redes sociales


«Santa Clara Enamorada» en el ámbito virtual

Bajo el eslogan «Acordes y versos a tope de cobertura» se desarrollará próximamente la cuarta edición del Festival Santa Clara Enamorada, pero en esta ocasión de manera virtual debido a la adversa situación epidemiológica.

Con el auspicio por la Sucursal de Artex en Villa Clara y la Asociación Hermanos Saíz (AHS), el evento se dedicará a la poesía y la música cubana en todas sus expresiones y géneros musicales.

La página de Facebook Sucursal Artex en Villa Clara será la plataforma digital oficial del festival, en la cual se visualizarán los materiales audiovisuales elegidos por el jurado, que estará integrado por las maestras Isabel Díaz de la Torre, Yolanda Martínez Ordoñez e Irina Toledo, así como por los poetas Yamil Díaz y Yasmany González.

De acuerdo con el comité organizador del certamen, se entregarán seis premios por categoría, además del correspondiente al de la Popularidad y el Gran Premio.

Los apartados en concurso son: poesía, solistas, formatos de música popular (dúos, tríos, cuartetos hasta octetos y agrupaciones corales), música popular bailable, formatos de música de cámara instrumental y solista Instrumentista.

Los días 9 y 10 de febrero se compartirán las obras en concurso en las redes sociales y comenzarán las votaciones por la obra más popular, que estará vigente hasta el 13 a las 12:00 a. m.

El jurado sesionará desde sus casas, y el 15 de se darán a conocer los premios por los medios tradicionales de comunicación y publicados en las redes sociales.


Objetos de cuarentena: Viaje por un subconsciente ajeno

Témele a un hombre encerrado. Témele a un hombre que se mira por dentro, porque la otredad parece desconcertante, viral. Témele a un hombre cuando comienza a deshilvanar su pensamiento como el hilo de Ariadna para escapar de los laberintos de la soledad y la esterilidad. Témele a Julio César García y a su exposición Objeto de cuarentena, inaugurada en la galería Pedro Esquerré de Matanzas, porque ir tan dentro de un cerebro y sus procesos creativos nos coloca en perspectiva nuestras propias experiencias y maneras de vivir el encierro y no siempre saldremos con un saldo positivo de esta introspección.

La muestra más allá de volverse un fenómeno que inspira la contemplación estática de ciertas piezas, fragmentos pulidos de la mente del artista, te invita a presenciar lo evolutivo, lo dialectico del proceso de creación. “He querido alejarme de cualquier prejuicio y hacer lo que he querido en cada momento. Y compartir eso con un posible espectador”, confiesa Julio.      

Desde que uno entra a la galería te atan con un nasobuco-camisa de fuerza para darte a conocer el punto de partida la exposición: el reclusión física que desde hace más de siete meses vive la Isla. Luego te mueves por el local guiado por señalizaciones en el suelo que muestran de manera cronológica el surgimiento de las piezas. Tú, como público, no tienes derecho a decidir. Tú aceptaste este viaje por un subconsciente ajeno, así que solo sigue las precintas amarillas en las baldosas.

Primero encuentras una serie de fotografías de objetos de la cotidianidad: cucharas desechables, chancletas, cintos reconceptualizados a través de un título que te conducen a una reinterpretación visual de los mismos al forzarte a un símil, a una metalectura de los mismos; así el primer plano de una plancha se vuelve la cabeza de un lagarto.

“Primero empecé a tirarle foto a los objetos; algo diferente a lo que había hecho hasta el momento, porque trabajaba sin presupuestos estéticos y sin tener en cuenta muchas cosas. Me di cuenta que lo que estaba haciendo era documentar objetos que poseen cierta poesía. Así salió esa primera etapa de trabajo.”

Después, en otra parte de la muestra, en un cambio de formato, se proyectan en la pared nueve recipientes de comida que se arman de a poco.

“Empiezo a dibujar. Yo llevaba más de siete años sin tocar un lápiz. Hago dibujos de frascos de alimento gracias a la interacción con el público, porque esos frascos me lo enviaban las personas con los productos que consumían en la cuarentena. Esas imágenes las descomponía en 11 fragmentos y luego montaba un video con cada parte, y así hice nueve deconstrucciones.”

La mente posee pulsaciones, ansias, oscuros caminos, y en un rejuego semántico con la muestra de Julio después de sobrepasar la reinterpretación de los artefactos de la cotidianidad, chocamos con el “objeto del deseo”, expuestos en “Encontrando a la pelúa”, óleos que en un guiño al arte pop nos enseña el rostro de una mujer desconocida en diferentes facetas.

Por último, encontramos dos fotografías del creador a tamaño real. “Uno, como ser social, puedes ser el objeto de algo que te supera a ti mismo, una idea que me llega a través de lo que veo en las redes sociales, en la televisión, y ahí aparece el autorretrato, porque yo también me veo afectado por la situación, yo también me noto superado, usado.”

Existió la transformación del “objeto para sí” a través de la apropiación artística, así como su comunicación, mediante diferentes formas y formatos, al “objeto en sí”. La comprensión del hombre y del mismo creador como miembro de la raza humana, como parte de designios y estructuras que lo vuelven un número, una cifra, un valor de uso, en este caso, la Covid 19.

Por lo que, si no temes irte de excursión por percepciones foráneas, si no temes sumarle a tu propia interiorización del tiempo de cuarentena la de otro ser, no siempre positiva o feliz, entonces acércate a la Pedro Esquerré en estos días.


El pitching de un Almacén

La realización audiovisual en Cuba y el mundo ha encontrado en la Muestra Audiovisual del Almacén de la Imagen el mejor espacio para la reflexión inteligente, el diálogo fraterno y la experiencia de sentir y crear el arte como la más humana de todas las utopías posibles.

En tiempos de pandemia, el evento más longevo de la filial camagüeyana de la Asociación Hermanos Saíz no deja morir el arte joven, por lo que su trigésima edición vuelve a ser el espacio para los talleres, conferencias y la proyección de cortometrajes enfocados en esta oportunidad en los elementos de transmedia y sus formas novedosas de hacer.

En esta edición del Almacén de la Imagen se presentan en la muestra central 114 obras, con 94 en competencia procedentes de las provincias de Ciego de Ávila, Holguín, Cienfuegos, Mayabeque, La Habana, Pinar del Río, Guantánamo, Villa Clara y Camagüey; y de los países de Chile, Colombia, Trinidad y Tobago y Brasil.

Sobre los pitching de ficción que se presentaron este año, el Portal Arte Joven Cubano conversó con José Denis Reyes Suárez, director de arte y miembro del jurado de esta especialidad.

¿Cómo valoras la calidad de las obras que hoy optan por el premio del pitching de ficción?

Han sido cinco proyectos que compiten por el pitching de ficción en esta edición y lo más importante ha sido la cultura que los jóvenes realizadores han ganado en la organización de las carpetas, información que el jurado evalúa en cuánto al guion, la producción y el trabajo visual de cada una de las obras, lo cual se realizará través de las video-llamadas, una de las variantes que nos brinda las plataformas digitales.

En este año lo más significativo tanto en el pitching de ficción como el de animación es la variedad de los guiones y la concepción de una producción para desarrollar un proyecto con el uso adecuado y la distribución inteligente del presupuesto que se otorga.

Filmación del telefilme Café de Media Noche/ cortesía del artista

Una de las preocupaciones de los realizadores participantes en la 30 edición del Almacén de la Imagen ha sido la defensa y presentación de sus proyectos a través de las plataformas digitales. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

El tema de las redes sociales sigue siendo nuevo, personalmente prefiero el intercambio, el contacto “cara a cara”, pero este año debido a la situación epidemiológica se han buscado alternativas. Los realizadores han defendido sus obras en las plataformas digitales con videos –muchos caseros– y el jurado los evalúa a través de videoconferencias, donde se les hace las preguntas pertinentes sin perder el rigor característico del certamen.

Lo importante es que esto no se pare, potenciando para próximas ediciones que este tipo de comunicación se imponga como en lo hace en el mundo entero, donde festivales de cine son completamente online y su promoción es fundamental porque llega al público en cuestiones de segundos. Hay que adaptarse a esta tecnología y hacerla nuestra.

Filmación del cortometraje de animación Mi Raza, ganador del premio del pitching de animación en la edición XXIX del Almacén de la Imagen/ cortesía del artista

¿El Almacén v.s “fatalismo geográfico”?

En primer lugar el Almacén de la Imagen es la oportunidad que se está dando, en medio de un “fatalismo geográfico” –que es real– y la inexistencia de financiamiento lejos de la capital. La ayuda que brinda el ICAIC a los realizadores de la zona centro-oriental con el pitching de ficción y animación es sumamente importante, por lo que es necesario defenderla. Las filiales provinciales del Instituto Superior de Arte (ISA) no tienen una preparación adecuada, palpable y actualizada en cuanto al tema cinematográfico en comparación con el ISA y la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FMCA), aunque existen provincias como Holguín que se preocupa realmente por hacer cine con tecnología y criterio en cuanto a la factura de los proyectos y sus especialidades técnico-artísticas.

En el caso de Camagüey, la filial de la Asociación Hermanos Saíz ha abierto esta plataforma con el Almacén de la Imagen, el cual desde mi propia experiencia ha creado materiales más interesantes con presupuestos muy pequeños, pero que establece un precedente en Cuba en materia de realización audiovisual.

¿Cuán difícil es para un joven realizador de la zona centro-oriental llevar a buen término un audiovisual y hacer que llegue a toda Cuba?

Es extremadamente difícil y un ejemplo de ello es que los telecentros solo se enfocan en desarrollar la parte televisiva de la imagen con un esquema muy arcaico y ortodoxo, donde los profesionales no abren su espectro audiovisual y sus códigos alternativos. Es precisamente esto lo que queremos lograr con el Almacén de la Imagen, que los propios realizadores cambien esta forma de tratar la imagen, que busquen más información para hacer sus cortos y se nutran con los especialistas de otras provincias y del mundo.

Video Clip de Lady Laura con la productora Wuajiros Films/ cortesía del artista

Hoy la promoción adolece en el audiovisual. Muchas veces concebimos un material que se queda en el tema local y nos preguntamos: ¿cómo hacer que lo vea Cuba completa o cómo llegar a los festivales internacionales?

La preparación de un proyecto con intensiones de competir en algún evento nacional o internacional, que se visualice y suba el nivel de calidad de cada obra, es el objetivo final de todos los realizadores, y hoy es una labor titánica porque no hay una gestión, información de los requisitos ni vías para llegar a estos festivales.

Creo que el Almacén podría trabajar en ese sentido, empezar a educar sobre cómo mover la obra una vez terminada. El único lugar donde los jóvenes siempre pueden acudir es la Muestra de Jóvenes Realizadores donde el pitching de ficción y animación tiene cabida por ser auspiciado por el ICAIC, pero igual no es suficiente.

Ahora que contamos con Internet, es importante que se trabaje en el hecho de que los propios realizadores de esta parte del país entiendan como se puede ubicar la obra en determinadas plataformas internacionales.

¿Cómo ha sido tu relación con el Almacén de la Imagen?

Llevo unos años unido al Almacén de la Imagen, he ganado varios premios y he trabajado como director de arte en muchos de los cortos premiados con el pitching de ficción como Knock Out, Sígueme, La víctima y Oculta. Recientemente filmamos el proyecto de animación Mi raza, del guionista y director Henry de Armas Leyva, ganador del pitching de animación en 2019, una obra artesanal con elementos en miniatura en función de un mundo fantástico a partir del estudio de las rocas.

Personalmente le agradezco mucho al Almacén, sobre todo porque me permite dentro de la experiencia poder ayudar y asesorar a los jóvenes realizadores que en estos momentos están empezando, que tienen sueños, voluntad y ganas de aprender. Es el momento perfecto donde tienes a todos unidos en una misma idea y sobre esa base trabajar con ellos.

Con Luis Alberto García en la filmación del cortometraje Los Coleccionistas/ cortesía del artista

Proyectos futuros… 

En estos momentos estoy enfrascado en la dirección de arte de la película policíaca Cazador, una especie de cine negro en Cuba, financiada por la Embajada de Noruega y con colaboración del ICAIC, la cual está dirigida por Alberto Martin, un excelente realizador camagüeyano.

También estoy en el proceso de producción del cortometraje El Tikrit, escrito por el villaclareño José Luis Aparicio, un corto que tuvimos que frenar su rodaje debido a la Covid-19, pero en diciembre se reanudará y estoy seguro que moverá pensamientos.

Escenografía creada por José Denis Reyes Suárez para el programa televisivo Luces del Almacén en celebración a los 30 años del Almacén de la Imagen/ cortesía del artista

Película canadiense Bordello, con dirección artística de José Denis Reyes Suárez/ cortesía del artista


La Musaraña tunera esta vez sí llegó para quedarse (+Tuits)

Como parte de las actividades por el aniversario 34 de la Asociación Hermanos Saíz, la filial provincial de Las Tunas abrió sus puertas a la peña La Musaraña, un encuentro para fusionar expresiones artísticas desde la creación de esa vanguardia joven que hoy más que nunca apuesta por el arte que nos une.

La casona grande ubicada en el mismísimo corazón de la ciudad hizo gala del humor, el baile urbano, la trova, y hasta el enigmático talento de una estatua viviente, muestra de la valía de unos cuantos que desde aquí renuevan el sentido de una organización que sobrepasa los 30 pero goza de una energía y una fuerza inigualables.

La peña La Musaraña, de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Las Tunas, Cuba, regresó en la noche de ayer como parte de…

Publicada por Yelaine Martinez Herrera en Lunes, 19 de octubre de 2020

Ana Irma Pérez Perelló, presidenta de la AHS en esta provincia del oriente cubano, dijo en exclusiva para el Portal del Arte Joven Cubano que aunque La Musaraña ya existía, “impulsar su regreso con la celebración de esta tercera generación es un despertar que agrupa a todas las manifestaciones y filiales.”

“La Musaraña se soñó como un espacio de descarga y retroalimentación constante entre los artistas y el público y así lo defenderemos, dejando que fluya esa energía acorde a temáticas o fechas, pero sin atender a la rigidez que muchas veces determinan los guiones ya preconcebidos”, expresó.

Diseñado para el disfrute de todo tipo de públicos, la peña admite incluso la presencia de quienes no son miembros de la AHS o aspiran a ingresar a la organización, oportunidad para repasar lo que se mueve en cuestión cultural en Las Tunas desde la confluencia de varias expresiones y estilos.

"La Musaraña" volvió para unirnos,para crear,para sentirnos vivos !!! Esta vez celebramos el aniversario 34 de la…

Publicada por Leonor Perez Hinojosa en Lunes, 19 de octubre de 2020

En los festejos por el cumpleaños 34 de la AHS, la noche del domingo contó con el debut como traga fuego de Yuris Eduardo Bueno Yero, a quien los habitantes del Balcón del Oriente Cubano están más acostumbrados a ver como estatua viviente; la conducción estuvo a cargo de la actriz Liliana Esther Sánchez Yero, y el piquete de Los Guayos pusieron la “cosa caliente” con sus interpretaciones únicas de regué a ritmo de cajón, ukelele y, por supuesto, el guayo.

El comediante Yuri Rojas, la actriz Leonor Perez Hinojosa, el grupo danzario Break Dance y el cantautor Amaury del Río, estuvieron también entre los “culpables” de que la celebración estuviera a la altura de un aniversario en medio de tiempos difíciles, pero con la buena vibra y el compromiso del arte joven como banderas.

La Musaraña esta vez sí llegó para quedarse, la cita está hecha y no queda otra que estar pendiente a los perfiles en las redes sociales de la AHS en Las Tunas para no perderse ni uno de estos encuentros.


Cuentos para Federico: Un mundo más cercano a la perfección (+Videos y audio)

La pandemia de la covid-19 impuso muchas limitaciones a todos, pero como humanos al fin saltamos esas barreras y con sumo cuidado nos hemos convertido en verdaderos guerreros. Pero siempre en cualquier legión hay grandes guerreros, como nuestros artistas que transformaron la limitación de movimiento en pura creación.

De eso bien sabe Maikel Chávez, un joven que desborda talento y creatividad, y que se la ingenió para entregarnos, junto a su equipo de trabajo, el programa radial Cuentos para Federico, los diez minutos más esperados de las tardes de lunes a viernes. Un encuentro con la magia, la fantasía y los cuentos de la mano de ese gran anfitrión que es Federico Maldemar. Pero dejemos que el propio Maikel Chávez nos cuente: 

¿Cómo surge la idea de hacer Cuentos para Federico?

Desde el mes de marzo de 2020 los estudios de grabación de la radio cerraron a causa de la situación epidemiológica del país provocada por el coronavirus. Esto lleva a que muchos espacios de la programación habitual sufrieran grandes cambios y no se podía elaborar la programación de verano. Los niños fueron el público que más sufrió esta situación. Desaparecieron de todo el país los programas destinados a este público.

Durante el mes de mayo tuve a mi cargo la dirección del programa La Discoteca Popular de Radio Progreso, y allí comencé a establecer una narración de cuentos clásicos cada tarde a las 4:00 P.M. Ernesto Tamayo, quien se encarga de la realización del programa, me sugiere que en vez de narrar los cuentos solamente, pues que incorpore al personaje de Federico Maldemar que es simpático y conecta de inmediato con los espectadores. Así es que comenzamos a realizar el programa piloto para que fuera presentado al consejo de asesores de Radio Progreso.

Cuentos para Federico Lunes a viernes 4pmRadio Progreso Voces y dirección Maikel Chávez Guión y realización Ernesto TamayoDiseño de Federico Alexander Rodríguez Música original de Federico Eduardo Oburke

Publicada por Cuentos para Federico. en Viernes, 18 de septiembre de 2020

Fue “El cangrejo volador”, de Onelio Jorge Cardoso, el cuento inicial; este cuento me ha traído gratas sorpresas en mi vida, pues “Con ropa de domingo”, texto con el que comencé mi carrera de dramaturgo en el año 2000, está también inspirado en esta narración. Inmediatamente nos llamaron de la emisora para confirmarnos que el programa contaba con la aprobación de todos. Así es como surgen los Cuentos para Federico, que durante todo el verano estuvieron transmitiéndose dentro de la Discoteca, con una duración de 10 minutos y una frecuencia semanal de lunes a viernes.

Federico Maldemar es un personaje que te ha acompañado en la literatura, el teatro y ahora la radio. Imagino que es entrañable para ti… 

Federico tiene vida propia. Cuando comencé a escribir sobre él fue en la obra “Un mar para Tatillo”, que resultó ganadora del Premio Dora Alonso en 2008. Es como una suerte de niño travieso, lleno de ilusiones, que se cree que el mundo es el mejor sitio del universo. Federico es alegre y transmite toda esa alegría cada vez que aparece. No sé si llegó primero como personaje para Maikel Chávez el actor, o para Maikel Chávez el escritor, el caso es que ambas cosas me son en extremo muy gratas.

Cuando estoy escribiéndole historias pues fluyen y surgen inmensidad de argumentos, cuando estoy representándolo hay momentos que siento que está vivo y dialoga conmigo. Con Federico he ganado diversos premios, y he visto cómo se divierten los niños con él. En uno de los montajes del teatro me enteré después que algunas de las actrices hacían colas para llevárselo a su casa, y sí, se llevaban al títere a dormir con ellas los fines de semana. Es un personaje que posee una ternura infinita, a veces dice los textos más tiernos del mundo y te quedas suspirando con él.

A Federico Maldemar le tengo un amor profundo, y sé que cada vez que abre sus ojitos, cada vez que mueve su colita y canta sus sueños, el mundo se hace más cercano a la perfección.  

Tomada del perfil de facebook de Cuentos para Federico

Cuéntanos del proceso creativo… elección de los cuentos, la preparación de los personajes, la grabación, la musicalización, toda esa aura que se necesita para lograr una obra artística genuina.

Cuesta muchísimo trabajo realizar cada programa. En primer lugar porque lo hacemos desde la casa, y no contamos con todas las condiciones técnicas para el mismo. Se graba todo desde un celular, tengo que esperar la hora del día en que el folclor cubano no esté en puro apogeo, tarea titánica, teniendo en cuenta que los vecinos se pasan las 24 horas del día gritando, ese es su estado natural, y a veces cuando parece que se va a hacer el milagro y va a haber un poco de silencio, pues hacen entrada los pregoneros.

Ernesto Tamayo y yo hacemos un buen equipo de trabajo, ambos buscamos los cuentos, escogemos el perfil de los personajes. Luego, entro en acción a jugar a hacer voces; esto lo disfruto a mares, siempre me ha gustado jugar con mi voz y darle vida a disímiles personajes. En los cuentos todos los personajes los interpreto yo.

Esta etapa me ha llevado a un mayor aprendizaje sobre mi aparato fonador. He trabajado sobre los resonadores vocales en busca de los distintos personajes que aparecen en los cuentos. Ernesto se encarga luego de la edición, lo hace desde la laptop y con unos audífonos pequeños, o sea que no hay mucha tecnología a nuestro favor. Insisto en esto, pues en lo que dentro de un estudio todos los sentidos están puestos en función del trabajo, aquí tenemos que lidiar con los obstáculos y hacer un ejercicio de reconstrucción de la memoria para que los agentes externos no nos saquen de la concentración que requieren los cuentos para Federico.

Ha sido una experiencia maravillosa que nos ha puesto a prueba. Y sí, se siente un goce enorme cuando los escuchas al aire, cuando descubres que el pequeño ratoncito Federico Maldemar salvó el verano para los niños que escuchan la radio.

Tomada del perfil de facebook de Cuentos para Federico

Cuentos para Federico tiene una página en Facebook, donde pueden verse mensajes de actores, titiriteros, payasos y otras personas. ¿Nos cuentas de esta experiencia?

El trabajo en las redes es parte de las estrategias creativas. Hay una famosa frase que dice que si Mahoma no va a la montaña, pues la montaña va a Mahoma. Con esta página en Facebook buscamos los diversos públicos. Sumamos experiencias a las redes sociales e incitamos a buscar la emisora, la cual también puede ser escuchada en audio real en Internet. Para mantener viva la página pasamos horas de intenso trabajo. Tuvimos que convocar a grandes amigos, a artistas, a líderes de opinión para crear la expectativa alrededor del producto que se promociona. Gracias a esto tenemos seguidores en varias partes del mundo, como en Perú, Estados Unidos, Argentina y España, niños que nos han escrito a la página pidiéndonos los cuentos que desean escuchar.

Desde Argentina nos escribió Ramiro sugiriendo dos cuentos, “El sapo enamorado” y “El fantasma que no asustaba”. Una vez terminado los cuentos se le envió y nos daba sugerencias de lo que le gustaría que hiciera Federico. Lo mismo nos ha pasado con Luana y su hermanito desde Perú. Esa retroalimentación es fabulosa y es una experiencia a tener en cuenta para sumar nuevos públicos en la radio. Desde la página también tenemos un concurso donde los niños nos envían dibujos, que aportan al universo imaginario de Federico.

Tomada del perfil de facebook de Cuentos para Federico

Todo trabajo creativo lleva implícito lágrimas y sonrisas, descúbrenos las emociones que te ha traído Cuentos para Federico.

Me ha traído emociones variadas. Quisiera decirte que todo ha sido maravilloso, que no han existido trabas, pero eso sería mentir. Desgraciadamente contamos aún con personas que se dedican a ser trabas en lugar de despejar caminos a favor de la creación.

Si bien es cierto que Federico cuenta con muchísimos seguidores que han apostado por su realización, también tiene detractores, que por una mera cuestión de ego, prefieren desde su limitada trinchera hacerle guerra para que no salgan. Este tipo de personas son por lo general seres frustrados que solo piensan en ellos, no se han detenido a pensar en que este es un granito de arena para entretener a nuestros niños, los cuales no entienden ni tienen por qué entender los meses extensos de encierro en la casa.

Ha sido doloroso ver cómo dos o tres personas pueden hacerle guerra a un espacio, sin contar con los muchísimos seguidores que esperan cada tarde los Cuentos para Federico. No obstante, una golondrina no hace verano, y es por ello que el programa ha ganado en audiencia, no solo los niños son seguidores, sino que jóvenes y ancianos también los prefieren. Esa satisfacción es la que permite que sigamos insistiendo porque, en definitiva, el público es el que merece todos los esfuerzos para que disfruten de su programa.

Algunos se atreven a afirmar que la radio es un medio que ha perdido público, pero Cuentos para Federico es un ejemplo de cuán viva está. ¿Qué piensas?

Creo que la experiencia de buscar vías alternativas para la promoción es sumamente importante. No podemos vivir de espaldas a los avances tecnológicos. Hay un monstruo llamado Internet y redes sociales que dificulta en gran medida el hecho de que se prefiera la radio. Ya ahora de solo abrir una página puedes tener acceso a los materiales audiovisuales. La cuestión no radica en hacerle competencia, sino en sumar herramientas. Muchas personas han llegado a seguir los Cuentos en la radio gracias a la página en Facebook y viceversa.

Creo que esta experiencia nos ha servido para crear una campaña publicitaria y se enriquece ya que el programa radial no muere en su emisión, sino que crece desde la interacción con los públicos.  

Cuentos para Federico Nos escuchan desde Perú Voces y dirección Maikel Chávez Guión y realización Ernesto Tamayo Diseño de Federico Alexander Rodríguez Edición de video Ángel Ernesto García Música original de Federico Eduardo Oburke

Publicada por Cuentos para Federico. en Viernes, 25 de septiembre de 2020

Hay algo que me llama también la atención, y es la construcción de los programas radiales que a veces hacen caso omiso a la realidad que nos circunda. Parecen anquilosados, acartonados, y por lo tanto, pierden el agrado de los seguidores. El programa radial de la Cuba de aquí y ahora debe comprender a varios públicos, debes pensarlo para el niño, el joven, el adulto y el de la tercera edad, además debes apelar a todos los medios afines para que crezca su divulgación, de lo contrario sería un producto que correría el riesgo de morir. 

A este proyecto lo acompaña también una muy buena imagen visual. ¿Quién se encarga de esta parte? ¿Cuántos beneficios ha traído al programa?

Esta es otra de las estrategias creativas, la visualidad. Alexander Rodríguez, director de animados del ICAIC es el diseñador. Se sumó a la gran aventura de Federico y nos ha realizado el diseño del personaje. Esto es algo en extremo atractivo que provoca que los niños sientan al personaje más cercano ya que lo pueden visualizar. Es por eso que te digo que ya Federico tiene vida propia. También se sumó Eduardo OʼBurke en la realización de la música original, tenemos el tema que identifica a Federico y otras canciones especialmente compuestas para él que van desde la guaracha, el chachachá hasta las sonoridades urbanas de moda.  

¿Qué te traes entre manos para el futuro más próximo?

Pues estamos viendo como darle nuevos caminos a Federico. También espero con ansias la salida de mi nuevo libro, la antología de teatro Ocho historias para un domingo, que cuenta con la selección y prólogo de Rubén Darío Salazar, Premio Nacional de Teatro 2020.

Continuar con La isla en la maleta y la realización de un audiovisual. Sigo escribiendo, actuando para los dibujos animados donde estoy inmerso en nuevas producciones. En fin, seguir soñando la vida desde la escena, desde la radio, desde los animados, y manteniendo siempre la alegría infantil, pues así llegan siempre las buenas oportunidades.