Seoane


Fractura contra los espejismos del arte (+Obras y tuits)

Hace alrededor de medio milenio el arte adquiri√≥ un car√°cter comercializable. La idea de tener un ‚Äúobjeto‚ÄĚ con caracter√≠sticas especiales seduc√≠a a muchos en el af√°n de alcanzar determinado poder. Resulta a√ļn, hoy d√≠a, usual dilema el hecho de que algo que no posee valor de uso constituya una pieza fundamental del canjeo y las relaciones comerciales.

Indiscutiblemente, con el paso del tiempo los procesos inherentes al mundo del arte se han visto permeados de una mayor complejidad. Para el te√≥rico estadounidense Arthur Danto, ‚Äúestamos en una etapa prehist√≥rica, en la que todo es susceptible de ser arte‚ÄĚ, aseveraci√≥n que se ve sustentada en ‚Äúla teor√≠a del problema de los Indiscernibles‚ÄĚ.

El mercado del arte es un √°mbito esencial a explorar a la hora de abordar el desarrollo del hecho art√≠stico. Su an√°lisis se ha convertido en una necesidad imperante para contribuir a dilucidar una parte importante del entramado que compone lo que se ha catalogado como ‚Äúel mundo del arte‚ÄĚ. Este √ļltimo constituye un elemento fundamental dentro de lo que el fil√≥sofo George Dickie ha calificado como la Teor√≠a Institucional del Arte. En esta ocasi√≥n resulta fundamental reconocer esas estructuras que forman parte de la teor√≠a, debido a la incursi√≥n del Proyecto Fractura en un centro donde una de las premisas esenciales es realizar la comercializaci√≥n del producto art√≠stico.

Fractura nos presenta su visi√≥n acerca del ‚Äúconflicto‚ÄĚ y nos vuelca en determinados cuestionamientos: ¬ŅQu√© es el mercado?, ¬Ņqu√© representa para el √°mbito cubano y santiaguero en particular?, ¬Ņqu√© representa para ellos como creadores? y ¬Ņqu√© tipo de mercado o comercializaci√≥n se lleva a cabo en este contexto? Realmente son muchas las interrogantes que pueden asistir a esta muestra. ¬†

Con todo, resulta dif√≠cil desentra√Īar la delgada pared que separa lo que se debe hacer de lo que se hace realmente. Parece que todo est√° escrito sobre determinado proceso o fen√≥meno, pero continuamente queda lugar para la incertidumbre, para las brechas donde suceden cosas inusuales y opuestas a las que est√°n preestablecidas, lo cual nos acerca a la idea de que no todo funciona como se enuncia. Cabe decir que ‚Äúel mercado del arte‚ÄĚ o las relaciones comerciales que se establecen en Santiago de Cuba, que no constituye un escenario diferente al del resto de las provincias ‚Äďfuera de la capital‚Äď, deja mucho que decir en cuanto a las maneras de llevar a cabo este complejo proceso. M√°s, no es intenci√≥n primada de esta exposici√≥n debatir los desempe√Īos de instituciones culturales y s√≠ en llegar a puntos m√°s incisivos que afectan la matriz de todo hecho art√≠stico, desde la esencia del propio arte que inicia en el creador y su tiempo.

poster

Entonces, resulta evidente que la cuesti√≥n primordial que da luz a esta muestra es ¬Ņqu√© representa el mercado para los creadores y c√≥mo los influye en el proceso creativo? Frank Lahera, Carlos Gil y Yuri Seoane han tejido una red de significados. Construyen su universo simb√≥lico aludiendo a las pr√°cticas que se suscitan alrededor de este tema. Es una muestra plural como ya acostumbran a legar los j√≥venes art√≠fices. La preocupaci√≥n de los autores acerca de la frialdad con que puede ser visto este t√≥pico los induce hacia un viaje convulso en aguas turbulentas.

Esta exhibición, que no es para nada frívola o alejada de la realidad, es un espacio vivo; Las raíces de un árbol no proyectan sombras, un título que demarca lo que acontece desde lo más profundo hasta su calada en el hoy y el ahora. Incluso se lanza más allá pues traspasa los límites de la galería para representar la inquietante situación que identifica las actuales circunstancias y que los afecta directamente porque son entes sociales.

Como enlace de lo m√ļltiple, el grupo ha mezclado diversos soportes. Es una especie de juego para invitar a repensar la idea que permea y afecta al mundo del arte y a sus creadores. Lahera resulta bastante expl√≠cito en sus producciones audiovisuales y las calza coherentemente con fotograf√≠as de la serie ‚ÄúTin mar√≠n‚ÄĚ. El contraste soberbio de fondos muy oscuros con las figuras humanas desbordadas por s√≠mbolos materiales predispone al espectador a la hora de abordar la trama. Al plasmar detalles del cuerpo construye una atm√≥sfera que exige sumergirse y empaparse con el entorno, cuesti√≥n que enriquece adem√°s con instalaciones un tanto atrevidas que sugieren s√≠mbolos m√°s globales del √°mbito art√≠stico. ¬†

Serie fotogr√°fica ‚ÄúTin mar√≠n‚ÄĚ Autor Frank Lahera, 2021, fotograf√≠a digital

Serie fotogr√°fica ‚ÄúTin mar√≠n‚ÄĚ Autor Frank Lahera, 2021, fotograf√≠a digital

Por su parte, Seoane nos vuelca hacia lo m√°s √≠ntimo. Pondera lo individual sin abandonar ese mensaje de calado universal. Con su serie instalativa ‚ÄúConfort‚ÄĚ cuestiona la falta de valent√≠a del ser humano que se construye sus propias jaulas, que no permiten la evoluci√≥n del pensamiento. Hace un llamado a no conformarse, a lanzarse y correr riesgos que valen la pena para descubrir la verdadera esencia de cada uno. Es una ramificaci√≥n de la met√°fora que se deslinda del mercado. Es luchar contra lo convencional. Ratifica una y otra vez que lo habitual no es sin√≥nimo de propicio. El mercado es una burbuja, una construcci√≥n mundana que puede traer beneficios aparentes y al mismo tiempo significar el fin de la creaci√≥n.

Serie instalativa ‚ÄúJaulas‚ÄĚ. Autor Yuri Seoane, 2020

Serie instalativa ‚ÄúJaulas‚ÄĚ. Autor Yuri Seoane, 2020

Asimismo, Carlos Gil, en este caso, da la nota de conexi√≥n con el pasado, que se transfiere en determinados elementos aleg√≥ricos que m√°s que sustantivos u objetos son acciones verbales en funci√≥n. Concreta la representaci√≥n del vestigio de las consecuencias, es la par√°frasis del desgaste vaticinado por los ancestros que conviven con √©l en sus ideales y que ha querido incorporar a trav√©s del pelo. El cabello humano es una especie de documentaci√≥n simb√≥lica que consolida la premisa de la impermanencia y es plasmada en la serie ‚ÄúArrastre‚ÄĚ, aunque debe aclararse que tambi√©n es an√°logo a las actividades que acontecen en el presente.

No obstante, también utiliza otros medios para lograr meditar acerca de esos conflictos internos que afectan la evolución del ser. Es una mirada más que reflexiva, que se consuma como abordaje de fenómenos vigentes. Las imágenes que registra van hilando dimensiones de la diversidad de forma orgánica. Gil es un provocador nato. Sintetiza lo antropológico y las instalaciones y videos performances que vigorizan la muestra con un matiz corrosivo que ha caracterizado siempre su trayectoria y que hoy resume con naturalidad.

Video Performance ‚ÄúImpermanencia del desgaste‚ÄĚ. Autor Carlos Gil Calder√≥n, 2021

El Proyecto Fractura una vez m√°s se encuentra de pie ante la avalancha de la apariencia. Este grupo no promueve espejismos absurdos, sino que lucha contra ellos. Recordemos que como dicta su manifiesto, Fractura ‚Äúes hacer arte, vivir para el arte y no vivir del arte‚ÄĚ. ¬†¬†


Juntos y Revueltos: próxima exposición de Proyecto FRACTURA

El pr√≥ximo 27 de noviembre el proyecto FRACTURA estar√° inaugurando a las 6:00 P.M., en el Centro de Artes Pl√°sticas y Dise√Īo de su ciudad de Santiago de Cuba, la exposici√≥n Juntos y Revueltos, oportunidad que permitir√° actualizarnos acerca de sus m√°s recientes creaciones multidisciplinares.

Fundado por Carlos Gil Calder√≥n y Frank Lahera O¬īCallaghan, y al cual se sumar√≠a posteriormente Rafael Borges, el proyecto se caracteriza por agrupar diversas pr√°cticas contempor√°neas, pues sus miembros-artistas est√°n enfocados en la experimentaci√≥n y la b√ļsqueda de nuevas formas y narrativas, con la visi√≥n de cuestionar problem√°ticas sociales, filos√≥ficas y existenciales.

Luego de m√°s de un a√Īo de receso colectivo, FRACTURA, surgido en 2015, regresa con esta exhibici√≥n que reflexionar√° sobre el universo de sus miembros, su realidad.

Con el apoyo de la filial santiaguera de la AHS, el Consejo de Artes Plásticas y la sede anfitriona del encuentro, en esta ocasión la muestra contará con la presencia del artista visual Yuri Elias Seoane, con quien FRACTURA ha trabajo en varias ocasiones. De ahí que a partir de la exhibición, Seoane será incluido como novel miembro del equipo creativo.

Videoarte en varios de sus subg√©neros, instalaciones, arte-objeto, performance, fotograf√≠a, pintura, y m√°s, podr√° encontrar el p√ļblico que asista a la exposici√≥n a finales de este mes, el cual podr√° apreciar, adem√°s, parte de las pr√°cticas vanguardistas de la provincia.

Y es que, en equilibrio perfecto, estos artistas pondrán a la mirada crítica sus pensamientos, maneras de ver y sentir sus realidades, e invitarán a pensarnos como cubanos y habitantes de este planeta Tierra en tiempos de muchos replanteamientos.

Juntos y Revueltos es, sin dudas, una muestra del arte contempor√°neo cubano en la ciudad de Santiago de Cuba. ¬°No se la pierdan!


«Si no hay lugares para ver artes visuales, nos vamos a quedar muy atr√°s»

Spin off de una entrevista o cómo conocí al artista

La oficina de la presidencia de la filial provincial de la Asociación Hermanos Saíz en Santiago de Cuba es normalmente un lugar alegre, un sitio para la cofradía y cocinar buenas ideas. Pocas veces ves allí gente ansiosa; pero aquel día había una carga de estrés notable en el ambiente; cuando llegué con el desenfado habitual, en el centro de aquella salita estaba Yuri Seoane con sus gafas, su cabello hirsuto y sus manos en la cintura. Hablaba rápido y se quejaba de las pocas posibilidades de los artistas jóvenes de alcanzar espacios estelares en los informativos cubanos. Aclaró que creía que era un problema que había en Santiago porque veía en el Noticiero Cultural la vida de otras provincias.

Le habr√≠a gustado que supieran de √©l en esos d√≠as que preparaba su primera expo en la Casa del Joven Creador, en la peque√Īa galer√≠a que estaba cruzando la puerta. Hac√≠a rato que me hab√≠a acomodado en uno de los llamativos asientos que adornan el lugar que, para ser honesto, puede que con su rojo brillante alteren un poco a los presentes. Lo comprend√≠, le coment√© que no ten√≠a acceso al Noticiero Cultural, pero que pod√≠a ayudarlo haci√©ndole una entrevista para que lo vieran en Internet. Imagino que fue frustrante porque todos quieren el ‚Äúvidrio‚ÄĚ, pero parece que se resign√≥ y pens√≥ que algo es algo.

El di√°logo con Yuri comenz√≥ con la b√ļsqueda de sus motivaciones para crear la muestra que llevar√≠a a la expo Mundo Interior, que pronto se inaugurar√≠a. El di√°logo fluy√≥, y como esas cosas que suceden, sin saber c√≥mo, ni cu√°ndo, la conversaci√≥n lleg√≥ a un punto de giro. Deriv√≥ en sus concepciones sobre el panorama de las artes visuales en Santiago de Cuba y las posibilidades o imposibilidades que tienen los j√≥venes para mostrar su obra en la ciudad.

Artes visuales, entre la imposibilidad y la voluntad para existir

¬ŅC√≥mo valoras la promoci√≥n de los artistas j√≥venes en el campo de las artes visuales en Santiago de Cuba?

De manera general hay muy poca promoci√≥n para los artistas noveles. Tambi√©n debo decir que muy pocos artistas se atreven a incursionar en las artes visuales actualmente, por lo general los artistas se van m√°s por los formatos convencionales, los dibujos, la pintura o el grabado. He visto poca incursi√≥n en las artes visuales que re√ļnen muchas manifestaciones como el video arte y el performance. El arte en esta ciudad sufre de la imposibilidad de mostrar cosas nuevas m√°s all√° de lo que ya se conoce.

Si no hay lugares para ver artes visuales, nos vamos a quedar muy atrás, no van a morir pero van a quedar desactualizadas respecto a lo que sucede en un mundo que cambia constantemente. Creo que hay una responsabilidad institucional importante y creo que las entidades de la cultura, que son las que tienen los recursos, deberían analizar el fenómeno de la poca existencia de las artes visuales porque falta apoyo, no hay salones, y hay baja promoción.

Cu√°les crees que podr√≠an ser las causas de lo que expresas, ¬Ņtendr√° que ver con las ausencias? ¬ŅCon toda la gente que se ha ido a La Habana o del pa√≠s? Porque si por un lado hay poca promoci√≥n tambi√©n hay que entender que ella depende de la calidad de la obra que se produzca.

Hay muchas maneras de buscarle una explicaci√≥n al fen√≥meno, hace muchos a√Īos Santiago era una potencia en el campo de las artes pl√°sticas, la pintura, las instalaciones, el grabado. Pero se han perdido muchos espacios vitales para la existencia del arte. Te puedo mencionar los salones 30 de Noviembre, los festivales del Caribe, donde hab√≠a mucha calidad en las obras, exist√≠an muchos eventos que refrendaban la calidad.

En mi visión, muchas de las personas que eran protagonistas de esa vida cultural, especialmente en los 90, que era un peor momento en lo económico que el actual, ya están asentadas, su obra les trajo beneficios. Ahí comenzó una decadencia de esos espacios tan importantes para hacer visible las propuestas artísticas hasta su desaparición. Con ese panorama muchos jóvenes emigran para poder hacer su obra, para poder desarrollarse como artistas, lo que ha traído consigo que no haya un desarrollo de las artes visuales en la ciudad.

¬ŅC√≥mo crees que est√© impactando ese √©xodo en la visi√≥n que se puede tener en la ciudad sobre las artes visuales y en la posible actualizaci√≥n a nivel conceptual de los artistas para crearlas y de los p√ļblicos para apreciarlas?

Para ilustrarte sobre lo valiosa que puede ser la incidencia institucional te pongo el ejemplo del SAVE (Santiago Artes Visuales y Experimentales); es una voluntad del Consejo Provincial de las Artes Pl√°sticas con muy buenos resultados en la visibilizaci√≥n de los artistas j√≥venes. Sin embargo, el SAVE es una vez cada dos a√Īos, pasa mucho tiempo para que los artistas muestren su obra, adem√°s, es competitivo, o sea, que no aseguran la participaci√≥n porque las obras son sometidas a un proceso de curadur√≠a y de selecci√≥n.

Sin ánimos de comparar, a veces yo mismo me sorprendo de que en Guantánamo haya tantas posibilidades, a ellos los felicito porque deberíamos aprender de su experiencia, tienen muchos eventos: Salón de la Uneac, Salón del Centro de Artes Visuales, hay salones en Baracoa. Me sorprendo cuando artistas de otras provincias me llaman para decirme que hay salones y espacios para mostrar su arte. Santiago es Santiago, esta no es cualquier provincia, es el eje de Oriente en todos los sentidos, no necesitamos decir la historia de Santiago para entender lo que estoy queriendo decir.

Al escuchar a Seoane me percat√© de lo importante que es mostrar a la ciudad como espacio para la creaci√≥n, para la satisfacci√≥n de las necesidades espirituales de los artistas, ese es el √ļnico modo de propiciar un desarrollo efectivo de la producci√≥n cultural en la provincia. Alegra ‚Äאּy mucho!‚Äď que los artistas est√©n preocupados por la promoci√≥n, que busquen soluciones a los problemas, que generen interrogantes, que se cuestionen el alcance de su trabajo y, sobre todo, que defiendan desde el arraigo el deseo de quedarse, pero tambi√©n es importante hacerles saber que quedarse no debe ser un sacrificio a toda costa.

Con Yuri Seoane he seguido conversando, he visto su obra, he escrito sobre √©l, y aqu√≠ va otro peque√Īo esfuerzo por darlo a conocer, aunque no sea en el ‚Äúvidrio‚ÄĚ, pero algo es algo.