Poesía


Luz de estrella para un Titiritero

Habana Titiritera: figuras entre adoquines, ha tenido la acertada idea de traer a esta primera edición, espectáculos nacionales de impecable factura, que ya han probado su eficacia en sus territorios y en otros eventos de nuestro país. Ahora vuelven al Centro Histórico habanero para regalarle a la familia cubana un verano lleno de poesía, música, colorido y eterno aprendizaje.

[+]


Palabras de bienvenida a la Primera Jornada Habana titiritera: figuras entre adoquines

Confieso que ofrecí cierta resistencia ante la idea de hacer un nuevo festival titiritero. Ya sabemos en Teatro La Proa lo que eso significa a nivel de producción y de logística, pero no pude negarme cuando encontré el apoyo de todo el equipo del Centro de Teatro y la motivación de los actores de mi grupo. Especialmente de Arneldy que sin él, no existiera este encuentro. Somos fanáticos de las fiestas. Así somos los titiriteros, nos gusta compartir, intercambiar, mostrar nuestros muñecos. Por desgracia, desde hace algún tiempo, no teníamos en La Habana un evento de este tipo y me dejé convencer para que naciera este nuevo espacio del teatro cubano.

[+]

(Trans)formaciones de la escritura y otros medusarios. Una cita con Jamila Medina Ríos

Para muchos la literatura es solo subterfugio, simple evasiva que permite eludir un momento, algún recuerdo, un dolor. Otros pueden —seguro estoy— ver mucho más allá de la planicie que guarda bajo su espejismo otros ofrecimientos. Cuando tropezamos con la obra de la escritora Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981), vislumbramos una ¿postura?, búsquedas que —al mismo tiempo— proyectan esa otredad de la creación, mutaciones de la escritura (como ella suele llamarle) que sondean, desde la cumbre hasta la furnia, el corpus poético/estético como propensión que se aleja de lo formal, deslindándose del estancamiento, de la calma tediosa que atenta en contra, apostando por la desfragmentación: salvoconducto del que se apropia para reconocer, abrazar, transgredir el/los límite(s) y en ese (eje)rcicio de (re)conocimiento y metamorfosis, esa necesidad de descepar y volver a erigir va forjando, la mujer hueco de araña/ primavera/ armadillo/corazón de col/anémona/hongo, una multiplicidad de voces que se difuminan y cuelan por todo intersticio, concediendo una pluralidad-ambigüedad al lenguaje y al acto escritural, que viene a ser festín de ojos que se congregan —ávidos e inquietos— en la celebración. [+]


Nicolás: negro cubano

La poesía fue definitivamente otra a través de tu pluma. Aquellos que antes eran desposeídos de sus más elementales derechos encontraron en tu lírica un resguardo. La voz de los negros, los obreros, los pobres era al fin redimida. Fuiste tú, Nicolás, quien supo ponerle ritmo a esas palabras que desde el barracón nuestros abuelos, blancos y negros, una vez mezclaron. Viste más allá del horizonte. Supiste saltar las barreras que el color de tu piel nos imponía, alejándonos del tremebundo pánico a lo diferente. Todas las flores de abril, Nicolás, no son suficientes para recordarte. Por eso quiero imaginar que andas aún por el mar de las Antillas, timoneando aquel barco de papel, que anda y anda y que en cada puerto montas a los que como tú desean el amor. ¿Acaso llevas tu guitarra de trovador? ¿Te acompaña aquella palma que nació en el patio, sola? [+]


Recordando a Lorca

Un cantaor rasgando su garganta en la noche bajo una ventana, un joven con un desenfado casi ofensivo, una magna voz en la poesía, un poeta en el drama, un cultivador moderno de la tradición, un talento trancado por las hordas fascistas. Esas y muchas imágenes más se pueden encontrar en el imaginario popular sobre Lorca. [+]


Leer a Martí

Tomado de Alma Máter

El primer libro del que tengo memoria es una viejísima edición de La Edad de Oro, de José Martí, que había en casa de mi abuela. La recuerdo, incluso, desde antes de saber leer. Yo me entretenía mirando las imágenes, que eran muy coloridas. Me acuerdo especialmente de las ilustraciones de Meñique y el gigante, las de los anamitas tirando de sus cochecillos, las de la cuchara y el tenedor vestidos de novios y las banderas de «La Exposición de París». [+]


Dos premios para Milho Montenegro

Entrevistar al amigo siempre es grato, al amigo poeta; excelente, pero el hecho de que éste resulte ganador del Premio Pinos Nuevos 2017 y de la Beca de Creación Prometeo de la Gaceta de Cuba, es todo un placer… Conocí a Milho Montenegro (Alain Santana López – La Habana, 1982) en el espacio Punta de Flecha de la escritora Elaine Vilar Madruga. En aquel entonces preparaba una antología de poesía erótica, por lo que invitaba a los escritores presentes a participar en la misma. El privilegio de la conversación lo tuve a través de las redes sociales (Facebook), que hacen posible la comunicación, la empatía del pensamiento. [+]


Sentir es otra cosa, y es lo importante…

La poesía para adolescentes no existe, o por lo menos es un término que no debiera existir por el propósito que denota desde el nombre: escribir para una edad cuyos límites son indefinibles, son siempre propios en cada quien. La poesía de amor no cabe en esas lindes, sirve para cualquiera que sienta y se vea en los versos que, por sencillos, tal vez alguien se atreva a dirigir a esas edades.

[+]