Reina del Mar editores


“Mientras tanto seguimos siendo sur”

Recuerdo la noche cuando una amiga me puso los audífonos, y me dijo: “¡escucha!”. Ella, santaclareña, no me llevó a conocer el hielo pero me llevó a conocer la música de un trovador—cienfueguero como yo—de quien jamás había escuchado una canción ni un lugar…

Hasta ese día para mí los trovadores eran una especie de malos poetas anticoloquialistas que decían cualquier (inentendible) cosa sobre cualquier (inentendible) cosa. Pero “Niña”, la primera canción que escuché de Ariel Barreiros, era diferente:

  • Y estoy llenando todas las libretas
  • De Cecilines feos
  • Enamorados, tristes, y es por ella
  • Y estoy que no regreso limpio, mira,
  • Que no doy merienda
  • Y bruto, y mal hablado,
  • Y es por ella…

Luego descubrí que la poesía de Ariel era capaz de cambiar de voces, regresar en el tiempo, cantarle con entusiasmo al desamor, filosofar con instinto y certeza. La poesía de Ariel Barreiros era capaz de todo, porque era precisamente eso: poesía. Tan libre como la mejor poesía, tan cargada de sentido (común, desde luego) como la mejor poesía. Y era, además, “poesía” en el sentido aristotélico del término: acción.

Pocos meses después, Ariel Barreiros fue a la Universidad (Central “Marta Abreu” de Las Villas) en el Longina mágico de 2017. Ese día descubrí que Santa Clara definitivamente era “el lugar donde atarnos mejor” a tantas felicidades, entre ellas, a la felicidad nostálgica de aquel guajirito que le canta a su “Niña” a través de la voz de aquel otro guajiro de Aguada, fin de siglo, a quien conocen tantos en esta urbe —como lo pude comprobar ese día— y a quien conocen tan pocos en Cienfuegos, como lo pude comprobar más tarde cuando empezó su peña cerca del Parque Martí.

Aquella peña fue una felicidad, mientras duró. Mis amigos universitarios de casi toda Cuba se retorcían de la “sana” envidia. “Un día los traigo”, les decía a espirituanos, holguineros y, por supuesto, santaclareños. En realidad, a la peña íbamos los pocos cienfuegueros que conocían a Ariel, quien siempre nos agradecía, sin ningún tipo de complejo o arrogancia.

“Yo soy muy positivo y pienso que mientras un amigo mío venga a escucharme, la cultura nacional está salvada”, nos comentó un día —repito— sin ningún tipo de complejo o arrogancia.

Debo decir que como hacía apenas unos meses Kamankola nos había dicho, en medio de una charla con sabor a dispensada de seis pesos, que nos olvidáramos de Sabina y de toda esa gente, que Ariel Barreiros era el mejor trovador del mundo; como hacía unos meses que yo había ido a Holguín, a la peña de Manuel Leandro, y había visto a jóvenes holguineros cantar “Niña” desde la primera hasta la última palabra… entonces, no me sorprendió que una noche, en la efímera peña cienfueguera donde solo íbamos unos pocos, los pocos que nos enterábamos por Facebook, los pocos amigos de siempre, Mauricio Figueiral le dijera a Ariel: “de donde soy yo, cuando se habla de compositor serio se habla de ti. Y a mí me da un orgullo tremendo decir que soy tu amigo”.

Entonces, hubo un día en que su peña cienfueguera terminó, y nuestro Zaratustra debió regresar por enésima vez a su finisecular Aguada, “a seguir amando/ a ver si un día de estos llueve/ mientras tanto”. Lo bueno que tienen las cosas que se acaban es que pueden volver a empezar, con más fuerza. Por eso no quiero llover sobre lo mojado. Además, siempre hay una esperanza. Y la esperanza se me reveló el día del concierto en el que presentaron su cancionero.

Aquel día llegué tarde, y me sorprendí porque aquello estaba repleto. Estábamos, sí, los mismos de siempre, pero habían muchos más.

La verdad es que el cancionero, en sí, es otra esperanza, además de un acierto mayúsculo por parte de Reina del Mar Editores y de todos los que colaboraron con ese proyecto. Y digo esperanza, no por Ariel Barreiros, porque Ariel no necesita que se le conozca en esta ciudad tan hermosa y pueblerina, sino porque sería penoso que los historiadores del mañana descubran que los artistas cienfuegueros del presente (artistas en el sentido más auténtico y menos comercial del término) eran profetas en todas partes menos en su propia tierra.

Pero bueno, “mientras tanto seguimos siendo sur”.


Palabras y hashtags compartidos en Romerías

La literatura tiene en las Romerías de Mayo un espacio distintivo. Con antecedentes en el que se denominara Encuentro de Poetas del Interior, creado por Lourdes González, y desde 1997 con el nuevo nombre, que llega hasta nuestros días, Palabras compartidas, es la gran sombrilla bajo la cual poetas, narradores, ensayistas, editores, promotores, dialogan sobre el mundo literario y presentan sus textos.
 
Este año, las Romerías de Mayo 2020, singularizadas por su desarrollo en las redes sociales y la televisión nacional, a causa de la expansión de la COVID- 19, propone unas Palabras compartidas virtuales, sin perder la calidez, que habitualmente posee este evento.
Organizado por la sección de literatura de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, y con Ediciones La luz como anfitrión, esta vez , está dedicado al centenario de Eliseo Diego y contará con la cooperación de los diferentes sellos de la AHS en el país: Sed de Belleza, Aldabón, Áncora y Reina del Mar Editores. Estos se convertirán en espejos de las publicaciones en redes sociales de contenidos generados desde la sede habitual.
En este propósito colaborará, además, Claustrofobias. Promociones Literarias, con la publicación de galerías fotográficas de los eventos de literatura convocados por la Asociación en cada una de las sedes de estas editoriales y en las ferias del libro. Así como la socialización de títulos digitales a través de La Estantería Cubana, joven canal de Telegram con gran aceptación entre el público lector.
De este modo llegarán a los internautas, postales, libros digitales del catálogo de La Luz, videopoemas de autores de La joven Luz: Entrada de Emergencias. Selección de poetas en Holguín, que fuera el primer Ebook publicado por esta casa y que cuenta ya con un audiolibro. También podcasts con producciones autóctonas y audios de Eliseo Diego.
El agasajo al Sistema de ediciones territoriales en su aniversario 20, continuará en Palabras Compartidas, donde se espera la especial participación de la autora Teresa Melo.
Todas las jornadas estarán atravesadas por la línea de pensamiento y creación, que defiende la campaña de promoción del libro y la lectura cuyo slogan reza: A la luz se lee mejor y que desde inicios de 2020, ha convertido a las redes sociales en sala de presentación, librería y escenario fundamental para las acciones desarrolladas por el sello holguinero de la AHS.
El día 7, cuando Ediciones La Luz cumple 23 años de fundada se espera inundar las redes con galerías de fotos de participantes en los espacios literarios de Romerías en años anteriores, Ebooks, postales y será el momento de mostrar los videos de felicitación donde autores, fotógrafos e ilustradores del catálogo, lectores y amigos de La Luz, han ido enviando como respuesta a la invitación que desde hace varios días enviara el director de este sello Luis Yuseff.
De libros y de autores, nuevas tecnologías y soportes diversos, estará pletórico este año Palabras Compartidas, en el que también se celebran los tres siglos de la fundación del pueblo de Holguín. Su brillo dependerá de la construcción colectiva y la participación de los amantes de las letras tanto dentro, como fuera de la Isla en un verdadero Festival Mundial de Juventudes Artísticas.

Motivos para celebrar

Los noveles artistas de Cienfuegos celebraron por estos días el aniversario 33 de la Asociación Hermanos Saíz. La Casa del Joven Creador, ubicada en el Centro Cultural Julio Antonio Mella, fue el escenario de las actividades.

La noche estuvo dedicada al Maestro de Juventudes Lázaro García Gil, imprescindible cantautor que mantiene una entrañable relación con los artistas menos experimentados de la ciudad.

“Tengo excelentes vínculos con los trovadores de la AHS. Me parece que le cantan a su tiempo y muy bien, cosa que me place mucho. Esto demuestra que la trova cubana es una sola que va viajando por las diferentes etapas, siempre con la motivación de la poesía y la buena música”, afirmó García Gil.

Foto: Anay González Figueredo.

Fue una oportunidad propicia además para entregar el carné de asociada a la cantante Farileidy Calderón y para presentar los tres últimos videos clips del trovador Nelson Valdés. También se dieron a conocer los eventos fundamentales que realizará la AHS sureña durante los últimos meses de 2019.

Diana Padrón González, vicepresidenta de la Asociación en esta provincia, comentó que en este mes aconteció el Premio Reina del Mar Editores, dedicado a la crítica y a la investigación. “Estuvieron vinculados a este evento las dos universidades del territorio y también varios ensayistas de todo el país. En diciembre retomaremos el Rockasol, festival que estaba previsto para septiembre pero que tuvimos que posponer a partir de la situación del país”, añadió Padrón González.

Foto: Anay González Figueredo.

Se lanzan otra vez los anzuelos al mar

Mantener contra las espadas del tiempo un evento como Reina del Mar en la ciudad de Cienfuegos ha sido casi una proeza. Como si estuviesen en medio de una narración épica, los responsables se involucran—muchas veces so pena de perecer— en la vorágine y la “lucha” que significa defender el espacio y contar con la logística necesaria, previa y durante el desarrollo del programa de actividades. Los atrasos editoriales siguen afectando el cauce normal de trabajo, y con igual intensidad inhabilita las funciones y la calidad de su desempeño. Por eso esta decimoctava edición tiene un sabor más dulce, ese que provoca no rendirse cuando de promocionar literatura, y educar a las audiencias, en Cuba se trata.

[+]


Albahoa o las maldiciones pictóricas

Una de las atracciones de la historieta Albahoa y la maldición de las tataguas, según sus autores, está en tomar como base visual de la trama el imaginario de indios nativos cubanos. Esta es una forma válida de rescatar y a la vez perpetuar este tipo de acercamiento; hacerlo desde una perspectiva fantástica del asunto nos abre un espejo perspicaz sobre nuestros antepasados. Otro logro de la historieta es la destreza pictórica, el despliegue de los paisajes y los rasgos del dibujo de los personajes. [+]


La voz de la escritura

Carmen Cutié Torres, aunque joven, tiene la ventaja, o pudiera decirse, tuvo la infantil inteligencia de mantener siempre un libro cerca; eso, fundamentalmente, y su talento, tal vez, fueron las dos granadas que detonaron en el centro de su cosmos. Que su estilo está en formación, es cierto, que aún hay tiempo para que crezca dentro del universo literario, también. Es muy posible que la lealtad y la lectura se encarguen de ello, pero los pasos iniciales son respetables y, por tanto, dignos de un asiento dentro de las gradas de la materia creativa de los jóvenes narradores cubanos. [+]


Cienfuegos, la feria y la defensa literaria

Bastó una mirada general y rápida para notar la superioridad cualitativa de la Feria del Libro 2016 en Cienfuegos con respecto a la anterior. Algunos detalles —importantes en su contexto— incidieron en que el éxito no fuera más abarcador y absoluto; pero creo que no vale la pena mencionarlos para no desvirtuar el esfuerzo que esta vez se hizo en la provincia, para lograr una fiesta de las letras mucho más decente. [+]


Existir desde la creación poética

Saint-John Perse supo encontrar en la oquedad de los días, la creación. Halló el camino donde una serie de poetas armados decidieron refundar el mundo, a Dios, con la palabra, «con la purificación de la palabra poética», diría Baquero. Él bien puntualizó que toda creación del espíritu es poética; con ese fundamento como trono, la vida literaria de Edelmis es un tránsfuga a toda noción pobre del significado del lenguaje, visto desde cualquier lado de la arista. [+]