Personajes


Capítulo # 4: Zona de confort

(historia de una piedra que observa y canta)

Un poeta es un ser que suda/escupe/finge/bosteza/canta. Sí, un poeta es una piedra que canta. Así pudiéramos definir a Roberto Fournier, guantanamero radicado en Santiago de Cuba. Pudiera hacer una biografía o ficha técnica sobre él como escritor, a la manera convencional de los textos sobre escritores, pero no. Hoy quisiera encontrarme con esa biografía a partir de sus versos, encontrar los carteles de neón que faltan para el poeta.

Mi primer contacto con su poesía fue en la feria del libro de Santiago de Cuba 2017, allí me firmó su libro. Era entonces La cantidad rosada, cuaderno que salía bajo el sello Editorial La Luz, de Holguín.

Aquel es un cuaderno de una voz propia. Duro. Experimental. Era el llamado de un hombre ante su derrota y sus victorias m√°s personales. Aquel era un cuaderno escrito en dos territorios: ‚Äúdentro de la jaula‚ÄĚ y ‚Äúfuera de ella‚ÄĚ. Aquel es un libro con paisajes de la familia: un primo/el armario que gime/la madre que busca y sabe. Entre sus p√°ginas se pueden encontrar vivencias/fantas√≠as er√≥ticas/cuerpos para deseo/canibalismo. Esas p√°ginas poseen una sinfon√≠a particular: quemadura con saliva.

Hoy, el poeta vuelve a la carga. Su causa no es menor, su espuela huele a salitre y estiércol.

Publicado por la editorial El Mar y la Monta√Īa de su provincia natal, el 2019 nos deja Zona de confort. Este es su segundo libro/bocanada de aire/suicidio. Un tratado sobre la fragilidad personal de un ser que se coloca desnudo ante el lector. Una piedra que canta.

I

El libro hace tres registros vivenciales. El primero busca la definición del poeta. Un poeta terrenal que lidia con entidades que lo superan, imágenes para el rezo. Figuras donde se combinan identidad/fe/memoria/el mar como fuerza y angustia/la huida.

Estas primeras secuencias de poemas responden a un camino que no es llano, que no conduce a su carne sino a la superficie, a un espacio breve donde se escucha gemir. El agua es un elemento para purificar instantes sin una imagen total. Se trata de un ritmo que él necesita, un ritmo para el confort.  

No hay ángel que aferre la utopía,

el fr√°gil sino de paseantes y balseros:

Osh√ļn bajo los puentes,

abonando risas, memorias…

demasiado reposo…

No hay carteles de neón

para el poeta…          

Los versos anteriores son el tel√≥n de boca. Son las palabras para mentar la distancia propuesta. Luego aparecen otros nombres para ejercer su comportamiento. Resulta necesario encontrar al poeta tras sus dominios: una ni√Īa ahogada, los embarcaderos, Nelson, Playa Blanca, Yuseff, piedras, ZONA DE CONFORT.

Hay una conexión que nace desde la inconformidad con el agua, con el mar que se lleva personas, con la bahía que aparece ingenua a la vista del sol. Es un peón en cualquier arista y sabe que no quedará íntegro ante su condición de hombre-palabra.

Demasiado intrincadas

demasiados fragmentos

para un altar…

El poeta ha visto demasiado la misma imagen y sabe que ya no es efectiva. Renuncia a la voluntad de la memoria, renuncia a bailar sin complicidad y sin agonía. Suda. Cada palabra es un compromiso con la caída. Suda. Luego vuelve sobre la quietud y nace, es la fuerza que posee.

Formas de la quietud,

la misma fuerza que ejerzo

para nacer…

Ready to fly de Viela Valentin

II

El segundo registro que hace Fournier en el libro de su cuerpo y la memoria lleva un título: Formas de la quietud. Un verso que es utilizado con anterioridad y que ofrece una simbología específica al lector. Si bien en la primera parte encuentra la complicidad con imágenes que huyen de lo cotidiano, sin tanto protagonismo dentro de estas; en la segunda se muestra dentro de la imagen como un observador presente y definitivo. Nos recuerda a la voz más natural que pudiéramos encontrar en las páginas de La cantidad rosada, es un Fournier sin pesos en los hombros. 

En este segmento utiliza la prosa poética, diálogos, personajes y locaciones reales. Hace una revista de momentos significativos por su valor textual y asume una postura en la definición del yo-poeta. La voz cambia. Si en la primera parte la lírica definía el matiz y el ritmo pausado/respiracional, aquí hay una intención por mostrarse como la piedra que yace en el parque. Como la piedra que observa y canta.

Dos viejos alemanes pasan en traje de ba√Īo. Un manisero ¬ĺfrente a dos polic√≠as adolecentes¬ĺ, apunta al globo azul que estalla sobre la hierba, en los ojos de un ‚Äúchico de a d√≥lar‚ÄĚ.

Como una piedra que suda frente a un muchacho hermoso, la poética de Fournier resbala y produce una transgresión sensible a la mirada. Allí donde todos habitamos, él encuentra voces, rostros, amapolas con olor humano, mierda de pájaros que cae.

Encuentra un ap√≥stol a quien le dan las espaldas los cibernautas. Su realidad es la de un hombre-piedra. Una criatura que observa y no puede cambiar nada, solo contemplar y modificar el significado. Es un muchacho ch√©vere, gentil, ausente, morboso, sincero, m√°gico. Sus deseos nacen de lo cotidiano, del d√≠a a d√≠a. Vaga el camino con exactitud y lo resignifica. Tiene el golpe de la POES√ćA-SURF.

La palabra no puede sino alegar empacho, inapetencia, disfunci√≥n ‚Äúherejtil‚ÄĚ. Una vez articulada, ensanchada la zona p√©lvica, crece la mano‚Ķ

En estas páginas el poeta se entrega. Abre el cuerpo y propone el goce, el juego, la acción que en parte lo mueve a ser una piedra humana, una piedra de am-bien-te. Roberto Fournier no solo tiene la necesidad de mostrar imágenes, también necesita el diálogo, necesita incorporar voces que lo construyan desde fuera de la jaula.

El poeta asume su papel en la jungla. No teme. Asume sus experiencias homoeróticas como material sensible. Ama sin censura y aboga por un abrazo.

Si el muchacho se queda una parada antes, la guagua que atraviesa la ciudad es otra.

Sus versos poseen la ternura de un adolescente y la libertad del futuro (donde nada es lo que será). Ser sincero es una condición que no puede evitar, que no podría corregir nunca. Allí te percatas que el poeta no solo es la piedra que observa y canta, también es el parque/los alemanes/los policías/el manisero/o el Apóstol. Entonces manda su carta (cifrada e inconclusa) al editor, al amigo Fraguela. Nada impide que le crea a Roberto, que descubra su biografía sensorial/carnal. Transito páginas sediento de imágenes y aparece una que define al autor frente a sus deseos:

La huida es un tatuaje para saberse puro.

III

La tercera parte del libro se titula Parte sensible. Tomado de un poema que aparece con anterioridad, utilizando así la misma conexión que en la segunda parte del cuaderno. Aquí declara que es un terreno sensible al que se enfrenta el lector, pero el lector ya no podría sorprenderse con los tópicos que lo envuelven. Fournier quiere ser profanado por el lector, revive sus experiencias porque quiere retratar con el poema todo lo que sucede. En este punto su lenguaje armoniza con la figura que se nos ha creado verso tras verso.

Lo que sigue no es La Guantanamera sino

lo que quiera o no mostrar el Decisor.

Se lanza a la aventura. Prueba que lo vivencial es su recorrido más exacto. Lengua/pene/Youtube/un virus. Su zona de confort está en las fórmulas que posee para dominar la experiencia de vida y transformarla en palabras. La ira no existe, todo posee calma, deshielo.

Sin embargo, es perceptible el dolor como una constante ante la violencia. Un travesti perseguido/una mujer degollada/aguacates caros. Su fuerza es humana y eso engrandece sus palabras.

Ma√Īana, la misma cortadura.

Le√Īa, el hombre adoctrinado.

Imagen-realizado-durante-la-grabación-de-Bitácora-Joven

Podemos decir que Roberto Fournier encontró la belleza. Su cuaderno es la resonancia de su imagen corporal y emotiva. Allí está la llave y el cerrojo de la jaula, allí está él sentado, como una piedra que observa y canta para recordar a un muchacho cualquiera en una guagua.

¬ŅHay oscuridad? S√≠, y tambi√©n hay luz. Su inspiraci√≥n radica en el retrato de su biograf√≠a. Es arrastrado por el sexo, los elementos del mar y la tierra, deidades, amigos, familiares, amantes. Nada escapa a su mano. Nada obstruye el camino al poema. Los carteles de ne√≥n que le faltan como poeta ya est√°n impl√≠citos en sus textos; all√≠ descansan al azar las im√°genes con las que construye su zona de confort.


Cuentos del Zoo, una puesta necesaria

La mezcla en escena del trabajo con t√≠teres, con m√°scaras, trabajo actoral en vivo y coreograf√≠as de baile, regal√≥ la Compa√Ī√≠a de Teatro Oc√©ano con la pieza Cuentos del Zoo, para los ni√Īos y los amantes del teatro en general de esta ciudad santaclare√Īa. Entrega muy din√°mica y alegre de este Mejunje Teatral resulta sin dudas el libreto de Juan Gonz√°lez Ramos, puesto en escena por Irina Aguilar.

Estrenada hace ya dos a√Īos, con motivo de los 500 de La Villa de La Habana, la obra es un montaje con retablo y tres personajes que encarnan al personal de un jard√≠n zool√≥gico. Idalmis Ram√≠rez como Campana, Jos√© Yasser Alfonso, que interpreta al administrador Amapolo, e Irina Aguilar como Cristina.

foto dorisbel guillén

Ellos cuentan a los ni√Īos las peripecias de los animales que all√≠ son expuestos y a los cuales dan vida a trav√©s de graciosos t√≠teres. Las subtramas se nutren del folclor cl√°sico. Son acompa√Īadas por fragmentos de melod√≠as tan conocidas como ‚ÄúLo feo‚ÄĚ, de Teresita Fern√°ndez, cuyas letras fueron alteradas en consonancia con la trama. Tributa as√≠ a la unidad dram√°tica.

‚ÄúCon este elenco llevamos un a√Īo de presentaciones regulares y estamos muy felices porque a los ni√Īos les gusta mucho,‚ÄĚ dijo Aguiar, en declaraciones para el Portal del Arte Joven Cubano. Tambi√©n precis√≥ que en el guion se incorporan fragmentos de los diferentes libros de texto de lectura de la ense√Īanza primaria.

Cuentos del Zoo desborda energ√≠a, pero no solo divierte y nutre a los ni√Īos de sabidur√≠a popular, de buena m√ļsica y colorido. Por encima de todo se avoca al cuidado de la naturaleza y de los animales. Pero no es un llamado ambientalista m√°s, sino uno entretenido y trascendente. Toca temas como la autoestima, la camarader√≠a, el buen gusto, el racismo, la valoraci√≥n del otro.

foto dorisbel guillén

Involucra al p√ļblico con preguntas directas, competencias participativas que se logran sin ruidos en la secuencia de acciones, sin perder la hilaridad de las historias secundarias ni de la trama principal del Zoo. Pues los actores devenidos titiriteros se identifican con su entorno, con los fen√≥menos tan cotidianos de un zool√≥gico, que despiertan admiraci√≥n en las personas como, por ejemplo, el acto de alimentar a los leones.

En opini√≥n de Aguilar esto justifica las peripecias que se cometen y se logra una atmosfera que no solo agrada, sino que extrapola a los infantes hacia contextos y mundos de su imaginaci√≥n. Se le a√Īade un dise√Īo escenogr√°fico atractivo y colorido, con un retablo de recursos minimalista. T√≠teres de diferentes tama√Īos y materiales, as√≠ como textos √°giles y eficacia histri√≥nica.¬†

A todo esto, se debe la mezcla de alegr√≠a y sobrecogimiento que se qued√≥ entre los espectadores del Gui√Īol despu√©s de la puesta. Pues esta es una obra que contin√ļa dialogando con su p√ļblico al cerrarse el tel√≥n. ¬†


Milo entre la tierra y el mar

Comienza un nuevo a√Īo y la primera propuesta esc√©nica que saluda al p√ļblico pinare√Īo en esta fecha es Entre el cielo y el mar, a cargo de Nelson √Ālvarez, quien celebra con dicha obra los 25 a√Īos de vida art√≠stica del Teatro de T√≠teres Titirivida.

[+]


La tragedia se repite otra vez: Parece Blanca

Rosa. Sí, tiene que haber una explicación para tanta pena.2

Vueltabajo se honra con tener la primera de las tres compa√Ī√≠as de teatro l√≠rico del pa√≠s. Una de las pocas agrupaciones dentro del gremio esc√©nico nacional que se ha mantenido en pie ‚ÄĒy que pese a las dificultades‚ÄĒ, ha sostenido en medio siglo un repertorio de cl√°sicos. Se trata de una haza√Īa totalmente loable en estos tiempos donde tantos proyectos aparecen y se disipan con facilidad.

[+]


Salomé: mecanismos de una ilusión

Muchos han hecho alusi√≥n al personaje Salom√©: Oscar Wilde, Gustave Flaubert, Rub√©n Dar√≠o, Juli√°n del Casal y otros, por solo hacer menci√≥n en la literatura. Pero lo que nos propone Elaine Vilar Madruga, joven y exitosa escritora cubana, es un nuevo arquetipo. Ya no estamos en presencia de Salom√©, la princesa idumea hija de Herod√≠a, ni Salom√© la seguidora y disc√≠pula de Jes√ļs, presumiblemente hermana de Mar√≠a, sino ante un ser dotado de belleza absoluta. Presentada a trav√©s del g√©nero ciencia ficci√≥n, ha sido cazada y tra√≠da desde un mundo virgen, distante de los hombres, un mundo olvidado. [+]


Condesa descalza: Esta tierra es una enfermedad

No es una ciudad. Es un monstruo lleno de √°rboles. Una condesa con cara de burla, descalza, arruinada, es el testimonio vivo de la destrucci√≥n, la indecencia. Su hija, Miri, es una ni√Īa llena de miedos, quiere escapar, escapar con su linterna. Mercedes es la que trae m√°s ilusi√≥n, la lluvia la inspira y por eso sube a la azotea y se ba√Īa desnuda mientras un aguacero la encarcela. Lucio se adue√Īa de su sexo e intenta mirarse al espejo, para descubrirse; nadie creer√≠a que ese macho trabaja en una f√°brica de vinagre, pero es as√≠.

[+]


Del laberinto al retorno

La √ļltima aurora es una de las m√°s recientes propuestas de la fruct√≠fera escritora Elaine Vilar Madruga. Publicada en el plan especial de la editorial camag√ľeyana √Ācana, se present√≥ el d√≠a 2 de febrero a la 1:00 p.m. en la sala Alejo Carpentier de la Caba√Īa, en el marco de la vigesimosexta Feria Internacional del Libro de La Habana.Esta obra, aunque de reciente publicaci√≥n en el territorio nacional, fue la primera novela escrita por la autora y en el 2012 fue acc√©sit del II Concurso Internacional de Novela Oscar Wilde, y publicada originalmente en Ottawa, Canad√°, con el t√≠tulo de Bestia, por Lugar Com√ļn Editorial. Como dato curioso, ya se ha develado que La √ļltima aurora est√° siendo adaptada al formato de c√≥micpor la Editorial Tres Inviernos (sello espa√Īol especializado en la fantas√≠a y la ciencia ficci√≥n): ver√° la luz a mediados de este a√Īo.

[+]


Dos príncipes, un dolor

Pocas veces puede ser visto un material audiovisual que convoque tanto a los sentimientos y sobre todo a la reflexión inmediata sobre un tema  sensible y universal como lo es la muerte, esa que no conoce de razas, ni de sexos y mucho menos de clases sociales.

[+]