Teatro


Danza Contempor√°nea de Cuba: Tras un debut, 60 a√Īos

La danza es efímera, trabaja una y otra vez desde un espacio y un tiempo, con insistencia, para ser vista en un instante. Para presentar cuerpos, que históricamente tienen este espacio como diálogo. La danza contemporánea toma como pretexto cierta irreverencia en el aquí y el ahora. En ocasiones viaja al pasado pero es para disentir o fijar su memoria histórica.

[+]


Camerata √Čxtasis, la m√ļsica de concierto que acerca a los j√≥venes

Infinidad de acordes emergían de la ciudad bucólica, de sus parques y salas de concierto. Por esa suerte de un festival dedicado al Maestro Caturla.

Sin embargo, esa tarde la brisa tra√≠a olor a caf√© junto al eco de las sinfon√≠as. A leche batida, a chocolate y vino artesanal. Llegaba adem√°s con risas de juventud. F√°cil seguir todas estas pistas hasta el Caf√© Obrador, una suerte de galer√≠a-cafeter√≠a en donde suele confluir la √©lite santaclare√Īa despu√©s de las 3:00 P.M. ¬†

All√≠, en medio de mesas y sillas corridas, un grupo de m√ļsicos j√≥venes, casi todas mujeres, hab√≠an tomado la instalaci√≥n con sus violines. Desde Pinar del R√≠o hab√≠a llegado la Camerata √Čxtasis para tomar aquel lugar con un concierto sui g√©neris. Regalaban tambi√©n atm√≥sfera de intimidad. Esa a que se avoc√≥ la m√ļsica de concierto para escapar de los grandes salones de la aristocracia en los albores del Renacimiento.

Instrumentaban adem√°s el contrabajo, el chelo y el fagot; clarinete, viola y tromba para dar vida a un repertorio singularmente atractivo. Pues la mayor√≠a de los temas que regalaron esa tarde integrantes de √Čxtasis pertenecen a bandas sonoras importantes del mundo del anime, el cine manga y del video juego.

Entre otras piezas, amantes del maestro Hayao Miyazaki pudieron deleitarse con ‚ÄúLa Princesa Mononoke‚ÄĚ, m√ļsica de Joe Hisaishi, y ‚ÄúEl castillo en el cielo‚ÄĚ, tambi√©n del formidable d√ļo Miyazaki-Hisaishi. Entre otros llamativos de la industria del entretenimiento interpretaron ‚ÄúThe Twilight Princess‚ÄĚ, una parte del videojuego ‚ÄúLa Leyenda de Zelda‚ÄĚ. Esta parec√≠a la causa de encontrar al fin, un p√ļblico joven alrededor de violines, diluidos en la amalgama est√©tica de la mediana y m√°s avanzada edad.

Y es que Livan Labrador Morales, el conductor y arreglista de esta orquesta de cámara, más tarde confesó sin recelos que él también es un seguidor de aquel y otros formidables directores japoneses. Durante la presentación hizo intervalos para adentrar a los espectadores en la magia del anime a la vez que documentaba antecedentes de la próxima pieza.

‚ÄúLa m√ļsica dicha como cl√°sica‚Äďno me gusta encasillar‚Äď es bastante deprimida en la aceptaci√≥n del p√ļblico. Hay un p√ļblico muy selecto, muy conocedor al cual apostamos quienes hacemos este tipo de m√ļsica‚ÄĚ, dijo Labrador.

‚ÄúEntonces cuando a m√≠ se me ocurri√≥ hacer la orquesta de C√°mara en Pinar, dije: ¬Ņpara qui√©n voy a hacer la orquesta? ¬ŅPara personas adultas solamente? ¬°Tengo que buscar un repertorio que abarque el p√ļblico que m√°s necesitado est√° de apreciar esta m√ļsica! Como tambi√©n soy consumidor de la industria del videojuego y del entrenamiento, pens√©: ¬°por aqu√≠ va a funcionar! Porque hay muy buena m√ļsica para esta plataforma, tanto para el videojuego como para las pel√≠culas y los anime.‚ÄĚ

‚Äď¬ŅSolo interpretan bandas cinematogr√°ficas o tienen un repertorio m√°s amplio?

M√°s bien constituye un sello esto que mostramos hoy, entre otros aspectos porque empezamos por ah√≠, por el cine, y nos ha ayudado a ganar p√ļblico sin ceder en nuestra propuesta ni hacer concesiones al gusto est√©tico predominante. Pero la orquesta tiene un repertorio que abarca desde la m√ļsica estrictamente cl√°sica hasta la m√°s contempor√°nea y m√°s popular.

Livan Labrador comenz√≥ a presentarse como violinista desde antes de terminar la ense√Īanza secundaria con la compa√Ī√≠a de teatro l√≠rico Ernesto Lecuona. A√Īos m√°s tarde dirigi√≥ y fund√≥ la banda de concierto del conservatorio en Pinar del R√≠o, sus primeros aciertos en el g√©nero.

Miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z fungi√≥ como vicepresidente y presidente de la secci√≥n de m√ļsica Pinar del R√≠o por lo que se inmiscuy√≥ en otros ambientes musicales como la trova y la m√ļsica popular bailable, llegando a dirigir la charanga danzonera Ases del Ritmo.

Fotos: Freddy Hern√°ndez

Hasta que hace unos cinco a√Īos decidi√≥ apostar por un quinteto de instrumentos de viento conformado hasta entonces por reci√©n egresados de la academia y convertirlo en un formato de m√°s de una decena de m√ļsicos (todos graduados de nivel medio), para iniciarlos en la m√°s dif√≠cil de las disciplinas dentro del campo de la m√ļsica de concierto y, por lo tanto, de alt√≠simo nivel t√©cnico-art√≠stico.

‚Äú√Čxtasis, no es una Camerata de cuerdas como se concibe tradicionalmente, sino que resulta una Orquesta de C√°mara que tiene incorporadas tambi√©n las cuatro maderas cl√°sicas.» Explic√≥ para el Portal del Arte Joven Cubano Liv√°n, una vez que termin√≥ la presentaci√≥n de √Čxtasis en la salita blanquecina del Obrador.

El √©xtasis, argumenta, ‚Äúes seg√ļn el diccionario es lo que se logra con cierta y determinada carga emocional y eso es lo que queremos lograr y hacer llevar al p√ļblico.» Tambi√©n coincide en que por el formato y repertorio que defienden, esta, su Camerata, pudiera ser √ļnica en el pa√≠s, al menos en Pinar tiene la certeza de que no existe otra igual.

Ha declarado el propio Liv√°n que el principio fue dif√≠cil puesto que esperaron a√Īos para que se hiciera oficial la existencia de √Čxtasis, pero que hoy por hoy, all√≠, en la provincia occidental, se presentan una vez en la semana, en la propia sede de la AHS, y no pretenden renunciar a ese espacio porque ya se ha vuelto popular. Casi siempre acuden j√≥venes y adolescentes a ese encuentro los cuartos jueves de cada mes.

‚ÄúTenemos dos a√Īos de fundado, y cinco desde que comenzamos a so√Īar. En Pinar hemos tenido laboriosas presentaciones ya que en el 2017 hicimos el primer concierto de invierno.¬† Desde entonces ha sido un boom en nuestra provincia, incluso de otros lugares nos han llamado y para este a√Īo tenemos varias invitaciones en sedes y eventos provinciales. Aunque tambi√©n espero que este a√Īo lleguemos a La Habana ya que tenemos una propuesta en F√°brica de Arte y otra en Bellas Artes.‚ÄĚ

Generalmente las Cameratas se presentan como conjuntos de cuerdas nada m√°s, pero lo que la fusi√≥n con los instrumentos de viento, aunque explota m√°s la t√≠mbrica, no deja de ser una mezcla complicada, sobre todo cuando, seg√ļn admiti√≥ Liv√°n, los arreglos para su Camerata son todos de su autor√≠a.¬†¬†

‚ÄúEs un formato at√≠pico para el que casi nadie escribe. Composiciones propias tengo algunas, que en alg√ļn futuro espero poner en experimentaci√≥n, incluso en formatos m√°s y m√°s grandes. Sue√Īo con sumar otras orquestas.‚ÄĚ

Hace 16 a√Īos Liv√°n Labrador se present√≥ en Santa Clara, entonces lo acompa√Īaba su viol√≠n.

‚ÄúHe tocado con muchos m√ļsicos de la ciudad, con el proyecto de la Trovuntivitis, entre otros. Pero ahora que tengo mi orquesta propia me alegra much√≠simo llegar hasta aqu√≠. Venimos aqu√≠ para brindar arte en un momento y lugar que re√ļne lo mejor de este g√©nero y de este tipo de m√ļsica.‚ÄĚ

‚ÄúEsa relaci√≥n, ese punto de referencia que es el A Tempo con Caturla no se debe perder. Cada vez crecemos en agrupaciones mayormente j√≥venes. ¬°Esa es la esencia! ¬†Adem√°s de que hay muy buenas salas en el centro de Cuba, pero Santa Clara tambi√©n nos permite socializar y asaltar peque√Īos e informales espacios de los que es propia la orquesta de c√°mara; como, por ejemplo, este caf√©.‚ÄĚ

Fue una hermosa tarde de domingo en Santa Clara, una de esas que parece habitada de nostalgias, de finos acordes que decoran los vientos de marzo a cuerpo de llovizna. Liv√°n Labrador, el violinista de los tejados pinare√Īos, y sus instrumentistas ‚Äúbrillantes‚ÄĚ rubricaron tanta exquisitez.


Morón es un centro para el jazz

A ocultas del conocimiento generalizado del p√ļblico mundano, parte de este, gustoso incluso del buen arte; cerca de los d√≠as veintitantos de marzo se celebra en Mor√≥n, ciudad del Gallo, el Jazz Centro. Organizado por el quinteto La Familia; parte importante de la jazz band compuesta por 13 m√ļsicos, con un sobresaliente predominio de instrumentos de viento en las noches de concierto, tales como: la trompeta, la familia del saxof√≥n y el tromb√≥n. La eventualidad gana espacio en el teatro Reguero, local que, en futuros a√Īos, se estima no alcance para suplir las necesidades de la audiencia.

En una provincia como Ciego de √Āvila que para nada es la m√°s destacada en la proyecci√≥n art√≠stica, Mor√≥n se muestra como una alternativa cultural de excelencia, gracias al Jazz Centro. El festival surge desde el seno de la familia de m√ļsicos Oney. La necesidad de extrapolarse de los cayos tur√≠sticos, que, a pesar de ser una excelente oportunidad de trabajo para los artistas, es una prisi√≥n de la libertad musical y enriquecimiento del alma. Nace en el a√Īo 2015 un nuevo espacio para la m√ļsica en vivo de orquesta, teniendo sus ra√≠ces en una pe√Īa representativa del g√©nero, con sede en la Fundaci√≥n Nicol√°s Guill√©n de la localidad.

La longevidad no es una caracter√≠stica de dicho espect√°culo, pero la calidad sufre sus m√°s altos extremos en el seno de su celebraci√≥n, justo una semana antes del Pi√Īa Colada. A pesar de su corta vida, no se ha dejado reposar la costumbre sobre el mismo, la participaci√≥n de invitados como, el de su tercera edici√≥n, Alfred Hubert Thompson Grinion, director de Caribbean Emsemble; el grupo moronense Dharma, indefinible en un g√©nero en espec√≠fico a pesar de la l√≠nea audiovisual que proyectan; Mestizaje, grupo de jazz de Matanzas con j√≥venes y virtuosos representantes, y Liv√°n Tartabull y su quinteto de saxofones, son una variable indefinible hasta su llegada cada a√Īo.

Jazz Centro 2018

El anhelo de tener en la eventualidad sin precedentes, a m√ļsicos de la talla de Alain P√©rez, es un deseo que no se le pas√≥ por alto a Dairon Oney, gran amigo del trinitario, en el festival Pi√Īa Colada 2019 durante la clase magistral del sonero en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila. Su cuarta y pr√≥xima edici√≥n estar√° dedicada a un multiinstrumentalista moronero, integrante de la agrupaci√≥n Bellita y Jazz Tumbat√°, Miguel Antonio Miranda L√≥pez, alias El pulpo; nombre ganado por su capacidad para ejercer varios instrumentos a la vez.

Miranda, es también padre del baterista integrante de Dharma, Dairon Miranda Valladares, quien es bien recordado por protagonizar una extraordinaria guerra de baterías en la segunda edición del evento, en 2018. Magnífico sería presenciar en una segunda parte, tal derroche de talentos, esta vez padre e hijo.

Varias locaciones han recibido al elenco en su trayectoria, adaptado a la organizaci√≥n de cada a√Īo, tales como la sede Nicol√°s Guillen, la presentaci√≥n especial en el cine Higuera del municipio Bolivia (en 2019) y la habitual descarga del √ļltimo d√≠a en el Centro de Casas de Mor√≥n, manteniendo su sede principal en las primeras dos noches. No es secreto que, p√ļblico del municipio cabecera anhela la extensi√≥n del festival hacia su territorio, lo cual ser√≠a magn√≠fico, si descartamos el miedo a que nos sea extirpado y nunca m√°s vuelva a ser Mor√≥n y su reguero un centro para el jazz.


Cecilia Concha trova a la América Latina

Por primera vez, en 15 a√Īos de Trov√°ndote es un extranjero invitado exclusivo del evento. Y si es su eslogan ¬ęPor la paz y soberan√≠a de todos los pueblos¬Ľ no pudo ser m√°s acertada la invitaci√≥n, cuando ocupase este espacio, representando a la Am√©rica Latina, la cantautora chilena Cecilia Concha, vocera de los oprimidos y materializaci√≥n de la libertad.

[+]


Premios Cuerda Viva 2020 da a conocer sus nominados (+ video)

Ya conocido entre el p√ļblico cubano se anuncian los Premios Cuerda Viva, el Festival de M√ļsica Alternativa que este a√Īo est√° celebrando 18 a√Īos de emisi√≥n televisiva. Con tal motivo, el pasado viernes se anunciaron en la sala Arcos de Cristal de la emblem√°tica Tropicana los nominados a este certamen que tendr√° lugar el pr√≥ximo 28 de marzo.

[+]


«Los actores que m√°s valoro son aquellos que m√°s arriesgan»

En el √°mbito teatral de La Habana poco se ha escuchado de Tanis N√°poles. No obstante, desde la creaci√≥n silenciosa y paciente, esta joven actriz lucha por abrirse paso en los caminos, a veces intrincados, de la escena nacional. Miembro desde hace a√Īos de Laboratorio Fractal, trabaj√≥ en la obra La Ca√≠da, de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli y justo ahora, con este mismo colectivo, enfrenta como asistente de direcci√≥n el montaje de Cuerdas percutidas, proyecto por el cual Laboratorio Fractal obtuviera la m√°s reciente Beca de Creaci√≥n Esc√©nica Milan√©s.

¬ŅQu√© caudales de experiencias, sacados de la vida cotidiana, usas como material para construir tus personajes dentro del mundo particular de una obra?

Las experiencias las voy utilizando en dependencia de lo que el personaje me aporte. Por lo com√ļn busco la similitud con la historia y con mi vida personal; eso s√≠, sin llegar a particularizar. Tengo presente siempre la diferencia entre la historia del personaje y la m√≠a propia. Trabajar con la memoria emotiva es una de las principales acciones que realizo para lograr los sentimientos que necesita el texto en el que est√© trabajando. Esto me ayuda a continuar y progresar en la elaboraci√≥n de mi personaje.

Un buen actor, ¬Ņde qu√© no puede carecer?

…De una buena imaginación, porque esta es la que permite lograr creatividad en el trabajo, es la que te ayuda a diferenciar un personaje de otro, y además te permite construir una línea de historia, siempre de manera diferente para sí no caer en lo cotidiano o lo monótono. Un actor debe tener una buena preparación física, una presencia escénica que le permita mostrar una actitud teatral. De igual forma una preparación de voz y dicción, que le contribuirán también a la formación de un personaje sólido. El físico y la voz son las herramientas fundamentales ya que son las primeras lecturas que el espectador puede ver desde el comienzo de la obra.

Entonces, ¬Ņson estas las herramientas t√©cnicas, tanto f√≠sicas como mentales, que valoras m√°s en la formaci√≥n de un int√©rprete teatral?

Los actores que más valoro son aquellos que más arriesgan, que siempre están buscando elementos nuevos para su carrera. Que incursionan en todo y conocen de todo un poco. Admiro a aquellos que hacen musicales, por ejemplo: creo que son de los actores que tienen una mayor preparación y un entrenamiento totalmente riguroso, ya que dominan la técnica vocal, son capaces de bailar y a la vez interpretan personajes.

Enfrentarse a un nuevo texto suele ser siempre un reto en la vida de un joven int√©rprete. ¬ŅC√≥mo te aproximas a la po√©tica espec√≠fica de un dramaturgo?

Primero leo varias veces la obra en la que voy a trabajar y trato de entender el porqué de la escritura del texto, qué quería decir el autor, cuál era su intención al concebir una pieza determinada.

Si tengo la oportunidad de estudiar su vida también busco información sobre esta, de forma tal que vayan surgiendo las respuestas a las preguntas que puedan aflorar durante la lectura de la obra.

Me gusta indagar en los datos de la vida personal de los autores porque muchas veces las respuestas a todas las incógnitas del texto están justo ahí. Como ya te dije, creo que la escritura se basa mucho en las experiencias personales. Luego, a esto se incorpora la práctica, el entrenamiento diario que permite a los actores explorar los límites del cuerpo y superar nuestros miedos. Es preciso no poner en nuestras mentes una pausa ni una barrera.

foto: Mauro Cantillo/ Cortesía de Tanis Nápoles

El teatro es un arte que requiere, como condici√≥n indispensable, del trabajo en equipo. ¬ŅC√≥mo se enfrenta la vida teatral desde la noci√≥n de lo colectivo? ¬ŅC√≥mo defender la independencia de criterios dentro del sistema de la obra?

Más que un grupo llegamos a ser una familia (y también a construirla). Una familia donde todos nos apoyamos, sin olvidar que nuestra principal misión es sostener siempre el grupo de teatro, porque esa es la esfera, el espacio que nos mantiene unidos. Para defender nuestra independencia de criterios dentro de la colectividad es preciso transmitir nuestras verdades y buscar el aporte mutuo de conocimientos.

En mi experiencia, me he dado cuenta que traer propuestas de ejercicios para realizar en conjunto nos une más como grupo. Como conclusión, creo profundamente que en un buen equipo de trabajo se respetan los criterios de todos, puesto que nuestras miradas e ideas tienen el derecho a influir en el texto o el montaje, siempre y cuando no afecte a la visión del director sobre la obra.

¬ŅCu√°les son los personajes que te interesa interpretar? ¬ŅY los directores con los que te gustar√≠a compartir visi√≥n esc√©nica?

No tengo preferencia alguna por tipos de personajes, creo que cada uno una función importante dentro de la obra. Todo texto que me toque defender lo hago con amor y durante todo el tiempo que sea posible. Por ejemplo, te confieso que nunca estoy conforme con el tiempo que nos ponen de temporada en el teatro, siempre me quedo con deseos de hacer más.

Respeto mucho a los directores, por supuesto, pero no tengo elección por ninguno en específico. Estoy dispuesta a trabajar siempre.

foto: Mauro Cantillo/ Cortesía de Tanis Nápoles

Formas parte del equipo de trabajo que estar√° llevando a la escena, bajo direcci√≥n de Ra√ļl M. Bonachea, Cuerdas percutidas, proyecto que obtuviera recientemente la Beca de Creaci√≥n Esc√©nica Milan√©s. ¬ŅDe qu√© manera transcurre el di√°logo y el debate de criterios dentro de un equipo que cuenta con artistas de diversas especialidades? ¬ŅQu√© visi√≥n defender√°n con esta puesta?

El di√°logo transcurre de forma alegre y din√°mica siempre: todos exponemos nuestras ideas para lograr entendernos, pero al final, la visi√≥n que se defiende y se refuerza con nuestros criterios es la del director, y eso es l√≥gico, es natural. Ra√ļl siempre nos escucha y si el equipo llega a la conclusi√≥n que se debe de cambiar algo pues se revisa con el fin de lograr una mejor puesta en escena.

Con Laboratorio Fractal actuaste tambi√©n en La Ca√≠da, con texto de Ra√ļl M. Bonachea y una vez m√°s bajo su direcci√≥n. ¬ŅDe qu√© forma se reutiliz√≥ el material hist√≥rico para as√≠ conseguir un di√°logo entre los j√≥venes de hoy y los actores?

La Ca√≠da fue toda una experiencia para el equipo que trabaj√≥ en el montaje. Cada uno de nosotros cumpli√≥ una misi√≥n: desde la b√ļsqueda de informaci√≥n hasta la gesti√≥n de una entrevista con personalidades de nuestro pa√≠s. Logr√≥ enamorarnos de la Historia y de la obra porque toda nuestra vida giraba hacia La Ca√≠da.

Fue una forma de contribuir a que los jóvenes de hoy entiendan la importancia que subyace en el hecho de conocer la Historia de nuestro país, con sus pros y sus contras, con sus luces y sombras.

En el teatro, como en la vida, lo m√°s importante es no juzgar a nadie. Nosotros no estamos para eso sino para observar y, con suerte, no repetir los mismos errores del pasado y ser capaces de retomar las ideas que en verdad valen la pena.


Documental canadiense en la mira del «Santiago √Ālvarez»

El Festival Internacional de Documentales Santiago √Ālvarez In Memoriam regresa a Santiago de Cuba, para celebrar su XVIII edici√≥n del 6 al 12 de marzo. Dedicado en esta ocasi√≥n a la cinematograf√≠a de Canad√° y Qu√©bec y al aniversario 505 de la ciudad sede, el certamen tambi√©n rendir√° homenaje al realizador Ismael Perdomo, fallecido recientemente.

[+]


El recitalito: ¬°Ven y canta!

Teatro El Portazo insiste en decirnos que El Recitalito No puedo, tengo ensayo no es CCPC, la obra ‚Äďcon m√°s de una parte, aunque prefiero la paradigm√°tica primera‚Äď por la que fue premiado, conocido y aplaudido en casi toda Cuba. Es como si el grupo, dirigido por Pedro Franco, quisiera advertirnos que aunque ambas partan de c√≥digos que identifican el colectivo matancero ‚Äďel uso del cabaret, la espectacularizaci√≥n esc√©nica, incluso lo carnavalesco, y la interacci√≥n con el p√ļblico‚Äď esta obra es ‚Äúotra cosa‚ÄĚ.

Fotos tomadas del Facebook de El Portazo

Quiz√°s se diferencian en que esta √ļltima explora menos la s√°tira social y pol√≠tica, para ser m√°s bien una especie de ‚Äúdivertimento esc√©nico‚ÄĚ que, como ellos aseguran, fue creado como una acci√≥n promocional orientada al prelanzamiento del proyecto Todos los hombres son iguales, obra con texto del dramaturgo, actor y realizador holguinero Yunior Garc√≠a.

Cartel El recitalito/ Fotos tomadas del Facebook de El Portazo

Una acci√≥n promocional ‚Äďsui generis en el teatro cubano‚Äď que ‚Äútom√≥ cauces independientes que la convierten en un organismo vivo que respira por s√≠ mismo y funciona solo; sin dejar de responder a las exigencias del marketing para los que fue concebido‚ÄĚ, escribe Ledier Alonso Cabrera en el programa que acompa√Īa esta puesta.

As√≠ marketing y teatro, canciones en vivo y diversi√≥n, interacci√≥n y jodedera se mezclan en este espect√°culo: varias canciones ordenadas de manera aleatoria por los espectadores en una especie de participaci√≥n para nada ingenua que hace al p√ļblico sentirse c√≥mplice del desarrollo dramat√ļrgico de la puesta; dos comerciales para productor nacionales, pues ‚Äďhabl√°bamos de marketing‚Äď hay que agradecer a los patrocinadores; un intermedio; divertidas coreograf√≠as grupales a partir de temas musicales, sobre todo de programas infantiles de televisi√≥n, que nos remiten a la infancia de buena parte del p√ļblico, que viene a ser la de Pedro Franco, aunque a otros de mayor edad no le digan nada; ‚Äúuna pantalla que discursa en categor√≠a personaje‚ÄĚ, y un cuadro esc√©nico de lo que ser√° Todos los hombres son iguales cuando se estrene al p√ļblico.

Con todo esto ‚Äďcual ingredientes de un √©xito seguro que hace al p√ļblico re√≠rse y hasta desinhibirse y en el intermedio bajar al escenario‚Äď toma cuerpo El Recitalito‚Ķ, obra que se mueve en los contextos del bar¬īs show, planeando al mismo tiempo ‚Äúuna estructura abierta‚ÄĚ. Esta viene a ser uno de sus principales atractivos y como hemos visto, com√ļn en el trabajo de El Portazo: todo est√° pensado, cada escena, canci√≥n, personaje, vestuario, m√ļsica, etc., es minuciosamente concebido, pero al mismo tiempo deja espacio para la improvisaci√≥n, en un rejuego en que nos sentimos part√≠cipes de la puesta.

Fotos tomadas del Facebook de El Portazo

Incluso las im√°genes que la pantalla deja ver mientras los actores cantan y act√ļan ‚Äďde filmes como Kill Bill, de Quentin Tarantino, y N√°ufrago, de Robert Zemeckis‚Äď sirven de apoyatura semi√≥tica a las versiones de las canciones: ‚ÄúLa mala‚ÄĚ, del repertorio de La Lupe, o ‚ÄúParte de √©l‚ÄĚ, de La sirenita, cl√°sico de Walt Disney Pictures.

Podr√≠amos pensar que El Recitalito‚Ķ siempre ser√° una obra en construcci√≥n, moldeada al lugar donde se presente y al p√ļblico, en la medida en que destaca ‚Äďtambi√©n a partir de la selecci√≥n de las piezas musicales‚Äď la improvisaci√≥n de los excelentes actores del grupo, liderados en escena por una actriz camale√≥nica y vers√°til ‚Äďy el adjetivo no est√° de m√°s‚Äď, capaz de pasar de un registro actoral a otro como si nada sucediera: Mar√≠a Laura Germ√°n. Quienes la hemos visto en otras puestas de El Portazo o en Teatro Las Estaciones, sabemos que la Germ√°n es una de las j√≥venes actrices m√°s interesantes ahora mismo. La acompa√Īan en escena los tambi√©n talentosos y premiados j√≥venes actores: Camila Rodhe, Odette Mac√≠as, Alejandro Castell√≥n, Raudelis Torres y Adri√°n Bonilla.

Fotos tomadas del Facebook de El Portazo

‚ÄúEl performance musical, la contextualizaci√≥n de metalenguajes [y la descontextualizaci√≥n, a√Īadir√≠a yo], el humor, la s√°tira social y la democracia en las ideas, componentes trabajados antes por Teatro El Portazo, se mantienen con coherencia en el cuerpo textual de El Recitalito... Desde una intimidad l√ļcida los actores ironizan con los pactos de ficci√≥n, aprovechan la relaci√≥n con el espectador en modo ‚Äúdescarga‚ÄĚ y lo hacen part√≠cipe de la agon√≠a vivida en el proceso‚ÄĚ, ampl√≠a Alonso Cabrera.

Por todo esto, El Recitalito‚Ķ se asemeja y se diferencia de CCPC: son dos partes de un mismo cuerpo, El Portazo, y bebe ‚Äďtodo salido de la mente de Pedrito Franco‚Äď de muchos de los mismos recursos esc√©nicos, incluso potenci√°ndolos en un mayor grado. Musical, improvisaci√≥n, performances y hasta gozadera y diversi√≥n sobre el escenario ‚Äďcuidado, no son tan light como parecen, la provocaci√≥n y el sexapil son recursos tambi√©n muy v√°lidos‚Äď, nos hacen esperar con ansias el estreno de Todos los hombres son iguales, que tampoco ser√° CCPC ni El Recitalito‚Ķ, pero seguro se le parecer√° un poco.

Fotos tomadas del Facebook de El Portazo

Volver a querer una isla sin cuernos

Oficio de Isla¬†fue una de las obras que un√°nimemente recibi√≥ el premio Villanueva, otorgado por la cr√≠tica a las mejores puestas del a√Īo pasado.

La pieza, escrita por el cineasta Arturo Sotto, focaliza un suceso histórico poco divulgado: el viaje de más de mil maestros cubanos durante 1900 a la prestigiosa universidad bostoniana de Harvard, en momentos en que nuestro país, bajo ocupación estadounidense, se disponía a iniciar vida independiente. Ello da pie a una reflexión, muy contemporánea y contextualizada sobre ese tema siempre en el tintero: las complejas y difíciles relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

El autor ha logrado combinar, con sentido del humor, especialmente de la iron√≠a, las peripecias de una familia clase media cuya hija ha sido seleccionada para la ¬ęmisi√≥n¬Ľ, con las coordenadas de la macrohistoria, todo mediante fluidez narrativa y fuerza dramat√ļrgica, lo cual permite reflexionar en torno al anexionismo, los sentimientos independentistas, los oportunismos pol√≠ticos, las reminiscencias espa√Īolizantes, el paternalismo yanqui, el ¬ędeterminismo geogr√°fico¬Ľ y tantos √≠tems vinculados con las dos naciones vecinas, que desde entonces subsisten con matices y singularidades epocales, correlacionando los dos grandes n√ļcleos donde los mismos se han manifestado: la familia y el pa√≠s.

Ub√ļ sin cuernos a cargo de Ludi Teatro Autor: Osmel Azcuy/Tomado de Juventud Rebelde

Personajes gr√°ciles, bien dise√Īados, que pese a su armadura risible escapan del sainete y la caricatura, encauzan situaciones divertidas pero enjundiosas desde el punto de vista dram√°tico, que la puesta dirigida por Osvaldo Doimeadi√≥s ha sabido plasmar con gracia y solidez esc√©nicas.

Aunque la pieza afortunadamente volver√° en marzo dentro del evento Traspasos esc√©nicos, del ISA, esta vez en la sala Tito Junto, del Brecht, el espacio original result√≥ el perfecto por las caracter√≠sticas de la puesta, en un gran almac√©n de la Avenida del Puerto, donde el p√ļblico pudo trasladarse y presenciar, antes de asentarse en el lunetario, dos puntos que constituyen pertinentes pr√≥logo y ep√≠logo mediante coreograf√≠as, performances y hasta una instalaci√≥n que enriquecen y ensanchan el concepto del montaje, y donde junto a Doimeadi√≥s han prestado sus talentos Gretel Montes de Oca, Guillermo Ram√≠rez y Patricia D√≠az, as√≠ como el intertexto, eficazmente incorporado al corpus de la obra, que constituyen los fragmentos de una revista sat√≠rica de la √©poca (¬°Arriba con el himno!, de Ignacio Sarachaga).

M√©rito indudable de¬†Oficio de isla¬†son las actuaciones, que en t√©rminos generales aprehenden y proyectan el esp√≠ritu de este divertimento sustancioso, junto con la Banda de M√ļsica de Rancho Boyeros y las gaitas Eduardo Lorenzo, que sellan su esencia multiart√≠stica.

Ub√ļ sin cuernos, del laureado Abel Gonz√°lez Melo (premio Casa de las Am√©ricas 2020 por su obra¬†Bayamesa), conoci√≥ estreno mundial en La Habana bajo la puesta y direcci√≥n de Miguel Abreu con su compa√Ī√≠a Ludi Teatro.

Una utop√≠a a la vez dist√≥pica, si se permite el ox√≠moron, propone esta vez el dramaturgo cubano, que tiene del eterno viaje, los rejuegos y abusos de poder, reinados reales y so√Īados dentro de una par√°bola que contiene tambi√©n universos posibles, (re)conquistas y la idea de patria que se inicia en el n√ļcleo literalmente materno, aunque ello tambi√©n signifique el de la tierra.

Todo lo anterior, Gonz√°lez Melo lo explaya desde su habitual sabidur√≠a no solo esc√©nica sino tambi√©n teatral, en el sentido m√°s diacr√≥nico, lo cual implica gui√Īos, alusiones intertextuales y ese raro andar, cual arriesgado equilibrista, por una cuerda floja que transita de manera casi imperceptible por lo grave y lo ligero, lo c√≥mico y lo serio, lo alusivo y lo directo, dentro de esta obra que obtuviera los premios Jos√© Jacinto Milan√©s y Dador.

En su lectura, Abreu, acostumbrado a montar textos complejos, polis√©micos y llenos de enveses (Litoral, Bosques, La mujer de antes‚Ķ), asistido esta vez por Mar√≠a Karla Romero y con producci√≥n de Rafael Vega, consigue trasladar a la escena la corrosividad y el filo de la escritura; desde los minutos iniciales se percibe el logro de la ambientaci√≥n abigarrada y esperp√©ntica que sugiere la letra, para lo cual se apoya en el vestuario sugerente, expresivo de Celia Led√≥n, el maquillaje de Pavel Marrero y el dise√Īo de escenograf√≠a, al tiempo que √©l asume las luces, las cuales detentan suficientes gradaciones y matices.

Tambi√©n, como es habitual en sus puestas, debe exaltarse el tan bien explotado espacio, con movimientos coreogr√°ficos (Yuli Rodr√≠guez es la responsable de este esencial rubro) y una rica banda sonora (Denis Peralta, sobre canciones concebidas por Llilena Barrientos muy a tono con el texto) algo, por suerte, recurrente, como son los notables desempe√Īos: Ludi Teatro cuenta con un equipo competente, apto para personajes que exigen del actor desdoblamientos y proyecciones bien dif√≠ciles, cambios de registro, esfuerzos histri√≥nicos determinantes, y aunque se aprecia un nivel general, habr√≠a que encomiar esta vez a Aim√©e Despaigne, Grisell de las Nieves, Cheryl Zald√≠var, Yoelvis Lobaina y Francisco L√≥pez Ruiz.

Alejandro Palomino y su grupo Vital Teatro han llevado a escena una obra de la dramaturga e investigadora Esther Su√°rez Dur√°n:¬†Vu√©lveme a querer, y el t√≠tulo boler√≠stico es realmente algo m√°s que un gui√Īo. De nuevo tenemos la oportunidad de admirar, aplaudir y solidarizarnos con tres grandes mujeres de nuestra escena: Luz Marina Romaguera (Aire fr√≠o, de Virgilio), Lala Fundora (Contigo pan y cebolla, Quintero) y Camila (Santa Camila de La Habana Vieja, Brene).

La mixtura, el enlace, pasan por otro cl√°sico, esta vez universal (Las tres hermanas, Ch√©jov) que desde una estructura dial√≥gica, fuertemente intertextual, no solo trae a la actualidad los conflictos de esos personajes en sus momentos, sino que los enriquece, los universaliza, pues justamente es ese uno de los reclamos de la autora: exigir para nuestras (anti)hero√≠nas un justo sitio que las extrapole del localismo, el exiguo puesto en la escena nacional, para ponerlas a competir a un nivel donde est√°n sus cong√©neres chejovianas, de Shakespeare, Ibsen y compa√Ī√≠a.

No siempre, valga anotar, estos dif√≠ciles pastiches logran dar en el clavo; hace apenas un a√Īo tuve la oportunidad de ver, en Montevideo, un ejercicio intertextual semejante a prop√≥sito con uno de esos referentes:¬†√Čramos tres hermanas (Jugando con Ch√©jov), del c√©lebre dramaturgo y te√≥rico espa√Īol Jos√© S√°nchez Sinesterra (¬°Ay Carmela!) bajo la direcci√≥n del uruguayo Ramiro Perdomo, pero el resultado quedaba un tanto por debajo de sus posibilidades dial√≥gicas justamente dentro de esos l√≠mites que pretend√≠a focalizar y a la vez desmontar.

Suárez Durán, con la complicidad de Palomino, consigue que enlaces, pespuntes y transiciones se logren dentro de un escenario cuyos puntos de desplazamiento e intercambio actoral refuerzan la evocación, la resignificación y el diálogo.

Las actrices Mayel√≠n Barquinero (quiz√° deba restar un poco de fisicalidad y √©nfasis a su labor), Alina Molina y Yaisely Hern√°ndez vuelven no solo a querer, sino a conminarnos a hacerlo, en las pieles de esas singulares y entra√Īables damas del teatro y, por ello, de nuestras vidas.