Periodismo cultural


Trovadores cantan al periodismo cultural (+ video)

La galer√≠a Mira de la Casa del Joven Creador de Camag√ľey se convirti√≥ esta vez en el estudio de grabaci√≥n del concierto de clausura del 3er Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural. El encuentro ocurre de forma virtual, debido al contexto de la pandemia por COVID-19 que nos ha hecho redise√Īar los espacios naturales donde se realiza normalmente.
Este Coloquio es un evento que desarrolla la secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n de la filial camag√ľeyana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) para debatir, reflexionar y promover las l√≠neas de trabajo del periodismo cultural de nuestro pa√≠s, sobre todo hecho por j√≥venes.
La clausura est√° cargada de nov√≠sima trova, interpretada por j√≥venes que aunque trabajan de forma independiente, comparten sus est√©ticas interpretativas para cantarle al periodimo cultural, ese que los eval√ļa y ejerce criterios importantes para su desarrollo.

Con seis temas se festeja este concierto sui g√©neris donde la guitarra, el bajo y la voz son los √ļnicos instrumentos para acompa√Īar a los tres cantautores. Ese rasgo concede gran importancia a las canciones de corte m√°s personal e intimista.
Pedro A. S√°nchez, nacido en Guant√°namo y radicado en la ciudad de Camag√ľey, abre con Tu mar y Chica cham√°n. Canta con guitarra y lo acompa√Īa el bajista Dar√≠o Valdespino.
Sigue Juan Pablo Palmero para brindar con su guitarra Tejas y antenas, una canción al regreso y el reencuentro.
El de mayor experiencia es Harold D√≠az. Se presenta junto a Dar√≠o para dar vida a Arte Soy, el tema de presentaci√≥n del programa hom√≥nimo de Televisi√≥n Camag√ľey, que desde el 2015 realiza la filial de la AHS para promover la obra de sus asociados. Luego, a guitarra limpia propone Ciruelas amarillas, canto a la sensualidad y la belleza femenina.
Antes de terminarse el concierto, Ihordan Torres Hernández, presidente de la filial, despide esta edición del Coloquio, y los tres cantautores unen sus voces para interpretar Soledad, del autor Jorge Drexler.
El cierre es un canto a la soledad que por estos d√≠as nos acompa√Īa, pero que nunca empa√Īar√° la vida de este evento de pensamiento, con la mirada al periodismo cultural que se cuestiona, se renueva y se mejora cada d√≠a, aunque por esta vez haya sido desde la distancia.


Sendas para una breve e inconclusa bit√°cora (y viceversa)

No. 0 Octubre / Diciembre 2018

Digamos que unos j√≥venes entusiastas del arte y el periodismo (¬°como si existieran fronteras!) escalaron una monta√Īa y desde arriba vislumbraron un sue√Īo, era peque√Īito, pero suficientemente certero para ser divisado desde tan alto, era un sue√Īo semilla, un espejito que brillaba con c√≥digos de sol, una piedrita de color al comienzo de las sendas que como arterias lat√≠an el coraz√≥n de la monta√Īa. Digamos que as√≠, como una met√°fora parecida al empe√Īo, se abrieron otras Sendas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey y una publicaci√≥n trimestral (sue√Īo, espejito o piedrita de color) comenz√≥ a marcar los caminos del arte joven camag√ľeyano. [+]


Todo en la cultura es vital

Desde los mismos orígenes del periodismo como fenómeno de comunicación social, la cultura ha sido uno de sus campos temáticos de mayor interés.

¬†El concepto de periodismo cultural trasmit√≠a temas sobre literatura, m√ļsica, artes pl√°sticas, pero luego asumi√≥ la difusi√≥n de expresiones sobre historia, filosof√≠a y el pensamiento humano; medios que orientaron al periodista de hoy a asumir su rol de investigador, redactor y jerarquizador de la informaci√≥n cultural, desarrollando de esta manera competencias que le permitieron realizar un tratamiento period√≠stico adecuado de estos espacios.

Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y miembro de Honor de la AHS (tomada del peri√≥dico Trabajadores)

En la actualidad no existe revista, peri√≥dico, emisora radial o canal de televisi√≥n que no contenga una secci√≥n para la difusi√≥n de la actividad cultural, ya sea en espacios informativos o no. La especializaci√≥n de ‚Äúperiodismo cultural‚ÄĚ supone hoy nuevas formas de comunicaci√≥n que trascienda la mera divulgaci√≥n de las carteleras o las coberturas a las distintas manifestaciones art√≠sticas y sus eventos.

Las ganas de hacer, el esfuerzo individual, el sentido crítico y espiritual, el apoyo institucional y la  defensa de la imagen de la nación cubana son claves infalibles hacia un periodismo cultural capaz de generar los cambios necesarios desde el respeto al quehacer de los artistas.

Por lo que el periodista debe ser capaz de insertar a la población en toda la dinámica socio-cultural de la ciudad en la medida en que este sea capaz de recrearse y apreciar lo que les proponemos formando parte también de esos acontecimientos.

¬†El uso oportuno de la tecnolog√≠a y la gesti√≥n de proyectos con discursos cr√≠ticos son, sin dudas, las herramientas claves para conectar a ese p√ļblico con los productos culturales.

Yanetsy León González, coordinadora del III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ tomada de radio rebelde

En este sentido, la filial principe√Īa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en conjunto con la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Camag√ľey desarrollar√° el venidero 16 de junio, de manera virtual, el III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural, ocasi√≥n para el debate colectivo sobre la formaci√≥n del periodista cultural y de quienes asumen ese rol en los medios de comunicaci√≥n masiva.

Esta tercera edición propiciará el intercambio en las plataformas digitales sobre la ética y la responsabilidad social del periodista. Oportunidad ideal para resaltar el aprovechamiento necesario de las nuevas tecnologías frente a las limitantes del aislamiento social provocado por la Covid-19 y los retos y desafíos que ello supone para visibilizar el arte y a los artistas de Cuba en tiempos de pandemia.

¬†Adem√°s, se pondr√° ‚Äúsobre el tapete‚ÄĚ temas de inter√©s como la desaparici√≥n paulatina de los suplementos culturales en los semanarios cubanos o la inexistencia de espacios en los medios de comunicaci√≥n, tanto nacionales como en los regionales, para la confrontaci√≥n y el debate cultural.

El periodismo como práctica especializada en la divulgación, información y crítica de los productos culturales de una sociedad, debe tener en cuenta todos los modos en que se construye, se lee y se interpreta la cultura en todo su abanico de posibilidades.

Participantes del I Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ Tomada del Portal Cubarte

Al decir del Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y Miembro de Honor de la AHS, ‚Äútodo en la cultura es vital, un artista que no se autoeval√ļe, que no se enfrente a s√≠ mismo no llegar√° realmente a aportar mucho a la cultura, y es rol del periodista cultural ser un gestor de conocimiento para interpretar mejor la realidad desde una perspectiva cultural m√°s all√° de la b√ļsqueda de informaci√≥n‚ÄĚ.

Y es esta precisamente la esencia de un proyecto que con tres a√Īos de creado y organizado por la periodista camag√ľeyana y vicepresidenta de la filial camag√ľeyana de la AHS¬† Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, ‚Äúcontinua apelando a la integraci√≥n de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba y de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba‚ÄĚ.¬†¬† ¬†¬†


Forodebate: Tocar la cultura en tiempos de pandemia

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z los invita a participar en el forodebate Tocar la cultura en tiempos de pandemia¬†el pr√≥ximo 16 de junio a las 10:00 A.M, que tendr√° como invitados al escritor, periodista y cr√≠tico Pedro de la Hoz, vicepresidente de la UNEAC; al periodista y jefe de la secci√≥n cultural de Juventud Rebelde Jos√© Luis Estrada; a Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, reportera del peri√≥dico Adelante, de Camag√ľey, coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural en Cuba y M√°ster en Cultura Latinoamericana; y a Gloria Kreiman, periodista cultural, coordinadora de Comunicaci√≥n Digital de Gobierno de C√≥rdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicaci√≥n y miembro de la comisi√≥n directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

¬°Esperamos sus preguntas y opiniones!

 


Sobra farandulismo y falta an√°lisis

Por Pedro de la Hoz*

Una crisis sanitaria como la que estamos viviendo es tambi√©n, ya se sabe, una crisis econ√≥mica, social y cultural. La vida cultural en Cuba y el mundo se ha alterado. ¬ŅAlternativas? Han surgido. Si no puedes ir a un concierto, lo recibes en casa. Si no puedes ir a un museo, lo visitas desde casa. Si no puedes ir a un teatro, el teatro lo tienes en casa. Unas opciones son libres de pago, otras no. Unas cuantas plataformas digitales cobran. Unos cuantos servicios de streaming se hallan fuera del alcance si no cuentas con una tarjeta de cr√©dito.

Por otra parte, muchos artistas se han sentido estimulados a crear y compartir lo que tienen. Aplausos. Aunque sucede que no todo lo que crean y comparten por sí mismo vale. Sin ir muy lejos, entre nosotros he escuchado canciones loables y execrables, a poetas y poetacos. No bastan buenas intenciones. La creación y la difusión de la creación exigen rigor. El periodismo cultural en Cuba también exige rigor y no siempre ha sabido cribar entre lo esencial y lo accesorio, entre el grano y la paja. Sobra farandulerismo y falta análisis.

*Escritor, crítico de arte y periodista, Vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Premio Nacional de Periodismo Cultural José Martí

Poseedor de la Distinción Por la Cultura Nacional y fundador del suplemento Huella

———————————————————————————————————-

¬ŅPor d√≥nde andamos?

Por José Luis Estrada Betancourt*

El mundo cambió, ya no es el mismo. La COVID-19 nos ha obligado a reinventarnos, a buscar alterativas. También a que no seamos tan arrogantes, enfermos de poder, tan explotadores sin piedad del planeta. Por estos días nos vemos más solidarios, más dispuestos a cooperar, a propiciar la unión.

Los efectos de la pandemia y sus repercusiones sanitarias, humanas y econ√≥micas, ha sido enormes. Y no obstante, desde el inicio de la pandemia, no ha habido un d√≠a en que no haya habido un concierto, una pintura, una representaci√≥n teatral, un libro que nos invita a leer… Pero a veces pareciera que buena parte del periodismo cultural que se realiza bajo estas complejas circunstancias, no se ha enterado de por d√≥nde andamos. Sigue aferrada, por ejemplo, a las notas informativas que poco aportan, que se quedan en el lead, como si no existieran otros g√©neros. Las entrevistas son apenas frases entrecomilladas que no permiten llegar al protagonista, descubrirlo, saber c√≥mo piensa, c√≥mo vive, c√≥mo crea; sentir su respiraci√≥n.

Este es un momento que se hubiera prestado perfectamente para darle un buen impulso el periodismo hipermedia, para explotar al máximo sus posibilidades, para establecer nuevas rutinas productivas. Para internar parecernos más a esos intelectuales y artistas, a sus procesos creativos, que constituyen nuestra razón de ser.

Que poco a poco la sociedad cubana se haya ido informatizando ha posibilitado que nuestros creadores no se hayan dejado dominar por la inactividad, por la angustia. Hace unos d√≠as, Ulises Rodr√≠guez Febles, el destacado dramaturgo, investigador y guionista matancero, nos llamaba la atenci√≥n: ¬ęsi revisamos la labor de los m√ļsicos cubanos en tiempo de pandemia, encontraremos en las p√°ginas digitales la creaci√≥n inquieta de quienes no cesan en la reclusi√≥n, sino que se han reactivado ante la pausa. (…) Creo que si algo positivo ha tenido la etapa pand√©mica, es el espacio de reflexi√≥n, la activaci√≥n creativa, la lucha psicol√≥gica y est√©tica de nuestros artistas, utilizando los c√≥digos y lenguajes del audiovisual, algunos con mayor eficacia que otros; pero siempre en lucha contra el silencio y la inercia¬Ľ. Al periodismo cultural cubano le toca jerarquizar y acompa√Īar mucho m√°s esos y otros tantos procesos que han ayudado a salvarnos.

 

*Periodista, crítico de arte, editor. Jefe de la Redacción Cultural del Periódico Juventud Rebelde

———————————————————————————————————————-

Memoria de nuestro tiempo

Por Yanetsy León González*

Parec√≠a que tendr√≠amos un a√Īo sin desdichas, a pesar del signo de a√Īo bisiesto. En marzo varios j√≥venes recib√≠amos las buenas energ√≠as del segundo Taller de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena. Est√°bamos en La Habana, entusiasmados con el programa del evento, cuando se diagnostic√≥ el primer caso positivo a la COVID-19 en Cuba.

Generar contenidos desde la casa no ha sido un reto dif√≠cil, gracias a la creatividad y a la astucia de los artistas, actores de una zona de la cultura que sigue siendo la mayor privilegiada por el periodismo cultural. Claro, la vida online ha condicionado la jerarqu√≠a de la agenda medi√°tica, y por ende, la desventaja para quienes no asoman como quisieran en el ecosistema digital. Eso agudiza el problema contempor√°neo de valer seg√ļn la hiperconectividad.

Pero m√°s all√° del hecho art√≠stico, la pandemia ha subvertido en nuestras narices asuntos que no hemos abordado lo suficiente como la fragilidad como individuos en las sociedades telem√°ticas. Si antes se√Īal√°bamos como desarraigo afectivo la b√ļsqueda por la web del contacto humano, ahora esa relaci√≥n adquiere otros matices.

Un planteamiento reiterado en las ediciones del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural ha sido el ejercicio de la crítica. En pleno aislamiento social pudiera enfocarse en la programación televisiva y en las llamadas ofertas de las redes sociales. He ahí otro terreno por aprovechar pues circulan imágenes falsas y superficiales que refuerzan la llamada era del vacío.

La urgencia de ahondar en los procesos de significaci√≥n de la realidad sigue siendo un cometido del periodista cultural, reafirma la importancia de la formaci√≥n y de la investigaci√≥n. En ese sentido, me alienta mucho este espacio de discusi√≥n impulsado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la Uni√≥n de Periodistas de Cuba para no perder las coordenadas de la br√ļjula profesional.

Olvidé contar que de La Habana regresé a mi casa muerta de miedo el sábado 14 de marzo, Día de la Prensa Cubana. Recuerdo como ayer el lunes inmediato cuando la directora de mi periódico nos citó para las precisiones de la nueva etapa. Hoy se cumplen tres meses que no veo la redacción del Adelante, pero no he dejado de salir en el impreso ni de alimentar su versión digital porque desde entonces teletrabajo. El periodismo sigue siendo para mí una clave de felicidad y un puente para ser memoria cultural de nuestro tiempo.

*Periodista en el peri√≥dico Adelante, de Camag√ľey. Coordinadora del Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural. M√°ster en Cultura Latinoamericana.


Dificultad y aprendizaje

Las particularidades en la cultura y su comunicación durante la pandemia de Coronavirus en Córdoba, Argentina.

Por Gloria Kreiman*

La pandemia de Coronavirus ha afectado todos los aspectos de nuestras vidas en casi todos los lugares del mundo, incluyendo inevitablemente a la cultura, su producción, su consumo y su comunicación.

Córdoba, la segunda ciudad más grande de Argentina, no es una excepción en esto y sus expresiones culturales (que son muchas, variadas y muy valiosas) se han visto profundamente perjudicadas de diferentes maneras: desde el 19 de marzo estamos en aislamiento social obligatorio, con algunas actividades ya flexibilizadas, pero todavía con nuestros cines, teatros, museos y espacios artísticos cerrados.

Trabajo vinculada a la comunicación de la cultura en tres espacios diferentes de mi ciudad y quiero compartir algunas de las experiencias que se han despertado a partir de esta nueva realidad.

Mi principal ocupaci√≥n es la coordinaci√≥n de la comunicaci√≥n digital del Gobierno de la Provincia de C√≥rdoba, desde una agencia de publicidad. La pandemia, por supuesto, ha atravesado la estructura estatal en todos sus niveles, incluyendo a la cultura que en cualquier contexto es importante y trascendental pero en este lo es a√ļn m√°s: es uno de los sectores m√°s perjudicados y a la vez m√°s necesarios para mitigar, con entretenimiento y contenidos de calidad, los efectos psicol√≥gicos y emocionales del encierro y la incertidumbre.

Con este foco, el área de Cultura del Gobierno de Córdoba creó una serie de propuestas virtuales alternativas para ver desde casa durante el aislamiento: recitales, obras de teatro, lecturas, conferencias y charlas, recorridos de museos. Esto plantea dos grandes desafíos para nuestro trabajo de comunicación:

Por un lado, la virtualidad no resulta tan atractiva como disfrutar de estas cosas en persona, por lo que estamos multiplicando los esfuerzos por comunicarlas a trav√©s de contenidos creativos, impactantes, atractivos, claros, precisos y bien dirigidos a cada p√ļblico.

Por otro lado, una cuesti√≥n pr√°ctica: estamos, por primera vez, trabajando a distancia, cada uno desde su casa. Somos un equipo grande de dise√Īadores gr√°ficos, editores audiovisuales, programadores, productores, redactores, creativos, analistas pol√≠ticos, analistas digitales, planificadores de medios y pautas, directores de arte, coordinadoras.

Discutir, definir, coordinar, producir contenidos, chequearlos, aprobarlos, sin compartir el espacio físico, comunicándonos virtualmente, nos obliga a tener más paciencia, más flexibilidad horaria, más atención, más y más activos grupos de WhatsApp. Pero también nos ha llevado a reforzar nuestra solidaridad laboral y personal, nuestra empatía y nuestra predisposición al buen humor.

En segundo lugar, trabajo en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Fui responsable de Comunicaci√≥n y Relaciones Institucionales durante varios a√Īos y hoy soy miembro de su comisi√≥n directiva.

Abierto en el a√Īo 2001, el Cineclub ofrece desde ese entonces programaci√≥n de cine de calidad y alternativa a la comercial, cursos y talleres y una biblioteca/videoteca muy completa.

Funciona de manera mixta: es un espacio perteneciente a la municipalidad de la ciudad de Córdoba, pero es sostenido casi en su totalidad de manera independiente, por el trabajo de su Asociación de Amigos.

Al estar sin actividades, no hay recaudación alguna; por lo que está en peligro el sostenimiento del espacio, los sueldos de los trabajadores, el mantenimiento de los equipos y el edificio.

Para tratar de evitar que el espacio se cierre, pusimos en marcha la modalidad virtual de los cursos y talleres y lanzamos un bono anticipado con el cual la gente compra un ‚Äúpaquete‚ÄĚ de entradas de cine, descuentos para los cursos y acceso a la biblioteca/videoteca, y puede usarlo a partir del momento que quiera, cuando reabra el Cineclub.

Por supuesto que para todo esto, la comunicaci√≥n es fundamental y un gran desaf√≠o considerando el contexto: las redes sociales son el principal soporte de difusi√≥n (por su bajo costo y porque resultan efectivas), hay mucho p√ļblico en las redes ya que la gente est√° en general con m√°s tiempo libre y en sus casas; pero a la vez hay m√°s invisibilidad, porque la virtualidad obligada hace que haya m√°s publicaciones.

La ventaja es que el Cineclub es un lugar muy querido por los cordobeses, muy valorado por los cin√©filos y uno de los espacios culturales con m√°s trayectoria en la provincia, por lo que la respuesta de los p√ļblicos en general y la prensa cultural ha sido buena y afectuosa. Sin dudas que tambi√©n en esto la comunicaci√≥n ha sido fundamental: el trabajo de identidad y visibilizaci√≥n que realiza el Cineclub desde sus inicios muestra sus frutos.

Finalmente, hago colaboraciones periodísticas para una de las radios de la Universidad Nacional de Córdoba y para algunos medios gráficos locales. Principalmente, recomiendo y comento películas y series. En este contexto en el que no se puede ir al cine, no he tenido más opción que enfocarme en los contenidos que ofrecen las plataformas pagas (como Netflix) y, si bien tienen algunas propuestas interesantes, el contenido novedoso y de calidad es limitado, lo cual ha dificultado mi trabajo.

Pero al mismo tiempo, con el aislamiento, se han abierto nuevos canales, se han liberado algunos contenidos art√≠sticos a los que antes era m√°s dif√≠cil o imposible acceder y se generan eventos con alcance global. Es el caso, por ejemplo, del festival de cine online We Are One, iniciativa del festival de Tribeca y del que participaron m√°s de 20 festivales prestigiosos de todo el mundo: Berl√≠n, Locarno, Londres, Rotterdam, Cannes, Nueva York, San Sebasti√°n, Toronto y Venecia, entre otros. Cosas como esta dan a los p√ļblicos y a los periodistas alternativas novedosas.

El punto en com√ļn que encuentro en cada una de estas labores en cuanto a las particularidades que implica en ellas la pandemia y el aislamiento social es que, como en cualquier crisis, hay obst√°culos y problemas pero tambi√©n hay aprendizajes y desaf√≠os.

La cultura y la comunicaci√≥n son siempre tareas complejas, a√ļn m√°s en tiempos de dificultades sanitarias, econ√≥micas y sociales. Esto es una responsabilidad que implica esfuerzos pero que tambi√©n nos est√° dando crecimiento y alegr√≠as profesionales y humanas.

Además, la satisfacción por el trabajo bien hecho es, en momentos como este, también mayor porque nuestra labor cobra más importancia.

Licenciada en Comunicación Social.

Diplomada en Políticas Culturales para el Desarrollo Local.

Coordinadora de Comunicación Digital de Gobierno de Córdoba en agencia de publicidad JPG Grupo de Comunicación.

Miembro de la comisión directiva del Cineclub Municipal Hugo del Carril.

Periodista cultural.


No pierdas la oportunidad de participar en el 3er Coloquio de Periodismo Cultural

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Camag√ľey convocan al 3er Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural, previsto de manera virtual el 16 de junio de 2020.

Debido a la contingencia impuesta por la pandemia de la Covid-19, esta edición promoverá el intercambio a través de plataformas digitales porque urge preservar el diálogo y compartir las experiencias.

El autoexamen es un objetivo del Coloquio que desde su surgimiento en el a√Īo 2018 ha contado con la energ√≠a de j√≥venes profesionales y ha sido iluminado por el magisterio de cubanos extraordinarios.

Convocamos al forodebate Tocar la cultura en tiempos de pandemia, en el Portal del Arte Joven Cubano, sitio web de la Asociación Hermanos Saíz, para reflexionar en torno a las prácticas frente a las limitantes del aislamiento social.

El programa incluye la presentaci√≥n de los n√ļmeros recientes de Sendas, publicaci√≥n trimestral de la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey, y un concierto de trova como cierre.

Además, el comité organizador invita a compartir en la página del evento en Facebook (@coloquioperiodismo) textos hechos durante estos meses de confinamiento que ofrezcan otras luces al asunto.

La acci√≥n del periodista cultural tiene un car√°cter eminentemente espiritual. Se confirma en los sucesos de los √ļltimos meses y en la pertinencia de aquilatar en lo profundo el sentido humano de nuestro tiempo.

Ratificamos el objetivo fundacional del Coloquio, sintetizado en la idea del pensador Fernando Ortiz asumida como herencia: ‚ÄúEn Cuba, m√°s que en otros pueblos, defender la cultura es salvar la libertad‚ÄĚ.

 

Comité Organizador,

Camag√ľey, junio de 2020


‚ÄúEl mejor de los premios: la emoci√≥n del televidente‚ÄĚ

Cada historia simula un hallazgo en su camino, ese donde el aprendizaje es una escalera sin fin que lo ha llevado a escalar altos pelda√Īos en materia de Periodismo, a pesar de haberse graduado hace pocos calendarios en la Universidad de Camag√ľey.

Con sensibilidad y pericia ha vencido, desde los pasillos de TunasVisi√≥n, en las m√°s importantes lides del sector en Cuba. Pero no hay secreto detr√°s de ello, sino un ‚Äúvicio‚ÄĚ necesario que lo lleva a descubrir rostros e historias, lo mismo durante las coberturas que en cualquier otro lugar. Luego se esfuerza para transmitir a la teleaudiencia, con ingeniosidad y belleza, lo mejor de cada ser humano.

Este hijo adoptivo de Las Tunas (naci√≥ en Gu√°imaro, Camag√ľey) es, a pesar de su corta edad, el corresponsal nacional del Sistema Informativo de la Televisi√≥n Cubana y en innumerables ocasiones el galard√≥n del Festival del medio ha terminado en sus manos, gracias al dominio de g√©neros como el reportaje, la entrevista y el testimonio.

Gianny L√≥pez Brito, con solo ocho a√Īos de quehacer, ha obtenido lauros como el Premio Caracol de la Uneac, el de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, as√≠ como los tambi√©n nacionales ‚Äú26 de Julio‚ÄĚ, ‚ÄúMiguel √Āngel de la Torre‚ÄĚ (de cr√≥nica) y ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ (de Periodismo).

A prop√≥sito de su excelente desempe√Īo y las m√ļltiples guirnaldas que avalan ese camino, decidimos conversar con este joven, devenido tambi√©n realizador, mientras desentra√Īamos las vivencias y significados acumulados desde su llegada al canal territorial del Balc√≥n de Oriente.

tomada de su perfil de facebook
  • ¬ŅQu√© significado ha tenido en tu vida el telecentro TunasVisi√≥n?

Desde el tercer a√Īo de la carrera de Periodismo tuve claro que quer√≠a trabajar en la televisi√≥n. As√≠ llegu√© aqu√≠ y enseguida me enamor√≥ la unidad y el amor con que se labora. Gracias al telecentro he tocado el coraz√≥n de la gente al contar historias como la de Marina, la sepulturera; u Orestes, anciano de 80 a√Īos que trepaba palmas para cortar el palmiche. He realizado cr√≠tica social, acerc√°ndome a problemas latentes.

Pero mis premios siempre están unidos a otros colegas, no me canso de repetirlo. Desde que era estudiante y hacía las prácticas en TunasVisión fui eligiendo el personal con que trabajaría a menudo, porque considero que cuando las personas se conocen bien, a la hora de laborar todo fluye mejor.

Además, tuve suerte desde que llegué, pues me pusieron por tutora a Anybis Labarta, que me dio libertad para realizar los trabajos que quería y pude ir perfilando un equipo de trabajo que hoy es prácticamente inseparable. Aun así, a veces me impresiono de lo que he logrado en poco tiempo.

  • Cuando descubres una historia, ¬Ņqu√© elementos te vienen a la mente? ¬ŅC√≥mo organizas el trabajo para lograr tus objetivos?

Siempre trato primero de conversar con todos, contarles lo que quiero narrar, c√≥mo quiero narrarlo, qu√© sensaciones deseo trasmitir‚Ķ, para que el camar√≥grafo y el editor capten esa esencia y la puedan materializar. Busco que se enamoren de ese sue√Īo como yo.

Si importante es tener la historia, tambi√©n lo es narrarla de manera atractiva y en ello la fotograf√≠a es vital. Despu√©s que tienes esos elementos de tu lado, otro paso fundamental es la edici√≥n y el montaje, luego llega la m√ļsica y los efectos.

Me interesan mucho las historias de la gente com√ļn, de las mismas personas que comparten conmigo su tiempo cada d√≠a en las guaguas, en las calles. Siempre estoy atento a los individuos que tengo a mi alrededor porque en su transitar quiz√°s habita una an√©cdota interesante para llevar a la pantalla. Las mejores vivencias que he contado llegaron por accidente, precisamente de seres humanos maravillosos que se han cruzado en mi camino

  • Posees un apego especial por la tem√°tica cultural, ¬Ņpor qu√©?

Sí, siempre he sentido mucha atracción por el periodismo cultural, y aunque oficialmente no ha sido de los sectores que he atendido, me he mantenido cercano a él. Como estamos llamados a hacer un periodismo diferente, que vaya más a la esencia de lo humano para contar historias que conmuevan, llamen la atención y obliguen al espectador a sentarse y disfrutar del material, busco inspiración en esta vertiente aunque esté tratando un tema totalmente distinto. Esa atracción me ha ayudado a encontrar el lado humano y bello de otros aspectos de la vida.

  • ¬ŅQu√© recomiendas al panorama cultural tunero?

Por la cultura en Las Tunas se puede hacer mucho más. A pesar de que tenemos eventos importantes, todavía no se les da la connotación que merecen. En ocasiones, por factores externos, como el Sistema Informativo, donde apartan un poco los materiales enviados desde acá, por ejemplo, los de la Jornada Cucalambeana, cuando debería ser todo lo contrario, porque en este caso hablamos de una de las citas más defensoras de la cubanía.

Pero no son solo cuestiones desde afuera, sino también desde dentro. Se aprecian con frecuencia problemas organizativos, que tienen relación con el trabajo de las personas y el apoyo institucional.

Y como periodistas debemos aportar más. Aunque no resolvemos problemas, sí podemos ponerlos en la realidad, denunciarlos de cierta manera y hacerles comprender a los responsables de esos eventos que la cultura, como sostén de la nación, merece cualquier esfuerzo.

Los géneros testimonio, entrevista, reportaje y comentario evidentemente te atrapan, con qué palabra los definirías… 

Testimonio: Sentimientos

Entrevista: Vida      

Reportaje: Esencias

Comentario: Reflexión

Entre tus m√°s recientes guirnaldas se encuentran los premios nacionales ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ (Periodismo) y ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ (Periodismo Cultural). Com√©ntame un poco de la muestra con que participaste en ambos cert√°menes.

En el ‚ÄúJuan Gualberto G√≥mez‚ÄĚ present√© materiales de diferentes g√©neros; documentales, testimonios, informaciones, historias de vidas… Entre ellos estuvo la cr√≥nica Acompa√Īarte, la cual se acerca a la humanidad del cubano que, a pesar de las circunstancias, acompa√Īa a los familiares hospitalizados hasta el √ļltimo momento, y un reportaje sobre el tibur√≥n ballena aparecido en la costa norte de Las Tunas. Tambi√©n particip√© con Encajo, un audiovisual sobre el bullying, realizado junto a la realizadora Waldina Almaguer Medina.

En el caso del ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ compet√≠ con un conjunto de obras consumadas junto a Waldina. Por un lado, el reportaje Petit Danc√©, que refleja elementos de la cultura haitiana que permanecen vivos y enriquecen el patrimonio de la naci√≥n. Por otro, el documental Ra√≠z, inspirado en el grupo portador de tradiciones Ra√≠ces Soneras, del municipio de Majibacoa; y Esp√≠rita Sesi√≥n, un testimonio sobre la direcci√≥n en un centro espiritual que funciona en la carretera que lleva hacia el municipio de Jobabo.

tomada de su perfil de facebook

-¬ŅM√°s all√° de los premios, qu√© gratificaciones te ha ofrecido el Periodismo?¬†

A los tres a√Īos de desempe√Īo en el canal me lleg√≥ la responsabilidad de ser el corresponsal del Sistema Informativo y ha sido un reto hermoso. Pero confieso que al principio sent√≠ mucho miedo, pues Robiel Proenza realiz√≥ antes una faena brillante. Sin embargo, me ha ayudado a crecerme y ah√≠ est√°n los resultados.

Me satisface, además, cuando realizo un reportaje crítico, con el que se denuncia una problemática y este contribuye de cierta manera a su solución. También al sentir que mis reportes han alegrado o sobrecogido corazones. Ese es el mejor de los premios: la emoción del televidente.

Y es que al final, m√°s relevante que cualquier lauro, es que cuando vas apretado en la guagua o caminando muy temprano por la calle, un ni√Īo, un adolescente o un adulto te diga: ‚ÄúOiga periodista, c√≥mo me gust√≥ su trabajo‚ÄĚ, o ‚ÄúYo estaba esperando que trataran ese asunto as√≠, que se acercaran a ese tema‚ÄĚ. He vivido eso, he tenido tal suerte y es, sin dudas, el premio m√°s importante.

  • Si tuvieras que resumir las lecciones que has adquirido con esta profesi√≥n, ¬Ņcu√°les ser√≠an?

Que tienes que superar los miedos, enfrentar los comentarios negativos, tomar siempre lo positivo, lo que consideres √ļtil y constructivo, y seguir adelante. En mi caso, he aprendido a ser cada d√≠a m√°s sensible y a entender que no importan los obst√°culos; si perseveras puedes lograr las metas y ser feliz.

  • Entonces, ¬Ņcu√°les consideras que son los ingredientes primordiales para ser un buen periodista?

Ser honrado ante todo, siempre apostar por la verdad y superarse constantemente, pues el reportero que crea saberlo todo y pierda su humildad, también torcerá sus esencias.

…

As√≠ es √©l, todo entregado y profundo, por eso no extra√Īa nada que sea hoy uno de los periodistas cubanos con m√°s aplausos ganados en tan poco tiempo. Gianny L√≥pez Brito es, sin dudas, un nombre para recordar.


Gianny Lopez Brito: «El periodismo es una profesi√≥n que se lleva en el alma»

Creo que seis o siete a√Īos atr√°s fui por primera vez a Tunas Vision. ¬†Integr√© un jurado del festival provincial de la TV. Se me acerc√≥ un muchacho con nada de Apolo y una voz lejana al tono de Manolo Ortega. El quer√≠a que le aconsejara c√≥mo hacer un mejor periodismo. Le habl√© de modular mejor la voz y a su jefa le suger√≠ que no lo sacara en c√°mara.

[+]


Narrar, ante todo, narrar

Ella estaba sentada al fondo de la sala, expectante, como los demás, cuando de la voz de Magda Resik emanó su nombre. Desde que la presidenta del jurado comenzara a enumerar las razones que le habían hecho merecer el premio, en su rostro se había dibujado una sonrisa que no se iría en toda la tarde.

Quer√≠a ser escritora y cuando pregunt√≥ d√≥nde podr√≠a estudiar, en su casa le dijeron que la carrera para eso era Periodismo. Entonces se lanz√≥ a ello, y luego de un par de a√Īos en su natal Holgu√≠n, emprendi√≥ el tan recurrido viaje a La Habana.

Con menos de un a√Īo de graduada, Dailene Dovale se ganaba el Premio Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, que otorga Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, con perfil de Natalia Bol√≠var publicado en la revista El Caim√°n Bardudo.

«No entiendo por qu√© ahora me hacen tantas entrevistas‚ÄĚ. Se asombra de la repercusi√≥n del premio y la preponderancia que le dan los medios. A juzgar por las reiteradas solicitudes de entrevistas luego de acu√Īarlo con su nombre, es m√°s importante de lo que ella misma cre√≠a. No se siente del todo c√≥moda estando al otro lado, suele sucedernos a muchos, y m√°s cuando se es joven y la experiencia es corta.»

Lleva ya un tiempo colaborando con El Caim√°n‚Ķ, desde su √©poca de estudiante. «Ah√≠ ya existe tradici√≥n de participar en este premio, que al final es uno de los m√°s importantes en la tem√°tica cultural, en la que se especializa El Caim√°n‚ÄĚ. Por eso cuando Dar√≠o Alejandro Escobar le sugiri√≥ participar ella no demor√≥ en escoger los trabajos que enviar√≠a, ‚Äúcon la esperanza de tener alguna oportunidad, si no ganar, aprender de esa experiencia.»

  • Me has dicho que prefieres el periodismo narrativo‚Ķ

«S√≠, desde peque√Īa so√Ī√© con ser escritora. Quiz√°s como me gusta mucho leer, tanto narrativa como poes√≠a, eso influye en que mi estilo sea m√°s narrativo, sobre todo por la incidencia de profesores como Rafael Grillo.»

Sin reparo alguno me dice que no se siente c√≥moda escribiendo notas informativas, un g√©nero que respeta mucho, eso s√≠, pero que asegura, no es para ella. ‚ÄúAdmiro a las personas que lo escriben con facilidad y en menos de media hora casi, pero en mi caso me siento m√°s c√≥moda en g√©neros como el perfil, cr√≥nicas, reportajes, un poco el comentario, donde se pueda ‚Äúnarrar, narrar en el sentido amplio, no solo escrito‚ÄĚ.

El nombre de Rafael Grillo, profesor y editor de El Caim√°n‚Ķ, no escapa a las conversaciones con ella si de periodismo se trata. √Čl le ‚Äúpas√≥ la mano‚ÄĚ a sus primeros trabajos cuando ella aun cursaba cuarto a√Īo de la carrera y debi√≥ escribir un perfil para la asignatura de Periodismo Narrativo. En ese momento la ‚Äúv√≠ctima‚ÄĚ fue el pol√©mico escritor devenido director de televisi√≥n Eduardo del Llano, autor de los tambi√©n pol√©micos cortos de Nicanor. Luego, con ganas de repetir la experiencia, toc√≥ la puerta de Natalia Bol√≠var.

  • ¬ŅPor qu√© Natalia?

«Natalia Bol√≠var es una mujer excepcional. Ya hab√≠a publicado un perfil de Eduardo del Llano y ten√≠a ganas de publicar otro en El Caim√°n, que es como mi medio de prensa favorito. Me encontr√© de casualidad con Rafael Grillo y le dije que cu√°ndo har√≠amos el pr√≥ximo trabajo. √Čl me sugiri√≥ que si era un perfil, fuera de una personalidad que representara un poco el esp√≠ritu de La Habana, pero que no fuera en la primera persona que se pensara cuando se hablara de La Habana. Pas√© un tiempo pensando, preguntando, hasta que una compa√Īera del Grupo de Comunicaci√≥n, Aline Marie Rodr√≠guez, me sugiri√≥ a Natalia Bol√≠var. Entre m√°s informaci√≥n busqu√© de Natalia m√°s me enamor√© de ese personaje, le hice una entrevista de dos horas y algo y me qued√© encantada con ella, yo sent√≠a la responsabilidad de escribir y narrar a la altura de una vida tan interesante, llena de conflictos y peripecias, pero tambi√©n de sabidur√≠a, inteligencia, perseverancia, orgullo. Me agrad√≥ y me impact√≥ tanto que Dar√≠o Alejandro me dijo ‚Äúc√°lmate‚ÄĚ, porque cuando uno se enfrenta a un personaje que te impresiona tanto se puede incurrir en el error de en vez de escribir un perfil o una entrevista, escribir una oda en prosa, entonces eso tambi√©n fue el reto en este caso, mantener la admiraci√≥n y que no llegara a adular ni a construir un mensaje que nadie creyera ni apreciara.»

Su interés era narrar, pero este estilo, a su juicio, abunda más en la rama cultural que en cualquier otra. El espacio por excelencia para narrar en la prensa cubana, dice, es El Caimán Barbudo, y esta revista se especializa en temas culturales. Eso, unido a la casualidad de que en cada práctica laboral fuera a parar a las redacciones culturales, hicieron que ella empezara a escribir de cultura.

‚ÄúUn trabajo con estilo de periodismo narrativo quiz√°s en otro tema lo vean mal porque va en contra de la objetividad, pero dentro del periodismo cultural se ve muy bien. Yo creo que esas son alianzas que est√°n formadas y que se pueden seguir entrelazando para que ganen unos y otros‚ÄĚ.

A√ļn est√° empezando, pero hay cosas que ya parece haber aprendido: a no quedarse con la primera impresi√≥n, sino ir m√°s all√°; y sobre todo, a no ver solamente el arte sino al artista, no solo ver lo que esa persona crea sino el ser humano que est√° creando esa obra.

  • ¬ŅTu objetivo final es ser escritora?

«Eso es una aspiraci√≥n, ahora mismo estoy en el centro de formaci√≥n Onelio Jorge Cardoso, pero est√° claro que no todo el que pasa por el centro consigue ser escritor, entonces por eso mantengo las expectativas como al m√≠nimo, leo mucho, escribo, pero ya de ah√≠ a llegar a publicar hay una distancia considerable.»

Dailene Dovale. Foto: Cristian Su√°rez Castro
  • Si lo hicieras, ¬Ņser√≠a escribiendo ficci√≥n?

«Me gustar√≠a los dos, me gusta leer y escribir ficci√≥n, pero tambi√©n adoro leer y escribir periodismo narrativo».

Lee mucho, escribe, pero también imparte clases en las mismas aulas de las que acaba de salir. Es profesora de Periodismo hipermedia y trabaja en el Equipo de Comunicación Institucional de la Facultad de Comunicación.

  • Si te gusta escribir, ¬Ņpor qu√© quedarte como profesora en la Facultad?

«A m√≠ la facultad siempre me ha parecido un espacio de aprendizaje para aprovechar en todo momento, desde el proceso de las investigaciones, hasta la profundidad de dar clases. Cada clase que uno brinda es un tema del cual se tiene que documentar, tiene que analizar las experiencias nacionales e internacionales. Si te interesa tambi√©n hacer periodismo, vas aprendiendo de la teor√≠a y vas ejerciendo la pr√°ctica, que es lo ideal.»

Prefiere ambas, dice, tal vez para evadir compromisos. «Adoro hacer periodismo ‚Äďbueno, mis primeras incursiones period√≠sticas, porque a√ļn estoy empezando‚Äď y al mismo tiempo ir aprendiendo de los grandes profesores que hay en la facultad.»

  • Ganaste un premio importante y tambi√©n estaban los talleres, ¬Ņqu√© te llevas adem√°s del reconocimiento?

«Me llevo el encuentro entre j√≥venes talentosos de toda Cuba, de los cuales aprend√≠, con sus observaciones, sus apuntes, el debate. Me llevo el espacio de reflexi√≥n, sobre todo por ser tan joven y no tener tanta experiencia pr√°ctica en periodismo. Me llevo las vivencias de otras personas sobre todo como Reinaldo Cede√Īo, Jos√© Luis Estrada, todos esos profesionales ya reconocidos de la prensa que compartieron sus experiencias. Tambi√©n el ambiente agradable que se form√≥ entre todos, el esp√≠ritu de camarader√≠a, de conocer nuevas personas, intercambiar n√ļmeros, no solo es espacio de taller como de aprendizaje y de conocimiento, que fue as√≠, sino m√°s all√° de eso los lazos que se pueden establecer y las alianzas que saldr√°n luego a partir de esos contactos.»

Cuando uno gana un premio tan joven, pueden suceder varias cosas: que te sirva de impulso para seguir haci√©ndolo bien; o pensar que ya todo est√° hecho, y llegar a ‚Äúcreerse cosas‚ÄĚ. «No creo que el riesgo sea tanto de creerse superior por un premio, porque al final eso te eval√ļa, te distingue, pero en cierta medida. No va m√°s all√° de reconocer que entre las obras concursantes y a juicio del jurado este fue el mejor trabajo. El premio es un reconocimiento en el camino para que uno sienta que su incursi√≥n en el periodismo cultural dio frutos. Es un incentivo, una distinci√≥n a un trabajo logrado, pero nunca va a ser una categor√≠a infinita ni ya lo has conseguido todo dentro del periodismo.»

  • ¬ŅTe presentar√°s de nuevo?

‚ÄúClaro, si hay alg√ļn trabajo que me enorgullezca, que me complazca‚ÄĚ.

Cuando 2020 parece despuntar como uno de los peores a√Īos del siglo, Dailene podr√° recordarlo con felicidad cuando mire atr√°s en el futuro. Por un lado, el ‚ÄúVillena‚ÄĚ, y por otro la complacencia de cursar uno de los talleres literarios m√°s prestigiosos del pa√≠s, el del Centro Onelio Jorge Cardoso.

Ella dice ser consciente de que su habilidad m√°s desarrollada es la escritura y pretende seguir perfeccion√°ndola. Espera, alg√ļn d√≠a, a√Īadir a su cat√°logo t√≠tulos de cuentos, novelas, poemarios. ‚ÄúEse es el sue√Īo‚ÄĚ. Pero no est√° ajena a la realidad, quiere incorporar otras habilidades, otras narrativas que imponen tendencia en los tiempos que corren, y no solo lo dice, tambi√©n lo aplica. As√≠ lo constatar√° quien haya escuchado sus podcasts narrativos en el diario Juventud Rebelde.

Esta conversación empezó un poco más tarde de lo previsto. Dailene estaba en una conferencia de prensa que después plasmaría en la revista Somos Jóvenes. Dice que hizo su mejor intento, que se esforzó por mantener un lenguaje informativo y sin muchos adornos. Ya me había dicho que no le gusta escribir diarismo, pero qué le vamos a hacer, es periodista.


Fórmula del éxito, avatares y cavilaciones de Rosana Rivero

*Tomado del periódico ¡ahora!

Rosana Rivero Ricardo es una joven periodista holguinera que desde el √°mbito de la cultura ha entregado en el √ļltimo lustro, su quehacer profesional a informar al p√ļblico holguinero de todo cuanto en materia de arte acontece en la provincia.

Con ingeniosidad teje sus textos y busca constantemente crecer, si no en estatura, en lo profesional. En los meses recientes varios premios le han demostrado que sus empe√Īos fructifican, aunque ya sus lectores lo advirtieran antes que los jurados. Aqu√≠ cuenta f√≥rmulas del √©xito y avatares profesionales. Revelaciones que comparto con los lectores.
 
En los √ļltimos meses recibiste de la vida muchas sorpresas, algunas m√°s tristes, otras pueden considerarse hitos en la vida de cualquier persona. El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena ¬Ņen qu√© lugar se ubica en este escalaf√≥n?
 
Dicen que la felicidad nunca es completa. En el plano personal hoy siento la ausencia de uno de los pilares fundamentales de mi vida: mi abuelo. No obstante, me reconforta pensar que buena parte de estos resultados se los debo a él, quien me impulsó a superarme siempre.
El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena se ubica en primer√≠simo esca√Īo de mis alegr√≠as, junto al resto de los reconocimientos que he recibido en los √ļltimos cuatro meses: Premio Nacional de la Cr√≥nica, Premio Provincial La Estrella de Cuba y Premio de la Ciudad 2020.
rosy premio entrevista H1
 
El ‚ÄúVillena‚ÄĚ, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, es un certamen que ha ganado much√≠simo prestigio. Esta vez se enviaron m√°s de un centenar de obras.
El concurso realza al Periodismo Cultural, una temática a veces subvalorada en otros certámenes periodísticos, tanto provinciales como nacionales, al equipararlos con textos de Periodismo Económico, Jurídico, de Salud, etcétera.
Asimismo, reconoce la labor de los j√≥venes periodistas menores de 35 a√Īos, uno de sus requisitos. Cuando lo descubr√≠ ya ten√≠a 27. Hab√≠a perdido cuatro a√Īos. Pens√© que iba a llegar a los ‚Äúta‚ÄĚ sin obtenerlo.
Un premio nacional siempre se recibe con alegría. Le da visibilidad a tu obra más allá de tu zona de influencia, en mi caso, la provincia de Holguín. Para un periodista, aunque lo niegue, el reconocimiento social siempre es importante.
Mas el agasajo no es solo para quien escribe, sino para el medio para el cual trabaja. Esa es otra de mis satisfacciones: insertar el nombre del periódico ¡ahora! en el panorama nacional. Sin las nuevas posibilidades que ofrece la plantilla del sitio web www.ahora.cu, no hubiese logrado este resultado. Tampoco sin el apoyo del Equipo Multimedia, una nueva estructura creada por el director de nuestra Casa Editora, aprovechando las potencialidades de nuestros Recursos Humanos, para estar en la puntera del desarrollo del Periodismo Hipermedia en el país.
 
¬ŅC√≥mo fue el proceso creativo de esta serie de productos que result√≥ premiado?
En 2018 se comenz√≥ a gestar, desde la direcci√≥n del Complejo Cultural Eddy Su√Īol, el gran suceso que ser√≠a el aniversario 80 del Teatro, celebrado el 2 de junio de 2019. Informativamente la prensa local deb√≠a seguir los acontecimientos, pero quise hacer algo distinto para homenajear a la instituci√≥n y sus protagonistas, a menudo personas desconocidas. Sent√≠a que se lo deb√≠a a mi Teatro, donde de peque√Īa disfrut√© de puestas infantiles.
 
Permaneció una década cerrado, pero cuando reabrió en 2011 estuve en la gala de apertura, aunque después tuviese que regresar a pie a la casa: cuatro kilómetros con los tacones en la mano. Ahora, como periodista, siempre me tiene reservada una luneta en la fila de la prensa.
No he tenido la posibilidad de visitar todos los teatros de Cuba y no puedo hacer comparaciones objetivas. Mas todos los artistas de convocatoria nacional que han estado en el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ coinciden en algo: este es uno de los mejores teatros de la Isla, no solo por su confort -aunque la ac√ļstica no sea la mejor y el escenario sea peque√Īo e incompleto-, sino por la calidad de sus trabajadores. Eso quer√≠a reflejarlo.
Disfrut√© mucho las entrevistas que fueron la base sobre la que se sustent√≥ cada producto web. Conoc√≠ a Hip√≥lito Vel√°zquez, octogenario tramoyista por varias d√©cadas del ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ, cuya familia se dedic√≥ por entero al teatro. Ellos me abrieron la puerta de su casa. Conversar con grandes personalidades del canto l√≠rico no solo holguinero, sino nacional, como Mar√≠a Luisa Clark, conocida como ‚ÄúLa Voz de Oro de Cuba‚ÄĚ, fue otro momento √ļnico. Me divert√≠ mucho con las an√©cdotas, que suelen pasarle en plena actuaci√≥n a estos artistas.
 
Con frecuencia tus textos tienen una vocaci√≥n historicista, hurgan en el pasado para traer al lector o usuario de las redes, verdaderas revelaciones o encuentros con sus nostalgias, los trabajos que te hicieron merecedora de este premio entran en ese grupo ¬ŅC√≥mo fue el proceso de investigaci√≥n y luego el creativo?
 
Siempre tuve afinidad por la Historia. Me gradué como Máster en esa especialidad. El periodista escribe en presente lo que será historia. Pero el Periodismo es también una buena herramienta para traer el pasado hasta nuestros días. He intentado explotar eso del modo más ameno posible, para que los más adultos se encuentren con sus recuerdos y los más jóvenes conozcan lo que fue.
Consulté a personas que pudieran aportarme información, sugerirme temas y personalidades a entrevistar. De ahí salió una larga lista de tópicos, que incluyó los tres trabajos seleccionados para el concurso. Entrevisté a trabajadores del Teatro, ya retirados, y algunos de los que están en activo, como su director Roger Rodríguez, quien mucho colaboró con la realización de estos trabajos. Otro intercambio clave fue con Martín Arranz, intérprete jubilado del Teatro Lírico de Holguín, quien, además, de ofrecerme sus impresiones como protagonista y espectador de las presentaciones en el Teatro, me facilitó su libro sobre la historia del Teatro en Holguín.
Pens√© la serie como un trabajo multimedial y me apoy√© en un equipo de fot√≥grafos, dise√Īadores, vide√≥grafos, editores para que el producto saliera lo m√°s integral posible. Tuve que aprender hasta a hacer los llamados Time Line o L√≠nea del Tiempo, apoyada en las herramientas digitales, que ofrece la web. Hubo cosas que salieron y otras no. Los podcasts, por ejemplo, no pudieron a√Īadirse por detalles de la tecnolog√≠a.
Gracias a esta serie conoc√≠ mucho mejor el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ. Sub√≠ hasta el techo de la Sala Principal. Las bombillas quedaban a mis pies. A esa altura las lunetas parecen sillas de mu√Īecas.
Entre los momentos m√°s divertidos y, a la vez m√≠sticos, estuvo el proceso de realizaci√≥n del art√≠culo dedicado a los fantasmas del Teatro, no incluido dentro de las obras premiadas. Dicen que all√≠ habita el fantasma de Ra√ļl Camayd, fundador y director del L√≠rico holguinero por varios a√Īos. Muchos de quienes han ‚Äúsentido‚ÄĚ estas presencias prefirieron no compartir sus an√©cdotas. Yo, por s√≠ o por no, prefiero no quedarme la √ļltima a la salida de cada funci√≥n.
 
El Periodismo cultural plantea el reto de la especialización en un abanico diverso de expresiones del arte, cuáles consideras los más importantes desafíos de esta forma de ejercicio profesional.
 
Ah√≠ est√° el reto: saber de todo un poco, porque en una provincia un periodista cultural, para poder emitir criterios v√°lidos sobre todos los sucesos, que acontecen en su territorio, no puede especializarse en una √ļnica manifestaci√≥n art√≠stica, como deber√≠a ser, por el gran volumen de informaci√≥n, que se debe manejar. Incluso una manifestaci√≥n art√≠stica demandar√≠a una mayor especializaci√≥n para ser m√°s certeros. Por ejemplo, en la danza podr√≠a el periodista centrarse en el ballet o la danza, o en un periodo espec√≠fico.
 
¬ŅC√≥mo describir√≠as que debe ser la relaci√≥n ideal creador-periodista?
 
De amistad, no de enemistad. Ellos, junto al receptor, conforman un ‚Äútrinomio cuadrado perfecto‚ÄĚ, en t√©rminos matem√°ticos. El artista, sin un p√ļblico que decodifique su obra est√° incompleto. A su vez, el cr√≠tico funciona como una br√ļjula, para indicarle el mejor de los caminos a ambas variables. Por ejemplo, el cr√≠tico puede alabar o cuestionar aspectos de una obra basado en sus conocimientos. El creador obtiene as√≠ una opini√≥n especializada de su trabajo, para continuar por esa l√≠nea, o si lo desea, mejorarla. Al p√ļblico, por su parte, el cr√≠tico puede sugerirle a cu√°les hechos art√≠sticos debe prestar mayor atenci√≥n por sus valores.
Lo que no debe suceder es que el artista vea en el cr√≠tico a su enemigo y lo emplace, esgrimiendo argumentos como el desconocimiento de su trayectoria anterior o el esfuerzo realizado, para desarrollar su obra de arte. El p√ļblico lo que disfruta es el resultado final de la pieza, y eso es lo que tambi√©n eval√ļa un especialista.
 
La cr√≠tica de arte es uno de los temas m√°s cuestionados dentro del periodismo cultural. Acusados a veces de poco serios, epid√©rmicos o inexistentes, los textos cr√≠ticos son manzana de la discordia cuando aparecen ¬Ņc√≥mo has vivido la experiencia de la cr√≠tica?
 
No he realizado mucha cr√≠tica art√≠stica y es algo que, a su vez, se me cuestiona en mi entorno laboral. Solo llevo cinco a√Īos de ejercicio profesional y considero, que todav√≠a me falta experiencia, aunque en todo este periodo he intentado especializarme a trav√©s de cursos, talleres, diplomados y hasta mi maestr√≠a, que es en Historia y Cultura.
 
Es una labor compleja y delicada que tiende a herir susceptibilidades. En todos los encuentros de Periodismo Cultural, que se realizan a lo largo de la Isla se insiste en que Cuba es ínfima la crítica cultural y que los periodistas de la temática debemos potenciarla. Los artistas también han planteado en sus asambleas y congresos la importancia de que resurja la misma. No obstante, algunos se quejan y les parecen mal las opiniones que se emiten acerca de sus obras, sobre todo, si se trata de un periodista joven. Por tanto, un crítico siempre está en el filo de la navaja. Casi nunca queda bien, lo mismo si escribe o no escribe su opinión.
Personalmente tuve una buena experiencia en esa relaci√≥n creador-cr√≠tico. En una ocasi√≥n coment√© en el peri√≥dico ¬°ahora! sobre un estreno del grupo humor√≠stico Etc√©tera. Su director, Eider Luis P√©rez, agradeci√≥ los elogios y, en la segunda puesta, mejor√≥ los aspectos negativos se√Īalados.
 
Tienes desde hace a√Īos el encargo de entregar una p√°gina semanal con el acontecer art√≠stico holguinero ¬Ņc√≥mo divides el tiempo para asistir a los incontables acontecimientos que acaecen en la ciudad, escribir, investigar, etc√©tera.?
 
El Periodismo Cultural es una de las pocas especializaciones periodísticas que te dan la posibilidad de trabajar divirtiéndote. No veo mi labor como una obligación, sino como una posibilidad infinita de recreación, conocer disímiles creadores sin moverme de mi ciudad, disfrutar de espacios, que tienen al buen arte como protagonista. Valorándolo de este modo, las ideas, la escritura y la investigación fluyen espontáneamente.
 
¬ŅExiste una manifestaci√≥n del arte con la que te sientas m√°s c√≥moda al escribir?
 
Las artes plásticas. Junto a la arquitectura es la manifestación en la que se enfatiza cuando recibimos Historia del Arte en la carrera de Periodismo. Esto te dota de un conocimiento sistematizado en periodos y figuras, tanto del ámbito universal como nacional. Eso no ocurre, por ejemplo, con las artes escénicas. He estado en un Diplomado de Crítica Artística impartido en la filial holguinera de la Universidad de las Artes y en un curso similar en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y en ambos se ha prescindido del estudio de la Danza. Esas ausencias curriculares demandan mayor esfuerzo y autopreparación, y uno tiende a escribir en el ámbito que más cómodo se siente.
 
Cuando alguien ha tenido un buen a√Īo, todos se preguntan si tuvo una f√≥rmula para el √©xito. ¬Ņcu√°l es en tu caso?
Enviar mis trabajos a los concursos. Nunca creí mucho en mí ni en mi obra, la verdad. Por eso no incursionaba en los certámenes. Rubén Rodríguez, nuestro periodista, escritor y editor, me envalentonó a hacerlo.
Comenc√© a participar desde el a√Īo pasado. Intervienes en los eventos y talleres y aprendes algunos secretos, como comprender su naturaleza y escoger, dentro de tus textos, los que m√°s se ajusten a esta.
Intento ponerle el mejor ‚Äúsaz√≥n‚ÄĚ a todo lo que cocino, period√≠sticamente hablando. Por eso, no escribo un art√≠culo pensando: ‚Äúeste lo voy a enviar a tal Premio‚ÄĚ. No obstante, el olfato period√≠stico te indica el tema que puede convertirse en un buen trabajo y, hasta sin premeditarlo, le pones un poco m√°s de tu tiempo y esfuerzo. En mi caso, hay art√≠culos premiados que han nacido tras un largo proceso creativo. Sin embargo, otros nacen de la casualidad, la espontaneidad. Lo ideal es trabajar lo mejor posible siempre.
Si tuviera una f√≥rmula del √©xito dir√≠a que esta funciona si, al ‚Äúdespejar la X‚ÄĚ, obtengo como resultado la retroalimentaci√≥n con mis lectores. Sus comentarios en las calles, en la web de ¬°ahora!, sus correos electr√≥nicos corrigi√©ndome datos, sugiri√©ndome temas o felicit√°ndome: esos son los mejores premios.