Premio


La AHS entrega sus premios de periodismo cultural

La sede nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en su Salón de Mayo, fue nuevamente espacio para las premiaciones de nuestros artistas. Así se dieron a conocer los resultados de uno de los reconocimientos más importantes: el que hace a la prensa joven, cronista, testigo y creadora de imágenes para cada uno de los consumidores que hoy persiguen la noticia como algo más elaborado, fuera de los estándares comunes de la prensa histórica y más apegados a los códigos de la contemporaneidad.

[+]


Puertas de Papel para Ediciones La Luz

Ediciones La Luz ‚Äďsello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en Holgu√≠n‚Äď recibi√≥ en la reci√©n culminada Feria Internacional del Libro de La Habana 2017, dos premios La Puerta de Papel, reconocimiento que otorga el Instituto Cubano del Libro (ICL) a editoriales, dise√Īadores, editores y escritores que hayan publicado sus textos a lo largo del 2016 en el Sistema de Ediciones Territoriales (SET).

[+]


La Feria con Luz

Este d√≠a 9 de febrero, qued√≥ inaugurada la 26. Feria internacional del libro de La Habana. Nuevamente la fortaleza de La Caba√Īa acoger√° la mayor de las jornadas culturales que se realizan en nuestro pa√≠s. En esta ocasi√≥n estar√° dedicada al destacado intelectual Armando Hart D√°valos, y tendr√° como pa√≠s invitado de honor a Canad√°.

[+]


Más allá de Los días de la histeria

Quiz√°s la cubierta parezca uno de esos afiches promocionales de alguna pel√≠cula de terror que los adolescentes frickies persiguen en el af√°n comprobatorio de radicalidad oscura ‚ÄĒigual eso podr√≠a funcionar como un buen gancho para este p√ļblico dif√≠cil‚ÄĒ; pero, sin hacer desd√©n a esa imagen ajena al prop√≥sito o el contenido del libro, por favor, pasen a sus historias, no se queden solo con la impresi√≥n de la portada. Comprender√°n entonces su merecido reconocimiento, al ganar la segunda edici√≥n del premio de narrativa breve Eduardo Kovalivker (2015). [+]


Recobrando un paseo por el jardín

Los primeros a√Īos del proceso revolucionario cubano han sido tratados por varios autores de la narrativa cubana. Pueden citarse obras memorables como Los animales sagrados, de Humberto Arenal; Memorias del subdesarrollo de Edmundo Desnoes; La √ļltima mujer y el pr√≥ximo combate, de Manuel Cofi√Īo y Los pasos sobre la hierba, de El Chino Heras. A este selecto grupo pertenece Un rey en el jard√≠n, de Senel Paz, quiz√°s m√°s conocido como guionista de cine. [+]


Ganar el Lloga burl√°ndose a la santiaguera

¬ŅQui√©n que es, o fue, santiaguero no lo dijo o se lo dijeron alguna vez? En la casa cuando a√ļn no levantaba una cuarta del suelo y se estrellaba contra algo, o al caerse, luego de comprobar que el golpe o la ca√≠da eran m√°s aparatosos que otra cosa, y como ¬ęlos ni√Īos son de goma‚Ķ¬Ľ O en la escuela, cuando alguien pasaba una pena en el aula o en el patio. O gritado mientras dos y m√°s saldaban cuentas en la fajaz√≥n concertada a las 4 y 20, al finalizar las clases, en la calle de la curvita, el parque.

Seguro que alguna vez, los nacidos en Santiago de Cuba, lo susurraron con placer ante la verg√ľenza del indeseable del centro de trabajo o paladearon el momento de decirlo con tono autosuficiente a quien fue incapaz de escarmentar por cabeza ajena, porque es m√°s hiriente y concreto que el extenso ¬ęte lo dije¬Ľ.

Pero nunca esta palabra de solo dos vocales se disfruta tanto como cuando se grita con el coro de las 20 mil voces del estadio Guillerm√≥n Moncada, cuando la bola se va de foul a las gradas y roza peligrosamente a alg√ļn fan√°tico fiel, seguidor de las Avispas en las buenas y las malas.

Sin embargo, hasta ahora, a muy pocos santiagueros se les hab√≠a ocurrido documentar ‚Äďm√°s all√° de las ciencias ling√ľ√≠sticas- esta forma singular de expresarnos. ¬ŅC√≥mo se te ocurri√≥ hacer un trabajo sobre el ¬ęioo¬Ľ? Es la pregunta que persigue a Dariela G√°mez Paz. La idea para este documental la tuvo el escritor Julio Jim√©nez, pero pensada exclusivamente como un audiovisual dedicado a esta t√≠pica forma de burlarse¬† santiaguera. ¬ęCuando un d√≠a hace muchos a√Īos √©l me lo comenta yo enseguida lo pens√© para la radio. Julio al final nunca concret√≥ esa idea, que de hecho no ha olvidado, pero realizada de otra manera. Yo me qued√© con la esencia‚Ķ un documental sobre el ‚Äúioo‚ÄĚ, en radio nada m√°s.

¬Ľ√Čl me dio esa idea y a partir de ah√≠ fue que indagu√©, y me demor√© much√≠simo porque no sab√≠a bien a quien buscar como entrevistado, gracias a un profesor del Centro de Ling√ľ√≠stica Aplicada, que fue quien me dijo que exist√≠a alguien que hab√≠a hecho una investigaci√≥n precisamente sobre el tema: el Doctor en Ciencias Arcilio Bonne. Imag√≠nate, esa era la persona que yo necesitaba.

¬ĽDurante el proceso de realizaci√≥n busqu√© ni√Īos para que me dieran su visi√≥n, para que me dijeran qu√© pensaban ellos que era el ‚Äúioo‚ÄĚ. Porque los ni√Īos son los primeros y los que m√°s usan esa expresi√≥n que es bastante infantil. Aunque cuando las personas crecen puede que la sigan usando, pero¬† la utilizamos m√°s cuando somos ni√Īos. Y si alguien entonces ten√≠a que aparecer en el documental eran ellos, as√≠ que me fui a una escuela, ellos me dieron el coro de la expresi√≥n, me dieron sus criterios sobre qu√© cre√≠an que significaba, cu√°ndo lo utilizaban.¬Ľ

Adem√°s de hablar cantando es el t√≠tulo de este documental con el que la periodista, realizadora y locutora de CMKW Radio Mamb√≠ gan√≥ por segunda vez el Taller y Concurso Nacional de la Radio Joven Antonio Lloga in memoriam. Hace dos a√Īos hab√≠a captado la atenci√≥n del jurado y los radialistas del evento con otro documental que redescubr√≠a a Los √ļltimos boys scouts, una historia casi olvidada sobre esta organizaci√≥n, que de alguna manera cambi√≥ la vida de hombres y mujeres, que pertenecieron a ella siendo apenas unos ni√Īos.

Durante las tradicionales escuchas en el Lloga llam√≥ la atenci√≥n la excelente factura del trabajo. La utilizaci√≥n de recursos dramat√ļrgicos que resaltan su veta antropol√≥gica: la narraci√≥n de un juego de b√©isbol en el Guillerm√≥n Moncada como hilo conductor, la conga como centro del dise√Īo sonoro y la coda entre el especialista y los santiagueros de a pie creando un relato ¬ęsabroso¬Ľ, de f√°cil escucha.

¬ęLa idea de utilizar a un narrador deportivo, surgi√≥ porque no sab√≠a muy bien c√≥mo acomodar el trabajo, y entonces me dije: ‚Äúbueno, si al final donde se utiliza much√≠simo el ‚Äúioo‚ÄĚ es en el estadio; donde, de hecho, personas de otras provincias conoce de la expresi√≥n porque all√≠ es donde se dice y desde donde transmite a todo el pa√≠s, pues d√©jame aprovechar una narraci√≥n deportiva y utilizarla entonces como un leitmotiv que me d√© el comienzo, el medio y el cierre. ‚ÄĚ Por eso le ped√≠ a un comentarista de Radio Revoluci√≥n y Radio Mamb√≠ que la narraci√≥n deb√≠a comenzar describiendo una jugada en la que la bola se va de foul. Por esa misma raz√≥n, algo que me pareci√≥ no deb√≠a faltar, era c√≥mo se vive en el estadio de pelota esa circunstancia que da lugar a la expresi√≥n.

¬ĽAhora, algo que pens√© indispensable en el trabajo era c√≥mo podr√≠a escribirse. Porque uno tiene claro que es una ‚Äúi‚ÄĚ y una ‚Äúo‚ÄĚ, pero cuando lo escribes no puedes poner simplemente ‚Äúio‚ÄĚ porque c√≥mo graficas la nasalizaci√≥n, ese sonido nasal que lo distingue en la fon√©tica. El profesor Bonne tiene una nueva investigaci√≥n que es una propuesta para su escritura pero esa historia no est√° en el trabajo.¬Ľ

Y por √ļltimo la canci√≥n de la conga que lleg√≥ de una manera fortuita. ¬ęYo no quer√≠a usar m√ļsica en el trabajo. Pero de alguna manera deb√≠a ambientarlo. Para m√≠ deb√≠a hacerlo con sonidos muy t√≠picos de Santiago o del estadio. Finalmente, desech√© la idea de los sonidos de la ciudad porque iba a ser muy engorroso. A√ļn con las cosas del Guillerm√≥n, el documental me quedaba seco, as√≠ que me dije que si algo identificaba al estadio santiaguero era la conga, y decid√≠ utilizarla. Lo que pas√≥ despu√©s fue fruto de la casualidad, yo ni siquiera sab√≠a que exist√≠a el tema. Yo estoy revisando una carpeta en la computadora donde hay congas y eso es lo que empiezo a utilizar, llega el musicalizador de la emisora que se pone a escuchar mientras yo hago el montaje del documental y me dice que en esa carpeta, al final, hay un tema de eso mismo; y despu√©s que me lo dice se va. Cuando yo busco, en efecto, encuentro la canci√≥n. Y aunque cuando la escuchas parece una grabaci√≥n antigua es un tema que hizo la conga de Los Hoyos y se llama Sonido Santiago. En la letra se siente que antes de componerla los miembros de la conga investigaron sobre el tema¬† porque en ella se escucha el verso: Arcilio me dijo que naci√≥ en Santiago, parece franc√©s pero es muy cubano.¬Ľ

Adem√°s de hablar cantando, antes de ser presentado en el Lloga compiti√≥ en el encuentro de radio joven Dial Centro. En Villa Clara a la gente le gust√≥ much√≠simo, confiesa, pero no deja de asombrarse porque aunque el profe Arcilio se lo coment√≥, no es hasta que se escucha el trabajo en otras provincias que te percatas que el ¬ęioo¬Ľ es un patrimonio ling√ľ√≠stico de Santiago de Cuba y Guant√°namo. Cuando est√°s con gente de otros lugares de Cuba te preguntan ¬Ņqu√© es eso? Se te acercan para preguntarte c√≥mo se pronuncia porque tienden a decirlo sin el acento nasal que lo singulariza.

Siempre le llam√≥ la atenci√≥n que en Santiago de Cuba, en el estadio Guillerm√≥n Moncada, sin ponerse de acuerdo, sin planificarlo, a la vez, a una sola voz digan ¬ęioo¬Ľ, ¬ęeso es tan llamativo, Julio siempre lo ha pensado para ese momento, para filmarlo en un estadio de pelota. Aunque el profesor dice que en el boxeo tambi√©n se utiliza, la teor√≠a que √©l apoya es que viene de una palabra francesa que se utilizaba hace mucho tiempo y que actualmente est√° en desuso, por lo menos de esa manera: gnon. Antes era eso lo que se gritaba en las peleas de boxeo, cuando la presencia francesa en Santiago era fuerte y tambi√©n se usaba en el idioma galo en esta ciudad que ten√≠a en su vida cotidiana mucho biling√ľismo. En su teor√≠a la palabra se fue modificando hasta quedar en el habla popular tal como la usamos hoy.

Dariela, como cualquier santiaguero tambi√©n ha dicho ¬ęioo¬Ľ siempre en circunstancias muy familiares. ¬ęSi alguien se cae como una burla uno le dice ‚Äúioo‚ÄĚ, algo as√≠ como toma, me alegro. Es una burla sana, nadie en su sano juicio o con un m√≠nimo de sensibilidad, como dice el profesor en el radiodocumental, lo utiliza cuando ha ocurrido algo serio o cuando le tiene estima a la persona que se ha equivocado. Es algo para re√≠rse, para dar chucho, como decimos los cubanos y s√≠, dije ‚Äúioo‚ÄĚ y lo voy a seguir diciendo bastante, sobre todo a mis amigos m√°s cercanos, gente con la que tengo confianza.¬Ľ

Aunque Dariela cree que la idea de una producci√≥n audiovisual sobre el ¬ęioo¬Ľ puede resultar atractiva, ¬ęnunca se me ocurri√≥, y no me tienta, hacer una versi√≥n audiovisual. Es que me cuesta pensar en im√°genes. Ya yo pienso las cosas para la radio, en la radio.¬Ľ