trovador


«Muchos trovadores se podr√≠an considerar poetas»

Los pasillos de la ENA nos hicieron conocernos hace ya mucho tiempo. √Āngel Lorenzo Ramos es trovador, un joven m√ļsico que hace su obra desde la honestidad creativa, esa que no necesita premios ni aplausos excesivos para cimentarse. Imaginemos por un segundo que estas preguntas son la partitura que nos invita a retomar una conversaci√≥n pendiente entre dos amigos.

Tu tierra de origen, San Antonio de los Ba√Īos, ¬Ņejerce alguna influencia en tu creaci√≥n?

De cierto modo, s√≠. Vengo de una generaci√≥n de ariguanabenses a la que le toc√≥ el recuerdo, las memorias de la gloria pasada de un pueblo que era referente cultural en muchos aspectos, y que qued√≥ relegado en la desidia institucional y los escombros de los 90¬īs.

No s√© los de ahora, pero esa idea cal√≥ bastante entre mis contempor√°neos e influy√≥ mucho en lo que luego quisimos ser. Cuando √©ramos ni√Īos beb√≠amos de la utop√≠a de hacer cosas para reanimar San Antonio: las iniciativas no faltaron, las puertas cerradas tampoco se quedaron atr√°s. Yo crec√≠ y me fui a estudiar a La Habana. Quiz√°s eso provoc√≥ un distanciamiento pero no pierdo la oportunidad de sumarme a las aventuras de los que quedan dando la pelea.

Tu primer acercamiento con el mundo del arte provino de tu experiencia con el Movimiento de Artistas Aficionados, ¬Ņcu√°nto valoras este primer encuentro y de qu√© manera influy√≥ en tu desarrollo ulterior?

Crec√≠ dentro de la Casa de Cultura de San Antonio. Mi mam√° era instructora de m√ļsica all√≠ y nunca me llev√≥ al c√≠rculo infantil. Era el ni√Īo peque√Īo de todos en la casa. Seg√ļn me cuentan, era adem√°s una esponja de conocimiento art√≠stico todo el tiempo, me encantaba observar. Pasaba de una manifestaci√≥n a otra como un juego infantil pero al final la fijaci√≥n por la m√ļsica pudo m√°s que la literatura y el teatro. Aunque la literatura s√≠ la estuve llevando a la par hasta casi los 15 a√Īos, escrib√≠a cuentos sobre todo y fui a varios eventos de ni√Īos escritores. Esto me dio la base para despu√©s poder afrontar la ense√Īanza profesional de forma m√°s org√°nica. Es innegable su influencia.

¬ŅQu√© valor le concedes a la literatura y su relaci√≥n con la m√ļsica en tus composiciones y en la conformaci√≥n de tu pensamiento creativo?

Muchos trovadores se podr√≠an considerar poetas. Excelentes artesanos de la palabra que decidieron expresar sus musas acompa√Īadas de m√ļsica; en muchos casos, para llegar a un p√ļblico mayor. No es mi caso. Me veo m√°s como un m√ļsico que aprendi√≥ a usar la palabra para expresarse. Eso lleva a que hay d√≠as en que me pongo a componer y quiz√°s la balanza se inclina entonces m√°s para un lado que hacia el otro o, como es ideal, se queda en un t√©rmino medio. En un comienzo lo hac√≠a todo de forma m√°s emp√≠rica, luego fui aprendiendo m√°s sobre las estructuras po√©ticas y su aplicaci√≥n.

An√©cdota simp√°tica: ten√≠a una canci√≥n que se llamaba ‚ÄúSonetos derrotistas‚ÄĚ y un buen d√≠a descubr√≠ que en mi ignorancia hab√≠a escrito con la estructura de rimas pero los versos no eran endecas√≠labos. De nada sirvi√≥ tratar de remendarla, ya la canci√≥n sonaba as√≠ como estaba, lo resolv√≠ cambi√°ndole el nombre.

Entras a la Ense√Īanza Art√≠stica gracias a las pruebas de suficiencia, a las cuales te sometiste en octavo grado. ¬ŅQu√© puedes contarme de tu formaci√≥n en la C√°tedra de Guitarra, La√ļd y Tres?

Muchas personas queridas me dicen en ocasiones: ‚Äú¬ŅPor qu√© tocas tan poco el tres si es de lo que te graduaste?‚ÄĚ; a lo que ¬†respondo: ‚Äúyo estudi√© m√ļsica, el instrumento es la v√≠a, no el fin‚ÄĚ.

Respeto y admiro tanto a los treseros que durante la carrera descubrí que no quería formar parte de ese show competitivo que la gente a veces alimenta tanto, el clásico dicho de fulanito es mejor que menganito y esas cosas.

Me dedico actualmente de modo profesional a tocar la guitarra en la agrupaci√≥n de uno de los mejores treseros del mundo, pero ese logro se lo debo tambi√©n a la C√°tedra. Muchas veces un guitarrista, desde su formaci√≥n cl√°sica, se las ve dif√≠cil a la hora de afrontar la m√ļsica popular; a m√≠ me fue m√°s sencillo el salto. Eso lo gan√© a mi favor en la C√°tedra de Tres y La√ļd, adem√°s de una formaci√≥n que iba m√°s all√° de lo acad√©mico y en un ambiente donde √©ramos tan pocos que todos nos conoc√≠amos y √©ramos casi familia.

En el universo particular de la experiencia humana, ¬Ņqu√© lugar ocupa la m√ļsica?

En mi universo es todo. Puede sonar una exageraci√≥n pero es as√≠. No sirvo para m√°s nada que no sea la m√ļsica, dicho por mis padres que me malcriaron de m√°s y no me han dejado ser bueno en otra cosa‚Ķ si hasta en matem√°ticas soy p√©simo. Mi mayor temor adolescente era no entrar a la ENA porque ah√≠ s√≠ que me iba a quedar en la calle, de lo malo que era en todo lo dem√°s.

Creativamente has estado vinculado a artistas del teatro, el performance y las artes visuales. ¬ŅEsta relaci√≥n es la b√ļsqueda de una experiencia art√≠stica ‚Äúcompleta‚ÄĚ o solo intentas lograr, a trav√©s de la s√≠ntesis y la asimilaci√≥n, un v√≠nculo con otros campos de conocimiento?

En alg√ļn momento de mi vida no quer√≠a hacer las pruebas del ISA. Pens√© que la carrera se pod√≠a quedar en el t√≠tulo de Nivel Medio. Al final, las hice por embullo y porque me metieron miedo con los dos a√Īos de Servicio Militar. Cuando me vi all√≠ descubr√≠ lo equivocado que estaba.

Poder convivir con otras manifestaciones art√≠sticas ampli√≥ mi horizonte en muchos aspectos; de hecho, mi √©poca m√°s fruct√≠fera como cantautor fueron los a√Īos que pas√© en el ISA. Mis incursiones en bandas sonoras de ejercicios de FAMCA, la m√ļsica que hice para varias obras de teatro de un gran amigo y coterr√°neo, la participaci√≥n espont√°nea en alg√ļn que otro performance sonoro durante las Bienales de La Habana, todo aquello me aport√≥ considerablemente y me ayud√≥ a aterrizar esa concepci√≥n personal de artista que, de otra forma, se hubiera quedado a medias. ¬†

Como instrumentista, has trabajado con artistas como Pancho Amat, Liuba Mar√≠a Hevia, Annie Garc√©s, por solo mencionar a algunos. La observaci√≥n del hacer de otros creadores musicales, ¬Ņha influido en tu labor en solitario?

cortesía del entrevistado

La influencia existe. Quiz√°s no sepa decirte concretamente en qu√©, pero est√°. La influencia de Pancho Amat est√° desde que soy peque√Īo. Mucho antes de ser parte de su grupo ya hab√≠a recibido su apoyo y magisterio en varias ocasiones. Estren√© una obra suya en mi graduaci√≥n del ISA y se apareci√≥ de sorpresa a pesar de que era el d√≠a de su cumplea√Īos, ¬°te imaginas la de nervios! Es una enciclopedia humana, se aprende a diario con √©l.

Como parte del grupo de Liuba toqué por primera vez en la Casa de las Américas, un lugar que para mí es el templo de la Nueva Trova. Disfruté aquel concierto como pocos.

Annie es un diamante en bruto que tiene mi admiraci√≥n desde que le conozco, tanto como cantante como por lo bella persona que es. Un d√≠a me mand√≥ un SMS dici√©ndome que necesitaba un guitarrista para el Festival Pepe S√°nchez y para Santiago nos fuimos. Despu√©s colaboramos muchas veces y hasta me dio la oportunidad de ser director musical de uno de sus conciertos, cosa que hice por primera vez (y √ļnica).

¬ŅQui√©nes son tus principales influencias musicales?

Lo primero que nos marca es la m√ļsica que suena en casa mientras uno crece: mi mam√° escuchaba mucho a Serrat y ten√≠amos un casete con un variado de Silvio, Pablo y Amaury P√©rez que repet√≠amos hasta rayarlo; mi pap√° era m√°s de m√ļsica tradicional cubana, sobre todo bolero: Orlando Contreras, √Ďico Membiela, Benny Mor√© y muchos m√°s. Todos los domingos me despertaba con la ‚ÄúDiscoteca del ayer‚ÄĚ de Radio Progreso.

Con esta base sal√≠ al mundo y a√ļn hoy llevo esa diversidad en mis gustos: si abres mi carpeta de m√ļsica te puedes chocar con un disco de Los Zafiros o con lo √ļltimo de Fito P√°ez, con una recopilaci√≥n de chang√ľ√≠ guantanamero o ‚ÄúMultiviral‚ÄĚ de Calle 13. Toda esa heterogeneidad de gustos la he ido llevando a mi obra de manera consciente, no me hace mucha gracia estancarme en ning√ļn g√©nero.

Un artista joven, ¬Ņde qu√© no debe carecer? ¬ŅQu√© es para ti la calidad art√≠stica y creativa? ¬ŅEs, acaso, un medidor del talento?

No debe carecer de atrevimiento. De saber dar la cara por su obra aunque le viren los mil ca√Īones de la cr√≠tica o ciertos p√ļblicos se pongan de espalda ante su propuesta. Para todo hay consumidores, no se debe dejar de cantar algo pensando que no sirve pues esa canci√≥n le cambiar√° el d√≠a a alguien, en alguna parte.

La calidad es un par√°metro, depende de concepciones ya establecidas que no siempre benefician a la creaci√≥n. Uno debe sentirse bien con sus principios y tener claras sus pretensiones. A veces hay quien dice que lo creativo debe ser un fen√≥meno social, que se debe escribir para los dem√°s, etc√©tera‚Ķ para m√≠, no es as√≠. Si tu ego no est√° conforme con lo que engendras, en muchos casos ni saldr√° a la luz. El concepto de talento se ha desvirtuado tanto en los √ļltimos tiempos que yo ni emito criterio. Con los a√Īos he ido aprendiendo lo que debe quedar exclusivamente en mi conciencia, ah√≠, bajo llave.

En 2017 obtuviste un Premio Lucas en la categor√≠a Video Opera Prima por tu video clip ‚ÄúRegreso Incierto‚ÄĚ. ¬ŅC√≥mo y por qu√© nace esta canci√≥n? Luego de este premio, que sin dudas consiste en un impulso a tu carrera en solitario, ¬Ņen qu√© te has enfocado? ¬ŅQu√© b√ļsquedas gu√≠an hoy en d√≠a tus caminos creativos?

‚ÄúRegreso incierto‚ÄĚ la escrib√≠ para una banda sonora: se trataba de la obra Nora y √©l, de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli. Me pas√≥ el texto y la verdad es que me daba mucha pereza leerlo en digital, por eso fui a un ensayo de la puesta y de ah√≠ march√© de cabeza a escribir la canci√≥n. B√°sicamente es la historia de la obra manifestada en su estado puro: el amor m√°s all√° de las adversidades y obst√°culos. Fuera del contexto del teatro, la canci√≥n gan√≥ aceptaci√≥n y cuando le propuse varias piezas a Leandro de la Rosa, director del video clip, fue esta la que escogi√≥ sin dudar. Era su primer video clip y por eso gan√≥ el premio ‚ÄúOpera Prima‚ÄĚ.

Sinceramente no aprovech√© al m√°ximo la cobertura que me dio el evento y lo mucho que pusieron el video en TV. En ciertos casos, un video clip viene emparejado con la promoci√≥n de un trabajo discogr√°fico y yo a√ļn no tengo la segunda pieza del puzle. Mi carrera actualmente sigue un perfil bajo, supeditada a mi trabajo como m√ļsico, pero eso no ha frenado lo que escribo y espero que alguna beca o discogr√°fica repare en m√≠. Me autofinancio los temas que he podido grabar y busco alternativas de difusi√≥n‚Ķ aunque siempre queda el deseo de poder hacer m√°s: en eso estoy.

Has creado m√ļsica incidental para cine y teatro, ¬Ņc√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅQu√© desaf√≠os supone?

No tengo un plan de organizaci√≥n en estos casos. Me ayuda mucho la imagen y me auxilio generalmente de la m√ļsica por computadora, usando instrumentos sampleados y sintetizadores. En muchos casos he estado en las puestas ejecutando la m√ļsica, como un h√≠brido entre instrumentista y DJ. Me meto en camisa de once varas pues errores siempre ha habido y eso para el teatro es fatal, pero se aprende para que en el futuro todo sea m√°s org√°nico.¬†¬†¬†


Destrabando la trova I

 Salud pá tus ojos, ashé pa tu herrumbre

que el sol brinde para todos su justa lumbre

 mucha fortuna y salud pido sobretodo en amores

que a golpe de labios tibios me nazcan flores.

(Nelson Valdés)

                                                                    

Para destrabar la trova no hay manuales. Esencia de la cultura musical cubana los trovadores legan la guitarra y la voz, el pensamiento en síntesis de las generaciones. Un país necesita de sus trotamundos, de esos que ensillan las ideas y con furia las cantan, otras veces, con dulzura desenfundan la verdad. Las ideas trascienden los límites y las molduras. Por eso el mundo y sus heridas resultan insuficientes para detenerles. No son estas las Romerías de siempre, nada lo es. El set puede ser tu casa, o la mía, el teléfono móvil, una Pc, o la TV. La trova se desentiende de obstáculos. Las guitarras levantan sus manos.

Tecnología mediante y ganas de sobra se obra el milagro. La cita está pactada casi a las tres. El anfitrión es Eduardo Sosa, trovador en cuyas cualidades musicales habita un hermoso ser humano, lo he dicho ya, vacilador, jocoso de espléndida carcajada, alguien para quien la trova es su casa.

Su quehacer como cantautor, intérprete y gestor de eventos lo lleva por disímiles contextos de la geografía nacional. Cuando indagué para lo que escribo, esa es mi ventana abierta, sobre las incidencias de esos trasiegos me respondió:  

«He aprendido much√≠simo porque tengo un espacio que se llama ‚ÄúDestrabando la Trova‚ÄĚ, es, seg√ļn por quienes llevan las encuestas, uno de los m√°s importantes hoy en las Romer√≠as. Suceden entrevistas a camisa quit√°, desde Pedro Luis Ferrer hasta Tony √Āvila, Buena Fe, Polito Ib√°√Īez, Willian Vivanco, Ra√ļl Torres. Abogo por el respeto que deben tener las nuevas tecnolog√≠as para con la posici√≥n de las personas. Este espacio ayuda a conocer m√°s a quienes hacen las canciones que yo respeto, quiero y admiro, a confrontar su pensamiento y conocer la persona detr√°s de las canciones.»

El espacio que comenz√≥ en la Casa de la Cultura holguinera con posterioridad se traslad√≥ al Club Siboney. Otras ediciones de manera excepcional, como el protagonizado por Buena Fe, aconteci√≥ en la Casa de la M√ļsica. ¬†Este es el quinto a√Īo, y acoge en la primera emisi√≥n al cienfueguero Nelson Vald√©s como invitado.

La po√©tica del joven juglar marca un punto de encuentro de la cancion√≠stica ¬†con eje al centro de la isla. Su hoja de trovas se habilita desde las entra√Īas mismas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, presentaciones y premios organizados por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, las ediciones de la Feria del libro en varias provincias cubanas, el Longina, las Romer√≠as de Mayo y otras celebraciones donde la guitarra y la voz se entrelazan. Varios fonogramas registran la autenticidad de canciones que se aferran a crecer justo Al sur de mi mochila.

En la opinión de Nelson, las romerías son parte de la célula cultural cubana y es imprescindible que se siga haciendo evento tan importante para la creación y el arte joven. El ambiente, el suceso cultural y el protagonismo de casi todas las manifestaciones del arte, es un lujo.

Sus ojos cantan en libertad, confiesa el trovador, las cuerdas van a donde la reina de los mares:

Si alguna vez t√ļ fuiste r√≠o, ll√©vame al mar/ si alguna vez tu amor fue m√≠o, Yemay√° venlo a buscar.

A la interrogante del anfitrión acerca de la relación de Nelson Valdés con la AHS y en particular con la organización del evento  Al sur de mi mochila, el agasajado aportó:

«Al sur de mi mochila es un evento que ha ido creciendo, lleva el t√≠tulo de una canci√≥n de nuestro emblem√°tico L√°zaro Garc√≠a, fundador del Movimiento de la Nueva Trova y uno de los hombres m√°s importantes dentro de la canci√≥n de autor cubana y cienfueguera. Es un evento que trata de hacer alianzas ¬†entre los j√≥venes cantautores y los consagrados. Hemos logrado que sus propuestas lleguen a la comunidad, por los diversos espacios donde se hacen los conciertos y descargas. Pasamos a compartir con la EGREM el centro cultural Julio A. Mella, y eso propici√≥ que el festival creciera. Han pasado por cantautores muy importantes, han salido de ese escenario j√≥venes para la canci√≥n de autor cubana. Es un evento que hoy es puntera dentro de la AHS en Cienfuegos. Es de los que mantienen viva la obra de much√≠simos amigos, como otros que ¬†hay a lo largo y ancho del pa√≠s.»

Y es que para salud de la trova en Cuba la parada en Cienfuegos es uno de los eslabones que hoy signan una especie de red de eventos trovadorescos en el país, en su mayoría con el protagonismo de la AHS.

Sal a caminar porque el tiempo se nos va casi siempre a indiscreta velocidad, es la segunda invitaci√≥n musical de la tarde. Quien ahora le escucha sentir√° la avidez por otras de sus canciones. Una palabra, santa caricia bastar√≠a para borrar todas tus desdichas. El v√≠nculo a√Īejo de los trovadores con el pante√≥n afrocubano aparece junto al eros, el deseo por la salud, el retorno de los amores y otras humanas causas:

Si el mar se te alarga junto a Yemayá moja tu camisa/ bastaría para borrar todas tus desdichas/ si yo te beso muchacha oye y te devuelvo la risa/ bastaría…/ abuelo no, abuelo no, la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita/ la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita …/ la tarea difícil déjesela a Changó siete rayos…

Eduardo Sosa reconoce en la obra del amigo una coherencia artística que contra los pronósticos de vivir a kilómetros de la capital, logra una presencia en los medios desde Cienfuegos. Un grupo de proyectos ocupan la creación de Valdés:

«Yo creo que la gente agradece el que hayamos homenajeado a Santiago. Y yo feliz porque pienso que homenajear a quien te ha dejado un legado y que ha sido importante en tu obra pues forma parte de lo m√≠nimo que podemos hacer. Tambi√©n hicimos un tema que se llama Querido viejo con los arreglos del maestro Emilio Vega que es un homenaje a L√°zaro Garc√≠a con la direcci√≥n de Omar Leyva; terminamos tambi√©n con la direcci√≥n de Omar un video dedicado a los doscientos a√Īos de la ciudad de Cienfuegos que estrenamos en el cumplea√Īos 201. Ha sido parte de este trabajo en conjunto. Muchos amigos han puesto su mano para apoyar las cosas que a veces se me ocurren y que creo pueden contribuir a aportar un grano de arena a lo que somos y a lo que pretendemos crecer como naci√≥n, como pa√≠s.»

Desde Graciano Gómez, Sindo Garay, María Teresa Vera, Miguel Matamoros y una amplia representación de trovadores de éstas y sucesivas generaciones le han cantado a la Virgen de la esperanza, mambisa, morena, Imagen Protectora.

Por estos anclajes en el repertorio de la canción cubana y por la trascendencia como símbolo de religiosidad y cultura cubanas, Nelson decidió destrabar la tarde con una canción con remedos vocal-instrumentales de conga que estará en su nuevo fonograma y que a su decir  tiene mucho que ver con tu identidad, las raíces, porque es una canción que le hice a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de todos los cubanos:

Madre no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar/ qué no que yo no voy a mirar/mira que después yo no puedo parar/ piensas demorar mis ojos/ mira que ya se respira tu necesidad de bailar/ sin que nos toque luna, hoy nos compondrá la lluvia/ paso por reír atento cuando apareces madre/ (…)

Estribillo. Pero no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar.

Un abrazo a Cuba abrió los caminos a las trovas de mayo en Romerías, a la trova toda, espíritu de la nación cubana.


M√ļsica de autor o descarga de parque

¬ęEl disfrute de la m√ļsica en vivo¬Ľ es la respuesta que casi siempre obtengo cuando le pregunto a alg√ļn nuevo rostro que veo rondar la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila, que busca encontrar o le atrae del lugar. Lo que aqu√≠ se hace, no escapaba de un p√ļblico selecto, de artistas, uno que otro asociado o amigos de quien desempe√Īaba el roll de organizador.

Un cambio fue notable cuando abri√≥ las puertas su Caf√© Barquito y se oficializ√≥ la pe√Īa Trovadrugada de C√©sar Brown y su banda, acompa√Īado de un incremento organizativo de calidad que ya tra√≠a el colectivo de trabajadores de la instituci√≥n. Quiz√°s fue solo el caf√© o el ejemplar desempe√Īo laboral, y el grupo no tuvo nada que ver, pero de, trovador a guitarra limpia, a banda a dos voces con tres, guitarra, bajo y percusi√≥n, hay que vivir la transmutaci√≥n y ver al p√ļblico centrar su atenci√≥n, luego, brindar aplausos.

¬ęLo de los rockeros¬Ľ o ¬ęLo de los pel√ļs¬Ľ as√≠ le llamaban a√Īo y medio atr√°s a la instituci√≥n representante de la joven vanguardia art√≠stica, cuando a alguien intentabas darle referencia del lugar, tuve la experiencia. A√ļn hay quien le hace rechazo pues, no somos un pueblo donde prevalece el gusto por la cultura; o el individuo tuvo la mala experiencia de pasar el d√≠a que se hizo algo por salir del paso y aunque la promoci√≥n estuvo, la organizaci√≥n o exposici√≥n, no fue la ideal.

Recuerdo una noche de lluvia, que tres amigos y yo, esperábamos que al menos un poco escampase, ya a las 11:00 p.m., y de las afueras de la cristalería me hizo entrar un conjunto de instrumentos donde sobresalía un saxofón, a quien luego reconocería como Livan Tartabull, director del Quinteto Saxofones, y por primera vez, presté atención a la obra de César.

Identidad de César Brown Band

Personalmente, soy alguien que disfruta muchísimo, escuchar sonar guitarras en cualquier esquina o en las descargas de parque. Ahí donde se canta a Sabina, Buena Fe o Melendi, y lo que se le ocurra o sepa tocar el guitarrista que a esa hora no está para improvisaciones.

Cuando escuchas a Ram√≥n David en su aire psicod√©lico vocalizar ¬ę‚Ķrockockococ√≥‚Ķ¬Ľ o el simp√°tico √ďscar S√°nchez que se mueve de un instrumento a otro sin cesar, y la inercia te voltea y te preguntas qu√© est√° pasando ah√≠ ¬°Eso no es lo que pasa siempre! Un trovador, a pura guitarra, no siempre se escucha gustoso.

En Ciego de √Āvila, por suerte, no solo yo me he dado cuenta de eso. Las dos agrupaciones con fuerte lazo hacia la instituci√≥n se han crecido de forma tal que un conjunto de instrumentos genera arreglos que te hipnoticen, como un bajo o clarinete, protagonista; o el acompa√Īamiento de un chelo o un saxo a una trovadora o Dj, aspecto a tener en cuenta cuando no se es diestro un cantante en la guitarra o su arreglo no es precisamente un Concierto de Aranjuez.

Yeni Turi√Īo en Trov√°ndote 2020, en acompa√Īamiento de un chelo

No se puede descartar que los m√ļsicos son de pagar y pocos trabajan de gratis (pe√Īa Trovadrugada) pero hay que encontrar la forma, de que se haga algo con calidad y de que se les pague, claro. O c√≥mo le explico yo a los amigos, no asiduos a este c√≠rculo, que emocion√© por los cielos para que viesen este Trov√°ndote 2020 a Rolo Rivera, de quien sus canciones ocupan parte en todas mis listas, con ese estilo muy jazz que tiene de representar ritmos cubanos.

Rolo Rivera en Trov√°ndote 2020

Un claro ejemplo fue, en el mismo festival, Kamankola, quien a concierto trajo un guitarra acompa√Īante, y a dos guitarras, una ac√ļstica y otra el√©ctrica, acompa√Īando su voz; no hubiese podido encantar m√°s al p√ļblico de lo que lo hizo. ¬ŅC√≥mo fue el concierto de Marta Campos que hizo sonar tan bonito la bella canci√≥n ¬ęSabor Salado¬Ľ de Diego Guti√©rrez? La respuesta est√° clara, cuando se quiere se puede.

Marta Campos en concierto en el Patio de la UNEAC, Ciego de √Āvila

Ráfagas virtuales de versos, melodías y amor

Versos de esperanza, acordes trovadorescos y hasta un poco de m√ļsica electr√≥nica se han instaurado en el ciberespacio desde la Casa de Iberoam√©rica, en Holgu√≠n, para llevar un mensaje de amor a los enfermos de Covid-19, a sus familiares y a todos los que permanecen recluidos en casa con la zozobra de vivir en un mundo m√°s convulso de lo habitual.

El joven poeta Norge Labrada opina que el arte es una tabla de salvación en los actuales momentos. Foto: Lianne Fonseca
El joven poeta Norge Labrada opina que el arte es una tabla de salvación en los actuales momentos. Foto: Lianne Fonseca

Al poeta Norge Labrada, jefe de la secci√≥n de Literatura de la AHS, le duele que su primer libro publicado, ‚ÄúPoses‚ÄĚ, que ser√≠a presentado durante la Feria del Libro, no haya podido llegar hasta el p√ļblico por causa del nuevo coronavirus. Sin embargo, afirma que su peque√Īo volumen ‚Äúsabr√° esperar el momento adecuado‚ÄĚ y mientras tanto se reconforta con compartir sus versos a trav√©s de Internet, porque est√° convencido que la poes√≠a tambi√©n cura.

Para el m√ļsico y actor Laynier Verdecia, que atesora hermosos temas como¬†Flores para la vida,¬†El planeta de los locos¬†y¬†Hay una luz, ‚Äúes muy acertado que la AHS tenga esta iniciativa y se encadene con otras instituciones culturales de Holgu√≠n para compartir nuestras obras a trav√©s de las redes sociales. El arte es una de las cosas que complementa la vida del ser humano y creo que no ser√≠amos nada sin √©l‚ÄĚ.

Similar opini√≥n tiene el trovador Manuel Leandro S√°nchez, quien a trav√©s de su guitarra expresa las inquietudes sociales y espirituales que lo aguijonean. ‚ÄúCada uno de nosotros debe ayudar de la manera que pueda. Queremos que la gente que tiene alg√ļn enfermo sienta que no est√° solo‚ÄĚ, manifiesta.

La misma fe tiene Ernesto Angulo en el arte que se hace hoy desde Holgu√≠n bajo condiciones excepcionales. El Jefe de Grupo Gestor de Proyectos de la Casa de Iberoam√©rica, que ha fungido como el presentador de los conciertos online realizados desde el 21 de marzo en Holgu√≠n, afirma que ‚Äúes de enorme placer poder transmitir emociones, sentimientos en estos momentos. Es un gesto humanista para todos aquellos que han contra√≠do el virus‚ÄĚ.

Mediante la m√ļsica electr√≥nica tambi√©n se env√≠a un mensaje humanitario desde Holgu√≠n. Foto: Lianne Fonseca
Mediante la m√ļsica electr√≥nica tambi√©n se env√≠a un mensaje humanitario desde Holgu√≠n. Foto: Lianne Fonseca

El DJ Alexei, director del proyecto Sector Electronik, también se ha unido a la iniciativa y dice sentirse muy bien aportando su grano de arena en tiempos de coronavirus. Por suerte, son muchos ya los artistas holguineros que han incursionado en el ciberespacio para extender su mano amiga, pero lo mejor es que no pretenden dejar de lanzar sus ráfagas virtuales de versos, melodías y amor.


Resiste, mi vida, que estamos on line

La conexión daba bateo, y del bueno. Dijeron que era de 10 megas, pero con esa lentitud parecía que la habían diluido, como el cloro, al 0,1 por ciento. Se quiso utilizar la webcam de la laptop propia que llevó Yadiel Duran, el presidente de la Asociación Hermanos Saíz AHS en la provincia, pero parecíamos un video de esos donde pixelan los rostros de aquellos que no quieren que los identifiquen, pero esta vez de cuerpo entero. Al final una productora prestó su I Phone con 4G para poder filmar.

Ese viernes 3 de abril se haría una transmisión on line donde la AHS ofrecería lo mejor del arte joven provincia por provincia. Matanzas no se podía quedar a la saga. En este momento donde el arte toma una importancia insospechada porque, aunque el cuerpo esté en cuarentena, la mente y el espíritu deben ser más libre que nunca. Y, aquí, somos el segundo territorio con más infestados, aunque tengamos una quinta parte de la población de La Habana.

Por ello los trovadores Lien Rodríguez, Carlo Fidel Taboada y Javier Sánchez junto con los poetas Luis Enrique Mirambert y Adrián Zurbano y este narrador se reunieron para ofrecerle a la audiencia fragmentos de su obra. Cada uno desde su poética particular, algunas pesimistas pero que funcionan como sicología inversa, otros donde resalta el EROS como el anverso a la desesperación de estos tiempos virulentos.

Todo se hizo contrarreloj. La transmisi√≥n por StreamingCuba acababa a las 4 de la tarde y nosotros comenzamos a las 3:50 P.M. No terminaba un poema y ya el I Phone apuntaba a un m√ļsico. No sab√≠amos si se entend√≠a lo que dec√≠amos. Hubo una orden que los escritores leyeran con nasobucos y tem√≠amos que los textos sonaran como los gemidos de un perro pateado; pero hab√≠a que dar el ejemplo. Ya √©ramos una aglomeraci√≥n de personas por tanto no tener las mascarillas puestas ser√≠a llevarle la contraria a decenas de spots publicitarios y al sentido com√ļn.

foto: guillermo carmona

Todo acab√≥. Tres horas de espera para algunos; para otros que estaban en la Direcci√≥n de Cultura desde las 9 de la ma√Īana, m√°s de siete. Entonces a desarmar el tinglado: quitar la lona con el √≠cono de la AHS, la bandera de Cuba y volver a la casa de uno: los trovadores a endurecerse m√°s la punta de los dedos al practicar con las guitarras, los escritores al solitario oficio de vaciarse encima de la hoja en blanco o, ambos sencillamente, a esperar que todo pase y podamos decir que fuimos la generaci√≥n, los sobrevivientes, del Covid-19.

A uno le entran sus dudas acerca de la pertinencia de esta iniciativa. No todos tienen acceso a Internet. No todos tienen una conexi√≥n que les permita abrir YouTube o reproducir un video en Facebook en alguna de las cien p√°ginas que se comparti√≥. No a todos les interesa un grupo de artistas desconocidos, o solo conocidos en un peque√Īo c√≠rculo conformado por otros artistas o snobs o culturosos o seudointelectuales.

Sin embargo, alguien, aunque sea por error, porque los algoritmos de la red privilegian las transmisiones en vivo y Facebook le envi√≥ una notificaci√≥n a esos amigos que no son amigos, aunque una pesta√Īa en tu biograf√≠a digital te lo asegure y el aburrimiento lo empuj√≥ a quedarse 10, observ√≥ a un grupo de j√≥venes con cara de cumplea√Īos o, por lo menos, lo que se pod√≠a adivinar tras el nasobuco en un intento de llevarles un mensaje de decirle: Resiste, mi vida, que estamos on line.


Los que nos quedamos a so√Īar por la oreja

  • – En esta casa no se oye a Willy Chirino, dijo √©l.

Esta tambi√©n es mi casa. Y qu√© puedo hacer yo si en mi memoria emotiva est√°n los sones transculturados del susodicho; si mi cuerpo, incapaz de moverse a ning√ļn ritmo con cierta organicidad, insiste en dejarse llevar por su versi√≥n de Medias negras, m√°s que por el original de mi amad√≠simo Joaqu√≠n Sabina.

  • – En esta casa no se oye a Willy Chirino.

T√°pese entonces los o√≠dos. Porque los que so√Īamos por la oreja no escogemos lo que nos mueve o conmueve. No desti√Īe mi ideolog√≠a lo que piense Willy, ni cualquiera que se haya ido con su m√ļsica a otra parte, algunos suenan m√°s cubanos desde fuera que ciertos int√©rpretes del patio, y digo esto desde el reconocimiento de que sonar cubano no es ser una estampa inm√≥vil de mogotes, malec√≥n, playa, mulatas, tabaco y ron. Que esta isla est√° hecha de influencias y mixturas.

Yo digo como cierto amigo, que la di√°spora no la inventamos nosotros, para m√°s informaci√≥n remitirse al Antiguo Testamento y ver al pueblo jud√≠o atravesando el Mar Rojo, o al menos el sendero abierto entre sus aguas por la gracia de su Dios. Sin embargo, quiere la criatura de isla adue√Īarse del sentimiento confuso de la emigraci√≥n como exclusivo padecer de sus orillas, pero no, el mundo est√° hecho de y por los que vienen y se van, y as√≠ sus muros, calles, versos, melod√≠as.

Hoy pienso en Jos√© Mar√≠a Heredia, parado frente al Ni√°gara, obnubilado ante la cortina interminable de agua, el torrente maravilloso que lo sedujo, grandeza inesperada que impresion√≥ el alma del poeta; o en Jos√© Mart√≠, adolescente expulsado de su patria como quien arranca a un hijo del abrazo materno. Pienso en esos hombres que invirtieron fuera de Cuba la mayor parte de sus vidas y nadie duda de la cubanidad de sus creaciones (tampoco se ha inventado dispositivo alguno capaz de medir este indicador que abale cu√°n cubana es o no la creaci√≥n de alg√ļn artista en dependencia de la distancia a la que se encuentre respecto a la patria en el momento de la creaci√≥n).

‚ÄúYo no he dejado de ser amigo ni de comunicarme con quienes han decidido radicarse en muchos sitios de la infinita geograf√≠a con que se dibuja nuestro planeta.‚ÄĚ Aclara desde el principio Joaqu√≠n Borges Triana en las p√°ginas de Nadie se va del todo. M√ļsicos de Cuba y el mundo. Viene con una advertencia, una declaraci√≥n de principios, para algunas mentes de sinapsis defectuosa, un desaf√≠o.

El libro de Joaqu√≠n Borges Triana, publicado por Ediciones La Luz, es de una transparencia avasalladora, el autor dice lo que piensa, o mejor, lo escribe a veces con un tono c√°ustico, y resulta que su opini√≥n es muy cercana a la de tantos que est√°n convencidos de que un pa√≠s no termina en el borde exterior de las 12 millas de aguas territoriales: ¬Ņacaso pueden sal y espuma limitar la pertenencia?

El periodista aborda la emigraci√≥n de los m√ļsicos cubanos como principio y no fin, investiga, seg√ļn √©l mismo afirma, la dimensi√≥n social de los cambios musicales, cuestiona fen√≥menos y construcciones sociales como el nacionalismo cultural y la exclusi√≥n del panorama art√≠stico cubano de aquellos que decidieron un d√≠a partir, no importa con qu√© motivo, pues ¬Ņacaso importan los de los millones restantes que se van de sus pa√≠ses de origen alrededor del mundo? Pol√≠tica, econom√≠a, amor, b√ļsqueda, sue√Īos, vocaci√≥n trashumante, todos valen lo mismo.

Quiero confesar que antes de leer el resto del libro fui al final. No es hacer trampas, porque en este caso el final es el principio, en las √ļltimas nueve p√°ginas previas al √≠ndice y bajo el subt√≠tulo: √≠ndice de agrupaciones y m√ļsicos diasp√≥ricos citados en el libro, Borges Triana compila una realidad cambiante. Me divierte un poco que el primero en la lista sea Alito Abad, trovador holguinero, no fue culpa de un supuesto chovinismo de los editores, que son sus coterr√°neos, la lista est√° en orden alfab√©tico, pero ese muchachito a quien escuch√© sentada en los neum√°ticos que hac√≠an de palco las tardes de la primera d√©cada de este siglo en el Caligary en los altos del Centro Provincial de Artes, y que dec√≠a: ‚Äúcon tanto de sed, tanto de sed y tanta sal, dentro de ti, un manantial‚ÄĚ, ese muchachito, tambi√©n se fue.

Sin embargo, algo como irse no es inamovible o una condición definitiva, porque ha vuelto y ha cantado en Holguín, a unas cuadras del mencionado Caligary, como tantos nombres en este índice, Descemer Bueno, Isaac Delgado, Telmary, Virulo, Alain Pérez, Habana Abierta, y así hasta sumar, entre los que conozco, más de una decena de artistas y agrupaciones.  

Las p√°ginas citadas trajeron a m√≠ una nueva certeza, entre im√°genes borrosas de una Celia Cruz dibujada en Delirio Habanero o las manos largu√≠simas, infinitas de Bebo Vald√©s sobre el marfil: La m√ļsica es un c√≥digo similar al ADN, un nexo inquebrantable, un ancla, una atadura perpetua. Nadie se va del todo. Nadie, todo. Voces de un valor absoluto. Puede ser que uno se vaya de Cuba, pero Cuba no se va de uno. Tan simple como eso, o tan profundo como el decir de Cintio Vitier:

‚ÄúDel estado podemos disentir; de la naci√≥n, en cuanto es un pueblo asentado en un territorio, podemos alejarnos, pero la nacionalidad, que en definitiva es cultura en su m√°s amplio sentido, nos une a todos.‚Ä̬†


Trov√°ndote, Kamankola y el cuentapropismo ( fotos y audio)

Este XV cumplea√Īos de Trov√°ndote se acerc√≥ lleno de sorpresas tanto en invitados como en nuevas locaciones que brindaron una mayor diversidad del p√ļblico que lo asiste. Mostrando una gran aceptaci√≥n la inserci√≥n de los escenarios ¬ęEl Patio de Artex¬Ľ, en Ciego de √Āvila, y el patio del Hotel Rueda, con un confort extraordinario y belleza descrita por su categorizaci√≥n, ¬ęEncanto¬Ľ. Asistida por la cuidadosa selecci√≥n de expositores de la m√ļsica para cada uno de ellos se demostr√≥ que el p√ļblico ignora lo que le gusta hasta que es capaz de escucharlo, le toc√≥ demostrarlo, entre otros, a Jorgito Kamankola.

Kamankola. poster en la entrada al patio del Hotel Rueda/Fotos: Celia Molina S√°nchez

Las 5:30 de la tarde, se dir√≠a que no es horario en Ciego de √Āvila para trovar a su pueblo, salvo que sea domingo. Este s√°bado 14, un artista alternativo cambi√≥ la suerte. Qui√©n dijo que existe un lugar ni un horario para Kamakola; he visitado tarde por tarde cada concierto, pe√Īa y serenata; y aquellos que tienen un p√ļblico fijo en Ciego de √Āvila se han llevado el regalo de mayor asistencia, incluso en lugares habituales de reguet√≥n:

¬ęLa era del reguet√≥n la he sufrido mucho ‚Äďse sincera Jorgito‚Äď; artistas que yo admiraba con los que andaba pu√Īo arriba, los vi montarse al tren. Pero no tengo nada en contra del g√©nero, de hecho, pienso que por su car√°cter de movimiento, por estar unidos, han logrado un lugar, cosa que lamentablemente se perdi√≥ en el rap, se perdi√≥ en la trova y el rock. Puedo decir abiertamente del reguet√≥n: hay cosas que me gustan, hay cosas que no y otras que detesto.¬Ľ

Respecto al espacio dijo que ¬ęKamankola canta donde le digan, en el parque, en el arrabal, en la plaza o en un lugar de p√ļblico de reguet√≥n. Los seguidores, por suerte, nunca han tenido problemas para presenciar cada lugar que se me ocurra, algunos, bastante raros.¬Ľ

Kamankola en concierto en el Patio de la UNEAC/ Fotos: Celia Molina S√°nchez

Este int√©rprete, que como bien √©l dice, hace mucho tiempo dej√≥ de caracterizarse por un g√©nero, ha pisado suelo avile√Īo en m√°s de una ocasi√≥n: ¬ęS√≠, mi primera vez fue en el festival de Rap Sector Hip Hop, ah√≠ fui invitado por Jos√© Ernesto Frithz Camot, rapero y organizador. Estuve en el patio de la AHS durante la gira nacional que realic√© con el fin de la realizaci√≥n del documental ¬ęTrovadores¬Ľ, actualmente en estado work in progress, donde tengo que agradecer a Liubin Lima, entonces vicepresidente de la sede, por el trabajo que me dedic√≥. Me realiz√≥ un escenario sorpresa bell√≠simo, con parles. Y en otros Trov√°ndote, tambi√©n estuve, s√≠.¬Ľ

Kamankola en AHS Ciego de √Āvila, escenario montado por Liuvin Lima, durante la gira 2019. Tomada de Internet

 

¬ęLa primera edici√≥n del festival de J√≥venes Trovadores que presenci√© ni siquiera era invitado, viajaba a oriente e hice estancia en Ciego, casualmente en el marco del evento, all√≠ tuve la oportunidad de escuchar a Ariel Barreiro, creo que la mayor√≠a de las canciones que tengo est√°n basadas en la obra de Ariel. Cuando conoc√≠ su poes√≠a, tambi√©n conoc√≠ la m√≠a. Este evento siempre me parece lindo, la gente de aqu√≠ hace sentir como en casa; cuando hago giras siento que el mejor lugar donde la voy a pasar es ac√°, porque aqu√≠ es como que la trova apetece, se siente el hambre por ella.¬Ľ

Con un estilo entre lo underground, la balada y el rock, este int√©rprete que se considera trovadicto, mantiene su carrera con ya publicados tres √°lbumes de estudio ¬ęAntes que lo proh√≠ban¬Ľ, ¬ęHasta precisar el aire¬Ľ y ¬ęViento¬Ľ, un directo ¬ęKamakola Live¬Ľ, y la producci√≥n de su cuarto fonograma oficial ¬ęDesde dentro¬Ľ a lanzar en abril. Sus creaciones han ocupado espacio en obras ajenas, como la aparici√≥n de ¬ęLa ponina¬Ľ y ¬ęTr√°fico de luz¬Ľ, dos de sus letras, en el libro ¬ęCantarle a La Habana¬Ľ, de Geraldo Alfonso, dedicado a los 500 a√Īos de La Habana. ¬ęEs un honor para m√≠ que Gerardo se haya fijado en mis humildes canciones, sabiendo que la canci√≥n m√°s hermosa que se le ha escrito a La Habana es S√°banas Blancas¬Ľ, confiesa Kamankola.

Kamankola. en concierto en el Patio del Hotel Rueda/Fotos: Celia Molina S√°nchez

En sus interpretaciones pueden encontrarse temas como la protesta ¬ęy nosotros con la lengua afuera‚Ķesto es Cuba, carajo y cuentapropismo¬Ľ, el amor, ¬ęmi sentimiento en comparsa arrollando pa‚Äô tu carrosa¬Ľ.

Y odas a la madre Patria como ¬ęvamos a hacer una ponina pa‚Äô comprarle un suspiro a La Habana¬Ľ. Se siente atra√≠do en mayor grado por la trova en la que se centra su creaci√≥n, fundamentalmente por su pasividad, pero es evidente al escuchar sus canciones que rapear le incrementa la fuerza espiritual.

Kamankola. p√ļblico en el patio del Hotel Rueda/ Fotos: Celia Molina S√°nchez

La producci√≥n de estos materiales se ha realizado mediante la t√©cnica CrossFunding, usando la plataforma BellCammill. Este sistema consiste en la recaudaci√≥n de fondos por personas interesadas en que una obra vea la luz. Obra la cual, en el caso de Kamankola, luego es distribuida de forma gratuita en las redes o de mano a mano. Su m√ļsica se promociona con giras autofinanciadas o invitaciones a pe√Īas y eventos como Trov√°ndote. De esta forma, Jorgito Kamankola se trova junto a nosotros.


Eva, la luz de tu nombre

Justo me encontraba en la esquina de la Casa de la Trova cuando supe la noticia.

Ahora tendría a punta de tinta unos cuantos adjetivos que ya emplearon otros para ti. Desisto de tardes grises o cualquier tropo compasivo. Huyo de cualquier reiteración a pesar de las razones. Eva, llena eres de canto y no necesitas más luz que la de tu nombre para trascender.

[+]


La radio en Antena

Un post en Facebook dio inicio a la nueva temporada de Antena Este, la pe√Īa dedicada a la radio que promueve la secci√≥n de audiovisuales de la filial provincial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Santiago de Cuba. Reacciones, comentarios y muestras de cari√Īo, llegadas desde distintas partes del pa√≠s, saludaron el nuevo empe√Īo.

[+]


Oscar S√°nchez y La Borracha no toleran la intolerancia

En la noche del pasado 28 de enero, y durante las habituales conmemoraciones para honrar la figura de Jos√© Mart√≠, el artista Oscar S√°nchez hizo su homenaje al Ap√≥stol en el Caf√© Barquito de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, en Ciego de √Āvila. La confluencia en el lugar, de una cultura gustosa de la m√ļsica bohemia en vivo, que se esparce por cada rinc√≥n y apetece la trova hasta las m√°s tard√≠as horas; no pod√≠a ser m√°s acertada cuando trajese a la vida una colaboraci√≥n entre el artista y sus fans, quienes, sin experiencia profesional en el asunto, le propiciar√≠an al m√ļsico su nuevo clip promocional.

Oscar S√°nchez, en concierto. Caf√© Barquito de la AHS en Ciego de √Āvila, noche del 28 de enero. Foto cortes√≠a de Daikel Fern√°ndez

Seg√ļn Daikel Fern√°ndez, su productor en jefe ¬ęSe puede observar en youtube desde el d√≠a 31 de enero el clip ¬ęBorracha¬Ľ, tema del autor. El producto fue realizado sin conocimiento t√©cnico ni te√≥rico alguno¬Ľ. Aun as√≠, el uso de t√©cnicas cinematogr√°ficas, casi sin querer, se evidencia. Es el caso de peque√Īos planos secuencia para perseguir a la Borracha, que se hace acompa√Īar de la t√©cnica c√°mara en mano, y aumenta el realismo con el uso en postproducci√≥n de efectos de v√©rtigo para aludir al estado de embriaguez. Las escenas filmadas encima de la escultura en forma de elefante del avile√Īo Maykel Mena, evidencian unos cortos travellings en arco, apoyados por la aceleraci√≥n de im√°genes en postproducci√≥n, m√°s las extra√Īas coloraciones que cobra el cielo muestran al espectador un efecto psicod√©lico.

Daikel, quien ofici√≥ como camar√≥grafo y editor del producto, narra: ¬ęEstaba compartiendo con dos amigas y Oscar S√°nchez en el Don √Āvila¬Ľ ‚Äď‚Äďbar ubicado en las cercan√≠as del Parque Mart√≠ de ciudad de Ciego de √Āvila‚Äď‚Äď, ¬ęentonces surgi√≥ la idea. Una explosi√≥n de emoci√≥n nos impuls√≥ a ir corriendo a mi casa y recoger los sombreros y una c√°mara fotogr√°fica Olympus y un celular Huawei, con c√°maras de 12 y 13 megap√≠xeles, respectivamente; apoyados por un palo selfi, dos sombreros y un casco; fue todo lo necesario para la acci√≥n.

Escenario: Artesan√≠a ¬®El Elefante¬®, en parque de la ciudad Ciego de √Āvila, de izquierda a derecha, Oscar S√°nchez, Yexik Domenech, Daikel Fern√°ndez. Foto cortes√≠a de Dalgis P√©rez.

¬ęLlegar al parque de la ciudad y comenzar a filmar mientras caminaba a Yexik Domenech ‚Äď‚Äďquien servir√≠a de modelo para el clip‚Äď‚Äď fue el inicio de todo¬Ľ. Yexik, de 20 a√Īos, pas√≥ el rato caminando de aqu√≠ hacia all√° repitiendo tomas, con su naturalidad fotog√©nica, subiendo y bajando de la escultura de chatarra, que ejerci√≥ de escenario fundamental. Como dice Daikel: ¬ęFuimos a divertirnos¬Ľ, pero no quita lo agotador que puede ser el proceso; Dalgis P√©rez, de tan solo 15 a√Īos, pero fan√°tica hasta los huesos del trovador, carg√≥, enfoc√≥ y film√≥ con su celular y palo selfi cada imagen que su productor general necesit√≥ de apoyo.

El audio fue el resultado de la grabaci√≥n en vivo de dos celulares y el propio de la c√°mara, en el lugar de la filmaci√≥n. ¬ęLos audios de los tres dispositivos fueron ecualizados. Cada audio por si solo se escuchaba mediocre pero los tres juntos ofrecieron, al menos, un mejor resultado. Luego, se le agreg√≥ un poco de efecto Reverberaci√≥n, el cual simula la estad√≠a dentro de una cueva. Todo el proceso fue llevado a cabo con la herramienta Sony Vega, con la cual se hizo el proceso de edici√≥n multimedia de inicio a fin, que cont√≥ con apenas unos cambios de color en el cielo, acelerados movimientos, efectos de mareo y tratamiento del sonido¬Ľ. Daikel, que con estos temas ya acumula algo de experiencia, gracias a su inter√©s en el √°mbito youtubero, con su canal La Intolerancia no la toleramos (LINTL) fue el encargado de generar el finalizado producto.

La intolerancia no la toleramos. Dise√Īo: Daikel Fern√°ndez.

El clip ya contaba con una historia predecesora, cuenta Daikel que conoci√≥ a ¬ęOscar hace como dos a√Īos en un Longina. Como un a√Īo despu√©s, se encontraba en Ciego de √Āvila como invitado de una pe√Īa local para ofrecer un concierto y un amigo en com√ļn nos brind√≥ la posibilidad de conocernos personalmente¬Ľ. El mismo d√≠a de su encuentro, en el bulevar avile√Īo, surgi√≥ una entrevista que cuelga en el canal en youtube, la cual cuenta con unas 280 vistas. El nuevo clip, realizado y finalizado el 29 de enero y publicado al d√≠a siguiente, ya el 4 de febrero contaba con mas vistas que su primera colaboraci√≥n, 312 para ser exactos.

Daikel ense√Ī√≥ el producto a Oscar ¬ęy me dio luz verde para subirlo¬Ľ. Todo esto demuestra que, a pesar de la fatalidad geogr√°fica y la carencia de diversidad cultural en potencia de la provincia respecto a sus vecinas, en Ciego de √Āvila hay diamantes en bruto.