Revolución cubana


¬°M√°s vivo que nunca!

‚ĶAl que sirvi√≥ a sus hermanos, al que dej√≥ la comodidad impura por el peligro creador, al que puso de ra√≠z a su tierra y dio a su pueblo el derecho de codearse con los hombres, se le quiere, como a cosa de las entra√Īas, se mima su recuerdo, se le hace hueco en nuestro asiento, se le abre para que por √©l se entre nuestro coraz√≥n.

José Martí.

Resuenan los acordes de la guitarra y se escuchan las voces de aquellos que le cantan a la isla de Fidel, pinceles y carboncillos se deslizan por el lienzo para bocetar la sonrisa serena y el rostro sabio de quien ni la muerte puedo arrancar del corazón latente de cada cubano. Las palabras brotan de la pluma del poeta que sobrevuelan una vez más las plazas que su oratoria inundó, recorre nuevamente tus caminos, surca los mares buscando tu figura y la encuentra viva entre la gente.  

Volvi√≥ el gigante de barba blanca, el timonel de nuestra gesta, el l√≠der incuestionable, el martiano por convicci√≥n, el guerrillero so√Īador; volvi√≥ Fidel para juntar a un pueblo agradecido, continuador de su pensamiento y que hoy lo rememora en cada uno de sus logros y retos.

Cantata dedicada al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Terraza Arte Joven de la AHS/ Foto: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

A cuatro a√Īos de su desaparici√≥n f√≠sica, Fidel contin√ļa rompiendo las fronteras de su tiempo para vivir eternamente en cada ni√Īo que nace sin la inquietud de c√≥mo ser√° su vida al crecer; en cada joven que ingresa de forma segura y gratuita a una universidad; en cada m√©dico que arriesga su vida en tiempos de crisis; en cada artista creador comprometido con su obra y protagonista de su tiempo; en hombres que defienden bajo cualquier circunstancia a esta naci√≥n independiente, una Patria que se construye orgullosa e indoblegable con nuestra verdad e ideales.

Con tributos y ofrendas de amor desde el Camag√ľey legendario se multiplican sus fotos admirables en el podio, en la trinchera, en el deporte, en la salud, en los campos de ca√Īa o con un simple casco de constructor. Los j√≥venes creadores celebran su vida ‚Äďsin lamentos por su p√©rdida‚Äď porque Fidel no se ha ido, est√° hoy m√°s presente que nunca, porque no hay cabida para la muerte cuando la meta es Cuba, y esta Cuba es el reflejo de Fidel.

El trovador Pedro S√°nchez Zapata en la clausura del VIII Festival de Trova Canto a Dentro, dedicado a la vida y obra del eterno Comandante en Jefe./ Foto: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Fidel Castro fue un baluarte en el impulso de las amplias garant√≠as que tenemos las nuevas generaciones, bondades que se edificaron s√≥lidamente con la Revoluci√≥n y las ideas que nos inculc√≥ desde 1952. Ejemplo y gu√≠a permanente para las m√°s dis√≠miles generaciones, donde el arte, la cultura y sus hacedores siempre calaron y prevalecieron en los pelda√Īos m√°s altos de su pensamiento, vida y proyecto social.

Hablamos de un hombre que hasta el fin de su existencia siguió siendo joven por sus ideas, por su espíritu revolucionario y por su perenne voluntad de transformación propia, por estar siempre alerta ante cualquier manifestación de quebranto de la independencia nacional.

Desde el canto, el √≥leo, la poes√≠a y la m√ļsica, los miembros y artistas de la filial principe√Īa de la AHS ofrecieron respeto y homenajearon la vida de quien redimension√≥ el papel de una juventud comprometida con el arte y la cultura de la naci√≥n.

La velada en la Terraza Arte Joven de la Casa del Joven Creador de la provincia, cont√≥ con la participaci√≥n de trovadores de Las Tunas, Granma, La Habana, Guant√°namo, Santiago de Cuba y de Camag√ľey, y con ella concluy√≥ la VIII Edici√≥n del Festival de Trova Canto Adentro, un evento que estuvo dedicado a la vida y obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, y al personal de la salud que enfrenta los avatares de la Covid-19 en el pa√≠s y en el mundo.

Jes√ļs P√©rez y Daniela de la Caridad, j√≥venes tuneros, cantaron en el Hospital Provincial Manuel Ascunce Domench a los estudiantes, profesores y personal de la Salud./ Foto: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Cuatro noches de Festival cargadas de sentimientos donde artistas como los camag√ľeyanos Harold D√≠az y su grupo Punto de Giro, Reinaldo Rodr√≠guez, los D√ļos Dulce Capricho y Mi otra Mitad, el santiaguero Pedro S√°nchez Zapata, el habanero Jorge Kamankola, Miguel de la Rosa, del Proyecto La Trovuntivitis, los tuneros Jes√ļs P√©rez y Daniela de la Caridad, entre otros, demostraron que la memoria se mantiene despierta en cada rinconcito de esta isla antillana que a√ļn recuerda con orgullo las palabras de un tit√°n, pronunciadas un 25 de noviembre, pero del a√Īo 1959, a los 82 expedicionarios del yate Granma: ‚Äúsi salimos llegamos; si llegamos, entramos y si entramos, triunfamos.‚ÄĚ

Jes√ļs P√©rez y Daniela de la Caridad, j√≥venes tuneros, cantaron en el Hospital Provincial Manuel Ascunce Domench a los estudiantes, profesores y personal de la Salud./ Foto: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

El destino quiso que ese mismo d√≠a, pero 57 a√Īos despu√©s, gran parte del mundo llorara su partida, pero con la absoluta certeza de que no hay un adi√≥s ni un final para uno de esos hombres que brillaron con luz propia y que ser√° siempre el gu√≠a y creador de una gran obra de arte del siglo XX, que es la Revoluci√≥n cubana.¬†

¬†Fidel deposit√≥ toda la confianza en los j√≥venes porque la Revoluci√≥n la hizo siendo joven. Confi√≥ hasta el √ļltimo momento en las nuevas generaciones, en su rebeld√≠a, en su deseo de hacer, de crear, y es hoy lo que nos toca defender; porque somos escudo y espada de esta naci√≥n y desde la cultura seguiremos dando el apoyo necesario para y por la Revoluci√≥n que tanto am√≥.


Declaración de la Dirección Nacional de la Asociación Hermanos Saíz

La Habana, 24 de noviembre de 2020

En los √ļltimos d√≠as la contrarrevoluci√≥n, mediante el autodenominado Movimiento San Isidro, ha estado haciendo exigencias al gobierno cubano. Personas honestas han manifestado en redes sociales su preocupaci√≥n por las consecuencias que pudiera tener una ‚Äúhuelga de hambre‚ÄĚ para la salud de los ciudadanos implicados. La vida humana, convertida otra vez en objeto de manipulaci√≥n pol√≠tica, juega en el contexto actual a favor de la campa√Īa permanente de hostilidad y descr√©dito contra la Revoluci√≥n Cubana.

Lo que aparentemente comenzó como un gesto de solidaridad con un presunto rapero, sancionado por desacato y agresión a un policía, mutó hacia posiciones de fuerza que exigen al Estado la eliminación de una de las medidas económicas implementadas como consecuencia de la compleja situación económica que vive el país.

La narrativa que construyen los adversarios de nuestro proyecto pol√≠tico subraya los aparentes obst√°culos que enfrentan el pensamiento, la divergencia y el uso efectivo de los derechos pol√≠ticos en Cuba. En los √ļltimos a√Īos sobran ejemplos, en medio de circunstancias muy hostiles, de los esfuerzos del gobierno cubano por construir un proyecto inclusivo, que respete la diversidad y genere espacios para todos. Aun cuando la profundizaci√≥n de nuestra democracia socialista sea un empe√Īo permanente, la manipulaci√≥n, la violencia, el chantaje y la imposici√≥n de agendas contrarias a la voluntad soberana de existir como Naci√≥n, no son ni ser√°n los caminos que conduzcan al di√°logo.

A los jóvenes creadores nos importan todas las vidas, incluidas las de quienes se autodefinen como enemigos políticos de la Revolución. Las instituciones, acusadas ahora de irreflexivas, demagogas y excluyentes, han puesto, junto a nuestro pueblo, el rostro y los hombros en un esfuerzo gigantesco por preservar la vida de millones de ciudadanos del impacto de la Covid-19, sin distinción alguna. Desconocer la ética y el humanismo con que el Estado Cubano ha obrado, como pretende esta maniobra contrarrevolucionaria, destierra toda objetividad.

Desde la Asociación Hermanos Saíz, seguiremos auspiciando el quehacer de los jóvenes creadores, generando espacios inclusivos y propositivos, siempre desde el compromiso con el proyecto de Nación que construimos, que es el compromiso con todo un pueblo y su soberanía.

 

Dirección Nacional AHS


Nuevos tiempos, viejas lógicas

La victoria de Joe Biden en las recientes elecciones de Estados Unidos tiene m√ļltiples implicaciones para la pol√≠tica interna y externa de la naci√≥n norteamericana. Uno de los temas donde se espera un cambio de pol√≠tica es en el caso de Cuba, donde muchos consideran que Biden puede dar continuidad a las pol√≠ticas iniciadas cuando era vicepresidente de Barack Obama.

El posible retorno a una pol√≠tica de relativo deshielo en las relaciones Cuba-Estados Unidos ha llevado a la maquinaria ideol√≥gica que adversa el proyecto de la Revoluci√≥n cubana a retomar una narrativa que ya se aplic√≥ extensamente durante el acercamiento de la √ļltima etapa de Obama.

El sentido fundamental de esta narrativa es la de presentar las relaciones entre ambos países como relaciones simétricas, donde ambos deben hacer concesiones para lograr un pleno entendimiento. Así, mientras se espera del gobierno norteamericano un levantamiento o, al menos una flexibilización del bloqueo, se le exige al gobierno cubano una agresiva reforma económica que acerque las dinámicas de la economía interna a las dinámicas de cualquier economía de mercado. Para este fin, se defiende un proceso de privatización que ponga las principales empresas y recursos del país, hoy propiedad del estado, en manos del sector privado y se cuestiona y torpedea la existencia de una economía planificada.

Solo llevando adelante de forma decidida estas reformas, afirman toda una pléyade de analistas, el estado cubano podrá demostrar la buena voluntad indispensable para avanzar en la normalización de las relaciones con Estados Unidos.

Convendría detenernos con más detenimiento en estos supuestos.

En primer lugar se afirma el equilibrio entre ambas partes en la mesa de negociaciones. Este planteamiento desconoce, o pretende desconocer, la profunda asimetr√≠a sobre la cual se sustenta lo que los historiadores han dado en llamar ‚Äúdiferendo Cuba-Estados Unidos‚ÄĚ.

Dando un vistazo rápido a la historia de las relaciones comunes, Cuba ha sido siempre la parte vulnerada y vulnerable. Desde su inclusión como una apetencia temprana del joven estado norteamericano a principios del siglos XIX, los Estados Unidos no han hecho otra cosa que torpedear por diversas vías el acceso de los cubanos a la plena independencia y soberanía nacional.

Desde las gestiones iniciales por impedir que la entonces colonia espa√Īola cayera en manos de otra potencia mejor pertrechada para defenderla que la desgastada metr√≥poli, pasando por las diversas acciones para boicotear el esfuerzo de los independentistas cubanos, hasta su intervenci√≥n bajo pretexto en la Guerra del 95, cuyo resultado final ser√≠a la ocupaci√≥n militar de Cuba y la exclusi√≥n de los patriotas cubanos del Tratado de Par√≠s.

La rep√ļblica que naci√≥ en el siglo XX era una rep√ļblica condicionada por la Enmienda Platt, penetrada y endeudada por el capital norteamericano y con presencia militar permanente, en virtud del Tratado de Bases Navales y Carboneras ratificado en 1903 por Tom√°s Estrada Palma. Como resultado de este convenio, todav√≠a hoy Estados Unidos mantiene una base naval en territorio cubano, un s√≠ntoma m√°s de asimetr√≠a.

La Revolución cubana de 1959 afectó sin dudas al capital norteamericano y sus intereses en la isla, a la cual veían como una dependencia privada. La escalada de tensiones posterior llevó a que Kennedy estableciera en febrero de 1962 el cerco comercial, económico y financiero contra Cuba, que será luego convertido en ley en 1992 y 1995. Esta serie de medidas tienen un carácter esencialmente unilateral y han tenido en la administración de Donald Trump una escalada exponencial.

No hay, atendiendo solamente a lo aquí apuntado, simetría posible entre una potencia y una isla asediada que resiste. Aceptar esta lógica sería montarnos en un tren que nos lleva a ceder posiciones y recibir a cambio lo que no es más que el derecho de cualquier pueblo independiente: el respeto de su soberanía.

Otro de los supuestos, que es casi uno de los mitos fundamentales del modelo econ√≥mico neoliberal que se viene imponiendo en el mundo desde la d√©cada del setenta, es el de la necesidad de liberar las fuerzas del mercado como premisa indispensable para cualquier desarrollo futuro en Cuba y cualquier entendimiento pleno con el vecino norte√Īo.

La base de esta tesis es suponer el mercado como un ente abstracto con capacidad de autorregulación propia. Detrás de esta afirmación esencialmente ideológica, lo que se pretende es ocultar el hecho objetivo de que el misterioso mercado no es otra cosa que relaciones humanas. Relaciones de producción, compra y venta. Relaciones que no funcionan al margen de los seres humanos y del control social, sino que por el contrario son producidas por estos y pueden, y deben, por ende, ser controladas por estos.

Imponer esta visi√≥n natural del mercado, como un organismo aut√≥nomo con capacidad de funcionar al margen de la sociedad, implica tambi√©n presentar como naturales las relaciones cosificadas que se derivan de la producci√≥n mercantil. Presentar como inevitable, como esencia humana, todas las violencias y desigualdades que el sistema capitalista ejerce sobre las sociedades y legitimar, en √ļltima instancia, el predominio del gran capital.

Esta lógica es la que subyace detrás de tantos llamamientos liberalizadores a la economía cubana y de tantos enemigos jurados de la economía planificada. Es un elemento que debemos tener en cuenta a la hora de abordar las necesarias reformas económicas en las que está inmerso actualmente el país.

Aceptar entonces el di√°logo con Biden, en caso de que se diera, no solo es necesario, sino tambi√©n positivo para el mejor entendimiento de dos naciones vecinas geogr√°ficamente. Puede contribuir al acercamiento entre dos pueblos y a la reconstituci√≥n de v√≠nculos con una comunidad cubana en el exilio con la cual las relaciones no siempre han sido fluidas. Tambi√©n puede ser bueno para la econom√≠a de un pa√≠s peque√Īo, castigado por duras sanciones, que sin dudas se beneficiar√≠a de cualquier alivio relativo que pueda surgir.

Pero todo el proceso se debe llevar con plena conciencia de la desigualdad entre los actores involucrados y de la intención declarada de subvertir el orden político y social existente en Cuba. Es preciso andar con cuidado, sin prisas ni concesiones que puedan comprometer el futuro socialista y soberano de esta isla rebelde.

 *Tomado del blog Me muero como viví


Por la cultura, por Cuba, la AHS siempre acompa√Īar√°

*Palabras del Vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz a propósito del Día de la Cultura Cubana

Compa√Īero Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura

Queridos compa√Īeros:

Es un alt√≠simo honor estar aqu√≠ en esta celebraci√≥n dentro de la Jornada de la Cultura Nacional, acompa√Īando este justo reconocimiento a figuras imprescindibles para el imaginario espiritual de la naci√≥n. Todos los distinguidos hoy son maestros, son la savia que nutre y sustenta el proyecto soberano de pa√≠s que desde aquel 1868 venimos defendiendo sin reposo.

La cultura cubana recuerda hoy con alegría aquel hermoso 20 de octubre en que, por primera vez, se entonaron en la recién liberada ciudad de Bayamo las notas del Himno Nacional de Cuba. A la clarinada heroica del 10 de octubre, la siguió el gesto hermoso de un pueblo cantando su libertad.

Las naciones son más que el espacio físico que ocupan. Son imágenes, lealtades, emociones. Ser cubano, nos decía el gran Fernando Ortiz, es amar y aceptar todo lo que hace de lo cubano una condición en sí. Es asumir las glorias y aspiraciones de un pueblo y amarlo y defenderlo en cualquier lugar en que se esté.

El proyecto imperial que nos adversa, sabe que la forma m√°s efectiva del desarraigo y la derrota es aquella que vac√≠a al ser humano de las ra√≠ces que lo fundan: quitarnos lo cubano y llenarnos con la vacuidad que promueven las industrias culturales hegem√≥nicas, cambiar el culto a Mart√≠ por el culto edulcorado a h√©roes cinematogr√°ficos vac√≠os, aceptar el anexionismo, el pasado, como √ļnico destino posible, asumir la heroica resistencia de m√°s de 60 a√Īos como un absurdo, arriar todas las banderas que hemos defendido por la promesa del consumismo, que no es m√°s que la expresi√≥n m√°xima de la enajenaci√≥n y la soledad del individuo contempor√°neo.

Hoy el mundo est√° viviendo tiempos dif√≠ciles. Las derechas asesinas han vuelto al poder en numerosos pa√≠ses de nuestro continente y se prestan al juego sangriento e inhumano de rendir por hambre a la hermana Rep√ļblica Bolivariana de Venezuela, como desde hace d√©cadas se prestan al de rendir por hambre a la Revoluci√≥n cubana. El mayor imperio de la historia vive una etapa de tensi√≥n social in√©dita desde los a√Īos de la guerra civil, y en el proceso, canaliza todo su odio contra las fuerzas progresistas del continente y el mundo. Su poderoso aparato militar y de manipulaci√≥n de la conciencia est√° enfocado en subvertir y desmontar los procesos que de una forma u otra cuestionan su predominio. Por si fuera poco, una pandemia ha venido a trastocar la normalidad establecida, llev√°ndonos a cuarentenas, aislamientos y nuevas normalidades, planteando retos in√©ditos para el mundo y para Cuba.

La agresividad contra los intelectuales y artistas que, valientemente, respaldan a la Revoluci√≥n cubana y su obra va en ascenso, alimentada por los mismos intereses hist√≥ricos y por la desesperada campa√Īa electoral de un magnate.

Ante el odio, erigimos la certeza de que los artistas e intelectuales verdaderamente valiosos, dentro y fuera de la isla, permanecen al lado de la Revoluci√≥n. Son a esos a los que ponen en espurias listas y a los que amenazan y sabotean constantemente. Pero nuestros artistas cuentan con un arma inigualable, con el arma que ha sustentado las luchas de un pueblo durante generaciones: la verg√ľenza. Con la verg√ľenza respondi√≥ el Mayor General Ignacio Agramonte, cuando en una de las desesperadas jornadas de la Guerra de los Diez A√Īos, alguien le preguntara con qu√© contaba para continuar la guerra. La verg√ľenza de las mujeres y hombres de bien, de los mejores artistas e intelectuales, es nuestra mayor garant√≠a de continuidad.

Ante este panorama, la batalla que debemos librar como nación ya no es solo económica, sino que es también una batalla de símbolos. Es la batalla por un universo de representaciones. Por qué modelos de ciudadano y de nación queremos para el futuro. Es también la batalla por qué arte debemos privilegiar.

Todos los aquí reunidos y muchos más, muchísimos más, edifican con su labor cotidiana, con las ideas y la belleza que constituyen sus obras, esa defensa esencial, primera, que debe edificar cualquier pueblo contra la avasalladora ola neoliberal. Y lo hacen sin renunciar al pensamiento crítico, ese que, desde el compromiso, no duda en denunciar todo lo mal hecho y cambiar todo lo que debe ser cambiado.

Soy de los que cree, firmemente, que en la cultura se decide hoy el destino de nuestra naci√≥n. Que es la cultura, como nos indicara Fidel en m√ļltiples ocasiones, lo primero que hay que salvar. Defender nuestra cultura es defender la Revoluci√≥n, ese hecho cultural superior, como lo definiera el Presidente Miguel D√≠az-Canel. No importa que tengamos la propiedad sobre los medios de producci√≥n fundamentales, que demos la pelea a brazo partido contra el poderoso enemigo que nos persigue y ataca, si descuidamos por un segundo el necesario proceso de formar, permanentemente, a todo un pueblo en lo bueno, en lo bello y en lo justo. El socialismo no es una utop√≠a, es el √ļnico camino posible ante el absurdo del capital. Como advirtiera hace m√°s de un siglo Rosa Luxemburgo, el dilema hoy sigue siendo entre socialismo o barbarie.

Ayer, 18 de octubre, celebrábamos el aniversario 34 de la Asociación Hermanos Saíz. Todos los jóvenes de esta organización, la juventud toda del país sabemos el inmenso deber que pesa sobre nuestros hombros y aceptamos gustosos el reto de permanecer y continuar la obra de los que aman y fundan. Es un gran deber también el de continuar por la senda que ustedes han abierto.

¬°Feliz Jornada de la Cultura cubana para todos!

¬°Muchas felicidades por el merecido reconocimiento!

¬°Abrazos grandes!

¬°Muchas gracias!


«Un Fidel que abre una y otra vez los caminos a la m√°s aut√©ntica y libre creaci√≥n art√≠stica»

El martes 17 de octubre de 2018, en el marco del 3er. Congreso Nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, fue presentado por el intelectual cubano Abel Prieto Jim√©nez el libro Fidel y la AHS, del historiador El√≠er Ram√≠rez Ca√Īedo. El texto recoge dos de las intervenciones del l√≠der hist√≥rico de la Revoluci√≥n Cubana en sus encuentros con los j√≥venes intelectuales y artistas: ‚ÄúEsta Revoluci√≥n tiene que ser buena en todo‚ÄĚ, discurso pronunciado el 12 de marzo de 1988 en la clausura de la reuni√≥n del Consejo Nacional de la Asociaci√≥n, y ‚ÄúSin cultura no hay libertad posible‚ÄĚ, alocuci√≥n del 18 de octubre de 2001 en la √ļltima sesi√≥n del Primer Congreso Nacional de la organizaci√≥n.

Este libro resulta esencial para interpretar mejor las contribuciones de Fidel a la pol√≠tica cultural cubana en Revoluci√≥n. Si bien es cierto que ‚ÄúPalabras a los Intelectuales‚ÄĚ ha sido catalogado como un texto fundacional para el dise√Īo y la ejecuci√≥n de pol√≠ticas encaminadas a la defensa y el desarrollo de la cultura cubana; es preciso estudiar, con mayor sistematicidad, las intervenciones realizadas por el l√≠der en etapas posteriores. Sirva este texto de motivaci√≥n para seguir profundizando en los aciertos de Fidel en la comprensi√≥n de la cultura cubana.

¬ŅEn qu√© circunstancias percibiste que era necesario compilar las palabras dirigidas por Fidel a los j√≥venes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z? ¬ŅCu√°ndo tomaste la decisi√≥n de emprender este proyecto?

En el momento en que concibo la idea de realizar una compilaci√≥n de las palabras de Fidel a los j√≥venes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z yo integraba la Direcci√≥n Nacional de la organizaci√≥n y recuerdo que, en no pocas ocasiones, hab√≠a escuchado referencias a trav√©s de antiguos miembros sobre los intercambios del l√≠der de la Revoluci√≥n Cubana con los j√≥venes artistas e intelectuales cubanos en dos a√Īos cruciales de la historia del proceso cubano: 1988 y 2001; sin embargo, al realizar b√ļsquedas con la idea de poder leer los discursos de Fidel en ambas reuniones, me percat√© de que no eran p√ļblicos y que solo cont√°bamos con el testimonio de los que hab√≠an participado en aquellos trascendentales encuentros.

Como historiador al fin, me di entonces a la tarea de tratar de lograr acceder a estos documentos imprescindibles para la propia historia de la AHS y de la política cultural de la Revolución.

Para publicar las intervenciones del l√≠der de la Revoluci√≥n deb√≠as tener su consentimiento. ¬ŅPuedes contarnos c√≥mo fue el proceso para obtenerlo? ¬ŅQu√© sentiste al contar con su aprobaci√≥n?

A través del historiador Rolando Rodríguez García, Premio Nacional de Historia y de Ciencias Sociales y con el que he trabajado durante más de una década, se le envió una solicitud al Comandante en Jefe para poder acceder a estos dos discursos inéditos, planteándole la posibilidad de publicarlos y que constituyeran un regalo especial para todos los miembros de la AHS en el 30 aniversario de la organización, que se cumplía por esos días del mes de octubre de 2016.

D√≠as despu√©s, el 25 de noviembre, se produce la partida f√≠sica del Comandante y lejos estaba de imaginarme que √©l hubiera podido leer y atender nuestra solicitud. Sin embargo, la sorpresa y emoci√≥n infinita lleg√≥ poco despu√©s, cuando supe que precisamente el d√≠a 7 de noviembre, apenas 18 d√≠as antes de su fallecimiento, hab√≠a expresado y dejado constancia de estar totalmente de acuerdo con la idea de hacer p√ļblicas estas dos intervenciones.

De inmediato, la emoci√≥n que sent√≠ se expandi√≥ al resto de los compa√Īeros de la Direcci√≥n Nacional de la AHS cuando conocieron la noticia. Comenz√≥ entonces el proceso que dio lugar al libro Fidel y la AHS, publicado por la editorial Abril y, sin dudas, un regalo especial del Comandante a los miembros de la AHS de hoy y del futuro.

el libro fidel y la ahs fue presentado por abel prieto en el marco del 3er congreso de la Asociación/ tomada del portal del arte joven cubano

¬ŅSentiste un mayor compromiso con este proyecto despu√©s de ese 25 de noviembre?

Por supuesto, se convirtió para mí en una misión hermosa y honorable, cuyo final se materializó en el tercer congreso de la AHS, cuando el libro fue presentado y entregado a cada uno de los delegados.

Cada una de las ideas expuestas por Fidel en estas intervenciones son una invitaci√≥n a la reflexi√≥n, al pensamiento cr√≠tico en relaci√≥n a nuestra cultura, a nuestra naci√≥n. ¬ŅCu√°nto crees que pueden aprender los j√≥venes, miembros o no de la Asociaci√≥n, de sus valoraciones?

Creo en primer lugar que estas intervenciones son parte de lo más preciado de la historia de la AHS, que es importante que sea conocida por todos sus miembros, al igual que la vida y obra de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, ahí hay banderas sagradas para defender, luchar y seguir haciendo historia en el presente por la vanguardia artística e intelectual joven de Cuba.

El hecho de que la Asociación lleve el nombre de esos dos jóvenes, prácticamente adolescentes cuando fueron asesinados, profundamente martianos y seguidores de Fidel, que dieron su sangre por la causa revolucionaria y cuya obra artística e intelectual a tan corta edad aun nos estremece y asombra, constituye un compromiso inmenso para todos los que pertenezcan a esta organización, al igual que el hecho de ser una organización en la que Fidel depositó toda su confianza, al punto de llegar a decir: “Esta institución se justifica ahora y siempre, ¡ahora y siempre¡

Los argumentos de Fidel en esas dos intervenciones, el 12 de marzo de 1988 y el 18 de octubre de 2001, aunque respondieron a un contexto determinado, se proyectan hacia el presente y el futuro, contienen ideas que parecen dichas hoy, como si Fidel nos estuviera convocando y movilizando para la gran batalla que en el campo de la cultura debemos seguir librando.

Creo, no exagero, si digo que estos dos discursos pueden considerarse las Palabras a los Intelectuales de Fidel dirigidas a los más jóvenes, palabras a las que tenemos que volver una y otra vez para no perder la ruta en la defensa de los principios de nuestra política cultural y en una creación artística e intelectual de profunda vocación social.

durante la presentación del libro fidel y la ahs en el marco del 3er congreso de la Asociación/ tomada del portal del arte joven cubano

¬ŅCrees que la publicaci√≥n de estos discursos puede ampliar la mirada en relaci√≥n a las contribuciones de Fidel a la pol√≠tica cultural cubana?

Por supuesto que s√≠. Considero que son √ļtiles no solo para los miembros de la AHS, sino para todos los artistas e intelectuales cubanos y el pueblo en sentido general. Las ideas y visi√≥n amplia de Fidel sobre la cultura y su centralidad en el proceso revolucionario est√°n muy claras en estos discursos y hay que analizarlas de conjunto con otras de sus cardinales intervenciones, como las propias Palabras a los Intelectuales, sus discursos en los distintos congresos de la UNEAC, sus encuentros con la Brigada de Instructores de Arte y su propia obra fundadora, como principal art√≠fice que fue del sistema institucional de nuestra cultura, teniendo siempre al pueblo, al ser humano, como la meta principal de todos los cambios revolucionarios.

Estos discursos nos muestran una vez más a un Fidel que es el antidogma por excelencia, pródigo en el diálogo franco y directo con los jóvenes, un Fidel que abre una y otra vez los caminos a la imaginación y a la más auténtica y libre creación artística, un Fidel que convoca, une y se adelanta al futuro, un Fidel martiano que defiende la idea de que sin cultura no hay libertad posible, un Fidel que sin caer en el idealismo voluntarista, se muestra enemigo de las ideas y métodos tecnocráticos o del pragmatismo economicista, que pueden atentar contra nuestra política cultural y con la sobrevivencia misma del proceso revolucionario cubano.

Al leer estos discursos, se pueden entender con más profundidad por qué en los momentos más difíciles del período especial Fidel planteó que la cultura era lo primero que debía ser salvado.


J√≥venes creadores «por encima de lo conocido» (+ Fotos)

Jóvenes creadores de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) llegarán nuevamente, este 13 de agosto, hasta el punto más alto de Cuba, el Pico Real del Turquino, en la Sierra Maestra, como homenaje a Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, a cuya memoria rinde tributo desde sus orígenes la Asociación, al Comandante en Jefe Fidel Castro y a José Martí.

Esta experiencia se inserta como parte de las m√ļltiples actividades que realiza la AHS dentro de la Jornada 13 de agosto, que incluye tambi√©n la visita a la casa natal de los Hermanos Sa√≠z en San Juan y Mart√≠nez, Pinar del R√≠o, as√≠ como diversas propuestas en las plataformas digitales, principalmente en los perfiles en redes sociales de la Asociaci√≥n, y en el Portal del Arte Joven Cubano, disponible en la direcci√≥n www.ahs.cu.

Como parte de este reencuentro con la historia nacional, que re√ļne j√≥venes artistas de todo el pa√≠s, el ascenso hasta el Pico Turquino posee, adem√°s, una jornada cultural en Granma, provincia que los acoge antes. Dentro de un amplio programa, este lunes llegaron hasta el Museo Casa Natal de Carlos Manuel de C√©spedes, Padre de la Patria y primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, quien cultiv√≥ adem√°s, la literatura y la m√ļsica, coment√≥ Yasel Toledo Garnache, vicepresidente nacional de la AHS.

Tambi√©n visitaron el Museo Provincial, en Bayamo, que exhibe una exposici√≥n dedicada al L√≠der Hist√≥rico de la Revoluci√≥n cubana, la Plaza de la Revoluci√≥n en la provincia, el lugar donde fueron estrenadas las notas del Himno Nacional y el Museo de Cera, √ļnico de su tipo en el pa√≠s, que contiene piezas dedicadas a reconocidas figuras de la vida cultural, social y pol√≠tica de Cuba y el mundo, como Mart√≠, C√©spedes, Gabriel Garc√≠a M√°rquez, Ernest Hemingway, Bola de Nieve y Juan Formell, a√Īadi√≥ Toledo.

Otro momento especial fue en el Museo de Cera/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

En horas de la noche realizaron una descarga de arte en la sede de la AHS de Granma/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Además se realizó un provechoso intercambio con autoridades del territorio para dialogar acerca de los retos de la juventud cubana, que antecedió, en horas de la noche, a una descarga de arte en la sede de la Casa del Joven Creador de esta oriental ciudad.

Los j√≥venes artistas llegaron hasta el Museo Casa Natal de C√©spedes, Padre de la Patria y primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, quien cultiv√≥ la literatura y la m√ļsica/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Los j√≥venes artistas llegaron hasta el Museo Casa Natal de C√©spedes, Padre de la Patria y primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, quien cultiv√≥ la literatura y la m√ļsica/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

También sostuvieron un intercambio con autoridades de Granma/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Antes del ascenso, los j√≥venes miembros de la AHS visitaron este martes el Monumento Nacional La Demajagua, donde iniciaron las guerras por la independencia de Cuba en 1868, y en horas de la tarde se trasladaron hasta la comunidad de Santo Domingo, en la Sierra Maestra, para comenzar ma√Īana la subida hasta el campamento de Aguada de Joaqu√≠n, ubicado cinco kil√≥metros antes de la cima del Turquino.

En horas de la noche realizaron una descarga de arte en la sede de la AHS de Granma/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Una vez en la cima, junto al busto del Ap√≥stol que custodia las alturas de la isla, estos j√≥venes de varias provincias leer√°n versos dedicados a los Hermanos Sa√≠z, dos j√≥venes poetas que integraron el movimiento revolucionario 26 de Julio y fueron asesinados el 13 de agosto de 1957, exactamente el mismo d√≠a en que cumpl√≠a Fidel 31 a√Īos.

Esta vez, en consonancia con las disposiciones del país ante la propagación de la Covid-19, serán menos los artistas, intelectuales y promotores culturales que protagonizarán tan importante experiencia, pero mantendrán el simbolismo de un ascenso que forma parte del espíritu y la tradición de la Asociación, vanguardia creativa del país, consecuente con las ideas de aquellos jóvenes que cultivaron el amor por el arte y por Cuba por encima de todo, con la premisa martiana de que subir lomas, hermana hombres.

En horas de la noche realizaron una descarga de arte en la sede de la AHS de Granma/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

En horas de la noche realizaron una descarga de arte en la sede de la AHS de Granma/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Otro momento especial fue en el Museo de Cera/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo

Los j√≥venes artistas llegaron hasta el Museo Casa Natal de C√©spedes, Padre de la Patria y primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, quien cultiv√≥ la literatura y la m√ļsica/ foto tomada del perfil de facebook de yasel toledo


El sacerdote católico de la Revolución cubana

Hace ya un tiempo, el programa de la Pupila Asombraba dedic√≥ una de sus emisiones a la religi√≥n en los procesos revolucionarios. La gran sorpresa es que hablaron de esa relaci√≥n tomando como ejemplo a muchas figuras y hechos que han encabezado el movimiento de la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n. Se destac√≥ el encuentro entre Fidel y l√≠deres religiosos protestantes que se efectu√≥ en el a√Īo 1990; el comentario sobre el libro Fidel y la religi√≥n del te√≥logo brasile√Īo Frei Betto. En otro momento, el programa televisivo centr√≥ el an√°lisis de figuras como el sacerdote Camilo Torres y los monse√Īores √ďscar Arnulfo Romero y Pedro Casald√°liga. Y la canci√≥n ‚ÄúJerusal√©n a√Īo cero‚ÄĚ, de Silvio Rodr√≠guez, concluy√≥ el espacio que invita a reflexionar en torno a la realidad cubana y latinoamericana. Todo esto me pareci√≥ genial y a la vez √≠ntimo, solo me qued√≥ la insatisfacci√≥n al no escuchar ninguna referencia sobre el padre Miguel Sardi√Īas.

El padre Guillermo Isa√≠as Sardi√Īas M√©ndez, hombre bondadoso, cristiano y con un fuerte compromiso social, fue el √ļnico sacerdote que se incorpor√≥ a la lucha insurreccional en las monta√Īas de la Sierra Maestra. Pocos conocen de este gran hombre de la Revoluci√≥n cubana y de la Historia de la Iglesia Cat√≥lica en Cuba.

Naci√≥ el 6 de mayo de 1917 en Sagua la Grande, en la otrora provincia de las Villas, hoy Villa Clara, proveniente de una familia de modesto recursos materiales. A los 12 a√Īos encuentra su vocaci√≥n religiosa hacia la carrera sacerdotal e ingresa en el Seminario Conciliar de San Carlos y San Ambrosio de La Habana. En este lugar estar√≠a desde 1929 hasta 1933 donde iniciar√≠a sus estudios de Filosof√≠a y donde despertar√≠a sus inquietudes pol√≠ticas.

Vive muy de cerca los conflictivos a√Īos de la d√©cada del 30 porque dos veces el √≥rgano policial registr√≥ el edificio del Seminario para desalojar a los estudiantes impregnados de las influencias que ejerc√≠a el padre F√©lix Varela, aquel que ‚Äúnos ense√Ī√≥ en pensar». Posteriormente, fue en el Seminario San Basilio el Magno, de Santiago de Cuba, de la otrora provincia de Oriente, donde a los 19 a√Īos termina sus primeros estudios eclesi√°sticos y recibe de mano del monse√Īor Valent√≠n Zubizarreta la prima clerical tonsure, que determina el inicio de su condici√≥n sacerdotal, en la Iglesia Catedral de Santiago de Cuba.

De Santiago de Cuba a Roma donde cursar√≠a por cinco a√Īos la licenciatura en Derecho Can√≥nico en la Universidad Gregoriana de Roma, y a su regreso de Italia en 1941, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, es ordenado sacerdote en la Iglesia Catedral de Cienfuegos y designado cura ec√≥nomo en la Parroquia de Corralillo, en Las Villas. Pasando por diferentes parroquias de las m√°s humildes va formando sus convicciones por los m√°s desfavorecidos y en contra de los males que aquejaban aquella sociedad. Fue uno de los sacerdotes que protesta por el arbitrario manejo del escalaf√≥n de promociones parroquiales en la jurisdicci√≥n de su obispado.

Es trasladado a la arquidi√≥cesis de La Habana y ejerce su magisterio sacerdotal en la parroquia de Quivic√°n, donde tambi√©n atend√≠a la Iglesia de Alqu√≠zar. Matricula en la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, la cual solo llega a cursar hasta el tercer a√Īo. Luego es designado presb√≠tero de Nueva Gerona, llegando a la Isla de Pinos, hoy isla de la Juventud, el 27 de febrero de 1954. Ya en ese momento Batista hab√≠a dado su golpe de Estado, hab√≠an ocurrido los hechos del Moncada y los sobrevivientes de este acto estaban encarcelados en dicha Isla, donde √©l siempre se interesaba y atend√≠a a los familiares de los moncadistas.

Su v√≠nculo con el movimiento 26 de Julio se hace tan √≠ntimo que es un ferviente colaborador del mismo, pero siempre consider√≥ que todo lo que hac√≠a era insuficiente, de ah√≠ que se incorpore a la lucha en las monta√Īas de la Sierra Maestra. Este hecho, despu√©s de la aprobaci√≥n de Fidel Castro, ocurre el 8 de junio de 1957, convirti√©ndose as√≠ en uno m√°s de la guerrilla. En estas mismas lomas insurrectas rebeldes ejerci√≥ su magisterio sacerdotal, lo que le vali√≥ el grado de Comandante.

Al Triunfo de la Revoluci√≥n se le pod√≠a ver usando sus grados en su sotana verde olivo confeccionada por Camilo Cienfuegos. En el primer a√Īo de la Revoluci√≥n, el clero habanero lo ve√≠a con mucho recelo por las crecientes conflictividades entre el Estado revolucionario y la Iglesia, cuesti√≥n que se arregla cuando monse√Īor Artega, el primer cardenal de Cuba, lo convida a participar en las reuniones comunes del clero habanero al cual perteneci√≥ ejerciendo su humilde sacerdocio.

El padre Miguel Sardi√Īas fallece el 21 de diciembre de 1964 sin ninguna aspiraci√≥n terrenal que haber hecho lo posible por siempre estar al lado de los m√°s humildes y haber enfrentado todo tipo de injusticias. Su legado, algunos lo han tomado como antesala a la corriente de la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n, muy difundida en Am√©rica Latina y donde muchos cl√©rigos y religiosos cat√≥licos formaron parte de la misma.

Hoy sigue siendo un héroe que parece estar cubierto por el manto del olvido que debemos remover para seguir perpetuando su legado de justicia y paz. Además del fuerte compromiso de estar con los humildes y para los humildes.


Espacio Dialogar, dialogar: Forodebate El 26 de Julio y la mística de la Revolución cubana

Por: Yasel Toledo Garnache

Como parte del espacio Dialogar, dialogar, que habitualmente realizamos en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, convocamos al forodebate El 26 de Julio y la mística de la Revolución cubana, el cual se realizará este viernes a partir de las 10:00 am.

¬ŅQu√© significa verdaderamente evocar aquel hecho y a sus protagonistas? ¬ŅC√≥mo el simbolismo del 26, esa fuerza y coraje, sigue acompa√Īando a nuestro pueblo en momentos muy complejos? ¬ŅCu√°nto conocemos a esos j√≥venes que dispararon, so√Īaron y muchos hasta murieron? ¬ŅC√≥mo aquellos hechos aportaron y est√°n presentes en el universo simb√≥lico y el alma de la naci√≥n? ¬ŅC√≥mo esa m√≠stica iniciada mucho antes se ha enriquecido con sucesos del presente?… son algunas de las preguntas que pudieran motivar el intercambio.

En esta ocasi√≥n nos acompa√Īan como invitados la Doctora en Ciencias Filos√≥ficas Yuleidys Gonz√°lez Estrada, quien se desempe√Īa como profesora en la Universidad de Granma; la investigadora santiaguera Sahay Fajardo Videaux, y el soci√≥logo habanero Alejandro Gum√° Ru√≠z, todos miembros de la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS.

Ya podemos dejar nuestras opiniones e interrogantes en la parte de los comentarios.

Emancipación, memoria y reconfiguración en la mística de la Revolución Cubana

Por: Yuleidys Gonz√°lez Estrada

Parec√≠a que el Ap√≥stol iba a morir en el a√Īo de su centenario, que su memoria se extinguir√≠a para siempre, ¬°tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han ca√≠do defendiendo sus doctrinas, hay j√≥venes que en magn√≠fico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que √©l siga viviendo en el alma de la patria. ¬°Cuba, qu√© ser√≠a de ti si hubieras dejado morir a tu Ap√≥stol!

Fidel Castro Ruz

A esto, expresado con belleza inexplicable por Fidel, me refiero cuando hablo de la m√≠stica de la Revoluci√≥n Cubana. S√≠, hablo de esa espiritualidad omnipresente que camina con nuestro pueblo haciendo que ‚Äďreligiosos y ateos‚Äď sientan cercano y vivo el legado de nuestra ancestralidad rebelde. No creo que nuestra m√≠stica tenga explicaci√≥n desde las doctrinas teol√≥gicas tradicionales ni en las interpretaciones filos√≥ficas encartonadas. Somos lo real maravilloso y ‚Äďcomo dice Buena Fe‚Äď nacimos en el Caribe m√°gico.

En una ocasi√≥n conversaba con un amigo cubano radicado en Costa Rica sobre nuestra identidad como pueblo y le preguntaba ¬ŅQu√© nos hace diferentes? ¬ŅQu√© lazos nos unen tan fuerte a esta gota de esmeralda ce√Īida por los mares?[1] La esencia emancipatoria de nuestra identidad, me contest√≥ con esa naturalidad que dan las certezas. Y es cierto, pero esa identidad emancipatoria est√° nutrida por un universo simb√≥lico que el pueblo cubano resguarda en ese espacio terrenal y c√≥smico llamado MEMORIA.

Fue esa memoria la savia que nutri√≥ a aquellos j√≥venes que en 1956 decidieron tomar el cielo por asalto de la mano de Mart√≠, ese Misterio que nos acompa√Īa, casi sin saber que ellos mismos inspirar√≠an a otros m√°s tarde. Es esa memoria la que me hace llorar de emoci√≥n cuando canto el Himno nacido en las entra√Īas de esta ciudad fecunda de Patria en la que vivo. Es tambi√©n la que me motiva a escribir este texto que nace desde mi profundo sentipensar-actuar de revolucionaria cubana.

Sin ánimos de dar una conferencia de historia, quiero retomar la idea de la mística de la Revolución Cubana como ese universo simbólico condicionado por la emancipación y la memoria. En ese sentido, los hechos del 26 de julio son trascendentales pues devolvieron la esperanza a muchos cubanos y les dotaron de una multiplicidad de símbolos que todavía son expresión de nuestra rebeldía y resistencia: el nombre del movimiento, la bandera bicolor, el programa de la revolución, la Marcha del 26 de Julio y la figura renovada de un Martí que ahora se nos mostraba estratega militar y espíritu de la nación.

La lucha llev√≥ a la victoria y ella a la necesidad de construir c√≥digos para expresar la realidad nueva que la revoluci√≥n requer√≠a. Los s√≠mbolos no fueron construidos solo desde el arte, si bien este los visibiliz√≥, los recre√≥ y los hizo accesibles para todas y todos. Vinieron de una cosmovisi√≥n que defend√≠a la igualdad de todas. Expresi√≥n de esa cosmovisi√≥n fue ‚Äďpor solo citar un ejemplo‚Äď la sustituci√≥n del uso de los t√©rminos se√Īor o se√Īora por los de compa√Īeros/as. Un cambio tan elemental como ese signific√≥ una transformaci√≥n radical, a la cual no prestamos suficiente atenci√≥n, porque pas√°bamos de mirar a las otras como entes externos, a asumirles como colegas de viaje en la tremenda aventura que protagoniz√°bamos.

En esa misma l√≥gica de transformaci√≥n simb√≥lica vinieron los Comit√©s de Defensa de la Revoluci√≥n, la Federaci√≥n de Mujeres Cubanas y otras organizaciones. Con ellas se impuls√≥ una nueva forma de relacionamiento social; una nueva manera de empoderamiento y construcci√≥n colectiva. No puedo dejar de mencionar grandes frases como: ‚Äú¬°Patria o muerte!‚ÄĚ, ‚Äú¬°Venceremos!‚ÄĚ, o esa legendaria que contiene todo el llanto y la rabia de Fidel: ‚ÄúCuando un pueblo en√©rgico y viril llora, la injusticia tiembla‚ÄĚ.

Pero la memoria tiene sus plazos y la m√≠stica, nuestra m√≠stica, se reconfigura. Por eso, ser√≠a un error pensar que solo est√° compuesta por los hechos y las frases del pasado. Insisto en que se nutre del d√≠a a d√≠a, de nuestra creaci√≥n individual y colectiva. Hoy el grito de ¬°Patria o muerte! se ha convertido en ¬°Fuerza Cuba!, ¬°Viviremos y Venceremos!; la bandera de la estrella solitaria es tambi√©n una marca-pa√≠s que exhibimos con orgullo en nuestros perfiles de facebook y ya no vamos a la plaza el 26 de julio a escuchar a Fidel sino a Santa Ifigenia; ese lugar donde un grano de ma√≠z guarda sus restos con una inscripci√≥n que solo reza FIDEL, porque no hacen falta, a√ļn, m√°s palabras. Depender√° de nuestra labor con las nuevas generaciones que nunca haga falta a√Īadirlas.

Esas peque√Īas-grandes cosas integran, a mi juicio, la m√≠stica de nuestra Revoluci√≥n. Sin embargo, tenemos el enorme desaf√≠o de reconocerlas, investigarlas, visibilizarlas, hacerlas carne y sangre de sus m√°s j√≥venes protagonistas. ¬Ņ¬ęQu√© hacer¬Ľ vuelve a ser la pregunta del momento? Solo si viniera en el sentido leninista. Es decir, solo si apareciera cargada de alternativas. En eso la vanguardia art√≠stica joven de este pa√≠s tiene mucho que aportar, sobre todo si entendemos que nuestra condici√≥n de vanguardia nos la hemos ganado a pensamiento; a pensamiento cr√≠tico y comprometido con la justicia social y con el fuego creador que transforma vidas.

 

[1] Fragmento del poema Elogio de un poeta a su isla antillana del poeta guantanamero Ernesto Víctor Matute.

CUBAN√ćA Y CULTURA DE LA LIBERTAD

Por Sahay Fajardo Videaux

Dialogar sobre la mística de la Revolución implica como mínimo acercarse a la espiritualidad, detrás de un fenómeno cuya naturaleza tempestuosa y trasformadora elige y coloca sus protagonista, y en ocasiones a los hechos, en pedestales aparentemente inalcanzables. Así los hombres construyen y destruyen sus altares a través de la Historia y de acuerdo a su tiempo. En el ejercicio de nuestra doble función de resultado y elemento constructor, nos corresponde interrogar al pasado, intentar establecer de manera lógica y coherente la relación entre lo ocurrido y lo evitado, para encontrar las constantes que nos hacen lo que somos.

Desde esta perspectiva, me acerco a la dimensi√≥n de los hechos acontecidos el 26 de julio de 1953 y sus consecuencias. ¬ŅPor qu√© una acci√≥n que constituy√≥, en su momento, un fracaso, es hoy uno de los s√≠mbolos m√°s importantes de nuestra Historia? La respuesta m√°s simple y directa es porque triunf√≥ la Revoluci√≥n de 1959.¬† Lo digo de esta forma con toda intenci√≥n, pues sin ignorar el papel de los individuos, me interesa dialogar sobre este fen√≥meno como el resultado de una cultura popular de la resistencia. ¬†

Ambos hechos fueron posibles en virtud de una profunda conciencia de la Cuban√≠a. En ellos se articulan, de manera org√°nica, criterios y valores enraizados en nuestro modo de ser, tales como la vocaci√≥n por la soberan√≠a y la b√ļsqueda por la justicia social. De este modo, es posible explicar las razones personales y morales que impidieron al teniente Sarr√≠a asesinar o permitir¬†¬† el asesinato del joven Fidel, o el asesinato de ‚Äúlas Ideas‚ÄĚ, como lo llamara el propio Sarria. ¬†Explicar las casas abiertas para esconder j√≥venes, la ayuda que recibieron de los campesinos, de los m√©dicos y enfermeras del Hospital Saturnino Lora, las madres en las calles reclamando por sus hijos, la movilizaci√≥n¬† de la sociedad civil para proteger la integridad de estos j√≥venes¬† por encima de las implicaciones pol√≠ticas, de enfrentarse a una dictadura sangrienta. ¬†Explicar, por encima de las razones objetivas y concretas de¬† este momento¬† hist√≥rico, tantas manifestaciones¬† de solidaridad y sacrificios, articuladas de manera espont√°nea, para salvaguardar lo que la inteligencia popular¬† asumi√≥ como el futuro de la Patria: los J√≥venes del Centenario. ¬†

Se manifestaba as√≠ la cultura cubana ‚Äúcomo cultura de la libertad y de la independencia, en virtud de los valores consagrados como lineamientos de la conducta, como recuerdo factual y hasta como leyenda, en un combate sin descanso contra constantes asedios dirigidos siempre a hacer desaparecer la Cuban√≠a.‚ÄĚ[1] ¬†¬†

[1] Joel james: Alcance de la Cubanía, Editorial Oriente, Santiago de cuba, 2001.

 

FERNANDO MART√ćNEZ HEREDIA: CLAVES PARA LA REBELD√ćA

(Fragmentos)

Mensaje de Fernando Mart√≠nez Heredia a los j√≥venes durante la clausura del Coloquio: ‚ÄúCon arreglo a esta opini√≥n trabajaremos. A 50 a√Īos de la revista Pensamiento Cr√≠tico‚ÄĚ

21 de febrero, 2017

‚ÄúDesde que era muy peque√Īo le√≠a todo lo que hallaba, y de muchacho la revista Bohemia fue mi escuela pol√≠tica. Pero ni so√Īaba en que vendr√≠a una gran revoluci√≥n, que me form√≥ y me cambi√≥ una y otra vez, y que por ella llegar√≠a a ser el director de una revista cubana prestigiosa. Pero nunca esper√© homenajes, ni cuando √©ramos centro de tareas hermosas ni cuando pasamos al olvido. A eso me ayudaron Jos√© Mart√≠ y la Revoluci√≥n. Ahora, aunque en estos √ļltimos a√Īos los que hicimos la revista nos hemos tenido que ir acostumbrando, me emociona mucho recibir este agasajo. Pero me sobrepongo y contemplo y admiro su sentido profundo. No somos los protagonistas los que un d√≠a hicimos Pensamiento Cr√≠tico, los j√≥venes revolucionarios cubanos comunistas de entonces. Son los j√≥venes cubanos revolucionarios, los comunistas de hoy, los que al calor del homenaje, el rescate y el debate pasan la escuela pol√≠tica del presente y hacen la vela de armas que requiere el futuro de luchas en las que se empe√Īar√°n y vencer√°n. Ustedes son los protagonistas.‚ÄĚ

SOCIALISMO

¬ęHay muchos m√°s dilemas y problemas. C√≥mo combinar cambios y permanencias, relaciones sociales e ideolog√≠as que vienen del capitalismo ‚ÄĒy que son muy capaces de rehacer capitalismo o generarlo‚ÄĒ con transformaciones que est√°n destinadas a formar personas diferentes, nuevas, y a producir una sociedad y una cultura nuevas. C√≥mo aprovechar, estimular o modificar las motivaciones y actitudes de los individuos ‚ÄĒsin lo cual no habr√° socialismo‚ÄĒ, cuando el poder socialista resulta tan abarcador en la econom√≠a, la pol√≠tica, la formaci√≥n y reproducci√≥n ideol√≥gica y la vida cotidiana de las personas, y tiende a desalentar o impedir las iniciativas de las personas en la medida en que se burocratiza. C√≥mo lograr que prevalezca el proyecto sobre el poder ‚ÄĒel mayor desaf√≠o interno a los reg√≠menes de transici√≥n socialista‚ÄĒ, cuando, adem√°s de los √°mbitos que he referido, el poder es responsable de la defensa del pa√≠s frente al imperialismo y los enemigos internos, y de las relaciones con los pa√≠ses, las empresas y las instituciones internacionales del capitalismo. C√≥mo lograr que prevalezca el internacionalismo sobre la raz√≥n de Estado.

¬Ľ El socialismo no surge de la evoluci√≥n progresiva del capitalismo. Este ha sido creador de premisas econ√≥micas, de individualizaci√≥n, ideales, sistemas pol√≠ticos e ideol√≥gicos democr√°ticos, que han permitido postular el comunismo y el socialismo. Pero de su evoluci√≥n s√≥lo surge m√°s capitalismo. El socialismo es una opci√≥n, y s√≥lo existir√° a partir de la voluntad y de la acci√≥n que sean capaces de crear nuevas realidades. Es el ejercicio de comportamientos p√ļblicos y no p√ļblicos de masas organizadas y conscientes que toman el camino de su liberaci√≥n total.

(…)

¬Ľ La pr√°ctica revolucionaria de los individuos de las clases explotadas y dominadas, ahora en el poder, y de sus organizaciones, debe ser id√≥nea para trastornar profundamente las funciones y resultados sociales que hasta aqu√≠ ha tenido la actividad humana en la historia. En este proceso debe predominar la tendencia a que cada vez m√°s personas conozcan y dirijan efectivamente los procesos sociales, y sea real y eficaz la participaci√≥n pol√≠tica de la poblaci√≥n. Sin esas condiciones, el proceso perder√≠a su naturaleza, y ser√≠a imposible que culmine en socialismo y comunismo.

(…)

¬Ľ La transici√≥n socialista es un proceso de violentaciones sucesivas de las condiciones de la econom√≠a, la pol√≠tica, la ideolog√≠a, lo m√°s radical que le sea posible a la acci√≥n consciente y organizada, si ella es capaz de volverse cada vez m√°s masiva y profunda. No se trata de una utop√≠a para ma√Īana mismo, sino de una largu√≠sima transici√≥n. Su objetivo final debe servir de gu√≠a y de juez de la procedencia de cada t√°ctica y cada pol√≠tica, dado que estas son las que especifican, concretan, sujetan a normas, modos y etapas las situaciones que afectan y mueven a los individuos, las instituciones y sus relaciones. Por tanto, no basta con tener eficiencia o utilidad para ser procedente: es obligatorio sujetarse a principios y a una √©tica nueva, socialista.

(…)

¬Ľ El mayor potencial adverso a su dominaci√≥n es la enorme cultura acumulada de experiencias de contiendas sociales y pol√≠ticas ‚ÄĒy de avances obtenidos por la Humanidad‚ÄĒ, cultura de resistencias y rebeld√≠as que fomenta identidades, ideas y conciencia, y deja planteadas inconformidades y exigencias formidables y urgentes. Todo eso favorece la opci√≥n de sentir, necesitar, pensar y luchar por avances y creaciones nuevas.¬Ľ (en Autocr√≠ticas, un di√°logo al interior de la tradici√≥n socialista, volumen de Ruth Cuadernos de Pensamiento Cr√≠tico, Ciencias Sociales/Ruth Casa Editorial, La Habana, 2009.)

LOS DILEMAS DE JULIO ANTONIO MELLA

¬ęMella tuvo que ser muy rebelde para lograr ser revolucionario, y para seguir si√©ndolo durante su breve vida. Muy poco conocido en su actuaci√≥n y sus ideas, su grandeza, sin embargo, ha sido reconocida por todos y ha conmovido a muchos. Mella ha sido ejemplo, herencia yacente, s√≠mbolo de revoluci√≥n, el l√≠der m√°s puro, el sacrificio, el pensamiento m√°s alto. Debemos estudiar la naturaleza, el soporte, el alcance y la eficacia de esas emociones que s√≠ comunican, motivan y suman voluntades. Mella est√° en la vocaci√≥n subversiva y en los antiguos gritos que hicimos nuestros los j√≥venes un tercio de siglo despu√©s, con las adiciones necesarias; est√° en los miles de internacionalistas que han sabido trabajar, luchar y morir en cualquier parte del mundo, tuvieran o no en el bolsillo el carn√© de Mella, Camilo y el Che. Que Julio Antonio Mella contin√ļe activo, formando parte del combate en esta hora decisiva de Cuba, depende de nosotros. Si me permiten imaginar a Mella dici√©ndonos s√≥lo una frase hoy aqu√≠, quiz√°s ser√≠a: ‚ÄúSean siempre comunistas, pero sin dejar de ser manicatos‚Ä̬Ľ. (En el art√≠culo ¬ęLos dilemas de Julio Antonio Mella¬Ľ)

¬ęNo permitan que llegue a haber dos Cubas en la cultura¬Ľ

Palabras de agradecimiento pronunciadas el martes 18 de octubre de 2011, durante el acto de entrega del premio Maestro de Juventudes, máxima distinción que otorga la Asociación Hermanos Saíz

¬ęLa cultura es, por su naturaleza, sus fuerzas acumuladas y sus logros, lo que est√° m√°s cerca de ponerse a la altura de las revoluciones sucesivas, las tareas diferentes y superiores a lo que parece posible y la ambici√≥n desmesurada, tres rasgos que son esenciales para que exista el socialismo.

(…)

¬Ľ Que los alumnos de todos nosotros ‚ÄĒde los maestros de hoy‚ÄĒ, puestos a la tarea de realizar y cumplir, no nos hagan caso en nada que hayamos dicho que pueda estorbarles para cumplir los ideales que estamos compartiendo hoy. Que sientan siempre con su propio coraz√≥n, y piensen siempre con cabeza propia. Solo as√≠ ser√°n capaces de hacer a Cuba cada vez m√°s libre, m√°s justa y m√°s pr√≥spera.¬Ľ


Por una universidad cultural

El soci√≥logo Alain Basail plante√≥ en una ocasi√≥n que la Revoluci√≥n cubana ‚Äúha sido un profundo cambio cultural‚ÄĚ. ¬†Y es que el primer hecho cultural importante fue la Revoluci√≥n misma, porque recogi√≥ lo mejor de nuestra tradici√≥n cultural, abri√≥ el camino y sembr√≥ las semillas para lograr una transformaci√≥n integral que se comenz√≥ a gestar de manera inmediata en su seno y que augur√≥ la construcci√≥n de un futuro pleno para todos los cubanos.

Inmediatamente despu√©s del Triunfo, se inicia el proceso de democratizaci√≥n de la cultura y de institucionalizaci√≥n en el que se sucedieron un conjunto de acontecimientos culturales, siendo los m√°s relevantes en este √°mbito la campa√Īa de alfabetizaci√≥n, la nacionalizaci√≥n de la ense√Īanza y reforma universitaria.

La Revolución, triunfante y popular, constituyó una nueva oportunidad para todos. Se reconoce la Historia y tradiciones del pensamiento social cubano más progresista como los cimientos de la nueva sociedad. Puede apreciarse así un encuentro entre la voluntad política de promover el desarrollo de la ciencia y su democratización, y el compromiso social y profesional de los actores de ese sector que permanecieron en el país (en su mayoría estudiantes y profesores universitarios).

En ese sentido, la d√©cada del 60 y en alguna medida los primeros a√Īos de los 70, est√°n marcados por una efervescencia rom√°ntica, en la que la articulaci√≥n entre gobierno y ciencia operaba de forma pr√°cticamente directa. Se iniciaba as√≠ un proceso de construcci√≥n ‚Äďque se sab√≠a largo‚Äď, de capacidades cient√≠ficas nacionales con una consciente orientaci√≥n de respuesta a las necesidades sociales, donde la Universidad se distingu√≠a como un actor primordial.

Es notorio mencionar que se plantea un salto cualitativo en la inserci√≥n de la cultura en instituciones universitarias pues desde sus inicios han sido de vital importancia para la educaci√≥n y el desarrollo del joven universitario. Destac√°ndose intelectuales y personalidades de la cultura cubana formados en las aulas de las casas de altos estudios en sus diferentes etapas hist√≥ricas, tales como Nicol√°s Guill√©n, Alejo Carpentier, Fernando Ortiz, Ra√ļl Roa Garc√≠a, Jorge Ma√Īach, Juan Marinello, Carlos Rafael Rodr√≠guez, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, entre otros tantos quienes, a su vez, fueron las personalidades que podr√≠an ser consideradas forjadores de la universidad cubana.

Carlos Rafael Rodr√≠guez compart√≠a la tesis seg√ļn la cual el socialismo solo ser√≠a posible con el nacimiento de una nueva cultura y por eso le atribuy√≥ a la universidad tal misi√≥n. Esa misma concepci√≥n sobre la necesidad de un cambio cultural y cient√≠fico de la sociedad cubana estuvo muy presente en el ideario de Ernesto (Che) Guevara, quien propugnar√≠a la necesidad de la formaci√≥n de un hombre nuevo, motivado por valores humanistas y altruistas muy diferentes a los gestados por el ego√≠smo y el individualismo, prevalecientes en la sociedad capitalista.

Lo más significativo de la formación de la cultura radica en que el desarrollo del proceso docente-educativo va más allá de la posesión de los conocimientos profesionales del individuo, porque ello implicaría un perfil cultural y espiritual sumamente estrecho y es preciso enriquecer al ser humano y a la sociedad para reconocer y apreciar los mejores valores creados por la humanidad, desde su surgimiento hasta nuestros días, pero no en un sentido solo interpretativo, sino para poder actuar en la transformación de la sociedad.

Por lo que formar la cultura del profesional que egresa de la universidad cubana implica atender la cultura integral y desarrollar la de su objeto profesional, desde el conocimiento de la historia del mismo, las diversas aristas que la componen, la contextualización cultural. Cada carrera universitaria tiene sus retos específicos, además de aquellos que son generales.

La sociedad cubana necesita que sus ciudadanos y de modo particular sus profesionales se formen en el rechazo a la discriminación, la injusticia, en la preparación para valorar a los demás sin extremismos, prejuicios o perfeccionismos, además de educar para la solidaridad, la comunicación afectiva entre los seres humanos, basada en una ética de las relaciones interpersonales; la comprensión mutua que incluye un proceso de empatía, abrirse a los demás, superar los prejuicios y el egocentrismo.

En el acertado art√≠culo La universidad en la encrucijada de Antonio Alvar Ezquerra (2011), aunque hace referencia al contexto de Espa√Īa, nos hace reflexionar oportunamente a los desaf√≠os de la Universidad que aspiramos edificar en el siglo XXI cuando expresa que ‚Äúel modelo universitario de ahora (‚Ķ) sufre algunos de los¬† males que aquejaron a la universidad del XVIII (‚Ķ): exceso de Universidades, escasa exigencia en el otorgamiento de t√≠tulos, insuficiente conexi√≥n con las demandas sociales y con los centros de desarrollo del conocimiento.‚ÄĚ

M√°s adelante afirma que si ‚Äúno asume ese modelo como propio y si la sociedad no le concede ese papel con todas sus consecuencias, la Universidad quedar√° reducida a una oficina de expedici√≥n de t√≠tulos, todo lo glamourosa que se quiera, pero lejos ya de su esencia y de su hist√≥rica raz√≥n de ser.‚ÄĚ

En distinto modo, durante la trayectoria de los jóvenes universitarios cubanos en todos los tiempos, han demostrado tener un elevado compromiso social y se identifican con las costumbres de su época. Es por ello que en el presente se debe evitar la tendencia individualista de los jóvenes, asunto directamente relacionado con la formación universitaria, y ésta se ve en la necesidad de formar comprometidos ciudadanos además de excelentes profesionales.

El día a día nos demuestra que dicho riesgo puede ser real, que determinados comportamientos de personas con estudios universitarios no contemplan la dimensión cultural en el sentido más amplio. La Educación Superior no es solamente la educación que se encuentra en el nivel más alto de un determinado sistema educativo, sino que también es la educación que permite alcanzar el nivel superior de perfeccionamiento humano.

Las máximas autoridades del sector cultural en nuestro país se han pronunciado ante la imperiosa necesidad del fomento de valores, por lo cual le atribuyen a la cultura un papel preponderante.

Tal es el caso de Miguel Barnet, presidente de honor de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, quien en la gala por el aniversario 50 de esa instituci√≥n, en 2011, destac√≥ que ‚Äúel arte tiene un papel esencial en el quehacer cotidiano, garantiza la calidad de vida y potencia los valores espirituales que sostienen la estructura b√°sica de la naci√≥n‚ÄĚ.

Asimismo, se√Īalaba la pol√≠tica del gobierno cubano de oponerse a la mercantilizaci√≥n de la cultura y a la ‚Äúbanalidad la creaci√≥n de los m√°s puros valores est√©ticos‚ÄĚ.

Record√≥ adem√°s, cuando Fidel dijo, en los momentos m√°s agudos del per√≠odo especial, que la cultura era lo primero que hab√≠a que salvar, ya que ‚Äúes la cultura la que nos garantiza todas las libertades, entre ellas la capacidad de pensar y razonar y nos convierte en seres humanos‚ÄĚ.

Por otra parte, Miguel D√≠az-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la Rep√ļblica de Cuba, en la clausura del Segundo Congreso de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (en 2013), se refiri√≥ al papel de los j√≥venes, ya sean universitarios o no, ante la influencia de ‚Äúun fr√≠volo e injusto modelo civilizatorio, cuyos mensajes, aparentemente diferentes, forman parte de un discurso √ļnico, hegem√≥nico, que asocia juventud y frivolidad, felicidad y consumo, √©xito y dinero‚ÄĚ.

Valor√≥ el papel de la AHS al expresar que era ‚Äúbueno tener una vanguardia art√≠stica que pueda ser decisiva camino a una sociedad socialista pr√≥spera y sostenible, donde lo que distinga no sea la posesi√≥n material sino la riqueza del conocimiento, cultura, sensibilidad‚ÄĚ.

Tambi√©n llam√≥ a revertir la deformaci√≥n del gusto y recuperar ‚Äúel sentido est√©tico que siempre distingui√≥ al pueblo cubano. Debemos actuar, por encima de cualquier esp√≠ritu de feudo, con mayor intencionalidad e integralidad‚ÄĚ.

En la actualidad está el reclamo de formar profesionales competentes, comprometidos e identificados con la Revolución, pero también, profundamente humanos, así como sus valores y retos actuales, adaptados al conjunto de normas de convivencia, lo que constituye una necesidad para que pueda subsistir la sociedad organizada, caracterizada por la cooperación y ayuda en la lucha por la existencia y adaptación al entorno.

 

Referencias bibliogr√°ficas:

  • Basail, A. (2005): Sociolog√≠a de la cultura, Tomo 2. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, p 540.¬†
  • Monte Horruitiner, G. del y G√≥mez Morales, M. (1985). ‚ÄúLos especialistas j√≥venes y el trabajo cultural‚ÄĚ. En Revista Temas, 7, pp. 105-128.

Palabras para abrir caminos

A 59 a√Īos de aquel acto, la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba acogi√≥ el panel ¬ęPalabras a los Intelectuales: Defender la Revoluci√≥n es defender la cultura, en el que se debati√≥ acerca de la vigencia de ese discurso, justo cuando tambi√©n se cumple el primer a√Īo del IX Congreso de la Uneac.

La frase m√°s c√©lebre, m√°s citada, discutida y habitualmente sacada de contexto de aquella alocuci√≥n fue ¬ęDentro de la Revoluci√≥n todo, contra de la Revoluci√≥n nada¬Ľ.

El escritor Miguel Barnet explic√≥ su esencia: ¬ęHab√≠a que salvar a la Revoluci√≥n, hab√≠a que defenderla. Salvar la Revoluci√≥n era salvar la cultura¬Ľ.

¬ęMe di cuenta de que se iniciaba un camino diferente¬Ľ, evoc√≥ el tambi√©n presidente de honor de la Uneac, quien afirm√≥ que las Palabras a los Intelectuales complementaron otro documento esencial de Fidel Castro: su alegato La historia me absolver√°.

El director de la Oficina del Programa Martiano, doctor Eduardo Torres Cuevas, consider√≥ que en 1961, a√Īo de definiciones, se estaba creando la nueva cultura, la nueva intelectualidad, que eran continuaci√≥n de los mejores valores de la tradici√≥n nacional, pero tambi√©n determinaci√≥n de cambio.

El discurso de Fidel, seg√ļn Torres Cuevas ¬ęle dio racionalidad a un proceso: pensamiento y sentimiento‚Ķ Ah√≠ naci√≥ una cultura que no exist√≠a antes de esas palabras¬Ľ.

¬ęLa Revoluci√≥n es cultura, eso el primero que nos lo dijo fue Fidel Castro¬Ľ, concluy√≥ Torres Cuevas.

Rafael González, presidente de la Asociación Hermanos Saíz, consideró fundamental para los más jóvenes creadores el contacto directo con la historia. En las Palabras de los Intelectuales Fidel estableció una relación estrecha con los artistas y escritores, que mantuvo hasta el final.

El presidente de la Uneac, Luis Morlote Rivas, resaltó el método que instauró Fidel en aquellas Palabras. Ese diálogo franco y distendido con los creadores fue un ejercicio cotidiano del líder de la Revolución Cubana.

Morlote instó a revisar también el discurso que Fidel pronunció semanas después en la clausura del congreso fundacional de la Uneac, en el que reafirmó el espíritu democrático e integrador de la política cultural naciente.

Los estrechos vínculos de Fidel con la Uneac, dijo Morlote, odedecieron a su interés permante por conocer el pensamiento y la acción de los creadores.

Morlote recordó el análisis que el presidente cubano Miguel Díaz-Canel hizo de las Palabras a los Intelectuales en su discurso en la clausura del IX Congreso de la Uneac, donde remarcó su vigencia y proyección.

El presidente de la Casa de las Am√©ricas, Abel Prieto, reflexion√≥ sobre la idea de continuidad que defendi√≥ D√≠az-Canel en ese discurso, considerado por muchos de los que lo escucharon como ¬ęunas segundas¬Ľ Palabras a los Intelectuales.

Citando frases de la alocución de Fidel en junio de 1961 y haciendo énfasis en su contexto, Abel Prieto destacó la altura, la honestidad, la meridiana posición de Fidel durante aquellos encuentros.

Reducir Palabras a los Intelectuales a un eslogan, a una receta, es lamentable, pues es un discurso lleno de matices, que partiendo de principios sólidos, no renunciaba al diálogo, al debate. Fidel fue un excepcional constructor de consensos, afirmó Prieto.

En el esp√≠ritu de las Palabras a los Intelectuales, Abel Prieto inst√≥ a los artistas e intelectuales a pensar en c√≥mo la cultura puede seguir siendo √ļtil a la Revoluci√≥n en los tiempos tan complejos que vivimos.

Al acto asistieron el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, la secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, Nereida López Labrada, y miembros de la dirección de la Uneac.

El panel, moderado por la vicepresidenta de la Uneac Magda Resik, será transmitido este martes a las 4:00 p.m. por la Televisión Cubana.

*Tomado de Trabajadores