poesía cubana


Capítulo # 5: Movimiento de un pez bajo tierra

¬ŅPuede un pez vivir bajo tierra?

¬ŅPuede el poeta ser ese pez?

¬ŅPuede un pez-poeta escapar a la pecera de la existencia?

¬ŅResilencia (o)?

Carlos Gil Calder√≥n (Santiago de Cuba, 1992) es un pez-poeta. Graduado de la Escuela Profesional de Arte Jos√© Joaqu√≠n Tejada de su ciudad natal, ha explorado distintos modos de hacer desde la creaci√≥n art√≠stica. Cuando lo conoc√≠ hac√≠a grafitis y trabajaba con ni√Īos, luego al integrar el proyecto Fractura, lo vi hacer performance, intervenciones p√ļblicas, video arte, tatuajes.

Fue mediante una de las acciones de Fractura cuando lo descubr√≠ poeta. Era un performance en la AHS que mezclaba m√ļltiples discursos: la danza, la creaci√≥n cinematogr√°fica, un DJ y el poema dicho desde √©l como actuante. En esa ocasi√≥n Gil era la figura esc√©nica con palabras/con im√°genes po√©ticas que pod√≠an existir m√°s all√° de la acci√≥n esc√©nica. ¬†

Meses despu√©s de lo visto, Carlos Gil se alza con premio en poes√≠a ‚ÄúJuegos Florales Santiago de Cuba 2018‚ÄĚ. El cuaderno ganador conten√≠a algunos textos que escuch√© desde el escenario una vez por su autor. Esa condici√≥n (perform√°tica/esc√©nica) me motiva a descubrir su investigaci√≥n po√©tica, desde una postura impresionista.

Hoy tengo en mis manos el libro Movimiento de un pez bajo tierra, y puedo percibir mediante su lectura, que lo experimentado por m√≠ la noche de aquel performance (cuyo car√°cter ef√≠mero es indiscutible), sigue vivo en sus versos. La publicaci√≥n hecha por Ediciones Santiago, con dise√Īo de cubierta de Gabriel Cascante y edici√≥n de Oscar Cruz, corrobora dicha impresi√≥n.

Cubierta del libro Movimiento de un pez bajo tierra

¬ŅEs Carlos Gil Calder√≥n un poeta?

Carlos es m√°s que un poeta, es un artista. Posee la mano para convertir lo que toca en arte y en resistencia. Sabe que sus palabras no pactar√°n con la norma pero igual las usa y la dota de elementos significativos.

Posee un lenguaje indisciplinado/cortante/sonoro.

Su lenguaje posee la belleza/la intransigencia/la contundencia de un performance.

Carlos es un pez-poeta que se mueve bajo tierra, underground, lejos de la vista circunstancial donde la tierra se hace camino.

El libro se divide en dos partes. La primera mantiene la conexión directa con el título del libro y aborda la definición del yo. Investiga sobre el lenguaje como acción/escena/espacio. Su cuerpo tiene un sentido real y ese sentido genera su mayor conflicto: el movimiento.

¬ŅEs su poes√≠a un tratado sobre el movimiento? ¬†

Sí, pero tendríamos que entender el movimiento no solo como acción corporal, sino también como postura política.

Yo afilo mi lengua

la enrosco

la preparo para perforar a hombres con prisa

que roen roen

que mastican globos

que se pisan que se besan que se tragan

que escupen geométricamente

fotograma Comunicacion Bi-Dimensional

La existencia para él depende del movimiento. Necesita mover el discurso/la idea/el cuerpo/la pose. Dentro de ese mover yace un elemento vital: el espacio/la tierra donde habita el pez-poeta.

El pájaro migratorio en línea recta

avanza despacio

despacio 

fotograma Comunicacion Bi-Dimensional

Algunos sucesos condicionan la superficie poética. Las palabras aparecen para dibujar su imagen frente al lector: contemplación/pisar/estado catatónico/de espalda a la pared/discurso/diálogo/contradicción. En estas palabras purgan las imágenes y las selecciona para presentárnoslas como circunstancias perfectamente comprobables.

Otros elementos que habitan en el discurso textual como notas definitorias, son los que hablan del tiempo, el auto reconocimiento, el cuerpo discursivo, la comunicación extra verbal, el sonido, la abuela, el hermano, la calle.

Mi hermano: e’to t√° malo

sal pa’ la calle a comer hombre

Hay otros dos componentes válidos de resaltar en esta parte del cuaderno: el poema sonoro como acción performática y escénica y el espejo respondiendo al yo poeta.

Yo en yo

el yo en otro yo

yo espejo       sujeto al sujeto

objeto

sujeto

el yo espejo es sujeto

Carlos Gil y Fractura en la AHS de Bayamo

La segunda parte del libro se titula Resilencia (o). Son poemas que responden a una misma intención estilística y temática.

objeto en metamorfosis

crecimiento a intervalos           desplazamiento a intervalos

intervalos (  interior  )

resonancia

pez de tierra a discreción

la pupila es un espejo que dilata

la realidad no es la realidad

La coherencia es un agregado adicional del poemario. El poeta sabe que posee un discurso que debe sostener hasta la √ļltima p√°gina y lo hace/lo asume/invita al combate.

La meditaci√≥n es una acci√≥n necesaria en la carrera para definir el texto po√©tico por Carlos Gil. Primero la insin√ļa, luego la declara, y llegado su momento no puede existir (la figura de autor dentro del poema), sin que sea observado como un ser que medita.

Todos somos una parte del otro

sacos abultados para el traslado

puertas

una hoja a intervalos buscando la tierra

Performance Refugio

Construir al hombre con palabras parece un resultado espontáneo del texto y de la investigación en el leguaje. Aunque se debe tener en cuenta la condición escénica implícita que Movimiento de un pez bajo tierra posee.

Tar√° tar√° taral√°

Taralaimportuntarar√°

tar√° taraimportun

importun tarar√°

Su tratado comunicativo trasgrede la pasividad del lector convencional y lo cuestiona.

fotograma Comunicacion Bi-Dimensional

¬ŅHay poes√≠a en el sonido?

¬ŅC√≥mo relaciono el discurso y la imagen del sonido?

¬ŅTiene imagen el sonido?

¬ŅQu√© es el sonido en la poes√≠a de Carlos Gil Calder√≥n?

Todas estas interrogantes tienen respuesta en la lectura del libro. El cual abre un escenario ya transitado por la poesía cubana. Pudiéramos afirmar que estamos en presencia de un libro experimental, cuya exploración formal es mesurada y sin contratiempos expresivos.

En la segunda parte, los poemas son sostenidos por temas comunes al hombre. Su perplejidad es un dispositivo intuitivo. El cuaderno se abastece del ritmo y la sonoridad donde nace un solo camino entre lo escénicamente poético y lo literario.

Sus dogmas creativos son los de un poeta de pura sangre. Un pez bajo tierra que migra (sin miedo) de un lenguaje artístico a otro.

nacer dios y morir hombre

Frente al lector un pez-poeta se descubre y se mueve, y con él la tierra. Sin dudas hay en estas páginas una vitalidad sincera e irreprochable para los amantes de la literatura.

¬ŅEste es un libro perdurable en la literatura cubana?

No lo sé.

¬ŅCarlos Gil Calder√≥n ser√° un gran poeta?

No lo sé.

Lo cierto es, que muy pocos escritores abogan por una arriesgada investigación formal y conceptual en la literatura cubana. En ese espacio, Carlos Gil pudiera encontrar(se), y transitar como lo que es, un poeta.


Ciego de √Āvila en primavera de poes√≠a

Noches cargadas de poes√≠a, acordes de buena trova y el intercambio de experiencias entre j√≥venes miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z durante los Juegos Florales, fue el saldo positivo que nos dej√≥ este evento habitual en las carteleras culturales de Ciego de √Āvila, el cual devino motivo para que la literatura fuera una experiencia est√©tica compartida.

A las alegr√≠as se sumaron las celebraciones por los 25 a√Īos de este certamen que, contra todo pron√≥stico, ha sabido mantenerse y ensancharse hasta ser imprescindible en nuestro panorama cultural. ¬†¬†

De a√Īo en a√Īo se conforma el cronograma de actividades y llegan hasta aqu√≠ invitados ilustres para discursar a plenitud sobre la poes√≠a, el autor y su obra. En esta oportunidad no hubo excepciones.

Nelson Sim√≥n, Teresa Melo, Luis Yuseff, Onel P√©rez y Yanaris Valdivia llegaron no solo para compartir sus experiencias con el auditorio y comentar sus proyectos personales, sino para poner el lente sobre las m√ļltiples disquisiciones te√≥ricas y retos que rodean hoy a la literatura hecha por j√≥venes en el pa√≠s.

La mesa de opini√≥n ‚ÄúLa joven poes√≠a cubana y su relaci√≥n con las editoriales‚ÄĚ gener√≥ criterios encontrados relacionados con la responsabilidad del escritor, la figura del editor, y el papel y funcionalidad de las editoriales en el pa√≠s en un momento en que la racionalidad econ√≥mica y el aprovechamiento de los espacios debe ser ley.

 

 

Tomada de Internet/ : Lioneski Buquet y Luis Norge resultaron los premiados en el concurso literarioTomada de Internet/ Lioneski Buquet y Luis Norge resultaron los premiados en el concurso literario

Tampoco faltaron las presentaciones de libros, las lecturas de poesía como plato fuerte, el recibimiento de nuevos miembros a las filas de la AHS, y la buena trova de Roly Berrío y Nelson Valdés, quienes matizaron el inicio y la clausura del evento, respectivamente.

El catálogo de Ediciones La Luz, editorial de la Asociación enclavada en la ciudad de Holguín y que ha conquistado un espacio relevante en la industria del libro por el logro de materiales estéticamente exquisitos y por priorizar la publicación de noveles escritores, fue exhibido por Luis Yuseff mientras comentaba sus experiencias con la gestión de este sello.

Si bien las limitaciones tecnol√≥gicas de nuestro Sistema de Ediciones Territoriales impiden el logro de textos de alta factura, qued√≥ claro que Ciego de √Āvila puede hacer mucho m√°s para promover al autor y su obra, sobre todo, cuando la red de redes acorta distancia y ofrece m√ļltiples plataformas y herramientas. Fen√≥menos como los ciberbooks, la lectura digital, y el marketing on-line ya no son ajenos.

La √ļltima noche floral culmin√≥ con la entrega del Premio Poes√≠a de Primavera al avile√Īo Lioneski Buquet por Testamento de sombras, y una menci√≥n a Luis Norge Labrada por CruCero, de la provincia de Holgu√≠n.

Cuaderno de poes√≠a CruCero. De Norge Luis KaRluisObtiene menci√≥n en: Los Juegos Florales.Poes√≠a de primavera. AHS.Ciego de √Āvila.

Publicada por Norge Luis KaRluis en Jueves, 30 de mayo de 2019

Las deliberaciones corrieron a cargo de Nelson Simón, Teresa Melo y Heriberto Machado, quienes coincidieron en destacar el buen acabado de ambos textos y lo atractivo de los temas desarrollados desde estilos prometedores.

Sin embargo, aun preocupa que cert√°menes como los Juegos Florales sigan interesando solo a los miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y a un pu√Īado de escritores inquietos y habituales en cada actividad de la cartelera cultural de la provincia. La pluralidad de voces que debieran generar encuentros como estos hoy no se hace sentir.

¬ŅFalta de convocatoria o persiste el desinter√©s del p√ļblico? En cualquier caso ninguna de las dos opciones es buena y uno regresa a casa con las ganas de haber visto los puestos colmados por los j√≥venes, a veces adolescentes, que se escurren en los talleres literarios de la provincia; o de los asesores literarios y especialistas que en las diferentes instituciones tienen sobre sus hombros la tarea de impulsar la literatura.

En esta oportunidad vale aplaudir que se visitaron centros educacionales y se logró en algunas de las actividades traer espectadores dirigidos hasta la Casa del Joven Creador.

La secci√≥n de Literatura, quiz√°s una de las m√°s activas en el terru√Īo, ha expandido su diapas√≥n en los √ļltimos a√Īos y ha incorporado nuevos miembros a sus filas con la com√ļn apuesta de hacer de las letras un jolgorio, exponente de nuestras mejores pr√°cticas. Cert√°menes como este deben y merecen su espacio.


La poesía como ruptura de los paradigmas

La cantidad rosada es el t√≠tulo de su cuaderno unig√©nito. Libro portador de textos que dialogan con lo experimental, desde zonas donde se enuncian ‚ÄĒcon tino‚ÄĒ fragmentaci√≥n, reiteraci√≥n y (auto)referencia. El cuerpo deviene estrado, incentivo en pos de la b√ļsqueda y la afirmaci√≥n. Lo sexual carece de lindes y vanos estereotipos que anclan/oprimen/mutilan la identidad ‚ÄĒenti√©ndase autopercepci√≥n del Yo er√≥geno y tambi√©n existencial‚ÄĒ aunque lo cardinal ac√° no es la mera exteriorizaci√≥n, sino el impulso de representar/definir ante s√≠ mismo y la sociedad. [+]


Palabras compartidas por Eduard Encina

Hace varios a√Īos Eduard Encina ley√≥ los versos de ‚ÄúRemanganaguas‚ÄĚ en la sede de la UNEAC holguinera. Esa ma√Īana ley√≥ tambi√©n otros textos in√©ditos, pero ‚ÄúRemanganaguas‚ÄĚ, nombre de un lugar m√≠tico en parte del imaginario popular de la regi√≥n oriental, asociado a la muerte y los entierros de Jos√© Mart√≠, es uno de esos ‚Äúpoemas‚Äďdisparos‚ÄĚ que se quedan impregnados en la cabeza por un buen tiempo dando volteretas ind√≥ciles y agresivas: Est√° turbio el Contramaestre/ Mayo viene arrastrando estatuas que sacaron el pie de la piedra/ en otra margen los ni√Īos ven pasar pedazos de h√©roes/ lanzan flores‚Ķ

[+]


Atento a Daniel Zayas Aguilera

Tomado de Cuba literaria

Cumple Daniel Zayas Aguilera (Isla de la Juventud, 1987) aspectos propios del ritmo de presentaci√≥n de la promoci√≥n po√©tica de la que forma parte: ganar premios literarios, publicar el resultado de esos lauros, avanzar en un tono conversacional que tiene rasgos narrativos, sin dejar a un lado el lirismo esencial, y buscar temas casi siempre sensoriales (vista, o√≠do‚Ķ) para expresar el entorno y las circunstancias, la praxis vital. Tambi√©n muestra en sus poemas diferentes el agotamiento de los senderos barrocos, altamente tropol√≥gicos, inevitablemente oscuros y hasta herm√©ticos de la poes√≠a cubana de las d√©cadas finales del siglo XX, porque Zayas es un poeta de expresi√≥n directa, precisa, atinado en el ahorro de recursos y por ello bien dado a la s√≠ntesis. Busca temas sociales y los repasa desde la intimidad. Por ello su poes√≠a sigue una l√≠nea ¬ęexternizadora¬Ľ que han adoptado algunos creadores cercanos a √©l por su fecha de nacimiento.

[+]


Jóvenes poetisas muestran sus textos e imágenes en Mayabeque

Tomado de la UNEAC

Las im√°genes de destacadas poetisas cubanas que posaron ante el lente de Zurisaday G√≥mez Torres, junto a los versos de cada una de estas creadoras conforman la muestra Luces Atrave(r)sadas de esta poetisa y fot√≥grafa mayabequense, abierta al p√ļblico en la Casa de la Cultura F√©lix Pita Rodr√≠guez del municipio de Bejucal.

[+]


Un arco hecho de palabras

Eduardo Herrera Baullosa es de esos poetas-amigos que se llevan el coraz√≥n de una, atado a las maletas de las despedidas, al dedo √≠ndice de la mano izquierda, como en cierta leyenda japonesa que habla del buen amor. Ese hilo ‚ÄĒrojo‚ÄĒ ha corrido entre nosotros a pesar de la separaci√≥n. Admiro su escritura por honesta. No se carga de tules para contar. No recurre al facilismo po√©tico ni busca el esplendor de los concursos o las publicaciones: solo florece a la sombra, en silencio, casi candorosamente. A pesar de todo, algunos reconocimientos ‚ÄĒla flecha de los reconocimientos‚ÄĒ apuntaron a la diana correcta y obtuvo, hace apenas unos meses, el Premio Internacional de Poes√≠a El mundo lleva alas 2016, organizado por la Editorial Voces de Hoy, en los Estados Unidos; certamen en el que otros creadores cubanos tambi√©n se ubicaron en el podio de los triunfadores. En fechas pr√≥ximas, la Editorial Voces de Hoy dar√° a luz al primog√©nito po√©tico de este autor: Despedida en la Habana como si fuera √ćtaca, cuaderno que sin dudas har√° las delicias de sus futuros lectores.¬†

[+]