política cultural


Destrabando la Trova: segunda cita

El preludio nos pone en aviso. La Oda a la alegría se multiplica en miles de hogares cubanos y quién sabe en cuántos del mundo. Los protagonistas son jóvenes instrumentistas que sacuden cuerdas, flauta, quena, percusión cubana, guitarras, bajos y teclados eléctricos, trompeta, batería y sonidos de ordenador, que evidencian el poder del arte para trascenderse a sí mismo. En breve cederán el espacio a la guitarra en ropaje de mujer.

Y es que el discurso femenino traza particulares sendas en el trovadoresco hacer. Ellas acomodan los lenguajes l√≠rico-sonoros a sus propios decires. Varias son las voces de mujer que hoy se empoderan en Cuba y eligen por compa√Īera la guitarra.

Santa Massiel Rueda Moreno, trovadora, directora de la agrupaci√≥n Motivos Personales, presidenta ¬†de la AHS en Ciego de √Āvila y coordinadora del festival Trov√°ndote, fue la invitada a la segunda cita del Destrabando la trova con Eduardo Sosa.

Para la creadora las Romerías de Mayo son vitales en el movimiento cultural y juvenil del país. Rememora como punto de giro en su carrera la primera ocasión en el evento de juventudes, los espacios como oportunidad para coincidir con artistas de varias manifestaciones y ese sabor de enriquecimiento. Es algo que no se puede pensar en el movimiento cultural del país sin hablar de Romerías.

«Despu√©s de tu beso todo puede ser menos amargo/(‚Ķ) Este viento va a tu encuentro», rezan algunos de los versos de Todo es talla, su primer regalo musical para despejar de cualquier ¬†traba el di√°logo entre ambos cantautores.

Como gu√≠a de Motivos personales expone razones para no aceptar encasillamientos en denominaciones al formato como tr√≠o o cuarteto, pues explica, seg√ļn las inquietudes musicales se descubre el tr√°nsito desde el d√ļo hasta la banda. Prefiere entenderse como agrupaci√≥n o proyecto.

Uno de los n√ļcleos de la entrevista radic√≥ all√≠ donde el trovador indag√≥ por temas aun √°lgidos, pues entronizan con la revitalizaci√≥n de la pol√≠tica cultural cubana desde espacios como el turismo, y la a√ļn latente incapacidad de algunos gestores institucionales para el desarrollo de la actividad:

Desde Ciego de √Āvila, (‚Ķ) en esa zona del pa√≠s siempre hay una presi√≥n por ir a trabajar a los Cayos, el tema del turismo, etc. ¬ŅC√≥mo se las arreglan los m√ļsicos que pretenden, quieren o hacen una m√ļsica como la de ustedes, que no es precisamente tal vez lo que venga buscando el turista?, indaga Sosa.

Desde sus experiencias la trovadora manifest√≥ las precarias propuestas para la inserci√≥n de dichos formatos musicales en el circuito del turismo, y que solo la autogesti√≥n les vale las presentaciones realizadas. «Nuestro trabajo suele ser muy subvalorado. Dependemos de la opini√≥n de alguien que a veces no es la mejor, y entonces choca un poco.»

Santa Massiel se refirió al hecho de una cuidada selección del repertorio que escogen para estos espacios, que se aleja de las sopas y etiquetas de moda. De Matamoros a Pablo Milanés hay personales motivos que adecuan las interpretaciones desde nuestro tiempo, a partir de nuestro concepto musical, con muchísimo amor.

Las palabras de esta mujer son sus propias canciones ¬Ņo viceversa? Todo el fuego en la canci√≥n que digo es aforismo que devolver/ este acto final, que devorar√©.

Se refiri√≥ tambi√©n a la g√©nesis, organizaci√≥n, caminos actuales y pericias del Trov√°ndote, Encuentro Nacional de J√≥venes Trovadores que ya arrib√≥ a su aniversario 15. ¬†A su consideraci√≥n, este evento con sus descargas, recitales y espacios te√≥ricos revolucion√≥ el movimiento cultural de Ciego de √Āvila. «La AHS se erige columna de la celebraci√≥n de la que participan la Empresa de la M√ļsica en la provincia y el Centro Nacional de M√ļsica Popular. Organizarlo es una experiencia enriquecedora que tambi√©n da muchos dolores de cabeza que se compensan porque el resultado es muy grato.»

Definitivamente los trovadores del centro de la Isla apuestan a golpe de congas para echar al suelo las bisagras. Conga pá ti contiene el universo de quien la firma, con una delicadísima poética que a ratos se desarma entre la guitarra y la voz que arrolla:

Mira c√≥mo riego girasoles/ mira c√≥mo rifo tu querer ay ay/ mira c√≥mo tocan las campanas/ para ir a dormir cuando vas a pasar/ que tanta palabra me disocia/ tanto desamor para un velero/ y yo que no doy, f√≠o ni presto/ rezo porque un d√≠a seas ola/ ayer, ¬†ayer fuimos luz para no perder/ tal vez, tal vez, nuestro tiempo dej√≥ de ser/ ma√Īana atardeciendo voy bajando/ pagando la colina de tus besos/ no encuentro qu√© me salve de este invierno/ as√≠ que mejor lo doy por hecho/ ser√©, ser√© lo que siempre te har√° nacer/ tal vez, tal vez, fuimos luz para no perder/ donde te encontr√© ha pasado algo/ algo que hoy espanta hasta lo cierto/ algo que intenta errar mi canto/ y no es cosa f√°cil de lo advierto/ mira c√≥mo riego girasoles (…) Que si vienes por aqu√≠ yo me voy p√° ll√°/ si canto para ti conga nacer√°.

 


Forodebate: Problemas actuales de la cultura cubana. El desafío de la emancipación

¬ŅCultura es sin√≥nimo de creaci√≥n art√≠stico-literaria? ¬ŅTenemos pol√≠tica cultural? ¬ŅLas instituciones representan a los artistas e intelectuales? ¬ŅEst√°n avanzando los valores conservadores en Cuba? ¬ŅQu√© expresiones est√°n teniendo en el campo art√≠stico-literario? ¬ŅC√≥mo hacer nuestra pol√≠tica cultural m√°s √ļtil para el avance del socialismo? ¬ŅQu√© papel debe jugar la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en este empe√Īo?

Sobre estas preguntas y otras estaremos interactuando con la historiadora Mildred de la Torre y el trovador y uno de los vicepresidentes de la AHS Rey Montalvo Vasallo. La cita es el 6 de mayo desde las 10:00 a.m. en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociación Hermanos Saíz.

Cultura v/s cultura

Por Rey Montalvo Vasallo

Tambi√©n la cultura es un instrumento de dominaci√≥n. El ser humano pasional, aun cuando intenta la objetividad, reacciona influenciado por sentimientos y estados de √°nimo, de ah√≠ que el lenguaje de la m√ļsica, la danza, el teatro, la pintura, la literatura, sea el m√°s efectivo transmisor de ideas y valores. El arte puede emancipar o consumir a los pueblos, es un medio para la comunicaci√≥n y un modo de traducir lo cotidiano en emociones.

La cultura define y expresa imaginarios, representaciones, modos de vida y pr√°cticas sociales. No existe una √ļnica cultura en Cuba, y ese ha sido el desaf√≠o fundamental de aquella cultura nueva, la que intent√≥ contrastar los dogmas de la cultura establecida.

La Cuba del presente vive inmersa en el eterno combate entra culturas: una que aliena, que esclaviza (porque sin cultura tampoco hay esclavitud posible), y la otra que pretende liberar.

¬ŅCu√°l es el lugar de la cultura nueva hoy?, esa es la cuesti√≥n. ¬ŅEst√° en la vanguardia, nos representa como pa√≠s, la defienden las instituciones, la socializan los medios de comunicaci√≥n, o est√° en la resistencia, en la voluntad de algunos que se imponen al burocratismo, a lo que nos dictan como imposible, a los sentidos comunes de una realidad que parece inmutable?

¬ŅQu√© cultura es due√Īa de lo banal, del sensacionalismo, de las postales de una sociedad consumista, vulgar, machista, homof√≥bica, mis√≥gina?

He preferido hablar de culturas, en plural, y quizás de problema en singular: el reto de este tiempo es transitarlo consciente de esa dicotomía entre saberes. La Asociación Hermanos Saíz (AHS), por ejemplo, será efectiva en la defensa de una cultura nueva en tanto contribuya a socializar el arte que funda y no el que reproduce la ecuación de un mercado occidental que aliena.

La tendencia a universalizar lo f√°cil y edulcorado va m√°s all√° de una seguridad de √©xito. El mensaje de vivir despreocupados, por ejemplo, que transmiten algunos hits del momento, cuando transciende al sujeto receptor y se convierte en una representaci√≥n colectiva, sustenta una √©lite de poder que aspira a permanecer en √©l, mientras el pueblo se convierte en p√ļblico, ap√°tico de responsabilidades sociales y de las transformaciones que necesita su entorno.

La AHS (una organizaci√≥n de creadores con representantes y no jefes) existe para defender una cultura inconforme de lo obvio, de la que son voceros los artistas que erigen un universo sensitivo y extraordinario donde el p√ļblico logre mirarse por dentro y saltar al mundo a descubrirle las luces y los parches.

Es imperativo que la política cultural cubana no se divorcie de la voluntad y esencia del proceso revolucionario, tiene que resignificar lo valioso en medio de la inevitable disputa entre culturas. Es imperativo que la práctica de las instituciones y organizaciones no se divorcie de la política cultural establecida, y que estas sean consecuentes entre lo que llaman vanguardia y lo que defienden como tal. 

———– ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ————- ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† —————-

Las políticas nacen y se nutren de las realidades concretas

Por Mildred de la Torre Molina

  • 1- ¬ŅCultura es sin√≥nimo de creaci√≥n art√≠stico-literaria?

Esta pregunta tiene m√ļltiples respuestas, como conceptos existen sobre cultura. Recu√©rdese que su origen es antropol√≥gico. Lo interesante del asunto es la persistencia del criterio, a la altura de nuestros tiempos actuales, de que la cultura tiene un car√°cter reduccionista en tanto solo se expresa o es potestativa de la creaci√≥n art√≠stica y literaria. Semejante criterio no solo resulta acultural sino tambi√©n discriminatorio. Acultural porque no todo lo que se produce, en esa esfera, es creaci√≥n, entendida esta en su valor universal, ni tampoco siempre expresa los valores de su tiempo y mucho menos constituye un referente √ļnico para conocer, aprehender y crear, apreciado esto √ļltimo como concreci√≥n y punto de partida para la renovaci√≥n constante del arte y la literatura.¬† Discriminatorio porque excluye a otras disciplinas, tales como la Educaci√≥n y las Ciencias sociales y human√≠sticas y las cient√≠ficas en general. Pero, sobre todo, al resto del mundo espiritual con sus creencias, h√°bitos, costumbres, tradiciones, lenguajes, aspiraciones, ideolog√≠as, etc. La cultura es el universo de los seres humanos en el que se asienta el pasado, el presente y el futuro. Sin ella no hay vida, no hay sentido de existencia. Apreciar la creaci√≥n art√≠stica y literaria como parte de la cultura o como expresi√≥n de ella es dignificarla, siempre y cuando muestre los valores espirituales de su tiempo e incite a la gestaci√≥n del futuro. En fin, la cultura es siempre trascendencia y de ella no escapa la creaci√≥n art√≠stica y literaria. La banalidad, la bisuter√≠a, la vulgaridad, el mal decir, entre otras cuestiones, quedar√°n como lo execrable de una √©poca determinada. Eso es acultura.

La discriminación también se aprecia en las relaciones interpersonales. No pocos artistas y escritores se opusieron al ingreso en la UNEAC de los científicos sociales que poseían obras escritas por entender que ellos poseían otras asociaciones; y lo peor, que el oficio del escritor solo es potestativo de la literatura de ficción y de la crítica literaria. Como concesión se le otorgaba a los traductores y editores. Por suerte, la dirección de la UNEAC no estuvo conforme con semejantes criterios y facilitó nuestro ingreso. Así lo demuestra la existencia de la Sección de Literatura histórico social en la Asociación de escritores y artistas.

Hay otro aspecto insoslayable. Me refiero al intrusismo profesional sin respeto al conocimiento especializado. Lo mismo se habla de historia, econom√≠a, sociolog√≠a, m√ļsica, literatura, etc., en los medios de divulgaci√≥n o en los eventos cient√≠ficos sin conocimiento puntual. Ese es un problema √©tico en detrimento del desarrollo de los saberes culturales. No existen normas para evitarlo.

  • 2- ¬ŅPuede hablarse de una pol√≠tica cultural en Cuba?

Existen las pol√≠ticas culturales desde la existencia del estado-naci√≥n en Cuba hasta los d√≠as presentes. Durante la rep√ļblica burguesa hubo las encomiables gestiones de Jos√© Mar√≠a Chac√≥n y Calvo y Ra√ļl Roa, por solo mencionar los m√°s relevantes promotores gubernamentales. Hay una literatura reveladora de ese particular, de la autor√≠a de Graziella Pogolotti, Malena Balboa, Jorgelina Guzm√°n Mor√©, Danay Ramos, Ricardo Quiza, Norma Su√°rez, Dayana M√ļrguia,¬† y otros. Hay m√ļltiples autores que, de forma tangencial, lo han evidenciado cuando se refieren a autores, tendencias y obras espec√≠ficas. Al respecto existe una excelente literatura indicadora de los esfuerzos realizados, en ese campo espec√≠fico, por el movimiento intelectual hasta 1959. Bien puede afirmarse que la institucionalizaci√≥n del quehacer cultural, en sus diferentes niveles de expresi√≥n, est√° presente en los proyectos de quienes ejercieron el noble oficio del arte y la escritura. La sociabilidad y el asociacionismo de aquellos largos y complejos a√Īos as√≠ lo ponen de manifiesto, m√°s all√° de los malignos y empobrecidos prop√≥sitos de los gobernantes de turno. La creaci√≥n cultural, apreciada en su sentido m√°s amplio, no solo debe conocerse por sus valores epistemol√≥gicos, sino tambi√©n por sus aportes al desarrollo de una progresiva conciencia cr√≠tica generadora, entre otras cuestiones, del movimiento liberador actual. La pobreza no genera la emancipaci√≥n, esta es obra de la cultura pol√≠tica. Cuba es poseedora de un extraordinario legado cultural merecedor de socializaciones masivas, docentes y acad√©micas. Bien honrados estamos de esa realidad aunque no siempre somos capaces de transmitirla.

Resulta interesante destacar la existencia, en estos momentos, de opiniones sobre la existencia o no de pol√≠ticas culturales antes de 1959. Por lo que he expresado, ahora y en otras oportunidades, defiendo su existencia se√Īalando sus valores, limitaciones y deficiencias. Ello conforma una herencia imposible de ignorar. Por otra parte, tambi√©n se cuestiona el car√°cter plural de nuestras pol√≠ticas culturales. Creo que he dejado esclarecida mi posici√≥n al respecto. La unidad y cohesi√≥n de nuestras fuerzas pol√≠ticas y gubernamentales no contradice dicha pluralidad, por el contrario, la enriquece. A continuaci√≥n insisto sobre el tema.

Desde el triunfo revolucionario hasta nuestros d√≠as hay pol√≠ticas culturales en Cuba. Hablo en plural porque han existido las de las instituciones tales como el CNC, el Mincult, la Casa de las Am√©ricas, el ICAIC, la Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠, La UPEC, la UNEAC y la AHS, que han trazado sus respectivas pol√≠ticas, y tambi√©n hay diferentes etapas, divergentes y convergentes, que se corresponden con la polisemia social e ideo-pol√≠tica del proceso revolucionario. Esto es algo digno de an√°lisis aunque existen estudios sustentadores de la existencia de dicha pluralidad. A la altura de este tiempo los problemas confrontados con la aplicaci√≥n de la pol√≠tica del sector no son los heredados de la rep√ļblica burguesa sino los inherentes al proceso revolucionario, salvo aquellos que responden a nuestra formaci√≥n ancestral. Pero creo que para entenderlos no hay que recurrir solamente a la comunidad primitiva, a la plantaci√≥n esclavista ni al capitalismo deformado de la rep√ļblica neocolonizada por el imperialismo sino a las mentalidades generadas por el colonialismo cultural contempor√°neo, entre otras muchas causas. Debemos asumir la historia para cultivarnos en conocimientos creadores y no para justificar nuestros errores. Pese a sus imperfecciones, apreciadas por momentos o etapas, la Pol√≠tica Cultural se corresponde con los principios emancipadores de la revoluci√≥n. No pueden negarse sus logros con la educaci√≥n, la creaci√≥n art√≠stica y literaria, la sociabilidad, la divulgaci√≥n masiva, la investigaci√≥n, entre otros. Como obra humana tiene exigencias propias de su tiempo y ello implica su perfeccionamiento continuo mediante la cr√≠tica y la auto-cr√≠tica y el di√°logo continuo con el pueblo que es y debe ser su principal receptor. Debates y an√°lisis e imbricaci√≥n continua con los problemas neur√°lgicos de la sociedad constituyen los caminos para el perfeccionamiento de las pol√≠ticas del sector.

  • 3- ¬ŅLas instituciones representan a los artistas e intelectuales?

S√© que hay un debate intenso sobre ese particular, al menos en el seno de los √ļltimos congresos de la UNEAC y de la AHS. No quiero repetir lo conocido. Insisto solamente en la necesidad de que sea el movimiento intelectual el generador de las instituciones y no a la inversa. Surgen por la necesidad de aunar el esfuerzo de los creadores en beneficio de la sociedad y no como una acci√≥n m√°s para garantizar la unidad de los mismos. Deben ser escenarios de discusi√≥n, an√°lisis, confrontaci√≥n de ideas y conocimientos e incubaci√≥n de proyectos colectivos e individuales, de respaldo y socializaci√≥n¬† a la obra creadora, entre otras muchas acciones. Deben nacer y crearse seg√ļn los intereses de los intelectuales en correspondencia con los del pa√≠s.

  • 4- ¬ŅEst√°n avanzando los valores conservadores en Cuba?¬ŅQu√© expresiones est√°n teniendo en el campo art√≠stico-literario?

Resulta interesante la pregunta sobre el conservadurismo. Me alegra que se hable de tan importante asunto porque, aunque parezca contradictorio, revela lo que hemos avanzado en la aceptaci√≥n o entendimiento del car√°cter polis√©mico de nuestra realidad social. Al fin entendemos que no existen uniformidades ideo-culturales, problem√°tica presente en las equivocadas pol√≠ticas de las primeras d√©cadas de la Revoluci√≥n. S√≠, hay fundamentalismo, aunque no puedo afirmar que sea una caracter√≠stica de la creaci√≥n art√≠stica y literaria. Esta, por lo general, en Cuba, generalmente se ha caracterizado por su liberalismo e independencia de los c√°nones tradicionales. Ese conservadurismo devenido en quietismo social constituye un flagelo necesitado de enfrentamiento por todas las fuerzas intelectuales del pa√≠s. M√°s bien puedo afirmar que no aprecio una ofensiva, salvo en algunas realizaciones del teatro, el cine, las artes pl√°sticas y las ciencias sociales, capaz de desconstruir las manifestaciones homof√≥bicas, racistas, sexistas y de apoyo a los a√Īejos roles familiares. Ese conservadurismo, repito, se expresa sutilmente cuando intenta detener el avance de las ideas y cuestiona la liberaci√≥n de los pensamientos a tenor del supuesto respeto hacia el tradicional discurso, sea pol√≠tico o cultural. Es la eterna lucha de contrarios, la incesante pugna entre lo viejo que no quiere morir y lo nuevo que aspira a movilizar ideas renovadoras. Hay que andar aprisa para que ese odioso inmovilismo solo sea recuerdo y no presente y futuro.

  • 5- ¬ŅC√≥mo hacer nuestra pol√≠tica cultural m√°s √ļtil para el avance del socialismo?

La pen√ļltima pregunta est√° relacionada con lo anterior. Creo que nuestras pol√≠ticas culturales no solo deben dirigirse hacia el desarrollo o desenvolvimiento de la creaci√≥n art√≠stica y literaria sino tambi√©n hacia la promoci√≥n de acciones cultas e inteligentes contra los flagelos sociales tales como la homofobia, el racismo, la misoginia, la violencia en sus m√ļltiples manifestaciones, las contradicciones sociales, la bisuter√≠a mental, las adicciones, el machismo, en fin todo aquello que obstaculiza la renovaci√≥n social y cultural. Debo insistir sobre la necesidad de que las pol√≠ticas culturales se nutrieran m√°s de los resultados de las investigaciones culturales, econ√≥micas, demogr√°ficas, sociales e hist√≥ricas para propiciar acciones mejor fundamentadas contra los mencionados flagelos. Insisto, perdonen la redundancia, cuando las pol√≠ticas culturales tengan en cuenta las miradas cient√≠ficas se podr√° convenir que comienzan a acercarse a lo que el pa√≠s necesita de ellas como pol√≠ticas sociales.

Otra cuesti√≥n, relacionada con lo expresado, es la imperiosa necesidad de mejorar la pol√≠tica de selecci√≥n de los cuadros sobre la base de la formaci√≥n docente y acad√©mica y del conocimiento de las especificidades del √°rea y lugar donde desarrollen sus actividades. ¬†Las pol√≠ticas nacen y se nutren de las realidades concretas. Las exigencias no se imponen, existen y hay que darles respuestas. Por eso es importante el di√°logo, el debate participativo e inteligente con todos para que todos se sientan partes indisolubles de las soluciones. No tenemos un di√°logo cultural inclusivo sino elitista. ¬ŅHasta d√≥nde las pol√≠ticas culturales han contribuido al mejoramiento humano? Las respuestas quedan pendientes de nuevas profundizaciones. Estoy convencida que s√≠, pero es necesario ahondar m√°s en nuestras deficiencias que en los logros, en lo que nos falta por hacer que en lo que hemos hecho. El asunto es fascinante y requiere de otros an√°lisis.

  • 6- ¬ŅQu√© papel debe jugar la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en este empe√Īo?

La AHS tiene un papel determinante en lo anteriormente apuntado. Sus espacios de debate tienen prestigio por sus contenidos cultos e inteligentes. He podido apreciar algo que admiro y es su independencia del resto de la institucionalidad de la cultura. Todo cuanto hace, nace de ella misma sin tutelaje externo, al menos es lo que devela su actuaci√≥n. Debe mantener su autocton√≠a reflejando los pensamientos j√≥venes frescos y continuadores de lo mejor de la creaci√≥n cultural. Ella en s√≠, sin padrinazgos y parientes cercanos, como parte de una sociedad requerida a√ļn de reformulaciones continuas.¬† Vigilantes siempre, sin matices represores, de todo lo que pueda detener el progreso social, la libertad creativa, y la materializaci√≥n de los pensamientos nobles y justos. La AHS debe ser siempre una esperanza hecha realidad para suerte de los que no traicionamos los sue√Īos eternos.


Desde casa, ¬°ven y s√ļmate a los forodebates de las Romer√≠as!

Forodebate: Holguín 300 (Haz clic y participa)

Holguín celebró el 4 de abril el aniversario 300 de la fundación de su pueblo. Tres siglos después los invitamos a volver la vista atrás y a reflexionar:

¬ŅCu√°nto ha aportado Holgu√≠n a la conformaci√≥n del corpus cultural e hist√≥rico del pa√≠s? ¬ŅPodemos hablar de una cultura holguinera o un sentimiento de holguineridad? ¬ŅCu√°les son los elementos que la distinguen y definen? ¬ŅEs Holgu√≠n un n√ļcleo cultural clave en la conformaci√≥n de la cultura nacional? ¬ŅC√≥mo comprender la historia y la cultura nacional a partir de la aprehensi√≥n de la identidad local?

Sobre estos y otros temas de la Ciudad Cubana de los Parques los invitamos a interactuar y a debatir con nuestros invitados el próximo 4 de mayo a las 10:00 a.m. en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociación Hermanos Saíz.

Participa

Convocatoria Forodebate Nación y socialismo (Haz clic y participa)

La relación entre nación y socialismo tiene en Cuba una historia rica y no exenta de contradicciones. En la cohesión entre el proyecto nacionalista, donde la tradición liberal burguesa juega un papel importante, y el carácter internacionalista del socialismo, donde los aciertos y errores emanados de la experiencia soviética tienen también su peso, se ha conformado el ideal de soberanía e independencia nacional.

Para reflexionar y debatir sobre los límites de esta imbricación, sobre el proyecto socialista cubano y sus especificidades, sobre las formas en que se ha entendido este socialismo, sobre el significado que deben tener en un proyecto nacional socialista conceptos como democracia o soberanía nacional, sobre la relación de esta práctica con la herencia liberal y libertaria que nos legara el siglo XIX y mucho más, estaremos dialogando este martes 5 de mayo a partir de las 10:00 am en el Forodebate Nación y socialismo. Márgenes, dinámicas e imaginarios.

Contaremos con la presencia de dos destacados investigadores: Frank José Soler (UO) y Daniel Rafulls (UH), así como miembros de la sección de crítica de la AHS en todo el país.

Participa

Forodebate: Problemas actuales de la cultura cubana. El desafío de la emancipación (Haz clic y participa)

¬ŅCultura es sin√≥nimo de creaci√≥n art√≠stico-literaria? ¬ŅTenemos pol√≠tica cultural? ¬ŅLas instituciones representan a los artistas e intelectuales? ¬ŅEst√°n avanzando los valores conservadores en Cuba? ¬ŅQu√© expresiones est√°n teniendo en el campo art√≠stico-literario? ¬ŅC√≥mo hacer nuestra pol√≠tica cultural m√°s √ļtil para el avance del socialismo? ¬ŅQu√© papel debe jugar la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en este empe√Īo?

Sobre estas preguntas y otras estaremos interactuando con la historiadora Mildred de la Torre y el trovador y vicepresidente de la AHS Rey Montalvo Vasallo. La cita es el 6 de mayo desde las 10:00 a.m. en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociación Hermanos Saíz.

Participa

Forodebate: La representación intelectual de la Revolución: creación, pensamiento social y comunicación (Haz clic y participa)

La Revolución cubana, por su carácter emancipatorio, estuvo obligada a convertir la cultura en uno de los ejes centrales de su acción. El complejo escenario de transformaciones y deslindes ideológicos reconfiguró aceleradamente la dinámica del campo intelectual y sus prácticas en el país. Lo social y lo cultural dejaron de asumirse como compartimentos estancos. En el centro de esas variaciones ocupó un espacio principal el debate sobre la responsabilidad, las tareas y el papel del intelectual frente a la Revolución.

Pasadas seis décadas, la continuidad de estos análisis resulta esencial. Importantes variables se han modificado. Cambios de paradigmas y ambientes generacionales, retrocesos visibles en los escenarios en que se forma, produce y se amplifica el pensamiento cultural, tensiones no resueltas en el plano institucional, modificación del eje de resistencia intelectual de la izquierda a escala planetaria, agotamiento de los nichos de reflexión crítica sobre nuestra realidad; pudieran contabilizarse entre los desafíos principales que asumen las prácticas intelectuales en el momento actual que vive la Revolución Cubana. 

Sobre el compromiso intelectual, las responsabilidades, el rol de los intelectuales en la Revoluci√≥n, invitamos a reflexionar el venidero 7 de mayo a partir de las 10:00 a.m. en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Acompa√Īar√°n esta iniciativa la Dr.Cs. Mely Gonz√°les Ar√≥stegui, Profesora Auxiliar de la Universidad Central de Las Villas, y el joven historiador e investigador Fernando Luis Rojas, especialista del Instituto Cubano de Investigaci√≥n Cultural Juan Marinello.

Participa

 

 


«Las revistas acad√©micas le han dado el golpe de gracia al ensayo»

Creci√≥ en Cabaigu√°n, entre los libros de sus padres y la finca del abuelo, donde le fascinaba montar a caballo. En el preuniversitario comenz√≥ a leer en serio; all√≠ se inscribi√≥ con un amigo en un programa de investigaci√≥n. Aunque ¬ęel incentivo verdadero era tener autorizaci√≥n para salir de la escuela¬Ľ, se plantaron en la biblioteca provincial de Sancti Sp√≠ritus y como resultado obtuvieron el primer lugar en un evento cient√≠fico del IPVC. ¬ęEsa fue mi primera rudimentaria investigaci√≥n¬Ľ, recuerda Hamlet Fern√°ndez D√≠az, con quien converso para conocer detalles sobre su libro in√©dito La acera del sol‚Ķ Impactos de la pol√≠tica cultural socialista en el arte cubano (1961-1981), que mereci√≥ el Premio de Ensayo Alejo Carpentier (2019).

¬ŅCu√°l fue la g√©nesis del libro?

No lo hubiera escrito si Desiderio Navarro no me hubiera pedido un ensayo sobre el quinquenio gris en las artes visuales. Me encontraba en el proceso de defensa de mi tesis de doctorado. Se lo hice saber, pero él insistió. El ensayo, que debió haber sido de unas cuarenta o cincuenta páginas, se convirtió en un libro de más de doscientas. Desiderio pudo leer más o menos la mitad. Cuando terminé de escribir y estuve listo para enviarle el manuscrito, justo en esos días, sobrevino su muerte.

El volumen cubre el periodo 1961-1981, el cual incluye el quinquenio gris. ¬ŅNo corr√≠as el riesgo de que el peso del ensayo se inclinara hacia esa etapa?

Me di cuenta de que no podía limitar el análisis al periodo 1971-1976, flanqueado en ambos extremos por el Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura y por la creación del Ministerio de Cultura, respectivamente. Varios autores, empezando por Desiderio, ya habían cuestionado esa periodización, por ser más que gris y más que un quinquenio.

El pensamiento que se hace dominante en la política cultural en términos de institucionalización oficial a partir de 1971, ni siquiera tiene su origen en la propia Revolución, sino que viene de mucho más atrás, del seno del Partido Socialista Popular. A partir de 1976 ese pensamiento y sus políticas no desaparecen. Necesitaba mirar hacia atrás y hacia adelante, para que ese momento crítico que se enmarca entre 1971 y 1976 pudiera ser comprendido como parte de un proceso mucho más englobante y complejo: la lucha al interior del proceso revolucionario entre varias perspectivas intelectuales y políticas, para imponer un canon desde el cual trazar la política cultural.

En el caso de la pl√°stica, exist√≠a el lugar com√ļn de que como los artistas que adquieren protagonismo en los a√Īos 70 son los de la primera generaci√≥n formada por el sistema de ense√Īanza art√≠stica creado por la Revoluci√≥n ‚ÄĒque en su mayor√≠a hicieron en ese momento un arte bastante tradicional, figurativo, complaciente con los temas sociales, comprometidos con el proceso‚ÄĒ, entonces el efecto del quinquenio gris en las artes visuales nunca se percibi√≥ tan dram√°tico como en el caso del teatro, la narrativa, la poes√≠a, las ciencias sociales, etc. Da la impresi√≥n de haber sido la manifestaci√≥n m√°s alineada con la pol√≠tica oficial.¬†

El problema consiste en que las v√≠ctimas, en la pl√°stica, hab√≠an quedado atr√°s, en los a√Īos 60. El primer g√©nero art√≠stico fuertemente cuestionado desde el inicio de la Revoluci√≥n fue la abstracci√≥n. La primera discusi√≥n est√©tica permeada por lo pol√≠tico-ideol√≥gico que acontece en la Revoluci√≥n, pero que ven√≠a de atr√°s, tuvo como objeto una manifestaci√≥n visual: el arte abstracto.

En la medida en que avanzaron los 60, los artistas más significativos, los que desarrollaron el lenguaje más singular y revolucionario en términos estéticos, fueron incomprendidos, marginados y excluidos. Cuando se aprueba la nefasta Declaración del Congreso de Educación y Cultura, ya esos artistas estaban fuera de circulación. En los casos más dramáticos habían dejado de crear; abandonaron su oficio más visceral, sobre todo porque tuvieron la grandeza moral de sacrificar su talento y su obra en pos del ideal, de la utopía revolucionaria, y se hicieron a un lado ante la incomprensión y la hostilidad de algunos que ostentaron poder para vetar.        

Por eso, para que la historia estuviera completa, había que comenzar desde el origen mismo de las polémicas, para así hacer emerger las contradicciones, las relaciones de poder que subyacen en los procesos culturales, los aspectos progresistas y los retardatarios, que se expresan en un experimento social tan singular como el cubano. Por supuesto, para la plástica los conflictos no desaparecieron a partir de 1981, pero sí se comienza a configurar un contexto diferente, de otra complejidad, que ha sido hasta el momento bastante bien estudiado por la crítica y la historiografía.

¬ŅEn Cuba hay suficientes ensayistas j√≥venes dedicados a las artes visuales?

Hay suficientes jóvenes muy bien formados para dedicarse al ensayo, pero existen problemas que no favorecen que se desarrollen. El primero es el medio editorial. Resulta difícil publicar un ensayo con una extensión que exceda los estándares de las revistas culturales del país. Por ejemplo, Artecubano y Cine Cubano tienen una sección de ensayo, sin embargo, un texto de apenas 20 cuartillas no es publicable en ellas porque excede sus normas; uno termina escribiendo textos más breves, con menos fondo investigativo, con menos referencial teórico, menos densos.

Por otra parte, tenemos pocas revistas académicas y su fuerte es el artículo, que exige rigor investigativo y teórico; manejar bibliografía abundante y actualizada; profundidad en el análisis… Por ello, es mucho más rígido que el ensayo, no deja mucho espacio para la creatividad, la experimentación, el uso estético del lenguaje, la especulación arriesgada. Creo que se trata de un fenómeno global: el ensayo agoniza. Las revistas académicas le han dado el golpe de gracia al ensayo como género.


AHS: Codo a codo con los jóvenes creadores

El presidente nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, comenz√≥ este lunes un proceso de intercambio con miembros de la organizaci√≥n en todo el pa√≠s, que se debe extender hasta el pr√≥ximo d√≠a 24 en una primera parte, para luego llegar hasta el Municipio Especial Isla de la Juventud el pr√≥ximo 15 de abril.

La iniciativa tiene entre sus objetivos analizar el estado de cumplimiento de los acuerdos del Tercer Congreso de la AHS, realizado en 2018, y seguir perfeccionando la labor de la organización como plataforma para la defensa y el crecimiento de los jóvenes creadores, la crítica, la polémica y las sugerencias a favor de lo mejor del arte y la cultura nacional.

Estos encuentros son tambi√©n fuentes de sue√Īos, nuevas metas y propuestas para vencer los desaf√≠os al interior de una organizaci√≥n que debe ser siempre una especie de ser vivo, con la capacidad de saltar, se√Īalar errores, decir con valor y hacer desde el amor a la creaci√≥n, el atrevimiento y la inteligencia.

¬ŅQu√© es la AHS para cada uno de sus miembros, qu√© significa? ¬ŅC√≥mo podemos lograr cada vez m√°s un esp√≠ritu asociativo y de familia? ¬ŅQu√© nos falta? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos aportar? ¬ŅPor qu√© no se han cumplido algunos acuerdos del Congreso, y c√≥mo los conseguiremos? ¬ŅCu√°l es el proyecto cultural de la Asociaci√≥n? ¬ŅQu√© AHS so√Īamos? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos incidir en la pol√≠tica cultural y en el √°mbito art√≠stico de cada territorio?… seguramente ser√°n algunas l√≠neas de los debates.

Esta es también una excelente oportunidad para socializar proyectos y pasos de la AHS a nivel nacional, después de un intenso 2019, en el cual se consiguieron resultados importantes.

Para el actual a√Īo est√°n planificadas tambi√©n reuniones de c√©lulas y secciones, asambleas provinciales, talleres en cada territorio y un Consejo Nacional Ampliado, previsto para el mes de diciembre en La Habana.

tomado del perfil de la ahs

Luego de los intercambios este lunes en Guant√°namo y Santiago de Cuba, Gonz√°lez Mu√Īoz y el equipo que lo acompa√Īa dialogar√°n el martes con asociados de Granma y Holgu√≠n; el mi√©rcoles en Las Tunas y Camag√ľey; el jueves en Ciego de √Āvila y Sancti Sp√≠ritus; el viernes en Villa Clara y Cienfuegos; el s√°bado en Matanzas y Mayabeque; el d√≠a 23 en La Habana y el 24 en Pinar del R√≠o y Artemisa.

También participan en el recorrido el director administrativo de la AHS Samuel Fonseca Martínez, el presidente del Consejo Nacional de Casas de Cultura Diango González Guerra, la periodista Dayana Mesa Giralt y la funcionaria del Comité Nacional de la UJC Liudmila Perdomo.

Los perfiles de la AHS en Facebook, Twitter, Telegram y WhatsApp brindar√°n informaci√≥n sobre lo acontecido cada d√≠a en los intercambios, con las etiquetas #AHSCuba, #AHSViva y #DebatirParaSo√Īar.

tomado del perfil de la ahs

tomado del perfil de la ahs

tomado del perfil de la ahs

tomado del perfil de la ahs

tomado del perfil de la ahs


Abel Prieto en torno a la guerra cultural

Muchos de nosotros, los más jóvenes, conocimos primero al Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura. Desde 1997 lo observábamos en actos políticos, galas, inauguraciones, mesas redondas… Y sabíamos, aun sin leerlo, que el Ministro era escritor. Y eso nos inspiraba confianza: no es lo mismo que un Ministro de Cultura sea un artista, un intelectual, que un cuadro más dentro de un aparato burocrático.

Otros, algo m√°s mayores que yo, lo conoc√≠an desde que Abel fuera designado Presidente de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) a√Īos antes. Despu√©s conocimos al Abel Prieto narrador a trav√©s de varios de sus libros: las selecciones de cuentos Los bitongos y los guapos (1980) y Noche de s√°bado (1989) y sobre todo las novelas El vuelo del gato (Editorial Letras Cubanas, 1999) y Viajes de Miguel Luna (2012). De la primera, ya una especie de cl√°sico de la literatura finisecular cubana, conservo la primera edici√≥n, un libro que ya no aparece en casi ning√ļn lugar, me dijo Abel cuando la dedic√≥.

Del Abel no personaje p√ļblico fuimos conociendo algunas cosas: estudi√≥ Letras en la Universidad de La Habana y fue un joven como otro cualquiera; bueno, quiz√°s no tan as√≠: conjugada en s√≠ al apasionado jugador de ajedrez con el hippie trasnochado y so√Īador que usaba botas, el pelo largo, los pitusas gastados y estrechos‚Ķ que lo han caracterizado; por otro lado Abel se enamor√≥ del Disco Blanco de The Beatles, de la psicod√©lica y veintea√Īera Janis Joplin, y de un Bob Dylan que no pensaba recibir el Premio Nobel de Literatura, mientras cantaba en contra de la agresi√≥n norteamericana a Vietnam.

Aquello entonces no era lo m√°s aconsejable, aunque esos muchachos melenudos y despreocupados que se reun√≠an en Woodstock bajo los influjos del rock sesentero y que romp√≠an sus boletas de inscripci√≥n al servicio militar, muchas veces enarbolando la famosa foto del Che de Korda, se inspiraran en los barbudos que ‚Äďtan j√≥venes como ellos‚Äď hab√≠an bajado de la sierra, tambi√©n melenudos, rebeldes y so√Īadores, para darle una estocada crucial al imperialismo. Esa es una deuda generacional aun no del todo saldada, aunque una estatua de Jhon Lennon custodie un parque del Vedado capitalino.

De su ensay√≠stica apenas conoc√≠amos piezas de un puzzle: algunos de sus art√≠culos dedicados a Jos√© Lezama Lima en las p√°ginas de varias revistas en la d√©cada del 80, La Gaceta de Cuba entre ellas; y un texto cl√°sico, publicado tambi√©n en La Gaceta en 1997, como contribuci√≥n a un dossier sobre teatro cubano contempor√°neo y del cual varios amigos me hab√≠an comentado: ‚ÄúLa cigarra y la hormiga: un remake al final del milenio‚Ä̂Ķ Lo dem√°s se esfumaba en publicaciones, intervenciones, conferencias, pr√≥logos‚Ķ

Apuntes en torno a la guerra cultural ‚Äďpublicado por Ocean Sur en 2017 y por Ediciones La Luz en 2018, como parte de la celebraci√≥n de la 25 edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo‚Äď viene a saldar esa deuda editorial con la obra no ficcional de Abel Prieto Jim√©nez, al reunir en un mismo volumen varios de estos textos de amplio perfil ensay√≠stico.

Todos no son ensayos propiamente dichos, si analizamos un género que se resiste a catalogaciones, pero en estos prólogos, presentaciones, charlas, intervenciones… está el ojo y la mente aguzados del ensayista que analiza y presiente, que estudia y propone, que investiga y comparte desde el humanismo y además desde una profunda cubanía.

Si algo que prima en estas páginas es precisamente un humanismo y una cubanía cabal y raigal, que en el caso de Abel Prieto se dimensionan a una mirada martiana que lo inunda todo y que le llegó, entre otros, por ese maestro tutelar que es y será Cintio Vitier. Además, estos textos traslucen frecuentes reminiscencias lezamianas y un antimperialismo que, además de José Martí, Ernesto Che Guevara y Fidel Castro, le llega por la obra de su admirado Roberto Fernández Retamar y su necesario ensayo Calibán…

Apuntes en torno a la guerra cultural aborda principalmente la necesaria relaci√≥n entre la vanguardia art√≠stica y la vanguardia pol√≠tica y tambi√©n ‚Äďsubraya su prologuista, el historiador Ernesto Limia‚Äď ‚Äúnos define el horizonte de la utop√≠a en un mundo en que el imperio absoluto del mercado reemplaza el arte por el entretenimiento balad√≠ y acr√≠tico‚ÄĚ.

Abel Prieto se detiene en cuestiones que ‚Äďal parecer‚Äď siempre le han obsesionado y las matiza con cierta dosis de humor, ese que tambi√©n ha analizado: la dominaci√≥n cultural, aquello que Christiane Rochefort llamara ‚Äúla colonizaci√≥n de las consciencias‚ÄĚ; los c√≠rculos de poder transnacional; el ultraderechismo de algunos filmes de Hollywood y de la cultura de consumo estadounidense; el plattismo; las campa√Īas publicitarias y reality shows que hacen de los ‚Äúfamosos‚ÄĚ patrones a seguir por millones de persona: Abel pone los ejemplos de Rihanna, Shakira, Justin Bieber, Lady Gaga‚Ķ y otros tantos famosos del mundo del espect√°culo, y creo que no se extra√Īar√≠a ahora al comprobar que esos patrones han sido calcados con ‚Äúfugaces estrellas‚ÄĚ del repertorio nacional; la relaci√≥n entre la intelectualidad cubana y la Revoluci√≥n y las contracciones en el seno de esta, incluido el llamado Quinquenio Gris con ‚Äúsu enfoque dogm√°tico, sectario y homof√≥bico‚Ä̂Ķ

Todo ello se redirecciona ‚Äďen la obra y el pensamiento de Abel‚Äď a la consolidaci√≥n de una ‚Äúpol√≠tica cultural unitaria y fidelista‚ÄĚ, seg√ļn sus propias palabras, primero desde la Uneac, despu√©s desde el Ministerio de Cultura, ambas con un amplio enfoque martiano: una pol√≠tica que √©l ha catalogado, adem√°s, de ‚Äúabierta, plural, antidogm√°tica y enemiga de los sectarismos‚ÄĚ que muchas veces suelen asediar un proyecto as√≠. Los textos reunidos en Apuntes en torno a la guerra cultural vienen a sostener de alguna manera su v√≠a crucis personal en pos de esa l√ļcida y necesaria utop√≠a.


Capítulo # 1: Ciudad musical

¬ŅEs Santiago de Cuba una ciudad para el jazz?

La respuesta es concreta: S√ć.

Santiago es una ciudad multicultural donde la buena m√ļsica y el buen arte es percibido y recibido de formas muy sui g√©neris. En estos d√≠as en que est√° de moda el t√©rmino de Ciudad Creativa, y donde los santiagueros nos hemos propuestos ver a la ciudad bajo los resortes de este concepto, distinguir a nuestra urbe como una ciudad musical es una mirada v√°lida y consecuente con las acciones diarias que se acometen para promover, divulgar y crear desde la perspectiva de la m√ļsica, que provoca la expresi√≥n genuina/corporal del santiaguero.

M√°s de una decena de festivales y eventos adornan la sonoridad de la cartelera cultural de la provincia; entre ellos destacan algunos del sistema institucional de la cultura como el Matamoros Son, los festivales de la Trova Pepe S√°nchez y el Internacional de Coros Electo Silva In Memoriam, adem√°s del Jazz Plaza; este √ļltimo genera una conexi√≥n entre las dos ciudades m√°s importantes del pa√≠s, donde la m√ļsica se muestra como un elemento unificador desde lo cultural aunque se revierte en intercambio y simbiosis de los valores m√°s caracter√≠sticos de la naci√≥n. La UNEAC provincial tambi√©n sostiene jornadas leg√≠timas de se√Īalar: El Festival de Boleros y El Amigos del Jazz, ambas jornadas con un marcado arraigo por parte de los ciudadanos. A todo esto, hay que sumarle la evidente y aut√©ntica perspicacia de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como parte de ese sistema y su labor en pos del desarrollo de los j√≥venes baluartes de la creaci√≥n art√≠stica.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

La AHS responde a una diversidad que hoy, en Santiago de Cuba, solo puede encontrarse en sus filas y en los proyectos que se generan desde all√≠. Los festivales y eventos responden a una estrategia para visibilizar aquellos nichos de la creaci√≥n donde sus exponentes tengan mayores resultados con su obra. Ese arco√≠ris se matiza con los festivales: Rockevolution, Festival de M√ļsica Electr√≥nica Playarte, Festival de Hip Hop Palabras y el Encuentro de J√≥venes Int√©rpretes del Jazz JazzNam√°. Espacios que son necesarios en materia de pol√≠tica cultural, aport√°ndole calidad y diversidad a la programaci√≥n cultural de la provincia, la cual se resume en una cartelera enorme que necesita de elementos como los aportados por la asociaci√≥n para dinamitar sus espacios y revolucionarlos.

En una ciudad donde todas las semanas hay un evento importante, que genera plazas m√ļltiples para el di√°logo y la superaci√≥n, la AHS emerge como un punto de resistencia cultural, no solo a la chatarra que algunos pretenden nombrar como arte y que cada vez gana m√°s sitio en los c√≠rculos sociales m√°s vulnerables, sino tambi√©n a esa propia programaci√≥n cultural a la que responde y con la que entra en constante incompatibilidad.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

Lo antes dicho parece una contradicci√≥n, y en esencia admito que lo es, pero nuestras instituciones aun no act√ļan con toda la coherencia pol√≠tica, c√≠vica y est√©tica necesaria. Llevan a√Īos inmovilizadas desde su quehacer y son (hoy) v√≠ctimas de sus propias incapacidades. Las grandes citas que emanan de su funcionamiento son sostenidas por un impulso otro, que responde a una integraci√≥n moment√°nea (efectista e inorg√°nica) y que no desprende saberes visibles a ese funcionamiento.

Se hacen visibles notables incongruencias: una planificación que no organiza el proceso, la no jerarquización, la programación de artistas que contradicen el objeto social de quien lo programa, así como divulgación de acciones culturales sin una proyección desde la comunicación especializadas, entre otras que harían extensa esta lista. En medio de todas estas contradicciones, la AHS entra, participa, se compromete, pelea y se responsabiliza con ideas y acciones concretas. Un ejemplo auténtico es el ya mencionado Encuentro de Jóvenes Intérpretes del Jazz: JazzNamá.   

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

Esta cita entre artistas del género se piensa como plataforma para la superación, viéndola como creación pura por parte de los noveles cultores del género, así como plataforma para el diálogo generacional. El encuentro que siempre es en febrero, en esta ocasión se celebra entre los días 21 y 25, busca el reconocimiento a aquellas entidades y personalidades que permiten un desarrollo teórico-práctico del género.

En esta edici√≥n se reconocer√°n al Conservatorio Esteban Salas, escuela que ha formado durante 60 a√Īos un sinf√≠n de generaciones y con la cual la AHS en la provincia sostiene acciones sistem√°ticas conjuntas en pos del desarrollo de los j√≥venes m√ļsicos en formaci√≥n; y tambi√©n la dedicatoria llega al cuarteto de saxofones Magic Sax Quartert, agrupaci√≥n santiaguera de referencia ineludible para nuestros j√≥venes m√ļsicos y que han contribuido a la formaci√≥n de muchas generaciones, algunos de ellos hoy participantes del evento.¬† ¬†

Para esta ocasi√≥n se escuchar√°n sonoridades provenientes de varios proyectos creados dentro de la propia ense√Īanza, los cuales intercambiar√°n con distintas agrupaciones del pa√≠s. Destacan el cuarteto de viento Confluencias, galardonado en la m√°s reciente edici√≥n del JoJazz. Asimismo se prev√© que el encuentro se extienda por varios centros culturales del territorio, d√≠gase el Iris Jazz Club, la sala de conciertos Dolores, el Museo de la M√ļsica, el patio de la Casa del Joven Creador y el Conservatorio Esteban Salas.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

JazzNam√° 2020, contar√° con un apartado dedicado a la teorizaci√≥n entorno al g√©nero nacido en New Orleans y llegado a Cuba a inicios del siglo pasado. De esta forma, el evento prev√© la presentaci√≥n de libros, ponencias, conversatorios con protagonistas, entre ellos se destaca la del music√≥logo y periodista Joaqu√≠n Borges Triana. Contar√° tambi√©n con un panel dedicado a la promoci√≥n y producci√≥n musical del g√©nero y las posibilidades que ofrece la AHS como un camino √ļtil para transitar.

Cuando aun se escuchan los ecos de la pasada edición del Jazz Plaza, Santiago de Cuba abrirá sus puertas a un festival que está llamado a fomentar el gusto musical, además de servir de laboratorio para la experimentación en un género caracterizado por la improvisación del ritmo y la libertad creativa de sus exponentes.

Con estas premisas pudiéramos volver a la esencia de la pregunta inicial.

¬ŅPor qu√© la cuna del son es un espacio real para el jazz?

¬ŅC√≥mo entroniza un g√©nero for√°neo en una ciudad tan tradicional?

¬ŅPor qu√© tantos j√≥venes en formaci√≥n apuestan por este g√©nero?

Hay que entender a Santiago de Cuba como una ciudad que est√° experimentando cambios gigantescos en toda √≠ndole. Una ciudad que se desmarca y dentro de la propia inmovilidad que en algunos sectores se aferran para sostenerla, la ciudad fluye y se busca as√≠ misma. Es Santiago un espacio para la trova, el rock, el hip hop y el jazz. Es Santiago un espacio para hacer converger lo tradicional y la vanguardia, en esa b√ļsqueda encontrar los modos institucionales es de una importancia capital incluso para esa tradicionalidad que nos identifica en cada sector.

Debemos estar prestos para dialogar con todo lo que culturalmente nos permita crecer. La apuesta de los más jóvenes por este género forma parte de esa resistencia cultural de las nuevas generaciones a códigos gastados, y al mismo tiempo la participación junto a los referentes directos del jazz en la isla, en la programación ya referida.

¬ŅQu√© pasar√≠a si esta programaci√≥n fuera totalmente eficiente?¬†¬†

¬†Esta pregunta es solo para generar un punto de an√°lisis en otro comentario. El potencial institucional y humano (a pesar del √©xodo) es suficiente para convertir a Santiago en una Ciudad Creativa, como urbe cuyo patrimonio musical es incomparable. Ajustar esos recursos a trav√©s de un dise√Īo af√≠n con el contexto permitir√≠a visualizarla, compartirla y renovarla desde una impronta universal, necesaria como ciudad de futuro y presente.

Descargue el Programa del Encuentro de Jóvenes Intérpretes del Jazz JazzNamá 


De la cultura y otros demonios

Como todo lo nuevo, la llegada del Decreto No. 349 Contravenciones de las regulaciones en materia de política cultural y sobre la prestación de servicios artísticos del 2018, generó opiniones diversas; interpretaciones de todo tipo e, incluso, voces mal intencionadas apostaron por robarse en las redes sociales el show con criterios absolutos e incoherentes. Sin embargo, tras la lectura reposada de sus capítulos y artículos, así como la explicación de su aplicación, los juicios toman cauces más concurrentes. [+]


Participar con may√ļscula sostenida

¬ęNos recibi√≥ en la puerta de su oficina en el Consejo de Estado. Yo no entraba a ese edificio desde la cena que, en 2016, Ra√ļl, a nombre de Cuba, ofreci√≥ a su hom√≥logo Barack Obama durante su visita a la Isla. Nos recibi√≥ con un abrazo, nos salud√≥ y se mostr√≥ sonriente¬Ľ.

Ocurri√≥ este jueves, y aunque no es una novedad para el director de la Orquesta Failde, el reconocido por muchos como El Pr√≠ncipe del Danz√≥n siente que el encuentro sostenido por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros con parte de la nueva y de la saliente direcci√≥n de la AHS fue como un abrazo extendido a toda la juventud cubana. ¬ęRealmente desde el 2do. Congreso en 2013, Miguel D√≠az-Canel ha estado en innumerables espacios de di√°logo con los j√≥venes artistas e intelectuales¬Ľ, cuenta Ethiel Failde a¬†JR.

[+]