Patria


Los más humildes también crearon la nación

He escogido este tema por lo necesario e importante[1] que es hoy para nosotros. Las investigaciones culturales y el conocimiento que ellas aportan han logrado desarrollos muy notables en la Cuba actual, que pudieran ser influyentes en diferentes terrenos. Ante todo, ponen en relaci√≥n aspectos entra√Īables de la vida del pueblo, los grupos sociales y las personas con las actividades cient√≠fico sociales, lo que sin duda ayuda a estas a sentirse valiosas adem√°s de serlo, y a la sociedad a apreciar m√°s a los conocimientos. [+]


La tercera vía o centrismo político en Cuba

Tomado de Cubadebate

Desde ya hace alg√ļn tiempo se ha estado moviendo, esencialmente en medios digitales, la idea de un ‚Äúcentrismo pol√≠tico‚ÄĚ en la Cuba de hoy, como parte de una de las estrategias de Estados Unidos por subvertir el modelo socialista Cubano, ante los rotundos fracasos y el desprestigio de la llamada ‚Äúcontrarrevoluci√≥n cubana‚ÄĚ. [+]


Un universo de versos diversos

Con La flauta de chocolate qued√≥ ligada para siempre al mundo de los versos. Naci√≥ en tierra de charangas donde alacranes y gallos viven en guerra perpetua. A esta habanera de Bejucal, ahora en su tercera d√©cada de vida, Marylin Bobes la calific√≥ como una de las m√°s importantes poetisas de las √ļltimas generaciones. [+]


Nosotros somos hijos de la libertad y de la cultura

En este podcast grabado en el estudio de Habana Radio, Cubadebate tuvo el privilegio de contar con la presencia del Dr. Eusebio Leal para tratar un tema tan importante como el uso de los símbolos nacionales. Una cuestión que el Historiador de la Ciudad ha tratado en recientes declaraciones y textos publicados en nuestra página y otros medios de prensa. También, como no podía ser de otra manera cuando se conversa con hombres de su magnitud, abordamos otros tópicos tan polémicos como necesarios. [+]


Alona: Mi Patria, sus símbolos y yo

Desde su tercer a√Īo en la Academia de Artes Pl√°sticas cienfueguera Benny Mor√©, emprendi√≥ el azaroso camino para hallar su propio concepto de Patria.

Para ella no fueron simples asociaciones de palabras como pueblo, nación, país, tierra, lugar, territorio… no fue una sencilla rutina de sinonimias.

Durante dos a√Īos trat√≥ de encontrar su identidad a trav√©s de s√≠mbolos propios, hab√≠a llegado ¬ęel momento de percatarse cu√°nto del mundo forma nuestro propio estado¬Ľ.

Alona Hernández Román no hizo de los habituales iconos nacionales: la bandera, el himno, la palma, la mariposa… los protagonistas de su obra. Identificó en su ser los propios.

Y¬† ¬ęen ese sublime instante en que la artista se define a s√≠ misma y como resultante expone los pedazos de su idiosincrasia convertidos en arte¬Ľ, surgi√≥ La luz que conduce a casa‚Ķ

Seis piezas en esta exposición, iluminan la mente de sus perceptores.

La primera: el √°rbol. El de la vida, ‚ÄĒ¬Ņacaso el geneal√≥gico?‚ÄĒ, el horc√≥n familiar: su madre, y la madera de que est√° ¬ęhecha¬Ľ a quien considera ¬ęaliento¬Ľ, inspiraci√≥n y fortaleza.

Cubierta por una simbólica urna de cristal, la reproducción en blanco papel, del juego de comedor de la abuela. Puro, níveo sitio de reunión (comunión) familiar, que convirtió la artista en la segunda pieza del conjunto.

Inmaculado luce el uniforme escolar ‚ÄĒa mi entender la pieza m√°s lograda de la exposici√≥n‚ÄĒ, una retrospecci√≥n a la infancia que Alona purific√≥ en su mente. Es esta la tercera de las obras, que como el √°rbol, fuera premiada durante la √ļltima edici√≥n del VISUARTE cienfueguero.

Un cuarto momento simb√≥lico en el camino de la artista nos sorprende con una propuesta m√°s tecnol√≥gica, contempor√°nea. Una laptop nos participa el momento en que su ¬ęamor¬Ľ, consuma el ritual de raparse la cabeza, para acudir ¬ęal llamado de la Patria¬Ľ, al el Servicio Militar General.

Las quinta y sexta piezas de La luz…: Alona trasmutada en pez peleador (otra vez bajo una campana vítrea), revela su personalidad persistente; y ella misma camino al mar, alegoría de la partida de amigos, una vuelta al recurrente tema de la emigración.

Rodeada de espinas que m√°s all√° de dificultades y frenos, pueden interpretarse ‚ÄĒcual las ¬ędivinas¬Ľ que rodearon la cabeza de Cristo en su largo peregrinar por la fe‚ÄĒ, como el arduo bregar de esta talentosa muchacha para hallar los s√≠mbolos que signar√°n su vida art√≠stica.

¬ęPorque cada vez que una experiencia nos talla el alma ‚ÄĒconfiesa‚ÄĒ la cicatriz se convierte en una de las grietas que construyen el tronco del √°rbol que es nuestra vida¬Ľ.

Por su s√≥lido curr√≠culo desde la academia ‚ÄĒen el que se cuentan varios premios en competiciones locales y nacionales junto a consagrados pl√°sticos‚ÄĒ, eximida del ejercicio te√≥rico para su tesis de graduaci√≥n y de los ex√°menes para el ingreso al Instituto Superior de Arte (ISA), era, sin embargo este, un acto necesario y un sue√Īo que finalmente realiz√≥.

Sólo que esta vez Alona, lo haría en los predios del macizo Guamuhaya, a más de 700 metros sobre el nivel del mar, donde en su experiencia de vida reciente, halló la pureza de espíritus humanos y naturales para exorcizar los propios: La Patria, sus símbolos y ella.


Nuevos horizontes en la AHS de Bayamo; a propósito del Feminismo

¬ŅQu√© es ser hombre y mujer en Cuba? ¬ŅCu√°les son los roles correspondientes a cada uno? ¬ŅExiste igualdad? ¬ŅC√≥mo vemos los j√≥venes esta realidad hoy d√≠a? estas y otras, fueron las premisas para quedar atrapados en el taller Feminismo de Abya Yala: Entre la tierra y el cuerpo, con la joven Doctora en Ciencias Filos√≥ficas, Yuleidis Gonz√°lez de reciente incorporaci√≥n en la Secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n en nuestra ciudad. [+]


En el bautizo de Perséfone teatro corrió bastante agua

Asumir la memoria desde el otro lado, deconstruir sus proyecciones generacionales desde una met√°fora que no podr√≠a ser solo sin√©cdoque simb√≥lica a los ojos de los que no vivimos una sola de las di√°sporas; met√°fora y paradoja a un mismo tiempo: volver sin haber partido nunca. El √°rbol de los gatos, de Elaine Vilar asalta los n√ļcleos del imaginario del ¬ęotro expatriado¬Ľ (que no es solo aquel que se fue) desde la a√Īoranza, pero no una sola, si no todas, desplaz√°ndose desde el centro mismo de la familia y la tragedia personal hasta el papel del intelectual que encuentra un asidero en la¬† otredad a la que te empuja el exilio (f√≠sico o existencial), y a la desmemoria y la desilusi√≥n que pare esa misma otredad cuando se pretende concretar el nostos y este se nos aparece inerte, justo en frente, daga m√°s que b√°lsamo, ¬ę¬Ņacaso he visto esta daga antes?¬Ľ. [+]