Ojos Teatro


Experiencias de mármol y sangre

La magia de posar como estatua o sentirse por unas horas una verdadera escultura viviente es un placer que se cultiva; pero cuando se logra, es una de esas pasiones eternas. Descubrirse, mostrar brevemente el universo interior en pequeños gestos, y volver a disfrazarse o refugiarse en el personaje que se asume a diario es un reto hermoso. [+]