rtes escénicas


Muchachas complicadas a escena

¿Eres adulto? ¿Estás listo para una puesta en escena con lenguaje de niños? ¿Crees que hay temas tabúes que la llamada literatura infanto-juvenil no debería tocar y menos el teatro al que asisten los infantes? ¿Temes a las preguntas incómodas que puedan hacerte los chicos de las butacas contiguas en medio de una escena en la que una niña admita amar a otra? Entonces debes ver al Teatro Guiñol Guantánamo y su próximo estreno acompañado de traductores menores de edad para que te permitan entender mejor las Historias de muchachas complicadas que presentará este elenco.

Ensayo de Historias de muchachas complicadas/ cortesía del grupo

Porque a ellos no les son ajenas las preocupaciones de las familias y sus miembros más jóvenes y en lugar de perderse en añejos textos que se divorcian de los conflictos que hoy estremecen hogares, van de frente y se zambullen en ellos, como es el caso de esta pieza en la que trabajan y para la que prevén una especie de prestreno que permitirá confrontar con su público la validez de la puesta, sus falencias, los aciertos, medirá el impacto entre la audiencia, especializada o no, frente a la adaptación de algunos cuentos del libro Deshojando margaritas o Historia de muchachas complicadas, de Eldis Baratute.

Todos los detalles necesarios para acercarse a la puesta los expone Yosmel López, director artístico del Guiñol:

“Es la tercera vez que este elenco monta un espectáculo basado en los cuentos de Eldis Baratute. Primero fue Cuando muere el jardín, basado en Las flores de Pablo; la segunda fue Niños de papel, basada en el libro Los gnomos están tristes y esta versión de Deshojando margaritas”.

Puesta en escena de Niños de papel/ cortesía del grupo

―Los conocedores de la literatura conocen a Baratute por señalar asuntos que a veces incomodan a los adultos, pero que entre los más pequeños son muy importantes y les generan dudas, preocupación, angustia o curiosidad. ¿Podemos esperar estos rasgos en el trabajo actual del Guiñol?

―Una vez más el centro de atención de nuestra mirada teatral es hacia el universo infantil, o sea, las diferentes problemáticas que desde la niñez se plantean, siempre pensando en la convivencia del niño en la familia y con el adulto, sobre todo, cómo el niño es afectado a veces por no estar en sintonía con lo que piensan los mayores o porque estos quizá no tienen la paciencia o la sabiduría para conectar con los niños, para hablarles de diferentes temas que para ellos son raros.

Puesta en escena de Niños de papel/ foto: Yoan Rodríguez/ cortesía del grupo

En este caso hablamos de una niña que no se adapta a la realidad en que vive y anda sonámbula porque en ese estado las cosas le parecen más atractivas, se las imagina de otra manera, además vive sobreprotegida por su madre, porque en su familia existieron muchos inadaptados que tuvieron un final trágico y la madre teme que a la hija le pase lo mismo.

La segunda historia es Alicia a través del espejo, trata sobre una niña que no se reconoce como la madre la obliga a ser, según el patrón de la niña de bata de flores, zapatos pulidos y moño con lazo, y se reconoce frente a un espejo como lo que quisiera ser, lo que es más cómodo para ella, una niña que pueda jugar y correr, con short, camisa y gorra, por esas necesidades que tienen los niños de estar libres de atuendos para el juego, el contacto con otros, y a veces por esos patrones que hemos establecido de qué es una niña y qué es un niño los infantes suelen sentirse incómodos con su manera de vivir y de conectar con los otros. Esta niña también siente atracción por otras niñas. Se plantea aquí el tópico de la orientación sexual.

Aytana, una niña que ama es la tercera historia, porque en la infancia también se puede amar y ella, tras la pérdida de su memoria, debe descubrir cuál de los tres muchachos del aula es su novio. Es un personaje que goza de las maneras que tienen los niños de ser independientes y solucionar los problemas.

Hemos buscado la manera de contar la historia desde una perspectiva experimental, atraídos por nuevas maneras de ver la escena, sentirla y vivirla.