Oreste Saavedra


Música para integrar y dinamizar procesos culturales: propuesta del Maestro Saavedra

Hay músicos visiblemente distintos en edad y aún distinguibles por su proyección, junto a miembros de la compañía de narración oral Palabras al Viento, todos mezclados, entre gente que mira al pasar por las céntricas calles que rodean el parque Calixto García, en un sueño que este domingo se materializa en los predios de la Biblioteca Provincial de Holguín Alex Urquiola.

tomado del perfil de Facebook de Oreste Saavedra

Luego se mezclan estantes de libros y el silencio habitual de este santuario de las letras con músico, música, instrumentos, público. Es un espectáculo dinámico que busca, entre otros propósitos más profundos, cautivar a la familia con un programa variado, ecléctico, que incluye a compositores como Frank Fernández, Leo Brouwer o Ennio Morricone.

Los acólitos y sus maestros comparten escena. No importa si el primer atril de tal orquesta cede espacio a la figura emergente del artista niño, para que brille aquí, donde en el futuro tendrá un cupo, en una orquesta profesional. Ahora que aún se prepara con insistencia y rigor para avanzar entre los niveles que pauta la educación artística cubana prueba su arrojo, siente el vértigo de enfrentar al público a pocos metros, la adrenalina de ser parte de un espectáculo, como si hubiese transitado ya los caminos que su formación impone para ser considerado un profesional.

Para los artistas en germen, el maestro Oreste Saavedra, director de las orquestas Sinfónica y de Cámara de Holguín, impulsa un proyecto que busca, a través del trabajo multifactorial y del reconocimiento de las necesidades de los estudiantes de arte, enfrentar desde momentos tempranos de su preparación el vínculo con otros artistas y el público.  

El creador de la iniciativa que vuelve un poco mentores a todos los músicos implicados y unidades docentes a sus orquestas, explica.

—¿De qué se trata este proyecto?

—Conciertos para la familia es una propuesta que busca cambiar la perspectiva de los estudiantes y educadores sobre la forma en que ven el arte y, al mismo tiempo, la manera en que ellos definen su participación como elementos del proceso; facilitando y enriqueciendo la experiencia artística.

A la idea se han sumado instituciones fundamentales que complementan el proyecto: la Subdirección de Cultura para la Enseñanza Artística, la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, las Escuelas Elemental de Arte y Profesional de Música, la Cátedra de Pianos Básico, el profesor Armando Leyva y un gran número de las agrupaciones subvencionadas del catálogo de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas Osorio.

—¿Cuáles son sus propósitos?

—Nos proponemos cambiar la perspectiva que tradicionalmente se tiene sobre ellos y acuñar el término de artistas en formación para referirnos a los estudiantes de arte.

No negamos las oportunidades que el programa de estudios brinda al educando, pero reconocemos que son muy pocas y llegan desde una perspectiva más cercana a lo académico que a lo artístico.

Por eso el objetivo fundamental de Conciertos para la familia es brindar la oportunidad a los estudiantes de la enseñanza artística, específicamente a los del perfil de carreras de Música, de asumir el rol de artistas en formación como solistas; en conciertos programados en los principales espacios del sistema de la cultura y junto a las principales agrupaciones profesionales del territorio e invitadas.

La participación se realizará a través de la selección de obras que formen parte del programa académico respectivo, posibilitando así un espacio para el ejercicio y la práctica fuera del aula.

—¿Y qué otras ventajas pueden encontrar los artistas en formación en esta iniciativa?

—Podrán poner en práctica las habilidades aprendidas en el proceso de asimilación y transmisión de la idea musical. Desarrollarán capacidades sensoriales propias de la escena: proyección, dominio del espacio, comportamientos y protocolos con el público.

Tendrán la oportunidad de utilizar las obras del programa de estudio en preparación y darles categoría de piezas de concierto; compartir escena con figuras y/o colectivos profesionales; comunicarse con el auditorio sin intermediarios, dándole autonomía en la escena.

En Conciertos… intentamos enfrentarlos al reto de cautivar al público desde una propuesta artística, además de ofrecer el acceso a los principales escenarios profesionales. Esta es una propuesta para integrar y dinamizar los procesos culturales.

El sistema implementado por el Ministerio de Cultura tiene como fin la inserción de las promociones académicas en la vida cultural de la sociedad; allí donde se necesite. Y destina recursos e implementa estrategias para fortalecer espacios y necesidades objetivas de completamiento de fuerza artística activa. Insertarse en ese ámbito es otras de las misiones del proyecto.

—¿Cómo se beneficia entonces el público?

—La propuesta está diseñada para un público variado del que puede formar parte toda la familia y disfrutar del arte de sus pupilos, en horarios de fácil acceso y en un entorno acorde al estilo del momento desde el respeto y el cuidado de la imagen, la escena y el público; siempre en correspondencia con el lugar de presentaciones.

Pensado desde la libertad del arte, puede ofrecer espacios de alto rigor como un teatro o una sala de presentaciones, que en el caso de la ciudad de Holguín tiene sitios como la sede de la Uneac, la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, el Museo Provincial La Periquera o lugares alternativos como la Casa Iberoamericana, la Casa del Joven Creador u otras instituciones, y además locaciones más informales como corredores, el bulevar o espacios públicos en general.

Todos son felices tras el aplauso, alguien dirá que todavía faltan detalles por pulir entre aquel o esta artista en formación, hay padres orgullosos conteniendo la ovación, pequeños queriendo acercarse a los instrumentos, transeúntes asombrados, pero este es el modo en que se preconiza la práctica como ejercicio fundamental en la búsqueda constante de la perfección.