Poesía


Una canción para Sigfredo Ariel

Palabras de L√°zaro Sarmiento S√°nchez tomadas de su perfil de Facebook

Un d√≠a Sigfredo Ariel me dijo que La primera canci√≥n de Agust√≠n Lara, de Jos√© Emilio Pacheco, era uno de sus textos preferidos y que este autor estaba entre sus querencias en la poes√≠a. ‚ÄúLa noche engendra m√ļsica. A su im√°n/acuden las canciones memoriosas, el piano‚ÄĚ.

Y ninguna frase estaba tan bien colocada como ‚Äúcanciones memoriosas‚ÄĚ que Robert Mart√≠n, Gladys Roque o Mar√≠a Gregoria pronunciaban en aquellos programas de Radio Ciudad, ‚Äúdesde el quinto piso del Edificio Ene‚ÄĚ, donde la directora de esa √©poca Edelsa Palacios reinaba como un hada madrina de poetas y narradores (Edelsa dec√≠a que Sigfredo convert√≠a en oro todo lo que tocaba ). Entonces, el fon√≥grafo imaginario de Sigfredo hac√≠a sonar en el aire de La Habana las canciones de Lara y parec√≠a que no hab√≠a distancias entre el momento en que esas melod√≠as se escucharon por primera vez y la audici√≥n radiof√≥nica.

tomado de claustrofobias. promociones literarias en cuba

LA PRIMERA CANCION DE AGUSTIN LARA

La noche engendra m√ļsica. A su im√°n
acuden las canciones memoriosas, el piano
desafinado, la guitara ya casi polvo, el violín
comido por los a√Īos, las maracas
que suenan como huesos. Y los ancianos
vamos a congregarnos en este círculo mágico.
Nos ver√° la espalda
el presente que nos asfixia, el agobio
de estar vivos aquí y ahora.
Sonar√° como entonces la blanda m√ļsica.
Nos recubre esa vida que fue la nuestra
y mantiene a raya el sepulcro abierto.
Muchacha que hoy ser√°s como fue mi abuela,
en esta noche tiene veinte a√Īos todav√≠a.
Cómo impedir una lágrima cursi o dar las gracias
pues me quedé con tu rostro del 29.
Ahora, de pronto, casi en mi tumba, vuelves
en la canción tristísima. Por un momento
somos de nuevo los hermosos amantes.

(José Emilio Pacheco)


Algunas palabras de luz para Sigfredo Ariel de sus amigos

Hemos seleccionado desde las redes sociales algunas palabras de elogios a Sigfredo Ariel de sus amigos. Sirva como muestra de reconocimiento a la obra del que siempre estar√° en la LUZ de todos.

Pedro de Jes√ļs L√≥pez Acosta

Sigfredo Ariel fue quien me aconsej√≥ usar solo mis nombres, Pedro de Jes√ļs, en el mundo literario, y quien ilustr√≥ la edici√≥n cubana de mi ¬ęSibilas en Mercaderes¬Ľ. Hace apenas quince d√≠as, desde el hospital, me aclar√≥, prolijamente, una duda sobre la pieza ¬ęGallegu√≠biri Macunt√≠biri¬Ľ.
Este poema suyo me lo recuerda en su cuartico de Aponte, donde me acogió un tiempo porque me había quedado momentáneamente sin alquiler. ¡Buen viaje, Sigfredo Ariel!

BARRUNTO

Vivo en una caja de aire como un virus.
Presiento la llegada del verano asador.
Dibujo un círculo de tiza alrededor del tórax
/ un blanco inmóvil donde puedan
si quieren disparar.

Cuido la piel del cuello con maternidad
echo mi comida al pico del halcón maltés.
Lo he visto antes, acecho
como el gato a los ladrones
que suben y bajan por las negras ca√Īer√≠as.

Respiro otra respiración
/ ese hilo que nutre
me sostiene en el aire como un virus.

Barrunto en esta noche un gran incendio
en Alejandría
su arribo solitario al aeropuerto
de Viena
una decepción en Santa Clara.
Si quisiera, podría trazar sobre la arena
el mapa estelar del hemisferio.
Acecho en la ventana a los ladrones tristes.

/ como el gato
devoro los pescados hervidos y escucho
los mismos discos
un a√Īo y otro a√Īo
sin prestar atención.

He procurado cambiar ciertas cosas de sitio
fundar un imperio sobre el piso desnudo
de madera o pl√°stico

¬ęJ√≥venes, hermosos y a√ļn sin haber amado¬Ľ
los ladrones acechan en el aire como un virus.
No me puedo quejar, pienso en voz alta
mientras fijo una gran reja a la pared.

Abel Gonz√°lez Melo

Ha muerto un enorme poeta, un ser humano generoso y risue√Īo, un infinito conocedor y promotor de la m√ļsica cubana, un dibujante exquisito, un amigo entra√Īable. Sin su obra no podr√≠amos, a estas alturas, explicar nuestra literatura y nuestra Isla. Las d√©cadas recientes, ¬Ņc√≥mo entenderlas sin √©l? Llevo toda la ma√Īana reley√©ndolo, junto a mi madre. Redescubriendo el patrimonio que es su escritura. Cada libro, una joya: fue un maestro en el arte de componer (algo tan dif√≠cil como) un libro de poes√≠a. Con su tono coloquial, con la aparente sencillez de su sintaxis, con esos v√≠nculos secretos y brillantes que solo la sutileza y el buen gusto crean, su obra nos abraza y nos sobrecoge.

Voy a recordarte siempre as√≠, Sigfredo querido: hermoso, sonriente, lleno de luz. Con tus poemas crec√≠, con ellos supe de la belleza y la agon√≠a del amor, de los rincones insospechados de la patria, de sus temores inconfesos. Tus versos me ense√Īaron el costado m√°s √≠ntimo de la gran gesta de la vida. Tambi√©n la dimensi√≥n salvadora de nuestra lengua. Demasiado pronto te vas, amigo. Tus palabras no dejar√°n de iluminarme nunca. Nos dejas el recuerdo de tu mirada y la certeza de tu poes√≠a, que te hacen eterno y nos bendicen.

Para ser cantado ante la boca de un g√ľiro

Los negritos y blanquitos
del vecino barrio marginal
se deslizan por los pocos m√°rmoles
que quedan del antiguo club marítimo
intervenido a nombre de un notorio
sentimiento popular y m√°s tarde
abandonado, digamos
a su suerte.

Se suponía que en esta fecha patria
no existiera el barrio marginal
que ha crecido y crece con soltura
en los m√°rgenes de grandes avenidas
por las cuales entre otros
vehículos privados
pasan los mismos cadillacs
y chevrolets de hace
setenta a√Īos.

Sigfredo Ariel (1962-2020)

Giovanys F. García

Con gran pesar acabo de conocer de la muerte de Sigfredo Ariel, poeta cubano, que sin conocerlo personalmente admiraba muchísimo. Sin dudas, una importante pérdida para la cultura cubana.

‚ÄúSigfredo Ariel, con una vasta y prol√≠fera obra como poeta, narrador, ensayista, dibujante, guionista de radio, cine y televisi√≥n y productor musical naci√≥ en la ciudad de Santa Clara el 31 de octubre de 1962, ten√≠a al morir 57 a√Īos‚ÄĚ, describe el portal web de Radio Ciudad de La Habana al dar a conocer la terrible noticia.

Gracias a incre√≠bles programas que escribi√≥ en Radio Ciudad de La Habana desarroll√© un gran cari√Īo por la radio cuando era estudiante universitario.

A mi juicio uno de los mejores guionistas que ha dado Cuba, y por supuesto un gran escritor en todo el sentido de la palabra.

Iroel S√°nchez

Qu√© triste amanecer, con la noticia de que ha muerto Sigfredo Ariel. Pienso en cu√°ntas conversaciones compartidas, en cu√°nta sabidur√≠a sobre nuestra m√ļsica, cu√°nto verso memorable que se va con √©l, lo veo mostrar los peque√Īos libros artesanales que estaba haciendo y de los que con tanto orgullo hablaba. Pienso estremecido en el optimismo con el que conversamos esta misma semana. Siempre sonriente, siempre cari√Īoso, siempre cercano, siempre presto a compartir buenas m√ļsicas y buena literatura, te quedas, hermano, con la luz, brother, la luz‚Ķ

Indira Fajardo

Me ha dolido tu partida como un amigo cercano. Conservo los buenos momentos y siempre tu sonrisa. Luz para ti Sigfre.

Daniel Gonz√°lez Cabello

Una triste noticia me sorprendi√≥ esta ma√Īana: muri√≥ Sigfredo Ariel. La partida del destacado poeta villaclare√Īo deja dolor, tristeza y un gran vac√≠o no solo en su tierra natal, sino en la cultura cubana. EPD.

“Y se borrarán los nombres y las fechas
y nuestros desatinos
y quedará la luz, bróder, la luz
y no otra cosa‚ÄĚ.

Nelson Simón

No. No puede ser. Este es uno de mis amaneceres m√°s tristes. Por primera vez me faltan las palabras. Te las has llevado todas Sigfre. Espero que algunas vuelvan. Ahora solo me dejas un poco m√°s solo. La inconformidad y el llanto.

Michel Hern√°ndez

Sigfredo Ariel falleci√≥ este domingo en La Habana a los 58 a√Īos v√≠ctima de c√°ncer. Sigfredo no fue solo un excelente poeta sino un investigador a fondo de la m√ļsica cubana. Con su obra entreg√≥ un abarcador testimonio del origen y la evoluci√≥n de la creaci√≥n musical del pa√≠s. Cronista de su tiempo, el legado que nos deja es indispensable para conocer y comprender la cultura de la isla. Sigfredo mantuvo un di√°logo con la realidad a trav√©s de una obra po√©tica que no perdi√≥ el encanto y el rigor desde que se inici√≥ en estas lides hace m√°s de tres d√©cadas. Con su muerte Cuba pierde a uno de los referentes de la generaci√≥n de los 80 en la poes√≠a y a un intelectual cuya obra es de obligada consulta en el √°mbito de la poes√≠a, la m√ļsica, el ensayo y la promoci√≥n cultural. Su poema La luz, br√≥der, la luz es uno de de los documentos representativos de su obra y de las marcas m√°s visibles del quehacer de su generaci√≥n y de la poes√≠a cubana contempor√°nea: ‚ÄúY se borrar√°n los nombres y las fechas // y nuestros desatinos // y quedar√° la luz, br√≥der, la luz // y no otra cosa‚ÄĚ.

Yunior García Aguilera

SIGFREDO ARIEL
¡Qué poeta y qué ser humano se nos fue!
Gracias, bróder, por toda la luz que nos dejaste.

Racson Morejón

Desde que conocimos el poema, muchos hemos parafraseando o citado algunos de los versos que lo componen, dis√≠miles han sido las circunstancias tras las cuales hemos esgrimido su ‚Äúla luz brother, la luz‚ÄĚ para defini(nos) determinado estado de √°nimo. Hoy lo noticia est√ļpida de su muerte, valga la redundancia, embarga toda posible traspolaci√≥n del verso/t√≠tulo y la muerte nueva vez se place de hija de puta con el no indicado, con lo il√≥gico, con lo irracional. A ra√≠z de la muerte de Bladimir Zamora, y en medio de toda desolaci√≥n posible me propusiste que te hiciera un retrato, tal vez el hecho de verme con la c√°mara en ristre te dio el pie forzado.
‚Äď Pero tiene que ser as√≠ macho, to‚Äô desfata‚Äôo como t√ļ est√°s, le dije mir√°ndole la camisa remang√° y entre abierta como hasta el tercer bot√≥n.
-Claro, si no no soy yo. Y me invito a la Pe√Īa que ten√≠a con sus m√ļsicos en el patio de la Egrem.
No tuve la suficiente luz ni para lo uno ni para lo otro. Hoy, la √ļltima estrofa me arranca l√°grimas de impotencia.
‚ÄďQue dolor Brother, que dolor!!!

 

LA LUZ, BR√ďDER, LA LUZ

Mirar caer la nieve en la oficina de registro
cuando uno es la se√Īal con un pa√Īuelo, un sauce
que huele a mar del trópico, un animal aislado.
Pudiera caer ahora mismo la nieve sobre los edificios
en copos graves
pudiera morirme si me viera en una cerrazón
que tumba la cabeza
hasta las manos de los padres
que esperan sentados en un parque
y que no saben nada.
Un hombre quitaría con una vieja pala esta ceniza.
Vagamente regresa a aquel lugar
donde llovía detrás de la cabeza
cuando tuvo otro nombre y una cicatriz en la barbilla
y era hipócrita y humano
como un pobre diablo.
Bebía en los circos de ocasión
y tenía el bolsillo repleto de llaves inservibles
y un temor absoluto de la soledad.
Seré yo mismo acaso si fuera tenedor de libros
o fuera neerlandés y conociera la magia
y si en el extremo de mi vida la nostalgia
me pasmara las manos sobre el hielo.

Job pudo reposar sin violentarse
sobre este caracol marino
y las s√°banas pudieran estar llenas de alfalfas
o de termas brillantes o de casas de troncos.
Quiénes seríamos entonces / calle abajo
acaso comprar√≠amos el peri√≥dico de la ma√Īana
cay√©ndonos de sue√Īo
y las mandarinas y el pan dulce.

Estos a√Īos rom√°nticos los querr√°n los hijos de los hijos
y buscar√°n la letra en el registro, nuestros discos
los papeles sucios.
Voy a morir sin ver la nieve
qué hubiéramos adelantado bajo la nieve harinosa
esa peque√Īa aventura en nuestra luz:
el paso de un astro, la carrera de una estrella.

Estos días van a ser imaginados
por los dioses y los adolescentes que pedirán estos días
para ellos.
Y se borrar√°n los nombres y las fechas
y nuestros desatinos
y quedará la luz, bróder, la luz
y no otra cosa.

Sigfredo Ariel (Santa Clara, 1962-La Habana, 2020)

LA LUZ, BR√ďDER, LA LUZ

 

Ronel González Sánchez (Holguín)
Sigfedo Ariel Pérez Guedes (Santa Clara, 1962- La Habana, 2020)

Mirar caer la nieve en la oficina de registro cuando uno es la se√Īal como un pa√Īuelo, un sauce que huele a mar del tr√≥pico, un animal aislado. Pudiera caer ahora mismo la nieve sobre los edificios en copos graves pudiera morirme si me viera en una cerraz√≥n que tumba la cabeza hasta las manos de los padres que esperan sentados en un parque y que no saben nada.
Un hombre quitaría con una vieja pala esta ceniza. vagamente regresa a aquel lugar donde llovía detrás de la cabeza cuando tuvo otro nombre y una cicatriz en la barbilla y era hipócrita y humano como un pobre diablo. Bebía en los circos de ocasión y tenía el bolsillo repleto de llaves inservibles y un temor absoluto de la soledad. Seré yo mismo acaso si fuera tenedor de libros o fuera neerlandés y conociera la magia y si en el extremo de mi vida la nostalgia me pasmara las manos sobre el hielo.
Job pudo reposar sin violentarse sobre este caracol marino y las sabanas pudieran estar llenas de alfalfas o de termas brillantes o de casas de troncos. Qui√©nes ser√≠amos entonces / calle abajo acaso comprar√≠amos el peri√≥dico de la ma√Īana cay√©ndonos de sue√Īo y las mandarinas y el pan dulce.
Estos a√Īos rom√°nticos los querr√°n los hijos de los hijos y buscar√°n la letra en el registro, nuestros discos los papeles sucios. Voy a morir sin ver la nieve qu√© hubi√©ramos adelantado bajo la nieve harinosa esa peque√Īa aventura de nuestra luz: el paso de un astro, la carrera de una estrella.
Estos días van a ser imaginados por los dioses y los adolescentes que pedirán estos días para ellos. Y se borrarán los nombres y las fechas y nuestros desatinos y quedará la luz, bróder, la luz y no otra cosa.

Alberto Sicilia Martínez

Quiero apagar el teléfono y volver a dormir. Despertar de nuevo y no leer la noticia de la muerte de un amigo. No, de esta manera. Sigfre. No lo puedo creer. Luz para ti mi socio.

Luis Boitel

Lamento infinitamente la muerte de mi amigo, el poeta Sigfredo Ariel. E.P.D, vaya con Dios y que la poesía nos muestre el camino

Félix Julio Alfonso López

Hoy se ha vuelto luz una de las criaturas m√°s originales y sensibles que he conocido. A Sigfredo Ariel, ese extraordinario poeta, exquisito amigo y musicografo erudito, lo recuerdo con su inefable alegr√≠a de vivir, brotando de sus labios un chiste ingenioso, travesuras de ni√Īo grande y una sonrisa que acariciaba. As√≠ quiero perpetuarlo ahora en mi memoria: alegre, irreverente, genial y generoso. Joven siempre.

Aristides vegas

En la madrugada de hoy falleci√≥ el poeta Sigfredo Ariel. No hay consuelo alguno, ni palabras justas para un momento como este. Pido paz y luz para quien fue tan creativo que no hubo nada de lo que hiciera que no tuviera real trascendencia; poes√≠a, cr√≥nicas, acercamientos a la m√ļsica y sus protagonistas, producci√≥n de discos, guiones para el cine, la televisi√≥n y la radio, cer√°micas y dibujos. A su hermana y sobrinos, personas que quiero, a sus amigos y lectores mi m√°s sentido p√©same.


La Luz es m√ļsica y poes√≠a

Es jueves, el teatro est√° cerrado para el p√ļblico. Podr√≠an colgar un cartel y sorprender a todos: Aqu√≠ se ensaya poes√≠a. El maestro no ha tra√≠do la batuta, pero conduce a los autores: Elizabeth Soto, Erian Pe√Īa, Norge Luis Labrada y esta escribidora, como si sus manos tejiesen las melod√≠as hacia la precisi√≥n, o la perfecta armon√≠a marcada en el pautado.

‚ÄúLa m√ļsica es la poes√≠a de los sonidos‚ÄĚ, dice Orestes Saavedra, director de la Orquesta de C√°mara de Holgu√≠n. ‚ÄúLa poes√≠a es m√ļsica con texto,‚ÄĚ insiste. ‚ÄúLos artistas nos pasamos mucho tiempo potenciando cada cual su faceta, pero desde la Orquesta de C√°mara hemos estado abriendo las puertas para hacer programas colaborativos, donde se puedan mezclar algunas de estas manifestaciones art√≠sticas en funci√≥n de un hecho.

‚ÄúRevisando informaciones de las m√°s importantes orquestas del mundo he notado que se utiliza mucho sacarlas de su zona de confort, lo mismo a conciertos para ni√Īos, en hogares de ancianos que en la comunidad. Se invita a cantantes, deportistas, figuras p√ļblicas, y eso me dio la idea.

He querido aunar fuerzas, voluntades y discursos en funci√≥n de una especie de programa concierto. No se trata de musicalizar poemas, sino un di√°logo de iguales entre la m√ļsica y la poes√≠a. Incluso, los poetas se sientan dentro de la orquesta como un miembro m√°s de ella. En el programa se inserta la poes√≠a como una pieza.

‚ÄúEste proyecto lo hemos hecho en otras ocasiones y espacios, con autores como Lourdes Gonz√°lez, Delf√≠n Pratts, Luis Yuseff, Mois√©s May√°n y Ronel Gonz√°lez, en la Biblioteca Provincial o la sede de la Uneac de la ciudad de Holgu√≠n, y en Mayar√≠. En las primeras ocasiones tuvo un tono m√°s dial√≥gico e informal.‚ÄĚ

Ahora el escenario es m√°s √≠ntimo. Por primera vez esta iniciativa se har√° en el teatro Comandante Eddy Su√Īol. Tras bambalinas se prepara un joven autor, nervios que hielan la voz, manos que sostienen el poema, la partitura, en fin, ensayada frente al monitor diez veces, cien. La Joven Luz viene al teatro a platicar con las cuerdas, a unir los ritmos de notas y acordes con met√°fora o sin√©cdoque.

El programa, que estar√° compuesto, entre otras, por piezas de Fari√Īas, Frank Fern√°ndez y el propio Saavedra, tendr√° un marcado car√°cter popular y nacional. Los poetas, nucleados en el cat√°logo de Ediciones La Luz, revelar√°n bajo los focos de un escenario ideado para otras artes, las sonoridades propias de sus textos durante dos noches, 24 y 25 de julio.

Pero, ¬Ņcu√°l es el instrumento del poeta?, ¬Ņc√≥mo se afina el verso para que suene l√≠mpido, para que vibre con resonancias memorables en el p√ļblico?, ¬Ņqu√© partitura usa el autor para la canci√≥n definitiva de sus musas?

Miremos las manos de Saavedra para intuir el tempo. Ellas conducirán la cadencia de cubanas piezas, invitarán a la escucha del poema, conjugarán lenguajes imbricados por la esencia más sublime, el arte. Solo habrá que esperar a la noche y que por fin se abra el telón a la poesía.


Guant√°namo, otra vez ciudad de trova y pensamiento

Online y con transmisi√≥n televisiva en las noches por Cubavisi√≥n y el Canal Clave, la 44 Jornada de la Canci√≥n Pol√≠tica este a√Īo volver√° a convidar a cultores de la m√ļsica trovadoresca cubana para intercambiar y promover lo mejor de ese peculiar canto en Guant√°namo del 1 al 4 de agosto, esta vez velando por el cumplimiento de los protocolos sanitarios post COVID-19.

A través de las redes sociales consagrados y noveles artistas unirán voces desde sus respectivos hogares para homenajear a los mártires caídos en la Villa del Guaso el 4 de agosto de 1957.

Entre los invitados confirmados vale destacar a Liuba María Hevia, Nelson Valdés, Marta Campos, Heidi Igualada, La Trovuntivitis, Yaima Orozco, Iraida Williams, así como Josué Oliva y Annalie López, Premio Cuerda Viva 2019 y nominada a los Lucas.

También se sumarán al evento online intelectuales de otras ramas artísticas como la pintora cubana Diana Balboa, la mexicana Berenice A. Moreno, las literatas Elizabeth Reinosa y ElaineVilar (Premios Calendario 2019 y 2020), e historiadores como el guantanamero José Sánchez Guerra, para un total de 30 participantes nacionales y seis desde México, unidos virtualmente.

La creación de un canal de YouTube para la Jornada será otra novedad de esta edición, que además cuenta con una multimedia creada por la propia Asociación Hermanos Saíz, organizadora de esta cita, la más antigua de las vigentes dedicadas a la Nueva Trova en Cuba.

Cinco nuevos espacios en el escenario digital se prev√©n este a√Īo: Te presento a (suerte de ficha biogr√°fica de algunos cantautores invitados); De que callada manera, conjunto de capsulas que a√ļnan el verso y la m√ļsica en perfecta simbiosis; adem√°s de los esperados Fuera de foco y La ciudad que quiero, con retrospectivas de pasadas ediciones y pronunciamientos de nuestros artistas sobre la villa de Guant√°namo, pr√≥xima a cumplir 150 a√Īos.

El programa abarcará descargas musicales, muestras de las artes visuales, lecturas de jóvenes escritores cubanos, tres paneles especializados (sobre la mujer en la trova, el devenir de la urbe del Guaso y los hechos del 4 de agosto), además de forodebates sobre las nuevas formas de promoción alternativa.

Los perfiles de Facebook del sector cultural en el territorio se har√°n eco de las actividades, como en anteriores eventos realizados en medio de la pandemia.

La cita servir√° de pretexto para recordar la obra de figuras inolvidables como Sara Gonz√°lez, y realizar la habitual peregrinaci√≥n y descarga trovadoresca en el Obelisco a los M√°rtires, ahora con elenco local y reducido p√ļblico.

Al encontrarse la provincia en fase recuperativa tres, es posible realizar peque√Īos conciertos en recintos culturales de la localidad, los que ser√°n transmitidos en paralelo por Internet y la TV.

La Casa de la Trova se anuncia como uno de las sedes de las presentaciones, aunque se prevé que acoja un 50 por ciento de su capacidad, para respetar las normas sanitarias establecidas.

M√ļsica, poes√≠a, historia, presentaciones de recientes Premios Calendario, y expediciones art√≠sticas al centro penitenciario y a la Brigada de la Frontera, conforman el amplio programa de la Jornada de la Canci√≥n Pol√≠tica, que tomar√° las plataformas de las p√°ginas Streaming Cuba, el Portal del Arte Joven Cubano y el Noticiero Cultural, para demostrar la vitalidad y capacidad de reinvenci√≥n de uno de los m√°s trascendentales eventos de la provincia.


Los versos descienden sobre el cuerpo, sobre la ciudad…

El cuerpo tiene sus propias fluctuaciones, todo ocurre allí. Las contorsiones han sido captadas por la sensibilidad del artista. El artista también se contornea para lograr esa imagen que lo atrapa y le provoca un estado de ánimo determinado. Ahora, el cuerpo y el artista son un dueto.

  • Palabra del hombre por el hombre. Un lugar donde el tiempo y la aniquilaci√≥n ya es viejo. Y cede espacio a otra canci√≥n posible despu√©s de d√≠as. Despu√©s de meses. Despu√©s de a√Īos en que solo un poema era capaz de sostener en pie a un ni√Īo. A un hombre. A un pa√≠s entero.

Otro sitio et√©reo es la oscuridad, tal vez se inclina el artista en acto difamador y al tacto se produce la enso√Īaci√≥n.

  • La noche de lo absoluto se alimenta de s√≠ misma, se babeliza, se abisma en el cuerpo irresoluto del poema: pleura y fruto de una materia fugaz.

Pero no es la palabra, sino la postura.

  • La belleza es un acontecimiento del esp√≠ritu.

La confabulación surge cuando se aproximan los cuerpos, el lente lo describe, el poeta lo percibe nítido.

  • Fiesta de torsos y piernas, destellos en giros y saltos; canci√≥n de los cuerpos.

Cuando el cuerpo teme y el artista asume la posición exacta, ese giro de inspiración te regresa, te devasta, te asusta.

  • Tal es el miedo a los disparos a las piedras preciosas a las narices ajenas pero hay cosas que se mueven entre la gente y destrozan m√°s que el miedo.

Hay un salto al vacío, a lo inesperado, ahí se produce la mezcla, la verdadera dramaturgia a estas alturas resulta insalvable.

  • Soledad que termina, placer que funda un pa√≠s como escudo.

A esa materia que sufre, el artista le proporciona luz.

  • Un manto contenido de recuerdos impuesto a confundirse con el agua. D√≠gase tambi√©n, se hace polvo.

  • Hay un lugar llamado Humanidad.

Cada vez que caemos, los giros de los cuerpos, de la vida, te resurgen, en la mirada del artista, en los versos del poeta, se puede morir o nacer. Pero todo es responsabilidad de la carne.

  • Bajo la noche del tiempo germina la semilla humana.


Confesiones del poeta o Jes√ļs Cos Causse frente al espejo del tiempo¬†

Las confesiones m√°s conocidas, sin duda, son las judiciales y las religiosas. La primera es la declaraci√≥n que, sobre lo sabido o hecho, hace alguien (testigos, acusados‚Ķ) voluntariamente ‚Äďo no‚Äď o preguntado por otro (abogado‚Ķ) ante la autoridad judicial. En la segunda alguien (el penitente) declara al otro (el confesor), los pecados cometidos, que a la postre ser√°n perdonados a trav√©s del mismo Dios u otra deidad. Quiz√°s entre ambas formas de confesi√≥n la similitud m√°s expedita sea el acto declaratorio en aras de lograr, finalmente, la absoluci√≥n (indulto‚Äďperd√≥n).

Ambas procuran, tomando como punto de partida al sujeto de la confesi√≥n ‚Äúen estado de crisis,‚ÄĚ establecer una forma (acci√≥n) de comunicaci√≥n, hasta cierto punto dial√≥gica, donde la palabra cobra fuerza como expresi√≥n, entre otras esencias de la ecolog√≠a interior del ser humano, de sus valores personales. Procuran, adem√°s, recuperar ‚Äúalgo‚ÄĚ ll√°meseme libertad, felicidad, goce, tranquilidad‚Ķ, ¬†o sea, llegar a un estado deseado, presumiblemente de bienestar espiritual. Entonces si se suscribe la afirmaci√≥n, que la comunicaci√≥n es un arte ‚Äďel de lograr el impacto interpersonal‚Äď, la confesi√≥n puede ser asumida como tal: un arte ‚Äďherramienta‚Äď para la expiaci√≥n (reparaci√≥n, enmienda, satisfacci√≥n, compensaci√≥n), incluso la sanaci√≥n. ¬†

As√≠ lo han entendido artistas y escritores cuyas obras giran en torno al tema de la confesi√≥n. En 2016, Gideon Jacobs y Gregor Hochmuh, dos artistas radicados en Nueva York, pusieron en pr√°ctica un pol√©mico proyecto art√≠stico denominado Confessi√≥n,[1] un mecanismo de confesi√≥n a trav√©s del cual las personas pod√≠an declarar ese secreto impronunciable o bien, funcionar como receptores de las m√°s oscuras revelaciones. Esta experiencia‚Äďexperimento dio cuentas de la necesidad que muchas personas ten√≠an de expresarse, de externalizar sentimientos. M√°s atr√°s en el tiempo, la pensadora, fil√≥sofa y ensayista espa√Īola Mar√≠a Zambrano en su obra La Confesi√≥n: g√©nero literario (1943), planteaba las claves que encierran un lenguaje del sujeto entendido como confesi√≥n, que se comunica en ¬†‚Äďa trav√©s de‚Äď la escritura bajo el secreto y la soledad.

Los ejemplos anteriores mucho tienen que ver con la poes√≠a, a la que le es consustancial ‚Äďo le ata√Īe‚Äď tales sensibilidades inherentes a la expresividad humana. En este sentido, la poeta y profesora santiaguera Ileana Rosabal, en la introducci√≥n al libro Confesiones del poeta (Editorial Oriente, 2006), de la autor√≠a de Jes√ļs Cos Cause, tra√≠do a colaci√≥n a prop√≥sito de la edici√≥n homenaje al Festival del Caribe, dijo que la poes√≠a, al menos lo concerniente al aspecto creativo, ‚Äúno ser√° nunca un rito colectivo, que ella ha nacido y ha de extinguirse con el hombre solitario‚ÄĚ, que independientemente que el autor la denomina ‚Äúpordiosera de la soledad‚ÄĚ, tambi√©n nos salva del olvido. Algunos opinan que la poes√≠a es propensa a convertirse en un hecho colectivo toda vez que, en lecturas o recitales, se comparten los textos. Ciertamente es v√°lida esta forma para involucrarse, esencialmente, con el poema.

En este poemario de Cos Causse, el ritual solitario est√° cargado de voces, lo cual se percibe cuando se recorren sus l√≠neas. Quiz√°s porque es un pleno ejercicio de confesi√≥n y de comunicaci√≥n con el otro ‚Äďcon su otro‚Äď: el n√°ufrago, hu√©rfano, son√°mbulo, artesano esp√≠a del amor. Quiz√°s porque no est√° escrito por el poeta que se sienta en una piedra/ a esperar la soledad y la muerte, sino por el poeta que hace un examen de conciencia, ante el inminente crep√ļsculo, revisitando hermosos fantasmas, que de un modo u otro le ir√°n dictando las premisas para encontrar las palabras entre los escombros/del tiempo y las incertidumbres de la historia.

Cos Causse o El Quijote Negro si se prefiere, del cual el próximo mes de octubre del presente 2020 se estará conmemorando el aniversario 75 de su natalicio, encontró las palabras, además de entre los escombros del tiempo, en la ciudad de Santiago y en el pasado histórico del Caribe, sus islas, su gente. 

As√≠ explic√≥ los derroteros del presente y entendi√≥, como pocos, las po√©ticas de esta regi√≥n geogr√°fica cultural. Ello le llev√≥, por ejemplo, a gestar Encuentro de Poetas del Caribe y el Mundo, en el contexto de la Fiesta del Fuego, espacio donde a√ļn se sigue promoviendo la literatura y la integraci√≥n cultural caribe√Īa. Sobre esto daba cuentas Pedro L√≥pez Cervi√Īo, editor de una buena parte de su obra, en el paneg√≠rico dedicado a este embajador de la poes√≠a titulado Fuegos que arman la luz XI.[2] En √©l acotaba que era un poeta ‚Äúins√≥litamente vivo a pesar de la muerte, conocedor a fondo de los rumbos de las luci√©rnagas del Caribe.‚ÄĚ

El Caribe, constante en la obra de Cos Causse, es sin√≥nimo de resistencia, de modo que la resistencia (cultural): reconstrucci√≥n hist√≥rica de expresiones diversas y unidad, es asumida en el libro de manera casi natural. El poeta, una especie en peligro de extinci√≥n, habla desde estas claves, no se arrepiente de lo que ser√° su √ļnico delito (pecado) probable: buscar el amor a toda costa. As√≠ lo anuncia en ‚ÄúConfesiones a Saint-John Perse‚ÄĚ: Como un delincuente /voy a violar tu ventana/y robarte el coraz√≥n/ y estar√© preso en tu recuerdo. Saint-John Perse, premio Nobel de Literatura 1960, es un nombre venerado por mucho poetas del orbe, cuyos versos Y es la hora, ah poeta, de declarar/tu nombre, y tu nacimiento y tu raza constituyen en Confesiones‚Ķ un leitmotiv para (re) construir la historia de ese hombre‚Äďpoeta caribe√Īo, viajero en mar a la deriva/‚Ķel Crusoe conversando con su fantasma [‚Ķ] bautizado con la sangre de un animal sacrificado/ en una ceremonia entre tambores.

Saint-John Perse estuvo en la lista de √≠dolos (literarios, intelectuales y pol√≠ticos) de Cos Causse junto a Roque Dalton (poeta activista pol√≠tico e intelectual), Pedro Mir (poeta nacional de Rep√ļblica Dominicana), Aim√© C√©saire (ide√≥logo del concepto de la negritud), Luis Pal√©s Matos (escritor puertorrique√Īo), y Federico Garc√≠a Lorca. Los hace desfilar (los convoca‚Äďexorciza) en este poemario que fuera publicado un a√Īo antes de su muerte, sobre la cual presagi√≥: me voy a morir el siglo XXI. ¬†

En 2007 m√≠sticamente se despidi√≥. Seg√ļn el escritor y profesor universitario Jos√© Millet Batista, su muerte fue por ‚Äúalegr√≠a incontenible de su viol√≠n roto [‚Ķ] de ni√Īez, [‚Ķ] de poes√≠a‚ÄĚ.[3] Entonces no resulta desacertado subrayar que Cos entreg√≥ su poes√≠a como una oraci√≥n, como ¬†balanza entre el recuerdo y el olvido a juzgar por su poema dedicado al poeta y activista pol√≠tico haitiano Paul Laraque.

Confesiones‚Ķ no escapa, por suerte, de las imaginer√≠as y fabulaciones del bardo que dominaba un estilo singular√≠simo del lenguaje dentro del panorama literario insular. En este se vislumbra un halo testamental que ir√≠a a verse a la postre en Cr√≥nica del crep√ļsculo (Ediciones Santiago, 2012), definitivamente su testamento po√©tico. Por lo tanto, no pod√≠a ser de otro modo, se registran en 66 cuartillas sus temas m√°s recurrentes: la vida (una pesadilla), la muerte, la soledad, el tiempo, los sue√Īos, el amor (un cicl√≥n sin br√ļjula. Un problema de la primavera), el misterio del hombre, la religiosidad popular, los poetas, la poes√≠a misma. En sus propias palabras: Todo aquello que explicara, de alguna forma el mundo y una definici√≥n para justificar lo que se hace y la propia existencia.[4]

Asimismo, tambi√©n destaca la muerte ‚Äď el gran tema universal‚Äď por la carga imaginativa que sugieren la belleza y el horror del fen√≥meno, que adquiere relieves muy particulares dentro de esta obra, en tanto desfilan no la muerte, sino las muertes, lo que se encargar√° de introducir desde los propios t√≠tulos Epigramas y epitafios, Difuntos y sepelios, Testimonio del tiempo, Imagen de libertad de Arriba, Imagen de Ignacio V√°zquez, entre otros. Su presencia y preeminencia se mueven en los poemas, cual asidero filos√≥fico, a veces claramente otras entre l√≠neas y puede decirse que hasta con obsesi√≥n (la obsesi√≥n de muchos poetas), entendi√©ndola en su Elogio y eleg√≠a a Federico Garc√≠a Lorca como: ‚Äúuna met√°fora [‚Ķ] una m√°scara bell√≠sima. / [‚Ķ] la imagen mas perfecta entre el hombre y la naturaleza‚ÄĚ. El rostro que vimos la √ļltima vez en La diosa de la ciudad. Una flor y un epitafio, destaca en Identidad. Es, por sobre todas las cosas, la muerte como motivo de significaci√≥n cultural.

Groso modo, en el discurso po√©tico de Confesiones‚Ķ subyace un lirismo atendible y hasta experimental. Es por ello que el citado poema a Federico Garc√≠a Lorca se asemeja a un ‚Äúlargo‚ÄĚ ensayo po√©tico en el que magistralmente, se resumen las ideas de los textos anteriores, sin desde√Īar el rejuego simb√≥lico y hasta las conexiones e impronta con sus √≠dolos. No menos importante son las coordenadas expuestas del acto po√©tico, en sus definiciones ‚Äďjuicios de gran valor‚Äď sobre poes√≠a: La poes√≠a ser√° siempre/ Una semilla/ Que germina. / [‚Ķ]. La poes√≠a es el espejo del tiempo.

Al poeta y periodista¬† Reinaldo Cede√Īo, uno de sus afortunados entrevistadores, en la entrevista Y Dios estuvo de acuerdo le revelar√≠a: La poes√≠a es un misterio del hombre. Creo que afortunadamente nadie, ni los mismos poetas, saben qu√© cosa es. Quiz√°s el d√≠a que se sepa, comience el fin. Uno tiene que explicarse de alguna forma el mundo y todos buscan una definici√≥n para justificar la propia existencia.[5] Sobre el poema, como forma de expresar la poes√≠a, acotar√≠a: Cuando escribo un poema no me propongo que sea largo o corto. Termina cuando cesa la imaginaci√≥n. Se antoja acercarse a Confesiones‚Ķ como un largo e ininterrumpido poema.

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Alejandro I. L√≥pez: El proyecto «art√≠stico» que te har√° confesar y escuchar los m√°s oscuros secretos. Disponible en https://culturacolectiva.com/arte/el-proyecto-artistico-que-te-hara-confesar-y-escuchar-los-mas-oscuros-secretos

[2] Disponible en  http://www.uneac.org.cu/secciones-periodisticas/resenas/fuegos-que-arman-la-luz-xi.

[3] Texto Completo. Disponible http://www.afrocubaweb.com/jesuscos.htm

[4] Reinaldo Cede√Īo Pineda: Jes√ļs Cos Causse: el tiempo nos devora. Disponible en

https://oncubanews.com/cultura/literatura/el-quijote-negro/

[5] Reinaldo Cede√Īo Pineda: Y Dios estuvo de acuerdo o la entrevista recuperada a Jes√ļs Cos Causse. La Jiribilla # 773, 30 de abril al 6 de mayo de 2016. Disponible en

lajiribilla@cubarte.cult.cu

http://www.lajiribilla.cu/articulo/y-dios-estuvo-de-acuerdo-o-la-entrevista-recuperada-a-jesus-cos-causse


Maylan y el amor a la literatura (+VIDEO)

La literatura, la edici√≥n y el periodismo se entrelazan en la vida de una mujer con alma de √°ngel. Maylan √Ālvarez Rodr√≠guez es miembro del colectivo de¬†Ediciones Matanzas¬†y due√Īa de una modestia que gratifica al interlocutor.

Galardonada con premios como el Calendario de Poesía 2011, con su libro Naufragios del San Andrés, Maylan no cesa su creación literaria.

‚ÄúAcabo de terminar mi tercera novela para ni√Īos, que fue la primera que comenc√© a escribir y he estado en su revisi√≥n. Hace ocho a√Īos obtuve la beca La Noche con el libro titulado¬†Historias de bichos o como se permuta de ciudad Papiro. Es un divertimento, m√°s que para ni√Īos, para adolescentes, y espero que pronto salga a la luz. Esta historia, ambientada entre insectos, con estrecha relaci√≥n con la realidad humana, posee tintes ecol√≥gicos, de socializaci√≥n y ayuda al pr√≥jimo‚ÄĚ.

Autora de títulos como El mundo de Marcos, Otras lecturas del cuerpo y el testimonio La callada molienda, la escritora expande su obra en medio del aislamiento social provocado por la pandemia de la COVID-19.

‚ÄúCerr√© un poemario ambientado en mi natal Uni√≥n de Reyes, con historias de mis padres, mis historias guajiras. Y tambi√©n he estado leyendo nuevos autores y releyendo otros grandes como Gabriel Garc√≠a M√°rquez‚ÄĚ, a√Īadi√≥ la creadora.

La labor de edici√≥n requiere de un dominio exquisito del idioma espa√Īol y de las t√©cnicas literarias. √Ālvarez Rodr√≠guez hace uso de ambos recursos con los que cuenta para continuar con esta tarea desde casa.

‚ÄúEstoy trabajando una obra de una joven escritora habanera llamada Taime Di√©guez Mayo, merecedora del premio Milan√©s en la pasada edici√≥n en Matanzas. Tambi√©n estoy en ciernes con un libro maravilloso del matancero Aram√≠s Quintero, dedicado a la Se√Īa del Humor. Ser√° un homenaje a un periodo fruct√≠fero del humor en Matanzas e incluir√° fotos de la √©poca que har√° recordar a los yumurinos lo bien que lo pasaban con esta agrupaci√≥n humor√≠stica durante la d√©cada de los 80‚ÄĚ.

Maylan y el amor a la literatura

Foto: David √Āvalos

Sobre su funci√≥n como editora de la revista Matanzas, Maylan comenta: ‚ÄúDe conjunto con su director Alfredo Zald√≠var y Yanira Marim√≥n, jefa de redacci√≥n, estoy trabajando este n√ļmero dedicado al centenario del nacimiento de Eliseo Diego. Contiene un grupo de art√≠culos in√©ditos que pienso satisfar√°n la curiosidad de nuevas generaciones que tal vez no conozcan a un escritor tan cubano como Eliseo Diego. El nuevo n√ļmero permitir√° recordar poemas y textos narrativos de este gran artista‚ÄĚ.

Perteneciente a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Maylan coloca en cada obra su tesón y también un pedazo de su alma.

FRAGMENTO DE¬†NAUFRAGIOS DEL SAN ANDR√ČS

Mi casa est√° en la calle Final, pero el cartero

suele confundirse y a√Īadir -por prudencia-

que vivo al lado del cementerio, muy cerca del río

San Andrés.

Los muertos de este pueblo hablan. Y mi cama se

orienta hacia el Norte, allí donde asechan, ajenos

A todo, excepto al esc√°ndalo que les precede.


Experimento contra el olvido

Pujo el verso, la sustancia, para que nazca con esencia.

Me inclino ante los versos de un hombre que marcó mis noches de insomnio, con falta de apetito y mal humor.

(Hace m√°s de 10 a√Īos dorm√≠a en un cuarto bohemio de una beca y solo t√ļ, Wichy Nogueras, me salvabas).

Me amaste como al cisne, y mis libros fueron devorados con la maldad de una mujer desnuda. Cada amor que llegó, gracias a ti, se fue marchando con mi imposible.

He sido libre, una mujer libre no tiene precio.

He convivido con el abominable dueto de ser mujer y poeta, poeta y mujer.

Pocas veces, he roto el hechizo.

Voy regalando la salida, sin miedo a que sea carcomida de envidia por Neruda,

Una salida l√ļgubre‚Ķ

Tantas veces he expuesto mi cabeza, y aunque la siga desti√Īendo volver√° a su habitual zanahoria.

Poe, Mae West.

Perdiz.

Luego, este poema experimental, regresa al segundo verso.

Para nosotros, no has muerto, de todas las maneras, existes.

 


Escena #5: El Plan B es seguir el Plan A (+ fotos y videos)

  • ¬ŅC√≥mo filtrar a trav√©s de mi experiencia y contradicciones la biograf√≠a de otros?
  • ¬ŅPara qu√© trabajar sobre las heridas de mis compa√Īeros?

Cuando termin√© de escribir El Plan B es seguir el Plan A, supe que se trataba de un poema que podr√≠a ser representado. Fue un ejercicio de b√ļsqueda escritural donde las nociones est√©ticas que afectan mi escena invadieron mi poes√≠a. Luego de este texto todo mi trabajo literario cambi√≥. Encontr√© sinergia entre el Homo-theatralis y las distintas expresiones a las que ten√≠a necesidad de investigar fuera de las tablas. La obsesi√≥n con mostrar una sola voz en todas las exploraciones ideoest√©ticas/art√≠sticas/docentes con las que me involucro en la actualidad, tuvo su ritual de iniciaci√≥n tras este proyecto. ¬†¬†¬†¬†

El texto resultó ganador de la edición XX de los Juegos Florales en Santiago de Cuba, y publicado posteriormente bajo el sello editorial Ediciones Santiago. Tener el poema impreso en formato de libro fue suficiente motivación para reinterpretarlo. Primero hice algunas lecturas performáticas y luego algunos ejercicios de improvisación con el grupo, hasta que me envolví en un proceso de puesta en escena. 

foto: Frank lahera

El poema tiene una estructura que se desplaza entre lo narrativo y lo teatral. La utilizaci√≥n del verso libre, di√°logos, personajes, escenas e im√°genes tipogr√°ficas caracterizan a un material h√≠brido y simb√≥lico. Manejar estos elementos para una puesta en escena supone un proceso de construcci√≥n e investigaci√≥n arduo para cualquier equipo de trabajo. ¬ŅC√≥mo renunciar al desaf√≠o de reinterpretarme? ¬ŅC√≥mo hacer de la ficci√≥n una historia real? ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Propuse a los actores resimbolizar el texto desde sus vivencias. En el cuerpo del poema aparec√≠a un personaje nombrado Garbe, figura que por algunos momentos representa ‚Äúal opresor‚ÄĚ y, en otros, ‚Äúal oprimido‚ÄĚ. Un ser que transita entre ‚Äúlo humano‚ÄĚ y ‚Äúlo animal‚ÄĚ (como criatura sin conciencia).

foto: Frank lahera

Los actores crearon un alter ego (un Garbe) a partir de una persona que ejerci√≥ fuerza sobre ellos, causando alg√ļn da√Īo irreparable hasta el inicio del proceso. La idea: enfrentar al actor con miedos/frustraciones y heridas causadas en ellos por la relaci√≥n t√≥xica con su Garbe.

Les ped√≠ documentar toda la relaci√≥n con aquella figura de dolor/poder a trav√©s de objetos, videos, fotos e historias. Deb√≠an dar testimonio y exponerse como v√≠ctimas que rememoran estados incontables/tristes/violentos. El dominio del Garbe alojado en el subconsciente como crisis invariable. ¬ŅC√≥mo se deja de ser lo que se es? Durante el proceso deb√≠an crear un mecanismo de resoluci√≥n y sanaci√≥n ante el da√Īo. Quiz√°s este fue el ac√°pite m√°s dif√≠cil de concretar, pero deb√≠an superar todos los traumas y complejos. Intu√≠ que el camino hacia la puesta en escena deb√≠a transcurrir por tal rebeli√≥n.¬†¬†

En los ensayos recordé mucho a Eugenio Barba cuando habla de la acción desnuda y esencial. Yo también buscaba la gota de agua que hace rebasar el vaso. El momento crítico. La resurrección. Me dejé llevar tanto por el proceso que olvidé el resultado (la puesta) como objetivo esencial. Durante ese tiempo entendimos que trabajar no solo cansa, a veces duele.

Tuvimos diversos contactos con el p√ļblico. Era elemental poder medir los niveles de percepci√≥n del auditorio. ¬ŅMientras el actor sana qu√© pasa con el espectador? ¬ŅQui√©n es el Garbe para el p√ļblico? ¬ŅC√≥mo regular la acci√≥n?¬† ¬†La puesta mostraba al actor en contacto con elementos que simbolizan el poder del el opresor, objetos que a nivel personal rememoran su imagen y su accionar. El novio agresivo/secuestrador, el suegro d√©spota, el jefe tirano, la profesora injusta y cruel.

foto: Frank lahera

El autoreconocimiento de cada experiencia permitía la reconstrucción sensorial de la memoria. Recordar cada vez dolía menos y significaba más. El ejercicio de lo real y lo performativo como elemento estético del cuerpo y la escena evidenciaban una aprendizaje personal sobre el dolor. Entonces cada hecho sufre una ampliación sensorial y psicológica a través de los elementos de ficción que introduce el poema. El actor sabe que la representación termina tras superar el temor a la imagen que asfixia. Por eso se expone al experimento teatral, para vencerse a sí mismo y resurgir entre sus agonías.

La obra tuvo un alto componente físico. Era importante equilibrar el cuerpo y la mente. Empezamos a jugar con los límites particulares de cada actuante y los utilizamos como vía para introducir otros elementos de ficción. Era importante que a través de sus angustias el espectador se hiciera las respuestas precisas. No queríamos que encontraran respuestas a través de nuestras historias, que por ende eran incompletas/abstractas/particulares. Siempre hemos asumido nuestro teatro como generador de preguntas, las respuestas a ellas siempre están en el espectador.

dise√Īo de Frank lahera

Esta es una obra con profundos contenidos polisémicos. Una obra donde cada actor introduce el ciento por ciento de su narrativa. Cada uno selecciona las armas para enfrentarse al despiadado Garbe. La escena es vista como campo de batalla, muerte y resurrección. Los implicados saben que algo debe cambiar tras el cierre del telón, que los testigos en la sala asisten a un exorcismo de liberación.

El performance est√° compuesto por perros reales, objetos personales, poes√≠a, m√ļsica en vivo, voces en off, proyecci√≥n audiovisual, autoflagelaci√≥n.

  • ¬ŅCada persona tiene un Garbe?
  • ¬ŅPuedo yo ser el Garbe de otra persona?

Durante el mes de octubre de 2017 participé en dos talleres organizados por el Laboratorio de Experimentación Escénica Social. Ambos pertenecían al programa de la residencia de creación INSERVI. Espacios desarrollados en el piso 10 del edificio López Serrano a una cuadra de la calle línea. Entre lo que ya no está y lo que todavía no está fue el taller impartido por Rubén Ortiz, director y pedagogo mexicano integrante del proyecto La Comuna: Revolución o futuro y del colectivo La Comedia Humana.

En ese encuentro se abordó la noción de teatro expandido, un teatro que transita por lo performático, documental y ciudadano. Fueron premisas para el análisis la incorporación de nuevos sujetos escénicos y la necesidad de una dramaturgia participativa para un espectador que se implica con un escenario más vulnerable. Recuerdo que aquellos encuentros empezaron a descolocar todo lo concebido para el montaje, lo curioso es que reafirmaba cada paso que había dado durante el proceso. El encuentro con Rubén fue una instructiva indulgencia para repensar la política del espectador. Recuerdo desandar la calle Monte en busca de conexión con el país de los sobrevivientes. Cuba vista desde su patrimonio y sus ruinas para construir un Diccionario de Cubanismos.

foto: Frank lahera

El profesor y fil√≥sofo espa√Īol Jordi Claramonte dirigi√≥ el segundo taller: Arte de contexto. √Čl tambi√©n tuvo a cargo la conferencia inicial del Festival Internacional de Teatro de La Habana ese a√Īo: La est√©tica modal o la importancia de poder hacer lo que tienes que hacer. Claramonte comparti√≥ distintos puntos de vista sobre el proceso creativo (en especial el teatral), la autonom√≠a y la acci√≥n enfocada desde lo pol√≠tico. Nos habl√≥ de la importancia del autoan√°lisis y el enfrentamiento de las ideas. Cada persona se produce a s√≠ misma y para hacer aut√≥nomo se necesita al otro tanto como a uno mismo. Un d√≠a conversando con √©l sobre El Plan B es seguir el Plan A me dijo que la obra en s√≠ era el proceso y deb√≠a mostrarlo como tal al p√ļblico. Adem√°s, que se trataba de un proyecto del cual podr√≠an salir varias puestas en escena, que deb√≠a discernir en el discurso aquellos elementos afines y potenciarlos desde su particular existencia.

Volví a Santiago de Cuba; repensé todo. Tanto Rubén como Jordi me habían aportado luces para lo que vendría después. Dos espectáculos/textos/posturas significativas de nuestro grupo: Bonsái y Leviatán.

El Plan B es seguir el Plan A resultó ser un examen de valentía. Un performance donde el biodrama y el docudrama funcionaron como estructuras para el riesgo. Seis funciones para mostrar un proceso angustioso e incómodo para actuantes y expectantes. Una experiencia que radicalizó el quehacer del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA y que pudimos compartir en la segunda edición de la jornada Perro Huevero, Las Tunas 2018.

Toda puesta en escena termina convirti√©ndose en una met√°fora sobre nuestra realidad/fe/cuerpo. Mis proyectos suelen buscar la conversi√≥n del espectador en un sujeto que experiencia un juego inconcluso/inclusivo/procesual/sensorial. Abrir las heridas del actor se ha convertido en pr√°ctica vital de nuestro trabajo. La puesta ya no es entendida para nosotros solo como el resultado artesanal de nuestra profesi√≥n. Nuestras b√ļsquedas contienen elementos espectaculares que solemos compartir y dialogar. ¬ŅCu√°l era el Plan? Tal vez nunca hubo uno. El teatro es un espacio para vivir con imprudencia. No se trata de la amputaci√≥n est√©ril de la ficci√≥n sino el empleo org√°nico de lo real. Cuando el proceso emana desde esa percepci√≥n todo se simplifica, el actor sana y se convierte en paradoja de un cuerpo sin sombras.¬†


La joven Luz con Eliseo Diego

Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, celebra el centenario del importante escritor cubano Eliseo Diego, a conmemorarse este 2 de julio, con un amplio programa de lecturas de poesía online, desde diversas plataformas digitales.

Esta jornada, hasta el próximo día seis, destaca por presentar y fundir en un mismo espacio nuevas y consagradas voces de la poesía cubana, asegura Luis Yuseff, editor jefe de La Luz.

‚ÄúDurante estos d√≠as, explic√≥, se compartir√° en el perfil en Facebook de la editorial y otras redes sociales, el audiolibro El brillo de la superficie, compilaci√≥n po√©tica del holguinero Delf√≠n Prats, Maestro de Juventudes de la AHS, del realizador audiovisual Pablo Guerra.‚ÄĚ

También se socializarán textos recogidos en la antología La isla en versos. Nuevas voces. Poesía Cubana, con importantes exponentes del género contemporáneo en Cuba, entre ellos Liudmila Quincoses, Adalberto Santos, Frank Castell y Yunier Riquenes.

La joven luz: entrada de emergencias. Selecci√≥n de poetas en Holgu√≠n, reciente audiolibro compilado por Norge Luis Labrada y realizado por H√©ctor Ochoa, se presentar√° tambi√©n como una de las novedades editoriales de La Luz dedicadas a la l√≠rica. ‚ÄúAs√≠ los usuarios e internautas podr√°n disfrutar las j√≥venes voces po√©ticas de Erian Pe√Īa Pupo, Alejandro Batista, Reynaldo Zald√≠var, Ana Garc√≠a y Jos√© Luis Laguarda‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

De esta manera, La Luz recuerda la obra y la impronta en las recientes promociones de escritores de Eliseo Diego, Premio Nacional de Literatura en 1986, y quien sobresale en la literatura cubana por la lírica de su obra, donde descolló con una poética siempre entintada de relatos oníricos que se entremezclan con la realidad, y tratando temas como la trascendencia a pesar de la muerte o la soledad.

A Eliseo se le deben tambi√©n traducciones y versiones de las m√°s importantes figuras de la l√≠rica y la literatura infantil en el mundo; y entre sus textos m√°s conocidos se encuentran En la calzada de Jes√ļs del Monte, Por los extra√Īos pueblos, Libro de quiz√°s y de qui√©n sabe y Poemas al margen.