciativa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Dialogar‚Ķ se mantiene como una plataforma para el intercambio sincero, valiente y responsable entre varias generaciones de cubanos, con l√≠neas tem√°ticas relacionadas con la cultura, la historia y la sociedad en general.

Los temas m√°s recientes han sido ‚ÄúJos√© Mart√≠ en la hora actual de Cuba‚ÄĚ, ‚ÄúLa responsabilidad colectiva, ¬Ņc√≥mo se construye, c√≥mo se destruye?‚ÄĚ; ‚ÄúEl rol de los j√≥venes creadores en la Cuba de hoy‚ÄĚ; ‚ÄúResistencia y creaci√≥n: La cultura de nuestro tiempo‚ÄĚ; y ‚ÄúEl dirigente como servidor p√ļblico‚ÄĚ.

Este espacio es un homenaje permanente al sobresaliente intelectual Alfredo Guevara, fallecido en abril de 2013, quien fue eternamente joven por sus ideas y la capacidad para polemizar y so√Īar junto a las nuevas generaciones.

Las transcripciones del Dialogar, dialogar pueden leerse en dos libros, titulados Hacia una cultura del debate, en sus vol√ļmenes uno y dos, los cuales fueron publicados por la Casa Editora Abril.