Santiago de Cuba


La Bota Rota #3: En conflicto con la realidad

Toda crisis es material valioso para el teatro. La realidad nos dota de posibilidad infinita para r-interpretar sus fisuras y sus composiciones. Para muchos el arte es la representación conflictiva del hombre con la realidad. Todas las épocas han encontrado a través de los artistas, los prismas esenciales para confluir con las tramas de “lo real”, “lo probable” y “lo posible”.  

El Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA es un colectivo teatral donde el arte es asumido como imagen conflictiva de la existencia. Los proyectos desarrollados durante los últimos meses respaldan la anterior afirmación. Búnker es el nuevo espectáculo en construcción, interpretado por el actor Ricell Rivero Rivera; la obra se integrará de distintos materiales simbólicos y disciplinas artísticas.

La presentación del video performance Búnker #1 Zonas de conflicto, da inicio a una saga de video-artes que encabezan la exploración de nuestro contexto actual. El hombre alienado/aislado, en la soledad del fracaso colectivo. ¿Existe? ¿Será el final del juego? ¿Encierro?

Búnker será una investigación compleja; empezó por la fotografía, se sumerge en el video-arte y el performance, y llegará al cine para luego convertirse en un espectáculo teatral. Un actor/performer que no cabe dentro del traje aislador. Un individuo subjetivo, a medio hacer o a medio acabar con su existencia. ¿Cómo ensamblar la contradicción? El hombre está aparentemente solo, pero es la realidad quien lo oculta de sí mismo.

Siguiendo la ruta del GEE LA CAJA NEGRA, aparece el material Ofelia. Texto inspirado en segmentos de Máquina Hamlet, del dramaturgo Heiner Müller, y que cuenta con la actuación de Yanisleidys Laborí Cuevas. Este es un inicio de montaje, donde la poesía se mezcla con el dolor histórico encarnado en un cuerpo de mujer para denunciar la violencia que han ejercido sobre su naturaleza a través de los siglos. Este es un trabajo limpio, de una belleza que nace en “lo teatral” pero que muta al leguaje del audiovisual. Es precisamente esta mezcla la que hace contundente el discurso de la representación. Todas las imágenes son precisas y no admiten banalidades ni entretenimientos.

Ofelia es una búsqueda arriesgada pero que de seguro el público acogerá sin miramientos. Defiende grandes causas, defiende el sentido de la igualdad y la diversidad de ideas. No será un montaje para pedir permisos ni libertades contemporáneas, será una obra para tomar el almanaque de todos y darle forma.     

Otros de los procesos que se compartieron y cuyo valor excede “lo común”, es #TroyanasenYouTube. Proyecto transmedia de la autoría de Ámbar Carralero Díaz (teatróloga y escritora), de La Habana. Cada documentación presentada en voz de sus protagonistas fue un registro de sus experiencias durante el trayecto. Las intervenciones estuvieron protagonizadas por Anabel Pla (actriz que interpreta el personaje de Elektra), Yoanna Pérez Acanda (actriz que interpreta el personaje de Casandra), Laura Hernández Perdomo (productora y asistente de dirección del proyecto), Ileana Sarduy Prohenza (actriz que interpreta a Hécuba), y los actores Inima Fuentes y Yasmany Guerrero. #TroyanasenYouTube es un proyecto intransigente, vistoso y renovador en la relación entre artista-público-obra.

 

Desde San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, nos acompañó el grupo Teatro del Retorno, proyecto dirigido por Alexander Diego Gil Valle. Entre los materiales presentados es Comorbilidad; el trabajo más certero y necesario. Su propuesta cinematográfica nos recuerda a Artaud y, su crueldad, a Samuel Beckett, y su absurdo a nuestro Virgilio y su poética del destierro. Gil Valla reta a la realidad como si esta no pudiera evitar la eterna enfermedad de la presencia/la ausencia. Su lenguaje es una construcción de distintos referentes visuales y escénicos pero que se entrelazan para crear una narrativa en conflicto con la realidad. Casa gesto es un imán sensoperceptivo. Cada movimiento una salida a un mundo corporal y enfermo.   

El cierre nos trajo al cortometraje Cambio de Planes, dirigido por Arnaldo Sariol Valdés. Un obra cuya búsqueda simplifica al arte como experiencia “respiracional” en conflicto con la realidad. Sariol, en su deseo de construir lenguajes alternos/interdisciplinares, nos regala “un susto”. Nos dice que la vida es determinación dentro del azar. Nos dice que todo día es bueno para cambiar de suerte.

La II Edición de la Jornada Teatral La Bota Rota nos deja varias enseñanzas tras el cierre del telón. La primera es que el teatro seguirá necesario sin importar dónde se piense y se haga. La segunda, que en Cuba hay muchos creadores interviniendo la realidad y convirtiéndola en material simbólico. Y para no hacer más larga la lista, una tercera enseñanza: la voluntad creativa del hombre. Nada les es más natural a los hombres que la necesidad de crear y expresarse a través de la creación.

 

Esta fue una jornada para el encuentro, para el ciber-abrazo, para el recuerdo. Pero también para activar distintas zonas de la creación teatral cubana. Santiago de Cuba continúa en la construcción de caminos para fortalecer los vínculos escénicos en el país. La Bota Rota es un ejemplo de cómo medir el contexto y transformarlo en acción.


El camino

Ķ(Aproximaciones a la XI Jornada Caminar con los Héroes)

 

La XI edición de la Jornada Caminar con los Héroes de la célula de Songo La Maya, de la filial de la Asociación Hermanos Saíz en Santiago de Cuba, se celebró del 29 al 31 de Julio. Dedicado al aniversario 125 de la caída en combate del Mayor General José Maceo Grajales y al 35 de AHS, el encuentro volvió a fungir como un reparador de la memoria.

Los asociados radicados en este municipio, así como trabajadores del sector de la cultura y miembros de la Brigada José Martí, llevan más de una década adentrándose en lo más profundo de ese territorio. Sus huellas durante todos estos años yacen en cada una de las comunidades ubicadas en el camino de la ruta trazada para encontrar-se con la historia. Ese contacto vital, en los parajes donde ocurrieron distintos sucesos de las luchas independentistas por la soberanía de la nación, es una manera de reparar la memoria y sus olvidos.

La historia no es solo motivación, también es generadora de acciones. Durante los meses de julio y agosto, esa premisa se cumple. La vanguardia del arte joven en Cuba revive una ruta simbólica con la cual se dota al arte que llevan en sus mochilas, de una condición ineludible. El arte y la historia se convierten así en un mismo proyecto para sanar, encontrarnos y definirnos. Son estos meses cuando una brigada de jóvenes artistas llega a las comunidades menos accesible de la geografía del municipio Songo La Maya y nos muestran el tan necesario camino hacia la definición.

En ese caminar se re-funda año tras años prácticas interhumanas y modos de convivencia entre hombre y mujeres, pero también entre el arte y el público. Un público que nunca ha asistido (por lo general) a un teatro profesional o una institución de máxima convocatoria. Entonces cada propuesta se dimensiona ante la inocencia y la posibilidad de compartir momentos que no por vanguardistas, pueden evadir el riguroso examen de los pobladores.

Esta XI edición estuvo condicionada por el estado de excepción que vive el país. Razón por que el programa se compartió a partir de las plataformas digitales de la AHS santiaguera. Esto sitios son: Facebook (@AHSStgo), Telegram (t.me/ahssantiagodecuba), YouTube (ahssantiagodecuba), Instagram (AHSStgo), y Twitter (@AhsStgo).

En estos canales y páginas continuarán publicados todos los materiales, como evidencia del trayecto y sus parajes significativos. También serán muestra relevante para consultas y disfrute de un público que no habita en los parajes del municipio. Creándose así un espacio otro, donde el camino se hace interminable.

Una de las novedades de esta edición es la restructuración conceptual de la jornada. Cada año estará dedicada a un mártir que tenga algún vínculo con la ruta histórica o algún suceso específico de la historia local. También se invitará algún centro de investigación donde se puede analizar de manera más amplia las líneas temáticas y dedicatorias de la edición.  

En 2021 fue el Centro de Estudio Antonio Maceo, dirigido por la MS.c Carmen Montalvo Suarez, la columna vertebral del encuentro. Este Centro investiga y estudia la vida y obra de la familia Maceo, lo cual hizo su implicación más orgánica. La participación de sus especialistas fue clave para lograr el experimento de esta jornada (completamente) on-line.

Otras las ganancias de esta edición fue la recopilación de videos y fotos de ediciones anteriores. Materiales que no solo documentan el devenir, el alcance y proyección de Caminar con los Héroes.   

 

Esta es sin dudas una de esas iniciativas necesarias en defensa de los pequeños espacios. La salvaguarda de la memoria de esta nación depende de que capaces seamos de hacer que dialoguen nuestras experiencias de vida, nuestras ideas y conceptos TODOS con la historia Patria.

En ese caminar entre montañas y praderas yace un país que camina con sus héroes. Ese es el camino, una franja de tierra o trillo oriental, donde los hombres se hermanan y andan. En ese andar, todos los caminos conducen a la memoria, como si no existiera otro lugar.   

 

Programa de la XI Edición de la Jornada Caminar con los Héroes

Día 29

9.00 a.m/ Entrevista al comité organizar del Evento/ Eloy Díaz (Escritor, promotor cultural y miembro de honor de la AHS 2020)/ (YouTube)

 

10.00 a.m/ Conferencia Inaugural/ Los amores de José Maceo/ Por MSc. Carmen Montalvo Suarez (Directora del Centro de Estudio Antonio Maceo)/ (YouTube)  (YouTube)

 

11.30 a.m/Imágenes Promocionales de los participantes en el evento / (Instagram)

 

12.00 a.m/ Cápsula El Creador a la promotora Dariela Gámez Paz/ Dir. Enrique Pérez Fumero/ (YouTube)

 

2.00 p.m/ Documentación # 1/ Por Rogelio Ramos (Pasajes de Ediciones Anteriores)/ (YouTube)

 

3.00 pm/ Expo colectiva El Camino/ (YouTube)

4.00 pm/ Paseo por el Centro de Estudio Antonio Maceo/ Por MSc. Rolando Nuñez Pichardo (Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo)/ (YouTube)

 

5.00 pm/ Cápsula Antena Este # 1 a la profesora Daynet Castañeda/ Dir. Yasmani Herrera y Rubén Aja Garí.

 

6.00 pm/ Concierto con el trovador Nelo Gonzales/ (YouTube)

 

Día 30

9.00 a.m/ Entrevista al comité organizar del Evento/ Yasser Landazuri Romero (Artista visual y promotor cultural)/ (YouTube)

 

10.00 a.m/ Conferencia José Maceo en la fotografía/ Por la investigadora Lic. Laritza Herrera Carrión (Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo)/ (YouTube)

 

11.30 a.m/ Imágenes Promocionales de los participantes en el evento / (Instagram)

 

12.00 p.m/ Cápsula El Creador a la promotora Daylenis Blanco Lobaina/ Dir. Enrique Pérez Fumero/ (YouTube)

 

2.00 p.m/ Documentación # 2/ Por Rogelio Ramos (Pasajes de Ediciones Anteriores)/ (YouTube)

 

3.00 p.m/ Conferencia La muerte de José Maceo/ Por la investigadora MS.c Yamila Vilorio Foubelo (Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo)/ (YouTube)

 

4.00 p.m/ Documentación # 3/ Por Rogelio Ramos (Pasajes de Ediciones Anteriores)/ (YouTube)

 

5.00 p.m/ Cápsula Antena Este # 2 a la realizadora Lizandra Pérez/ Dir. Yasmani Herrera y Rubén Aja Garí.

 

6.00 p.m/ Concierto con el trovador Renier Fernández Font/ (YouTube)

 

Día 31

9.00 a.m/ Documentación # 4/ Por Rogelio Ramos (Pasajes de Ediciones Anteriores)/ (YouTube)

 

10.00 am/ Conferencia La sensibilidad de José Maceo/ Por el escritor e investigador MSc. Reynier Rodríguez (Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo)/ (YouTube)

 

11.30 a.m/ Imágenes Promocionales de los participantes en el evento / (Instagram)

 

12.00 p.m/ Cápsula El Creador a la historiadora Carmen Montalvo Suárez/ Dir. Enrique Pérez Fumero/ (YouTube)

 

2.00 p.m/ Documentación # 5/ Por Rogelio Ramos (Pasajes de Ediciones Anteriores)/ (YouTube)

 

3.00 p.m/ Conferencia Martí y el pensamiento crítico: necesidad de una crítica artística especializada en nuestros días/ Por el escritor y realizador Rogelio Ramos/ (YouTube)

 

4.00 p.m/ Cápsula Antena Este # 3 a la realizadora Adyanis Castillo/ Dir. Yasmani Herrera y Rubén Aja Garí.

 

5.00 p.m/ Intervención del Proyecto Diversas: Mujeres piensan a Martí/ Por

 

6.00 p.m/ Concierto Clausura de la XXI Edición de la Jornada Caminar con los Héroes/Por Jazz D´ Bess/ (YouTube)


Entrevista #2: Arte “rebelde”

(un café con Frank Lahera O’Callaghan a propósito de la 2da edición de la Muestra Internacional de Cine Experimental y Nuevos medios “La Mirada Inquieta”)

Del 3 al 6 de junio, Santiago de Cuba se convirtió en espacio de diálogo y exhibición para el cine experimental a través de la muestra internacional “La Mirada Inquieta”. Un evento que sondeó distintas prácticas audiovisuales y trajo a debate el uso de los Nuevos Medios en la producción cinematográfica. Cineasta e investigadores de Canadá, Irlanda, Argentina, España, Italia, Colombia, Brasil, Francia, Chile, República Checa, Portugal y Cuba, se dieron cita desde las plataformas digitales bajo el slogan “Por un mundo Experimental”. Una frase que marca el ansia generacional de un vuelco positivo hacia una vida menos previsible y normada por el contexto. La muestra fue un gesto a favor de la diversidad creativa y contó con el liderazgo de Frank Lahera O´Callaghan, la productora Probetafilms y la Asociación Hermanos Saíz en Santiago de Cuba.

La AHS en la provincia ha desplegado desde la Oficina Antonio Lloga, un plan de acciones a mediano y largo plazo para el desarrollo del audiovisual en la ciudad. Una estrategia que será protagonizada por artistas miembros o no de la organización y uno de sus objetivos principales es la formación de públicos. Para ello es importante actualizar conceptos y prácticas desde el arte y la cultura siempre que no vaya en detrimento de los códigos identitarios de ninguna comunidad.

Frank Lahera es una especie de “artista total”, su concepción del arte lo hacen desplazarse entre las artes visuales y el cine. Es en la actualidad el jefe de la sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba y desde ahí busca cada año articular acciones que conlleven al espectador a relacionarse con un arte más sincero. Su fin es instaurar en cada procedimiento, hecho artístico o conversación, una participación realmente activa del público en el proceso de recepción de la obra. La Muestra de Cine Experimental y Nuevos Medios “La Mirada Inquieta”, es una de esas acciones en pos de un público más consciente y sensible. Sobre esta idea conversamos mientras degustábamos un café.

Tal vez para el público santiaguero escuchar sobre la creación de una muestra de cine, no signifique nada, más allá del suceso. Pues no son pocos los intentos por crear este tipo de espacio en la ciudad. Pero si le propones un debate sobre una concepción híbrida de los elementos cinematográficos para construir y exhibir al cine, su capacidad de asombro puede cambiar. Estoy seguro que el espectador santiaguero y de otras regiones de Cuba necesita actualización y propuestas (que como esta) ahonden en otras maneras de percibir el mundo. El cine posee esa magia. Puede mezclarse más que el café y saber mejor (risas). Puede adueñarse de todos los elementos, artes y disciplinas y hacerlas mejor. Partiendo de eso, ¿qué son los Nuevos medios en el cine?

El uso coherente y novedoso de las nuevas tecnologías. El tener en cuenta su existencia y usarlas para suscitar nuevas narrativas y experiencias con las audiencias. No se trata de usarla como moda o que estén presentes dentro del hecho artístico simplemente porque son accesibles, sino buscar la forma de que estas tecnologías dialoguen con las establecidas, para así lograr un nuevo discurso y otras formas de contar y hacer sentir. 

Los ejes de poder ahora son maniobrados por las tecnologías. Los conceptos artísticos mutan sin esperar al análisis crítico al que naturalmente fueron sometidos en el siglo XX. Todo parece estar sucediendo AHORA. Es una sensación aterradora y a la vez de aventura. ¿Cuál es el potencial real de estos Nuevos medios? ¿Qué vasos comunicante podemos encontrar entre un cine regido por los Nuevos Medios y las nombradas artes vivas?

El mayor potencial de los Nuevos Medios es que son libres. Por otro lado, al igual que las artes vivas, son estrategias creativas auto-definidas, que apelan a un conjunto de artes, de formas, en un solo concepto o en una red incluso multidisciplinaria. Cada elemento existente: Internet, la realidad virtual, etc., viven y existen por sí solos, pero tienden a ser muy pasivos en un breve lapso de tiempo, de ahí que necesiten convivir en nuevos universos creativos y nutrirse. De ahí que se encuentren en otras formas de expresión: como el cine, las artes visuales, el teatro y hasta en la misma intelectualidad. Las llamadas Narrativas Transmedia sería como un ejemplo de “hogar” donde conviven creativamente, y pueden actuar lo mismo en lo digital que en lo off-line, o en acciones que apelen a lo físico. 

¿Qué espacios existen Cuba para la exhibición y la creación de proyectos regidos por estas dinámicas?

De vez en cuando obras de estas magnitudes pueden verse en las artes visuales, en ciertas exposiciones que llaman la atención pero que pronto pasan al olvido, condenadas a lo efímero del espectáculo. Ahora hay cierta moda en Cuba sobre usar las tecnologías, pero más bien, según mi opinión, con un sentido especulativo. Aunque algunas obras si las usan bien y están justificadas, la mayoría solo las incluyen por cierta moda o por el criterio de: “es lo que se usa ahora”, algo que lastran la obra y no le aportan absolutamente nada. Si a cierta obra le quitas ese dispositivo y no le cambia ningún sentido, es que entonces sobraba, sencillamente es así.

En el teatro cubano por ejemplo, todavía veo que se usan estos medios de forma pasiva. No le han hallado aun el gancho “formal” para que se logre un universo verdadero. Hay un intento por ver al teatro como un “enviromen”, pero la escaramuza termina con el usar de las tecnologías “para” sin pensar en el “por”.

En el cine (lamentablemente) eso está muy lejos de pensarse. El cine cubano, obviando un poco el cine independiente, está marcado por temáticas. No se preocupa por ir a otros zonas creativas, se sigue reproduciendo los mismos esquemas, la mismas formas narrativas, las mismas caras, aunque no se puede negar que hace dos películas atrás se ve un intento por renovarse. Esperemos que esto sea sincero.

Cuando se recuerde de que el cine es además de arte, industria, las cosas irán mejor, sino tendremos que seguir apreciando las filmografías que nos anteceden y continúan en la gran pantalla. Nada que ver con lo que sucedió en la creación cinematográfica a inicios del 60, ahí si había un afán de búsqueda y experimentación. Nada estaba dicho en lo creativo y los cineastas aprendían haciendo, todo lo contrario a lo que sucede hoy. Tal vez las nuevas generaciones debemos des/aprender.

Creo que los únicos sitios (aun con sus miradas propias), que defienden los Nuevos Medios y sus variantes, son el FIVAC (Festival Internacional de Videoarte de Camagüey), y la Fundación Ludwing de Cuba. Aunque de la Fundación hace un tiempo que no escucho nada.

Tal vez desconocer esta zona de la creación puede ser un factor en contra de los creadores y públicos para poder adentrarse en estas fronteras. El uso de la tecnología como herramienta básica de cualquier sociedad ha llegado tarde a Cuba, no solo el arte está rediseñando sus funciones. Tal vez lo que percibimos como demora en el cine o en otras manifestaciones, se debe a que el arte siempre es una respuesta. Una necesidad de explicación que puede expresarse a través de sentimientos y emociones con respecto a sucesos relacionados con el individuo. El arte ha tenido que esperar por la relación del individuo en Cuba con las tecnologías para luego poder abordarlo con mayor organicidad. Antes de esa llegada cualquier acercamiento a esta exploración puede parecernos genial pero no coherente con el contexto de los hombres y mujeres de la isla.

Ahora necesitamos acelerar para poder relacionarnos con un mundo que se nos abre y se nos aleja. En medio de la pandemia, del re-pensar sobre nuestras conductas, modos de convivencias, restructuración formal del arte a partir de la inclusión de nuevos elementos y de los muros de contención para impedir un mundo experimental, creas una muestra como reacción a tus necesidades contextuales y artística. ¿Por qué sería tan importante visibilizar estas prácticas y fomentar el desarrollo de estas nuevas narrativas en Cuba?

Primeramente porque nada es ajeno a la cultura. Saber eso te permite conocer cómo se mueve nuestro mundo y cómo se piensa más allá de las fronteras visibles de lo intelectual. Somos entes racionales que podemos darle un uso a esa tecnología (que ya es parte de nuestra cotidianeidad). Esa tecnología también es una herramienta de manipulación simbólica y está al acecho. No podemos ignorar que llegamos tarde, que no hay tiempo para dudar.   

Hay que seguir evolucionando en el campo del arte. Descubrir sus bondades y esclarecerlas para no aumentar sus lagunas oscuras, es una acción primaria del artista. Dibujar nuevos caminos, nuevas experiencias, nuevas formas de crear y hacer pensar desde la construcción de nuevas narrativas. Hoy el ser humano está bombardeado constantemente de ideas, conceptos, mensajes, y ya es muy difícil de sorprender. Cree que lo ha “visto todo”, y entonces hay que afrontar el reto. Hay que crear con las herramientas del ahora, para evitar una muerte prematura del pensamiento. Hay que promover lo distinto, lo novedoso. Hay que empujar al público hacia lo desconocido. Esta es una vía para encontrar nuevas ofertas conceptuales, nuevas luces y despertar del letargo.

¿Por qué una muestra Cine Experimental y Nuevos Medios en Santiago de Cuba?

Porque Santiago de Cuba es alternativo al resto de la isla, tal vez por obligación, tal vez porque no le ha quedado de otra. Al estar alejado de los centros hegemónicos del arte, ha tenido que subsistir y buscar a toda costa cómo seguir moviéndose. De ahí que haya quienes todavía apuestan por la creación, usando las herramientas que poseen, muchas veces cuestionadas en lo interno por la falta de comprensión o de conocimiento. Una razón que demuestra la necesidad de inculcar esa cultura.

Al usarse herramientas, las que sea, (un móvil, un tablet, o simplemente elementos reciclados para producir arte), también se provoca a la imaginación y al talento para crear un método. La falta de intercambios con otros creadores de Cuba o del mundo es vital en este caso. Aun así, podemos encontrar un arte que es rico en formas, conceptos y temáticas particulares, que si se estudia a fondo, difiere de lo que está vigente en otras zonas más cercanas al occidente. Se ha tenido que experimentar porque ante la falta de opciones hay que resistir. Gracias a la democratización tecnológica ya se puede acceder a ciertos dispositivos que en años anteriores eran impensables, pero el aislamiento persiste.

No se tiene con que producir, pues se hace con lo que simplemente grabe video y sonido. No tengo quién actúe, pues actúo yo y el cotidiano. No tengo con qué editar pues trabajo en secuencia. Me esquivan porque hago algo que no entra en la percepción general de muchos, pues creo mi espacio donde mostrarlo. La alternativa es la forma y el medio para no dejar de “hacer”. Lo más curioso es que no somos los únicos, cada vez salen a la luz nuevos “rebeldes” que desean ir a la selva. Entonces te preguntas: ¿no será que es necesario ir a la selva para comenzar a crear de nuevo, para crear de verdad, lejos de la colonización formal? ¿Qué es lo importante, el medio o lo que se genera? ¿Por qué renunciar a lo que moviliza verdaderamente? Creo que una frase lo resumen todo: “el fin justifica los medios”, ¡no puede estar más claro!


Pentagrama #3: Una palabra fuerte

La cultura hip hop se ha extendido a diferentes culturas urbanas, suburbanas y comunidades de todo el mundo

(Diario del festival Palabras 2021 en Santiago de Cuba)

I

Desde de su evolución a lo largo del sur del Bronx, la cultura hip hop se ha extendido a diferentes culturas urbanas, suburbanas y comunidades de todo el mundo. Sus elementos han experimentado una considerable adaptación durante el transcurso de la historia de la cultura y hoy permanecen en constante evolución al ser parte de una cultura que está presente en más de 200 naciones.

El hip hop es un fenómeno moderno cuyas esencias nacen de elementos anteriores a su llegada. Parte de la cultura ha girado en torno a la idea de actualizar las grabaciones clásicas, actitudes y experiencias al público moderno en lo que se denomina “flipping”. Actualmente, aún sigue arraigándose a otros géneros norteamericanos como lo son el blues, jazz y rock and roll, inspirándose mayormente en el soul y el funk, pero también en géneros y sonoridades del contexto donde se practica.  

En la actualidad mantiene una brutal competencia con el rock, el pop y con la música electrónica por el primer lugar en ventas a nivel mundial, así como por la influencia cultural. Aunque es cierto que en el Caribe son otros ritmos nacidos de la exploración constante del rap los que impactan con mayor popularidad entre la población joven.

Las raíces del hip hop pueden encontrarse en su sentido más estricto en la música afroamericana y, por supuesto, en la música africana. Muestra de ello son los “griots” de África Occidental, unos viajeros que forman parte de una tradición oral que se remonta a cientos de años atrás en dicho territorio. Estos poseen un estilo vocal muy similar al de los raperos.

Como dato importante, en la ciudad de Nueva York las interpretaciones similares a los “griots” tuvieron un importante impacto en la cultura y posteriormente en el movimiento por los derechos civiles en los años 1960 y 1970.

II

La última jornada del festival de hip hop Palabras 2021, fue una remembranza con los códigos más genuino de la cultura. Tras la proyección del noticiero del festival se pudo ver la entrevista a Sahay Fajardo, miembro del comité organizador y directora del Proyecto Diversas. No es casual que Sahay formara parte de las proyecciones del evento para este 202; las acciones que Diversas a estado fomentando desde el 2020 son evidencia fehaciente de su contribución a causas comunes a las que defiende la cultura hip hop.

En la jornada también pudimos compartir con la investigadora Ligia Lavielle. Ella articuló un conversatorio titulado “La presencia de la mujer en el movimiento de hip hop cubano y del Caribe”. Para Ligia, la presencia de la mujer dentro de la escena rap en Santiago de Cuba se construye desde un imaginario caribeño. Un signo que aparece por los lazos históricos que Santiago ha mantenido con la región. La toma de conciencia de los músicos sobre el yo-caribe es un elemento que ha conllevado al hip hop a combinarse con otras manifestaciones del área como el reggae. En medio de esa autodeterminación, la mujer se ha impuesto sin importar que desde los inicios siempre fuera un movimiento mayormente masculino.

Tres exposiciones fueron inauguradas al igual que en las jornadas anteriores. La primera, COSASMALAS, de Carmen Barruecos (La Habana). La muestra es un acercamiento a las intervenciones de la artista en espacios públicos a través del grafitis o de murales. Trabajos que se integran con su medio y que trasmiten un mensaje a través de esa integración, pues por si solo perderían parte del concepto inicial.

La segunda exposición Pinta con lo que sea pero pinta, de Laura Soris (La Habana), es una exploración a la mujer como concepto para la imaginación y lo onírico. En sus piezas la mujer es un cuerpo que no envejece. Una imagen multicolor. Entre muros y colores, su obra invita a crecer desde lo físico hasta lo espiritual. Para ella la figura femenina es muestra de grandeza y anda entre flores. Sus trabajo son un llamado de atención sobre cómo podemos apreciar al reino de las mujeres.

La tercera muestra African woman sketch, de la artista visual Inmaray Tillet Fonseca –The black Queeny (Cienfuegos)–, es una oda a la belleza femenina y a la herencia africana. Ella hace énfasis en el peinado, las facciones del rostro, la desnudez, la majestuosidad del cuerpo, el vestir, los aditamentos corporales y la sexualidad. Para Inmaray, la mujer es un símbolo de perdurabilidad de la vida y en ella se concentra lo divino y lo carnal.

Otras intervenciones en el programa del día estuvieron a cargo de DJ Kelly Sugarface (Canadá), Dayli sin Nombre (Pinar del Río), Lady Step (Puerto Rico), La Fina (La Habana) Yisi Calibre (Santiago de Cuba), así como la Reyna y la Real (La Habana).

El programa también sirvió para homenajear a Lourdes la Cimarrona. Figura representativa del hip hop cubano e insignia femenina dentro de la cultura. La Cimarrona estuvo presente a través de materiales que se le hicieran en vida y otros creados para el evento. Vale resaltar la intervención del proyecto de grafitis Undergraff (Holguín), que hizo un mural en su honor y compartió la documentación del proceso.

El Palabras 2021 ha sido un espacio de reflexión, intercambio, superación y de análisis sobre procesos socioculturales y artísticos que son transversales al hip hop. La internacionalización del evento ha permitido circular el arte de las participantes para otros públicos y dinámicas antes no exploradas por los organizadores. Las plataformas digitales habilitadas para estas jornadas no solo han servido para desarrollar un programa sino también como repositorio de todos los materiales. En lo adelante, el público todo podrá acceder a ellos a través de los sitios Facebook (@AHSStgo), Telegram (t.me/ahssantiagodecuba), YouTube (ahssantiagodecuba), Instagram (AHSStgo), Twitter (@AhsStgo).

La próxima edición en 2022 estará enfocada en mostrar aquellos elementos de nuestra identidad dentro de la cultura hip hop. La idea es definir los elementos que hoy la hacen parte de nuestra nación. Próximamente se hará el lanzamiento oficial de la convocatoria; esperemos que la vida nos permita la presencialidad para entonces. Mientras tanto, la palabra seguirá en favor de las causas más nobles, de los valores más esenciales y de la dignidad cultural. Una palabra sin parafernalias ni concesiones. Una palabra fuerte.


Reinaldo Cedeño en medio de la descarga… (+Tuits)

No es la letra, sino la llama. No es la cáscara, sino la nuez. El periodismo cultural, para Reinaldo Cedeño Pineda es una inmersión en el infinito universo de las subjetividades y la creación. Muchas veces una inmersión en apnea, como si en ello le fuera la vida. Recientemente galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro y con una trayectoria de más de treinta años en el ejercicio periodístico, su trabajo demuestra que a la hora de dejar una impronta en el complejo corpus nacional de esta profesión, valen más las jerarquías y no las geografías.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Poeta y narrador, Cedeño es autor de los poemarios Los corderos alzan la vista, Poemas del lente y Tejiendo un país; la investigación A capa y espada, la aventura de la pantalla; y los libros de periodismo cultural El hueso en el papel, Las pequeñas palabras y Ser periodista, ser Quijote. Un periodista cubano habla, publicado en 2016 por Ediciones Claustrofobias y Ediciones UO, y que tendrá próximamente una reedición por La Luz. Su nombre es asiduo, además, en disímiles publicaciones en Cuba y fuera de la isla.

Esta conversación –vía correo electrónico y aun con la noticia del Premio y sus alegrías quitándole el sueño en la cerrada noche insular de su hogar en Boniato– inició una tarde holguinera en el café Tres Lucías, de la mano del promotor cultural Joaquín Osorio, hace casi ocho años. Reinaldo presentaba su libro de cuentos La edad de la insolencia. De alguna manera ese diálogo se ha extendido en el tiempo hasta el día de hoy.

A los múltiples reconocimientos y premios por su quehacer reporteril y literario, como el Reconocimiento al Mérito Periodístico del Icrt en 2017 y el Diploma Nicolás Guillén de la Uneac en 2011, Reinaldo suma una sencillez sin cortapisas que le ha permitido –con el asombro de quien, a pesar de la experiencia de la profesión, se maravilla como la primera vez–, narrar la “novela cotidiana” de su Santiago de Cuba. De sus artistas y sus habitantes más sencillos. De su propia vida. Aun hoy –como hizo cuando niño– se planta en medio de la sala y grita sus verdades en forma de poema o crónica. La diferencia es que ahora somos más los que le escuchamos y admiramos su trabajo. No importa que arrecie el vendaval sobre la llama, él siempre tiene bien resguardada la lumbre, para que nada la apague. No fueron “chispazos” los que lo llevaron al arte y el periodismo, asegura. Reinaldo Cedeño Pineda ha vivido y sigue en medio de la descarga.

Reinaldo casi siempre existe ese primer “chispazo” –puede ser un amor a primera vista o un enamoramiento paulatino– que nos hace maravillarnos con la cultura, la literatura, el periodismo… Podría asegurar que en el chispazo del niño Reinaldo aparece tu madre Caridad, ese ángel tutelar que ha acompañado siempre tus días, pero quiero que seas tú precisamente quien me hable de ella y de cómo te fuiste apasionando sin vuelta atrás… ¿Llegas al periodismo motivado por la literatura o viceversa?

Te confieso algo: desde que abrí los ojos, vi libros a mi alrededor; esa ha sido siempre mi mayor riqueza. Cuando mi madre me regaló un libro por primera vez, la abracé tan fuerte que tuvo que despegarme, porque podía haberle hecho daño. Desde siempre vi a mi madre escribiendo clases, poemas y un día sorprendí a todos y a mí mismo, leyendo un cartel en la pared de mi casa, cuando nadie me había enseñado formalmente a leer.

Caridad Pineda Anglada fue mi primera maestra, mi mejor maestra. Un maestro es sagrado.

Tampoco olvido a mi hermana Esther –hace tiempo una consagrada en la enseñanza artística–, pero que entonces aprovechaba cualquier oportunidad para endilgarnos un pirouette. Nada ha podido borrar mi primera gran salida al Camagüey donde ella estudiaba. Encontrarme en aquellas llanuras inusitadas para un chico acostumbrado a las montañas, recorrer la vieja casona que era la escuela de ballet y el recibimiento con aquella frase: Bienvenidos a la tierra agramontina… todo reforzó la atmósfera de encantamiento que suponía.

Se empezaron a preocupar porque no jugaba tanto como otros muchachos de mi edad, hasta que hice un poema-protesta que algunos de la familia todavía recuerdan y lo leí plantado en medio de la sala. Me dejaron tranquilo. Yo no sabía entonces lo que era la literatura ni lo que era el periodismo, solo que me gustaba leer y escribir. No fueron chispazos como ves… vivía en medio de la descarga.

Iniciaste tu trayectoria laboral en el periódico Venceremos, en Guantánamo, y has transitado, entre otros sitios, por Sierra Maestra y Radio Siboney, en Santiago, donde eres redactor/reportero. O sea, has ejercido el periodismo no siempre desde la mirada del intelectual que puede adentrase con más detenimiento en fenómenos, personas o sucesos, sino también desde el reporterismo que alimenta la cotidianidad en nuestros medios… ¿Cómo influyen las rutinas productivas en el ejercicio del periodismo cultural?

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Guantánamo, mi querido Guantánamo. Algunos piensan que nací en el Guaso, en la aldea de Boti: es que en esa tierra tuve mis primeros desafíos, peleas y descubrimientos profesionales. Pregúntesele a Haydée León Moya o a Martha Cabrales Arias. A un periodista le toca hacer la novela cotidiana: cada acción es una página que agrega. El periodismo es exigente, hermoso y tantas veces ingrato, todo mezclado; pero nunca he sido una persona con pensamiento de estancos, ni que se arredra fácilmente.

El periodismo –el periodismo de ley– de ninguna forma puede estar despegado del análisis, aunque a primera vista pudiera parecerlo. No hay que confundir la brevedad o la síntesis con la falta de rigor. Puede haber novelas mediocres y crónicas fabulosas (y viceversa). Por ejemplo, el mundo del documental sonoro, al que me he acercado últimamente, esas historias contadas con sonidos, puede tocarte tanto como una obra narrativa. De hecho, creo que nos hemos quedado en Cuba afincados a algunos esquemas. La narrativa de la realidad es tan legítima como la narrativa de ficción. Búsquese por ejemplo la obra de Svetlana Alexeivich, galardonada con el Premio Nobel de Literatura (2015), que dio voz a los sobrevivientes de Chernóbil.

La palabra rutina no me gusta, por más que me la expliquen o le pongan apellidos. Alguna vez escuché al colega José Aurelio Paz hablar de procesos creativos más que de rutinas productivas. Asumo esa misma cuerda. El periodismo cultural es una inmersión en el infinito universo de las subjetividades y la creación. Nunca lo he concebido como el que llega a testimoniar, como el que asiste; sino como parte integrante del proceso cultural.

Hombre de la prensa escrita, la radio, la televisión, la blogosfera… cada una con diferentes lenguajes, maneras de hacer… y en todas el periodismo cultural como brújula. Has sido reconocido y podría asegurar que te desenvuelves muy bien en todas ellas. ¿Cómo lo logras? ¿La vida te ha llevado a cada una de ellas o te lo has propuesto?

Gracias por tus consideraciones. La vida siempre impulsa, mi querido Erian, siempre. Uno empieza dando pasitos y en algún momento, debes tomar la pértiga. O lo haces, o te quedas. Cada una de las formas de expresión tiene sus lenguajes, pero todas son ramas de un mismo tronco: la comunicación y la pasión.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Has reunido varias de tus opiniones sobre el periodismo cultural en Ser periodista, ser Quijote (Claustrofobias-UO y próximamente La Luz). ¿Qué encontrará aquí el lector?

Mis amigos Yunier Riquenes y Naskicet Domínguez me invitaron a escribir inicialmente un texto que reuniera algunas de mis experiencias teórico-prácticas en el periodismo, a modo de ensayo. Fue emocionante presentar aquel primer resultado en la Universidad de Oriente en 2017; pero siempre supimos que necesitaba ampliarse.

A esta nueva propuesta le adicionamos un capítulo sobre la construcción de los títulos –grito, vitrina y latido de la información que preside–, resultado de mi investigación para la Maestría en Comunicación. También pueden encontrarse apropiaciones sobre José Martí, definiciones sobre la entrevista y la crónica, e incluye algunos ejemplos de estas últimas, como la que dediqué a mi encuentro con el escritor Fernando del Paso, Premio Cervantes de Literatura, en la hermosa ciudad de Colima, México. No ceso de agradecer a Luis Yuseff, a la editora Liset Prego, a las bellezas de Ediciones La Luz. Estoy muy atento a su salida.

 ¿Cuál recuerdas como el momento más difícil en la profesión? ¿Y el más grato o aquel que sin esperártelo te ha ofrecido gratas sorpresas y alegrías? ¿El entrevistado más complejo?

Lo más difícil son la ausencias de las personas queridas, las de la sangre y las del espíritu. Lo otro, los obstáculos que te salen al camino o las sinrazones y excesos de algunos –en la profesión, en la vida–, son como el vendaval sobre la llama. Los he tenido, mas uno también ha de tener bien resguardada la lumbre, para que nada te la apague.

Complejas por circunstancias diferentes fueron mis diálogos con un pensador de la talla de Joel James, director de la Casa del Caribe, y con el pintor José Julián Aguilera Vicente. Joel era un hombre de verdades rotundas, con flechas en su carcaj; a mí me encantaba, pero otros le temían. La entrevista con él en la emisora CMKC, resultó inolvidable… Mi amigo Aguilera me pidió que lo entrevistara, que le quedaban cosas por decir, porque se estaba muriendo. Así de simple, de dramático. También son entrevistados difíciles, al menos para mí, los niños: su espontaneidad te reta; y los humoristas, porque tú puedes hablar en serio y a cada paso, ellos asoman una broma. Tienes que estar muy centrado.

He comentado muchas veces el intercambio que sostuve en 1994 con Dulce María Loynaz, pero es inevitable volver. Ver a esa anciana afincada en una cubanía rotunda frente a mí, cuando yo no tenía trabajo, cuando vendía maní, cuando todo a mi alrededor se ensombrecía, me salvó.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Has investigado la historia de la radio y la televisión en Santiago de Cuba. Cuáles fueron los mayores retos en un tema que desde un inicio se encontraba ante la falta de registro audiovisual y los aportes y al mismo tiempo dificultades que el testimonio ofrece…

Los medios hacen su propia historia, cuentan la historia de los demás; pero suelen tener una gran orfandad de memoria sobre sí mismos. Así que aproximarnos a la creación de Tele Rebelde en Santiago de Cuba, a sus fulgores y sus angustias, requirió en primer lugar de mucha paciencia. Para hacer el libro A capa y espada, la aventura de la pantalla procesamos más de 200 entrevistas… ¿Te imaginas? Exigió convencer a muchos desde muchos sitios, indagar en archivos y viejos álbumes, seleccionar, establecer asociaciones…

Contar una historia colectiva a través de testimonios individuales en el transcurso de años, enhebrar un hermoso, pero disperso tejido de recuerdos de una generación que salió en busca de su propia imagen… requiere una dosis de concentración y otra de locura. Nos enfrentamos, efectivamente, al paso del tiempo y a la evocación, con los riesgos de que se desdibujaran fechas o se trastocaran detalles; pero solo quedaba asumirlos.

El surgimiento de Tele Rebelde en Santiago de Cuba (1968) es uno de los capítulos más singulares de la cultura cubana en el último medio siglo. Una epopeya que no ha sido valorada en su justa dimensión, un gran casting, un trabajo cultural comunitario a escala mayor. Agradezco mucho a la Fundación Caguayo el privilegio que me posibilitó al auspiciar este proyecto investigativo. Desde la primera línea escribí que el libro era apenas el inicio de la hebra. He animado a muchos a contar otras aristas, otras historias, ojalá algunos se decidan.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Podrías comentarme en breves palabras qué significa para ti o cómo definirías:

La crónica.

Una crónica es un do de pecho, la cresta de la ola. Cronicar es salvar.

La radio.

Un medio imbatible. En las situaciones más difíciles puede ser el único asidero con la realidad, como pude comprobar al paso del huracán Sandy.

La música.

Un pórtico a otro mundo.

Los jóvenes.

Como Varona, creo en las capacidades, más que en las edades. Entre los jóvenes hay muchas, como entre las personas de mayor experiencia. La lozanía del espíritu no tiene arrugas.

La isla y la espina (tu blog).

Una creación que alguna vez me quiso secuestrar.

Santiago de Cuba.

Un caballo brioso.

El Premio Fernández de Castro recientemente obtenido.

La ratificación de que importan las jerarquías, no las geografías.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Alguna maña o secreto para hacerle mejor el amor a las palabras…

Entregarse.

Libro que recomendarías sin pensarlo dos veces.

Enterrad mi corazón en Wounded Knee, de Dee Brown.

Canción.

“Canción de las simples cosas”, cantada por Chavela Vargas.

Película.

Lucía, de Humberto Solás.

Hace algunos años, cuando realizaba mi tesis en Periodismo y te envié un cuestionario sobre el tema, me aseguraste que la práctica de la crítica en las publicaciones cubanas, incluso las especializadas, era ineficiente. ¿Sigues pensando así? ¿Qué crees debe caracterizar la crítica artística en nuestros medios? ¿Eres del criterio de que lo ideal es preparar al periodista en estas cuestiones o que el especialista tome la rienda de los medios?

Pensar, escudriñar, develar, atreverse, son palabras claves. Toda crítica contiene una elaboración subjetiva, por supuesto; mas para tender esa urdimbre, hay que tener sustento cultural, repertorio ideo-estético, claridad de fines. Ese espesor no se logra con un chasquido de dedos, naturalmente. Casi son verdades de Perogrullo. Alfredo Guevara en Revolución es lucidez lo decía así: “(…) la crítica la encarnan hombres y mujeres a quienes reclamo lo mismo que a los realizadores, cultura rigurosa y profunda, verdadera información y autonomía de pensamiento (…)”.

No me referiré a publicaciones especializadas, dedicadas con mayor o menor holgura al universo cultural, sino a los medios generales. Creo que lo esencial es fomentar la conciencia de la necesidad de la crítica artística como formadora del gusto, como defensa de las jerarquías, como antídoto contra la banalidad que abarata nuestro espectro emocional, y también, por qué no, como un desafío, como un descubrimiento a otros mundos, como una provocación al intelecto. No conozco fórmulas: hay periodistas que ejercen un criterio artístico con autoridad y hay especialistas con un gran poder de comunicación. Y los hay que ni lo uno ni lo otro. Lo principal es el conocimiento y las estrategias para adquirirlo, sean estas personales o institucionales.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

¿Se nace periodista? ¿Y ya después de serlo, cualquiera puede realizar periodismo cultural?

Pues, contigo, también me lo pregunto… Si entramos en cuestión de genes, desemboco en un campo desconocido; si lo tomamos como una afirmación metafórica, pues casi siempre se da una señal desde temprano de hacia que horizonte se mira.

El periodismo cultural alcanza su expresión definitiva cuando la aproximación al hecho o proceso cultural parte del examen y no del mero reflejo, lo cual arroja una obra sustentable en sí misma. No es aquello que se mueve alrededor del hecho, sino su exégesis; no es la letra, sino la llama. Una vez dije que cada periodista tiene su propio periodismo, es decir sus formulaciones para aprehender, interpretar y transmitir un determinado acontecimiento. Cada profesional se ha de preguntar a sí mismo, ¿lo puedo intentar?, ¿puedo insuflar esa llama?

¿Crees que en muchas de nuestras redacciones aún existe el complejo de que el periodismo cultural es algo “bonito”, “fácil”, que no lleva estudio y cualquiera puede hacer?

La cultura no es un entretenimiento, sino un estremecimiento. No se va a la cultura, se vive dentro de ella. Desentrañar el infinito universo de la creación, ir de la contemplación al papel, de la entrevista a la inmersión, del trazo a la imagen, del gesto a la voz, de la historia al sonido… es un reto formidable. El periodismo cultural no es la cáscara, sino la nuez.

tomada del perfil de facebook de reinaldo cedeño

Has dicho que el periodista no escribe para complacer a nadie, ¿ni a sí mismo?

Búsquenme a quien no sea fan de sí mismo. No encuentro nada ilegítimo en deleitarse con lo que uno escribe o en dejar correr la pluma ante un acontecimiento que te sacudió; lo que se trata es de no caer en la loa oportunista, de no ceder a peticiones interesadas, de no ser eco de intereses espurios. Y, a veces no hay más remedio que hacer lo que hice cuando era niño, plantarse en medio de la sala.

Y el escritor, ¿puede el escritor Reinaldo Cedeño despojarse del periodismo y viceversa?

Son mis dos manos, no puedo cercenar ninguna.

Después de más de un cuarto de siglo en el periodismo, sigues siendo ese niño con los ojos siempre abiertos que se asombra ante lo nuevo o crees que más sabe el diablo por viejo…

Treinta años de experiencia profesional no pasan por gusto, pero suelo revisitar a ese niño constantemente.

¿Y por qué enfrentarse a los molinos de viento y seguir cabalgando?

Porque el periodismo es como la vida. Y uno no se baja de la vida hasta que te toca.


«Entre la carta y el asalto»: La fuerza de la Historia (Dossier + libro)

Presentación al libro “De la carta al asalto” de Frank Josué Solar Cabrales

Por: Dr. Eduardo Torres-Cuevas

 

Sin su reconstrucción, la historia tiende a ser pura ficción no siempre novelada y carente de la poesía de la vida sobre la cual se construyen mitos y leyendas, juicios prejuiciados, imaginarios colectivos y seudohistorias. Si se trata de los procesos más recientes —piénsese en la relatividad de los tiempos históricos—, la complejidad puede asociarse a vacíos en la información, documentación incompleta, testimonios interesados —casi siempre vistos los hechos desde el observatorio en el que estaba colocado el testimoniante— y la carga subjetiva del escribidor —seleccionador de textos y testimonios y autor de la lógica e intencionalidad de lo escrito—. El tiempo suele jugar malas pasadas a los analistas porque lo más difícil no está solo en la interpretación de textos y contextos, también se halla en el espíritu de una época; la diversidad de individualidades —visiones y culturas personales—; en el sentir y en el vivir de una generación colocada en situaciones propias e irrepetibles, alguno de cuyos rasgos parecen mutilados por Cronos. El historiador se encuentra conque actores importantes de la época que quiere estudiar perecieron en la vorágine de los acontecimientoso producto del transcurrir de los años. Su silencio es definitivo. Solo tendrá intérpretes interesados.

La historia de la Revolución Cubana no es el estudio ideal de un proceso sin contradicciones —en blanco y negro—; constituye un intrincado campo de opciones, debates, reveses, alternativas —convergencias y divergencias— en el cual la unidad es compleja porque las circunstancias, no pocas veces, alteran el resultado de las intenciones. En ello influye la formación diversa de los hombres y mujeres que participan. El golpe de Estado de Fulgencio Batista y la suspensión de la Constitución de 1940, dan inicio a la creación de una situación revolucionaria. Desde la génesis hay una marcada diferencia entre los viejos políticos desplazados y una juventud que no solo quiere combatir al régimen dictatorial, sino a todo el sistema corruptor y corrupto que ha sufrido Cuba desde la década de los años treinta. Fidel Castro llama a su organización: “La Generación del Centenario”.

La Universidad de La Habana es, desde el mismo día del cuartelazo, el más destacado centro contra el régimen impuesto. Una juventud —la mayoría entre los 14 y 30 años— siente el deber de liberar a Cuba no solo de la dictadura, sino de los males que introdujeron la corrupción interna y la dependencia externa. Uno de los primeros grupos creados para combatir la dictadura fue el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR). Su líder, el profesor Rafael García Bárcena, expresó el sentir de la juventud cubana pocos meses después del golpe de Estado: no queremos lo que se instauró el 10 de marzo ni lo que existía el 9 de marzo. Muchos de los jóvenes participantes del MNR fueron, en 1956, de los primeros integrantes —junto con los moncadistas y la organización oriental de Frank País—, del Movimiento Revolucionario 26 de julio, primera organización de unidad revolucionaria.

El 26 de julio de 1953, los jóvenes integrantes de la Generación del Centenario ejecutaron los ataques a los cuarteles Moncada (Santiago de Cuba) y Carlos Manuel de Céspedes (Bayamo). El documento de defensa de su líder Fidel Castro, conocido como La historia me absolverá, resultó el más completo texto para un proyecto revolucionario de transformación de la sociedad cubana tal y como lo deseaba lo más avanzado de su juventud. El propio acto insurreccional sirvió de ejemplo: a la dictadura se le combatía; no se entraba en falsas negociaciones ante las cuales el batistato nunca haría concesiones estratégicas.

En el interior de la Universidad de La Habana, el movimiento estudiantil se radicalizaba bajo el liderazgo de un joven estudiante de Arquitectura, José Antonio Echeverría —con apenas 19 años cuando se produjo el cuartelazo batistiano—. El 30 de septiembre de 1954 era elegido presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU); como vicepresidente lo acompañaba otro indiscutido líder revolucionario, Fructuoso Rodríguez. A partir de ese momento, el enfrentamiento al régimen castrense fue la prioridad de la FEU, lo cual implicaba, no solo la lucha armada en Cuba sino también contra los regímenes dictatoriales en América Latina.

El 24 de febrero de 1956 —fecha en que se conmemoraba el inicio de nuestra Guerra de Independencia— José Antonio hace pública la creación del Directorio Revolucionario, no solo como brazo armado de la FEU sino como promotor de la unidad revolucionaria y partícipe de “la Revolución Nacional”. El discurso de José Antonio el 9 de marzo de 1956, Contra las dictaduras de América, expresaba el principio latinoamericanista que acompañaría a las proyecciones del Directorio.

La obra que presentamos es un riguroso trabajo sobre las búsquedas y dificultades para el logro de la unidad revolucionaria. Más que prejuicios, se resaltan las dificultades que el acontecer diario coloca en un proceso en el que los protagonistas no siempre tienen la comunicación necesaria y lo impredecible deja huellas y heridas profundas. Para lograr la unidad revolucionaria existen estrategias. La de Fidel, centrada en el programa transformador del Moncada, concibe al Movimiento Revolucionario 26 de Julio como la expresión militante activa, ideológica y política de los revolucionarios desvinculados de la vieja política y sus personeros; la del Directorio, partía de la unión de todas las fuerzas antibatistianas.

Es importante destacar aquí que el Directorio no nació solo para derrocar a la dictadura. Como organización revolucionaria tenía una definición revolucionaria. En su Manifiesto al Pueblo de Cuba, en el punto 11, se afirma: “La Revolución se asienta sobre principios fundamentales de Libertad Política (Democracia), Independencia Económica (Nacionalismo) y Justicia Social (Socialismo)”. Los referentes históricos eran diferentes a los del 26 de julio. Mientras este último se expresaba como continuador de las luchas mambisas, el Directorio lo hacía en el referente universitario de la revolución de 1933: el Directorio Estudiantil de 1930. Ello marcaba dos estrategias de lucha diferentes. El Directorio Revolucionario centraba sus acciones en La Habana, en el “golpear arriba” para desencadenar la huelga general; el 26 de Julio se apegaba a la experiencia mambisa de crear un ejército libertador en las montañas orientales.

No resultaban extraños, en medio del fragor de la lucha, los debates entre las organizaciones revolucionarias. Muchos conceptos están cargados y recargados de incidentes o visiones de época. En un documento publicado en el suplemento de la revista Alma Mater de marzo de 1956, se afirma que los obreros constituyen “la clase revolucionaria por necesidad y conciencia” y que el Directorio tiene su pupila visionaria en “la gran tarea de la Revolución Nacional, a la cual han de prestarle toda su energía creadora las fuerzas sanas que integren o coordinen con el Directorio Revolucionario”. La democracia, el nacionalismo y el socialismo conforman los objetivos de la “Revolución Nacional” que promueve el Directorio Revolucionario.

Las interioridades, complejidades y acontecimientos del proceso revolucionario y, en particular, las circunstancias y hechos que marcan la trayectoria del Directorio Revolucionario, con sus antecedentes y consecuencias entre la firma de la Carta de México y el combate del Palacio Presidencial, constituyen el objeto de esta obra. Abunda en información, en muchos casos no conocida. No pretende su autor hacer la historia del Directorio. Lo que nos presenta, apenas es un segmento de ella, pero trascendental para entenderla y comprender las dificultades de la unidad revolucionaria.

El ataque al Palacio Presidencial ha provocado debates no siempre históricamente bien fundamentados. Algunas veces mal intencionados. No se trató de un hecho desesperado, mal planificado o de ingenuidad militar. La tesis del Directorio de “golpear arriba” no descansaba solo en el ajusticiamiento del dictador. Ello se concebía como punto de partida para una insurrección con el régimen decapitado y desarticulado. Esa insurrección llevaría a una huelga general nacional que pondría fin al batistato y, más importante, abriría las puertas a la Revolución. Esta acción no resultaba un hecho aislado; era la operación principal dentro de una estrategia política revolucionaria planificada por la dirección del Directorio. La de Radio Reloj le daba su dimensión política al 13 de marzo. Por ello, el máximo líder de la organización, José Antonio Echeverría, a su pesar, no está en el enfrentamiento de Palacio. Su misión consistía en dirigirse al pueblo de Cuba y llamarlo al combate; iniciar la insurrección —que tendría su estado mayor en la Universidad— y provocar la resistencia popular que desembocaría en la huelga general. Era importante destacar que las acciones las desarrollaba el Directorio Revolucionario con importantes participantes que habían pertenecido o pertenecían a la Organización Auténtica (OA).

En las reuniones de la dirección del Directorio se valoraron diversas variantes. La incorporación de Menelao Mora Morales y su grupo permitió precisar las características de la operación; sería una acción comando, teniendo en cuenta el armamento, las municiones, los hombres y el tiempo. En la cuestión puramente militar, tres hombres resultaban importantes por su experiencia —que no poseían los generales de salón del ejército batistiano—. Adelanto aquí un asunto importante a la hora de valorar, desde el punto de vista militar, el asalto a Palacio. El desarrollo de este tema forma parte de los contenidos de mi obra en preparación Los eslabones quebrados. Los tres militares eran españoles —por lo que, entre los cubanos, se les conocía como los tres gallegos—. Sus lugares y destinos en estos acontecimientos fueron diferentes, lo cual tuvo serias consecuencias en el fracaso de la operación.

El primero a tener en cuenta es Daniel Martín Labrandero. Poseía una historia extraordinaria y un conocimiento en la preparación de operaciones militares. Ex coronel jefe de la décimoquinta Brigada Internacional en la Guerra Civil Española, pasó a Francia al término de esta; al ser ocupado el país por los alemanes, se incorporó a la resistencia; capturado, se le internó en un campo de concentración del que fue liberado en 1945; solicitó de inmediato trasladarse a Cuba; en 1947 participa en los preparativos de Cayo Confite. Para el Directorio, Daniel era el jefe militar indiscutido para la preparación y ejecución de la acción de Palacio. Pero, los acontecimientos frustraron su participación. En medio de los tanteos de los preparativos es apresado por las fuerzas de la tiranía. El Directorio organiza su fuga de la prisión  del Castillo del Príncipe, pero, durante el hecho, cae muerto el 30 de diciembre de 1956. Julio García Olivera, segundo jefe de acción del Directorio, en su libro Contra Batista, escribe: “Reflexionando mucho sobre esto, he pensado que con la presencia de Martín Labrandero se hubieran salvado muchos de los problemas” (p. 319).

El segundo de los “gallegos” era Carlos Gutiérrez Menoyo. Su historia no era menos impresionante. A los 16 años se incorporó a las fuerzas de la Francia Libre en África bajo el mando del famoso general Leclerc, participando en la “guerra del desierto” contra las fuerzas alemanas del Afrika Korps que estaban bajo el mando del mariscal Rommel. Con posterioridad combatió en Italia, en el desembarco de Normandía y en Alemania. Fue condecorado y obtuvo el grado de subteniente. Emigrado en Cuba, participó en los preparativos de Cayo Confite, en 1947. Era el hombre ideal para un ataque comando, pero no tenía la experiencia organizativa de Martín Labrandero. Por ello, se le nombró jefe del comando que atacaría el Palacio y le daría muerte a Batista. Durante esta acción pierde la vida.

Del tercer “gallego” se tienen pocos datos y estos son confusos. Conocido como Ignacio González, también usaba el nombre de Marcelino Manen, había sido combatiente en la Guerra Civil Española. Se le asignó la jefatura de las fuerzas de apoyo. Estas no entraron en acción. García Olivera escribe: “Marcelino Manen jamás se presentó después a dar una explicación sobre lo sucedido. En el mes de junio salió al exilio hacia Costa Rica donde se unió a Eufemio Fernández” (pp. 318-319).

Eufemio era uno de los principales “jefes de acción” de la Organización Auténtica. Había participado en la Guerra Civil Española y tenía fuertes vínculos con la emigración republicana española en Cuba. Desde 1948 estaba vinculado al presidente Carlos Prío Socarrás. Antes, en 1947, fue uno de los principales organizadores de la expedición contra el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. Lo más interesante resulta la composición del Estado Mayor de su batallón, el Guiteras: Daniel Martín Labrandero, jefe del Estado Mayor; Carlos Gutiérrez Menoyo, jefe de la 1ra. compañía; Ignacio González, jefe de la 3ra. compañía. Algunos de los desertores del 13 de marzo también se unieron a Eufemio en Costa Rica, entre ellos “veteranos de la Guerra Civil Española”. ¿Qué papel desempeñaron la Organización Auténtica, y en particular Eufemio Fernández, en los extraños sucesos que rodean a la acción de Palacio? Mucho queda por estudiar teniendo cuidado con las versiones interesadas.

En su alocución por Radio Reloj, José Antonio precisa que es el Directorio Revolucionario el ejecutor de las acciones del 13 de marzo, al que se le han unido otros grupos independientes, como el de Menelao Mora, caído heroicamente en Palacio.

Los jóvenes del 13 de marzo, como antes los moncadistas, fueron a liberar a Cuba de la tiranía siempre conscientes de que la muerte era una posibilidad. Es en ello en lo que radica la valentía, el patriotismo, la entrega —si es necesario— de la propia vida. Cuando se leen los documentos, se observa la alegría de poder entrar en combate; de romper la inercia de la espera: la aspiración de ser héroe, pero sabiendo que también se puede ser mártir. A eso es a lo que se está dispuesto. Es una actitud de los jóvenes del Directorio y del 26 de Julio; es la convicción íntima y profunda de los revolucionarios de una generación generosa, patriota y revolucionaria.

La documentación del Directorio constituye una fuente importante que invita a la meditación. Las obras de tres de los miembros de la dirección de la organización antes del 13 de marzo y participantes activos en los acontecimientos de ese día glorioso abundan en información, a veces contradictoria, pero complementaria. Me refiero a los libros y escritos de Enrique Rodríguez-Loeches, Faure Chomón —jefe de acción del Directorio y segundo jefe de la acción de Palacio— y Julio García Olivera —segundo jefe de acción del Directorio y responsable militar de la operación de Radio Reloj—. A esta información deben añadirse las diversas entrevistas realizadas a otros miembros de la dirección del Directorio, entre ellos, a Guillermo Jiménez.

En los sucesos del 13 de marzo y de Humboldt 7, el Directorio pierde a sus dos líderes, José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez. Resulta la única organización que ha quedado descabezada. Hay otro asunto determinante, José Antonio y Fructuoso tenían la doble condición de ser los máximos dirigentes tanto de la FEU, como del Directorio. No existía ninguna otra figura que tuviese esa doble pertenencia de dirección. El autor de esta obra analiza con profundidad esta situación y sus consecuencias. Estrategias y tácticas se centran en reconstruir la dañada estructura de la organización, en tanto se continúa la lucha revolucionaria. Ello debe ser objeto de otros estudios, pues no son las pretensiones de la obra que se presenta.

En 1959, el Directorio es un activo participante en las transformaciones que se operan en el país. La línea de su periódico, Combate, dirigido por el comandante Guillermo Jiménez, es de total adhesión y defensa del proceso revolucionario. Sus principales figuras y la mayoría de sus militantes están comprometidos con las acciones revolucionarias. De aquellos jóvenes del Directorio que tuvieron un importante papel en la etapa de la Revolución en el poder merecen ser recordados Antonio, Tony, Santiago García, infiltrado en los grupos contrarrevolucionarios y asesinado el 9 de enero de 1961; Gustavo Machín Hoed de Beche, que formó parte de la guerrilla del Che en Bolivia y cae en combate el 31 de agosto de 1967 en Vado del Yeso y Raúl Díaz-Argüelles García, quien, al frente de las Tropas Especiales del Ministerio del Interior en Angola, muere en combate en la madrugada del 11 de diciembre de 1975. Otros miembros del Directorio participaron en estos últimos 60 años en importantes acontecimientos, entre ellos, Víctor Emilio Dreke Cruz y Julio García Olivera. La mayoría de los hombres más destacados del Directorio murieron en Cuba en funciones revolucionarias: el Chino Figueredo, Alberto Mora, Enrique Rodríguez-Loeches, Humberto Castello, Guillermo Jiménez, el Moro Asef, Tony Castell, entre otros. Quien fuera su secretario general, desde 1957, Faure Chomón Mediavilla, fallece siendo miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 5 de diciembre de 2019.

El 16 de julio del presente año, al conmemorarse el nacimiento de José Antonio (1932) en la Universidad de La Habana, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) develó el busto restaurado del inolvidable líder revolucionario. Allí estaban presentes combatientes que aún viven del Directorio Revolucionario.

El proceso de la unidad revolucionaria tuvo un artífice, Fidel Castro Ruz. No siempre el camino de la unidad, deseado por el 26 de Julio y por el Directorio, tuvieron los mismos signos y no siempre convergieron. Esta obra reconstruye el difícil camino de la unidad. No cubre todas sus etapas, pero permite entender sus dificultades.

El Directorio Revolucionario es, junto al Movimiento 26 de Julio y al Partido Socialista Popular, una de las tres organizaciones que se unen, en 1961, en la Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) como cuerpo político único de la Revolución.

La lectura de esta obra, cuyos acontecimientos transcurren en apenas seis meses y trece días (entre la firma de la Carta de México y el ataque al Palacio Presidencial), será nutriente para explicar, comprender y pensar mejor la historia de la Revolución Cubana.

————————————————                     ———————————————-

 

 

Para descargar el libro, clic en el siguiente link 

ENTRE LA CARTA Y EL ASALTO.PDF

————————————————-                     ———————————————-

 

13 de marzo: el coraje de la historia

Por: Frank Josué Solar Cabrales

A raíz de un debate generado en las redes sociales en marzo de 2020 sobre los contenidos, significados y alcances de la Carta de México y las acciones del 13 de marzo de 1957, el sitio digital cubano La Tiza inauguró un espacio dedicado al abordaje de un asunto cardinal, el de las relaciones entre las diversas fuerzas de oposición a la dictadura de Fulgencio Batista, con la intención de «llevar la polémica más lejos, hacerla rendir mejores frutos, sumar al conocimiento de su objeto a más personas y volverla vehículo de recuperación de la memoria histórica». Gracias a ese empeño, que bajo el título «La unidad no es hija única» continúa abierto hasta hoy, salió publicada una serie de tres artículos con los que buscaba contribuir al intercambio mediante el análisis de los vínculos entre el Directorio Revolucionario y el Movimiento 26 de Julio desde la firma del documento unitario de agosto de 1956 hasta el heroico asalto al Palacio Presidencial.

Por sugerencia del Dr Eduardo Torres Cuevas los artículos fueron ampliados y convertidos en el libro que presentamos hoy, fundado en la convicción de que el estudio sobre la historia de la Revolución cubana, más allá de la pasión por el dato y el conocimiento histórico, tiene una repercusión directa en la disputa política actual sobre su legitimidad y permanencia. En tal sentido, este pretende ser un texto de combate en defensa del proyecto revolucionario cubano. Y la mejor manera de hacerlo desde la investigación histórica no es con el ocultamiento de sus asuntos más controversiales o con la adecuación del pasado a relatos preestablecidos desde el presente, sino con el acercamiento desprejuiciado y riguroso a su historia, que garantice la mayor objetividad posible, y permita entenderla en toda su complejidad, diversidad y grandeza. Los mitos y falsedades que sobre ella se tejen desde el campo contrario se alimentan justamente de nuestros silencios.

Uno de los mitos construidos alrededor del 13 de marzo de 1957 es el que asegura que las acciones de ese día fueron planeadas y ejecutadas exclusivamente por el Directorio Revolucionario, de espaldas al Movimiento 26 de Julio y otras organizaciones, para darles un golpe de mano en el derrocamiento de la dictadura. En realidad, el DR desarrolló las operaciones de ese día “hermanado en este empeño con grupos afines en la acción y en el propósito que nos animó”.[1] No fue una empresa individual, sino realizada de conjunto con otros sectores insurreccionales.

Por eso consideraba la fecha como “inicio de la confraternidad revolucionaria”,[2] y como la concreción de la unidad por la que había estado abogando desde su proclamación pública. A diferencia del 30 de noviembre de 1956, cuando no se pudieron poner en práctica los acuerdos unitarios alcanzados antes en México y en Miami, el 13 de marzo de 1957 significó para el Directorio que “se hizo verdadera por primera vez la unidad revolucionaria”.[3] En el segundo aniversario de la jornada histórica, en 1959, Faure Chomón insistió en calificarla como “la primera acción de unidad revolucionaria que se llevó a cabo en la lucha contra la tiranía”.[4]

Un examen detenido de los documentos elaborados por el Directorio Revolucionario después del asalto al Palacio Presidencial devela que existía un plan general en el cual a la organización le correspondía cumplir con una parte,[5] que hubo sectores comprometidos en ese plan pero no obligados directamente con el DR,[6] y que aproximadamente la mitad de los caídos en la acción no pertenecía a sus filas.[7]

Como otras fuerzas, el Movimiento 26 de Julio también fue invitado a participar, pero no lo hizo, entre otras razones, “porque esa no era su tesis de lucha”[8] según explicó Faure Chomón dos años después. En ese momento el Movimiento tenía como prioridad el fortalecimiento del destacamento armado de la Sierra Maestra, los planes para la apertura de dos nuevos frentes guerrilleros, en el Escambray y en el norte de Oriente, y el inicio de los preparativos para la convocatoria más adelante de una huelga general. Sin embargo, Faustino Pérez intentó, infructuosamente, apoyar la operación una vez iniciada.

La historiografía revolucionaria más útil no es la que elude o deforma acontecimientos y procesos para que encajen en los roles asignados según esquemas actuales, o elabora narrativas apologéticas y edulcoradas, en las que no existen las contradicciones, sino aquella que asume la conflictividad y las tensiones entre revolucionarios como una variable natural de cualquier proceso transformador, y profundiza en el estudio de las causas, los condicionamientos, los contextos y las relaciones de fuerzas, para explicar mejor las distintas actitudes y comportamientos.

El análisis de las dificultades, obstáculos e incomprensiones que rodearon la perenne aspiración de unidad revolucionaria durante el enfrentamiento a la dictadura batistiana facilitará la extracción de lecciones muy valiosas para nuestros retos presentes y por venir.

 

Notas:

[1] Manifiesto del Directorio Revolucionario al pueblo de Cuba, abril de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

[2] Ídem.

[3] “Carta del Directorio Revolucionario a los miembros de las organizaciones revolucionarias y a todos los cubanos sin banderías en la lucha por la Libertad”, junio de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

[4] Discurso de Faure Chomón en el 2do. aniversario del asalto al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1959, en Combate, La Habana, 15 de marzo de 1959, Época II, Año III, no. 1, p. 6.

[5] “Proclamar, con orgullo, que toda nuestra militancia: Obreros, Estudiantes, Empleados, Profesionales… que participaron en las acciones del día 13, lo hicieron conforme a lo convenido en el plan general”. Circular del Directorio Revolucionario a los militantes, abril de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

[6] En el caso del dirigente sindical auténtico Calixto Sánchez White se afirmaba lo siguiente: “Si bien no estaba directamente obligado con el Directorio a realizar ese día determinadas acciones, sí se hallaba comprometido en el plan y cobardemente no hizo nada”. Ídem.

[7] “EL DIRECTORIO REVOLUCIONARIO rinde homenaje póstumo (…) a quienes sin ser militantes de nuestro organismo cayeron heroicamente luchando por nuestra libertad: Carlos Gutiérrez Menoyo, Menelao Mora Morales, José Castellanos, Luis Almeida, Pedro Téllez, Gerardo Medina, Eduardo Domínguez, Norberto Hernández, Ángel González, Salvador Alfaro y Celestino Pacheco”. Ídem.

[8] Resumen de la intervención de Faure Chomón en el programa televisivo “Conferencia de prensa”, en Revolución, La Habana, 12 de marzo de 1959, no. 82, p. 15.


Compás #4: Al final del pentagrama (+Fotos)

Infinitos son los compases del jazz cubano contemporáneo que hoy cultivan nuestros jóvenes músicos, fieles siempre a su raíz. Una mezcla explosiva de excelentes exponentes del género ha participado en la octava edición del Festival Jazz Namá, desde las redes sociales.

pianista Carlos Javier Alcántara Díaz. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

Con una sui géneris descarga musical, concluyó el evento, que reúne a jazzistas de latitudes diversas, para la visualización, integración y reconocimiento cultural de este género musical. Encuentro que propicia cada febrero la filial santiaguera de la Asociación Hermanos Saíz.

En la cuarta y última jornada del Festival llegó al escenario virtual el prometedor pianista Carlos Javier Alcántara Díaz. Siempre explosivo en el piano e impetuoso en los arreglos, esta vez junto al bajista, también santiaguero, Wilfredo Fuentes; se presentaron como el dúo Consortes Jazz.

Más de 13 600 kilómetros nos separan hoy de esos talentosos jóvenes, distancia irrisoria cuando de Internet se trata. Ellos aseguran que: El color cubano de su música es con influencia de nuestro Santiago: la trova, el son, el changüí, el nengón; todo eso, aunque uno no quiera, está ahí, obligatoriamente lo sientes, lo palpas todo, siempre está alrededor.

Ya veterano en el Jazz Namá, el joven percusionista Yordis Baute se sumó a esta edición, defendiendo que: Me gusta el arte que sale del corazón, el que muestra la realidad interior del que la práctica, no el que se hace por conveniencia, sino el que tiene su propia voz, sin importar lo que diga o cómo se manifieste, pero que sea genuino y sincero.  

dúo Consortes Jazz. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

El cuarteto de saxofones Confluencias Sax, ganador del primer premio en pequeño formato del Jojazz 2020, estuvo una vez más en el evento, representado por Lázaro Alejandro del Valle, baritonista de la agrupación. El también estudiante de cuarto año del Conservatorio Esteban Salas de la urbe santiaguera agradeció, en su cápsula promocional Jazz Namá Plus, la existencia de un festival de tal magnitud y esencia, en la tercera ocasión que participa.

Aunque el joven jazzista Albertico Lescay, hijo del afamado artista santiaguero de la plástica Alberto Lescay, no siguió exactamente los senderos pictóricos de su padre, de cierta manera es también un artista de la plástica. Dibuja con nuevas formas sonoras las actuales tendencias jazzísticas, imprimiéndole a ese movimiento frescura y cubanía, mezclados con elementos folclóricos propios de su natal Santiago de Cuba.

Detrás de la realización de todo lo vivido en estos días hay muchas personas sin las cuales hubiese sido imposible realizar esta edición del Jazz Namá. El coordinador del evento, el joven músico y director del grupo DNova y vicepresidente de la AHS en el territorio, Erick Pérez Martín, expresó:

jazzista Albertico Lescay. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

El comité organizador lleva alrededor de tres meses accionando para lograr el cumplimiento de las actividades que nos propusimos inicialmente, e ineludible debemos agradecer a todos los músicos que nos acompañaron en esta travesía, a la AHS Nacional, a la Dirección Provincial de Cultura, a la productora audiovisual Lía Videos y su enlace de alcance nacional Streaming Cuba, a la Empresa de Grabaciones Musicales EGREM y su director Marcos Camping, a los trabajadores del Iris Jazz Club, a Raúl Capote, a Rubén Aja Garí y Buena Luz Producciones, y a todos los creadores que confiaron en la idea de este Festival.

Lázaro Alejandro del Valle, baritonista de la agrupación. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

Y aunque llegamos al final del pentagrama, para esta edición, estamos convencidos de que seguirán sonando los mejores compases del jazz en Cuba y el resto del mundo. Talento y ganas sobran a nuestros jóvenes músicos. Nos vemos en el 2022 ¡Hágase la música! ¡Y que todos los caminos nos conduzcan a la raíz!

jazzista Albertico Lescay. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

dúo Consortes Jazz. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

percusionista Yordis Baute. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba


Compás #3: Santiago: cuna de la música (+Galería y programa)

Santiago de Cuba atesora un patrimonio musical extraordinario, y no se trata de una exaltación a ultranza, hay muchos argumentos tangibles para demostrarlo. El espíritu alegre del santiaguero brota al compás de la buena música.

Esta ciudad es indudablemente manantial de la cultura afrocubana, desde donde bebe el jazz que cultivan hoy nuestros músicos, presentes en la octava edición del Festival Jazz Namá. Evento que desde el pasado día 25 y hasta este 28 de febrero reúne a exponentes del género dentro y fuera de Cuba.

fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

Las tres jornadas que han transcurrido del Festival demuestran que en esta edición, el evento trae al escenario virtual una combinación explosiva de artistas consagrados y jóvenes músicos. Del patio, con sus “santiaguerías”, se presentaron los prometedores artistas José Ernesto González, Giselle Lage Giln e Iván Sánchez Guardiola, excelentes exponentes del género.

Desde el principio apoyó la idea y obsequió a los organizadores del evento el tema challenge del Festival, Alias “Proyecto VT”, José Ernesto González Ulloa, de origen santiaguero radicado en La Habana; es graduado de nivel superior de viola y violín, y domina también el piano. Con la experiencia de haber tomado cursos de improvisación de jazz y de música electrónica, son estos los géneros de su preferencia, además de los ritmos cubanos.

Limpieza y serenidad en sus interpretaciones describen a Giselle Lage Gil, joven cantante, compositora y pianista santiaguera, quien “adereza con su voz una ciudad; en el piano conquista el silencio y nos devuelve sus melodías como un regalo, como una sublime confesión de que la belleza aún existe”. Así nos la describe el periodista Jorge Albear Brito.

José Ernesto González Ulloa. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

El Iris Jazz Club fue el escenario propicio para que la figura femenina del evento capturara para la eternidad su música en una cápsula promocional Jazz Namá Plus y nos deleitara, después de tanto tiempo de confinamiento, de su dulce voz y su intensidad al piano, como una caricia necesaria. Sorprendió al cierre del concierto, con una canción musicalizada por ella y compuesta por su madre (Sara Gil), sobre el amor en tiempos de distanciamiento social.

Abrazando su saxofón me asegura que vive por ella… y es que la música es la protagonista de las mayores y mejores emociones de su vida, guía sus días y ocupa todo su tiempo y talento.

Músico instrumentista, compositor y arreglista es el joven Iván Ariel Sánchez Guardiola, integrante y director del grupo Influencia de Santiago de Cuba. Ha compartido escenario con reconocidas figuras del Jazz cubano… y como parte del programa online del Festival Jazz Namá, disfrutamos de su improvisación sobre el tema challenge del encuentro y un material audiovisual, donde ofrece algunas valoraciones sobre el evento.

Giselle Lage Gil, joven cantante, compositora y pianista santiaguera. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

Músico instrumentista, compositor y arreglista es el joven Iván Ariel Sánchez Guardiola, integrante y director del grupo Influencia de Santiago de Cuba. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

No hay duda que la música cubana es especial, tiene un sabor y un ritmo único. La música es un componente esencial de la espiritualidad del cubano. En su sangre corre una mezcla de aborigen, español, africano, mulato. De ella heredamos una cultura mestiza que se caracteriza por el arraigo a las tradiciones artísticas, firme bastión de esa identidad que siempre cultivaremos.


Compás #2: Salvando la memoria (+ Galería)

Una nueva travesía musical desde el ciberespacio, ha sido la segunda jornada del Jazz Namá. El evento se acercó a quien cariñosamente llamamos Miguelón, reconocido percusionista matancero,  miembro de la UNEAC, profesor y promotor del jazz cubano. Una merecida cápsula Jazz Namá Plus para Miguel Rodríguez Zulueta, director del grupo Mestizaje, uno de los mayores exponentes del AfroJazz cubano, que prestigia el festival.

Rodríguez Zulueta (Miguelón)

“No podría contarse la historia cultural de Santiago de Cuba sin hacer referencia a la Casa del Caribe. Como institución rectora de los estudios sobre los procesos socio-culturales de la región, su hacer ha significado un enlace con otros pueblos con los cuales compartimos ideas, ancestros, motivaciones y color”. Fueron algunas de las palabras que escribiera Juan Edilberto Sosa Torres, presidente de la AHS en la provincia, para la entrega del reconocimiento por los 40 años de la Fiesta del Fuego. Momento especial de la jornada que fue transmitido en vivo.

entrega de reconocimientos

“Para mí el amor es la llave de todo, el motor del mundo, es la energía secreta detrás de cada nota que toco”. Bajo esa premisa vive y hace buena música David Gómez Cruz, estudiante de saxofón del conservatorio Esteban Salas, en la urbe santiaguera. Un joven al cual su talento e inquietud musical lo acercaron al jazz.

El documental Bitácora, de la AHS en la Ciudad Héroe, le dio la oportunidad de visualizar su obra y darle la certeza de estar transitando por los caminos correctos dentro del amplio espectro de la música cubana. Así demostró en su cápsula promocional Jazz Namá Plus y en su improvisación sobre el tema challenge del Festival.

Pero David no está solo, dirige el grupo DjazzVi, impetuosos jóvenes que aportan singular cubanía al jazz, así demostraron en su concierto “A tocar con manana que no hay más ná.”

Esta edición del Festival Jazz Namá propone un reto de interpretación musical, la invitación ya está en las redes, y el grupo Influencia Jazz Trío también aceptó el desafío de improvisar sobre el tema challenge del evento, compuesto por José Ernesto González.

David Gómez Cruz, director del grupo DjazzVi

David Gómez Cruz, director del grupo DjazzVi

El guitarrista Andy Garcia Ginoris, director de la agrupación matancera, comenta al Portal del Arte Joven Cubano: “Hacemos música porque nos nace y es la forma que tenemos de expresarnos y dar a conocer quiénes somos”. Y en esta octava edición del Festival, sus tres momentos les permitieron demostrar quiénes eran dentro del panorama musical cubano.

grupo Influencia Jazz Trío

La propia historia ha demostrado, que ir en busca de las raíces es sinónimo de buenos resultados para la cultura, sobre todo cuando los jóvenes son protagonistas del cambio y hacen eco del carácter desenfadado y progresista, que caracteriza este género.

Este evento tiene la intención de crear nexos entre los jazzistas contemporáneos y los orígenes del jazz desde una óptica local e historiográfica, en un ambiente acogedor que permita la libre creación y expresión, de un arte que siga siendo contemporáneo y renovador, aunque sea ciento por ciento online.