Onelio Jorge Cardoso


Juegos Florales, sin perder su esencia en Ciego de √Āvila

Pensar en una edici√≥n digital de los Juegos Florales hace unos a√Īos parecer√≠a una locura en Ciego de √Āvila, sin embargo, a estas alturas la edici√≥n XXVI se repiensa en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z del territorio y la nueva propuesta asume el espacio virtual para que la literatura hecha por j√≥venes discurra.

Los otros detalles los aporta Roberto Carlos Armas D√≠az, jefe de la secci√≥n de Literatura y coordinador, al explicar que bajo el nombre La Llave P√ļblica ha echado a andar una p√°gina en Facebook con contenido actualizado sobre el certamen y numerosas iniciativas patentizadas por los artistas.

Desde fragmentos de poemas y libros hasta contar la historia que comenz√≥ hace m√°s de 20 a√Īo con la primera edici√≥n del certamen son los retos que asumen, precisamente, cuando el avance de la Covid-19 ha obligado nuevas formas de hacer y pensar el arte.

Como plato fuerte y paralelamente a estas acciones sesionar√° el jurado encargado de otorgar el Premio de Narrativa La Llave P√ļblica, galard√≥n que desde hace a√Īos alterna con el Premio Poes√≠a de Primavera y debe su nombre a un libro del escritor avile√Īo F√©lix S√°nchez, que por estos d√≠as se conmemoran 20 a√Īos de la salida al mercado de su segunda edici√≥n.

Geonel Alejandro Rama fue el tercer premiado de la Llave p√ļblica , con el cuaderno de cuentos Mec√°nica de las naranjas,…

Publicada por La Llave P√ļblica en Lunes, 18 de mayo de 2020

Para que la participaci√≥n no se quedara por debajo de las expectativas, los plazos para la recepci√≥n de la obras debieron variar y se acept√≥ la entrega en formato digital, de ah√≠ que se contabilizan siete autores en concurso, donde el ganador ver√° publicada su obra bajo el sello de Ediciones √Āvila.

Para los d√≠as 28 y 29 de mayo llegar√° el veredicto y el cierre por todo lo alto del contenido online difundido, fecha que tambi√©n coincidir√° con el aniversario 34 de la muerte de Onelio Jorge Cardoso, el cuentero mayor, y a quien se le dedica el evento y el sentido homenaje de los escritores del terru√Īo.

De cómo los Juegos Florales han sabido mantener y ensanchar horizontes en las carteleras culturales de la provincia pudiera decirse mucho, pero quizás lo más exigente ha sido reinventarse hoy cuando el mundo ha parado y ha mirado en rededor, y cuando a la cultura le ha tocado sanar.


Premian en Universidad de Córdoba a joven autor cubano

El joven autor holguinero Andrés Cabrera fue ganador del concurso Literario de Gerontoliteratura con perspectiva de edad convocado por el Programa de Adultos Mayores de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

El texto ganador se titula El viejo Cusid√≥. Se trata de un cuento perteneciente al libro Sue√Īo con los muertos, un volumen in√©dito a√ļn donde el narrador con un ingenio a toda prueba crea fant√°sticas situaciones que rozan a veces con el absurdo, pero narradas con gran habilidad y soltura.

Andr√©s Cabrera comenta que El Viejo Cusid√≥ aborda ‚Äúla relaci√≥n de amistad de un ni√Īo y un viejo donde el ni√Īo narra desde su punto de vista m√°gico realista, su relaci√≥n con el anciano.‚ÄĚ

Cabrera es egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y poemas suyos se encuentran el libro La Joven Luz. Entrada de Emergencias. Selección de poetas en Holguín, publicado en versión digital y audiolibro por el sello de la Asociación Hermanos Saíz, Ediciones La Luz.


Premios del IV Concurso de Microrrelatos de Ocean Sur, la AHS y Cubadebate

Premios (algunos concursantes usaron pseudónimos y así lo referenciamos):

Ganador del Premio: Ivan

Título: La encontré sentada en la yerba, como Buda, en una esquina de la terminal

‚Äď ¬ŅTe vas entonces?

‚Äď Umj√ļm.

‚Äď Hoy toca Fito.

‚Äď S√≠, ya s√©.

 

Silencio, miradas perdidas y manos nerviosas.

‚Äď ¬ŅCu√°l es Nick Mason?

‚ÄďEl bajista. ¬ŅPor qu√©?

‚Äď Por nada‚Ķ

 

‚Äď No te vayas hoy. Qu√©date conmigo esta noche. Vamos al‚Ķ

‚Äď No.

‚Äď ‚Ä¶concierto y despu√©s te dejo en‚Ķ

‚ÄďTe dije que no.

‚ÄďBueno‚Ķ oqu√©i.

 

‚Äď T√ļ no cambias. ‚Äď El reproche llega como sonrisa c√≥mplice y tierna.

‚Äď Nunca, pero esta vez no es lo que est√°s pensando. ‚Äď Le responde la m√≠a.

Nos re√≠mos unos segundos, los primeros, en tres a√Īos, en los que logramos sentirnos bien uno con el otro.

 

Poco después me extiende una copia del P·U·L·S·E, primera edición.

‚Äď ¬ŅY esto?

‚Äď No era para ti‚Ķ pero qu√©datelo.

‚Äď Gracias‚Ķ Yo quer√≠a darte uno el d√≠a antes de irme‚Ķ

‚Äď Me imagino‚Ķ Incluso s√© cu√°l. Y mejor‚Ķ no.

 

‚Äď Bueno‚Ķ me voy. Ya tu guagua debe estar al llegar.

‚Äď S√≠, hoy est√° f√°cil.

‚Äď Claro, mucha gente viene por el concierto.

‚Äď Y muy poca se va‚Ķ por el concierto.

‚Äď S√≠‚Ķ supongo‚Ķ

 

‚Äď Disfruta el concierto, Iv√°n.

‚Äď ¬°Siempre!

‚Äď Yo s√©, pero hazlo por m√≠ tambi√©n.

‚Äď Siempre, Carla.

. . .

No coincidimos más. El día antes de irme de Cuba pasé por su casa para darle el Corazón Del Tiempo. Lo dejé caer por la ventana. Ella no estaba.

Segundo Premio: Adiley Cilleros

Título: Cinco, cuatro, tres, dos, una vida

S√© que el esp√©culo entr√≥ sin que lo esperaras. Lo s√© porque conozco bien todas tus caras. Las miradas de los m√©dicos mir√°ndonos no te importaron. Apretaste mi mano cuando el peque√Īo ‚Äú√©l ‚Äúo la peque√Īa ‚Äúella‚ÄĚ fueron desalojados de tu √ļtero. Me diste la espalda encogiendo ambas rodillas. En cinco d√≠as no has hablado conmigo ¬ŅTe doli√≥ tanto? ¬ŅTanto as√≠? Cuatro semanas atr√°s camin√°bamos de regreso de La F√°brica. Cada vez que sal√≠as de all√≠ ten√≠as que repasar tu apreciaci√≥n cr√≠tica de todo lo que viste enganchado en las paredes. Tus discursos sobre viejos pensadores y sus ret√≥ricas para instruir a humanos instruidos ya me las sab√≠a de memoria. Viste una estrella fugaz. Pedimos deseos. Esa triste noche un √≥vulo tuyo fue fecundado. Tres a√Īos antes corr√≠a detr√°s de ti para colarte una carta con mis poemas de amor desesperados en tu mochila. Dos meses despu√©s nos besamos disfrazadas y subimos la selfie a Snapchat. Una hora antes de que me dejaras te escrib√≠ esta carta. Quiero que sepas que ese d√≠a a m√≠ tambi√©n me pas√≥ lo mismo que a ti. No declar√© como t√ļ. No le dije nada a la polic√≠a. Quiero qued√°rmelo. Si est√° mal o no, eso no me importa ¬ŅRecuerdas la estrella fugaz?

Tercer Premio: G.R

Título: Bucle urbano

Las ma√Īanas del Libertad413 son as√≠:

>>La rubia del 4B hace su sesión de yoga desnuda.

>>El gordo del 4A la observa por un hueco.

>>El escritor del 3B fuma un cigarro frente a la pared vacía.

>>El banquero del 3A practica nudos con una soga.

>>El trompetista del 2B toca silencios con una sordina electrónica.

>>La puta del 2A tiende sus bragas en el balconcillo.

>>El diputado del 1B se despide de su mujer.

>>La maruja del 1A mira su telenovela preferida.

Siempre. Invariables. Hasta un día que:

>>Tocan la puerta del 4B con violencia y la rubia sale por el balconcillo al apartamento vecino.

>>El gordo del 4A la refugia en sus brazos, le hace el amor y va a contarle su suerte al escritor de los bajos.

>>El escritor del 3B escucha la escena y fuma su √ļltimo cigarro antes de pedirle un favor al vecino contiguo.

>>El banquero del 3A deja que el escritor se ahorque con la soga desde el balcón.

>>El trompetista del 2B se impresiona al ver el cuerpo colgando y la sordina sale disparada en una √ļltima nota estridente.

>>A la puta del 2A se le cae una braga del susto.

>>La mujer del diputado del 1B encuentra la braga y arma un esc√°ndalo.

>>La maruja del 1A, harta de no poder escuchar su novela y convencida de que la culpa es de la rubia presumida de los altos, sube las escaleras para derrumbar la puerta del 4B.

Finalistas:

  1. Abey Medina, por Solo de guitarra.
  2. Héctor Barrios González, por Práctica de tiro.

Jurado:

Giselle Luc√≠a Navarro (La Habana, 1995). Poeta, narradora, ensayista, escritora para ni√Īos y dise√Īadora de moda. Miembro del Movimiento Poetas del Mundo y de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Egresada del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso en 2015.

 

 

Elizabeth Reinosa (Granma, 1988). Ingeniera en Ciencias Informáticas en la Universidad de las Ciencias Informáticas. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, del grupo Poetas del Mundo y egresada del XIII Curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso.

 

 

Daniel Burguet (La Habana, 1989). Narrador. Egresado del XVI curso de T√©cnicas Narrativas del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso (2014). Miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) y del taller literario ‚ÄúEspacio Abierto‚ÄĚ.

Acta del Jurado

 

Acta del Concurso de Microrrelatos Cubadebate

La Habana, 19 de abril de 2020

El jurado del¬†IV Concurso de Microrrelatos, organizado por¬†Cubadebate, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la casa editorial latinoamericana¬†Ocean Sur, se re√ļne por v√≠a Whatsapp para deliberar sobre los m√°s de 1 000 textos presentados. Tras una lectura cuidadosa, se acuerda por unanimidad otorgar:

  • La condici√≥n de Finalista¬†a los textos: Solo de guitarra, de Abey Medina y Pr√°ctica de tiro, de H√©ctor Barrios Gonz√°lez.
  • Tercer Premio a Bucle urbano, presentado por GR, por ser un texto con una ingeniosa estructura, que usa el humor y el absurdo como gu√≠a de la historia, hilvanando las acciones de los personajes y desencadenantes de una forma divertida y eficaz.
  • Segundo Premio a Cinco, cuatro, tres, dos, una vida, de Adiley Cilleros, por ser un texto de construcci√≥n acertada que, con econom√≠a de recursos, logra recrear personajes profundos, as√≠ como una atm√≥sfera de angustia y desesperaci√≥n que contagia al lector.
  • Primer Premio a La encontr√© sentada en la yerba, como Buda, en una esquina de la terminal‚Ķ, de Iv√°n, por ser un texto que pareciese un calco de la realidad, sin m√°s pretensiones, con un lenguaje claro y preciso. A partir de la eficaz utilizaci√≥n del di√°logo, el autor logra darle vida a personajes que parecen existir m√°s all√° de la narraci√≥n. Siembra en el lector una bien lograda desolaci√≥n y cientos de preguntas.

Narrar, ante todo, narrar

Ella estaba sentada al fondo de la sala, expectante, como los demás, cuando de la voz de Magda Resik emanó su nombre. Desde que la presidenta del jurado comenzara a enumerar las razones que le habían hecho merecer el premio, en su rostro se había dibujado una sonrisa que no se iría en toda la tarde.

Quer√≠a ser escritora y cuando pregunt√≥ d√≥nde podr√≠a estudiar, en su casa le dijeron que la carrera para eso era Periodismo. Entonces se lanz√≥ a ello, y luego de un par de a√Īos en su natal Holgu√≠n, emprendi√≥ el tan recurrido viaje a La Habana.

Con menos de un a√Īo de graduada, Dailene Dovale se ganaba el Premio Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, que otorga Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, con perfil de Natalia Bol√≠var publicado en la revista El Caim√°n Bardudo.

«No entiendo por qu√© ahora me hacen tantas entrevistas‚ÄĚ. Se asombra de la repercusi√≥n del premio y la preponderancia que le dan los medios. A juzgar por las reiteradas solicitudes de entrevistas luego de acu√Īarlo con su nombre, es m√°s importante de lo que ella misma cre√≠a. No se siente del todo c√≥moda estando al otro lado, suele sucedernos a muchos, y m√°s cuando se es joven y la experiencia es corta.»

Lleva ya un tiempo colaborando con El Caim√°n‚Ķ, desde su √©poca de estudiante. «Ah√≠ ya existe tradici√≥n de participar en este premio, que al final es uno de los m√°s importantes en la tem√°tica cultural, en la que se especializa El Caim√°n‚ÄĚ. Por eso cuando Dar√≠o Alejandro Escobar le sugiri√≥ participar ella no demor√≥ en escoger los trabajos que enviar√≠a, ‚Äúcon la esperanza de tener alguna oportunidad, si no ganar, aprender de esa experiencia.»

  • Me has dicho que prefieres el periodismo narrativo‚Ķ

«S√≠, desde peque√Īa so√Ī√© con ser escritora. Quiz√°s como me gusta mucho leer, tanto narrativa como poes√≠a, eso influye en que mi estilo sea m√°s narrativo, sobre todo por la incidencia de profesores como Rafael Grillo.»

Sin reparo alguno me dice que no se siente c√≥moda escribiendo notas informativas, un g√©nero que respeta mucho, eso s√≠, pero que asegura, no es para ella. ‚ÄúAdmiro a las personas que lo escriben con facilidad y en menos de media hora casi, pero en mi caso me siento m√°s c√≥moda en g√©neros como el perfil, cr√≥nicas, reportajes, un poco el comentario, donde se pueda ‚Äúnarrar, narrar en el sentido amplio, no solo escrito‚ÄĚ.

El nombre de Rafael Grillo, profesor y editor de El Caim√°n‚Ķ, no escapa a las conversaciones con ella si de periodismo se trata. √Čl le ‚Äúpas√≥ la mano‚ÄĚ a sus primeros trabajos cuando ella aun cursaba cuarto a√Īo de la carrera y debi√≥ escribir un perfil para la asignatura de Periodismo Narrativo. En ese momento la ‚Äúv√≠ctima‚ÄĚ fue el pol√©mico escritor devenido director de televisi√≥n Eduardo del Llano, autor de los tambi√©n pol√©micos cortos de Nicanor. Luego, con ganas de repetir la experiencia, toc√≥ la puerta de Natalia Bol√≠var.

  • ¬ŅPor qu√© Natalia?

«Natalia Bol√≠var es una mujer excepcional. Ya hab√≠a publicado un perfil de Eduardo del Llano y ten√≠a ganas de publicar otro en El Caim√°n, que es como mi medio de prensa favorito. Me encontr√© de casualidad con Rafael Grillo y le dije que cu√°ndo har√≠amos el pr√≥ximo trabajo. √Čl me sugiri√≥ que si era un perfil, fuera de una personalidad que representara un poco el esp√≠ritu de La Habana, pero que no fuera en la primera persona que se pensara cuando se hablara de La Habana. Pas√© un tiempo pensando, preguntando, hasta que una compa√Īera del Grupo de Comunicaci√≥n, Aline Marie Rodr√≠guez, me sugiri√≥ a Natalia Bol√≠var. Entre m√°s informaci√≥n busqu√© de Natalia m√°s me enamor√© de ese personaje, le hice una entrevista de dos horas y algo y me qued√© encantada con ella, yo sent√≠a la responsabilidad de escribir y narrar a la altura de una vida tan interesante, llena de conflictos y peripecias, pero tambi√©n de sabidur√≠a, inteligencia, perseverancia, orgullo. Me agrad√≥ y me impact√≥ tanto que Dar√≠o Alejandro me dijo ‚Äúc√°lmate‚ÄĚ, porque cuando uno se enfrenta a un personaje que te impresiona tanto se puede incurrir en el error de en vez de escribir un perfil o una entrevista, escribir una oda en prosa, entonces eso tambi√©n fue el reto en este caso, mantener la admiraci√≥n y que no llegara a adular ni a construir un mensaje que nadie creyera ni apreciara.»

Su interés era narrar, pero este estilo, a su juicio, abunda más en la rama cultural que en cualquier otra. El espacio por excelencia para narrar en la prensa cubana, dice, es El Caimán Barbudo, y esta revista se especializa en temas culturales. Eso, unido a la casualidad de que en cada práctica laboral fuera a parar a las redacciones culturales, hicieron que ella empezara a escribir de cultura.

‚ÄúUn trabajo con estilo de periodismo narrativo quiz√°s en otro tema lo vean mal porque va en contra de la objetividad, pero dentro del periodismo cultural se ve muy bien. Yo creo que esas son alianzas que est√°n formadas y que se pueden seguir entrelazando para que ganen unos y otros‚ÄĚ.

A√ļn est√° empezando, pero hay cosas que ya parece haber aprendido: a no quedarse con la primera impresi√≥n, sino ir m√°s all√°; y sobre todo, a no ver solamente el arte sino al artista, no solo ver lo que esa persona crea sino el ser humano que est√° creando esa obra.

  • ¬ŅTu objetivo final es ser escritora?

«Eso es una aspiraci√≥n, ahora mismo estoy en el centro de formaci√≥n Onelio Jorge Cardoso, pero est√° claro que no todo el que pasa por el centro consigue ser escritor, entonces por eso mantengo las expectativas como al m√≠nimo, leo mucho, escribo, pero ya de ah√≠ a llegar a publicar hay una distancia considerable.»

Dailene Dovale. Foto: Cristian Su√°rez Castro
  • Si lo hicieras, ¬Ņser√≠a escribiendo ficci√≥n?

«Me gustar√≠a los dos, me gusta leer y escribir ficci√≥n, pero tambi√©n adoro leer y escribir periodismo narrativo».

Lee mucho, escribe, pero también imparte clases en las mismas aulas de las que acaba de salir. Es profesora de Periodismo hipermedia y trabaja en el Equipo de Comunicación Institucional de la Facultad de Comunicación.

  • Si te gusta escribir, ¬Ņpor qu√© quedarte como profesora en la Facultad?

«A m√≠ la facultad siempre me ha parecido un espacio de aprendizaje para aprovechar en todo momento, desde el proceso de las investigaciones, hasta la profundidad de dar clases. Cada clase que uno brinda es un tema del cual se tiene que documentar, tiene que analizar las experiencias nacionales e internacionales. Si te interesa tambi√©n hacer periodismo, vas aprendiendo de la teor√≠a y vas ejerciendo la pr√°ctica, que es lo ideal.»

Prefiere ambas, dice, tal vez para evadir compromisos. «Adoro hacer periodismo ‚Äďbueno, mis primeras incursiones period√≠sticas, porque a√ļn estoy empezando‚Äď y al mismo tiempo ir aprendiendo de los grandes profesores que hay en la facultad.»

  • Ganaste un premio importante y tambi√©n estaban los talleres, ¬Ņqu√© te llevas adem√°s del reconocimiento?

«Me llevo el encuentro entre j√≥venes talentosos de toda Cuba, de los cuales aprend√≠, con sus observaciones, sus apuntes, el debate. Me llevo el espacio de reflexi√≥n, sobre todo por ser tan joven y no tener tanta experiencia pr√°ctica en periodismo. Me llevo las vivencias de otras personas sobre todo como Reinaldo Cede√Īo, Jos√© Luis Estrada, todos esos profesionales ya reconocidos de la prensa que compartieron sus experiencias. Tambi√©n el ambiente agradable que se form√≥ entre todos, el esp√≠ritu de camarader√≠a, de conocer nuevas personas, intercambiar n√ļmeros, no solo es espacio de taller como de aprendizaje y de conocimiento, que fue as√≠, sino m√°s all√° de eso los lazos que se pueden establecer y las alianzas que saldr√°n luego a partir de esos contactos.»

Cuando uno gana un premio tan joven, pueden suceder varias cosas: que te sirva de impulso para seguir haci√©ndolo bien; o pensar que ya todo est√° hecho, y llegar a ‚Äúcreerse cosas‚ÄĚ. «No creo que el riesgo sea tanto de creerse superior por un premio, porque al final eso te eval√ļa, te distingue, pero en cierta medida. No va m√°s all√° de reconocer que entre las obras concursantes y a juicio del jurado este fue el mejor trabajo. El premio es un reconocimiento en el camino para que uno sienta que su incursi√≥n en el periodismo cultural dio frutos. Es un incentivo, una distinci√≥n a un trabajo logrado, pero nunca va a ser una categor√≠a infinita ni ya lo has conseguido todo dentro del periodismo.»

  • ¬ŅTe presentar√°s de nuevo?

‚ÄúClaro, si hay alg√ļn trabajo que me enorgullezca, que me complazca‚ÄĚ.

Cuando 2020 parece despuntar como uno de los peores a√Īos del siglo, Dailene podr√° recordarlo con felicidad cuando mire atr√°s en el futuro. Por un lado, el ‚ÄúVillena‚ÄĚ, y por otro la complacencia de cursar uno de los talleres literarios m√°s prestigiosos del pa√≠s, el del Centro Onelio Jorge Cardoso.

Ella dice ser consciente de que su habilidad m√°s desarrollada es la escritura y pretende seguir perfeccion√°ndola. Espera, alg√ļn d√≠a, a√Īadir a su cat√°logo t√≠tulos de cuentos, novelas, poemarios. ‚ÄúEse es el sue√Īo‚ÄĚ. Pero no est√° ajena a la realidad, quiere incorporar otras habilidades, otras narrativas que imponen tendencia en los tiempos que corren, y no solo lo dice, tambi√©n lo aplica. As√≠ lo constatar√° quien haya escuchado sus podcasts narrativos en el diario Juventud Rebelde.

Esta conversación empezó un poco más tarde de lo previsto. Dailene estaba en una conferencia de prensa que después plasmaría en la revista Somos Jóvenes. Dice que hizo su mejor intento, que se esforzó por mantener un lenguaje informativo y sin muchos adornos. Ya me había dicho que no le gusta escribir diarismo, pero qué le vamos a hacer, es periodista.


Liset Prego Díaz | La NarraTK es una biblioteca sonora, colaborativa y virtual

*Publicado en Claustrofobias

Mamidela solo puede ser una anciana especial, una abuela seguramente. Eso es lo que uno piensa y afirma en cuanto observa en la imagen a la viejita en un sill√≥n, muy cerca un ni√Īo, una ni√Īa y un gato. Uno se da cuenta que va a encontrar en Los cuentos de Mamidela un universo fabuloso, como es el universo de los narradores de cuentos.

Y estos cuentos tienen otra magia, se escuchan en la propia voz de sus escritores o un lector muy atento lo reproduce en su voz. También tienen la particularidad de ser introducidos por un breve texto jocoso, dulce, de su guionista y directora Liset Prego Díaz. Liset aporta guion y voz. Pero antes de que existiera la imagen, parece que en la misma convocatoria Mamidela enviaba un susurro para que los amigos colaboraran con su nieta de la tercera generación de Adela.

Los créditos de Los cuentos de Mamidela

Liset me cuenta que entre las colaboraciones imprescindibles est√° la de Alain Romero Cuba, el ilustrador que ya ha puesto su talento al servicio de libros cubanos dedicados al universo infantil, acept√≥ de inmediato a darle imagen a Mamidela, a quien conoci√≥ en la Feria del Libro de Holg√ļ√≠n 2019. Le propuso el proyecto y a √©l le encant√≥ la idea. En pocos d√≠as cre√≥ la imagen que sirve de portada al podcast¬†Los cuentos de Mamidela.

Por su parte, Alain me escribe:

‚ÄúDesde que empez√≥ el aislamiento por la pandemia del COVID-19 vi que muchos artistas contribu√≠an ofreciendo su arte al p√ļblico para ser disfrutado desde sus casas: canciones, conciertos, libros y lecturas, videos de danzas en las redes, entre otras. Siempre consider√© que era una actitud muy noble y me preguntaba, como ilustrador, qu√© pod√≠a hacer yo, c√≥mo aportar a esta causa com√ļn y ofrecer algo tambi√©n. Al recibir la invitaci√≥n de Liset para hacer la portada de¬†Los cuentos de Mamidela, me sent√≠ muy feliz, pero, sobre todo, √ļtil. Este es mi primer aporte a la campa√Īa para que la poblaci√≥n disfrute desde casa y, ojal√°, no sea el √ļnico‚Äú.

Pero en la misma ilustración se lee que la edición corresponde a Marjel Morales Gato y aquí no se sobreentiende ni se piensa que Marjel y Liset tienen una familia: Adela Lucía (otra generación de Adela), y Marjelito; sus hijos.

En los cr√©ditos de la m√ļsica aparecen nombres de creadores cubanos que viven dentro y fuera del pa√≠s: Edelis Loyola, Rita del Prado, D√ļo Karma y el trovador Alito Abad. En cuanto a la m√ļsica he sido muy dichosa al recibir la autorizaci√≥n de creadores cubanos, escribe Liset, con ellos voy conformando el resto de la sonoridad de los cuentos de compa√Ī√≠a. En la ilustraci√≥n se escribe tambi√©n el t√≠tulo de cada cuento y el nombre del autor.

El ejercicio de la promoción es mágico, retador, y necesario…

Liset, la directora y madre, es periodista del semanario ¡ahora! de la oriental provincia de Holguín. Máster en Ciencias de la Comunicación y editora de Ediciones La Luz. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Su primer libro La casa de los gatos perdidos, está en proceso editorial y fue incluida en la selección La joven luz: Entrada de emergencia. selección de poetas en Holguín, ambos preparados por Ediciones La Luz.

Desde el 5 de marzo de 2019 emprendi√≥ en el portal¬†Cubadebate¬†el podcast¬†Manual para padres impacientes. Pudiera decirse que este trabajo y sus resultados ha sido la confirmaci√≥n para explorar el mundo del podcast. Recientemente, en la entrevista¬†La escritura como un obstinado ejercicio de expresi√≥n vital, que le concediera al periodista Erian Pe√Īa para el portal de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Liset afirma que ha redescubierto, desde que trabaja en La Luz que el ejercicio de la promoci√≥n es m√°gico, retador, y necesario. Y deja claro:

‚Äú‚Ķla hipermedia es el presente, no ya el futuro, el mundo se mueve en bits y quien no se adecue a esta realidad simplemente se estanca. No se trata de abandonar al libro tradicional, tan necesario, sino de abrir el abanico de posibilidades para los lectores, la pluralidad de soportes y lecturas desde c√≥digos diversos y el establecimiento de un di√°logo con la generaci√≥n emergente‚ÄĚ.

¬ŅEntonces c√≥mo llegan los escritores al proyecto Los cuentos de Mamidela?

Lanc√© la invitaci√≥n en Facebook y etiquet√© a algunos amigos del mundo literario cubano. Enrique P√©rez, Eldys Baratute, Rub√©n Rodr√≠guez, Maikel Jos√© Rodr√≠guez Calvi√Īo, Leonel Daimel, Yadi√°n Carbonel, algunos periodistas, amigos, promotores, en fin mucha gente, y a ti. Algunos respondieron encantados, otros han prometido ayudar. Al momento de esta entrevista han salido tres episodios pero tengo en producci√≥n al menos cinco m√°s. Han colaborado con sus textos Rub√©n Rodr√≠guez, Yadi√°n Carbonell, Yunier Riquenes, Lilibeth Alfonso, Leonel Daimel, y Adela Luc√≠a, mi hija, que es otra lectora voraz, ley√≥ poemas de Alexis D√≠az-Pimienta.

¬ŅC√≥mo naci√≥ esta idea de la NarraTK?

Hace unos meses le coment√© a mi pap√° que me gustar√≠a hacer un podcast o repositorio de cuentos en audio para los ni√Īos que no ten√≠an cerca a sus padres o para que los padres les dejaran a los hijos en su voz por si estaban fuera de casa. En principio era para los ni√Īos con trastorno por d√©ficit de atenci√≥n e hiperactividad. Luego comenz√≥ la cuarentena y fue el momento de hacer algo, por los otros y para mantenernos activos.

Siempre digo que tengo musa hidr√°ulica, las mejores ideas me surgen cuando friego o lavo, tengo mucho tiempo conmigo misma para cavilar mientras corre el agua. Con los cuatro en casa todo el d√≠a por semanas hay mucho por fregar. As√≠ sugi√≥ la NarraTK, con el prop√≥sito de acercarnos con la voz y con el basamento adem√°s de la literapia, la literatura como recurso terap√©utico. Bajo el principio de la construcci√≥n colectiva de sentidos producimos un texto sonoro, en este caso para comunicar la literatura. Es a fin de cuentas una biblioteca sonora colaborativa, virtual y gratuita para los ni√Īos que est√°n en aislamiento social o enfermos para los que tienen a sus padres lejos por trabajo o causa de la pandemia y para cualquier amante de la narraci√≥n oral. O sea, la NarraTK es un proyecto m√°s ambicioso que a√ļn no termino de dimensionar y vislumbrar y el podcast¬†Los cuentos de Mamidela¬†est√° dentro de √©l.

¬ŅC√≥mo fuiste recibiendo los audios, en cu√°ntos formatos los recibiste?

Ha sido una aventura, porque las vías son electrónicas y no todos son muy duchos o tienen saldo y megas, además descargar los archivos de audio que han llegado por WhatsApp, Facebook o Gmail ha sido en muchos casos un reto. Pero hemos buscado alternativas para por fin obtenerlos. Algunos con mejor calidad que otros lo que me ha llevado a seguir el consejo de un amigo realizador de establecer algunas pautas básicas para la grabación y envío, nada complicado solo rudimentos elementales que ayudarán a la calidad del podcast.

¬ŅQui√©n edita los audios? Es como un ejercicio familiar donde participa la familia. ¬ŅC√≥mo es el proceso?

Es preciso trabajar en equipo porque no soy machete ‚Äď bumer√°n ‚Äď mortero. Mi esposo, Marjel Morales Gato, que tiene una inteligencia muy diversa, es el editor, dise√Īador y¬†Comunity Manager¬†del proyecto. Luc√≠a es sujeto de prueba junto a su hermano de 3 a√Īos, Marjelito. A√ļn probamos para dise√Īar la dramaturgia de cada¬†podcast, porque todo es muy espont√°neo y urgente. Por el d√≠a escribo los guiones, gestiono los audios de los amigos colaboradores y muevo las cosas en las redes. Edito los libros pendientes de Ediciones La Luz y escribo y gestiono cosas para el peri√≥dico¬†¬°ahora!¬†Ah, igual lavo, cocino, friego, recojo regueros infinitos, rega√Īo a los ni√Īos que est√°n impacientes por la cuarentena, los acompa√Īo en alg√ļn invento y tomo caf√© hasta la gastritis irreversible. Grabo de madrugada cuando los ni√Īos se han dormido y sorteo los romances de los gatos callejeros, las serenatas de los gallos de los vecinos, los sonajeros de mi terraza y los perros guardianes dando el parte. Mi estudio es la cocina. Mi equipo la grabadora con la que hago periodismo, una¬†Olympus¬†digital. Nuestra computadora una laptop anciana que comparto por turnos con Marjel. Luego √©l edita, tambi√©n de madrugada. Por el d√≠a somos zombies, porque los ni√Īos se levantan normalmente y nosotros estamos muertos. Por eso a veces me sale la voz un poco cansada.

¬ŅPor qu√© el nombre? ¬ŅPor qu√© Mamidela?

NarraTK es obviamente la conjunción de narrar y biblioteca, o sea es una biblioteca de narraciones. El podcast se llama Los cuentos de Mamidela como homenaje a mi abuela Luz Adela Beltrán Sarracén, primera de su nombre, reina del arroz con leche, quién era una extraordinaria narradora y a quien mis primos le acortaron el nombre hasta que comenzó a sonar Mamidela. En este momento su matriarcado llega a las ocho Adelas, yo soy la tercera: Liset Adela. Hace tiempo estaba por hacer como un homenaje a ella, siento que se fue y yo me quedé con muchas deudas. No creo que esa sea la solución, pero creo que es un ejercicio de sanación, de duelo necesario y más allá de eso lo hago a partir de las cosas buenas que me dejó. De ahí salió ese cuento el primer podcast, ahí está todo lo que quería haberle dicho.

Hab√≠as tenido antes un trabajo con los audiolibros, con la producci√≥n de Ediciones La Luz, ¬Ņc√≥mo ha sido ese recorrido?

En realidad mi trabajo en La Luz con los audiolibros ha sido m√°s de promoci√≥n, pues aunque particip√© en el audiolibro¬†La joven Luz: entrada de emergencias, fue como autora y editora de textos; en¬†Dice el musgo‚Ķ Luc√≠a hace las presentaciones de las pistas. Donde ten√≠a un poco m√°s de experiencia era en los podcast, en los cuales incursiono desde hace un a√Īo en¬†Cubadebate¬†y en¬†¬°ahora!¬†con¬†Manual para padres impacientes. Un podcast utilitario con consejos, recetas de cocina, comentarios y rese√Īas literarias escritas y en la voz de Luc√≠a, que comenz√≥ a hacerlos con 8 a√Īos. Con este podcast ganamos el premio de la ciudad en Comunicaci√≥n Promocional, en Hipermedia. Ahora tambi√©n estamos sacando unos podcast de cuarentena del Manual, vamos por cuatro episodios hasta hoy, sale lunes y viernes.


Milo entre la tierra y el mar

Comienza un nuevo a√Īo y la primera propuesta esc√©nica que saluda al p√ļblico pinare√Īo en esta fecha es Entre el cielo y el mar, a cargo de Nelson √Ālvarez, quien celebra con dicha obra los 25 a√Īos de vida art√≠stica del Teatro de T√≠teres Titirivida.

[+]


El Dios literario de Maylín Arencibia

*Tomada de Cubahora

 

La psicolog√≠a y la literatura son sus dos grandes pasiones. Asegura que la primera le proporciona una suerte de esqueleto l√≥gico para la construcci√≥n de los personajes, de quienes suele crear una especie de estructura cl√≠nica. El¬†Centro Nacional Onelio Jorge Cardoso, donde se gradu√≥ del curso de t√©cnicas narrativas en 2011 y actualmente se desempe√Īa como especialista de Relaciones P√ļblicas, es fuente de buenas sensaciones, sue√Īos y compromiso creativo y profesional.

Ganadora de reconocimientos como los primeros premios en el IV Certamen Po√©tico Internacional Alonso Quijano (Espa√Īa, 2011)¬†y el¬†Concurso de Relato Corto Ciudad de Torrevieja (Espa√Īa, 2012), la joven¬†escritora¬†Mayl√≠n Arencibia G√≥mez, radicada en La Habana, hace poco sonr√≠o otra vez con la satisfacci√≥n del √©xito al obtener la¬†beca Fr√≥nesis, que entrega la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, por su¬†proyecto de novela Un Dios Est√©ril.

Con entusiasmo, expresa que esa obra constituye una deuda personal con sus memorias familiares. ‚ÄúLo que comenz√≥ en un repaso intencional por mi genealog√≠a, devino en una labor de recuperaci√≥n de tradiciones orales familiares sobre la emigraci√≥n espa√Īola en la¬†Cuba¬†de finales del siglo XIX y principios del XX.

‚ÄĚMientras m√°s hurgaba, m√°s testimonios impresionantes surg√≠an: gente pobre con nombres de reyes, mujeres que levitaban, fortunas enterradas en los traspatios, hijos ileg√≠timos, empresarios analfabetos, ni√Īos muertos, ni√Īos vivos‚Ķ Los encuentros filos√≥ficos de un caballero cat√≥lico con un jefe santero, la coronaci√≥n de una reina de Galicia en una tintorer√≠a. Un pescador mujeriego con una mujer tuerta. La hija de un rey casada con un camionero.

‚ÄĚAh√≠ est√° la materia prima, pero¬†Un Dios Est√©ril¬†ya no es una recopilaci√≥n de historias. Esta novela en construcci√≥n es una pregunta: ¬ŅSon ellos la mitad de lo que somos? Ah√≠ aparece Adalberto, el cubano que quiere ser ciudadano espa√Īol. Personaje que empieza su b√ļsqueda con otra pregunta, acaso m√°s simple, acaso m√°s profunda ¬ŅY si me aparece una herencia? Intento ahora saldar la deuda con el presente. Y de paso descubrir cu√°l es en realidad ese Dios est√©ril‚ÄĚ, dice esta carism√°tica muchacha, licenciada en Psicolog√≠a, guionista de televisi√≥n y ganadora del segundo lugar en cuento en XVIII Premio Farraluque de Literatura Er√≥tica (2014).

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo enfrentas el proceso creativo, es un acto serio que te exiges como autora, o l√ļdico y espont√°neo?

‚ÄĒEs todo eso y m√°s. No puede haber nada m√°s serio que aquello que involucra un receptor. Ni nada m√°s espont√°neo que esa vocecita que te saca de la realidad inmediata para recordarte las ideas pendientes, a veces a gritos. Lo que s√≠ puedo responder es que en mi caso se trata de un proceso lento, una gestaci√≥n de elefante, cargada de man√≠as y algoritmos. Pero una vez sobre el teclado, la masa va cogiendo forma. Y fluye.

‚ÄĒ¬ŅCu√°nto de ti hay en tus historias? ¬ŅCu√°n favorable o no es que los lectores perciban tu voz en cada relato o novela?

‚ÄĒLa mayor√≠a de mis historias son sobre m√≠ sin serlo. Reconozco la incapacidad para retratarme objetivamente, pero s√≠ escribo de lo que observo en el mundo y me duele, o me conmueve, que es en definitiva otra forma de dolor. Y ya en ese punto son m√≠as. Soy yo quien las vive, cada vez.

Con respecto a la segunda pregunta hay algo interesante. Durante mucho tiempo me inquietaba la necesidad de definir un estilo, de encontrar, como dices: esa voz. Esa marca con la que pudiera identificarme, y mejor a√ļn, que otros pudieran notar. Eso fue y es a√ļn un fracaso total. Mis relatos y novelas nacen ya con voz propia. Cada historia me dice lo que necesita. A veces me apego m√°s al lirismo, en otras ocasiones a una prosa descarnada y dura. Hay momentos en que necesito recurrir a un narrador cl√°sico, neutral, y en otros no s√© explicar lo que quiero si no empleo el absurdo o la introspecci√≥n. Uso tantos tonos como sea posible, seg√ļn lo que me interese transmitir. Mi literatura es como la esquizofrenia, un todo fragmentado en millones de voces y discursos. Aprend√≠ a aceptarla, y ella, en cambio, me agradece.

‚ÄĒ¬ŅCu√°n favorables son tus conocimientos de Psicolog√≠a para la literatura en aspectos como la construcci√≥n de los personajes y el desarrollo total de las historias?

‚ÄĒEsta es la pregunta que m√°s voy a disfrutar en responder, porque me hablas de mis dos grandes pasiones. Me acerqu√© a ambas bajo una misma vocaci√≥n: entender. Y las dos me han abierto las puertas a un universo de posibilidades en la creaci√≥n‚Ķ y en la comprensi√≥n.

La psicolog√≠a, (en mi caso el psicoan√°lisis lacaniano) me proporciona una suerte de esqueleto l√≥gico para la construcci√≥n de los personajes. Te confieso que no puedo dise√Īarlos sin saber de antemano la estructura cl√≠nica, esbozar algo del deseo y conocer fundamentalmente la relaci√≥n, casi siempre mort√≠fera, con su propio goce, que es en definitiva para m√≠ la esencia de cada personaje e incluso de las historias. Aun cuando no utilice estos elementos en la escritura; tengo que saberlos, conocerlo todo. La literatura, como la concibo, no se trata de contar historias, sino de contar a alguien.

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a se puede aspirar a lo verdaderamente nuevo en la literatura o los autores deben conformarse con dominios de t√©cnicas y abordajes de historias de alguna manera reÔ¨āejadas por otros?

‚ÄĒEs probable que ya se hayan tocado todos los temas y que se hayan usado todas las t√©cnicas y formas posibles, pero desde el mismo momento en que un escritor toma algo de la realidad, lo procesa, lo amolda, lo reinventa y lo escupe sobre el papel, ya es nuevo. Mejor o peor logradas se podr√°n repetir muchas cosas, pero la visi√≥n de cada cual es lo que hace una obra √ļnica. Cabr√≠a entonces procurar que las haza√Īas estil√≠sticas ayuden. Creo que ser√≠a hora de concentrarnos m√°s en la sinceridad de lo que se expresa. Es posible que ah√≠, sin darnos cuenta, aparezca lo nuevo. O no. Pero esa labor cr√≠tica ya corresponde a otros.

‚ÄĒAlgunos consideran que la literatura cubana no vive un buen momento. ¬ŅComparan a los autores actuales con otras generaciones? ¬ŅQu√© piensas?

‚ÄĒEs una vieja pr√°ctica aquella de comparar lo actual con lo anterior. Y no siempre sale bien parado el presente. Casi nunca. Es algo que est√° en el imaginario colectivo. Me viene a la mente el refr√°n ‚ÄúTodo tiempo pasado fue mejor‚ÄĚ, pero me gusta m√°s la filosa reflexi√≥n de Ernesto S√°bato en El T√ļnel: ‚Äú‚Ķni el diablo sabe qu√© es lo que recordar√° la gente, ni por qu√©‚Ķ‚ÄĚ. Y a riesgo de caer en la iron√≠a de usar como m√°xima para mi respuesta una frase de m√°s de 70 a√Īos; te contesto: Creo que a√ļn est√° viva, la literatura cubana. Late en much√≠simas voces, bien sonoras y definidas. Las anteriores nos dejaron ese legado. No me creo que un estado de salud se defina por una √©poca. Hay mucho m√°s en juego. La literatura cubana existe y resiste en el discurso de cada tiempo. ¬ŅMejor o peor? No voy a ser yo quien lo juzgue.

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes al curso de t√©cnicas narrativas del centro Onelio Jorge Cardoso?

‚ÄĒOtra pregunta que me agrada. Imag√≠nate, pas√© por el Centro Onelio entre 2010 y 2011, y ahora trabajo como especialista en Relaciones P√ļblicas de ese lugar. Para m√≠ es el destino y sus antojos. Un ciclo que se cierra y se abre con perspectivas cada vez m√°s interesantes. El Centro Onelio marca mi vida desde todas las maneras posibles. Fue mi entrada verdaderamente seria en la literatura y hoy por hoy mi mayor compromiso profesional.

Podr√≠a aprovechar este apartado para, cumpliendo con mi trabajo y respondiendo a tu pregunta, hacer una especie de promoci√≥n solapada del curso de t√©cnicas narrativas, pero en cambio voy a emplear el suspenso. A ver si continuamos conquistando cada a√Īo m√°s solicitudes al curso, que ya sobrepasa los mil egresados. Esos, los que ya han estado, saben de lo que hablo.

‚ÄĒ¬ŅCu√°n dif√≠cil o f√°cil es publicar hoy en Cuba para una escritora joven?

‚ÄĒNo es f√°cil y tampoco dif√≠cil. Creo que es natural. Es algo que est√° ocurriendo org√°nicamente. Los sistemas est√°n creados. Las editoriales de la AHS hacen un trabajo encomiable con la difusi√≥n de la literatura joven (crisis y dificultades aparte‚Ķ). Los premios han resultado una v√≠a expedita para alcanzar la letra impresa y algo de promoci√≥n. Pero olvidamos, quiz√°s, que existen otras posibilidades. Conozco varios escritores publicados por la v√≠a tradicional, que desde las redes est√°n logrando resultados interesant√≠simos, y cuyos textos llevan entonces un car√°cter m√°s inmediato y m√°s √≠ntimo. El escritor se adapta a los tiempos. El escritor cubano, adapta el tiempo a s√≠ mismo y a su realidad. Y eso me encanta.

‚ÄĒSi pudieras promover autores j√≥venes o libros espec√≠ficos de la literatura cubana m√°s reciente, ¬Ņcu√°les ser√≠an?

‚ÄĒEsta es una de esas preguntas trampas. Exige una respuesta imposible de conseguir, al menos para m√≠. En primer lugar, porque quiz√°s los autores que me impactan no quepan en el reducido espacio de esta entrevista, o porque en la premura de la respuesta olvide alg√ļn nombre, pero b√°sicamente porque no puedo afirmar algo sabiendo que a√ļn me faltan textos y autores por conocer.

‚ÄúAsignatura pendiente. Sin embargo, s√≠ me comprometo con algo. Y no solo es mi criterio, sino tambi√©n de la instituci√≥n que represento: Apostamos por esa voz que m√°s all√° de las t√©cnicas, o gracias a ellas, se hace escuchar, porque lo que tiene para decir da igual si es sucio, complaciente, inc√≥modo o blando, mientras sea honesto‚ÄĚ.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo te defines como escritora y persona?

‚ÄĒDefinirse como persona nombrar√≠a todo lo dem√°s. Sin embargo, es ardua la tarea. Es preferible verse en los ojos del mundo. Bueno, malo o regular. Hay algo de verdad en la concepci√≥n de los otros sobre uno mismo que a veces, casi siempre, no se desea saber o no se reconoce como propia. Como ac√° tenemos la imposibilidad de que puedas hacer semejante encuesta, tratar√© de elaborar algo cercano a lo que soy.

Y te confieso, me siento inc√≥moda cuando me llaman ‚Äúescritora‚ÄĚ. Respeto el t√≠tulo y quiz√°s por eso lo postergo. Te pongo un ejemplo del psicoan√°lisis: Lacan dijo que la funci√≥n final de un an√°lisis es la producci√≥n de un analista. Quiz√°s la producci√≥n final de mi literatura sea mi nacimiento como escritora. Por ahora no lo soy. Y no s√© si alg√ļn d√≠a me autorice a llamarme as√≠. De momento, soy una psic√≥loga que escribe.

‚ÄĒ¬ŅQu√© referentes tienes en la literatura, cubanos y extranjeros? ¬ŅPor qu√©?

‚ÄĒPartiendo de que mi acercamiento a la literatura ha devenido de alguna manera en un inter√©s y rigor pr√°cticamente cient√≠ficos; te dir√© que siento predilecci√≥n por aquellos autores complicados. Los que han muerto por sus propias manos, los que sufrieron y los que a√ļn sufren. Los rotos, los esquizofr√©nicos, los sucios. Me atraen sus fantasmas y por eso necesito sus letras: Joyce, Poe, Cort√°zar, Proust, Virginia Woolf, Bukowski, Artaud, Hemingway, Pessoa, Kafka, Alejandra Pizarnik, Pavese‚Ķ

Menciono otros quiz√°s no tan rotos pero que me han impactado: Saramago, Piglia, Kundera, Rulfo, Clarice Lispector‚Ķ Y de los autores cubanos, me es dif√≠cil elegir. Con Virgilio Pi√Īera creo que en alg√ļn momento llegu√© al punto del fetiche. Me han marcado tambi√©n las b√ļsquedas de Padura, la objetividad de Pedro Juan, el dolor de Carlos Montenegro, la magia de Carpentier. Sin olvidar a Wichy, Juan Carlos Flores, Ariel Ribeaux‚Ķ No voy a seguir.

‚ÄĒ¬ŅCu√°les son tus principales sue√Īos en el mundo creativo?

‚ÄĒQue me alcance el tiempo, que fluyan las ideas y que me siga conmoviendo lo suficiente el mundo para que merezca la pena contarlo.


Lioneski Buquet: La suerte est√° en los detalles

La vida est√° hecha de peque√Īos detalles. De sucesos aleatorios que se unen para formar el todo. Pocas veces podemos percibir esa realidad, casi siempre nos vamos al conjunto y no a las partes.

Lioneski Buquet sabe que la riqueza de la vida está en esos detalles, a veces tejidos por la suerte, otras por el diablo, y en su mayoría por la constancia del artista.

El joven, además de percibir la realidad, sabe manipularla, recrearla desde la literatura. Y aunque su cuaderno de cuentos se llame El diablo está en los detalles, esta vez la suerte y el talento se unieron para hacerlo merecedor del Premio Literario Portus Patris en su vigesimosexta edición.

Foto: Yeinier Aguilera Concepción.

El texto re√ļne varias historias que destacan por visualizar y conceptualizar la sociedad desde espacios individuales. El jurado, integrado por los escritores Carlos Esquivel, Nelton P√©rez y F√©lix S√°nchez, en el acta de premiaci√≥n resaltan que el libro ‚Äúreverencia el juego intertextual con un apreciable flujo de recursos narrativos y un notorio lenguaje‚ÄĚ, lo que lo hizo ganador del concurso por mayor√≠a de votos.

El premio constituye un est√≠mulo para el joven avile√Īo que encontr√≥ en la literatura m√°s que un oficio: una manera de vivir, una forma de expresi√≥n. Buquet participa en los talleres literarios de la AHS en Ciego de √Āvila, recientemente se gradu√≥ del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso y se declara influenciado por la obra de Eduardo Heras Le√≥n.

Foto: Yeinier Aguilera Concepción.

Junto a la publicaci√≥n del libro premiado, El diablo est√° en los detalles, por la editorial tunera Sanlope, espera la salida de Testamento de las Sombras por Ediciones √Āvila, texto que recientemente ganara el premio Poes√≠a de Primavera convocado en su provincia natal.

La naturalidad descriptiva, su aguda fabulación y la certera reflexión sobre el papel del hombre en la sociedad, son los detalles que hacen que la obra de Lioneski Buquet se distinga dentro del panorama literario cubano.