París


Marcelo Pogolotti en su oficio de soledad

Qued√≥ ciego a los 36 a√Īos en el lienzo m√°s oscuro de su vida. Se acod√≥ entonces sobre el bur√≥, resignado, en el vac√≠o de una m√°quina de escribir y una hoja en blanco. El Intelectual (1937), obra afamada dentro su corto periplo por las artes pl√°sticas, fue la revelaci√≥n de ese estado angustioso que lo embarg√≥ un a√Īo despu√©s cuando perdi√≥ repentinamente la vista, debati√©ndose en el propio semblante, por √©l figurado, de aquel hombre sin ojos.

[+]


√ďleo de un sat√©lite llamado Luna

Es dif√≠cil dar por sentado que las segundas partes nunca fueron buenas cuando se trata de Luna Manzanares. Tres, cuatro‚Ķ, e incontables veces podr√≠amos quedarnos boquiabiertos y prendidos de su presencia y sorprendente registro vocal en un escenario o simplemente escuchando sus excepcionales interpretaciones por nuestras emisoras de radio o tarareando alg√ļn que otro tema celosamente guardado ‚Äďpor la que escribe y varios de mis amigos incluidos‚Äď en una lista de reproducci√≥n del tel√©fono celular o el computador. [+]


Una entrada franqueada

La vida se encuentra llena de primeras veces. Marta María Borrás tuvo la suya en el cine con París, puertas abiertas, un cortometraje de ficción ganador de varios lauros en la 14 edición de la Muestra Joven del Icaic. Aunque permanece más sujeta al teatro, rompió el hielo con una obra de 15 minutos, porque siempre le interesó el trabajo del actor, con las imágenes, y en ese camino, halló el resquicio para el mundo del séptimo arte. [+]