promoción


¬ęLa literatura es un ritual de sanaci√≥n¬Ľ

A Isabel Cristina L√≥pez Hamze la he llamado siempre Isabelita, desde aquellos tiempos en que ambas coincidimos en el ISA: ella, ya maestra; yo todav√≠a alumna. Lo primero que se descubre en Isabelita es su sonrisa. Es amable. Es buena persona. Y nada de eso es postura, ni cartulina, ni confeti. Tard√© a√Īos en descubrir a Isabel Cristina en su rol de escritora. La conoc√≠a, claro que s√≠, como una joven mente teatrol√≥gica, como investigadora y, ya lo he dicho, como profesora. Sus publicaciones en Facebook me hicieron seguir cada vez m√°s sus letras y, luego de leer su primera obra, Est√°tica milagrosa, le ped√≠ esta entrevista, en un af√°n por descubrir m√°s que su sonrisa amable o su pensamiento teatral. Este es el viaje de Isabelita a trav√©s del ritual de sanaci√≥n de la escritura.

¬ŅC√≥mo ocurre el tr√°nsito entre Isabel Cristina, teatr√≥loga, e Isabel Cristina, escritora? ¬ŅEn qu√© difieren, si acaso difieren, tus procesos de creatividad y pensamiento cuando debes enfrentarte al oficio cr√≠tico y luego al oficio creativo?

Siempre quise ser escritora. A√ļn guardo libretas de la escuela de cuando ten√≠a 10 a√Īos que son un documento surrealista. En una p√°gina hay una clase de matem√°tica o de espa√Īol y en la otra hay dibujos rar√≠simos y descripciones de mis compa√Īeritos del aula, un p√°rrafo sobre las telenovelas, las cucarachas alemanas o cualquier otro tema cotidiano. Despu√©s, cuando estaba en la secundaria, ya no solo escrib√≠a en las libretas de la escuela, escrib√≠a sobre la gente, y luego mi mam√° y mi pap√° me imprim√≠an la hojita y yo se la entregaba a la persona que me hab√≠a inspirado. Recuerdo cuando le llevamos la hojita impresa al primer viol√≠n de la Orquesta Sinf√≥nica de Oriente. De aquello hace m√°s de veinte a√Īos, pero todav√≠a me acuerdo de la cara que puso Marco Tulio Ni√Īo Wong cuando sali√≥ de la Sala Dolores y se ley√≥ mi poema que, visto desde ahora, era una especie de cr√≠tica impresionista de su brillante ejecuci√≥n musical. Yo escrib√≠a mucho y adem√°s le√≠a mis cuentos y mis poemas a la gente. No tuve pena, en mi infancia y adolescencia, de mostrar las cosas que escrib√≠a. Esa pena lleg√≥ despu√©s, con la Teatrolog√≠a.

Siempre me gust√≥ escribir sobre la realidad, pero no tanto como para ser periodista. La otra opci√≥n que valor√© fue Filolog√≠a, pero uno de mis mejores amigos me dijo que esa carrera era para eruditos y yo nunca he sido tan buena con las letras as√≠ que no opt√© por ella. Mi amigo estudi√≥ Derecho y se hizo Doctor en Ciencias a los 27 a√Īos; yo estudi√© Teatrolog√≠a, la mejor carrera del mundo.

En el ISA le√≠ los cl√°sicos de la literatura y el teatro, aprend√≠ sobre los genios de las artes visuales, sobre los talentos musicales m√°s grandes. El fuerte v√≠nculo con la teor√≠a, la investigaci√≥n y el conocimiento del arte y la literatura que me proporcion√≥ la carrera inhibieron mis ganas de crear. Yo creo que cuando ni√Īa era una escritora en potencia y luego me convert√≠ en teatr√≥loga. Claro que los teatr√≥logos tambi√©n crean, pero desde otra perspectiva. Desde que entr√© al ISA hasta el 2016 escrib√≠ decenas de rese√Īas cr√≠ticas, art√≠culos, ensayos y dos tesis: una de licenciatura y otra de maestr√≠a, pero no escrib√≠ nada que no estuviera asociado a mi trabajo como cr√≠tica e investigadora teatral. Mis ganas de ser escritora se despertaron gracias a que un d√≠a mi primo Abraham Hamze, que tambi√©n es teatr√≥logo, me abri√≥ una cuenta de Facebook.

Actualmente sigo escribiendo críticas, ensayos teatrales y una tercera tesis, esta vez de doctorado. Para esas labores intelectuales debo usar un lenguaje académico y cuando escribo sobre las cosas de la vida, entonces uso un lenguaje coloquial. Sentarme a escribir sobre teatro es estresante, casi tortuoso, sentarme a escribir un cuento o una crónica es muy relajante y divertido. Sin embargo, creo que ambos ejercicios de escritura se complementan. Muchas de mis reflexiones sobre el teatro están permeadas por esa mirada a lo cotidiano, a lo que parece insignificante, pero tiene gran relevancia para algunos. Así mismo, los textos que escribo sobre otros temas tienen una aparente liviandad, porque así los concibo desde el lenguaje y los abordajes, pero en realidad están calzados por una invisible densidad que vive en mi parte teatrológica.

¬ŅQu√© te aporta tu conocimiento del teatro a tu concepci√≥n de la escritura?

Ya te dije que para m√≠ la Teatrolog√≠a es la mejor carrera del mundo. Siempre digo que soy teatr√≥loga, en todos los espacios, aunque la gente no entienda bien qu√© significa. Ese es uno de los encantos de mi carrera. Tuve la suerte de tener profesores excepcionales. Tambi√©n tuve la suerte de ser una estudiante aplicada y tener compa√Īeros aplicados con los que compartir lecturas y puntos de vista. Me le√≠ casi todos los libros que mandaron en el ISA y no solo los de teatro, sino tambi√©n los de filosof√≠a, historia, literatura, est√©tica, psicolog√≠a‚Ķ Mi concepci√≥n de la escritura y mi concepci√≥n de la vida est√°n atravesadas por el teatro. M√°s bien por la manera de entender la escena.

 

En el teatro hay muchos planos de significaci√≥n: plano gestual, objetual, espacio-temporal, ling√ľ√≠stico, verbal, representacional, ficcional, intertextual, simb√≥lico, metaf√≥rico‚Ķ Todos esos niveles de sentido tambi√©n pueden coexistir en otras esferas de la vida. Haber aprendido a descifrar los c√≥digos del teatro y transpolar esa experiencia a otros escenarios de la vida me ha permitido ver lo que otros no pueden ver a simple vista. Ese es un talento que tenemos los teatristas. Mi trabajo como cr√≠tico tambi√©n me ha ense√Īado a ponerme en el lugar del creador, a atender con igual inter√©s las m√°s dis√≠miles est√©ticas. Esos son aprendizajes v√°lidos para la escritura, para la creaci√≥n y tambi√©n para ser una mejor persona.

Si tuvieras que definir tu estilo en pocas palabras, ¬Ņcu√°les eligir√≠as?

No creo que tenga ning√ļn estilo a√ļn, pues llevo muy pocos a√Īos escribiendo de manera sistem√°tica. Lo que m√°s la gente conoce son las cr√≥nicas que escribo para las redes sociales, pero escribo otras cosas que no muestro. Hasta ahora solo he estado como los pitcher, ‚Äúcalentando el brazo‚ÄĚ, como me dijo un d√≠a Francisco L√≥pez Sacha cuando le cont√© que yo quer√≠a escribir novelas. ‚Äú¬°Oh, p√° eso hay que calentar bastante el brazo!‚ÄĚ

Me gustar√≠a tener un estilo que para mi pap√° era el mejor: ‚ÄúTodos los estilos y ning√ļn estilo, he ah√≠ el estilo.‚ÄĚ

Las redes sociales han servido, al menos para ti, como un cimiento de posibilidades no solo comunicativas, de asociaci√≥n y conexi√≥n, sino tambi√©n creativas. ¬ŅCambia el lenguaje de la creaci√≥n cuando lo concibes para ser pensado y comunicado desde la inmediatez de la red, o apuestas por un lenguaje universal que se adapte a las particularidades de cada proceso receptor?

Gracias al Facebook yo volv√≠ a interesarme por la creaci√≥n. Al principio era un juego divertido, una forma de expresarme diametralmente opuesta a la cr√≠tica teatral. Con el tiempo, ese juego se fue poniendo serio, pues la gente me escrib√≠a cuando dejaba de publicar, me llamaban a la casa, me exig√≠an de alguna manera que escribiera algo nuevo. Con los a√Īos se ha convertido en una especie de experimento. He descubierto qu√© cosas les gustan a la gente de Facebook. Por ejemplo, un texto cotidiano sobre mi perrita o sobre el pan de la bodega gusta m√°s que un poema escrito por m√≠. Gustan las historias personales, los temas como las cosas de ni√Īos, los viejitos, las muertes, los nacimientos, los cumplea√Īos, la pol√≠tica‚Ķ Y tambi√©n gusta una manera determinada de narrar.

Yo escribo textos muy diferentes a los que publico en Facebook. Textos más abstractos, o más densos, con otro estilo y cuando he publicado alguno, a pesar de tener ya a mucha gente que me sigue, no les ha parecido bueno. Me gusta tensar esa cuerda y de vez en cuando subir algo rarísimo que descontrola a la gente. Eso forma parte del experimento.

Escribir para la inmediatez de las redes es una estrategia de lenguaje, un estudio de los gustos y de los deseos de la gente. Es muy interesante ver d√≥nde se unen los gustos, las experiencias, las tristezas y las alegr√≠as de un p√ļblico tan diverso como el de mi perfil de Facebook. Tengo amigos de todo tipo: peluqueras, funcionarios, periodistas, artistas, m√ļsicos, viceministros, campeones panamericanos, estudiantes, maestros, premios nacionales, raperos, caricaturistas, torneros, disidentes, evang√©licos, campesinos, h√©roes. Tengo amigos en China, Jap√≥n, Dinamarca, Estados Unidos, en casi todos los pa√≠ses de Am√©rica. Es incre√≠ble, pero en un punto toda esa gente diferente se conecta. Es muy lindo cuando uno escribe algo sin grandes pretensiones y ves a personas de muchos lados identificadas con tu historia. Tambi√©n me gusta descubrir que hay temas que mueven a determinadas personas o grupos y otros que no causan ese efecto. Ambas reacciones de los lectores son parte de mi experimento, que es una manera de buscar ese lenguaje universal, una manera de ‚Äúcalentar el brazo‚ÄĚ para cuando pueda escribir novelas, que es mi sue√Īo.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅCu√°nto tiempo le dedicas a la escritura?

Escribo mucho en el celular, quizás porque no tengo tanto tiempo para sentarme delante de una computadora. Antes escribía en las guaguas, en las paradas, caminando. Escribía a mano en las reuniones y en las clases cuando los estudiantes se demoraban demasiado en hacer la tarea. Ahora, desde que nació mi segundo hijo, escribo mucho en la mente, pues paso casi todo el tiempo con él. Cuando duerme en mis brazos durante el día escribo en el celular, con una sola mano. Rezo para que se quede dormido en el lado izquierdo y poder escribir con la derecha, sino, me toca escribir en la mente. Muchas veces voy escribiendo por pedacitos en el teléfono de mi hijo grande, en el de mi esposo, en el de mi madre, en un tablet, en lo que esté cargado en ese momento. En las noches, cuando el bebé duerme, unifico todos los picotillos que escribí durante el día y los paso a la computadora. Después edito y a veces desecho lo que quedó.

Como mi mente va m√°s r√°pido que mis manos, siempre tengo una lista grande de temas para escribir. Escribo de las cosas que me pasan, por eso hay temas que nunca se tachan de la lista y se van quedando eternamente ah√≠. Yo hablo de lo que quiero escribir. Una vez un amigo me dijo que eso era muy malo, que cuando uno habla de lo que quiere escribir nunca lo escribe. Quiz√°s me ha pasado con alg√ļn que otro texto que se qued√≥ en la oralidad, pero casi todas las ideas llegan a ser escritas.

Generalmente Jorge Ricardo, mi compa√Īero de vida, y yo trabajamos juntos. Como √©l es fot√≥grafo siempre hacemos foto y texto. A veces hacemos el texto primero y √©l crea la imagen en funci√≥n de la escritura, pero muchas veces la foto viene primero y escribo para complementar la imagen. Es muy divertido trabajar de esa manera. ¬†¬†

Escribo todos los días de mi vida. Hago textos para Facebook, escribo cuentos para completar un libro que ya va por su séptima versión, escribo crónicas sobre maternidad, escribo parte de mi tesis de doctorado, escribo cartas a mis amigos, escribo para mis estudiantes del ISA, escribo informes de tutoría y oponencia, escribo guiones para un programa de televisión.

Con Est√°tica milagrosa. Listas para vencer y no para ser vencida apuestas por una estructura externa que bebe, sin lugar a dudas, de la relaci√≥n de tus textos con las redes, ¬Ņhasta qu√© punto te preocupa lo novedoso en tu escritura?, ¬Ņhas pensado la medialidad propia de un libro f√≠sico en relaci√≥n o comparaci√≥n con la medialidad propia del mundo del Facebook, espacio natural en el que fue concebido el libro?

Lo novedoso no es algo que yo busque de forma arbitraria. Para mí es más importante lo genuino que lo novedoso. Creo que en el caso de las listas hay cierta novedad en la estructura, pero no tanto, ya que otras personas han escrito listas antes que yo. Cuando escribí la primera lista no pensé en si era novedoso o no, fue algo espontáneo. Un día quería subir un montón de fotos a mi perfil y como la conexión estaba tan lenta hice una lista con la descripción de las fotos. Así surgió la idea de las listas en casa de mi amiga, la actriz y dramaturga Eileen López Portilla. No fue algo muy pensado. Luego vino un análisis clave: las listas son dinámicas, se leen rápido, su estructura es buena para las redes. Pero ya te digo, ese análisis vino después.

Si comparo el Facebook y una publicaci√≥n impresa, puedo decirte que no es com√ļn que un mismo contenido coexista en ambos universos. El mundo de las redes es tildado de banal, de tonto, de vanidoso y un libro es un libro. Internet aguanta todo lo que le pongan, aguanta m√°s que el papel. A pesar del impacto inmenso que hoy en d√≠a puede tener un contenido en las redes sociales, no se acerca al que puede tener un libro impreso en el √°mbito profesional de la literatura. A pesar del alcance de lo virtual, creo que la gente nunca va a dejar de creer en los libros. A m√≠ nadie me dijo que era escritora hasta que Ediciones La Luz edit√≥ mi primer libro. Es muy simp√°tico porque las listas fue lo primero que escrib√≠ y despu√©s de eso he transitado por varios estilos, he madurado, he aprendido a lidiar mejor con las palabras. Pero lo que me legitima como escritora es ese libro, no importa cu√°nto escrib√≠ antes o cu√°nto escribo ahora para las redes, cu√°ntos comentarios, compartidos o likes, hace falta un libro para que la gente diga: ‚Äú¬°Oh, es escritora!‚ÄĚ

Quisiera que me comentaras un poco c√≥mo naci√≥ la idea de convertir tus listas de Facebook en un libro. ¬ŅQu√© tal el trabajo editorial con Ediciones La Luz?

Cuando escrib√≠a las listas nunca pens√© que ser√≠an un libro, aunque mucha gente me dec√≠a que las reuniera para publicar. La persona que me dijo: ‚Äúmanda tus listas a La Luz‚ÄĚ fue mi amigo, el dramaturgo, narrador y poeta Roberto Vi√Īa, que ya hab√≠a publicado con ellos y qued√≥ encantado con el trabajo de la editorial. A m√≠ me gustan mucho los libros de La Luz. Tengo en mi casa una peque√Īa colecci√≥n de libros editados por ellos y en dos ocasiones he presentado publicaciones de amigos. Que mi primer libro sea editado por Ediciones La Luz es un sue√Īo. Para m√≠ fue una sorpresa que la propuesta fuera aceptada para el plan editorial y una sorpresa a√ļn m√°s grande que saliera tan r√°pido. T√ļ sabes que los libros pueden pasan a√Īos en los planes editoriales y otros a√Īos m√°s en la imprenta. Tuve la suerte de ser bien aconsejada por mi amigo Bobby y tambi√©n el impulso de mi mam√° que me dijo: ‚Äúmanda, ni√Īa, manda, que no pierdes nada‚ÄĚ.

El trabajo con la editora Liset Prego fue muy bueno. Primero, ella se conect√≥ con el libro desde el punto de vista emocional y eso fue maravilloso. Creo que se hizo un cuidadoso trabajo de edici√≥n y de dise√Īo. Fue un proceso muy profesional, muy colaborativo y no s√© hasta qu√© punto sea as√≠, pero yo sent√≠a que Luis Yuseff, el director de la editorial, estaba muy al tanto de todo, de cada detalle. Eso es algo admirable.

Despu√©s de que el libro sali√≥ yo comenc√© a descubrir la mujer extraordinaria que es Liset Prego, todos los puntos que tenemos en com√ļn y me siento muy privilegiada de que ella haya sido la editora.

La maternidad, Cuba, la familia, el amor, la cr√≠tica social, la ilusi√≥n por el futuro, incluso cuando todo parezca desmoronarse alrededor, son algunos de los leitmotivs que he encontrado en tu opera prima. ¬ŅCrees que este libro habla, precisamente, de la esperanza? ¬ŅVes o entiendes a la literatura como un camino que ha de conducir hacia la felicidad? ¬ŅO hacia d√≥nde, si no?

Tal vez el libro hable de la esperanza, no sé. No me planteé que hablara de nada específicamente. Esas listas son una especie de registro de los paisajes a mi alrededor, que a mí me gusta verlos como paisajes esperanzadores a pesar de los derrumbes. Me encantaría que muchos lo vieran como un libro sobre la esperanza.

La literatura es para m√≠ un ritual de sanaci√≥n. Escribir es analg√©sico para m√≠. Cuando extra√Īo mucho a mi pap√° escribo sobre √©l y me siento m√°s cerca, m√°s feliz con su otra presencia. Cuando me molestan cosas del pasado, escribo cambiando los sucesos y con esa nueva versi√≥n fabulada me siento m√°s contenta. Cuando algo me hiere o me mortifica, solo tengo que sentarme y escribir sobre eso. Inmediatamente pasa a otro plano de la realidad donde todo o casi todo est√° sublimado, desacralizado, burlado, trasgredido, entonces ya no duele, sino que causa sentimientos encontrados y, en esa contradicci√≥n, est√° el progreso. En el equilibrio entre lo triste y lo alegre, lo serio y lo ligero, lo profundo y lo llano, lo vivo y lo muerto, lo hermoso y lo feo est√°, para m√≠, la felicidad a la que la literatura puede conducirte a veces.

Si tuvieras que anunciarle a un potencial lector los temas de Est√°tica Milagrosa, si tuvieras que adelantarle un poco de la esencia del libro, ¬Ņqu√© le dir√≠as?

Le dir√≠a que es un libro de cosas peque√Īas. Un libro para leer en un viaje en guagua. Un libro apto para todas las edades. Un libro que cabe en un bolsillo de atr√°s del pantal√≥n, que se puede doblar como una libreta de la secundaria. Un libro de aprendizaje. Un libro que trata sobre la vida de una muchacha cubana que se parece a la vida de otras personas en el mundo, porque es un libro de cosas peque√Īas y esas cosillas tristes o alegres son las que conectan a la gente. Es un libro de listas, que puede retratarte en alguno de sus puntos.

¬ŅHas pensado escribir teatro o poes√≠a?

Teatro nunca. Poesía sí. Pero me han convencido varios amigos poetas de que siga haciendo crónicas o intentos de narrativa. En mi experiencia creo que hacer poesía es muy complejo, aunque es muy fácil hacer una mala poesía.

Provienes de una familia de artistas. Tu padre fue un gran y querido poeta. ¬ŅHasta qu√© punto sientes que esa herencia gen√©tica, ese legado, est√° presente en tu trabajo creativo?

Mis abuelas cantaban y declamaban, se sab√≠an muchas historias. Una fue maestra Normalista y la otra estudi√≥ en un colegio de se√Īoritas. As√≠ que sus cuentos y sus experiencias eran muy diferentes. Una era cat√≥lica y la otra espiritista. Una vivi√≥ en Carretera del Morro y la otra en Pinarito de Cambute. Una pintaba paisajes al √≥leo y la otra era una artista de la cocina. Mis abuelas murieron hace muchos a√Īos, pero ellas influyen de forma determinante en mi personalidad creativa.

Por otro lado, mi mam√° no es una artista, pero es una mujer muy culta, ha le√≠do mucho, lo mismo cl√°sicos de la literatura que obras contempor√°neas. Ella est√° muy al tanto de todo lo que pasa en el mundo, sabe de un golpe de estado en alg√ļn pa√≠s, de los m√°s recientes descubrimientos arqueol√≥gicos, de las investigaciones de la NASA, del √ļltimo disco de Bad Bunny. Ella es mi br√ļjula, mi Internet con coraz√≥n y mi m√°s ferviente cr√≠tica. Y mi pap√° era mi socio, mi hermano, mi amigo, mi amor m√°s grande. Mi pap√° era un tipo muy genial, muy creativo, muy inventor, muy simp√°tico. En todo lo que escribo est√° su marca, no me refiero a su impronta po√©tica, sino a su condici√≥n de pap√°, a su personalidad. Est√°tica Milagrosa, mi primer libro, est√° dedicado a √©l y los otros que a√ļn no he escrito tambi√©n est√°n dedicados √©l.

En tu opini√≥n, ¬Ņcu√°les son las principales necesidades de los artistas j√≥venes en la Cuba de hoy? ¬ŅY los principales desaf√≠os creativos y sociales de estas mismas voces?

Hace unos a√Īos particip√© en Santa Clara en el Magdalena sin Fronteras, un evento organizado por Roxana Pineda, una de las artistas que m√°s admiro. All√≠ conoc√≠ a muchas mujeres incre√≠bles. Conoc√≠ a Julia Varley, actriz del Odin Teatret, una mujer extraordinaria con una sabidur√≠a y una belleza admirables. De ella aprend√≠ la importancia de hablar en primera persona. Creo que despu√©s de ese Magdalena no he vuelto a hablar en nombre de otros. Hablo de mi experiencia, de mi peque√Ī√≠simo entorno familiar y profesional. Las necesidades de los j√≥venes artistas son muy dis√≠miles, como dis√≠miles son las realidades de la Cuba de hoy. Algunos demandan m√°s conexi√≥n a Internet, otros un piano de cola, otros piden libertad de expresi√≥n, otros la posibilidad de presentar su obra en espacios de primera l√≠nea. Las necesidades pueden variar, incluso pueden ser materiales, est√©ticas o espirituales. Pero yo considero que todas, si provienen de un artista joven de la Cuba de hoy, deben considerarse como necesidades leg√≠timas.

Mi necesidad parte, esencialmente, de defender lo bello, lo inspirador, lo enaltecedor. Son valientes los que denuncian los horrores, los que alzan su voz nombrando las injusticias, pero tambi√©n hay valent√≠a en defender la belleza, porque ya lo feo, lo injusto y el horror andan sueltos por el mundo. Son tambi√©n valientes los que pintan a la luna asom√°ndose, t√≠mida y hermosa, detr√°s de un √°rbol mientras estallan las bombas en el Medio Oriente. Son tambi√©n valientes los que siembran √°rboles mientras las ballenas blancas son atravesadas por el arp√≥n. Creo que, como el resto de las necesidades posibles, la m√≠a tambi√©n es leg√≠tima, sin embargo, he sufrido en varias ocasiones de una extra√Īa especie de censura, porque no suelo mostrar las cosas malas, lo criticable. O tal vez mi manera de cuestionar la realidad es otra, menos directa, menos √°cida, m√°s esperanzadora.

Esa es mi necesidad: defender la vida, la belleza, la armonía de nuestras almas con el alma de la naturaleza. Y mi desafío creativo es que no se banalice lo lindo, lo bueno, lo suave, lo alegre. Mi desafío es que no se desvalorice mi visión porque me guste sacar el lado más positivo a las cosas. Mi desafío es que la gente siga viendo la estrellita tintineante en medio de la noche más oscura, que no se pierdan las ganas de bailar, de cantar, de amar, de jugar, de ser feliz, aunque el mundo esté lleno de injusticias. Para eso escribo y para eso vivo.

¬ŅExiste un di√°logo profundo, de intercambio y creaci√≥n, entre los creadores de una misma generaci√≥n, y entre los j√≥venes y los veteranos?

Los creadores de una misma generación, aunque tengan intereses artísticos diferentes, comparten modos de producción, referentes, modos de vida. El contexto provoca una empatía inevitable, aunque no siempre conduce a un diálogo profundo. En el mejor de los casos las alianzas creativas entre los artistas de una misma generación dan lugar a movimientos, procesos y experiencias colectivas que marcan el ritmo de los tiempos. Así ha sucedido y así ha quedado en la Historia. Sin embargo, tal vez no han sido visibilizados de igual forma los vínculos entre artistas de diferentes generaciones. Muchas veces oigo hablar de los jóvenes y de los viejos, como dos extremos irreconciliables. Te puedo contar que una de las personas con las que más me conecto, que ha leído todo lo que escribo es mi amiga Ivette Vian, que ya pasa de los setenta. Ella es mi estrella. Creo en los aprendizajes mutuos que brotan del diálogo intergeneracional, en el deseo de unos y otros de encontrarse, en la voluntad de superar el estéril dilema entre lo viejo y lo nuevo. Del intercambio profundo entre generaciones solo puede salir un arte joven. Como cuando vemos en el teatro a un maestro como Carlos Díaz montando textos de Rogelio Orizondo o Agnieska Hernández. O a Fernando Pérez dirigiendo una película coral en la que intervienen seis directores noveles.   

Coméntame un poco de tu libro de crónicas y fotos en coautoría con Jorge Ricardo, titulado A Baracoa me voy…, el cual se encuentra en proceso de edición en México por la Editorial Rosa Luxemburgo.

Ese libro, al igual que el documental ‚ÄúEl lenguaje de la monta√Īa‚ÄĚ estrenado en 2019, es el resultado del viaje m√°s maravilloso que hemos hecho. Jorge Ricardo y yo nos fuimos juntos a Guant√°namo a participar en la 28 edici√≥n de la Cruzada Teatral Guant√°namo-Baracoa con el objetivo de hacer un documental. Convivimos 34 d√≠as con los artistas y los pobladores de las comunidades intrincadas de la serran√≠a. Dormimos en casas de campa√Īa, nos ba√Īamos en los r√≠os, nos dimos unos sustos de muerte sobre el cami√≥n, vimos m√°s de ochenta funciones, nos asombramos ante las bellezas naturales de una Cuba hasta entonces desconocida. Hicimos muchos amigos actores, campesinos y pescadores. Jorge y yo nos hicimos muy amigos viviendo en condiciones extremas de campa√Īa, nos enamoramos y regresamos a La Habana con muchos planes: un documental, una exposici√≥n fotogr√°fica, un libro y un hijo. Todos los planes fueron cumplidos. El libro A Baracoa me voy‚Ķ tiene esa energ√≠a. Es un cuaderno de viaje con m√°s de cien fotograf√≠as que relata el descubrimiento de paisajes y gentes incre√≠bles. Cuando los textos parecen demasiado inveros√≠miles, las fotos son la hermosa evidencia de que lo que vivimos es real. Fue una suerte tremenda que la Fundaci√≥n Rosa Luxemburgo publicara nuestro libro. Cuando la pandemia lo permita se podr√° presentar y podremos llevarle algunos ejemplares a los cruzados en Guant√°namo y eso nos har√° muy felices, porque est√° dedicado a ellos.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Isabel Cristina?

Soy una muchacha feliz con una familia maravillosa. La familia que siempre so√Ī√© construir y para la que mis padres me prepararon toda la vida. Este a√Īo cumplo los 33 y dicen que esa es la edad de cambiar el mundo. Yo s√© que no voy a lograrlo porque no tengo habilidades sobrehumanas, pero seguir√© intentando sacar el lado alegre de las cosas, seguir√© llevando una semilla en la cuenca de la mano y confiando plenamente en la promesa de la germinaci√≥n.


¬ęLo terrible puede ser algo bello¬Ľ

Alejandro Rama sabe que lo marginal es algo que nos define y que vive en las ra√≠ces de lo que somos. Lo terrible puede ser siempre algo bello, nos anuncia a trav√©s de su escritura. Su Sinfon√≠a de las Cavernas, libro por el cual obtuviera el Premio Calendario de Narrativa en el a√Īo 2021, entronca con esta, su filosof√≠a de la existencia y del arte.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Soy de mucho escribir, pero tambi√©n de mucho reescribir. Normalmente demoro entre uno y dos a√Īos para terminar un libro, para estar conforme con √©l. Eso s√≠, necesito mucho ruido, sobre todo m√ļsica estridente, y mucho caf√©.

¬ŅSientes que tu cotidiano permea o contamina tus textos? ¬ŅExploras esa realidad para transformarla en arte o prefieres el ejercicio de imaginar otra realidad posible que no se vincule directamente a ti?

Parte y parte. No escribo sobre mí, pero sí sobre las situaciones que directa o indirectamente terminan rodeándome. Y aunque prefiero imaginar universos, estos terminan contaminándose con situaciones y referentes de la realidad en la que vivo. Eso sí, nunca mi realidad. Como ya dije, no quiero ni puedo escribir sobre mí. Prefiero que mis personajes vivan sus propias vidas.

Fotos cortesía del entrevistado

¬ŅC√≥mo construyes o trazas la arquitectura de un libro?

Muchos escriben sus historias, una tras otra, y luego entre todas arman su libro, de acuerdo a lo que estas puedan, o no, tener en com√ļn. En mi caso no puedo hacerlo as√≠. Las historias sueltas que escribo se quedan como eso: historias sueltas. En cambio, suelo primero tener la idea general del libro, la cual voy conformando como si fuese el armaz√≥n de un edificio y, por √ļltimo, rellenando con las historias como quien agrega concreto a la estructura.

Acabas de obtener el Premio Calendario de Narrativa 2021 con Sinfon√≠a de las Cavernas. ¬ŅSientes que existe una l√≠nea de sentido o de continuidad que te permite asociar esta propuesta a tus textos anteriores: Grunge y Mec√°nica de las naranjas?

Desde la estructura de una sinfonía, el libro arma como un rompecabezas aparente: termina hilvanando un discurso que tiene como premisa la marginalidad, vista desde todas sus aristas y formas. Creo que se acerca y a la vez se aleja de mis textos anteriores. Se acerca en cuanto a temática, pero se aleja en cuanto a ritmo y estructura. Es un libro más calmado, mejor pensado.

Cuando cruzas el camino hacia la senda po√©tica, ¬Ņexiste algo en la poes√≠a que te recuerda a√ļn al narrador que eres?

Escribo poca poesía y mucha narrativa, y a la larga mi poesía termina siendo una especie de ejercicio narrativo. Muchos de mis poemas terminan convirtiéndose, eventualmente, en relatos para agregar a un libro de cuentos o una novela o, como en el caso de Grunge, forman parte del libro sin siquiera perder su categoría poética.

Fotos cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les son los temas que pueblan tu imaginario creativo?

Me gustan las historias ácidas, directas, satíricas. Me gusta moverme dentro de varios subgéneros, parodiarlos con el objetivo de ilustrar y demostrar qué hay o puede existir marginalidad en cualquier lugar. Un árbol puede ser marginal. Una familia que acaba de comprar una mesa puede ser marginal. Una casa. Un paisaje. Una cámara fotográfica. Todo está en la forma, en el cristal con que se mire. De eso trata mi literatura: el golpe constante que nos recuerda que, a veces, lo bello puede ser terrible y lo terrible puede ser algo bello.

¬ŅCrees en la autocensura?

S√≠. Creo que nos ha pasado a todos en alg√ļn momento y nos seguir√° ocurriendo. A veces por miedo y otras por necesidad, pero sucede. En mi caso me ocurre con la poes√≠a. No me veo ni me siento como poeta, y por eso escondo mis textos po√©ticos incluso de m√≠ mismo, o los termino convirtiendo en cuentos o pretextos para cuentos.

¬ŅHasta qu√© punto te interesa dialogar con creadores de tu misma promoci√≥n? ¬ŅLees a otros autores j√≥venes del patio?

Creo que ese di√°logo se hace cada vez m√°s necesario. Los escritores necesitamos retroalimentaci√≥n art√≠stica, y esa no siempre est√° en el libro que te lees. Una conversaci√≥n puede producir muchas ideas, centrar el camino del artista. No he le√≠do a muchos creadores del patio, aunque s√≠ a varios de ellos. Quiz√°s sea tambi√©n que no me llegan los libros. A veces es simplemente porque uno compra el libro del escritor que ya conoce, en el que conf√≠a, y no le da oportunidad a otros. De los que he le√≠do me parecen muy interesantes Daniel Burguet, Junior Fern√°ndez, Alejandra Damiani y Ra√ļl Leyva.

Fotos cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les son los principales h√°ndicaps en la promoci√≥n del arte joven, dentro y fuera de nuestras fronteras?

Se est√° haciendo cada vez m√°s necesaria la actualizaci√≥n de los modelos de promoci√≥n art√≠stica y literaria. Las plataformas, la cr√≠tica y las instituciones necesitan comprender de una vez que el artista es el rengl√≥n fundamental y que ese rengl√≥n necesita ser vendido como lo que es: un producto art√≠stico. Le√≠ hace poco un art√≠culo de Abel G. Roblejo que lo explica de una forma muy acertada. El artista necesita ser valorado, y la mejor forma de hacerlo es a trav√©s de su obra. Creo que los espacios promocionales nunca van a ser suficientes. Ni dentro ni fuera. ¬ŅPor qu√© s√≠ existe un canal de televisi√≥n dedicado completamente al deporte y no existe uno dedicado completamente a la cultura? ¬ŅC√≥mo y d√≥nde puedo conocer del quehacer literario y art√≠stico actual si no pertenezco a una instituci√≥n art√≠stica? Creo que son preguntas que se deber√≠an analizar.

¬ŅExisten virtudes intr√≠nsecas, indispensables para un creador?

Eso está en dependencia del producto que se quiere proyectar. Hay libros, obras de arte en general, que necesitan más que otros. Pero creo que la disciplina, la constancia y la necesidad de decir, de ser escuchado o leído o comprendido es lo que impulsa al artista.

¬ŅLas redes sociales pueden impactar en el futuro a corto o mediano plazos en la forma en que consumimos literatura, y m√°s espec√≠ficamente, la narrativa? ¬ŅImpactar√°n tambi√©n en la forma en que se crea y se concibe un producto art√≠stico?

Ya lo están haciendo. Los escritores hemos tenido que abandonar, de cierta manera, los textos complejos en favor de lo más simple. Oraciones cortas. Textos más dinámicos que captan la atención desde el inicio. Imágenes puramente cinematográficas. Es lo que, a mi entender, nos está legando el mundo de las redes sociales.

Fotos cortesía del entrevistado

¬ŅLos escritores somos criaturas en busca de un nuevo est√≠mulo o meta de forma constante? En ese sentido, ¬Ņeres de aquellos autores que deja de dialogar con sus libros previos para concentrarse en los proyectos presentes y futuros, o prefieres a menudo revisitar lo ya escrito?

Prefiero abandonarlos, aunque nunca los abandone. Pasar p√°gina. Me gusta que mis proyectos siempre sean invenciones y no reinvenciones.

¬ŅCrees en las influencias? ¬ŅHasta qu√© puntos son perceptibles en tu obra?

La influencia existe, nos guste o no, y mi obra est√° plagada de ellas, sobre todo porque trabajo sobre la base de la intertextualidad. Uso muchos referentes para construir mi universo narrativo, a veces incluso inconscientemente.

Fotos cortesía del entrevistado

En estos tiempos de cuarentena, ¬Ņqu√© libro tuyo recomendar√≠as al lector, para que le acompa√Īara? ¬ŅQu√© otro libro de un autor joven cubano?

De mis libros recomiendo Grunge. Aunque ya tiene varios a√Īos de publicado lo considero la puerta principal para conocer e interesarse por mi literatura. De otro autor, recomiendo Powershop, de Junior Fern√°ndez, un libro inmenso en cuanto a forma y contenido, y a su vez muy fresco, al igual que Avenida 99, de Ra√ļl Leyva.

M√°s all√° del escritor, ¬Ņqui√©n es Alejandro Rama?

Pues Alejandro Rama es un ingeniero inform√°tico, devenido recientemente instructor de arte, que est√° enamorado de la vida. Ha intentado ser pintor, m√ļsico, cineasta, pelotero, futbolista, desarrollador de videojuegos y fot√≥grafo. Rom√°ntico sin serlo, amigo incondicional, fiel a sus principios siempre y, por sobre todas las cosas, humanista en cuerpo y alma.


Nuevas propuestas literarias con el sello de lo artesanal

El Centro de Promoci√≥n Literaria Pedro Ortiz Dom√≠nguez de Holgu√≠n prioriza opciones alternativas de publicaci√≥n mediante el trabajo con el papel artesanal y sus posibilidades, para de esta manera acompa√Īar la labor creativa de los escritores y la promoci√≥n de sus obras.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Con la asesor√≠a de Cuadernos Papiro y el Taller de Papel Manufacturado hom√≥nimo, en lo que va de a√Īo la peque√Īa f√°brica de la Promotora ha producido cuatro proyectos literarios, extendiendo la obra de escritores holguineros, as√≠ como las propuestas literarias en tiempos de crisis poligr√°fica, coment√≥ el poeta Mois√©s May√°n, especialista de esta instituci√≥n.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Entre sus novedades se encuentra el lanzamiento de la colecci√≥n Poes√≠a de Cordel, presentada en la librer√≠a Ateneo Villena-Botev, como parte de la reciente campa√Īa de promoci√≥n ‚ÄúVivo enamorado del libro‚ÄĚ que realiza este a√Īo el Centro, y que est√° dedicada a incentivar el h√°bito de la lectura en todos los p√ļblicos, especialmente entre los m√°s j√≥venes.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

La iniciativa retoma la cl√°sica modalidad portuguesa de presentar publicaciones a los lectores a trav√©s de textos colgados en un cordel, y consiste en peque√Īas obras que acent√ļan el car√°cter festivo de la compra de un libro, a√Īadi√≥ May√°n. En el lote inaugural fueron incluidos poetas holguineros como Delf√≠n Prats, Lourdes Gonz√°lez, Manuel Garc√≠a Verdecia, Belkis M√©ndez, Eugenio Marr√≥n, Luis Yuseff, Jos√© Luis Serrano y Gilberto Gonz√°les Seik.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Otra de las propuestas, explic√≥ May√°n, fue la serie Las voces del viento, que reuni√≥ textos de diez poetas holguineros fallecidos en el siglo XXI, partiendo de la idea de que Holgu√≠n, como regi√≥n cultural, cuenta con un significativo ‚Äúclub de poetas muertos‚ÄĚ que constituyen soporte y referencia obligatorios en la literatura del territorio, entre ellos √Āngel Augier, Lalita Curbelo, Orestes Gonz√°lez Garayalde, Alejandro Fonseca, Jos√© Luis Moreno del Toro, Mayda P√©rez Gallego, Elena Guarch, Luis Caiss√©s, Quint√≠n Ochoa y Daniel Santos.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

El libro homenaje La media rueda, como celebraci√≥n de los 50 a√Īos del poeta e investigador Ronel Gonz√°lez, unido a 10×10. Una cantidad misteriosa, libro-arte que recoge diez poemas del Premio Nacional de Literatura Cintio Vitier, creado en colaboraci√≥n con Ediciones La Luz, fueron otros de los t√≠tulos salidos de este peque√Īo taller.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Actualmente el equipo creativo de la Promotora se encuentra enfrascado en una suerte de tarjetero dedicado a Palabras a los intelectuales, con la finalidad de socializarlo pr√≥ximamente, a ra√≠z del 60 aniversario de este importante intercambio del l√≠der hist√≥rico de la Revoluci√≥n Fidel Castro con valiosos creadores cubanos, a√Īadi√≥ Mois√©s May√°n.


La ciencia ficción nos ayuda a comprender cosas de este mundo

Mientras la pandemia a√ļn azota al mundo, el escritor Denis √Ālvarez Betancourt comparte su tiempo entre dos grandes pasiones: la ciencia y la escritura. Como autor y como lector, no son pocas las historias que ha regalada al lector cubano y, ocasionalmente, al lector de otras fronteras geogr√°ficas. Adem√°s, como hombre de ciencias, Denis es en estos momentos parte de un equipo que lleva adelante el desarrollo de uno de los candidatos vacunales contra la covid-19. Esta esperanza podr√≠a, en un futuro no tan lejano, desterrar la pandemia de nuestras vidas y hacernos volver a la normalidad tan deseada. Visto as√≠, en estos momentos Denis se asemeja mucho a uno de esos h√©roes de las sagas de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a que acompa√Īan sus lecturas y escritura. De la distop√≠a a la esperanza hay un largo camino, que siempre comienza con un primer paso.

Luego de no pocos a√Īos de historia del g√©nero fant√°stico en Cuba, en tu opini√≥n, ¬Ņcu√°les han sido sus mayores logros y desaciertos?

El mayor logro sin dudas est√° asociado a insertar lo fant√°stico dentro de lo que podr√≠amos llamar literatura cubana. Somos una naci√≥n de extraordinarios poetas, el g√©nero m√°s universal y reconocido desde el siglo XIX, revisemos si no los nombres m√°s ilustres y premiados. En la novela costumbrista, la cr√≥nica, el teatro tambi√©n se pueden identificar grandes escritores y obras. El g√©nero fant√°stico, en cambio, qued√≥ rezagado a pesar del gran legado africano (quiz√°s por el secretismo propio de las sectas y la discriminaci√≥n del negro y de todo lo que proven√≠a de ellos) y de las leyendas del campo tan bien investigadas por Feij√≥o. Se fij√≥ el criterio de que es algo menor y poco riguroso, y no se etiquetaron como fant√°sticas obras que evidentemente lo son ‚ÄĒincluso Carpentier y su ‚Äúrealismo m√°gico‚ÄĚ. No decimos, por ejemplo, que Onelio Jorge Cardoso es un escritor de fantas√≠a, pese a que escribi√≥ un cuento como ‚ÄúEl caballo de coral‚ÄĚ. Los g√ľijes, la Luz de Yara, las curas m√≠sticas con agua o los patakines cayeron en la categor√≠a de folclor.

Estos temas fant√°sticos fueron bien acogidos en la literatura infantil, resguardo defendido a capa y espada por escritores que reforzaban la identidad nacional por encima de obras tipo Walt Disney, de donde nos llegaban las otras influencias del g√©nero, al menos en mi generaci√≥n. La reconocida como fantas√≠a heroica, asociada mucho a las tradiciones n√≥rdicas y celtas con dragones, elfos, dioses, etc., no tuvo y apenas tiene una repercusi√≥n nacional hasta quiz√°s esta √©poca, aupada por el bombardeo medi√°tico de animados, pel√≠culas y series y, por qu√© no decirlo, la incre√≠ble labor de Da√≠na Chaviano y compa√Ī√≠a, que trajo a Tolkien al p√ļblico masivo all√° por los 80¬īs.

En el caso de la ciencia ficci√≥n (CF), que en general es de menor masividad ya que se requiere entrenamiento para asimilar este tipo de literatura, debe resaltarse la persistencia de autores que permiten hablar hoy de un estilo de CF propio, que asimil√≥ las tendencias mundiales y que se aplatan√≥ con mucha creatividad. Ha pasado por fases sinusoidales que, seg√ļn mi parecer, dependen de las tendencias editoriales a la vez que de las econ√≥micas. A un inicio digamos rom√°ntico, asociado a Verne, H.G. Wells o Poe, sigui√≥ un boom que dependi√≥ de las influencias sovi√©ticas y de la ‚Äúbonanza econ√≥mica‚ÄĚ, ya que las obras importantes del g√©nero del mundo occidental apenas llegaban y eran un coto exclusivo para algunos aficionados. La ciencia ficci√≥n sovi√©tica que entraba a Cuba con bastante asiduidad marc√≥ diferencias en el abordaje del g√©nero respecto a otros cultivadores en Am√©rica Latina. Debe resaltarse el inter√©s por la ciencia que se gener√≥ en el pa√≠s en los finales de los 70 y durante toda la d√©cada posterior, tambi√©n por influencia sovi√©tica. Eso, aunque parezca obvio, no siempre se considera al tratar de explicar los vaivenes de este tipo de escritura en el pa√≠s. Aqu√≠ podemos ubicar nuevamente a Da√≠na y compa√Ī√≠a que cultivaron tambi√©n el g√©nero con tintes fant√°sticos y po√©ticos no tan asociados a la variante dura.

En los 90¬īs cay√≥ nuevamente aunque sobrevivi√≥ principalmente con el ciberpunk, un per√≠odo heroico sin apoyo editorial y en condiciones econ√≥micas dif√≠ciles que condicionaron la existencia de los fanzines y las publicaciones por correo. Finalmente, la etapa actual donde el esfuerzo de autores como Ra√ļl Aguiar y Yoss, entre otros, ha sido sustancial en la formaci√≥n y est√≠mulo al g√©nero, unido a la creaci√≥n del Centro Onelio que cataliza a autores interesados en este tema, m√°s el apoyo editorial de Gente Nueva, que dicho sea de paso ha acompa√Īado a estos g√©neros desde siempre. No demeritar a Juventud T√©cnica de Abril, que mantiene el concurso de cuento y algunas publicaciones.

No abundo en el terror, tercera pata de esta mesa de literatura, si se quiere discriminada porque, al menos en mi conocimiento, está menos reverenciado todavía y después de Oscar Hurtado no tengo mucho conocimiento sobre el tema, pero me parece un género de menor producción.

De todas formas, que se publique una colecci√≥n como √Āmbar, se mantengan concursos como el ‚ÄúOscar Hurtado‚ÄĚ y los talleres literarios, y seamos un grupo amplio de autores que funcionan como un n√ļcleo cooperativo son tambi√©n grandes logros de los √ļltimos tiempos.

De los desaciertos, en los √ļltimos a√Īos, y con ello me refiero al siglo XXI, debo decir que surgieron muchos escritores, no todos con la profesionalidad suficiente. Si bien el resto de los g√©neros tienen este mismo problema, al ser menos masivo y los decisores no apoyar el g√©nero en sentido general, se nota y se amplifica el criterio de literatura no seria. Muy pocas obras de estos g√©neros fant√°sticos se presentan a los llamados concursos, digamos, de ‚Äúalto nivel literario‚ÄĚ como el Carpentier o el Casa de las Am√©ricas. En cambio, arrasan en los David y en general los concursos que promueve la AHS. Puede y ojal√° sea un s√≠ntoma de futuro.

La promoci√≥n editorial depende de personas con un inter√©s en el g√©nero y no de una pol√≠tica editorial, que debe ser lo correcto si de promover la diversidad se trata. Se debe convencer a decisores de pol√≠ticas culturales insert√°ndose en las organizaciones tipo UNEAC, consejos editoriales, AHS (aunque en este √ļltimo caso hemos tenido mejor suerte), Casas de Cultura, etc. Como no todo es de afuera, se necesita tambi√©n un compromiso con el g√©nero, sin dejar de escribir otros, por supuesto. Yo no creo que los escritores deban ser ‚Äúpuros‚ÄĚ, aunque estos existen y muy buenos. Los g√©neros se asocian a temas que se abordan con pautas determinadas para trasmitir ideas, sentimientos, experiencias, y el escritor tiene la potestad de escoger. Quiz√°s ya no escriba fantas√≠a, pero se puede apoyar el g√©nero de muchas formas consider√°ndolo lo que es: parte de la literatura.

Otro error es que al seguir el llamado mainstream, se peca entonces de falta de originalidad. Casi todos los d√≠as se tiene una serie, mu√Īequito, videojuego, que trata de fantas√≠a y CF en TV o computadora. Eso impacta en los j√≥venes y los que tienen inquietudes literarias, quienes tratan de copiar estas f√≥rmulas. Normal, pero debe ser compensado con un espacio de buen aprendizaje. Exhortarlos a leer buena literatura, o al menos a leer. Darles herramientas para que logren una superaci√≥n continua, multiplicando los talleres y que no solo exista el Centro Onelio en la capital.

No s√© c√≥mo este tipo de literatura es manejada en los c√≠rculos acad√©micos como el ISA, por ejemplo, o las universidades. Hay un vac√≠o de ensayos cr√≠ticos, en general para toda la literatura pero m√°s a√ļn para estos g√©neros. A veces hay problemas hasta para hacer las rese√Īas de las contraportadas de los libros. Sin esa retroalimentaci√≥n no hay desarrollo posible.

Otro desacierto es la poca interacción entre las provincias. Aunque Espacio Abierto trata de contactar con escritores fuera de La Habana, la incomunicación afecta por el tema de la difusión y la necesaria confrontación entre escritores de un mismo género en el país. Como género minoritario, si se quiere, debe fomentarse una unidad lo más fuerte posible para derribar esos prejuicios con este tipo de literatura. Ese es el principio de toda minoría que quiera que se le considere a escala nacional.

Pudiera comentar otros desaciertos referentes, por ejemplo, a la actividad promocional extrafronteras, los problemas de traducción, las publicaciones en el extranjero, la comercialización de libros y otras, pero quiero darle el mismo peso a aciertos y desaciertos.              

En la actualidad, eres coordinador del Taller Espacio Abierto, ¬Ņqu√© nuevas coordenadas y horizontes se abren para dicho Taller luego de una d√©cada de vida?

Espacio Abierto sigui√≥ una tradici√≥n de talleres sobre el g√©nero que se remonta ya a casi 40 a√Īos, desde el ‚ÄúJulio Verne‚ÄĚ. Es algo interesante porque creo que el movimiento de talleres literarios sufri√≥ un colapso importante en todas las manifestaciones de la literatura. Pero en este caso, quiz√°s por el contacto intergeneracional creado en torno al g√©nero, que en un momento se centr√≥ en pocos representantes para su persistencia y estos a su vez estaban ‚Äúcriados‚ÄĚ en talleres, hizo que se mantuviera esta variante de intercambio y superaci√≥n como el m√©todo m√°s apropiado para los que se incorporaban. Era una necesidad, que se tradujo en refundarlo una y otra vez. Aunque con distinciones y m√©todos distintos, se puede considerar que es un solo taller desde el inicial y siempre existieron uno o varios escritores que se transfirieron de uno a otro a lo largo de los a√Īos. Compartir con Bruno, Gina, Agust√≠n, Yoss, Ra√ļl, Encinosa, al menos para m√≠, afirma esa continuidad. El taller ha tenido etapas de inactividad absoluta, pero existe un n√ļcleo que lo mantiene vivo y por ahora con el mismo nombre. Sigue siendo una necesidad para los nuevos escritores; para los viejos es la necesaria confrontaci√≥n.

El evento y concurso ‚ÄúOscar Hurtado‚ÄĚ, realizados con el esfuerzo personal de todos, cubre la promoci√≥n ausente en los medios oficiales. Antes de la pandemia est√°bamos buscando aproximarnos a las instituciones, apoyar a los escritores del interior, fomentar una variante m√°s recreativa del evento anual, pero eso qued√≥ truncado por la detenci√≥n de las actividades culturales. En esta situaci√≥n se ha tratado de establecer plataformas digitales que lo mantengan en actividad, hay una p√°gina web, grupos de WhatsApp, etc. Reconozco que por mis limitaciones tecnol√≥gicas no uso mucho esas variantes. Pero siempre veo el taller como el espacio abierto para mantener la idea viva y por eso lo defiendo y lo apoyo. Hace poco tuvimos una muestra de lo necesario que es: fue en el primer taller despu√©s de la apertura donde por poco nos botan de la sede en la Casa de Cultura ‚ÄúMirta Aguirre‚ÄĚ, por la cantidad de gente, pero eso nos dur√≥ poco desgraciadamente. Espero que se reanude todo pronto.

A cuatro manos con tu hermana Yadira √Ālvarez se escribi√≥ el libro Historias de Vitira. M√°s all√° del v√≠nculo biol√≥gico que los une, ¬Ņqu√© intereses escriturales comunes vertieron en esta historia?, ¬Ņexisten planes de volver a escribir alg√ļn proyecto juntos?

Yadira, lo digo una y otra vez, es mi principal aporte a la literatura cubana. Sin excluir a pap√°, mam√° y abuela, por supuesto. La llevaba a las Ferias del Libro en la Moderna Poes√≠a, en aquellos inicios que ya casi nadie recuerda. Lamentable, por cierto, el estado de esa librer√≠a ic√≥nica de los que amamos la literatura. Le compraba libros casi todos los d√≠as y su entrada al Onelio fue porque encontr√© la convocatoria y se la llev√©. Provenimos de una familia de maestros e incluso mi abuela materna, sin formaci√≥n escolar casi, le√≠a much√≠simo. Eso nos acerc√≥ a un h√°bito de lectura sin preferencias: se le√≠a de todo. Realmente no nos parecemos en los temas que afrontamos a la hora de escribir, en lo puramente literario quiz√°s s√≠, aunque ella maneja la teor√≠a y el lenguaje mucho mejor que yo. El tema inicial era interesante y eso hizo que la convocara para hacer historias sobre Vitira, o mejor dicho Viganella, pueblo real de los Alpes italianos con una ubicaci√≥n especial donde el sol no llegaba y deciden poner un espejo. Fue como un juego de variaciones sobre un tema. Despu√©s me di cuenta que apenas es distinguible qui√©n de los dos escribe as√≠, parece que entramos en comuni√≥n ‚Äúgen√©tica‚ÄĚ. Pero por ahora no tenemos planes de repetir algo como eso, quiz√°s en un futuro si encontramos un tema adecuado de inter√©s de los dos. Compartimos muchos gustos, as√≠ que algo aparecer√°.

¬ŅCu√°n relevantes han sido para ti las alianzas con escritores que cultivan el mismo g√©nero que t√ļ?

Muy relevante, se aprende mucho en el intercambio y adem√°s sirve para inspirarte. Te actualizas de lo que est√° pasando y de lo que se est√° pensando. Compartimos libros y recomendaciones de t√≠tulos y autores, de series y pel√≠culas. Pero m√°s importante a√ļn, conocemos de motivaciones, historias personales, logros e insatisfacciones. A veces hay desacuerdos, pero lo podemos solventar conversando y confrontando ideas y experiencias.

Espacio Abierto ha contribuido mucho por su concepci√≥n de o√≠r y dejar opinar a cualquiera que se acerque, sin restricciones salvo el g√©nero. Conocer a personas que comparten tus mismos intereses es reconfortante, te das cuenta que no eres un bicho raro y que lo que te apasiona tambi√©n apasiona a otros seres. Es encontrar, dentro de lo diverso, tu pedacito com√ļn. Soy cient√≠fico as√≠ que puedo entender la estad√≠stica un poco y podemos decir que es, dentro de la distribuci√≥n, tu cl√ļster espec√≠fico. Tambi√©n puedes lograr apoyos que se pueden traducir en publicaciones, la meta dorada de los escritores, y m√°s a√ļn en Cuba que tenemos tantas dificultades.¬†

En el dist√≥pico mundo que vivimos, ¬Ņpor qu√© continuar escribiendo ciencia ficci√≥n?, ¬Ņpara qu√© leerla?

La ciencia ficci√≥n abre mentes, instruye, entrena la creatividad. Tambi√©n contribuye a comprender cosas de este mundo. Dije anteriormente que se necesita entrenamiento para leerla, pero cuando te sumerges puedes encontrar mucho de filosof√≠a, de ciencia real y de esperanza. Te hablo de la buena ciencia ficci√≥n, la de ahora y la de siempre. No he le√≠do nada m√°s deslumbrante en su fantas√≠a que Las Cr√≥nicas Marcianas, ni nada m√°s filos√≥ficamente aterrador que Frankenstein. Cuando se logra el llamado ‚Äúpacto ficcional‚ÄĚ con el lector para que acepte que se puede montar en una estrella sin quemarse, se pueden trasmitir ideas muy revolucionarias y, al menos yo, al escribir trato de conectar ese mundo al mundo real. A lo mejor existe, pero no conozco el escritor de ciencia ficci√≥n que viva en otro siglo u otra estrella, quiz√°s alg√ļn viajante del tiempo camuflado. Todos escriben aqu√≠ y ahora, as√≠ que escriben sobre este mundo aunque ubiquen sus historias en otros planetas, en otros tiempos o en futuros post-apocal√≠pticos.

Es por eso que no creo en subg√©neros. Puede tener tanto de literatura como el realismo m√°gico, la novela hist√≥rica o una obra de teatro y ser a la vez fant√°stica y actual, quiz√°s incluso m√°s actual porque hay que dar un basamento casi cient√≠fico, casi l√≥gico, y adem√°s hacerlo cre√≠ble siendo una fantas√≠a. Cuando aparece un drag√≥n ya el lector sabe que leer√° algo siempre inexistente, pero si aparece una nave positr√≥nica s√ļper lum√≠nica el lector pensar√° en algo inexistente pero posible, y obligar√° entonces al escritor a explicarle si no ha le√≠do nada de eso antes. Por eso es importante el entrenamiento.

Eres un autor que ha tenido una presencia bastante continua en las din√°micas de las antolog√≠as. ¬ŅQu√© beneficios puntuales han tra√≠do, para m√°s de una generaci√≥n de escritores, el hecho de asociarse a trav√©s de un proyecto literario?

Las antolog√≠as contribuyen a darte a conocer pero, m√°s que eso, dan la posibilidad de publicar. Los escritores necesitan que se le publiquen, porque es la √ļnica manera de que se conozca su obra en un c√≠rculo m√°s amplio que el suyo habitual. Despu√©s que se le rese√Īe para tener la contrapartida cr√≠tica y saber si est√° bien o mal. Los que como yo escriben corto ‚ÄĒme cuesta llegar a las 15 p√°ginas en un cuento‚ÄĒ, no tenemos mucho tiempo para dedicarnos a la literatura como quisi√©ramos, y agrupar tantas historias como para hacer un libro propio completo lleva mucho tiempo. Me tard√© casi tres a√Īos en completar Llueven piedras en el valle del Alquim, para no hablar del tiempo que transcurri√≥ hasta su publicaci√≥n este a√Īo.

Las antolog√≠as, en cambio, tienen una din√°mica m√°s r√°pida. Pongo el s√≠mil de la m√ļsica: sacas el single para ir adelantando con el p√ļblico y despu√©s el DVD. Tambi√©n te impone retos: al proponerse un proyecto, tratas de cumplir y te pruebas con un tema, algo as√≠ como una literatura a pedido, a veces escabroso y complejo como en la antolog√≠a Sexbot. Sexo en clave de CF. Lo otro es el acceso a las editoriales. Los antologadores tienen contactos que canalizan tu obra y se encargan de tareas tales como la impresi√≥n, los contactos con los revisores, etc. Parte de la pincha que no te toca y, si est√°s apretado con el trabajo‚Ķ bueno. Los talleres siempre terminan en una antolog√≠a y eso tambi√©n motiva a los integrantes. Recuerdo de los viejos tiempos Contacto, con un listado incre√≠ble de autores como Da√≠na Chaviano, Eduardo del Llano, Ra√ļl Aguiar, Alberto Serret, entre otros. Y del ‚Äúayer reciente‚ÄĚ a Hijos de Korad, con un listado que se consolida con Elaine Vilar, Yonnier Torres, Yadira √Ālvarez. Es como un sello hist√≥rico: pasamos por aqu√≠ y dejamos huella. Tambi√©n es una carta de presentaci√≥n, los escritores noveles quieren tambi√©n estar en una antolog√≠a. Recientemente sali√≥ E.A Vol. 1 con Abel Roblejo, Daniel Burguet, con muchos de los recientes participantes del taller. Ah, finalmente, me vienen bien los 200 pesos del pago.

Del lenguaje literario de tus primeras creaciones a tu estilo actual, ¬Ņcu√°les han sido los cambios m√°s evidentes que percibes, a nivel est√©tico, espiritual y de forma?

Soy un escritor viejo, deb√≠ insertarme hace a√Īos en la ola de los 80¬īs, pero circunstancias personales no me lo permitieron. Escrib√≠a ciencia dicci√≥n cuando ten√≠a nueve a√Īos. Recuerdo todav√≠a una novela que perd√≠ que se llamaba El terror de los planetas y cada vez que veo la Estrella de la Muerte de ‚ÄúLa Guerra de las Galaxias‚ÄĚ pienso que Lucas encontr√≥ mi libreta‚Ķ Todo lo que escrib√≠a entonces era muy ingenuo y vinculado a la ciencia ficci√≥n sovi√©tica que devoraba en aquellas selecciones, no del Reader¬īs Digest, sino de literatura sovi√©tica que dedicaba anualmente un n√ļmero entero a la ciencia ficci√≥n. Tambi√©n exist√≠an muchos libros de la editorial R√°duga de gran calidad de impresi√≥n y portadas fabulosas. En aquel tiempo conoc√≠ a Iv√°n Efr√©mov, los hermanos Strugatsky, Aleksandr Beli√°yev. Se puede decir que ellos marcaron mi estilo, y no solo el m√≠o, el de muchos de los escritores de la √©poca.

Al retomar la escritura, impulsado por el curso de Universidad para Todos, g√©nesis del Centro Onelio, adquir√≠ un conocimiento b√°sico que intu√≠a como lector √°vido que soy. Tambi√©n el hecho que tuve una computadora a mi servicio. Pero no es lo mismo verlo que hacerlo: empec√©, si se quiere, por temas muy espirituales acerca de la vida y la muerte. Despu√©s me propuse escribir una serie de historias realistas que tuvieran un toque fant√°stico. Los intercambios con Espacio Abierto me permitieron afinar aspectos como las asonancias, el uso excesivo de adjetivos, los lugares comunes‚Ķ cosas que a√ļn no supero totalmente, pero en el releer constante se van mejorando. Eso es una de las cosas que defiendo y que aprend√≠ con los a√Īos. Tu historia madura en el tiempo con la lectura constante, y despu√©s se cierra y se deja reposar, exactamente como hay que hacer con la sopa: echas, revuelves, echas, revuelves y al final se deja reposar. Cuando abres la tapa, el olor no tiene nada que ver con lo que sentiste al empezar y entonces puedes decir: ‚Äú¬Ņrealmente fui yo quien la hice? Por favor, que alguien la pruebe‚ÄĚ.

Si me valorara como escritor, diría que soy pésimo al empezar a escribir, algo mejor al terminar, casi bueno al revisar. Ahora soy casi un viejo escritor y en consecuencia trato de dosificar más las historias, buscar trasmitir un mensaje, lograr que todo sea lo más lógico posible y, en lo que cabe, lineal argumentalmente.  

¬ŅCu√°les son tus principales referentes literarios?

Muchos. Si hablamos de CF nacional menciono a Agustín de Rojas; si es CF internacional me quedo con Ray Bradbury. De literatura en general, Gabriel García Márquez y Onelio Jorge Cardoso. Pero es una selección de ahora mismo y más de gusto que de técnica literaria. Leo de todo, incluso lo que aparentemente no es atractivo o tiene una calidad dudosa. Creo que de todo se puede sacar una idea, si te pones en el lugar del escritor y tratas de entender qué quiso expresar. A veces es difícil y no siempre consigo completar la lectura, en esos casos me pongo a saltar partes para llevarme la lógica del relato. No creo que tenga un estilo marcado por alguien, es más bien una amalgama de mucho de lo que he leído y vivido.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Pienso en una frase o una situación cuando me aflora, o algo que oigo, o que leo y se me fija no siempre en los lugares adecuados. En cuanto tengo la posibilidad, la escribo en una hoja y la guardo, o inicio la historia. Me gusta escribir sin saltos, me ha ocurrido que después de varias páginas tengo que ir atrás y reordenar temporalmente la historia.

Tengo un final escrito de una novela y no me ha ayudado en nada, me enlentece tratando de guiarla a ese final, así que la experiencia no me ha sido satisfactoria. No tengo método ni horario, así que en eso envidio a Hemingway. Será porque no lo tengo como oficio; si solo me dedicara a escribir, quizás fuera más sencillo. Tengo esos pre-escritos guardados y los voy sacando al azar o cuando me acuerdo de alguno y tengo tiempo. Tiempo es lo que más me afecta. Lo dije antes, leo y releo hasta que creo que está completo. Tallerearlo me ayuda mucho, leerlo en voz alta y que lo critiquen, se lo doy a mi hermana para que lo revise y ya ese es casi el punto final. De todas formas, incluso publicado puedo verle cosas. No sé, quizás en una reedición pueda subsanar el error.

En la historia del g√©nero en Cuba, ¬Ņcu√°l crees es el momento m√°s importante para el actual desarrollo de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a?

Todos los momentos de uno u otro modo son importantes, pero creo que estamos en una fase de reversi√≥n de aquellos criterios discriminatorios de literatura menor o de poca calidad. En los √ļltimos diez a√Īos se ha logrado un espacio importante desde el Centro Onelio y los talleres, no solo Espacio Abierto, ya que existen algunos en el resto del pa√≠s; muchos escritores j√≥venes que escriben fant√°stico o CF han irrumpido en el mundo editorial. Lo m√°s importante son los libros. Si ellos existen hay desarrollo. Falta, eso s√≠, el asalto final a las plazas tipo Premio Carpentier o Casa de las Am√©ricas, Hermanos Loynaz, para ya alcanzar el adecuado renombre. El cambio generacional a muchachos criados con anime, dragones, elfos o batallas gal√°cticas que, repito, inundan cada d√≠a los medios, le dar√° al g√©nero el lugar importante que se merece.

¬ŅC√≥mo ser√≠a tu lector ideal? ¬ŅQu√© le pides a ese lector a la hora de enfrentarse a uno de tus textos? ¬ŅC√≥mo te gustar√≠a ser le√≠do?

Busco un lector desprejuiciado, atento a los detalles y que vea, m√°s all√° de lo tecnol√≥gico, la parte humana. En eso nos parecemos Yadira y yo: tratamos de hacer una CF m√°s humana que rob√≥tica a pesar de nuestras diferencias tem√°ticas. Al lector que se enfrente a mi obra, que olvide qui√©n lo escribi√≥ y se concentre en la historia en s√≠ misma. Justo en ese momento nos pareceremos, ya que yo doy por terminada una obra cuando logro el distanciamiento. No es para vanagloriarme, en un cuento puse una frase de Feij√≥o que dec√≠a: ‚ÄúNo le√°is apresuradamente porque hay letra minada‚ÄĚ; trato en lo posible de no usar frases vac√≠as para rellenar, as√≠ que en muchos casos hay que ir m√°s all√° de lo escrito. Para m√≠, la literatura es recreaci√≥n y aprendizaje. Me gustar√≠a que se me leyera relajado y que mis cuentos se compartieran con amigos para debatir. Que fueran puerta a inquietudes y a las obras de otros escritores.

¬ŅPiensas la literatura como un testimonio fragmentario de la realidad que rodea al escritor?

Sin dudas, por mucho distanciamiento del mundo que se quiera, queda la impronta de tu realidad personal, de tus experiencias, de tus ideas. Un escritor debe ser siempre un ente atento a todo lo que le rodea. Una m√ļsica, una frase, un √°rbol, la pol√≠tica, las decisiones, todo es materia prima para escribir. Incluso recluido, utilizar√° la ventana de los recuerdos, de los libros, de las palabras de su madre. Por eso trato de leer todo, aun obras de dudosa calidad literaria, porque siempre trasmiten algo, un modo de ver la vida desde la √≥ptica de otra persona, aunque solo sea la idea de yo quiero escribir sobre‚Ķ

Tengo un cuento que naci√≥ de una conversaci√≥n ajena en una guagua entre dos hombres digamos marginales; al final uno dijo: ‚Äúpara que veas como una pila de ranas se echaron a un sapo‚ÄĚ; o la misma Vitira, que naci√≥ de una noticia que le√≠ en la BBC. Veo la literatura como un proceso de sedimentaci√≥n de la realidad social del momento y las obras son la cristalizaci√≥n de una memoria colectiva. Tambi√©n porque veo literatura en todo, en la m√ļsica, en la pintura, en los libros cient√≠ficos, los discursos, las pel√≠culas. En todo hay una historia, un guion, escrito o no, en la cabeza del que lo hace. Benditos los sumerios que nos dieron este instrumento para reflejar la realidad, pero no se deben desde√Īar las fabulosas leyendas que se trasmiten de manera oral de generaci√≥n en generaci√≥n. Recuerdo una pel√≠cula donde despu√©s de un cataclismo, los j√≥venes salvaban al viejo contador de cuentos.

¬ŅQui√©n es Denis √Ālvarez Betancourt una vez que cierra la p√°gina en blanco?

Cuando cierro la p√°gina me siento aliviado ya que expres√© lo que quer√≠a. Me conecto entonces con lo que me rodea. No tengo la habilidad de concentrarme mucho tiempo y jam√°s pudiera escribir solo en un espacio cerrado. Pongo el radio. Eso hasta para estudiar. Me limita en parte ya que pierdo tiempo. Pudiera escribir mucho m√°s. En general me gusta el jazz cl√°sico aunque puedo escuchar incluso reguet√≥n, no tengo esa fobia si se quiere elitista. Ser√° porque nac√≠ en Jes√ļs Mar√≠a, rodeado de solares, siete solo en mi cuadra.

Creo en la ciencia √ļtil. Todo en la ciencia puede ser √ļtil, aunque solo sea para escribir fantas√≠a, pero me gusta materializarlo en productos que sirvan para mejorar la vida. Tengo la suerte de trabajar en un soporte para la vacuna del c√°ncer de pulm√≥n, una especie de venganza m√≠a contra los golpes que la naturaleza me dio y que me lleg√≥ casi como un empe√Īo divino, pero soy ateo, materialista, comunista m√°s que socialista, porque es el modelo de sociedad perfecta que concibo en mis fantas√≠as. Patriota que cree que no hay intelectual mas elevado que Mart√≠ y que su bandera es la m√°s bella del mundo.

Creo en la familia como soporte donde nacen mis inquietudes y logro mi realizaci√≥n como persona. Amigo: lo m√°s fiel que se pueda. √Āvido de conocer gente con quien conversar. Sobreprotector porque as√≠ me criaron, para proteger m√°s que ser protegido. Un poco autista y vago obligado a trabajar constantemente.


«La literatura es un t√ļnel a trav√©s de distintos mundos»

En tiempo relativamente breve, Ra√ļl Piad se ha abierto paso en el mundo de la literatura de fantas√≠a y ciencia ficci√≥n. Su nombre ya no es desconocido, sino que forma parte de lo m√°s destacado de la reciente hornada de autores del g√©nero. Ra√ļl Piad escribe sobre lo humano en todas sus dimensiones, explora los l√≠mites de la posibilidad. A prop√≥sito de su reciente Premio Calendario en la categor√≠a de Ciencia Ficci√≥n versa esta entrevista.

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo? ¬ŅSientes que un autor perfila su estilo a lo largo de toda su vida como una b√ļsqueda consciente, o prefieres pensar en un estilo plural y cambiante, siempre m√≥vil?

Creo que a√ļn no me atrevo a afirmar que poseo este u otro estilo. Tal vez de aqu√≠ a quince o veinte a√Īos‚Ķ Es un ejercicio dif√≠cil, casi de autodescubrimiento, ese de definir el estilo propio. No obstante, muchos colegas escritores y lectores entusiastas me han hecho ver que suelo emplear un lenguaje directo, que se aparta de barroquismos literarios, cinematogr√°fico en ocasiones. Me preocupa mucho la limpieza y claridad del texto, tambi√©n que el trabajo final pueda ser disfrutado por la mayor cantidad de lectores posibles. Pero, como dec√≠a antes, todav√≠a estoy probando, a veces me atrevo con una prosa m√°s cargada, imbricada de lirismo, y pienso que en ese aspecto est√° dada esa ‚Äúdicotom√≠a estil√≠stica‚ÄĚ. Para algunos autores, la b√ļsqueda de una forma que los identifique es casi una obsesi√≥n, y cuando la encuentran, se apegan a ella hasta las √ļltimas consecuencias. En cambio, para otros, constituye un reto no acomodarse nunca a una forma, y convierten cada libro en un experimento.

Cuéntame un poco del libro con el que acabas de obtener el Premio Calendario 2021 en la categoría de ciencia ficción y fantasía.

En esencia, A la sombra del mundo hogar es una novela negra de ciencia ficci√≥n, pues comparte mucho de los elementos del g√©nero definido por Raymond Chandler: un ambiente oscuro donde prima la resoluci√≥n de un crimen/misterio, la moralidad de los personajes se difumina en grises, etc. El argumento comienza con el regreso de Ilona Ibarra, una persona derrotada que busca la verdad o, cuando menos, alg√ļn atisbo de ella, al planeta donde sol√≠a vivir. A partir de ese momento, y space opera al fin, all√≠ se ver√° envuelta en una conjura junto a su antigua compa√Īera de trabajo y amante, la alien√≠gena Ladai N¬īTili, que las arrastrar√° hasta la guarida de una especie de capo de la informaci√≥n: todo esto aderezado con viajes y combates espaciales e inmersi√≥n en realidades virtuales a lo cyberpunk.

Luego de no pocos a√Īos de historia del g√©nero fant√°stico en Cuba, en tu opini√≥n, ¬Ņcu√°les han sido los mayores logros y desaciertos?

El g√©nero fant√°stico en Cuba, parad√≥jicamente, ha sido de lo menos favorecidos, en cuanto a pol√≠tica editorial e inter√©s institucional. Digo esto porque suele ser un g√©nero muy demandado por el lector (que, en √ļltima instancia, es a quien se deben autores y editoriales) y que solo en los √ļltimos a√Īos pudo disfrutar de una nueva era de solaz‚Ķ que ahora parece terminar de forma abrupta. Por una parte, es buena la persistencia de algunos concursos y premios (sobre todo en el apartado de ciencia ficci√≥n, que ha sido m√°s favorecido que la fantas√≠a) y el entusiasmo de las legiones de fans y creadores que organizan eventos promocionales, aunque todav√≠a permanece la creencia de que (sobre todo en la rama literaria) no es algo que se deba tomar muy en serio, y por ende tampoco se deber√≠an derrochar muchos recursos en su desarrollo.

¬ŅCu√°n relevantes han sido para ti las alianzas con escritores que cultivan el mismo g√©nero que t√ļ?

Decisivas. Si bien la interacción con escritores (en toda la aceptación de la palabra) siempre es beneficiosa, acercarse a quienes comparten y han transitado ya los mil y un vericuetos de este difícil camino, constituye una satisfacción inmensa, sobre todo dentro del nunca muy extenso grupo de cultivadores del fantástico.

¬ŅCu√°les son los temas sobre los que te interesa, en la actualidad, escribir?

Mi principal interés siempre es el ser humano, desdoblar la cubierta que mostramos al mundo y exponer lo que hay debajo. Escribo sobre lo que temo: la deshumanización, la falta de empatía, el olvido. Me gusta colocar a mis personajes en situaciones límites y luego averiguar la forma de sacarlos de allí. A veces lo logran.

¬ŅSientes que el p√ļblico lector est√° m√°s preparado para recibir obras de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a en estos tiempos que en d√©cadas anteriores?

En cierta medida, s√≠. La proliferaci√≥n de producciones audiovisuales y videojuegos ha tra√≠do consigo la aparici√≥n de una nueva hornada de lectores, aunque es v√°lido se√Īalar que muchos de ellos buscan algo que a veces la literatura no llega a satisfacer del todo. La realidad ha probado no ser tan diferente de lo que a√Īos atr√°s auguraban los mejores autores del g√©nero, as√≠ que tambi√©n muchos buscan encontrar respuestas a varias de las principales problem√°ticas y preocupaciones que hoy nos aquejan.

¬ŅCu√°n importante es para ti la relaci√≥n con el p√ļblico? ¬ŅTe interesa la retroalimentaci√≥n?

Cuando un escritor expone su obra ante una cantidad significativa de ojos ajenos, la obra deja de pertenecerle. A veces se subestima el poder que posee un √ļnico lector; ese que, en la soledad de su habitaci√≥n, lee el libro que hasta hace poco solo habit√≥ en las profundidades de tu mente. En mi caso, la relaci√≥n con el p√ļblico es crucial: me interesa que los lectores se acerquen y me comuniquen sus impresiones, positivas o negativas, qu√© les gustar√≠a leer a continuaci√≥n, o si pudieron o no avanzar m√°s all√° de la primera p√°gina.

En la situaci√≥n de aislamiento social que, desde hace ya un a√Īo, enfrenta todo el mundo, ¬Ņcu√°n √ļtil te ha sido la literatura en cuanto a romper la frontera f√≠sica que por ahora nos limita y nos define?

La literatura siempre ha constituido para m√≠ el escape perfecto a la realidad, a veces cruel o falta de ese color que solo habita en las p√°ginas de los libros. Como escritor, ese escape se convierte en exorcismo, en oficio de demiurgo. Durante este tiempo, la literatura ha sido una especie de zona segura, un t√ļnel a trav√©s de los distintos mundos, ahora separados por el aislamiento, que existen fuera de nuestro alcance.

¬ŅHasta qu√© punto las redes sociales te sirven como una herramienta promocional?

En estos tiempos, las redes sociales constituyen el primer instrumento promocional que empleo. Si a eso le a√Īadimos el confinamiento, a veces se convierte en el √ļnico. Creo que, bien utilizados, estos medios pueden ser muy poderosos y alcanzar a m√°s personas de las que imaginamos.

¬ŅQu√© es lo definitorio para ti dentro de tu proceso creativo?

En primera instancia, dir√≠a que la revisi√≥n de lo ya escrito, el compromiso que lleva impl√≠cito la escritura de cada p√°rrafo. Por lo general, parto de una idea, muchas veces vaga, que despu√©s, a base de sangre y fuego, voy desarrollando como una madeja hasta llegar al final. Sin embargo, es precisamente ese aspecto, el final, lo que considero determinante porque en ocasiones me cuesta definirlo, y el desarrollo de la obra, que tan irresistible parec√≠a, termina de forma abrupta. Un buen final es el cu√Īo que legitima ese libro que tanto te ha costado escribir.

En ocasiones, un galard√≥n tarda en llegar a un autor. ¬ŅHasta qu√© punto la paciencia, la persistencia, la tenacidad influyen en el √©xito de un escritor?

Cuando alguien se decide a escribir, debe deshacerse de todo orgullo y armarse de paciencia, de mucha paciencia. Se ha comparado la carrera del escritor con un marat√≥n: resistencia antes que velocidad. A algunos les cuesta m√°s, a otros menos, pero al pedacito de talento que siempre posee quien no es capaz ya de concebir su vida sin emborronar una o dos cuartillas diarias, se le debe unir el tes√≥n, las ganas de trabajar y la constancia. Alguien que cultive estas virtudes puede estar seguro que el galard√≥n y el libro publicado llegar√°n en alg√ļn instante. Lo dem√°s consiste en disfrutar lo que se hace, en escribir, en primera instancia, para regocijo y consumo personal.

Del lenguaje literario de tus primeras creaciones a tu estilo actual, ¬Ņcu√°les han sido los cambios m√°s evidentes que percibes, a nivel est√©tico, espiritual y de forma?

Es siempre dif√≠cil, aunque interesante, retroceder en el tiempo y ver c√≥mo ha evolucionado tu propio estilo. Pienso que mi obra ha cambiado m√°s a nivel formal antes que tem√°tico. A√ļn me interesa hablar sobre las mismas cosas, pero de otra forma. S√≠ creo que existe otra manera de abordar la p√°gina en blanco, de desarrollar una obra donde resalte la limpieza y la frescura, la naturalidad del di√°logo. Todos estos factores son, al mismo tiempo, asignaturas en curso y todav√≠a perfectibles.

Ya no eres un autor novel. En pocos a√Īos has sabido labrarte un camino dentro de la literatura, espec√≠ficamente la fant√°stica. Si tuvieras que pensar en un horizonte de posibilidades para ti, ¬Ņcu√°l ser√≠a?

Las posibilidades son infinitas. Si bien, al menos de momento, la literatura fant√°stica llena y satisface todas mis inquietudes, pienso escribir en alg√ļn momento sobre otros temas. Tengo algunos proyectos en pausa que posiblemente retome pronto, algunos de ellos de g√©neros con los que solo comienzo a familiarizarme. Uno de ellos, o al menos el que m√°s satisfacci√≥n me ha aportado, es una novela de literatura infantil que debe tener por t√≠tulo Hoja seca, y est√° protagonizada por un perrito vagabundo que vive lo peor y lo mejor de las calles cubanas. Curiosamente, escribir literatura realista es uno de los mayores retos a los que me he enfrentado nunca.

¬ŅExiste la autocensura? ¬ŅLa has sentido?

Creo que s√≠. Puede estar dada por muchos factores: la personalidad, la geograf√≠a, el g√©nero literario, los choques con las pol√≠ticas editoriales‚Ķ Muchos escritores la sienten en un momento u otro de su carrera, sobre todo en sus inicios. Recuerdo que asist√≠a a un taller literario en la universidad donde, tal vez por ser el √ļnico que escrib√≠a fantas√≠a, se hac√≠a algo dif√≠cil ser tomado en serio. Esto provoc√≥ que comenzase a llevar cuentos realistas, que no me gustaba escribir, pero bueno, era la √ļnica forma de ser‚Ķ ¬Ņuno m√°s? Por suerte, y con el tiempo, eso cambi√≥, pero el fantasma de la autocensura todav√≠a ronda, y de vez en cuando necesita ser exorcizado.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Ra√ļl Piad?

Ra√ļl Piad es un joven de h√°bitos simples, que piensa que le gusta la rutina‚Ķ hasta que se descubre cada d√≠a haciendo algo distinto. Un lector empedernido que no puede vivir sin caf√©, amante de los videojuegos, el c√≥mic y las siestas largas. Animalista convencido y orgulloso due√Īo de un cocker spaniel medio loco. Alguien que, a veces, necesita refrenar su cerebro para que no se desboque m√°s all√° de los l√≠mites recomendables; que tiene que obligarse a escribir, pero cuando lo hace disfruta como nadie el hecho de enlazar una letra con otra.


Escritores por la vida desde Holguín

Con transmisiones online realizadas desde la Casa de Iberoam√©rica y la promoci√≥n de cat√°logos y autores en las diferentes plataformas digitales, se desarroll√≥ recientemente ‚ÄúEscritores por la Vida‚ÄĚ, campa√Īa auspiciada por el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Holgu√≠n ante la suspensi√≥n de la Feria Internacional del Libro.

Con auspicio tambi√©n de la propia Casa, esta campa√Īa posee la finalidad de fomentar el h√°bito de la lectura a partir del intercambio con escritores holguineros, sus sellos editoriales y como alternativa ante el aislamiento social provocado por la Covid-19, coment√≥ el poeta Mois√©s May√°n, especialista del Centro de Promoci√≥n Literaria Pedro Ortiz.

Escritores por la vida – Foto Alexis del Toro

La misma recorre el panorama literario holguinero a trav√©s de los diferentes sellos de la provincia: Ediciones Holgu√≠n, que este a√Īo arriba a su aniversario35; Ediciones La Luz, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, La Mezquita, editorial perteneciente a la filial local de la Uni√≥n de Historiadores de Cuba, y el sello de libros artesanales Cuadernos Papiro, con varias transmisiones en vivo realizadas por el proyecto √Āngulo Ancho.

Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, fundada en 1997, se refiri√≥ a los nuevos t√≠tulos realizados por esta prestigiosa editorial, como Las piedras clamar√°n. Poes√≠a cubana contempor√°nea de temas LGBT+, antolog√≠a reunida por los poetas e investigadores Virgilio L√≥pez Lemus y Jes√ļs Barquet; Monstruos. Peque√Īo Inventario, del espirituano Maykel Jos√© Rodr√≠guez Calvi√Īo; y los poemarios Mis rejas y mis rosales, de la holguinera Mayda P√©rez Gallego; y El Libro de la extra√Īa felicidad, de la tunera Liliana Rodr√≠guez.

Escritores por la vida – Foto √Āngulo Ancho

Fue presentada, adem√°s, la campa√Īa editorial ‚ÄúLeer nos acerca, leer sana‚ÄĚ, con presencia en las redes sociales y dirigida especialmente a fomentar el h√°bito de la lectura en tiempos en los que el distanciamiento social se impone, as√≠ como los diversos materiales que circulan en soporte f√≠sico y digital, como carteles, almanaques, pegatinas, fondos de pantalla y postales, adem√°s de diferentes spots para televisi√≥n y radio.

Escritores por la vida – Foto √Āngulo Ancho

Por su parte, los escritores Lourdes Gonz√°lez, directora de Ediciones Holgu√≠n, y Jos√© Luis Garc√≠a, Premio Nacional Alejo Carpentier 2020, compartieron sus experiencias sobre este sello, sus publicaciones, el trabajo editorial, y su promoci√≥n en diferentes espacios, como las pe√Īas que protagoniza este sello. Garc√≠a coment√≥ especialmente sobre su trabajo en la editorial, a la cual se encuentra vinculado desde los inicios de su carrera literaria, y donde ha publicado siete libros, como las obras de teatro Una cr√≥nica de amor, El hombre de los guantes amarillos y El amor es una cosa esplendorosa.

Asimismo Kenia Leyva, editora de este sello, present√≥ la campa√Īa ‚ÄúPatria es lectura‚ÄĚ, dirigida a consolidar el concepto de ‚Äúpatria‚ÄĚ, m√°s all√° de los espacios f√≠sicos, analizando su connotaci√≥n en los procesos culturales e identitarios de la sociedad cubana.

Escritores por la vida – Foto Alexis del Toro

La m√ļsica es sentimiento

No es la primera vez que tengo el gusto de dialogar con Paloma Henr√≠quez y Carlos Ernesto Varona; es decir, con el D√ļo Nu9ve. ¬ŅEl pretexto que me gui√≥ en esta ocasi√≥n?: pues nada menos que la obtenci√≥n de la Beca ‚ÄúElena Burke‚ÄĚ, que anualmente es concedida por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y que en el 2020 tuviera como laureados a Nu9ve. Con el avance de la pandemia, esta pareja musical ha empleado todas las herramientas de las redes sociales y la tecnolog√≠a para que su p√ļblico no olvide que la m√ļsica es sentimiento, salvaci√≥n y esperanza.

¬ŅHa cambiado, para ustedes, en alguna sutil ‚ÄĒo menos sutil‚ÄĒ medida, el mundo del arte en este 2020 y lo que hemos caminado del 2021? ¬ŅHan (pre)visto transformaciones en el √°mbito de la recepci√≥n?

 

La covid-19 sin dudas ha paralizado muchas actividades en el planeta, y debido a la fuerte tasa de contagios a trav√©s de la saliva y de persona a persona, una de las medidas que han tomado los pa√≠ses que se han visto sometidos a esta pandemia ha sido la de cancelar los conciertos y otras actividades que impliquen grandes conglomeraciones. Debido a esto, los m√ļsicos en el mundo han tenido que desarrollar otras formas alternativas de llegar al p√ļblico: una de ellas ha sido a trav√©s de la potenciaci√≥n de su trabajo en redes sociales como Facebook, Instagram, YouTube, Telegram, Twitter, entre otras. La mayor parte de los eventos nacionales e internacionales tambi√©n est√°n teniendo lugar a trav√©s de las redes, las cuales se han convertido en una herramienta indispensable para la difusi√≥n de la obra de los artistas. La recepci√≥n del p√ļblico por ende va a estar mediatizada por el manejo que haga el artista de sus plataformas digitales, al menos de momento.

En nuestro caso, desde el 2018 comenzamos a publicar nuestro trabajo en nuestra página de Facebook Nu9ve, y luego también incursionamos en otras plataformas. A través de ellas podemos hacer llegar nuestra obra a todas las personas.

cortesía de los entrevistados

¬ŅDe qu√© manera utilizan los recursos creativos, la memoria emotiva, la sensorialidad, a la hora de construir la arquitectura de una pieza musical?

La memoria emotiva la utilizamos bastante sobre todo a la hora de crear una canción, aunque también utilizamos nuestra imaginación. A veces las canciones son de una experiencia emocional que hemos vivido o que ha vivido alguna persona allegada, otras veces queremos dar un mensaje y para ello entretejemos una historia que lo haga palpable para los oyentes.

tomada del perfil de facebook de NU9VE

El 2020 cierra para Nu9ve con la Beca Elena Burke, otorgada por la AHS, ¬Ņqu√© nuevas posibilidades se abren ante ustedes con la obtenci√≥n de este reconocimiento? ¬ŅQu√© metas les fija en el horizonte de las posibilidades?

Estamos muy orgullosos y felices de haber ganado en 2020 la Beca Elena Burke, la cual nos ofrece la oportunidad de tener nuestro primer √°lbum bajo el sello de la disquera Bis Music. De este primer disco tenemos como meta materializar algunos videoclips de varias de las canciones, para de esta forma hacer llegar nuestra obra a un mayor n√ļmero de personas, tanto a trav√©s de las redes sociales como desde la Televisi√≥n Cubana.

tomada del perfil de facebook de NU9VE

Un reconocimiento es siempre una cr√≠tica positiva a la trayectoria de un artista o un grupo, ¬Ņsienten que marca un antes o un despu√©s; o piensan que los reconocimientos forman parte del camino, s√≠, pero no parte indispensable, sino complementaria, opcional?

En nuestro caso particular consideramos que marca un antes y un después debido a que nos da la posibilidad de tener nuestro primer álbum, y además formar parte del catálogo de Bis Music, cuestión que nos enorgullece muchísimo. Por otro lado, un reconocimiento también forma parte del camino de todo artista y puede abrir puertas para su aprendizaje personal y profesional.

¬ŅDe qu√© forman definen la felicidad como artistas? ¬ŅQu√© condicionantes tendr√≠a esta que tener para satisfacerles?

La felicidad para nosotros es tener la posibilidad de crear y materializar nuestra obra y que las personas disfruten tanto como nosotros las canciones que hacemos. Los condicionantes est√°n en tener la posibilidad de convertir esta meta en una realidad a trav√©s de los diferentes medios de comunicaci√≥n, instituciones, y del apoyo de las personas que nos escuchan y disfrutan de nuestra m√ļsica.

tomada del perfil de facebook de NU9VE

La m√ļsica es un arte que se nutre de la colaboraci√≥n, del intercambio no solo con el p√ļblico sino con otros artistas. ¬ŅC√≥mo experimentan esta sinergia y de qu√© manera sienten que ha impactado/transformado sus visiones creativas?

Hemos tenido la posibilidad de colaborar con algunos artistas como Jotabarrioz, Nelson Vald√©s, el D√ļo Iris, Javier Valladares, Kialo, Club Conexo, y todas estas colaboraciones han constituido experiencias muy gratificantes para nosotros. En una colaboraci√≥n confluyen dos maneras de decir una misma obra. Para nosotros es un ganar-ganar por ambas partes ya que implica un abrirse a ver otras maneras de hacer, donde se nutre una misma idea por la visi√≥n de cada uno de los artistas. Los acercamientos a estas colaboraciones siempre son enriquecedores ya que podemos aproximarnos a la manera diferente en que otros artistas abordan la m√ļsica.

tomada del perfil de facebook de NU9VE

¬ŅCreen que el arte, en sentido general, se ha de renovar constantemente o apuestan por elementos fijos, que les permitan asentar una propuesta art√≠stica, un estilo, un sello?

La vida artística de un compositor suele dividirse en tres etapas. En cada una de esas etapas el compositor mantiene su esencia, pero existen cambios que las distinguen debido a la madurez alcanzada a lo largo de su historia y también debido a la coyuntura sociohistórica en la que se encuentre. En nuestro caso, los elementos artísticos esenciales van a estar presentes siempre en nuestra obra. No obstante, en los diferentes momentos de nuestra carrera iremos cambiando, madurando, encontrando nuevas tendencias musicales pero siempre consecuentes con nuestra esencia.

Cuando componen, cuando buscan una nota o frase espec√≠fica, una palabra que realmente tenga un significado, ¬Ņqu√© herramientas utilizan?, ¬Ņcu√°ndo saben que una obra est√° lista para enfrentarse a su p√ļblico?

La herramienta es un sentimiento, una experiencia, una historia. La obra est√° lista cuando existe una consonancia entre lo que sucede en nuestra cabeza y lo que llegamos a materializar. No obstante, toda canci√≥n puede perfeccionarse de por vida. El hecho de que una canci√≥n est√© terminada no significa que a√Īos despu√©s no pueda volver a ser abordada de una manera distinta por el mismo artista. Se puede decir que el proceso de conclusi√≥n de un tema es casi infinito.

tomada del perfil de facebook de NU9VE

¬ŅC√≥mo han vivido ambos su interrelaci√≥n con el p√ļblico?

Estamos muy felices por la acogida de nuestra obra. Ya sea presencial o través de las redes, las personas siempre nos hacen llegar su sentir con respecto a nuestras canciones y nuestra forma de interpretarlas. Esto ha sido muy esperanzador y motivador desde nuestros inicios.

Desde que se fund√≥ Nu9ve han cambiado el mundo, las relaciones art√≠sticas, el panorama espiritual de una generaci√≥n. Y, supongo, tambi√©n habr√°n cambiado ustedes mismos. ¬ŅCu√°les son sus nuevas apuestas con estas transformaciones? ¬ŅDe qu√© forma puede un artista utilizar los recursos que la realidad, a veces cruda, le brinda, para entonces comulgar con esta realidad y, de paso, reflejarla a trav√©s del arte?

El artista siempre puede reflejar su realidad a través de su obra. De hecho el artista cuenta para la creación con sus propias inquietudes, cosmovisión, sentimientos, es imposible deslindarse de ello. Nuestra apuesta es seguir haciendo lo que nos gusta hacer: nuestras canciones y hacerlas llegar a las personas. Ahora se utilizan más las redes debido a la pandemia, pero tenemos la esperanza de retomar nuevamente los escenarios y vivir la cálida aceptación de las personas que disfrutan nuestro quehacer.

cortesía de los entrevistados

A la hora de crear, ¬Ņqu√© es lo m√°s importante?

Dos cosas son fundamentales a la hora de crear: tener algo que decir, ya sea una experiencia, una historia, una reflexi√≥n; y transmitir un sentimiento, porque la m√ļsica tambi√©n es eso, sentimiento, emoci√≥n.


Marzo Literario: un festival que promete la primavera en letras (+VIDEO)

La literatura no descansa, no tiene un lugar que la restrinja o la limite. La lectura no pasa de moda, los lectores se adaptan a nuevos soportes, contextos, modos de lectura. Por eso, cuando los grandes espacios presenciales para hablar de lo que interesa a los lectores y hacedores de libros, a sus promotores y amantes, ellos se reinventan el modo de coincidir, de intercambiar, de leer.

También por eso florece Marzo Literario, un festival nacido del deseo de poner al libro en el centro. Lisbeth Moya González, coordinadora del certamen, cuenta del momento germinal:

“Es una idea que nació a raíz de la inquietud y el debate entre varios artistas, escritores, amigos que tienen que ver con el mundo de la literatura y el mundo editorial en general. Entre ellos precisamente, miembros de la revista El Caimán Barbudo. Estuvimos debatiendo sobre la necesidad de que se aproveche este espacio que ha brindado la pandemia con el aislamiento y demás para promocionar literatura y la lectura.

‚ÄúLlegamos al consenso de que ser√≠a muy bueno crear un festival cubano de promoci√≥n del libro y la lectura para dar a conocer el trabajo de autores, editoriales y proyectos de promoci√≥n literaria que online tambi√©n han surgido durante este contexto, y un poco tambi√©n el trabajo de los j√≥venes escritores cubanos que no necesariamente tienen un libro publicado u otros que s√≠ los tienen y que interact√ļan en las redes y dan a conocer su obra.

‚ÄúAl principio nos dimos cuenta de que, si bien much√≠simos festivales de otra √≠ndole se han logrado hacer online, precisamente la literatura es una de las ramas del arte m√°s propicias para el desarrollo de eventos en las redes y que esta puede ser una oportunidad √ļnica para hacerlo desde Cuba porque en aislamiento el mundo ha logrado potenciar esta herramienta al m√°ximo y nuestro pa√≠s no se ve exento de esto.

“Sería este momento un reto para trazar el camino del uso de las nuevas tecnologías para los escritores, para las entidades involucradas que tanto necesitan dichas herramientas para dar a conocer a sus autores y para darse a conocer de manera individual, en el caso de los escritores y de las editoriales a través de estos.

‚ÄúSer√≠a tambi√©n un reto para los dise√Īadores, comunicadores, y promotores de la cultura, que deber√≠an ser capaces de llevar de la mejor manera esta informaci√≥n a las personas.

‚ÄúIgualmente, el festival ser√≠a una buena forma de socializar el libro en otros formatos y promocionar la carrera de muchos escritores que lamentablemente no tienen presencia en las redes, porque en Cuba conseguir libros de autores cubanos en formato digital suele ser bastante complicado.‚ÄĚ

Marzo Literario se realizar√° durante siete d√≠as, del 19 al 25 de marzo y estar√° dedicado a Sigfredo Ariel, entra√Īable poeta cubano que falleci√≥ recientemente. As√≠ que con la primavera llegar√° tambi√©n este sue√Īo que han abonado muchos colaboradores e instituciones que brindan su apoyo: como el Fondo Editorial Casa de las Am√©ricas, el Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ, El Caim√°n Barbudo, La Casa de la Poes√≠a de La Habana, Oralitura Habana, la Editorial En vivo; Ediciones La Luz, de Holgu√≠n; la revista La Gaveta, de Pinar del R√≠o, entre otros.

‚ÄúEl festival se va a insertar dentro de la jornada del Instituto Cubano del Libro para celebrar el D√≠a del libro cubano, el 31 de marzo. Tiene plataformas en Facebook, Telegram. Todos los proyectos apoyar√°n, desde sus redes, el evento. Habr√° un gran repositorio de libros digitales auspiciado por Claustrofobias, algo as√≠ como un gran stand virtual, en el que tratamos de que los libros de formato epub sean de descarga gratis, no solo ser√°n nacionales sino facilitados por editoriales extranjeras que han publicado a autores cubanos‚ÄĚ, explica Lisbeth Moya.

Es preciso apuntar que el dise√Īo del cartel y obra visual de la campa√Īa son de la autor√≠a de Alejandro Cuervo.

Otra de las organizadoras del evento, la estudiante de Periodismo Lilian Sarmiento, explica que contarán con la participación de disímiles proyectos de promoción literaria como Isliada, Claustrofobias Promociones Literarias, La estantería cubana, La jeringa, Callejas, Discurso de Eva, La NarraTK, Zzzumbido, Ediciones Sinsentido, Espacio Abierto, Axioma, Vórtice, Proyecto Manifiesto.

Así mismo acota que los talleres tendrán los siguientes temas:

Los proyectos cubanos de promoción literaria en entornos digitales.

El libro y sus nuevos formatos. Experiencias de producción del libro.

La ciencia ficción y el género policial en Cuba.

La literatura hecha por mujeres.

La décima improvisada y escrita

Literatura de la brevedad.

La colaboración puede reconocerse como el signo de un proyecto que comenzó a sumar adeptos en Telegram, y que, desde ya, aclara Moya: “se propone no ser un espacio de promoción literaria convencional, sencillamente, o hacer las cosas de la misma manera que estamos acostumbrados, sino que apuesta por la frescura que todos esos proyectos jóvenes pudieran impregnarle.

‚ÄúBusca ser un espacio de promoci√≥n del libro y la lectura en toda su extensi√≥n y esto se ha pensado para ser hecho mediante talleres, conferencias, lecturas online, conferencias, mesas de debate, presentaciones de libros, book¬īs trailers.

‚ÄúVamos a utilizar YouTube, Facebook, Ivoox y Telegram. Esta √ļltima ha sido una de las principales herramientas que estos proyectos que han surgido en Cuba en los √ļltimos tiempos‚ÄĚ.

Con el acompa√Īamiento de amigos y amantes de la literatura, marzo florecer√° en letras para los cibernautas.


«La escritura y la poes√≠a son mis paraca√≠das»

Pablo G. Lleonart sabe que la literatura ‚ÄĒque la creaci√≥n en sentido general‚ÄĒ es un salto de fe al vac√≠o. No obstante, se arma, se prepara el joven artista para que su descenso vaya acompa√Īado por la palabra, la escritura y la poes√≠a. Estos paraca√≠das lo han sostenido bien. Las redes sociales ‚ÄĒun espacio de conexi√≥n ya no alternativo sino imprescindible, que ambos defendemos‚ÄĒ nos hicieron contactarnos por coincidencia. Pero, nada es coincidente en esta vida, es mi creencia. Conocer un poco m√°s de la obra Pablo G. Lleonart fue el motivo que me llev√≥ a este di√°logo.

Se ha hablado mucho (y debatido) acerca del concepto juventud en relaci√≥n con el material art√≠stico, ¬Ņc√≥mo se concilia una relativa corta edad biol√≥gica con la calidad de la escritura?

Pienso que para valorar la calidad literaria no podemos juzgar la edad del escritor, el texto se defiende por s√≠ solo. Carson McCullers escribi√≥ El coraz√≥n es un cazador solitario con 23 a√Īos, Rimbaud ten√≠a 19 cuando apareci√≥ Una temporada en el infierno. Harold Bloom con 30 a√Īos ya daba clases en Yale y hab√≠a escrito tres libros sobre el romanticismo ingl√©s considerados innovadores por la cr√≠tica. Ejemplos sobran. No obstante, a medida que se crece en edad tambi√©n se gana en experiencia y se tienen m√°s lecturas asimiladas que permiten enfrentar el ejercicio de la escritura con mayor madurez. La calidad literaria radica en el rigor y seriedad con que afrontemos el ejercicio de la escritura.

Como joven creador, ¬Ņqu√© buscas, qu√© te interesa contar?, ¬Ņqu√© no buscas y qu√© nunca contar√≠as en tus historias?

Como creador busco que mis historias y mis poemas sean capaces de calar en el lector, que estos sientan los mismos placeres que yo cuando leo a Lorca, Borges y Pessoa: creo que ese ser√≠a el sue√Īo de cualquier escritor. Me interesa abordar lo universal desde lo cubano, ser capaz de que un verso o l√≠nea que haya escrito conecte con el otro y este se sienta identificado con lo que lee. No busco la grandeza, esa se la dejo a Dante. Nunca contar√≠a mis historias de amor, o tal vez s√≠.

¬ŅInfluye en tu percepci√≥n de la realidad ‚ÄĒy en tu transformaci√≥n de esa realidad en materia ficcional‚ÄĒ los estudios de Periodismo?

Comenc√© estudiando Ingenier√≠a Mec√°nica en la Universidad de Matanzas. En aquel entonces me interesaban los ‚Äún√ļmeros‚ÄĚ, todav√≠a me interesan; pero la carrera en su propia din√°mica, como es l√≥gico, me distanciaba de mi otra pasi√≥n: la literatura. Ante la disyuntiva opt√© por cambiarme para la Licenciatura en Periodismo, la cual no solo me aportaba herramientas para desarrollar habilidades a la hora de escribir sino que tambi√©n me manten√≠a vinculado a la vida cultural de mi ciudad. ¬†

El di√°logo constante¬† ¬†enfrentar diversidad de criterios entre compa√Īeros y profesores durante cinco a√Īos de la carrera de Periodismo ayud√≥ a formar mi pensamiento cr√≠tico. Otra influencia de mi profesi√≥n quiz√°s sea el hecho de que me ayud√≥ a expresar las ideas de manera clara, sin muchos rodeos, lo cual el lector siempre agradece. Tanto la literatura como el periodismo se nutren de la misma materia prima, la palabra. Ser√≠a entonces, a la hora de la creaci√≥n, un poco como navegar entre dos aguas.

¬ŅQu√© consideras imprescindible en la formaci√≥n espiritual de un escritor joven?¬†

Tres cosas: leer, leer y leer, y si me dejan agregar una cuarta por aquello de que los tres mosqueteros son cuatro, diría que aprender a escuchar receptivamente. En Matanzas he tenido el privilegio de poder dialogar con personas y creadores magníficos como Alfredo Zaldívar, Laura Ruiz Montes, Ulises Rodríguez Febles, José Manuel Espino… y muchos más que han abierto siempre sus puertas al diálogo con los más jóvenes.

¬ŅPor qu√© la poes√≠a? ¬ŅPor qu√© escribir?

Si hay que buscarle un ‚Äúpor qu√©‚ÄĚ a por qu√© escribo, creo que se lo debo en especial a mi madre, la cual es bibliotecaria y de peque√Īo siempre hizo que creciera rodeado de libros. Tambi√©n la suerte de tener profesores durante mi formaci√≥n acad√©mica que estimularon la creaci√≥n, como el repentista Orismay Hern√°ndez, y la pareja formada por Mar√≠a Isabel Tamayo y Ulises Rodr√≠guez Febles.

La culpa de que escriba poes√≠a la tiene Leymen P√©rez, quien me alent√≥ en 2017 a incursionar en ese g√©nero. Hasta ese a√Īo solo escrib√≠a narrativa y me conceb√≠a como ‚Äúnarrador puro‚ÄĚ. Pero ya lo dijo Billy Collins: lo malo de escribir poes√≠a es que anima a escribir m√°s poes√≠a. Y desde entonces la poes√≠a me ha cautivado por completo.

Resumiendo, la escritura en mí es una necesidad. Si Huidobro dice que la vida es un viaje en paracaídas, la escritura y la poesía son mis paracaídas, me mantienen a flote, me sostienen.

Como lector, ¬Ņqu√© buscas en un buen libro? ¬ŅCambia esa opini√≥n, esa percepci√≥n a la hora de ser t√ļ quien produce/escribe un libro?

Considero que la lectura es una praxis personal. En particular, lo que me apasiona de un buen libro es el c√ļmulo de belleza (est√©tica) m√°s la extra√Īeza que pueden producir una serie de palabras colocadas unas tras otras, hasta que logran en m√≠ eso que Yeats llam√≥ ‚Äúestado de fuego‚ÄĚ, que no es m√°s que la sensaci√≥n de entelequia que nos posee cuando las palabras tocan cada fibra de nuestro esp√≠ritu. Al leer as√≠ nos sentimos plenos, realizados.

Cuando soy yo quien escribe siempre trato de separarme del texto que escribí y asumo una postura de lector que se acerca por vez primera a ese texto. Por supuesto, si yo mismo no soy capaz de conmoverme con lo que escribo, nadie lo hará tampoco.

¬ŅSueles leer a tus contempor√°neos, tanto nacionales como internacionales?

Por supuesto, e igual pretendo que me lean. Si nosotros mismos no nos leemos, qué podemos esperar de otros. Los clásicos siempre serán un referente, un paradigma, pero el lenguaje del siglo XVII no es el mismo que el del siglo XXI, ni el lector de entonces es el de hoy. Yo apuesto por el futuro de la lectura y la literatura, y ese futuro se empieza a labrar desde la contemporaneidad. En mis anaqueles tengo libros de Shakespeare y Cervantes,  pero también los de Elaine Vilar Madruga.

¬ŅCrees que puede aprenderse, as√≠ sea de la diferenciaci√≥n o la emulaci√≥n, de aquellos con los que se comparte generaci√≥n, tiempo y espacio geogr√°fico?

Creo que sí, que el escritor y el artista en sentido general deben tener siempre la capacidad de aprender de sus contemporáneos. En la medida en que seamos capaces de entrar como generación en un diálogo creativo creceremos no solo individualmente como creadores sino también que le aportaremos a la cultura cubana una mayor posibilidad de enriquecimiento simbólico.

Por ejemplo, cuando se lee a Wordsworth, Keats, Shelly, Byron sabemos que estamos leyendo a Wordsworth, Keats, Shelly, Byron pero, al mismo tiempo, en esa singularidad existe una unidad que los hace trascender a ellos individualmente y como representantes del romanticismo inglés.

¬ŅExiste, para ti, una generaci√≥n escritural? ¬ŅTe sientes parte de una?

No creo que exista una generación, entendiendo el término generación tal y como nos referimos por ejemplo a la Generación del 27 o al grupo Orígenes. Sí me siento parte de un grupo de jóvenes que compartimos una serie de intereses literarios y temáticos porque vivimos en el mismo tiempo y espacio geográfico.

tomada del perfil de facebook del autor

Coméntame un poco de tu proceso creativo…

El escritor tiene tres fuentes de inspiraci√≥n: lo que lee, lo que le cuentan y lo que vive. De ah√≠ nos nutrimos para conformar nuestras historias. En mi caso se da la combinaci√≥n de esas tres: puedo estar caminando por la Calle del Medio en Matanzas o ir en un √≥mnibus en uno de esos recorridos rutinarios, o leyendo sentado en mi casa‚Ķ en cualquiera de esas situaciones la musa es capaz de atraparme y, una vez que lo hace, logro esbozar un primer manuscrito que con el paso del tiempo siempre reescribo y vuelvo sobre √©l, hasta que me convenza que tiene alg√ļn valor literario. No tengo una hora del d√≠a espec√≠fica, considero que todo momento siempre es oportuno para escribir.¬†¬†

El rigor del oficio, ¬Ņes indispensable o puede ser suplido con otras herramientas simb√≥licas?

Mario Vargas Llosa dec√≠a que los j√≥venes de hoy no est√°n preparados para leer libros extensos porque tienen muchas cosas en mente. Al mismo tiempo atienden a un libro, a la televisi√≥n o la computadora encendida o al tel√©fono celular que suena… A lo que Juan Villoro respondi√≥ que eso lo ha visto con su hija. Lo interesante es que ella, dec√≠a Villoro, anda bastante atenta a todas esas cosas que refiere el Nobel peruano. O sea, antes estabas fijo en una plataforma y ahora digamos que la mente opera m√°s como un radar, y eso al mexicano le parec√≠a m√°s positivo.

Estoy de acuerdo con Villoro, me parece que hoy no solo los escritores, sino todos, tenemos mayores herramientas simbólicas a las que aferrarnos y complementar eso que llamamos el rigor del oficio.

M√°s all√° de la lectura, ¬Ņexiste un √°mbito art√≠stico, cultural, hist√≥rico, o de cualquier otro tipo que nutra tu escritura? ¬ŅQu√© temas te interesa reflejar en tu creaci√≥n?

Me interesa mucho la Historia y cómo se conectan los diferentes procesos históricos unos con otros, la concatenación de los hechos que nos llevan a ser lo que somos. Eso también lo intento reflejar en mis textos.

Las redes sociales han pasado a formar ‚ÄĒsobre todo durante el √ļltimo a√Īo (este nefasto 2020), pero incluso desde mucho antes‚ÄĒ parte indispensable del proceso de comunicaci√≥n del arte y casi uno de los pocos recursos que nos ha quedado para comulgar con el otro (ya sea el otro artista o el otro lector, receptor). ¬ŅCrees que nuestra forma de entender la creaci√≥n, fundamentalmente la literatura, est√° destinada a cambiar gracias al influjo de las redes sociales en la vida del autor?

Es un poco lo que te respond√≠a anteriormente, el escritor del siglo XVIII no ten√≠a televisi√≥n ni Internet, por lo tanto su comunicaci√≥n con el otro y sus procesos creativos respond√≠a tambi√©n a ese contexto hist√≥rico. Hoy podemos estar intercomunicados, hoy puedo hablar e intercambiar ideas con poetas de dis√≠miles latitudes y eso forma parte de nuestro d√≠a a d√≠a, lo que por supuesto hace apenas cien a√Īos hubiera resultado imposible. Yo soy de los que defienden la idea del canon literario de Harold Bloom, el cual no ve el canon como un cuerpo ideal, sino como un cuerpo sobreviviente y que es y ser√° capaz de mantenerse durante el decursar de los tiempos.

La influencia de Shakespeare y Cervantes será eterna y las nuevas tecnologías podrán hacer que encontremos otras formas de acceder y de (re)interpretar los clásicos, pero nunca podrás obviarlos porque tienen la capacidad de conocernos y nosotros de reconocernos en ellos. El placer estético de leer una obra universal jamás podrá ser suplantado por las redes sociales. Que usemos otras plataformas para exponer y multiplicar la literatura no implica que cambie los genes de lo que es la literatura desde Homero hasta la actualidad.

¬ŅCu√°l es tu visi√≥n sobre el fen√≥meno del libro digital aplicado a la realidad cubana actual? ¬ŅEst√°n los lectores listos para ello? ¬ŅY los autores?

El libro digital es un hecho en el mundo del siglo XXI. El lector siempre agradecerá las facilidades que brindan las tecnologías para hacerse con la literatura que consume. Además, es una ventaja poseer miles de libros en el teléfono en vez de que ocupen un espacio físico de la casa. El problema que veo en el contexto cubano es la infraestructura necesaria para llevar acabo semejante transformación, y así poder hablar de un mercado digital del libro. El lector cubano me parece más preparado para ese cambio que los propios autores. El lector joven, sobre todo, ha crecido leyendo mucha literatura digital. Pero a los autores les será más difícil asimilar, no ver sus libros en físico, no poder firmarlos ni interactuar con el potencial lector.

¬ŅC√≥mo te gustar√≠a que definieran tu estilo? ¬ŅC√≥mo lo definir√≠as t√ļ?

Leymen Pérez dice que soy un escritor intertextual, y estoy de acuerdo con él. Me gusta una idea de Laura Ruiz Montes sobre mi primer poemario, Habitantes de Marte, en la que dice que anclo en el trópico una traducción de lo universal. Creo que lo más importante del estilo radica precisamente en tener estilo, que cuando me lean reconozcan a Pablo G. Lleonart.


«Solo lo aut√©ntico no se desvanece»

Nos conocimos en el Curso de T√©cnicas Narrativas del Centro Onelio Jorge Cardoso. Corr√≠a entonces el a√Īo 2008, si la memoria no me falla. Carlos Ettiel G√≥mez Abreu y yo compart√≠amos no solo las aulas del Onelio sino tambi√©n esos oportunos encuentros entre creadores que, m√°s all√° de las clases, conectaban a esp√≠ritus y artistas afines. Los a√Īos han llovido desde aquel momento, pero Carlos Ettiel contin√ļa siendo ese muchacho aut√©ntico que cargaba poemas, rimas y palabras. A√ļn sigue confiando, como yo, en la perdurabilidad del buen arte y su necesaria (r)evoluci√≥n.

tomada del perfil de facebook de carlos ettiel

¬ŅEs necesaria una actualizaci√≥n de lenguajes y referentes para dialogar con el ni√Īo lector contempor√°neo, o piensas que las (r)evoluciones de la literatura infantil y juvenil deben marchar por otros caminos?

S√≠. Es necesaria una actualizaci√≥n de lenguajes y referentes para dialogar con el ni√Īo lector contempor√°neo. El ni√Īo de hoy es diferente al que fuimos los autores que hacemos literatura para este tipo de p√ļblico. Algunos problemas, conflictos familiares reflejados en la literatura para ni√Īos se mantienen en el tiempo, pero hay que recontextualizarlos. Adem√°s, incluir nuevos elementos ficcionales, tramas, mundos desconocidos, personajes diferentes, en aras de diversificar temas, contextos, argumentos‚Ķ que son infinitos (tantos como pueda imaginarse en varios campos poco explorados); sin embargo algunos autores insisten en repetirse, manteni√©ndose en su zona de confort. Tambi√©n debe modernizarse y atenderse el lenguaje para que no aparezcan (como suele ocurrir) expresiones del registro que delatan al adulto narrando la historia o como sujeto l√≠rico en el caso de la poes√≠a: el ni√Īo lo descubre con facilidad, entonces se distancia; no puede subestimarse su poder de lectura, mucho m√°s variado y rico que el de los adultos.

Aunque tu pregunta compuesta est√° enlazada con una ‚Äúo‚ÄĚ (disyuntiva) no escojo entre una u otra. Para m√≠, ambas respuestas son un S√ć. Pienso que las (r)evoluciones de la literatura infantil y juvenil deben marchar por otros caminos. Pocos autores exploran formas o temas novedosos, pero no es la generalidad. No mencionar√© nombres ni cu√°l es el derrotero, baste decir: es aquel que no se halla transitado a√ļn, solo es preciso imaginar.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Escribo generalmente por las ma√Īanas. La historia o poema da vueltas en mi cabeza durante el d√≠a, puedo so√Īarlo en la noche y en las primeras horas lo paso al papel. Tambi√©n suele llegar la inspiraci√≥n a otra hora. En ese caso no espero a la ma√Īana, debo sentarme de inmediato para no olvidarlo, pues es un crimen desperdiciar ideas. El ritmo biol√≥gico est√° m√°s arriba y el cerebro m√°s fresco entre las siete y las diez de la ma√Īana. Para cada g√©nero no es igual el proceso creativo. La poes√≠a demanda alta inspiraci√≥n, dominio de elementos formales, m√°s libertad espiritual. La narrativa, mayor concentraci√≥n y dominio de toda la trama ya contada, caracter√≠sticas y lenguaje propio de personajes; conocimiento claro de las escenas, res√ļmenes, indicios, cat√°lisis, conflictos e informantes en cada cap√≠tulo, a fin de sugerir sin regalar; que no haya efecto sin causa, que todo lleve a dos o m√°s lecturas en la corriente subterr√°nea de sentido, que se resuelva solo lo justo, sin excesos ni insuficiencias en ninguno de los ingredientes anteriores. Intento de manera primordial cumplir con la ley del inter√©s (mostrando solo la punta de iceberg).¬†

Algunos critican las técnicas aprendidas en el curso Onelio. Es cierto que deben emplearse de manera natural sin evidenciarlas burdamente; pero en mi criterio, su dominio y uso consiente deriva en resultados maravillosos: son imprescindibles para que el texto no sea mero relato y cobre verdadero valor estético literario.

La poes√≠a cl√°sica rimada, en sus diversas variaciones estr√≥ficas, forma parte de tu quehacer literario, ¬Ņde qu√© manera la tradici√≥n puede resultar atractiva al lector de hoy?

La tradici√≥n puede y resulta muy atractiva al lector de hoy, en especial la infantil. Estas formas estr√≥ficas con m√©trica y rima son atrayentes para el ni√Īo. Las he estudiado para hacer nuevos experimentos que, siguiendo el canon, rompan algunos elementos de su escritura, pero mantengan una parte considerable de la estrofa, a fin de que la innovaci√≥n sea aceptada por el peque√Īo lector y los autores; denot√°ndose la intenci√≥n escritural, la inventiva consciente que debe contribuir a algo nuevo y superior, ser acertada, y no parecer desliz impensado o imposici√≥n forzosa. Para rescatar la tradici√≥n hay que innovar. Esto deber√≠a hacerse tambi√©n en la literatura para adultos. Unos pocos lo han hecho ya con la d√©cima y el soneto; nadie, con otras estrofas.

tomada del perfil de facebook de carlos ettiel

¬ŅCu√°n importante es para ti la arquitectura de un libro en tanto materia est√©tica?

Es fundamental. Cada poema, secci√≥n o cap√≠tulo debe estar muy bien ubicado y concebido en una dramaturgia general. Por ejemplo: poema p√≥rtico, de inicio de secciones, los otros relacionados en sinergia de contenido, poes√≠a final. (Aunque hay textos aparentemente alocados que son v√°lidos si su dise√Īo es funcional). La calidad de ilustraciones, su ubicaci√≥n, as√≠ como la cubierta son de relevancia suprema, si no son est√©ticas que te echan a perder el libro.

¬ŅEres de aquellos autores que juzgas a un libro por su cubierta?

No juzgo a un libro por su cubierta, me baso en el autor, tema y nota de contraportada.

Por otra parte, me gusta que mis libros tengan cubierta atractiva, porque los escritores hacen como yo, van a leer detr√°s los elementos de inter√©s sobre el volumen; pero el p√ļblico en general no hace esto. Solo mira la cubierta: el rostro del libro, la carta de presentaci√≥n. Cuando la cubierta es mala, el lector no compra el libro, ni siquiera lo pide para hojearlo.

En las relaciones del mundo editorial (con agentes, editores, ilustradores, etc.), ¬Ņcu√°l consideras la m√°s importante por sus repercusiones en la vida del autor?

No s√© qu√© decir. Soy mi propio agente. Los ilustradores son una caja de sorpresas. Los hay muy buenos y los que dibujan mu√Īecos horribles considerados art√≠sticos o interpretan mal el texto que ilustran. Con los editores siempre trabajo por correo electr√≥nico. (Algunos me hacen revisar de m√°s, pues no le encuentran ning√ļn error a mi obra, cuando en realidad siempre hay detalles que pulir). De estas relaciones, creo que la m√°s importante en mi vida de autor se debe a los editores.

¬ŅPor qu√© crees que el mercado internacional luce, al menos en apariencia, tan reacio en abrir sus puertas a nuevos escritores, fundamentalmente cubanos?

No creo que el mercado internacional esté reacio a abrir sus puertas a nuevos escritores cubanos. La primera barrera es nuestra. Tenemos que escribir mejor. Gestionar más; ya que apenas tenemos agentes aquí, establecer lazos con extranjeros y aprender de su experiencia, no temer a este mundo del mercado que tiene sus complejidades. Para quien vive en un pueblo aislado, sin la tecnología, relaciones ni recursos de las capitales de provincia o La Habana, este reto es mayor, pero no hay puerta que no pueda abrirse si la empujamos fuerte.

Entonces, ¬Ņexiste una verdadera apertura editorial del talento nacional a otras oportunidades m√°s all√° de nuestro contexto geogr√°fico?

Hay una discreta apertura editorial del talento nacional a otras oportunidades más allá de nuestro contexto geográfico a partir del lento desarrollo de Internet en nuestro país, el temor y la falta de gestión, iniciativa o esfuerzo de los autores por explorar estos terrenos. Algunos se han decidido. Falta mucho camino por andar.

¬ŅEst√° el ni√Īo listo para leer sobre todo tipo de temas, para conocer todo tipo de personajes, o piensas que el escritor debe ejercer alg√ļn juicio, de tipo est√©tico pero tambi√©n de cualquier otra √≠ndole, a la hora de abordar determinadas realidades?

El ni√Īo est√° listo para leer sobre todo tipo de temas, para conocer todo tipo de personajes. El escritor debe presentarlo con tacto, mesura, buen gusto est√©tico, pero sin miedo a ning√ļn tipo de argumento complicado. Esto lo tienen claro autores como Luis Cabrera, Mildre Hern√°ndez, Eldys Baratute, entre otros.

tomada del perfil de facebook de carlos ettiel

¬ŅExiste la autocensura?

S√≠ existe la autocensura, porque muchos piensan en qu√© dir√°n los lectores sobre la trama de su texto cuando abordan un asunto dif√≠cil. En alg√ļn momento he vacilado, pues hay temas duros, cuyas interpretaciones negativas pudieran acarrear problemas al autor. Esto ocurre mucho con el humor, la cr√≠tica social, la iron√≠a, los temas de sexo, etc. Desde hace tiempo intento no autocensurarme. Que sean otros los que me digan que est√° ‚Äúmuy fuerte‚ÄĚ.

¬ŅQu√© lugar ocupa, dentro de tu producci√≥n, la literatura escrita para adultos? Tengo la impresi√≥n de que no es el √°rea m√°s conocida de tu trabajo‚Ķ

Sesenta por ciento para ni√Īos; cuarenta, para adultos. Escribo bastante para adultos, aunque es menos conocida esta producci√≥n. (Siempre unos g√©neros encuentran mayor salida que otros, tampoco ayuda vivir en un pueblo lejos de los centros de poder). Tengo varios libros de d√©cima, poes√≠a, cuento, minicuento y novela para adultos en editoriales como Montecallado, El mar y la monta√Īa, Letras Cubanas. Entre ellos los premios Francisco River√≥n, Juan Francisco Manzano y Regino Boti.

El humor es una herramienta de transformaci√≥n de la realidad. ¬ŅC√≥mo lo empleas dentro de tu literatura?

Considero muy importante el humor. Ayuda a mantener el inter√©s en el texto, le da realce est√©tico (aunque algunos crean lo contrario), mueve el pensamiento, transforma la realidad. Por eso tiene un lugar distinguido en mi literatura. Tengo varios libros de d√©cima humor√≠stica y en casi todas mis noveletas hay una fuerte dosis de humor; a veces sutil, ir√≥nico, alejado de los gags y chistes poco originales o discriminatorios. No considero que sea ‚Äúmenor‚ÄĚ una d√©cima c√≥mica cuando el humor maneja los resortes esenciales para un elevado nivel est√©tico de este dif√≠cil g√©nero que, como bien se dice, es muy serio aunque trate de provocar sonrisas.

¬ŅCu√°l ser√≠a tu lector ideal?

Cualquiera que se acerque a mis libros con el √ļnico prop√≥sito de disfrutar. Sin inter√©s de aprender nada ni analizar los atributos de lo escrito. Solo por divertirse, emocionarse, encontrar deleite para su esp√≠ritu.

En los tiempos actuales, ante las (in)certidumbres que enfrentamos como creadores en un panorama nacional e internacional cada vez m√°s cambiante, ¬Ņa qu√© puede el artista aferrarse?, ¬Ņqu√© es lo s√≥lido?, ¬Ņqu√© no se desvanece?

El artista puede aferrarse a los cl√°sicos, a su intuici√≥n, a la musa que lo impulsa por senderos de esp√≠ritu y emoci√≥n, reflejando lo cercano y a la vez lo universal, los s√≠mbolos y valores, lo ef√≠mero y pueril. Lo s√≥lido es lo sincero, el escritor no puede enga√Īar, construir, aprovechar tendencias, sino soltar el alma. Solo lo aut√©ntico, original y franco no se desvanece.