tradiciones


Querernos de lejos

Cerramos los ojos y, por un instante, parece que nos trasladamos hacia el mismo centro de la vetusta, hermosa y se√Īorial villa de Santa Mar√≠a del Puerto del Pr√≠ncipe, con el trazado asim√©trico de sus calles, donde cualquiera puede desorientarse pero no perderse porque los camag√ľeyanos, amables y orgullosos de su urbe le ense√Īar√°n, de inmediato, el rumbo a seguir.

En eso pensamos al apreciar la más reciente obra del joven creador Iván Carbonell Guerra, Machuty, licenciado en la especialidad de Instructor de Arte, Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, a quien la terrible pandemia, la COVID-19, le ha servido de motivo de inspiración. De sus pinceles e inagotable fantasía, nació Querernos de lejos, acerca de la cual accedió, amablemente, a contarnos vía correo electrónico.

‚Äď ¬ŅQu√© te propusiste con Querernos de lejos?

Con mi obra trato de representar la dramática situación de contingencia sanitaria que vive el mundo a causa del nuevo coronavirus, la terrible COVID-19 que ya ha cobrado más de 270 000 vidas humanas en todo el mundo, y lamentablemente también en Cuba.

Mi intención es hacer un llamado a la reflexión de la humanidad a protegerse y tomar conciencia de cumplir las medidas orientadas por las autoridades de la Salud y, sobre todo, quedarse en casa para evitar la propagación de este siniestro virus.

En cuanto a las estructuras arquitect√≥nicas, en algunas zonas de la obra las l√≠neas se acent√ļan y desempe√Īan un papel esencial, con lo cual le da mayor expresividad y solidez a la pintura; con ello dejo bien definido que nuestras trincheras para vencer esta batalla contra la pandemia son nuestros hogares. Adem√°s, utilizo texturas, resultado de una constante experimentaci√≥n en que estoy inmerso y se funden con trazos de carboncillo que le aportan frescura y contraste a los elementos compositivos.

Por otra parte, recurro a una armónica gama de matices con el propósito de establecer un diálogo estrecho entre la obra y el espectador.

‚Äď ¬ŅQu√© t√©cnica utilizaste?

Emplee en la conformación una técnica mixta, ya que me permitió trabajar con varios materiales y me brindó la posibilidad de combinarlos entre sí, dando como resultado los efectos visuales que deseaba.

‚Äď Nos parece percibir una visi√≥n del Camag√ľey colonial en esta obra, ¬Ņes as√≠?

Esto es algo que muchas veces no te propones, directamente, pero aflora al manejar los pinceles. Siempre que puedo represento a mi ciudad de Camag√ľey desde mi visualidad creativa, en muestra de admiraci√≥n, respeto y cari√Īo a la tierra que me vio nacer y que es el pilar fundamental de mi formaci√≥n art√≠stica como creador.

Siempre he representado, impl√≠citamente, la ciudad de Camag√ľey, sobre todo ese Camag√ľey colonial lleno de ricas tradiciones identitarias que me acompa√Īan donde quiera que est√©.

Camag√ľey es una tierra que seduce a todos, tanto visitantes como sus pobladores. Es un homenaje a la tierra del Mayor, de Guill√©n y de tantos h√©roes y creadores, y por supuesto para todos aquellos h√©roes que en los hospitales, los laboratorios, cuidando el orden interior y en otras dis√≠miles tareas luchan, desde sus diversos frentes, para vencer esta pandemia.


Puertas infinitas y una orquesta de papel

¬ŅQui√©n est√° en casa?

¬ŅCu√°ntas puertas puedes abrir con tres llaves? Te aseguro que no hallar√°s una respuesta matem√°tica. Solo perm√≠tanme confesar que con esa cantidad de llaves me aprest√© a varias travesuras. Es cierto, no siempre hall√© el camino correcto, incluso ante sencillos laberintos. V√≠ctima de la ansiedad, extravi√© mis ojos m√°s de una vez. No me arrepiento, es divertido ponerse en el lugar de los ni√Īos aunque sea por unos instantes. Aunque s√© que los m√°s peque√Īos de casa de seguro encontrar√°n todas las puertas con mayor facilidad.

Este no es solo un libro destinado solo al p√ļblico infantil y adolescente. A primera vista ser√≠a cierto pero tras cruzar la entrada cualquier lector disfrutar√° de la belleza y el conocimiento a su disposici√≥n. No crea que si el volumen llegara a sus manos ser√° un lector apacible. En todo caso ser√° quien le otorgue a estas p√°ginas la din√°mica para la que se concibi√≥. Si√©ntase entonces coautor, y al√≠stese al corretaje, ya con la vista, ya con el l√°piz.

Para Puertas a la M√ļsica (Ediciones Santiago, 2014) encontrar√°s las llaves de entrada pero solo un acertijo no podr√°s resolver. Seas ni√Īo o adulto quedar√°s atrapado en su orquestaci√≥n, en el hechizo m√ļsico-visual. Cuando llegas a la √ļltima p√°gina no encontrar√°s la salida y retornas a cualquiera de las anteriores.

Si bien mis palabras parecieran lanzar un conjuro, perdonen damas y caballeros que yo no he sido, fueron el autor Jos√© Orp√≠ y el ilustrador Ra√ļl Gil, los atrevidos.

Pase usted, la casa es suya

La interrogante, en apariencias ingenua, de una ni√Īa a su madre, dio lugar en las primeras d√©cadas del pasado siglo a que del genio popular brotara el son inmortal en el c√©lebre Mam√°, Son de la loma en la autor√≠a de Miguel Matamoros. Raz√≥n que corrobora el acierto de aproximar a los infantes a las tradiciones musicales, autores e int√©rpretes. No por casualidad en el portal del libro se apela a la antol√≥gica pregunta, a continuaci√≥n de un di√°logo entre un nieto y su abuela, en el cual se cita el tema musical en cuesti√≥n. La pieza afina la orquesta y prepara a los asistentes al concierto que sus p√°ginas ofrecen.

Con un lenguaje asequible a las primeras edades, sin que se apele a √Īo√Īer√≠as del verbo o el adjetivo, Orp√≠ coloca a su lector ideal frente a una s√≠ntesis de nuestro acervo musical. Juego y aprendizaje se intercalan y coinciden en id√©ntico espacio con el fin de dialogar en torno al patrimonio sonoro intangible, o como se escucha en voz de un personaje, el tesoro musical.

Puertas‚Ķ es un v√°lido ejemplo de c√≥mo obrar para que las presentes y futuras generaciones de cubanos conozcan el acervo de su cultura musical sin que se apele a la queja ante los presuntos demonios audibles que nos atormentan. Sospecho de quienes solo se conforman con la cr√≠tica a lo que entienden nocivo. Resulta c√≥modo se√Īalar el rinc√≥n sucio desde el sof√°. ¬ŅPor qu√© no atreverse a llevar a t√©rmino las ideas?

En tal sentido Puertas‚Ķ constituye una atractiva propuesta que se enlaza a esa tradici√≥n literaria, musical y audiovisual que en diferentes etapas marcan la infancia cubana. No es la primera vez que Jos√© Orp√≠ Gal√≠ se aveza en proyectos similares, sobre todo cuando a destinatarios tan importante se dirige. Algunos guardar√°n en sus libreros los t√≠tulos Para despertar al duende, por Ediciones Santiago (2003; 2009) o El mundo de los asombros, en la factura de la Editorial Oriente en 2010. Quien atesore entre sus manos Santiago de Cuba: ciudad cantada, otra vez por la de Oriente (2013; 2015), percibir√° la vocaci√≥n del educador que persiste en su obra. En este √ļltimo texto no solo se sirve de la poes√≠a para comunicar etapas y hechos hist√≥ricos trascendentales de la Villa, sino que conf√≠a la ilustraci√≥n del volumen a la creatividad infantil volcada en im√°genes.

Los primeros 35 compases los dedica a la presentación de varios instrumentos presentes en la musicalidad insular y algunos en la universal. Así, escuchamos la primera tonada a manos de la guitarra, cordófono cuya herencia se debe a las tradiciones hispánicas, cuyo asentamiento es primordial en el desarrollo de nuestros géneros musicales de base. A través de la poesía rimada Orpí nos entrega nombres del cubanísimo pentagrama como Sindo y Matamoros, cuyas obras es imposible de separar de la novia de las seis cuerdas.

¬°Cuidado padres dormilones! Este no es un libro para provocar el bostezo y la ca√≠da de los p√°rpados a tus hijos. Madre, no ser√° con estos acordes que te quites al ni√Īo de encima por un rato. Muy por el contrario, prep√°rate para sacar punta a los l√°pices, y con cada part√≠cula de aprendizaje tendr√°s lista una r√°faga de preguntas. Al√≠stense a formar la orquesta, tomen la libertad de divertirse mientras los instrumentos y la literatura hacen su acople.

Puertas a la M√ļsica posibilita la interacci√≥n entre sus creadores y destinatarios, a trav√©s de diversos juegos y otros caminos ser√°n copart√≠cipes del resultado. De tal fiesta resulta la concurrencia de aer√≥fonos, cord√≥fonos y percusi√≥n que entrelazan las huellas de √Āfrica, Espa√Īa y otras regiones contribuyentes a la formaci√≥n sonora cubana. Quienes se atrevan al juego de este concierto, enriquecer√°n de forma amena su saber.

¬°Que toquen, que toquen! Yo bailo de todo

¡Ay Mamá Inés tu hijo Bola está frente al piano! Llamó a Lecuona y entre teclas se les ve en el retozo.

Las autoridades de la m√ļsica pierden el control. Se desordena el pentagrama y la poblaci√≥n amanece a todo baile. Cada quien elige un ritmo diferente y otros cantan. Hasta la reina Isabel se sum√≥ a la algarab√≠a, perd√≥n, ¬Ņqu√© ha tocado ese?

Tras El Misterio de la Uni√≥n las puertas se abren y desde la d√©cima nos llegan varios g√©neros y ritmos surgidos al mismo ajiaco que nuestra identidad nacional. No ha de extra√Īarse usted mi adulto escucha, si tras este encuentro vuelve en s√≠ su memoria y recuerda que antes de los √≠dolos de hoy estuvieron los de siempre, que a veces no se llama balada, aunque rejuvenecido, su nombre puede ser bolero. Lo mismo sucede con el son, la guaracha, la tonada, guajira o la rumba, a quienes muchos voltean el rostro como a extra√Īos inquilinos.

Por esta senda de los g√©neros musicales llegamos a sus cultivadores. Orp√≠ a√ļpa a varios de los m√°s ilustres en tertulia, las edades desaparecen, y Sindo y Matamoros coinciden en el mismo brindis con Silvio y Formell. Porque la obra de quienes trascienden no se limita a los calendarios o el juego de estar o no a la vista de todos. Quienes por la oreja sue√Īan, siempre sabr√°n de d√≥nde y qui√©nes son los cantantes.

Alguien con m√°s sapiencia que yo, expres√≥ que para saber si un libro para ni√Īos est√° bien escrito, uno de los caminos es que le llegue a un adulto tanto como en su infancia. Gracias a las trampas del autor y el equipo de realizaci√≥n del texto, cada p√°gina sonora de Puertas‚Ķ me hizo olvidar que hay documentos oficiales donde reza el a√Īo en que nacimos. Ahora que se desdibujan esas fronteras del esp√≠ritu, simplemente abrazo una palabra, humanidad.

P.D: ¡Ah! olvidé decirles, el libro dejó de existir en librerías santiagueras casi al instante de su presentación. Sería una suerte una reedición. Por lo pronto, anímese a encontrarlo en bibliotecas.

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica


‚ÄúEl mejor de los premios: la emoci√≥n del televidente‚ÄĚ

Cada historia simula un hallazgo en su camino, ese donde el aprendizaje es una escalera sin fin que lo ha llevado a escalar altos pelda√Īos en materia de Periodismo, a pesar de haberse graduado hace pocos calendarios en la Universidad de Camag√ľey.

Con sensibilidad y pericia ha vencido, desde los pasillos de TunasVisi√≥n, en las m√°s importantes lides del sector en Cuba. Pero no hay secreto detr√°s de ello, sino un ‚Äúvicio‚ÄĚ necesario que lo lleva a descubrir rostros e historias, lo mismo durante las coberturas que en cualquier otro lugar. Luego se esfuerza para transmitir a la teleaudiencia, con ingeniosidad y belleza, lo mejor de cada ser humano.

Este hijo adoptivo de Las Tunas (naci√≥ en Gu√°imaro, Camag√ľey) es, a pesar de su corta edad, el corresponsal nacional del Sistema Informativo de la Televisi√≥n Cubana y en innumerables ocasiones el galard√≥n del Festival del medio ha terminado en sus manos, gracias al dominio de g√©neros como el reportaje, la entrevista y el testimonio.

Gianny L√≥pez Brito, con solo ocho a√Īos de quehacer, ha obtenido lauros como el Premio Caracol de la Uneac, el de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, as√≠ como los tambi√©n nacionales ‚Äú26 de Julio‚ÄĚ, ‚ÄúMiguel √Āngel de la Torre‚ÄĚ (de cr√≥nica) y ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ (de Periodismo).

A prop√≥sito de su excelente desempe√Īo y las m√ļltiples guirnaldas que avalan ese camino, decidimos conversar con este joven, devenido tambi√©n realizador, mientras desentra√Īamos las vivencias y significados acumulados desde su llegada al canal territorial del Balc√≥n de Oriente.

tomada de su perfil de facebook
  • ¬ŅQu√© significado ha tenido en tu vida el telecentro TunasVisi√≥n?

Desde el tercer a√Īo de la carrera de Periodismo tuve claro que quer√≠a trabajar en la televisi√≥n. As√≠ llegu√© aqu√≠ y enseguida me enamor√≥ la unidad y el amor con que se labora. Gracias al telecentro he tocado el coraz√≥n de la gente al contar historias como la de Marina, la sepulturera; u Orestes, anciano de 80 a√Īos que trepaba palmas para cortar el palmiche. He realizado cr√≠tica social, acerc√°ndome a problemas latentes.

Pero mis premios siempre están unidos a otros colegas, no me canso de repetirlo. Desde que era estudiante y hacía las prácticas en TunasVisión fui eligiendo el personal con que trabajaría a menudo, porque considero que cuando las personas se conocen bien, a la hora de laborar todo fluye mejor.

Además, tuve suerte desde que llegué, pues me pusieron por tutora a Anybis Labarta, que me dio libertad para realizar los trabajos que quería y pude ir perfilando un equipo de trabajo que hoy es prácticamente inseparable. Aun así, a veces me impresiono de lo que he logrado en poco tiempo.

  • Cuando descubres una historia, ¬Ņqu√© elementos te vienen a la mente? ¬ŅC√≥mo organizas el trabajo para lograr tus objetivos?

Siempre trato primero de conversar con todos, contarles lo que quiero narrar, c√≥mo quiero narrarlo, qu√© sensaciones deseo trasmitir‚Ķ, para que el camar√≥grafo y el editor capten esa esencia y la puedan materializar. Busco que se enamoren de ese sue√Īo como yo.

Si importante es tener la historia, tambi√©n lo es narrarla de manera atractiva y en ello la fotograf√≠a es vital. Despu√©s que tienes esos elementos de tu lado, otro paso fundamental es la edici√≥n y el montaje, luego llega la m√ļsica y los efectos.

Me interesan mucho las historias de la gente com√ļn, de las mismas personas que comparten conmigo su tiempo cada d√≠a en las guaguas, en las calles. Siempre estoy atento a los individuos que tengo a mi alrededor porque en su transitar quiz√°s habita una an√©cdota interesante para llevar a la pantalla. Las mejores vivencias que he contado llegaron por accidente, precisamente de seres humanos maravillosos que se han cruzado en mi camino

  • Posees un apego especial por la tem√°tica cultural, ¬Ņpor qu√©?

Sí, siempre he sentido mucha atracción por el periodismo cultural, y aunque oficialmente no ha sido de los sectores que he atendido, me he mantenido cercano a él. Como estamos llamados a hacer un periodismo diferente, que vaya más a la esencia de lo humano para contar historias que conmuevan, llamen la atención y obliguen al espectador a sentarse y disfrutar del material, busco inspiración en esta vertiente aunque esté tratando un tema totalmente distinto. Esa atracción me ha ayudado a encontrar el lado humano y bello de otros aspectos de la vida.

  • ¬ŅQu√© recomiendas al panorama cultural tunero?

Por la cultura en Las Tunas se puede hacer mucho más. A pesar de que tenemos eventos importantes, todavía no se les da la connotación que merecen. En ocasiones, por factores externos, como el Sistema Informativo, donde apartan un poco los materiales enviados desde acá, por ejemplo, los de la Jornada Cucalambeana, cuando debería ser todo lo contrario, porque en este caso hablamos de una de las citas más defensoras de la cubanía.

Pero no son solo cuestiones desde afuera, sino también desde dentro. Se aprecian con frecuencia problemas organizativos, que tienen relación con el trabajo de las personas y el apoyo institucional.

Y como periodistas debemos aportar más. Aunque no resolvemos problemas, sí podemos ponerlos en la realidad, denunciarlos de cierta manera y hacerles comprender a los responsables de esos eventos que la cultura, como sostén de la nación, merece cualquier esfuerzo.

Los géneros testimonio, entrevista, reportaje y comentario evidentemente te atrapan, con qué palabra los definirías… 

Testimonio: Sentimientos

Entrevista: Vida      

Reportaje: Esencias

Comentario: Reflexión

Entre tus m√°s recientes guirnaldas se encuentran los premios nacionales ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ (Periodismo) y ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ (Periodismo Cultural). Com√©ntame un poco de la muestra con que participaste en ambos cert√°menes.

En el ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ present√© materiales de diferentes g√©neros; documentales, testimonios, informaciones, historias de vidas… Entre ellos estuvo la cr√≥nica Acompa√Īarte, la cual se acerca a la humanidad del cubano que, a pesar de las circunstancias, acompa√Īa a los familiares hospitalizados hasta el √ļltimo momento, y un reportaje sobre el tibur√≥n ballena aparecido en la costa norte de Las Tunas. Tambi√©n particip√© con Encajo, un audiovisual sobre el bullying, realizado junto a la realizadora Waldina Almaguer Medina.

En el caso del ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ compet√≠ con un conjunto de obras consumadas junto a Waldina. Por un lado, el reportaje Petit Danc√©, que refleja elementos de la cultura haitiana que permanecen vivos y enriquecen el patrimonio de la naci√≥n. Por otro, el documental Ra√≠z, inspirado en el grupo portador de tradiciones Ra√≠ces Soneras, del municipio de Majibacoa; y Esp√≠rita Sesi√≥n, un testimonio sobre la direcci√≥n en un centro espiritual que funciona en la carretera que lleva hacia el municipio de Jobabo.

tomada de su perfil de facebook

-¬ŅM√°s all√° de los premios, qu√© gratificaciones te ha ofrecido el Periodismo?¬†

A los tres a√Īos de desempe√Īo en el canal me lleg√≥ la responsabilidad de ser el corresponsal del Sistema Informativo y ha sido un reto hermoso. Pero confieso que al principio sent√≠ mucho miedo, pues Robiel Proenza realiz√≥ antes una faena brillante. Sin embargo, me ha ayudado a crecerme y ah√≠ est√°n los resultados.

Me satisface, además, cuando realizo un reportaje crítico, con el que se denuncia una problemática y este contribuye de cierta manera a su solución. También al sentir que mis reportes han alegrado o sobrecogido corazones. Ese es el mejor de los premios: la emoción del televidente.

Y es que al final, m√°s relevante que cualquier lauro, es que cuando vas apretado en la guagua o caminando muy temprano por la calle, un ni√Īo, un adolescente o un adulto te diga: ‚ÄúOiga periodista, c√≥mo me gust√≥ su trabajo‚ÄĚ, o ‚ÄúYo estaba esperando que trataran ese asunto as√≠, que se acercaran a ese tema‚ÄĚ. He vivido eso, he tenido tal suerte y es, sin dudas, el premio m√°s importante.

  • Si tuvieras que resumir las lecciones que has adquirido con esta profesi√≥n, ¬Ņcu√°les ser√≠an?

Que tienes que superar los miedos, enfrentar los comentarios negativos, tomar siempre lo positivo, lo que consideres √ļtil y constructivo, y seguir adelante. En mi caso, he aprendido a ser cada d√≠a m√°s sensible y a entender que no importan los obst√°culos; si perseveras puedes lograr las metas y ser feliz.

  • Entonces, ¬Ņcu√°les consideras que son los ingredientes primordiales para ser un buen periodista?

Ser honrado ante todo, siempre apostar por la verdad y superarse constantemente, pues el reportero que crea saberlo todo y pierda su humildad, también torcerá sus esencias.

…

As√≠ es √©l, todo entregado y profundo, por eso no extra√Īa nada que sea hoy uno de los periodistas cubanos con m√°s aplausos ganados en tan poco tiempo. Gianny L√≥pez Brito es, sin dudas, un nombre para recordar.


Canciones con retorno: viaje a Orm√°n

Cuando salí de Manzanillo de nadie me despedí. Torrenciales han caído de entonces a estas teclas. No importa, tengo boleto de regreso sin fecha de caducidad. Por estos días en que a uno le da tiempo para hurgar en los recovecos del yo, he vuelto a Manzanillo. Allí desafié kilómetros del malecón con los amigos de guitarras a la espalda, a veces con mi soledad. Confieso que no sobrevivió minuto a mis andanzas. En cada una de las tres visitas gustaba de compartirme entre la Casa de la Trova y la Casa del Joven Creador. A la distancia de una cuadra sus dinámicas de interacción son bien diferentes y la verdad que en ambas encontraba algo para permanecer. Las trovas del bayamés Ormán Cala conectaban uno y otro epicentro, mientras yo descubría la lírica por entonces del trovador.

Muchas creaciones del hacedor me habré perdido desde que nos vimos en fechas del Pepe Sánchez varios marzos atrás. Compartí en el espacio teórico algunas de las impresiones que me causó su obra. Ormán trajo consigo a la sala Titón de la Uneac a las protagonistas, sus canciones.

Hoy las escucho desde la memoria sonora; tampoco conservo los mp3, que perecieron cuando una antigua laptop decidió abandonarme sin previas notificaciones. Por eso, borracha de trovar, comparto la fe.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Retrospectiva Canción

La Canci√≥n Cubana Contempor√°nea manifiesta esa heterogeneidad distinguible en la autenticidad que aportan los cantautores de las distintas zonas geogr√°ficas del pa√≠s. Tal es el caso de la obra que desarrolla el trovador Orm√°n Cala desde la ciudad de Bayamo, en una constante retroalimentaci√≥n con los c√≥digos m√°s extendidos por la cancion√≠stica nacional. En su quehacer distingue una notable influencia de la trova primigenia cubana, espec√≠ficamente de conformaci√≥n oriental, en lo que sobresalen elementos heredados de los sones, lo que imbrica al influjo tambi√©n de la guajira, ritmos afrocubanos, incluso la a√Īadidura en ciertos pasajes que van del country al rock, la bossa nova, y la introducci√≥n de segmentos rapeados, de modo principal.

Escuchar a Orm√°n presupone adentrarse en una m√ļsica que entrelaza tradici√≥n y contemporaneidad, capaz de resemantizar tem√°ticas inmortalizadas por el discurso trovadoresco de siempre. El viaje o trasiego trovadoresco, las preocupaciones socioecon√≥micas, la relaci√≥n amatoria o el estereotipado esp√≠ritu bohemio se asumen desde una voz individual.

El tratamiento del n√ļcleo Viaje se ancla a un eje central en la l√≠rica trovadoresca cubana y en la biograf√≠a de sus cultores.

Por estos entresijos resalta en la producci√≥n de Cala del periodo al que me remite la nostalgia, un texto remisorio a exponentes del entorno trovadoresco y lo sonero como Sindo Garay, √Ďico Saquito, Miguel Matamoros y el mismo Compay Segundo. Por supuesto, en el caso del hecho musical cuando solo aludimos al texto/letra y carecemos del texto/m√ļsica, el acercamiento solo puede ser incompleto. Aun as√≠ asumo el riesgo:

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo
  • hay que ir de pie
  • que no hay asiento p√° sentar las ganas de volver
  • ¬†
  • (‚Ķ)
  • ¬†
  • y menos mal que permutaron lo del carnaval
  • si no se llena esto de bote en bote
  • como concierto de la Original
  • no puedo permitir que dudes de mis sentimientos
  • que me acuses de la ausencia
  • no falta el recelo
  • que no piense del desamor.
tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • si eres mi t√© de resed√°
  • mi pastillita p√° los nervios
  • ay ap√ļrate,
  • Longina seductora s√≠ esp√©rame
  • sentada en la terminal
  • que ah√≠ viene el tren Pen√©lope.
  • ¬†
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo.
  • Con el recurso de la intertextualidad, el autor logra recontextualizar los significados de una canci√≥n antol√≥gica de la trova, Pensamiento, de Rafael G√≥mez, Teofilito. Si en el texto original la intenci√≥n primordial consiste en convencer a la mujer interpelada del amor incondicional que ella inspira en el enunciatario, en esta reapropiaci√≥n, el autor se valdr√° de la afirmaci√≥n original para introducir las adversidades que viaje de por medio se interponen para su realizaci√≥n. En torno a Fragancia se organiza¬† una red de asociaciones que, en lo adelante acoger√° a otras figuras femeninas ineludibles de la cancion√≠stica.

El viaje resulta motivaci√≥n recurrente en los textos trovadorescos, evidente herencia de la trova legada por los primeros bardos. Pienso en el recurso viaje como entidad perenne en varios textos del Compay Segundo, tradici√≥n textual, sin ingenuidad, asociada a la caracter√≠stica trashumante del trovador en sentido gen√©rico, ¬†provocada entre otras causas por la inestabilidad laboral y econ√≥mica de la mayor√≠a. El viaje simboliza entonces para el trovador no la aureola de felicidad y mito ed√©nico con que suele asoci√°rsele, sino la v√≠a de car√°cter migratorio para garantizar posibles fuentes de empleo y con ello los ingresos econ√≥micos para solventar su vida. En otro sentido tambi√©n relacionado, el movimiento migratorio encarna la b√ļsqueda y af√°n por el reconocimiento a la creaci√≥n, sin que por ello obviemos la dimensi√≥n festiva que muchas veces les acompa√Ī√≥.

El viaje como motivación, así como la alusión a sitios tales como poblados, ciudades, playas, calles o barrios figuran entre los tratamientos predominantes en las rutas trazadas por la lírica de varios de los trovasoneros de la primera mitad del siglo XX cubano. En el abordaje de la temática destaca Francisco Repilado.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Las canciones Pasaje para Holgu√≠n, Ahora me da pena, Balc√≥n de Santiago, Se sec√≥ el arroyito, Chicharrones ‚Äďcanto al popular barrio de la ciudad santiaguera‚Äď y por supuesto, la s√≠ntesis sociomusical planteada por el Chan Chan, singularizan la relevancia del t√≥pico Viaje, que en sentido polis√©mico se instituye en la obra Compaisera.

Al decir de Danilo Orozco (2010) el Chan Chan se reinserta, recontextualiza y resignifica en el contexto de las andanzas festivas y amorosas del Compay, quien de joven recorr√≠a en tren una conocida trayectoria de poblados y zonas urbano-rurales orientales. La trayectoria seguida por este viaje se√Īala zonas donde las expresiones bailables, los intercambios, la sicolog√≠a de relaciones, los modos ingeniosos del decir, forjan profundas tradiciones y expresiones populares de las que se nutre el autor.

En el texto perteneciente a la autor√≠a de Orm√°n es posible encontrar, en su estructura significativa, varios gui√Īos respecto a esta tradici√≥n tem√°tica comentada al vuelo, en lo que texto y acompa√Īamiento musical conforman una unidad indisoluble en la idea de este otro recorrido ferroviario.

En este nuevo pasaje dentro de la cancionística cubana no debe obviarse la importancia de la ciudad de Manzanillo para el desarrollo del género trovadoresco desde sus orígenes a la actualidad. En esta zona oriental no sólo tuvieron un importante devenir las trovas decimonónicas y las correspondientes a las primeras décadas de la siguiente centuria, sino que también fue aquí donde se celebraría el Primer Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, en 1972. En la actualidad cuenta Manzanillo con la Casa de la Trova Jaime Benemelis; una calle después se encuentra la sede de la AHS, sitio al que concurren los más jóvenes exponentes que defienden este quehacer.

Aunque la mayor√≠a de los trovadores hoy pertenecen a alg√ļn cat√°logo de agencia o empresa de la m√ļsica, lo que en la condici√≥n de m√ļsico subvencionado o a rendimiento, debe generarles fuentes de empleo, el motivo viaje persiste en sus canciones como rasgo definitorio del modo de vida trovadoresco. Traslado mediante los juglares del presente buscan en algunos casos mejores propuestas de trabajo y promoci√≥n, otras veces la participaci√≥n en la red de festivales de la trova en el pa√≠s les garantiza una mayor promoci√≥n a su obra y el intercambio con otros cultores.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

El recorrido que hacemos junto al trovador suma a su connotaci√≥n sociol√≥gica la exploraci√≥n en el paisaje urbano de la cotidianidad en el ir y venir de pasajeros entre una y otra ciudad (Bayamo/Manzanillo). Aunque hay otros medios de transporte, ha sido la v√≠a del tren una costumbre ya arraigada en la provincia Granma. Coches y trenes en la provincia Granma, y en especial ciudades como Bayamo y Manzanillo, forman parte indisoluble de su identidad local, tradiciones arraigadas a procesos hist√≥ricos. Ejemplo de su trascendencia la encontramos en una pieza antol√≥gica de la autor√≠a de Adalberto √Ālvarez, A Bayamo en Coche, popularizada con gran √©xito nacional e internacional por el conjunto Son 14 y luego retomada por Adalberto √Ālvarez y su Son, am√©n de las versiones que ha propiciado. Coches y trenes permanecen interconectados en estas ciudades y en derredor de ellos se organizan no s√≥lo costumbres e idiosincrasia, sino tambi√©n redes socioecon√≥micas.

Los contratiempos del viaje musicalizado se sustentan en estrategias argumentativas alusivas a elementos del entorno vivencial de ambas ciudades. No s√≥lo acude a remisiones ambientales del viaje manejadas por todos los conocedores de esta v√≠a de transportaci√≥n, llamada por algunos sobre todo en el declive del pasado siglo como ‚Äúel tren lechero‚ÄĚ. Por entonces y despu√©s fue una de las formas m√°s habituales de ida y vuelta entre varias ciudades del pa√≠s.

La travesía apela además a códigos culturales propios e identitarios de las regiones Bayamo y Manzanillo, como resulta de la referencia a las festividades carnavalescas, hecho cultural de gran connotación en varias provincias del país y sobre todo, las orientales.  La remisión al evento festivo en el texto incluirá a su vez el tratamiento de otros tópicos de relevancia local.

Resulta significativa la remisi√≥n a La Original, lo que en s√≠ presupone el uso de t√©rminos de significaci√≥n local y nacional. El autor interpela el conocimiento del oyente-p√ļblico nacional que reconoce¬† de inmediato la alusi√≥n a la popular agrupaci√≥n. La frase podr√≠a resultar vac√≠a para un escucha for√°neo poco relacionado con el √°mbito musical cubano.

Estos usos discursivos por el autor son comprensibles si apelamos al criterio que él mismo ofreciera en entrevista a Danny González (2010) para este mismo sitio, donde a las interrogantes sobre qué motivaciones encuentra para componer, y la decodificación relacionada con su entorno de origen por parte de sus escuchas, respondió:

Escribo sobre lo cotidiano y el amor, partiendo de mis propias vivencias o las de otras personas. Pretendo reflejar en mis canciones las luces y sombras del contexto social que me envuelve.

                                                           (…)

Quien conozca los entresijos de nuestra idiosincrasia, el modo de hablar, y el enorme peso hist√≥rico que nos acompa√Īa, podr√° descubrir que son canciones hechas en Bayamo. Cada imagen que se desprende de mis versos ¬†responde a patrones muy particulares de este lugar.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

La pieza transcurre entre los tonos jocosos y la iron√≠a, elementos presentes en la identidad cubana, lo que no invalida la intencionalidad del texto por abordar las connotaciones sociol√≥gicas hasta aqu√≠ enunciadas, lo cual se complementa en la fusi√≥n texto-m√ļsica, donde la guitarra asume el protag√≥nico en el af√°n de recrear sonoramente la noci√≥n del viaje en tren.

Quiero que la despedida de este breve trasiego concluya sobre dos ruedas. Si de rutas se trata hay en la cancionística del trovador un decenio atrás, otro texto, mucho más breve pero igualmente significativo en el imaginario no sólo granmense, sino cubano. Y es cuando el discurso del trovador trasmuta el símbolo tren por el de la bicicleta, cuyos significados hallan su referencia en la realidad cubana fundamentalmente de los noventa:

  • Se te ha escapado el aire y ya hace tiempo
  • que has perdido el color
  • y te hundes en el fondo de la soledad
  • hoy habita tu fantasma en la ciudad
  • el tiempo que se pierde sin llegar
  • hoy sacudo telara√Īas de tu silencio
  • en mi portal
  • en tu portal
  • mi bicicleta china.

El signo bicicleta comunica toda una red de asociaciones y situaciones cotidianas, en tanto recrea un importante periodo dentro de la historia social cubana, etapa en que, entre otros renglones, se recrudecieron los problemas de la transportaci√≥n urbana, y la bicicleta fue sumamente usada como medio de transporte alternativo por parte considerable de la poblaci√≥n. Abund√≥ el llamado modelo ‚Äúbicicleta china‚ÄĚ, de importaci√≥n, que en un primer momento fuera entregada en los centros de trabajo a algunos trabajadores para facilitar el traslado desde sus domicilios a sus centros laborales. El tema remite con cierta nostalgia a un pasado de vicisitudes.

La canci√≥n de Orm√°n Cala devuelve una s√≠ntesis de procesos entre lo m√°s genuino de la m√ļsica cubana no s√≥lo en cuanto a elementos formales del entorno sonoro, sino a la savia de recontextualizar asuntos y motivos conformadores de la identidad cubana y local-provincial, siempre presentes en el discurso de trovadores y soneros. A lo anterior Orm√°n a√Īade elementos musicales for√°neos, todo de conformidad con sus propios y peculiares recursos comunicativos al momento de trasladarlos a su p√ļblico.

P.D: Mi amigo, cuando leas estos teclasos seguramente coincidir√°s en que debo actualizarme con respecto a tus creaciones. Nos debemos caf√©, guitarra mediante. ¬ŅManzanillo, Santiago o el Messenger?


La m√ļsica como crecimiento espiritual

Nos conocimos hace mucho tiempo y, desde entonces, la m√ļsica resonaba en su cabeza y en todo su cuerpo como una necesaria forma de apreciar el mundo, de dibujar las realidades circundantes y hasta de filosofar. El sonido era esa parte que, aunque √©l no sospechase, hac√≠a que sus pulmones se llenaran de ox√≠geno y su mente alcanzase otra dimensi√≥n. Con una vida dedicada a la m√ļsica, para Marcos Prawl (La Habana, 1984) la creaci√≥n, m√°s que un modo de expresi√≥n, constituye un camino hacia el crecimiento espiritual humano.

Licenciado en M√ļsica en la especialidad de Guitarra Cl√°sica, por el Instituto Superior de Arte (ISA), actualmente es profesor de la Academia de Etnograf√≠a en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba y director de Rondalla T√≠pica Cubana, alternando sus facetas de compositor e instrumentista, con la docencia y la investigaci√≥n. Pr√≥ximo a terminar su maestr√≠a, este joven nos habla sobre las diversas aristas de la m√ļsica, esa que, para √©l, pareciese ser m√°s de un estilo de vida, un modo de aferrarse a la sensibilidad del ser humano.

La m√ļsica vino a ti desde la infancia y lleg√≥ a volverse indispensable ¬Ņalguna herencia familiar o simplemente un impulso? ¬ŅC√≥mo fueron tus inicios?

En mi casa hab√≠a una guitarra que mi padre dej√≥ antes de marcharse, porque √©l fue guitarrero de afici√≥n, mi hermano y yo la descubrimos a los seis a√Īos. Cuando observo mi infancia no puedo evitar sentir nostalgia por las noches de descargas musicales, en los bancos de mi edificio en Alamar, cada vez que se iba la luz.

Eran los comienzos del per√≠odo especial, ah√≠ fue donde comenz√≥ mi relaci√≥n con la m√ļsica, gracias al guitarrista Julio, un joven m√ļsico emp√≠rico del barrio que me coloc√≥ la mano en el instrumento. Luego recib√≠ clases en la casa de cultura de mi localidad con una profesora llamada Nilda. No obstante, tuve que esperar hasta los 18 a√Īos para empezar a estudiar en el conservatorio Guillermo Tom√°s.

¬ŅQu√© figuras, experiencias y obras han marcado tu formaci√≥n musical?

He tenido muchos profesores a los que no podr√© dejar de agradecerles toda la vida. De mi barrio, de varias academias en La Habana, de otras provincias, otros pa√≠ses, no han sido pocos. Creo que por eso he aprendido a valorar y disfrutar muchos tipos de m√ļsica de distintas partes del mundo.

No puedo dejar de mencionar a mis profesores cubanos Felicia y C√©sar Hecheverr√≠a, este m√°s conocido como ‚Äúel lento del Tres‚ÄĚ, Esteban Campuzano, Mario G√ľemer Lay, Acela Padr√≥n, Eduardo Mart√≠n y Mart√≠n Pedreira; de instrumentos de plectro a Efra√≠n Amador y Erdwin Bichot; de canto Amalia Arriaza, Sahily Castillo Su√°rez y Carmen Collado; de orquestaci√≥n y composici√≥n, Enrique Guerrero, Alfredo Diez Nieto, Luis Ernesto Pe√Īa, Rafael Guzm√°n, Juan Pi√Īera, Roberto Valera y Alem√°n entre otros.

Entre los m√©todos que han sido m√°s significativos en mi formaci√≥n musical se encuentran el de guitarra Isaac Nicola, la escuela cl√°sica espa√Īola de Gaspar Zans, Dionisio Aguado, Fernando Sor y Francisco T√°rrega; la guitarra en la m√ļsica cubana de Alexis Baxter, todos los m√©todos de Ignacio D√≠az Gonz√°lez, The Jazz Piano Book por Mark Levine, el curso de Romeu por correspondencia, algunos de orquestaci√≥n de Walter Piston y Aaron Copland, de forma musical y composici√≥n de Arnold Sch√∂nberg y los libros de armon√≠a y an√°lisis de la profesora Iliana Zaida Garc√≠a.

Obras musicales son muchas, pero los estilos europeos (renacimiento, barroco, cl√°sico, rom√°ntico y otros del siglo XX), que son la columna vertebral de la academia musical en el mundo entero, han conformado de una forma poderosa mi est√©tica y apreciaci√≥n musical, aunque no sea esta la √ļnica influencia. Por otro lado, admiro la llamada m√ļsica folcl√≥rica y tradicional que sigue siendo un campo lleno de riquezas por descubrir, pues esa m√ļsica no se aprende en la escuela.

¬ŅQu√© g√©neros y tem√°ticas abordas en tus composiciones musicales?

No puedo desligarme de mi formaci√≥n acad√©mica, aprend√≠ a componer m√ļsica de c√°mara antes que nada, pero despu√©s de terminar el ISA me empec√© a interesar por la m√ļsica popular. Me pas√≥ lo que a muchos colegas, que salimos de nuestra amada burbuja y el mundo empieza a mostrarnos otra realidad, y es entonces cuando entendemos que para comunicarnos con el pueblo, como seres sociales que somos, tenemos que hacer una m√ļsica m√°s potable, menos conceptual.¬† ¬†¬†

Cuando hago alguna canci√≥n no puedo evitar la tem√°tica social, tengo un compromiso con la historia de la m√ļsica nuestra, donde cada movimiento, tendencia estil√≠stica y creador ha representado de una forma u otra, una √©poca hist√≥rica.

Creo en la importancia que tiene conocer el camino recorrido para poder continuar el legado y hacerlo, si se puede, más universal, porque patria es humanidad… pero partiendo de nuestra raíz, eso no puede desprenderse nunca.

Estoy en una etapa de mi vida donde siento fuerte admiraci√≥n por los g√©neros m√°s tradicionales de la m√ļsica cubana, incluso esos g√©neros que se dicen que ya no son populares, pero que, en su mayor√≠a, contienen una riqueza est√©tica que bien vale traerlos al contexto actual. Es una tarea dif√≠cil pero apasionante para m√≠.

Eres graduado del Instituto Superior de Arte, con Licenciatura en M√ļsica por la especialidad de Guitarra Cl√°sica. ¬ŅC√≥mo es el proceso de formaci√≥n en las escuelas de m√ļsica en Cuba?

El proceso es extenso, de mucha dedicaci√≥n y necesario. La guitarra se convierte para el estudiante en una filosof√≠a de vida. Hay tres niveles fundamentales de largos per√≠odos de tiempo: elemental, medio y superior, que est√°n muy bien dosificados a lo largo de doce a√Īos o m√°s. ¬†

Los estudiantes hemos llegado a estar casi ocho horas diarias durante a√Īos en una √≠ntima relaci√≥n con el instrumento para alcanzar el mayor nivel t√©cnico de interpretaci√≥n posible porque el fin es ser un guitarrista concertante y poder interpretar todos los estilos hist√≥ricos hasta la m√°s contempor√°nea y virtuosa de las obras. A pesar de esto, desde mi punto de vista por supuesto, sigue faltando la m√ļsica cubana tradicional. Aunque se est√°n implementando algunos talleres est√° muy lejos de tener la fuerza necesaria.

Habr√≠a que cambiar mucho y nuestras estructuras son a√ļn bastante r√≠gidas, seguimos compitiendo contra el mundo acad√©mico eurocentrista, sus paradigmas, y a veces perdemos el rumbo, un rumbo que en ocasiones pareciera que lo hemos encontrado pero la br√ļjula no se direcciona del todo. Es necesario ense√Īarles a las nuevas generaciones las ra√≠ces de nuestra tradici√≥n musical para entre todos poder desarrollarlas tambi√©n desde las escuelas de arte.

Entre las facetas de la composici√≥n y la interpretaci√≥n has escogido tambi√©n el camino de la ense√Īanza como una de esas tantas v√≠as a las que recurres para crear, m√°s all√° de letras y acordes, sembrar la pasi√≥n y la sensibilidad por la m√ļsica en los j√≥venes. Ya han pasado 15 a√Īos desde que comenzaste a ejercer como profesor de m√ļsica en la Academia de Etnograf√≠a de la Asociaci√≥n Canaria de Cuba, en la que han encontrado una formaci√≥n inicial muchos j√≥venes que luego han ingresado a las escuelas de m√ļsica y otros, que no siguen profesionalmente en la m√ļsica, pero han aprendido a apreciar la guitarra de concierto. ¬ŅC√≥mo ha sido la experiencia de instruir a j√≥venes de diversos contextos y edades en el arte de la guitarra cl√°sica?

Dar clases ha sido la experiencia que m√°s me ha marcado en mi carrera. He ido form√°ndome como profesor sobre la marcha y le estoy eternamente agradecidos a la vida y a la Sociedad Canaria, al se√Īor Carmelo Gonz√°lez Acosta, al poeta Rafael Orta Amaro y a la investigadora Olivia Am√©rica Cano Castro, fundadores de la Academia, por confiar en m√≠ durante tantos a√Īos.

Tengo la suerte de haber recibido clases de guitarra de grandes maestros durante mi formación, pero el que más influyó en esta vocación es indiscutiblemente el maestro Esteban Campuzano, a él le debo más que mi licenciatura. Por supuesto, me esmero por superarme cada día, porque en el magisterio, cuando crees que todo está dicho aparece un nuevo reto y más cuando los estudiantes no vienen de formaciones académicas o de preselecciones, como es el caso de nuestra academia en la Sociedad Canaria.  

Sue√Īo con hacer un doctorado en pedagog√≠a, o algo as√≠, pero falta para eso a√ļn. Estoy convencido de que la superaci√≥n metodol√≥gica es un obligatorio camino para mejorar cada vez m√°s el procedimiento que empleo en mis clases. Ser profesor me ha ense√Īado a comprometerme con cada alumno en su aprendizaje al precio que sea necesario, porque es lo que da sentido a la actividad docente, que es compleja y requiere mucha dedicaci√≥n.

MArcos Prawl. Cortesia del entrevistado

Poco despu√©s de comenzar a impartir talleres de m√ļsica te convertiste en director de Rondalla T√≠pica Cubana. ¬ŅQu√© peculiaridades tiene este formato musical y cu√°les son sus influencias?

La rondalla (además se le conoce como estudiantina, tuna o parranda) es un formato instrumental que también puede ser vocal y hasta con cuerpo de baile, pero los orígenes más directos que nos llegan a los cubanos es la influencia hispana que usaban instrumentos de plectro, arco y rasgueo preferiblemente.

La Rondalla T√≠pica Cubana es un proyecto que surge en el 2004 en la Sociedad Canaria de Cuba Leonor P√©rez Cabrera y est√° integrada por estudiantes de la Academia de Etnograf√≠a, as√≠ como egresados de las escuelas de m√ļsica del pa√≠s. Esta tradici√≥n musical, aprendida principalmente por transmisi√≥n oral en la comunidad de descendientes de canarios de gran parte del pa√≠s, se desarrolla gracias al intercambio cultural de rondallas como: Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, Canarios de Pinar del R√≠o, Rumores del Teide en Villa Clara, Los magos de Chambas en Ciego de √Āvila, Rondalla Timanfaya, Rondalla Islas Canarias, Coral Hesp√©rides, Danza Tamarco y Tamar√°n en La Habana.

Tambi√©n ha sido de gran importancia para el desarrollo cultural y profesional los hermanamientos que se han dado por casi 100 a√Īos entre canarios y cubanos, y entre sociedades de beneficencia de diferentes regiones de Espa√Īa y la Federaci√≥n de Sociedades Espa√Īolas en Cuba, donde podemos resaltar los m√ļltiples talleres y clases que han brindado en nuestra Sociedad Canaria prestigiosas agrupaciones de este tipo y m√ļsicos reconocidos como: Los Gofiones, Los Sabande√Īos, Los Cesteros, Parranda de Teror, Bentahod, Los Majuelos, Mestisay, Tsaxiraxis, Benito Cabrera, Josele del Pino, Domingo Corujo de Tejera, Pancho Amat, Efra√≠n amador, Ricardo Gall√©n, entre otros.

Las letras que empleamos pertenecen al cancionero hist√≥rico-popular al igual que los g√©neros musicales y la organolog√≠a, donde utilizamos varias familias de instrumentos de cuerda pulsada como guitarra, requinto, timple, tres, cuatro, charango, familia de la√ļdes espa√Īoles y percusi√≥n menor cubana y canaria, como parte de este √ļltimo grupo utilizamos tambi√©n la huesera, la ch√°cara, la pandereta, entre otros. Las t√©cnicas instrumentales, vocales, corales y en ocasiones los empleos de danzas t√≠picas de Cuba y Canarias conforman todo un espect√°culo m√ļsico-danzario que muestran al espectador un recorrido cultural por el folclor y las parrandas m√°s arraigadas a la tradici√≥n campesina de estos pa√≠ses.¬†¬†¬†

Esta pr√°ctica tuvo gran auge en la Cuba de finales del siglo XIX y principio del XX, principalmente en el marco las sociedades espa√Īolas, tambi√©n en las zonas rurales. Por suerte en estos momentos est√° recuper√°ndose esta hermosa tradici√≥n musical en varios puntos del pa√≠s gracias al impulso matriz que signific√≥ la agrupaci√≥n Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, despu√©s del triunfo de la Revoluci√≥n cubana.¬†

Como parte de tu trabajo como director musical has tenido que adquirir la habilidad de dominar diversos instrumentos musicales, sobre todo de cuerdas. Entre todos estos podr√≠a ser la guitarra aquel que perme√≥ tu sensibilidad por encima de los otros. ¬ŅA qu√© se debe esto?

La guitarra es la madre. Toda nuestra tradici√≥n de cuerda pulsada bebi√≥ de este instrumento, adem√°s, la ense√Īanza acad√©mica se ha enfocado hist√≥ricamente en ella y su desarrollo por l√≥gica ha sido mayor, sin embargo, existen muchos instrumentos de cuerda que tienen otros caminos y modos de expresi√≥n, por lo que todos son un m√°gico universo por descubrir, eso lo experimento cada d√≠a que me tengo que enfrentar a alguno de estos. Podr√≠a mencionar sobre todo al timple, el la√ļd, la bandurria y al tres.

Integraste por tres a√Īos el Coro Polif√≥nico de La Habana, como tenor segundo, bajo la direcci√≥n de Carmen Collado. ¬ŅQu√© habilidades aportaron esos a√Īos a la percepci√≥n musical desde la mirada del cantante y compositor?

El tema de los coros es una incógnita profunda para mí. Cuando siento un coro cantar no puedo evitar el impacto emocional. Me atrapa la atención y hago catarsis tarde o temprano. Te confieso que siempre terminaba cautivado en los ensayos diarios, que con Carmen eran bien densos porque esta admirable directora nos hacía creer que estábamos en Alemania y nos exigía como si fuéramos a cantar delante del mismísimo Bach.

¬†A pesar de la tensi√≥n y los fuertes ensayos termin√© enamorado para siempre del trabajo coral, por lo que de alguna forma trato de usar coros en la m√ļsica que compongo, donde empleo generalmente cuatro voces y el registro coral a la hora de distribuir los instrumentos musicales y mover las l√≠neas mel√≥dicas.

No puedo separar de mi gusto personal las estéticas aprendidas, sin embargo, existen muchas formas de que un coro suene bien, aunque sea con otra impostación e intención vocal.

Como cantante me cuesta mucho desprenderme de esa delicadeza y en ocasiones tengo que batirme con mi color de voz para no parecer un cantante de coro cuando debo cantar m√ļsica tradicional.

En m√°s de una ocasi√≥n se han presentado en el espacio televisivo Palmas y Ca√Īas, as√≠ como en otros festivales y eventos relacionados con la m√ļsica tradicional cubana, dado que la agrupaci√≥n que diriges es una de las defensoras del punto cubano en nuestro pa√≠s. No obstante, dadas las circunstancias del propio conjunto musical su repertorio suele navegar entre las aguas de sonoridades cubanas y canarias. ¬ŅC√≥mo lo desarrollan?

No hay dudas que la m√ļsica campesina cubana fue un producto de la m√ļsica tradicional canaria tambi√©n, pero en Cuba encontr√≥ su propio camino y logr√≥ un desarrollo envidiable que se separ√≥ de sus ra√≠ces hispanas y africanas tanto en el desarrollo de los instrumentistas como en los g√©neros musicales, el estilo de canto y las danzas.¬†

En el caso de las rondallas de ascendencia canaria, estas se quedaron en nuestros campos y es por eso que tienen tantos puntos en com√ļn con la m√ļsica campesina, como si fueran dos hijas de los mismos padres, que se criaron en contextos parecidos y en condiciones similares, pero logrando diferencias claras una de otra. Los instrumentos musicales de cuerda, el uso de la prosa y el verso rimado son los mismos para ambos universos estil√≠sticos.

Es por eso que, si tocamos una fol√≠a, una malague√Īa o una isa, despu√©s podemos hacer una tonada, un son o una habanera, sin que esto traiga contradicciones discursivas en nuestras actuaciones.

Participaste en el Festival Internacional Tenderete con sentir canario, celebrado en 2018 en Venezuela. Coméntanos un poco sobre esto.

Vargas es una ciudad costera muy parecida a lo que pudiera ser una provincia cubana en el extranjero desde todos los puntos de vista, aunque con m√°s recursos econ√≥micos. Me parec√≠a una mezcla de Pinar del R√≠o, La Habana, Sancti Sp√≠ritus y Villa Clara‚Ķ impresionante. Imag√≠nate que tuvimos la oportunidad de compartir con j√≥venes, adultos y ni√Īos de todo el pa√≠s que pertenec√≠an a m√°s de 20 agrupaciones folcl√≥ricas, que confluyeron en un evento de una semana que se parec√≠a a los festivales de tradiciones que hacemos aqu√≠ en Cuba, pero con m√ļsica venezolana y canaria.

En Venezuela hay muchas sociedades, y las sociedades canarias son clubes grandes y poderosos, muy superiores log√≠sticamente que las cubanas pues la inmigraci√≥n isle√Īa a la tierra de Bol√≠var durante el siglo XX fue numerosa y estos grupos sociales lograron un poder√≠o econ√≥mico vinculado entre otras cosas al negocio del petr√≥leo.

A pesar de la compleja situación política y económica que había en el país cuando fuimos de visita, pasamos unos días hermosos llenos de eventos culturales variados y la mayor hospitalidad que he experimentado en mi vida.

Has compartido escenarios con m√ļsicos y agrupaciones prestigiosas de Islas Canarias, Espa√Īa y Venezuela tales como los Gofiones, Mestisay, El Colorao, Los Cesteros, Tsaxiraxis, La Parranda de Valladolid, Benito Cabrera, Domingo Corujo de Tejera, as√≠ como m√ļsicos y agrupaciones inglesas e irlandesas en los festivales de m√ļsica celta celebrados en La Habana. Tambi√©n has participado en proyectos discogr√°ficos de otros artistas, entre ellos el √°lbum ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, que rescat√≥ la discograf√≠a del cantautor cubano Antonio Mach√≠n, que obtuvo el premio Cubadisco 2009. ¬ŅC√≥mo han sido estas experiencias?

Creo que por eso me identifico tanto con la m√ļsica que hago y ense√Īo a mis alumnos, porque he podido nutrirme de estos grandes del folclor internacional. Estos m√ļsicos de talla mundial funcionan como una hermandad y nos han visitado durante a√Īos con sus propios recursos impartiendo sus conocimientos y experiencias, as√≠ como materiales did√°cticos e instrumental t√©cnico para nuestro desarrollo. Hemos tenido la oportunidad de compartir escenario con ellos fuera y dentro de Cuba y estos hermanamientos han sido la base ideol√≥gica por la que nuestras agrupaciones de ascendencia hispana en Cuba han mantenido la labor de rescate y preservaci√≥n de este legado patrimonial de forma gratuita y altruista a pesar de los pesares‚Ķ

Con respecto a la obra discogr√°fica ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, producida e interpretada por el canario V√≠ctor Rodr√≠guez, me siento muy dichoso de haber tenido esta experiencia de vida que me permiti√≥ participar en un trabajo discogr√°fico profesional de gran magnitud.

Este √°lbum que se grab√≥ en los estudios Abdala durante m√°s de dos meses ininterrumpidos y tuve la oportunidad de que sus productores me incluyeran en dos canciones donde toqu√© la bandurria, el la√ļd tenor y el timple canario. Este proyecto reuni√≥ un gran n√ļmero de m√ļsicos y agrupaciones de diferentes formatos de toda Cuba, siendo una experiencia √ļnica en mi vida.

Como parte de tu proyecto de maestr√≠a en Musicolog√≠a, desde hace unos a√Īos vienes desarrollando investigaciones dedicadas a explorar la presencia de las rondallas en diversas regiones del pa√≠s, sobre todo en el entorno rural, y a trav√©s de la ayuda del Centro de Investigaci√≥n de la M√ļsica en Cuba, recientemente se encuentran en proyecto de grabar el CD La huella isle√Īa. ¬ŅCu√°les son los prop√≥sitos que se han propuesto alcanzar con este disco?

Canarias y el mundo hispano en general conformaron el ‚Äúetnos‚ÄĚ cubano junto a √Āfrica, China, los √°rabes y muchos inmigrantes de otras nacionalidades del mundo. Pero los isle√Īos se destacaron no solo por su laboriosidad y entrega al trabajo, sino que la m√ļsica siempre estuvo presente en la vida diaria y nunca falt√≥ un canto o una danza que les acompa√Īara en la nueva patria que les brind√≥ su seno durante siglos. A tal punto que en la d√©cada del 60 en el siglo XX se hicieron grabaciones a cantadores isle√Īos y sus descendientes en el poblado de Pozas, tradici√≥n de la que somos continuadores tambi√©n aqu√≠ en La Habana.

Es por eso que nuestra agrupaci√≥n se propuso grabar toda la m√ļsica representativa de nuestras fiestas y celebraciones cubano-canarias que tiene m√°s de 20 a√Īos, dentro y fuera de la Federaci√≥n de sociedades espa√Īolas a modo de homenaje a estos padres fundadores y a su vez mostrar nuestra labor musical durante este per√≠odo. Tenemos la dicha de contar con el apoyo de CIDMUC que hace grandes esfuerzos por conseguirnos las condiciones necesarias de log√≠stica y recursos de personal t√©cnico para hacer posible este sue√Īo.

Desde tu visi√≥n, qu√© importancia le confieres al rescate musical de la obra de autores ya desaparecidos y a las labores de musicolog√≠a que se desarrollan en torno a estos, dado que muchas veces las piezas quedan atrapadas en los pentagramas de un cuaderno de m√ļsica y, a menos que sepas leer la partitura e interpretar el instrumento, no puedes descifrar la magia creativa que guardan las notas escritas sobre el papel.

Tienes toda la raz√≥n. Si ense√Īamos un plano del Capitolio confeccionado por un ingeniero, no podemos pretender que las personas comprendan lo que significa o sientan la experiencia de apreciar la obra arquitect√≥nica cuando nos paramos frente a ella. Por eso instituciones como el CIDMUC, Casa de las Am√©ricas y el Museo de la M√ļsica se han dado a la tarea desde sus comienzos de rescatar y preservar nuestro patrimonio hist√≥rico musical.

Ellos se han valido del trabajo de campo de destacados music√≥logos y estudiantes egresados de nuestras escuelas de m√ļsica, a partir de todas las herramientas t√©cnicas posibles y el uso de la tecnolog√≠a para registrar tanto en partitura como en grabaciones musicales y videos, ese extenso y excitante mundo sonoro que es la m√ļsica cubana. Tambi√©n de esa forma el p√ļblico en general puede apreciar la m√ļsica lo m√°s parecida posible a como se tocaba en √©pocas pasada y como la conciben las nuevas generaciones en la actualidad.

Entre nuestro contexto, podr√≠amos decir que existe una l√≠nea invisible pero latente entre la m√ļsica cl√°sica y la m√ļsica popular, ¬Ņa qu√© crees que se deba esto?

Ambos tipos de m√ļsica se desarrollan en contextos heterog√©neos e hist√≥ricamente han cumplido funciones sociales diferentes. La m√ļsica popular sali√≥ del creador emp√≠rico, por lo que se comunica f√°cilmente con las masas sin instrucci√≥n musical acad√©mica, ya que este artista bebe directo de lo que esta mayor√≠a consume. La m√ļsica cl√°sica la entiende, aprecia y crea el que la estudi√≥ o el que de alguna forma en su infancia y educaci√≥n estuvo influenciada por esta est√©tica musical, aunque tambi√©n depende de la sensibilidad de cada cual.

A pesar de eso la pol√≠tica cultural de nuestro pa√≠s ha tenido como objetivos durante muchas d√©cadas que la poblaci√≥n en general logre disfrutar y entender la m√ļsica cl√°sica porque, cr√©eme, apreciar la m√ļsica cl√°sica sin duda alguna eleva la sensibilidad musical de cualquier ser humano a otro pelda√Īo y, adem√°s, es una herramienta indiscutible para entender la historia de la humanidad, aunque esto parezca abstracto, como mismo sucede con las artes pl√°sticas, el teatro y la literatura.

Recientemente, estuviste entre los 24 compositores seleccionados para participar en el concurso Adolfo Guzm√°n 2019, con la canci√≥n Deja que te ame as√≠. H√°blanos de este tema que tanta aceptaci√≥n tuvo por parte del p√ļblico y qu√© ha significado para ti esta experiencia.

Deja que te ame as√≠ es una canci√≥n a la fe y al amor a la vida. Quise hacerla con un g√©nero bailable, pero que la letra en s√≠ hiciese el contraste. Tuve la suerte de contar con dos importantes creadores que me apoyaron en el acabado del tema. En primer lugar, el m√ļsico y amigo Jorge Mancebo: ‚ÄúChoco‚ÄĚ, quien me ayud√≥ en la producci√≥n, grabaci√≥n y mezcla del tema en solo cinco d√≠as, pues es un maestro de la creaci√≥n con ordenador y un excelente arreglista.

La otra colaboración estuvo a mano de una persona muy especial para mí, que quiero inmensamente, excelente mujer y escritora, quien le dio un importante acabado al discurso poético de la canción, sellando el producto final. Me siento muy feliz por la colaboración de ambos artistas en mi canción y estoy convencido de que el trabajo en equipo es tan necesario como productivo.

En cuanto al concurso Guzm√°n, fue una experiencia necesaria para mi carrera porque siempre he trabajado al margen del mundo del espect√°culo y este concurso me introdujo en uno de gran magnitud. Pude constatar lo complejo que se hace una producci√≥n a estos niveles, el gasto econ√≥mico y la log√≠stica que se necesitan sin dejar de mencionar los cientos de profesionales de diferentes √°reas de las artes, el dise√Īo y la ingenier√≠a audiovisual en pos del espect√°culo.

No alteró el rumbo de mis proyectos personales, pero sí me ubicó en donde estoy, lo complejo que funciona y que hay que ser muy serio en todo para no derrochar los recursos y trabajar con los pies en la tierra, aunque de vez en cuando haya que buscar en las nubes.

Le agradezco inmensamente a Pedrito Camacho con ese espectacular arreglo y a los muchachos de la Banda Gigante bajo la dirección de Gaitán, hombre de mucha paciencia y entrega. No quiero dejar de mencionar la gran experiencia que fue para todos los competidores el haber participado del evento ya que hoy nos une una bonita amistad. 

¬ŅActualmente cu√°les crees que son los principales retos que enfrentan los m√ļsicos?

Creo que los retos de un m√ļsico tienen mucho que ver con sus concepciones de la vida, su vocaci√≥n-talento y sus condiciones socioecon√≥micas. Si un m√ļsico quiere defender un repertorio, una est√©tica o un discurso art√≠stico depende mucho de su voluntad y su entrega a lo que hace y desea lograr.

Pareciese que donde las condiciones econ√≥micas lo permiten hay m√°s desarrollo para el que desea dedicarse a la m√ļsica, sin embargo, la vida nos sigue demostrando que los intereses personales, los valores morales y la intensi√≥n que se le dedique a la actividad musical limitan o hacen avanzar al artista hacia el m√°s preciado sue√Īo.¬†

¬ŅQu√© rasgos crees que definen a Marcos?

Creo que el rasgo que ahora mismo me define es la pasi√≥n y dedicaci√≥n por las actividades profesionales que hago. Tambi√©n considero que con los a√Īos me he vuelto m√°s trabajador y estudioso, aunque el tiempo casi nunca me alcanza, por lo que he tenido que ir dejando de hacer muchas actividades que me gustan y he ido concentrando mis esfuerzos en las m√°s importantes para ir concluyendo proyectos, porque como dice el refr√°n, ‚Äúel perro tiene cuatro patas, pero coge para un solo lado‚ÄĚ.

¬ŅCu√°les son las expectativas que tienes para el futuro?

Aconsejan los grandes maestros espirituales, para decirlo de alguna forma, que en silencio deben gestarse las cosas, no obstante, me encuentro inmerso en un proyecto que tiene que ver directamente con la m√ļsica popular patrimonial que incluye un estudio profundo de determinados g√©neros tradicionales cubanos y al fen√≥meno cultural que se desarroll√≥ en torno a estos, para as√≠ intentar traerlos al contexto actual y seguirlos desarrollando en diferentes formatos musicales y, por su supuesto, en mi creaci√≥n futura.


Un libro sobre las fiestas de Sapos y Chivos

Una de las experiencias m√°s interesantes que se puede tener con respecto a la cultura popular tradicional en Cuba son las parrandas del centro del pa√≠s. Surgidas como una celebraci√≥n con fines religiosos en la otrora Villa de San Juan de los Remedios, se fue expandiendo por todo esa geograf√≠a hasta llegar a nuestros d√≠as como una de las obras del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, declarada por la UNESCO en 2018. Muchas han sido en los √ļltimos a√Īos las iniciativas que se han realizado por la visualizaci√≥n nacional de esta importante tradici√≥n cubana, donde destaca el programa Parrandeando del canal Educativo 2.

Una de las parrandas de mayor arraigo y m√°s longevas son las celebradas en el territorio villaclare√Īo de Camajuan√≠. Las parrandas camajuanenses son testigos de una imborrable huella de tradici√≥n e historia, dejada a trav√©s del tiempo en sus calles y en su pueblo. Seg√ļn se conoce, estas son un desprendimiento muy fruct√≠fero de las parrandas remedianas que lleg√≥ movida por asentados en esta tierra de valles f√©rtiles unidos a otros naturales que ve√≠an en ellas la posibilidad de sacar negocios a un fen√≥meno de masas

As√≠, despu√©s de tres o cuatro a√Īos de pruebas y organizaci√≥n, el 6 de enero de 1894 realizan las primeras parrandas en el municipio. Dos barrios, uno en la loma (Chivos) y otro en los bajos cerca de la ca√Īada (Sapos) pasean sus carrozas en una «lucha» fraternal que se enraizar√≠a hasta los d√≠as de hoy.

Y sobre esta importante tradici√≥n el escritor Alejandro Batista L√≥pe, ha realizado un libro de testimonio titulado Camajuan√≠ Parrandero; en sus 256 p√°ginas se pueden comprender la naturaleza y arraigo popular de esta tradici√≥n. En los trabajos de plaza, el origen de los cabezones, la artesan√≠a popular y los dise√Īos de carrozas y vestuarios se puede entender el sentido de dichas celebraciones.

Reconocer que este texto es una excelente fuente de consulta porque recoge el conocimiento y las experiencias de sus portadores principales, hombres y mujeres de Camajuan√≠ que a lo largo de muchos a√Īos han sabido mantener dicha tradici√≥n, pero con caracter√≠sticas propias y diferentes a las de Remedios.

Su autor, Alejandro Batista, proveniente del barrio de los Chivos, siendo un importante promotor y defensor de las parrandas y las tradiciones de Villa Clara. Esto debido a que es hijo de Ren√© Batista Moreno, uno de los disc√≠pulos y amigos de Samuel Feijo√≥ y quien le pusiera el ep√≠teto del ‚ÄúDoctor Manigua‚ÄĚ.

Su madre, Mar√≠a L√≥pez Mart√≠nez, artesana y pintora popular que con su labor ha engalanado muchas parrandas, fue merecedora del Premio Memoria Viva que entrega el Centro Nacional de Casas de Cultura, y el de Investigaci√≥n Cultural ‚ÄúJuan Marinello».

Por lo que no podemos decir que el libro Camajuaní Parrandero es obra de casualidad ni del interés aislado de un hombre. Sino que es fruto de la pasión investigativa de un portador de la cultura popular que quiso recopilar estos testimonios para las futuras generaciones de parranderos e interesados.

Otro valor que tiene este libro es la riqueza que aportan sus im√°genes como el m√°s valioso testimonio gr√°fico del quehacer diario de los que hacen y viven las parrandas. Y digo quehacer diario porque aunque se celebran un solo d√≠a, los que est√°n encargados de su realizaci√≥n la piensan y la ejecutan todo el a√Īo. Tambi√©n hay que se√Īalar que Alejandro Batista no dej√≥ ning√ļn detalle suelto; todos los elementos que se conciben para estas fiestas est√°n bien reflejados por sus hacedores.

En ello destacó los capítulos La guerra publicitaria, más de un siglo de ingenio popular; Antonio Cabrera Reyes, constructor de cabezones; El arte de la pirotecnia y Las comparsas y sus grupos callejeros. Además de homenajear a las figuras más destacadas, es en las páginas dedicadas a Antonio Cabrera Reyes y Roberto Prieto González donde se puede sentir con mayor hondura este reconocimiento.

Cada 19 de marzo, día de San José y patrón del barrio de los Sapos, se puede disfrutar de las parrandas de Camajuaní. Siempre teniendo en cuenta la rivalidad que vivirán losCchivos amparado por Santa Teresa y que recorre los barrios de este pueblo de Villa Clara con sus emociones y alegrías.

Libros como estos son dignos de respeto y la más profunda admiración, porque permiten que las esencias de la nación cubana sigan vivas a través de la investigación y la literatura.


Conversando con el gran houngan del vud√ļ en Cuba

Una de las experiencias m√°s importantes de vida es poder compartir con los portadores de la cultura popular en su propio medio. Hoy tuve el parecer de hablar con el gran houngan Pablo Milan√©s, quien es un reservorio espiritual de las tradiciones haitianas en Cuba. Una de las religiones de matriz africana radicada en el Oriente de Cuba es el vud√ļ, que aunque viene de Hait√≠, con el paso de los a√Īos tiene su variante cubana, bien descrita en el libro el Vud√ļ en Cuba.

[+]


Camag√ľey, una ciudad que nos habita dentro

Desde hoy la Villa del Puerto del Pr√≠ncipe celebra el aniversario 506 de su fundaci√≥n ‚ÄĒel 2 de febrero de 1514‚ÄĒ, motivo que desde mucho antes gener√≥ expectativas, proyectos y acciones para este 2020 que han hecho valedero el prop√≥sito de afianzarse como una capital productiva, funcional, culta y bella.

Los cubanos la conocen como la ‚ÄúCiudad de los tinajones‚ÄĚ, por aquellas grandes vasijas de barro creadas entre palmillas, flores y begonias de los t√≠picos patios de las casas de anta√Īo. Este s√≠mbolo absoluto de la metr√≥poli guarda en su frescura humedad de siglos, leyendas de amores prohibidos y conspiraciones; hasta la singular frase amistosa que abraza a todo aquel que la visite: ‚ÄúQuien tome agua de tinaj√≥n, se queda en Camag√ľey‚ÄĚ.

Parque Ignacio Agramonte y Loynaz/ Foto Alejandro Rodríguez Leiva

Caminar Camag√ľey es una experiencia inolvidable para turistas y lugare√Īos, gracias a todo cuanto atesora en cada entramado asim√©trico, enmara√Īado y laber√≠ntico de sus estrechas y suntuosas calles. Una ciudad de alma cat√≥lica, de iglesias, de templos barrocos y altares dorados, donde se entremezclan las diversas corrientes y movimientos de la arquitectura neocl√°sica e isl√°mica, en combinaci√≥n con la tradici√≥n constructiva cubana.

Una villa andariega que se mantuvo en pie a pesar de los ataques de corsarios y piratas, y que es hoy la cuna de numerosos patriotas que sobresalieron en las guerras independentistas como El Mayor General Ignacio Agramonte y Salvador Cisneros Betancourt.

La ciudad de Camag√ľey/ Foto Alejandro Rodr√≠guez Leiva

Su amplio y distinguido muestrario cultural, parte desde la primera obra literaria cubana Espejo de paciencia, escrita en los inicios del siglo XVII por el camag√ľeyano Silvestre de Balboa y por la vida de la primera novelista rom√°ntica hispanoamericana, Gertrudis G√≥mez de Avellanada, mujer de todos los tiempos y ejemplo de perseverancia, quien con su obra Sab, denunci√≥ la segregaci√≥n racial, la esclavitud y expres√≥ sus deseos de alcanzar los mismos derechos que los hombres.

Aquí también nacieron el eminente científico Carlos Juan Finlay Barres, descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, y el filósofo Enrique José Varona, impulsor de la psicología cubana.

Iglesia de Santa Ana/ Foto Alejandro Rodríguez Leiva

¬†Sin dudas, muchos son los ritmos, voces, historias y hombres que distinguen a esta ‚Äúsuave comarca de Pastores‚ÄĚ, como la llamar√≠a su hijo ilustre el Poeta Nacional Nicol√°s Guill√©n. Una ciudad de adoquines que ha resistido el tiempo a lo largo de sus m√°s de cinco siglos de existencia, patrimonio inmaterial que se apodera hoy del presente y de la modernidad, engalan√°ndose para que sus hijos revivan sus tradiciones con la dignidad de sus a√Īos y con el orgullo de ser Monumento Nacional de la Rep√ļblica de Cuba y Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO el 10 de julio de 2008.

Callejón de los Milagros/ Foto Alejandro Rodríguez Leiva

El hecho de pertenecer desde hace una década a este selecto grupo de las ciudades patrimoniales es un incentivo legítimo para exhibir hoy un entorno citadino rejuvenecido, fruto del esfuerzo y del trabajo cotidiano de sus habitantes, quienes preservan sus atributos históricos, culturales y arquitectónicos como una obra perdurable de la idiosincrasia forjada por sus predecesores.

Este 2 de febrero a las 12:00 AM.. sonar√°n los tambores y miles de camag√ľeyanos celebrar√°n los 506 a√Īos de la intensa vida, arraigo e identidad del Camag√ľey legendario, una ciudad construida en los cimientos de la sangre, la historia y la pasi√≥n de su gente.

Las festividades se extender√°n hasta el venidero d√≠a 7 y estar√°n dedicadas a los 170 a√Īos de la fundaci√≥n del Teatro Principal, a los 60 del Grupo afrocubano Bonito Patu√°, a los 50 a√Īos de creaci√≥n del artista pl√°stico Joel Jover, al aniversario 40 de la Galer√≠a de Arte Universal Alejo Carpentier y al equipo de b√©isbol Los Toros de la Llanura por los resultados obtenidos en la pasada 59 Serie Nacional de B√©isbol.

Plaza de San Juan de Dios/ Foto Alejandro Rodríguez Leiva

Además, se homenajeará la vida y obra de personalidades relevantes en el quehacer científico, técnico y cultural de la provincia mediante el desarrollo de actividades y eventos colaterales para estimular la labor de creadores e investigadores del territorio.

¬†La filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z tambi√©n se sumar√° a los festejos con la inauguraci√≥n el pr√≥ximo 5 de febrero con la exposici√≥n colectiva Sal√≥n Joven de la Ciudad en la Galer√≠a ‚ÄúGestos‚ÄĚ del Caf√© Literario ‚ÄúLa Comarca‚ÄĚ, donde se mostrar√° las obras de los artistas premiados de la s√©ptima edici√≥n del Sal√≥n de Artes Visuales para J√≥venes Creadores ‚ÄúGestos‚ÄĚ.

De esta forma, los j√≥venes camag√ľeyanos celebrar√°n el aniversario de una urbe que desde el barro cocido a fuego de tradiciones, sus plazas majestuosas, su esp√≠ritu eclesi√°stico, sus callejones no aptos para despistados, hasta el propio lenguaje de su gente, hacen del Camag√ľey ‚Äúno s√≥lo la ciudad que se habita, sino esa que nos habita dentro‚ÄĚ.

Iglesia de la Merced en la Plaza de los Trabajadores/ Foto Alejandro Rodríguez Leiva