trova cubana


Lino, por siempre trovador

Prefiero aferrarme a los nacimientos antes que a los adioses. Por estos días de septiembre pero de 1930 vería la luz en Guantánamo un hombre imprescindible para la trova, la radio, la prensa, en fin, para la cultura cubana.

Cuando por una escueta nota en la Revista Buenos Días supe que mis trovas de marzo no contarían con la física presencia de Lino Betancourt, solo tuve el impulso de derramarme en teclas. La pasada edición del Festival Pepe Sánchez hube de compartirlas con el auditorio y en especial con Fabián Betancourt. Hoy que la radio acerca sus fiestas y, por supuesto, a Lino en su posteridad.

 

Lino Betancourt junto a Augusto Blanca. Foto. Pepe C√°rdenas. Archivo de la autora.

Cuando el martes 9 de junio de 2015 el d√≠a despertaba, una vez m√°s me acompa√Ī√≥ la voz del entra√Īable amigo Lino en una de sus Citas con la Trova. Cu√°l no ser√≠a la sorpresa al presentar Mercedes como primer tema. De la firma de Manuel Corona, en mi familia, la canci√≥n es mucho m√°s que un nombre.

Conoc√≠ a Lino Betancourt alg√ļn temprano amanecer ¬†all√° por el 2002. Desde aquel d√≠a su voz y ense√Īanzas se hicieron presentes desde las ondas radiales que llegaban al cuarto de la residencia estudiantil en la Universidad de Holgu√≠n. Por Lino creci√≥ la pasi√≥n por la trova que ya hab√≠a sembrado mi abuela materna. ¬†

Gracias a su magisterio descubrí a varios de los grandes trovadores que había dejado en el propio Santiago. Con sus presentaciones llegaron guitarras y voces de toda Cuba y me arropé en un océano de canciones.

Am√≥, escribi√≥ e hizo tanto por la trova en Cuba y los trovadores que se consider√≥ uno de ellos. Nos trajo tantas hermosas canciones, sus historias y creadores siempre en tiempo presente que era como vivir el instante mismo en que surgieron o popularizaron las trascendentales piezas de la m√ļsica cubana. Lino se erigi√≥ en hacedor de canciones desde su palabra oral o escrita. Cada una de sus anotaciones y di√°logos era una invocaci√≥n. Por eso no es exagerado si digo que dramaturgia mediante, junto a √©l compartimos el instante tambi√©n con cada uno de los trovadores-soneros de nuestra Rep√ļblica Musical.

En el 2008 tuve el reto ‚Äďjunto al equipo de la otrora √Ārea de Investigaci√≥n Musical Pablo Hern√°ndez Balaguer‚Äď de realizar las coordinaciones del Coloquio del Festival de la Trova Pepe S√°nchez. Aquella ocasi√≥n me regal√≥ la oportunidad de tener de cuerpo y alma presente a uno de los iniciadores del primero de los festivales trovadorescos en el pa√≠s, estrechamente ligado tambi√©n a los momentos fundacionales de la Casa de la Trova en Santiago de Cuba.

Lino Betancourt y-Victor Casaus.

En el 2009 Eduardo Sosa y Leydis Torres le otorgaron la Presidencia Honor√≠fica del espacio te√≥rico. Gustaba de comenzar cada edici√≥n con la interpretaci√≥n de Tristezas, pieza vertebral de la trova cubana. Para tal encomienda reclam√≥ siempre la interpretaci√≥n de Cheli Romero, importante representante de la trovadoresca al estilo ‚Äútradicional‚ÄĚ por estos predios.

Por Las Bayamesas, d√ļo de hermanas del cat√°logo musical santiaguero sent√≠a especial adoraci√≥n. Ellas aparec√≠an a√Īo tras a√Īo en las jornadas del espacio te√≥rico, en ocasiones para realizar la ilustraci√≥n musical de los temas impartidos por Lino; y en otras, para regalarle el beso y abrazo. En similar modo, en cada marzo expres√≥ su admiraci√≥n y afectos por trovadores como Gladys del Monte, Xiomara Vidal, las Hermanas Ferr√≠n, el d√ļo cienfueguero As√≠ Son y Jos√© Aquiles.

A Eduardo Sosa le uni√≥ una amistad profunda que trascendi√≥ las presidencias de ambos en d√≠as del ‚ÄúPepe S√°nchez‚ÄĚ. Ambos compartieron los escenarios de las conferencias impartidas por Lino e ilustradas musicalmente por Sosa, en Cuba y Espa√Īa y en otras geograf√≠as que ahora mismo no acierto a nombrar.

Eduardo¬† le profes√≥ el amor y el respeto de los m√°s gratos alumnos. Por eso hoy, cuando interpreta uno de esos temas que nombra de la Banda Sonora de todos los cubanos, puede hacerse acompa√Īar de las esencias hist√≥ricas que dieron causa de vida a cada canci√≥n.

Lino junto al Trío Palabras. Foto Pepe Cárdenas. Archivo de la autora.

Por Lino conocimos además la maravilla del Trío Palabras. Las convidó en una primera oportunidad para ilustrar musicalmente una de sus conferencias y quedaron por siempre entre nosotros. Lino y las muchachas de Palabras hacían un impresionante acople trovadoresco. Era difícil deslindar los límites entre la palabra cantada y la guitarra a la oralidad de Lino, porque más bien lograron un impresionante trabajo a voces entre tanta maestría y pasión.

Nunca le gust√≥ que presentara sus temas como ‚ÄúConferencias‚ÄĚ y siempre mantuve una sana porf√≠a. Lino fue de esos intelectuales medi√°ticos al que conocedores, prensa y amantes de la trova esperaban con ansias. Cada una de sus clases aconteci√≥ a sala repleta fuera cual fuera el sitio escogido. Y tambi√©n era un hombre modesto que confi√≥ a Silvina D√≠az y a m√≠ muchos aspectos concernientes a la organizaci√≥n del evento.

A partir de nuestras andanzas teórico-trovadorescas el maestro se convirtió en un amigo cercano. Sentía predilección por almorzar en Las Gallegas, restaurant particular especializado en la elaboración del carnero u ovejo como decimos por acá.

Y cuando los ‚Äúemprendedores‚ÄĚ cerraron sus puertas Lino lo sinti√≥ profundamente. En m√°s de una ocasi√≥n visitamos juntos el Santuario del Cobre. Conversamos mucho sobre la trova, la familia, la vida‚Ķen la Casa de la Trova, la UNEAC, el Ven Caf√©, el restaurant El Barrac√≥n y otros espacios.

Algunos fueron los sustos que Silvina y yo pasamos cuando hacía sus escapadas santiagueras. De cuna guantanamera, Lino sintió un fuerte lazo con la hospitalaria urbe, y tenía buenos amigos y conocidos a los que gustaba visitar.

Lino Betancourt junto a Yorisel Andino y Silvina Díaz. Foto Giusseppe lo Bartolo.

Era un hombre muy familiar y como ya he dicho, buen amigo. Nos mencionaba mucho a Deysi, su esposa, cuya partida f√≠sica pocos a√Īos atr√°s le afect√≥ sobremanera. Igual conversaba sobre su hijo y con especial reiteraci√≥n y orgullo hablaba del nieto Fabi√°n. Su casa acogi√≥ amigos como Dorita, la trabajadora de la Empresa de la M√ļsica encargada de sus viajes y hospedajes, a quien profes√≥ una bella amistad.

Legó una importante literatura trovadoresca impresa y digital. Libros y artículos de su autoría se convirtieron en materia de obligada presencia en mi librero y mesa de trabajo. Conservo con risas y nostalgias sus originales dedicatorias que iban del verso a la caricatura.

Y como trovador al fin, era a veces un poco bellaco. Gustaba de torturarnos el o√≠do a periodistas y estudiosos con lo atesorado en su archivo personal. Una de sus bromas predilectas fue prometer el obsequio a m√°s de uno del Diario de Manuel Corona. Respecto a esto √ļltimo hace un tiempo ya me coment√≥ se hallaba inmerso en el proyecto de su publicaci√≥n por una prestigiosa editorial cubana.

En 1918 fueron compuestas cinco canciones que con el tiempo conformarían parte indisoluble de los sonidos de la nación cubana. Manuel Corona presenta a la trascendental Longina; Mujer Bayamesa llega en la representación de Sindo Garay; Miguel Companioni le cantó entonces a una Mujer Perjura; mientras Oscar Hernández en el sendero de una vida triste hallaba una flor y para la posteridad regaló la melodía Ella y Yo.  

Tras cada una de estas canciones persisten las historias y an√©cdotas que junto a sus creadores, les inmortalizaron, y sobre las que en marzo del 2018 nuestro Lino disertara con el t√≠tulo de ‚ÄúCinco Canciones Centenarias de la trova cubana‚ÄĚ.

El viejo se había puesto un tanto nervioso con algunas incertidumbres logísticas. Por suerte, a pocas horas de comenzar la edición, Sosa logró convencerlo.

Alguna vez en que estaba abrumada conversamos vía telefónica. Dijo que rogaría a Dios. No sé si lo haría, pero las luces de su amor llegan hoy hasta aquí.

Cuando el martes 9 de junio de 2015 el d√≠a despertaba, ya hab√≠amos escogido nombre de trova y canci√≥n para ella. Sobre las seis de la ma√Īana, la voz de Lino me dio la confirmaci√≥n y entre contracciones, aquello de creer en el destino. Adriana Mercedes, mi hija de cuatro a√Īos, alg√ļn d√≠a lo sabr√°.


Karel García, el Che y una gira musical por Cuba (+Videos)

T√ļ sab√≠as bien desde aquella vez / que ibas a crecer, que ibas a quedar, / porque la fe clara limpia las heridas, / porque tu esp√≠ritu es humilde / y reencarnas en los pobres y en sus vidas‚Ķ Son versos de la legendaria canci√≥n Son los sue√Īos todav√≠a de Gerardo Alfonso dedicada a Ernesto Che Guevara, versos que evidencia como 90 a√Īos despu√©s de su natalicio el Guerrillero Heroico sigue siendo una de las figuras pol√≠ticas m√°s universales.

[+]


Arturo cede el poder, la mesa redonda es otra

Tomado del Sitio web de la UNEAC

De Camag√ľey llega un hermoso regalo en el marco del XVII Festival de Teatro de La Habana. Esta vez, la compa√Ī√≠a Teatro del Viento toma como excusa la historia de Los Caballeros de la Mesa Redonda, √©pico relato y aut√©ntica demostraci√≥n de democracia e igualdad, para entrar en zonas neur√°lgicas y pol√©micas. Dirigidos por el dramaturgo Freddy N√ļ√Īez Estenoz, sobre la base de un texto alem√°n,13 actores en escena desde la s√°tira y el humorismo, ofrecen su veredicto: el reino ha muerto, el mundo rechazala gloria de Arturo.

[+]


Una ma√Īanita de monta√Īa en la m√ļsica cubana

Cuando vi hace solo unos cuantos d√≠as el video clip Ma√Īanita de Monta√Īa de Annie Garc√©s, me sent√≠ atra√≠da, pero sobre todo sorprendida, era el sentimiento hom√≥logo que me llev√≥ a escribir ¬ęOtra vez en casa¬Ľ, publicado en este mismo portal. Luego cuando busqu√© informaci√≥n vi que la canci√≥n era de Eduardo Sosa, que no es habanero, al igual que Annie. Los que no somos de La Habana la amamos pero no apartamos del coraz√≥n del lugar donde nacimos.

[+]


Des-trov√°ndote 2017

No soy un detractor de Trov√°ndote y mucho menos, de la trova. He estado presente desde la fundaci√≥n de este proyecto que sue√Īa p√ļblicos y un espacio reactualizado para la buena canci√≥n cubana en una ciudad que se identifica con la hospitalidad y los portales. [+]


Trova al centro de la isla

Ciego de √Āvila, Ciudad de los Portales y tierra de grandes locutores, capta la atenci√≥n de muchos en d√≠as de finales de marzo por la llegada en masa de gentes extra√Īas y a la vez necesarias. Muchachas¬† y muchachos que, con sus guitarras al hombro, vienen desde ocho provincias, invitados al 12mo Encuentro Nacional de J√≥venes Trovadores, Trov√°ndote 2017, en esta central regi√≥n, del 22 al 26 de marzo. Poetas de la canci√≥n como Jorgito Kamankola, Ra√ļl Marchena, Yatsel Rodr√≠guez, Iraida Williams, Audis Vargas, Santa Massiel Rueda Moreno y muchos m√°s, compartir√°n los escenarios de la Casa del Joven Creador, la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Casa de la Trova, el Centro Cultural Arauca y la Fundaci√≥n Nicol√°s Guill√©n. [+]


Vivir la trova desde las entra√Īas de la g√©nesis

Apetecible por completo es esta vigésima edición del festival de trova Longina, que anualmente tiene como escenario a la ciudad de Santa Clara, donde se logra un ambiente excepcional y la participación de un auditorio constante. Este 2017 se duplicará el tiempo de duración del evento de manera que durante diez días, del 5 al 15 de enero, se podrá disfrutar de un programa exquisito. [+]