Pablo de la Torriente


Destrabando la trova I

 Salud pá tus ojos, ashé pa tu herrumbre

que el sol brinde para todos su justa lumbre

 mucha fortuna y salud pido sobretodo en amores

que a golpe de labios tibios me nazcan flores.

(Nelson Valdés)

                                                                    

Para destrabar la trova no hay manuales. Esencia de la cultura musical cubana los trovadores legan la guitarra y la voz, el pensamiento en síntesis de las generaciones. Un país necesita de sus trotamundos, de esos que ensillan las ideas y con furia las cantan, otras veces, con dulzura desenfundan la verdad. Las ideas trascienden los límites y las molduras. Por eso el mundo y sus heridas resultan insuficientes para detenerles. No son estas las Romerías de siempre, nada lo es. El set puede ser tu casa, o la mía, el teléfono móvil, una Pc, o la TV. La trova se desentiende de obstáculos. Las guitarras levantan sus manos.

Tecnología mediante y ganas de sobra se obra el milagro. La cita está pactada casi a las tres. El anfitrión es Eduardo Sosa, trovador en cuyas cualidades musicales habita un hermoso ser humano, lo he dicho ya, vacilador, jocoso de espléndida carcajada, alguien para quien la trova es su casa.

Su quehacer como cantautor, intérprete y gestor de eventos lo lleva por disímiles contextos de la geografía nacional. Cuando indagué para lo que escribo, esa es mi ventana abierta, sobre las incidencias de esos trasiegos me respondió:  

«He aprendido much√≠simo porque tengo un espacio que se llama ‚ÄúDestrabando la Trova‚ÄĚ, es, seg√ļn por quienes llevan las encuestas, uno de los m√°s importantes hoy en las Romer√≠as. Suceden entrevistas a camisa quit√°, desde Pedro Luis Ferrer hasta Tony √Āvila, Buena Fe, Polito Ib√°√Īez, Willian Vivanco, Ra√ļl Torres. Abogo por el respeto que deben tener las nuevas tecnolog√≠as para con la posici√≥n de las personas. Este espacio ayuda a conocer m√°s a quienes hacen las canciones que yo respeto, quiero y admiro, a confrontar su pensamiento y conocer la persona detr√°s de las canciones.»

El espacio que comenz√≥ en la Casa de la Cultura holguinera con posterioridad se traslad√≥ al Club Siboney. Otras ediciones de manera excepcional, como el protagonizado por Buena Fe, aconteci√≥ en la Casa de la M√ļsica. ¬†Este es el quinto a√Īo, y acoge en la primera emisi√≥n al cienfueguero Nelson Vald√©s como invitado.

La po√©tica del joven juglar marca un punto de encuentro de la cancion√≠stica ¬†con eje al centro de la isla. Su hoja de trovas se habilita desde las entra√Īas mismas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, presentaciones y premios organizados por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, las ediciones de la Feria del libro en varias provincias cubanas, el Longina, las Romer√≠as de Mayo y otras celebraciones donde la guitarra y la voz se entrelazan. Varios fonogramas registran la autenticidad de canciones que se aferran a crecer justo Al sur de mi mochila.

En la opinión de Nelson, las romerías son parte de la célula cultural cubana y es imprescindible que se siga haciendo evento tan importante para la creación y el arte joven. El ambiente, el suceso cultural y el protagonismo de casi todas las manifestaciones del arte, es un lujo.

Sus ojos cantan en libertad, confiesa el trovador, las cuerdas van a donde la reina de los mares:

Si alguna vez t√ļ fuiste r√≠o, ll√©vame al mar/ si alguna vez tu amor fue m√≠o, Yemay√° venlo a buscar.

A la interrogante del anfitrión acerca de la relación de Nelson Valdés con la AHS y en particular con la organización del evento  Al sur de mi mochila, el agasajado aportó:

«Al sur de mi mochila es un evento que ha ido creciendo, lleva el t√≠tulo de una canci√≥n de nuestro emblem√°tico L√°zaro Garc√≠a, fundador del Movimiento de la Nueva Trova y uno de los hombres m√°s importantes dentro de la canci√≥n de autor cubana y cienfueguera. Es un evento que trata de hacer alianzas ¬†entre los j√≥venes cantautores y los consagrados. Hemos logrado que sus propuestas lleguen a la comunidad, por los diversos espacios donde se hacen los conciertos y descargas. Pasamos a compartir con la EGREM el centro cultural Julio A. Mella, y eso propici√≥ que el festival creciera. Han pasado por cantautores muy importantes, han salido de ese escenario j√≥venes para la canci√≥n de autor cubana. Es un evento que hoy es puntera dentro de la AHS en Cienfuegos. Es de los que mantienen viva la obra de much√≠simos amigos, como otros que ¬†hay a lo largo y ancho del pa√≠s.»

Y es que para salud de la trova en Cuba la parada en Cienfuegos es uno de los eslabones que hoy signan una especie de red de eventos trovadorescos en el país, en su mayoría con el protagonismo de la AHS.

Sal a caminar porque el tiempo se nos va casi siempre a indiscreta velocidad, es la segunda invitaci√≥n musical de la tarde. Quien ahora le escucha sentir√° la avidez por otras de sus canciones. Una palabra, santa caricia bastar√≠a para borrar todas tus desdichas. El v√≠nculo a√Īejo de los trovadores con el pante√≥n afrocubano aparece junto al eros, el deseo por la salud, el retorno de los amores y otras humanas causas:

Si el mar se te alarga junto a Yemayá moja tu camisa/ bastaría para borrar todas tus desdichas/ si yo te beso muchacha oye y te devuelvo la risa/ bastaría…/ abuelo no, abuelo no, la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita/ la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita …/ la tarea difícil déjesela a Changó siete rayos…

Eduardo Sosa reconoce en la obra del amigo una coherencia artística que contra los pronósticos de vivir a kilómetros de la capital, logra una presencia en los medios desde Cienfuegos. Un grupo de proyectos ocupan la creación de Valdés:

«Yo creo que la gente agradece el que hayamos homenajeado a Santiago. Y yo feliz porque pienso que homenajear a quien te ha dejado un legado y que ha sido importante en tu obra pues forma parte de lo m√≠nimo que podemos hacer. Tambi√©n hicimos un tema que se llama Querido viejo con los arreglos del maestro Emilio Vega que es un homenaje a L√°zaro Garc√≠a con la direcci√≥n de Omar Leyva; terminamos tambi√©n con la direcci√≥n de Omar un video dedicado a los doscientos a√Īos de la ciudad de Cienfuegos que estrenamos en el cumplea√Īos 201. Ha sido parte de este trabajo en conjunto. Muchos amigos han puesto su mano para apoyar las cosas que a veces se me ocurren y que creo pueden contribuir a aportar un grano de arena a lo que somos y a lo que pretendemos crecer como naci√≥n, como pa√≠s.»

Desde Graciano Gómez, Sindo Garay, María Teresa Vera, Miguel Matamoros y una amplia representación de trovadores de éstas y sucesivas generaciones le han cantado a la Virgen de la esperanza, mambisa, morena, Imagen Protectora.

Por estos anclajes en el repertorio de la canción cubana y por la trascendencia como símbolo de religiosidad y cultura cubanas, Nelson decidió destrabar la tarde con una canción con remedos vocal-instrumentales de conga que estará en su nuevo fonograma y que a su decir  tiene mucho que ver con tu identidad, las raíces, porque es una canción que le hice a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de todos los cubanos:

Madre no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar/ qué no que yo no voy a mirar/mira que después yo no puedo parar/ piensas demorar mis ojos/ mira que ya se respira tu necesidad de bailar/ sin que nos toque luna, hoy nos compondrá la lluvia/ paso por reír atento cuando apareces madre/ (…)

Estribillo. Pero no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar.

Un abrazo a Cuba abrió los caminos a las trovas de mayo en Romerías, a la trova toda, espíritu de la nación cubana.


La inagotable b√ļsqueda de la belleza

Escuch√© su m√ļsica por primera vez el d√≠a que estuvo de invitado en el espacio que conduzco en el Centro Dulce Mar√≠a Loynaz, y confieso que lo que m√°s cautiv√≥ mi atenci√≥n fue la forma en que dialogaba con el instrumento, el modo sutil con que intentaba llegar a cada sonido, como si fuese un tesoro que podr√≠a escap√°rsele de las manos en cualquier momento, como si cada vez que se enfrentase a la guitarra tuviese que seducirla para, junto a ella, habitar el espacio de la pr√≥xima canci√≥n.

Aunque Carlo Fidel Taboada (Matanzas, 1989) transit√≥ por otros caminos, desde el ajedrez hasta sus estudios universitarios en Ingenier√≠a Civil, y le tomase un tiempo decidirse, la m√ļsica en √©l era un terreno inevitable. Podr√≠a ser el espejo frente al que se asoma para observar sus propias realidades, desde esa aparente calma con la que persigue incansablemente la sencillez de lo peque√Īo, lo esf√≠mero y hermoso de todas las emociones que envuelve el sonido en las diversas experiencias de la vida.

Trovador, cantautor, m√ļsico, guitarrista‚Ķ, ¬Ņc√≥mo te defines?

Definir cada uno de estos t√©rminos es sin duda una tarea para music√≥logos e investigadores. En alg√ļn momento me he propuesto desentra√Īar esta problem√°tica y cada vez que emprendo dicha labor, quedo insatisfecho. La verdad no me siento c√≥modo con ninguna etiqueta. En algunos contextos me viene mejor el t√©rmino trovador, en otros cantautor y en otros simplemente m√ļsico.

Mi esencia es muy trovadorezca, pero no encajo totalmente en ese término. Exploto el máximo de mis posibilidades en la guitarra, es un elemento clave en mi quehacer, pero también lo es la armonía, la experimentación, el uso de texturas disonantes, etc. Además, hago orquestaciones para mis canciones. En fin, no me agradan las etiquetas.

Es evidente que la m√ļsica ocupa un lugar inevitable e importante en tu vida, pero exactamente, qu√© significa la m√ļsica para ti.

De acuerdo con mi experiencia y desde mi visi√≥n como compositor, la m√ļsica es un lenguaje para compartir nuestra espiritualidad, existen muchos lenguajes para esto, la religi√≥n, por ejemplo, es uno de ellos. El elemento sonoro est√° en nuestras vidas desde que entramos al mundo, pero nos demoramos un poco en descubrir que los sonidos est√°n estrechamente relacionados con las emociones.

Para m√≠ la m√ļsica es la mejor forma que he encontrado para compartir mi espiritualidad a trav√©s de las emociones que despierta una canci√≥n, y digo canci√≥n a conciencia. Porque la canci√≥n es la manera en que pienso la m√ļsica, en t√©rminos estructurales y desde el punto de visto creativo. Me gustar√≠a moverme hacia otras zonas como el trabajo instrumental pero es inevitable para m√≠ ir primero a la canci√≥n de forma natural, despu√©s entran todos los matices del universo sonoro, cada sonido es bienvenido, no discrimino.

Durante tu infancia y adolescencia tu vida estuvo intensamente vinculada al ajedrez, luego cursas tus estudios universitarios en la carrera de Ingenier√≠a Civil. Ambos mundos giran en torno de la precisi√≥n, la disciplina, la matem√°tica‚Ķ, elementos que tambi√©n podr√≠an desbordarse en tu creaci√≥n musical. ¬ŅCu√°nto queda del ajedrecista y del ingeniero civil en el Carlo Fidel que hace m√ļsica?

El ajedrez fue algo que lleg√≥ a mi vida en la ni√Īez. Vino de la mano de mi padre que es un ferviente aficionado del juego ciencia. Crec√≠ en la academia de ajedrez de Matanzas, no solo en estatura, tambi√©n como ser humano. Conoc√≠ casi toda la isla en topes y competencias nacionales y pude conocer temprano como la competitividad puede convertirnos en seres t√≥xicos e infelices. Tuve algunos buenos resultados y parec√≠a que mi vida iba en ese rumbo, hasta que decid√≠ estudiar Ingenier√≠a Civil en la Universidad de Matanzas.

Para ese tiempo ya hab√≠a escrito mi primera canci√≥n (Giselle) y otras que al parecer eran muy malas, porque no trascendieron, de aquellos tiempos solo sobrevivi√≥ esa canci√≥n. La he intentado borrar muchas veces del repertorio pero a la gente le agrada y adem√°s me ha dado muchas alegr√≠as, le tengo mucho cari√Īo.

Estudiar Ingeniería fue una mala decisión, es algo de lo que me arrepiento, era muy joven, a veces repetimos patrones de comportamiento sin ser conscientes de lo que somos en esencia. Del ajedrez queda mucho en mí, la disciplina, la certeza de que las habilidades se adquieren con estudio y entrega. Del Ingeniero queda la lección de estar atento a no perder el camino, algo que, peligrosamente, puede suceder en cualquier momento.

cortesía de carlo fidel

¬ŅCu√°les son tus referentes musicales, literarios y art√≠sticos en general?

Me es dificil hablar de mis referentes, tengo muchos. Hay muchos m√ļsicos que me han marcado pero creo que hay algunos que han llegado a calar profundo en mi espiritualidad, te hablar√© de algunos de ellos. Silvio Rodr√≠guez lleg√≥ en mi ni√Īez, por mi madre, cuando descubr√≠ la guitarra, esta me llev√≥ a la obra de Silvio de inmediato. Desp√ļes, cuando empec√© a estudiar con profundidad descubr√≠ la obra de Leo Brouwer. √Čl fue la introducci√≥n a esa parte de la m√ļsica que es casi cr√≠ptica para quien no viene de una educac√≥n musical formal, donde el universo tonal desaparece y son otras los medios expresivos para comunicar. Recuerdo que iba de Matanzas a La Habana solo para los conciertos y las clases magistrales de aquellos festivales que organizaba Leo, a veces no ten√≠a claro d√≥nde pasar√≠a la noche, pero lo que s√≠ estaba claro era que ten√≠a que escuchar esas m√ļsicas, me seduc√≠an.

Otro m√ļsico que me ha marcado profundamente es Egberto Gismonti. Gismonti tiene como base de su obra el folclor brasile√Īo, juega con las diferentes formas de su folclor y utiliza elementos provenientes de muchas m√ļsicas.

Me gusta mucho Jacob Collier, Marta Vald√©s, Nick Drake, Damien Rice, Badi Assad, Bartock, Pedro Luis Ferrer y muchos m√°s. En la literatura siento una atracci√≥n fuerte por la obra de Digdora Alonso, poeta de mi ciudad, una mujer callada, tranquila. En su obra encuentro la profunda belleza de lo breve, de lo peque√Īo, de lo inadvertido.

En otras ocasiones has dicho que no sabes qu√© es lo que te inspira a escribir canciones, en tal caso, sucede que tus per√≠odos creativos son fluctuantes y a veces puedes demorar m√°s de un a√Īo en terminar una canci√≥n. ¬ŅQu√© es lo que m√°s disfrutas dentro de ese proceso creativo? ¬ŅTienes alg√ļn ritual que facilite el acto de concebir tu arte?

Realmente no tengo ninguna rutina para componer. Sí tengo la disciplina de sentarme a trabajar, pero cada encuentro con la guitarra y el papel en blanco es un inicio, un bautismo. Sé que a otros les funciona la rutina para la creación, en mi caso no es así. Precisamente el hecho de variar la manera en que estudio genera ciertas sorpresas que a veces se convierten en canciones.

Me gusta torcer las cosas, abrirlas, tentar el azar, hallar el patr√≥n en lo amorfo, todo esto con absoluto sentido l√ļdico, que es lo que me permite disfrutarlo a sobremanera. Yo decid√≠ vivir en torno a la m√ļsica porque me divert√≠ much√≠simo con la guitarra en mis manos, eso es lo que persigo siempre, quiero que sea as√≠ hasta el final, hasta el √ļltimo acorde.

En 2019 obtuviste el Primer Premio en el XVIII Festival Internacional de la Canción de Autor Abril para vivir, en Granada. Háblame de la canción galardonada y de esta experiencia.

En realidad fueron dos canciones las premiadas. El festival consist√≠a en enviar dos canciones y luego, si eras seleccionado para la final, defender las dos canciones ante un jurado integrado por m√ļsicos y poetas, as√≠ no solo es premiada la composici√≥n, tambi√©n lo es la interpretaci√≥n.

Las canciones premiadas fueron ‚ÄúFrente al Espejo‚ÄĚ y ‚ÄúGiselle‚ÄĚ, la √ļltima canci√≥n que hab√≠a escrito hasta ese momento y la primera, respectivamente. Ambas canciones son bastante exigentes en la guitarra, en el caso de ‚ÄúFrente al Espejo‚ÄĚ, tiene pasajes en la voz que tambi√©n tienen cierta complejidad. La primera es una canci√≥n que describe la sensaci√≥n de tristeza, de depresi√≥n profunda, y la segunda es una canci√≥n de amor hacia una mujer.

S√© que los premios son solo reconocimientos de acuerdo con las sujetividades de los jurados, pero de alg√ļn modo nos hace sentir dichosos, nos legitiman en ciertos √°mbitos. Ese concurso me permiti√≥ entrar en cierto circuito de la canci√≥n de autor en Espa√Īa, conocer a otros cantautores con canciones impresionantes, hacernos amigos. Fue una experiencia maravillosa.

Actualmente cuentas con dos proyectos discogr√°ficos: Resiste mi vida y En los brazos del mundo, a la espera del apadrinamiento de alg√ļn sello discogr√°fico. H√°blanos un poco de ambos proyectos.

Resiste mi vida fue un primer intento de disco. Yo andaba trabajando en la Dirección Provincial de Planificación Física por aquellos tiempos, terminando el servicio social y tenía algunas horas ociosas de escritorio. Aproveché y escribí todos los arreglos de ese disco, me sirvió de mucho porque en el proceso tuve que estudiar bastante, además, tenía la intención de presentarme a las pruebas del ISA por composición (hecho que no pude concretar por no tener título de nivel elemental ni nivel medio), por lo que estaba trabajando realmente duro en el piano y la armonía. Al final el disco no se grabó con las condiciones óptimas de sonido y su factura estuvo bastante lejos de los estándares discográficos. También hubo muchas dificultades en cuestiones de producción, lo que al final terminó manchando un proceso que, por definición, tiene que ser esencialmente de gozo.

El segundo disco, En los brazos del mundo, fue una alegr√≠a de principio a fin, con algunos momentos tensos en el proceso, claro, pero eso es normal. En general fue muy gratificante el trabajo de mesa y las sesiones de estudio, lo disfrutamos much√≠simo todos los implicados. Repet√≠ la misma experiencia de escribir los arreglos y esta vez no me preocup√© por convocar a super m√ļsicos, llam√© a mis amigos, a los que sab√≠a que se iban a involucrar emocionalmente en el proyecto. Eso es fundamental, porque el resultado del estudio es el trabajo de todos, lo que suena en ese recinto no es propiedad de nadie, es el conjunto y las energ√≠as de varias personas, si esas personas lo disfrutan, es muy probable que nazca la belleza. Ah√≠ cont√© con la participaci√≥n de un ser extraordinario, Noslen Porr√ļa, una persona a la que le debo much√≠simo, tanto como el hecho de no haber abandonado la m√ļsica en un momento crucial de mi vida.

cortesía de carlo fidel

¬ŅC√≥mo armas el cuerpo de tus discos? ¬ŅEs una recopilaci√≥n de canciones aleatorias, o todas entre s√≠ cuentan fragmentos de una misma historia?

Trato de que exista una conexión delgada entre los temas, implícita. No solo desde lo letrístico, también desde el discurso musical. Me gusta que el disco suene sobrio, que no se convierta en un taller de experimentación. Pero no me puedo resistir a la idea de probar algunas bondades que te permite el estudio. No creo que el disco sea una recopliación de canciones lo más fiel posible a la propuesta en vivo, pero tampoco abogo por el exceso desde el punto de vista orquestal. Siento que debe existir un término medio. En el disco En los brazos del mundo hay arreglos para tríos de cuerda, y percusión, piano solo. Es muy probable que yo no cuente con estos instrumentos en la mayoría de mis presentaciones en vivo, pero tanto en el disco como en vivo la guitarra es eje central de la propuesta, por lo que no creo que exista contradicción.

Has vivido la mayor parte de tu vida en Matanzas, tu ciudad natal y lugar donde resides actualmente, un contexto de una vasta riqueza en las diversas manifestaciones art√≠sticas. ¬ŅEn qu√© medida crees que la condici√≥n de ser matancero ha influido en tu obra?

Matanzas es mi lugar. Es a donde pertezco. Creo que existe una conexi√≥n, una ra√≠z misteriosa que nos conecta a la tierra que uno identifica como suya. Entre esos rasgos comunes que tenemos Matanzas y yo se encuentran la introspecci√≥n, ese universo puertas adentro. Im√°ginate, todos mis comienzos est√°n en sus calles, en su bah√≠a. Puedo vivir en cualquier otro lugar, pero no voy a sentir ese lazo de serenidad que siento cuando estoy en Matanzas, ese ‚Äúestar a salvo‚ÄĚ.

Has estado de gira en Espa√Īa y Argentina, ¬Ņc√≥mo sientes que fue la acogida de tu m√ļsica en esas latitudes? ¬ŅEstos intercambios culturales que le aportaron a tu obra?

Argentina fue el primer pa√≠s que visit√©, he estado dos veces. Es un pa√≠s maravilloso, existe una cultura de amor profundo por la canci√≥n de autor, por el folclor. Imag√≠nate, es un pa√≠s con una enorme extensi√≥n territorial, su riqueza cultural es incre√≠ble. Y sucede algo extraordinario, adem√°s de tener ese vasto patrimonio musical aut√≥ctono han hecho suyo el rock como ning√ļn otro pa√≠s de Latinoam√©rica. Fueron pioneros en abordar el rock and roll desde una identidad propia, ah√≠ tenemos a Charly Garc√≠a, el flaco Spinetta, Fito P√°ez, Le√≥n Gieco, Pedro Aznar, Soda Est√©reo, y much√≠simos artistas incre√≠bles.

Mi primer viaje fue una aventura personal, recuerdo que coordiné un par de conciertos y me lancé con la esperanza de encontrar otras oportunidades una vez que estuviera allá, estaba completamente solo. En esa oportunidad conocí de primera mano la dinámica de los cantautores de allá, lo difícil que es para los jóvenes, los peligros tentadores que existen, los desastres del sistema económico, político y social, las bondades. Fue aleccionador.

La segunda vez fue maravilloso. Fui con Noslen Porr√ļa en una gira coordinada por el Centro Pablo de la Torriente Brau. Tuvimos m√°s de 30 conciertos. Cantamos con Liliana Herrero, compartimos escenario con Peteco Carabajal, Teresa Parodi, algo de ensue√Īo.

En el caso de Espa√Īa fue todo a ra√≠z del concurso. Eso me regal√≥ experiencias tremendas, por ejemplo, cantar en el m√≠tico caf√© madrile√Īo Libertad 8, sentir la energ√≠a de ese lugar. Recuerdo que de m√°s j√≥ven miraba videos de Pedro Guerra cantando ah√≠ y pensaba que ojal√° un d√≠a yo pudiera dar un concierto en ese sitio. Bueno, pas√≥.

Lo más interesante de la experiencia de viajar a otros países es lo que uno aprende sobre otras realidades, así como la percepción que existe de Cuba en otras latitudes. Es sumamente interesante y aleccionador.

Háblame de Atemporal Trío.

Atemporal tr√≠o est√° integrado por el cantautor Noslen Porr√ļa, la cantante Jessica Zequeira y yo. Conformamos un repertorio con canciones m√≠as y de Noslen. Hacemos trabajo a tres voces y dos guitarras, fundamentalmente. Nosotros tres tenemos una relaci√≥n muy cercana, Noslen y Jessica son esa familia que uno escoge. Nos conocemos desde hace varios a√Īos y pr√°cticamente no podemos estar un d√≠a sin hablarnos. Tambi√©n debo decir que esto no es algo muy com√ļn dentro de la canci√≥n de autor cubana, salvo el colectivo de La Trovuntivitis en Santa Clara, no ha existido un esp√≠ritu fuerte de uni√≥n entre cantautores cubanos, al menos en tiempos recientes. Es muy frecuente que los egos aislen a los artistas. Yo he sido v√≠ctima de mi propio ego. Pero asumo Atemporal Tr√≠o como una manera de contener a ese peligroso animal que debe mantanerse lejos de nuestra vida, tanto en lo personal como en lo art√≠stico.

A finales de 2019 obtuviste el Primer Premio en el certamen Una Canción para Teresita, que convoca el Centro Pablo de la Torriente Brau. Háblanos de esta sorpresa.

Concurs√© con una canci√≥n titulada Nostalgia cuya tem√°tica central es la mirada que puede tener un adulto hacia su ni√Īez. De las canciones que he escrito, es una de las que m√°s quiero. En su estructura es arriesgada, tiene una secci√≥n instrumental bastante dilatada al final y transita por caminos arm√≥nicos poco comunes, realmente me sorprendi√≥ que el jurado tomara en cuenta una canci√≥n como esta para el primer premio.

Un valor agregado del concurso fue participar en el concierto final. Sent√≠ una energ√≠a hermos√≠sima en el tan querido Patio de las Yagrumas del Centro Pablo de la Torriente Brau. El lugar estaba lleno de p√ļblico y al final todos terminamos con una canci√≥n de Teresita, los ni√Īos presentes se sumaron al escenario y todo el p√ļblico cant√≥. Fue un tributo verdaderamente amoroso.

Recientemente grabaste tu primer video clip ‚ÄúEn los brazos del mundo‚ÄĚ ¬ŅQu√© importancia le confieres al audiovisual dentro de la promoci√≥n de la obra de un cantautor? ¬ŅTe sientes conforme con el resultado final?¬†

El mundo de hoy es esencialmente para mirar. Gran parte del contenido que se genera va orientado primero hacia lo visual. No creo que que sea algo negativo, simplemente es as√≠ y eso nos obliga a dominar ciertos c√≥digos y herramientas. En mi caso asumo el video clip como un medio expresivo m√°s, no creo que sea una simple herramienta de promosi√≥n para el m√ļsico.

Me gusta que la visualidad de mi obra tenga mucho de arte, y utilice criterios estéticos creativos. Para este clip le di la libertad al director, Leomar González, de construir una visualidad a partir de su propia interpretación de la canción, muchas cosas cambiaron a partir de la primera propuesta de él, pero al final ambos estuvimos conforme con el resultado.

Fuiste semifinalista del concurso International Songwriting Competition, con la canci√≥n No se hablar√°. H√°blame de esta experiencia. ¬ŅQu√© importancia le confieres a los concursos y festivales dentro de la carrera de un joven cantautor?

La participaci√≥n en concursos es algo que he ido descubriendo sobre la marcha. Creo que es una manera de dar a conocer mi trabajo y que llegue a otro de p√ļblico. Tambi√©n es una manera de incertarse en ciertos √°mbitos que son vedados para artistas noveles que no gozan de un c√≠rculo de amistades influyentes. Ayudan a que la gente se fije m√°s en la obra, aunque resulta un poco inc√≥modo cuando solo te conocen por el premio, pues es un hecho que el arte muchas veces est√° contaminado por una jerarquizaci√≥n absurda.

¬ŅCu√°l crees que sea la misi√≥n del cantautor en estos tiempos?

No me creo una voz autorizada para hablar por todos los cantautores, mucho menos en t√©rminos de misi√≥n o cuaquier tipo de compromiso est√©tico. S√≠ puedo hablar de mi pr√≥posito. Yo necesito ser sincero, ser real, urgar siempre hasta la √ļltima fibra de mi esencia y estar atento a todo lo que sucede fuera, para luego devolver un testimonio, un soplo de amor que vaya directo a la sensibilidad de quien me escucha. Si en alg√ļn momento he logrado conmover, entonces en ese instante se ha cumplido mi prop√≥sito en este mundo.

¬ŅDentro del contexto musical, qu√© experiencias te gustar√≠a vivir, alg√ļn sue√Īo por cumplir?

La pr√≥xima canci√≥n. Siempre. Ese es el sue√Īo m√°s grande. Tengo otros ‚Äúpeque√Īos sue√Īos que tambi√©n ayudan a vivir‚ÄĚ, pero la pr√≥xima canci√≥n siempre ser√° mi siguiente proyecto a corto o largo plazo.

¬ŅQu√© rasgos crees que identifican a Carlo Fidel?

Siempre me resulta dif√≠cil hablar de m√≠. Creo que lo que m√°s me distingue es la inagotable b√ļsqueda de la belleza. Eso, la belleza real, la que obliga a crecer, la que duele.


La nación y los símbolos

En fecha tan temprana como el a√Īo 1805, Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos y uno de los Padres Fundadores de esta naci√≥n, ya hac√≠a referencia a la necesidad de ocupar militarmente Cuba, en caso de una guerra con Espa√Īa, como √ļnica forma de garantizar la seguridad de la Florida Occidental y la Louisiana.

Ya fuera de la presidencia y en carta a su sucesor y amigo James Madison, volv√≠a a insistir sobre la idea de Cuba y agregaba un elemento: la posibilidad de defender la isla sin una marina de guerra, algo de lo que la Uni√≥n carec√≠a en ese momento y que resultaba vital frente a poderes como Inglaterra y Francia, interesados en hacerse con el bot√≠n colonial americano que se le escurr√≠a a Espa√Īa entre los dedos.

Pintura de Maykel Herrera

Cuba sería entonces para Jefferson el nec plus ultra de sus aspiraciones territoriales en esa dirección. El límite extremo fijado en el este por las capacidades de la joven nación a principios del siglo XIX.

La expansi√≥n al oeste y el consecuente desarrollo industrial determinaron que, para finales del siglo XIX, ya Estados Unidos estuviese en condiciones de arrebatarle a Espa√Īa por la v√≠a militar el fruto que, mediante amenazas, sobornos y h√°biles maniobras diplom√°ticas, hab√≠an contribuido a conservar en las manos m√°s d√©biles. Exhausta, desangrada y sin recursos para sostener un frente en el Caribe y otro en el Pac√≠fico, Espa√Īa acab√≥ cediendo sus √ļltimas posesiones coloniales: Cuba, Puerto Rico, Filipinas e Islas Guam.

Comenzaba entonces una nueva etapa en la expansión del imperialismo norteamericano, en la cual la ocupación militar violenta se va a alternar con la penetración del capital norteamericano y su entrelazamiento con las arterias vitales de cada nación.

Esta expansión de los Estados Unidos incluyó también un firme proceso de influencia ideológica cuyas armas y estrategias se fueron afinando a lo largo de todo el siglo XIX y encontraron su forma más acabada en las industrias culturales del siglo XX.

Este proceso estuvo encaminado a favorecer y determinar el surgimiento de tendencias anexionistas o pronorteamericanas en las regiones o pueblos que progresivamente fueron cayendo bajo su esfera de influencia.

En el caso de Cuba el anexionismo tuvo un despuntar temprano. Ramiro Guerra en su importante obra La expansión territorial de los Estados Unidos (Ciencias Sociales, 2008), de donde se han tomado muchos de los datos que anteceden, apunta como elemento fundamental de este anexionismo temprano la circunstancia social y política creada en Cuba a raíz de la revolución en Haití y el consiguiente aumento de la importanción de mano de obra esclava para aumentar la producción azucarera y ocupar así el lugar de la excolonia francesa en el mercado mundial.

El conflicto entre cubanos liberales y hacendados negreros en torno a la esclavitud llev√≥ a que estos √ļltimos desarrollaran la teor√≠a del ‚Äúequilibrio de las dos razas‚ÄĚ. En esencia esta teor√≠a planteaba que mientras hubiera mayor√≠a de negros en la isla, los criollos tendr√≠an buen cuidado de insurrecionarse por temor a una rebeli√≥n de esclavos. Ramiro apunta:

pintura de maykel herrera

¬ęDe este nuevo dilema, principalmente, surgi√≥ el movimiento anexionista. Si exist√≠an peligros para la independencia, al menos la libertad, la seguridad interior y la paz pod√≠an alcanzarse con la anexi√≥n a los Estados Unidos. Esta soluci√≥n pose√≠a una doble ventaja: satisfac√≠a a los hacendados ‚Äēque empezaban a temer la abolici√≥n de la esclavitud, bajo la presi√≥n de Inglaterra‚Äē y a los esclavistas de los Estados del sur de la Uni√≥n norteamericana. Sin embargo, plante√≥ otra contradicci√≥n de trascendencia. La anexi√≥n, a la larga, acarrear√≠a la destrucci√≥n de la incipiente nacionalidad cubana.¬Ľ

Las d√©cadas del 40 y el 50 del siglo XIX en Cuba fueron de gran vitalidad para el movimiento anexionista, el cual, a causa de su inicial vinculaci√≥n con el esclavismo, comenz√≥ a languidecer luego de la derrota de los estados sure√Īos en la Guerra de Secesi√≥n norteamericana.

El independentismo ocupó su lugar y escribió con sangre y heroísmo algunas de las páginas más hermosas de la Historia cubana. En esta gran gesta independentista del siglo XIX cuajaron definitivamente las esencias identitarias que durante cuatro siglos se habían cocinado a fuego lento en la isla de Cuba. En 1868 se fracturó definitivamente lo cubano y lo peninsular. La paz del Zanjón fue una precaria sutura destinada a no durar.

En ese convulso proceso que llega hasta la ocupación norteamericana en 1898, se definieron los grandes símbolos de la nación, símbolos independentistas: la bandera, el escudo, el himno, los próceres con José Martí a la cabeza. Podrá alegarse que la bandera fue enarbolada por primera vez por el anexionista Narciso López, pero desde que los mambises la hicieron suya, desde que ondeó por primera vez en un campamento de la Cuba libre, fue símbolo de una nación soberana, dispuesta a pagar con sangre el precio de esa soberanía.

El proyecto anexionista se vigoriz√≥ en la Rep√ļblica neocolonial, adapt√°ndose desde luego a la nueva forma de dominaci√≥n. El servilismo pol√≠tico, econ√≥mico y cultural encontr√≥ su digna contraparte en los herederos del esp√≠ritu independentista decimon√≥nico. El proyecto de independencia nacional adquiri√≥ en la manos de Mella, de Villena, de Guiteras, de Pablo de la Torriente, un marcado car√°cter antimperialista que no hab√≠a tenido, con la excepci√≥n premonitoria de Mart√≠ y algunos pocos, en el siglo anterior. ¬†

Ya desde esa etapa se fue configurando la lucha en torno a los símbolos fundamentales de la nación, lucha que, con variantes, llega hasta hoy. La postura que se asuma ante estos habla, en esencia, del proyecto de nación que se suscribe. Así, al Martí revolucionario y vivo de Mella y Villena se opuso el Martí formal asumido por las administraciones de turno o el Martí mancillado por los marines yanquis y sus testaferros locales.

Los recientes ataques contra bustos martianos, contra la bandera, las mofas permanentes que desde las redes sociales se articulan contra símbolos y figuras que son vitales para la nación, forman parte de la misma agenda anexionista que, con variaciones de un siglo a otro, sigue estando al servicio de los mismos intereses. Socavar las bases ideológicas, sustituir un universo de representaciones por otro, ir desplazando el horizonte cultural hacia formas en apariencia inocuas pero tras las cuales se esconde y reproduce la lógica de dominación del capital, son premisas claves para desmontar cualquier proyecto nacional.

Es fundamental esclarecer las esencias detrás cada una de estas provocaciones y ataques, desde los más burdos hasta los más elaborados, pero es vital también aprender a manejarlos. Cada error de apreciación, en épocas de internet y redes sociales, se paga con la magnificación de un individuo cuya relevancia como artista no pasa del escándalo. Convertimos en referentes y centro de debate a quienes no pueden ni deben serlo, por carecer de méritos suficientes.

En el plano de batalla ideológico y cultural, que es hoy uno de los más importantes, se impone defender con inteligencia nuestras verdades, ripostar adecuadamente los ataques y ser capaces de colocar nosotros la propia agenda a debatir.