novela


La intransigencia de los lectores salvar√° tu libro

David Martínez Balsa confía en los lectores: en su libertad de elegir, en su intransigencia, en su mirada crítica. Solo los lectores son capaces de salvar los libros y, por tanto, también a sus hacedores. Para David, un lector es más que un aliado; forma parte también de la estructura propia del texto y, sin ellos, las palabras no son más que hilo unido a otro hilo semejante. Conversar con David es también un pasaje al mundo de la fabulación…

En la escritura, en la creaci√≥n, ¬Ņqu√© consideras sea esencial o indispensable?

Persistir, no desfallecer ante los retos que imponga el acto creativo. No negar√© el rol esencial que juega la inspiraci√≥n en todo creador, pero si algo aprendemos es que la musa no siempre nos acompa√Īa al abordar nuestras obras. S√ļmale a ello las desilusiones, los tropiezos y las dudas, todos obst√°culos siempre al acecho. Por eso, encuentro indispensable la voluntad del creador para construir su obra; enfrentarse a la p√°gina en blanco, el lienzo, la partitura, aunque cada part√≠cula de su ser intente llevarlo en la direcci√≥n opuesta. Arrancar, sin detenerse a esperar la inspiraci√≥n. Esa fuerza, el √≠mpetu de seguir batallando, lo lleva grabado todo creador en su ADN, sin dudas.

¬ŅPuede ser mesurable la calidad de un libro de poes√≠a o de cuentos, o esto depende de las sensaciones, emociones, experiencias, referencias y del mundo est√©tico personal de cada uno de los lectores?

Me encanta esta pregunta, pues a mi juicio, tiene un poco de trampa. Yo, en lo personal, siempre aspiro a llegarle a los lectores, provocar una sonrisa, una l√°grima o al menos la satisfacci√≥n de haber disfrutado el libro al que eligieron dedicarle su tiempo. No existe mayor alegr√≠a que se te acerque alguien que haya le√≠do tu novela o libro de cuentos y te diga cu√°n placentera le result√≥ la experiencia. Claro, siempre existir√° una dualidad de opiniones, habr√° apoyo y detractores, y eso lo encuentro igual de bien; pues, como creador, te pones a disposici√≥n del juicio del p√ļblico al entregarles tu trabajo. Si la mayor√≠a de las opiniones te favorecen, pues cel√©bralo; de lo contrario, lev√°ntate, aprende y sigue.

Por supuesto, existen estándares literarios, críticos especializados, jurados de concursos, quienes abordan el tema desde una perspectiva más imparcial. No obstante, por muy fríos que intentemos ser a la hora de evaluar una obra para emitir un dictamen, a veces el lado humano prevalece; la parte que siente y se conmueve ante un cuento que, tal vez, otros hallaron falto de elementos que sus contrincantes sí poseen. Estos detalles hacen difícil llegar a un consenso a la hora de premiar o reconocer un texto (hablo en caso de un concurso literario). Todo libro necesita una estructura sólida, fuerza en las técnicas narrativas, un lenguaje limpio (pues no vamos a pedirle a quien nos entregue un poco de su tiempo que se lea un libro en el que no hayamos dejado hasta la sangre con tal de construirlo lo mejor posible) pero, en mi opinión, no puede faltarle ese ingrediente que lleva al lector a brincar, casi sin darse cuenta, de la acción de leer a la de sentir. Eso es magia y quien pueda provocarla, no sé si su obra tendrá calidad en el más estricto sentido de la palabra, pero para mí merece aplausos.

¬ŅEs posible definir qu√© es la creaci√≥n? ¬ŅPodr√≠as aventurar tu definici√≥n personal?

Difícil, pero déjame intentarlo y ser lo más breve posible: te diría que es una adicción saludable. Placer y al mismo tiempo tormento. Es una necesidad que llevas dentro, que no para de perseguirte; incluso cuando estás creando, sientes ese apremio, una especie de frenesí que disminuye, pero no cesa del todo.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅC√≥mo piensas la estructura o arquitectura de un libro?

Por lo general, escribo de noche o en las ma√Īanas, aunque prefiero las noches: hay m√°s tranquilidad. En ocasiones escucho m√ļsica, otras no (depende de lo que me pida el cuerpo); eso s√≠, no puede faltar la compa√Ī√≠a del caf√© y el cigarro. A veces arranco una historia sin saber en qu√© acabar√° la cosa. Todo empieza por una escena, un personaje, o algo tan simple como una frase. Llegan de golpe y enseguida me siento frente a la computadora y trato de llevarlo todo a la p√°gina, sin saber bien el rumbo que se va dibujando mientras avanzo. Hay otros momentos en los que la historia cae completa y anoto enseguida los detalles, no vaya a ser que la musa me traicione si la descuido mucho. Siempre escribo tres versiones de un libro: la primera es un desastre, un rompecabezas armado a todo tren. En la segunda, abordada desde una perspectiva m√°s fr√≠a, estructuro el libro lo mejor posible; trabajo los personajes y las escenas al detalle, elimino los excesos innecesarios, intento darle coherencia y realismo al texto. En esta versi√≥n invierto m√°s tiempo, pues es la que entrego a mis lectores de confianza. Ya con las cr√≠ticas que recibo, pulo una tercera versi√≥n hasta dejarla lo m√°s digna posible de ser le√≠da.

¬ŅCu√°nto valoras el contacto cr√≠tico con los creadores de tu propia generaci√≥n?

Si algo aprendemos todos los que pasamos el Onelio es lo esencial que puede llegar a ser la comunicación con los creadores, ya sea de tu propia generación como de cualquier otra. El beneficio del contacto crítico es mutuo y para nada debe desestimarse; se obtienen lecciones vitales y que pueden ayudarte muchísimo en tu proceso creativo, así como incentivarte a crear.

Recientemente acabas de obtener el Premio Boti por un libro escrito para ni√Īos y j√≥venes‚Ķ

Amarrados al puerto, el libro que mereci√≥ el Premio Regino E. Boti, es un cuaderno de cuentos escrito en el 2020, durante los momentos m√°s dif√≠ciles que se vivieron ese a√Īo por el coronavirus. Los cuentos que lo componen tratan precisamente este tema, vistos desde el lente de sus personajes, todos ni√Īos que viven las vicisitudes propiciadas por la pandemia, sin escapar tambi√©n a las impl√≠citas en el tr√°nsito de la ni√Īez a la adolescencia. En el libro se abordan temas como la soledad, el abuso f√≠sico y emocional, la inseguridad y el temor a no ser aceptado por tus caracter√≠sticas, todo fundido con las dificultades impuestas por la pandemia y lo que ello conlleva para un ni√Īo. Te confieso que nunca esper√© que obtuviera premio y el galard√≥n ha sido una muy grata sorpresa. Ahora mi anhelo es que el libro termine su viaje y llegue a los lectores lo m√°s pronto posible, para que ellos den la √ļltima palabra.

Como escritor, siempre he preferido el realismo, aunque en ocasiones abordo el fant√°stico y la ciencia ficci√≥n (g√©neros que disfruto y respeto much√≠simo). Creo que, como escritores, nunca debemos dejar de experimentar, de atrevernos, de probar nuevos horizontes y g√©neros y demostrarnos a nosotros mismos que s√≠ se puede. Salir del √°rea de confort, arriesgarse. El estilo propio se cultiva mediante la lectura y sobre todo, la escritura constante. Yo, en lo personal, aunque tengo mis preferencias de estilo, sigo en la b√ļsqueda. Este libro fue mi segundo intento de alejarme del g√©nero que usualmente practico. El primer intento lleg√≥ con Los Caciques, una novela juvenil que obtuvo menci√≥n en el Edad de Oro 2020 y que la Editorial Gente Nueva me har√° el honor de publicar, contando con la edici√≥n de la excelente Gretel √Āvila. Y ahora este librillo. Ambos han sido muy importantes, pues han marcado un cambio en mi forma de abordar la literatura y me han hecho comprender lo complicado que es el g√©nero infanto-juvenil y con cu√°nta delicadeza debe recorrerse ese terreno, pues escribir para ni√Īos y j√≥venes se las trae‚Ķ S√≠, mi escritura est√° en constante cambio y ojal√° sea para mejor.

¬ŅCrees que el oficio del escritor es el m√°s solitario del mundo? ¬ŅPor qu√©?

El oficio en s√≠, en su n√ļcleo, es y debe ser solitario. Necesitas estar solo para dar vida y orden al c√ļmulo de ideas que tienes en la cabeza, pidiendo a gritos que las lleves a la p√°gina en blanco delante de ti. Esa tarea requiere concentraci√≥n, disciplina y soledad. Ahora, ya culminado el proceso creativo, el escritor, como todo ser humano, debe escapar de esa burbuja y socializar: en esto incluyo el di√°logo cr√≠tico con otros creadores, compartir su obra con lectores de confianza que le ofrezcan su opini√≥n. El oficio es solitario, quien lo practica no necesariamente tiene que ser una persona solitaria.

En los a√Īos que llevas de carrera literaria has recibido no pocos premios, ¬Ņcu√°nto importan estos en la vida de un autor? ¬ŅSon acaso un tr√°nsito m√°s, uno necesario, si se quiere publicar con algo de facilidad?

No negar√© la importancia de los premios literarios, pues adem√°s de atraer el foco sobre tu obra y elevar los √°nimos, te permiten la realizaci√≥n del sue√Īo de todo escritor: la publicaci√≥n de su trabajo. Ahora, no debemos convertirlo en el Santo Grial, pues se corre el riesgo de una innecesaria decepci√≥n cuando no ganamos y ello vuelve m√°s dif√≠cil el levantarse tras la ca√≠da. Te lo digo por experiencia, pues me he quedado al fly en muchos concursos (y todav√≠a me faltan unos cuantos ponches m√°s). De los premios debemos llevarnos dos cosas muy importantes. Primero: si ganas, cel√©bralo, disfruta cada segundo del privilegio que le han entregado a tu trabajo. Y segundo: si no ganas, no te atrevas a menospreciar ni a tu obra ni a ti como escritor. Rendirse no se vale, le debes a tus libros seguir insistiendo en publicarlos y, sobre todo, seguir escribi√©ndolos.

Para dialogar con el lector de su tiempo, ¬Ņla obra debe parecerse a ese tiempo, a esa realidad, o debe poetizarla, transformarla en algo m√°s? ¬ŅCu√°l es tu apuesta?

Prefiero una mezcla de las dos opciones que ofreces. No hay motivo para que una novela o cuento, con sus transformaciones, embellecimientos y detalles que puedan resultar hasta fantasiosos, no guarde relación con su tiempo; eso sí, el escritor debe entregarle al lector las herramientas para hallar la conexión entre ambos. 

¬ŅCrees en el fatalismo geogr√°fico? ¬ŅExiste a√ļn ese fatalismo para los j√≥venes autores cubanos, pese al avance paulatino que han tenido las redes sociales en nuestro mundo?

En parte, s√≠. Las redes sociales y su impacto en el mundo han ayudado a muchos autores j√≥venes cubanos a dar a conocer su obra no solo a nivel nacional, sino internacional (el tuyo es uno de esos casos) y creo que es maravilloso cu√°ntos autores cubanos est√°n publicando en revistas extranjeras o son reconocidos por editoriales de Espa√Īa, Latinoam√©rica, incluso de Estados Unidos. No obstante, ese horizonte reci√©n empieza a expandirse y todav√≠a tiene espacio para m√°s. Lo que es digno de celebraci√≥n es que est√©n abri√©ndose poco a poco las puertas para que la literatura cubana sea m√°s reconocida a nivel mundial. Hay que seguir insistiendo.

En tu experiencia, ¬Ņcu√°les son los valores de la narrativa actual? ¬ŅEs posible aventurar la opini√≥n de qu√© sobrevivir√° o no al paso del tiempo?

Hay mucho potencial en la narrativa de nuestros tiempos; sobran talento y ganas de trabajar. Creo que la pandemia ha puesto a prueba muchas determinaciones, y entre ellas cuento el af√°n de la literatura por crecerse ante los obst√°culos. El √°nimo de los j√≥venes autores (y los no tan j√≥venes tambi√©n) es contagioso. Entre el 2020 y el 2021, las redes sociales han cobrado un auge indiscutible y basta darse una vuelta por internet para conocer el inter√©s, el apetito y la promoci√≥n que disfruta la literatura hoy en d√≠a, la disposici√≥n a defenderla a capa y espada. Escritores, editores, casas editoriales, los organizadores de cert√°menes, jornadas y pe√Īas literarias, nadie ha dejado de trabajar, a pesar de las duras circunstancias; al contrario, se han superado. As√≠ que me atrevo a decirte que, mientras sigamos escribiendo, leyendo y disfrutando de lo que hacemos, la narrativa sobrevivir√° a lo que sea.

A tu criterio, ¬Ņcu√°les son las principales herramientas, materiales o espirituales, de las que debe estar dotado un buen escritor?

Las principales herramientas de todo escritor (y me limito a repetir lo que tantos han afirmado) son la lectura y la escritura incansables. Una cosa complementa a la otra. La lectura, otra adicción saludable, te entrega todo un arsenal de herramientas con las que afrontar el oficio. Por otro lado, escribir, así sea un párrafo al día o si te parece un desastre lo que acabaste de teclear, permite conservar la agilidad en la mano. La perseverancia es también esencial y, por supuesto, la capacidad de escuchar y saber trasladar a tu obra las críticas sinceras que recibes de quienes te leen.

¬ŅC√≥mo ser√≠a tu lector ideal? ¬ŅQu√© le pides a ese lector a la hora de enfrentarse a uno de tus textos? ¬ŅC√≥mo te gustar√≠a ser le√≠do?

Que sea despiadado conmigo, que no me perdone en lo absoluto. Al final, su intransigencia salvar√° mi libro. Son incre√≠bles los errores que cometemos los escritores en medio del vuelo creativo y no existe nada m√°s maravilloso que el hecho de que te se√Īalen la barbaridad que eludi√≥ todas las revisiones al texto. Gajes del oficio de los que nos salva ese lector o lectores ideales. A ellos les pido lo que me gustar√≠a o√≠r de todos mis lectores: la verdad. Si no lo disfrutaron, aprender√©. Si les gust√≥, me doy por satisfecho. De todos modos, siempre agradecer√© que le hayan dedicado su tiempo a mi trabajo.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es David Mart√≠nez Balsa?

Quienes conocen a este desconocido saben que es tímido, de pocas palabras, aunque cuando le da por hablar, su novia lo manda a tomar agua para que refresque la boca. Tomo café con sed de dragón y echo humo también como uno. Los días trato de repartirlos entre la familia, mi novia, el trabajo y, claro está, la lectura y la escritura, aunque admito que desgraciadamente no siempre de forma equitativa o justa. En pocas palabras, David es un joven que trata de escribir un poquito mejor cada día y busca impulsar sus libros hacia el fin del viaje: el lector, que ojalá disfrute tanto de leerme como yo de escribir ese librillo que logró llegar a sus manos.


Anita Mur: Mucho m√°s que una historia de amor

Cuando comenc√© a leer la novela Anita Mur, del escritor cubano Frank David Fr√≠as Rond√≥n, publicada por la Editorial Primigenios, lo primero que me vino a la mente fue ‚Äúesto es una historia de amor preciosa‚ÄĚ, y enseguida tuve una mezcla de sensaciones encontradas. Toda la novela transcurre en un balance perfecto: de emociones, estructura, t√©cnicas, personajes, vivencias. Por un lado, el augurio de violencia y sangre, y del otro lado, el hermoso y sexy recuerdo de aquella colegiala recordada por el protagonista, en una costa habanera, con un hueco en el bl√ļmer.

Desde ese mismo momento Frank David comienza a realizar la narración de texto nostálgico; repleto de precisas descripciones sinestésicas donde logra sumergir al lector dentro del texto, hacerlo parte de él. En Anita Mur logras oler y ver todo en 360 grados con gran nivel de detalles. Incluso puedes sentir el frío, el paso del tiempo, las emociones y la brisa invernal de un mes de febrero frente al mar, personaje recurrente durante toda la novela.

Frank David logró, mediante sus descripciones, que parece que la novela esté envuelta en un hermoso velo gris de invierno londinense (quizás uno de los velos que usualmente usaba la protagonista de la novela). Este es un efecto que le brinda esa atmósfera de misterio, belleza y nostalgia al texto. Logra dar vida a su novela hasta el punto en que el lector logra notar que Ana Isabel Fiss es una persona real envuelta en una trágica, romántica y hermosa historia de amor.

Foto tomada de internet

Las incre√≠bles, precisas y originales descripciones no son el √ļnico logro del autor de la novela, pero quiz√°s s√≠ la base, cimiento o matriz de todo el libro. En Anita Mur todo funciona como un organismo vivo. Al igual que el argumento, todo parece hilado, entrelazado como un hermoso lienzo en cuatro dimensiones. Exacto, en cuatro dimensiones, ya que Frank David ha planteado su historia a trav√©s del tiempo de forma tan precisa que el lector no se pierde ni un instante y se encuentra ubicado en tiempo y espacio en todo momento. Resulta muy interesante uso de la retrospectiva en una complicada historia que abarca desde la √©poca de inicios de los a√Īos 90 hasta la actualidad.

Frank David no ha necesitado recurrir a una magdalena para los saltos temporales o espaciales. Tampoco decirlo de forma expl√≠cita. Estos suceden de manera tan fluida y precisa, gracias al uso de diversas t√©cnicas narrativas y capturas exactas del momento hist√≥rico narrado. Un ejemplo de esta afirmaci√≥n es el cap√≠tulo cuando se narra la √©poca del ‚Äúper√≠odo especial‚ÄĚ cubano. El autor nunca menciona esas palabras ni los protagonistas realizan queja alguna. Sin embargo, el lector es capaz de identificar cada fase de este per√≠odo a trav√©s de las escenas vividas/sufridas/disfrutadas por estos personajes. Me impresion√≥ leer sobre este tema, en apariencia tan gastado por otros escritores, y que funcionara de maravilla y actual en estos momentos. Nada demod√©. Prueba, adem√°s, que se puede escribir sobre cualquier tema con √©xito, mientras se escriba bien. Este es uno de los casos.

Otro aspecto destacable en Anita Mur es la riqueza y dominio del lenguaje. La novela está plagada de un excelente uso de metáforas, símiles y analogías exquisitas y propias, con los cuales el autor, no solo economizó recursos narrativos, sino que enriqueció el texto con imágenes precisas y siempre de acorde con el momento específico de la historia. 

Como bonus extra, (ya que no es la idea del autor, sino mi opinión como lector), Anita Mur puede parecer una crítica a la sociedad actual cubana, en la que se deja claro que nada ha cambiado de 1980 hasta la actualidad.

En esta novela/organismo vivo que es Anita Mur, lo que m√°s me impresiona es su estructura y evoluci√≥n. Frank David no realiza la cl√°sica estructura c√≠clica. M√°s bien, es una espiral conformada por espirales narrativas en su interior. La novela est√° conformada por peque√Īas narraciones que comienzan y se van enlazando con otras y viajan del presente al pasado como si tuvieran voluntad propia. Como un organismo vivo. Son anillos/historias/espirales donde cada palabra cuenta y nada sobra. Ni siquiera el hueco del bl√ļmer de Ana Isabel, la foto entre los pilotes, ni el loco del barrio, ni siquiera el clima. Todo en Anita Mur est√° pensado para que funcione como un ancla, como un s√≠mbolo, como una pista para el lector. No puedes dejar de leer/o√≠r/ver/oler/experimentar nada de lo que Frank David pone a tu disposici√≥n. Cada letra, signo de puntuaci√≥n est√° meticulosamente pensado para el disfrute de esta hermosa historia. Una prueba de esto te la da la propia Anita al inicio cuando advierte: ‚Äúrecuerda esto ‚ÄĒme dijo mientras exprim√≠a la saya‚ÄĒ, tiene un significado.‚ÄĚ

¡Y vaya si tenía razón! ¡Todo lo tiene!

Anita Mur es una novela equilibrada en todo sentido. Como en toda historia de amor, hay luces y sombras, alegr√≠a y felicidad. Quiz√°s es por eso que sus personajes se sienten tan vivos, sus escenas tan familiares y el lector logra sentirse identificado con la historia desde la primera p√°gina hasta la √ļltima. Este es un texto donde se disfruta tanto del viaje, como del arribo al destino final.

Como dije al inicio, Anita Mur es una historia de amor. Pero no el amor de las novelas rosa de anta√Īo. El amor entre Abel y Ana Isabel Fiss es real. No est√° edulcorado. Frank David narra todo lo que sucede o puede suceder en una relaci√≥n verdadera. O sea, el amor perfecto, ese que acepta y reconoce las imperfecciones de cada uno. El amor de las parejas que se apoyan, que se aman, gustan, desean y no juzga: el amor incondicional y eterno. Anita Mur tambi√©n est√° repleto de momentos felices, acci√≥n, sexo, escenas de gran erotismo, alegr√≠a, bromas y felicidad.

El libro entero parece una fotograf√≠a de esta hermosa historia. Quiz√°s por eso el uso de la foto de Anita que conserva el protagonista y reaparece a cada rato a modo de leitmotiv y te hacen pensar en que Anita Mur es ahora, y as√≠ ser√° siempre un texto tal y como dice la propia protagonista: ‚Äú…limpia y con brillo destacando entre tanta mierda. Dura igual que los pilotes de este r√≠o‚ÄĚ.


¬ęHemos encontrado sinergia juntos¬Ľ

Yadira Albet (m√°s conocida, entre los fanes del g√©nero fant√°stico como Yadira √Ālvarez Betancourt) y √Ālex Padr√≥n (Juan Alexander Padr√≥n para amigos y lectores) han decidido no solo compartir su vida como pareja sino tambi√©n habitar un mismo universo creativo. Guada√Īa Universal, ese excelente texto por el que obtuvieron en fechas recientes el Premio Hydra de Novela, marc√≥ un primer paso para este binomio creativo. Sobre el Premio Hydra, sobre arte, inquietudes de futuro y realidad conversar√© con ambos escritores en esta entrevista.

Hablemos del Premio Hydra y de la novela ganadora: Guada√Īa Universal. ¬ŅQu√© temas o cuestionamientos pol√≠ticos, sociales, incluso culturales, les guiaron en su creaci√≥n?

La novela naci√≥ casi al principio de la pandemia, al ver el terrible impacto que estaba teniendo en Europa, m√°s que aquel que ten√≠a y tiene a√ļn en Cuba. Nos conmovi√≥ la lucha del personal de apoyo y los riesgos a los que se enfrentaban. Yadira tuvo una pesadilla sobre un repartidor en una urbe desierta, y empezamos a jugar con la idea de que, avanzada la pandemia, este personal de apoyo tendr√≠a que ser por fuerza inmune. Con esa idea en mente y la inspiraci√≥n de la m√ļsica de Creedance Clearwater Revival, naci√≥ ‚ÄúCorriendo en la jungla‚ÄĚ. Este cuento tuvo buena aceptaci√≥n en el Taller Espacio Abierto, que se estrenaba por esos d√≠as en WhatsApp.

Nos gustaron tanto los personajes que los utilizamos para contar otras futuras problemáticas a los que tendría que enfrentarse una ciudad asediada por una pandemia. Que, ojo, no es el SARS-Cov2, sino otra más virulenta y de propagación más rápida. El tiempo disponible durante el primer confinamiento nos ayudó: los 10 cuentos que conforman la cuenti-novela (12, en realidad), fueron escritos en un plazo de tres meses.

¬ŅDe qu√© manera el reflejo de la realidad (dist√≥pica) que vivimos los llev√≥ a pensar un texto semejante?

La respuesta a esta pregunta está en los dos exergos de la novela, uno de ellos sobre El libro del juicio final, de Connie Willis, donde se establece un paralelismo entre una epidemia pasada y futura. El otro sale de boca de nuestro Yoss (José Miguel Sánchez), que defiende a los escritores de ciencia ficción de la etiqueta de pesimistas, cuando en realidad tratamos de imaginar el peor escenario futuro posible para advertir a nuestros lectores y que, de esta forma, tomen acciones para que la versión más distópica nunca llegue a suceder.

Ambos han sido figuras esenciales dentro del g√©nero fant√°stico en Cuba, ¬Ņc√≥mo nace esta asociaci√≥n? ¬ŅGuada√Īa Universal es solo un experimento a cuatro manos o pretenden continuar escribiendo juntos?

Escribir a cuatro manos no es nuevo para ninguno de los dos. Yadira lo hab√≠a hecho junto a su hermano Denis √Ālvarez en Historias de Vitira (Editorial Gente Nueva; La Habana, 2015). √Ālex lo hab√≠a hecho en sus inicios con Michel Encinosa F√ļ en Los √ļltimos antes de la tormenta, una novela impublicable y por suerte extraviada, pero que tiene el m√©rito de ser el crisol de todo el desarrollo del universo ciberpunk de Ofidia.

Ya desde octubre de 2019 hab√≠amos empezado a escribir a cuatro manos la novela de ciencia ficci√≥n hard Berceuse, a√ļn en fase de preparaci√≥n. Simplemente, con el arribo de la pandemia, la pusimos en pausa y utilizamos Guada√Īa Universal como v√≠a de enfrentar tambi√©n nuestros propios miedos e inseguridades.

Independiente a que cada uno pueda tener sus proyectos personales, claro que aspiramos a seguir escribiendo juntos por un buen tiempo. Al fin y al cabo, en la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a hay tradici√≥n de obras escritas a d√ļo; por ejemplo, los hermanos Strugatski. La ciencia ficci√≥n en Cuba tampoco es ajena a tales colaboraciones, como las de Chely Lima y Alberto Serret, Carlos C. Mu√Īoz y David A. Hermelo, Eric Flores y Jes√ļs B. Minsal, o los propios hermanos √Ālvarez.

Al trabajar a cuatro manos, dos cerebros y dos sensibilidades, ¬Ņcu√°les son los principales conflictos y desaf√≠os creativos? ¬ŅC√≥mo seleccionan el material dram√°tico que desean transformar luego en arte? ¬ŅC√≥mo transcurre el proceso de escritura?

M√°s que conflictos o desaf√≠os, hemos encontrado sinergia juntos. Mientras √Ālex tiene una prosa ‚Äúdura‚ÄĚ y de acci√≥n, heredada de la novela negra (que es el g√©nero por el que es conocido fuera del pa√≠s); Yadira profundiza m√°s en los motivos y aspectos psicol√≥gicos de los personajes.

El proceso de escritura es a carga equitativa: en Guada√Īa‚Ķ, cinco cuentos por cabeza, y desafiamos a los lectores a que adivinen qui√©n es la mente maestra detr√°s de cada uno de ellos. Los √ļnicos conflictos se deben al tiempo para escribir, pues adem√°s de ser escritores tenemos otras responsabilidades. Yadira funciona m√°s por inspiraci√≥n mientras √Ālex funciona por disciplina. Pero lo hemos resuelto poni√©ndonos plazos mutuos: si a una idea se le pone fecha, se convierte en una meta.

Lo m√°s productivo de nuestra alianza es la discusi√≥n del trasfondo de las historias y las cuestiones t√©cnicas de la narraci√≥n. En estas, Yadira destaca por el aporte de su lado human√≠stico, mientras √Ālex aporta su experiencia en la coherencia de los universos, derivada de su experiencia como creador de juegos de rol.

¬ŅQu√© temas o b√ļsquedas escriturales vertebran sus pensamientos creativos? ¬ŅQu√© resulta de inter√©s a ambos?

En primer lugar, los propios protagonistas. En Guada√Īa‚Ķ cada historia est√° contada desde el punto de vista de un personaje diferente que, aunque interact√ļan m√°s tarde o m√°s temprano con otros, est√°n signados y lastrados por su experiencia personal con la pandemia.

En cuanto a temas en general, ambos somos eclécticos: no nos enfocamos en un subgénero, sino que empleamos el escenario y los códigos que más aporten a las historias que queremos contar.

√Ālex se mueve con comodidad dentro de la novela negra contempor√°nea, pellizca del tecnothriller, el suspenso y el terror y, parad√≥jicamente, tambi√©n publica poes√≠a. Yadira se pasea por diferentes g√©neros sin encasillarse en ninguno: ciencia ficci√≥n, futuros especulativos, fantas√≠a, realismo‚Ķ m√°s que nada, enfocada a las din√°micas de los seres humanos dentro de cada escenario planteado.

Nuestro punto de contacto son las historias coherentes, que tienen alg√ļn valor que aportar fuera del simple ejercicio del estilo literario. Para ello, ambos nos esforzamos en que nuestros personajes tengan una dimensi√≥n con la que el lector pueda identificarse y empatizar.

FOTOS CORTES√ćA DEL ENTREVISTADO

A la hora de escribir, ¬Ņcu√°nto influye el hecho de pensar en un potencial lector o receptor?

Mucho. Para narrar una historia coherente y relevante, hay que hacerla accesible y cercana al p√ļblico que la va a leer. Ambos tenemos formaci√≥n como docentes, lo que nos anima a tratar de ense√Īar algo a nuestros lectores m√°s all√° de una simple historia: llevar un mensaje positivo a quienes nos escuchan. Eso quiere decir que tratamos que las puedan disfrutar desde el bodeguero del barrio hasta el intelectual m√°s curtido.¬†

En la actualidad, ¬Ņcu√°les son los desaf√≠os fundamentales que enfrenta el g√©nero fant√°stico cubano?

Todavía no hay suficientes editoriales que apuesten por el fantástico, aun cuando está comprobado que cada libro de ciencia ficción o fantasía que se ha publicado en la Isla agota su tirada en pocos meses. En relación a esto, pensamos que ya va siendo hora de que los decisores editoriales comiencen a pensar en términos de rentabilidad económica y estudien qué es lo que desea el mercado.

Consideramos que en estos géneros, tal como en otros también olvidados, hay calidad y masa crítica en los escritores del patio. Solo basta que surja el respaldo de las instituciones, más allá de unos pocos y valientes editores y editoriales aisladas.

Esto pasa por un factor llamado tiempo: hay concursos que premian calidad, pero entre el premio y la publicaci√≥n pasan a√Īos. Los libros quedan atascados en los planes editoriales, cuando la misma publicaci√≥n en el extranjero est√° lista en cuesti√≥n de meses.

¬ŅCu√°les les parecen son los principales h√°ndicaps en la promoci√≥n de la literatura, dentro y fuera de nuestras fronteras?

La gran sectarizaci√≥n de los concursos en Cuba. No sabemos a qui√©n se le ocurri√≥ que escribir fantas√≠a o ciencia ficci√≥n en Cuba es cuesti√≥n de j√≥venes, quiz√°s con la idea de que cuando crezcan se convertir√°n en escritores de tem√°ticas m√°s ‚Äúserias‚ÄĚ. As√≠, la gran mayor√≠a de los concursos que premian y publican al g√©nero fant√°stico son para menores de 35 a√Īos. Esto es una gran injusticia para los que, pasados esa edad, como nosotros, nos empe√Īamos en seguir so√Īando naves, fantasmas y dragones. La √ļnica honrosa excepci√≥n en nuestro pa√≠s es precisamente el Hydra, que adem√°s de bienal est√° limitado en extensi√≥n. Otros, como el David, no restringen edad pero obligan al autor a ser in√©dito, y ya esa es una especie en extinci√≥n entre las voces del fant√°stico en Cuba‚Ķ que han incursionado en otros g√©neros.

As√≠, esto obliga a los escritores ‚Äúmaduritos‚ÄĚ, que al mismo tiempo ya han alcanzado la madurez en cuanto a estilo y experiencias de vida, a optar por concursar y publicar fuera de Cuba. Y hacer esto les veta de recibir promoci√≥n, apoyo o reconocimiento por parte de las instituciones nacionales.

En Cuba hay un fandom importante que le interesa y está sensibilizado con el género, pero ni se le respeta, ni recibe apoyo, ni se piensa en él en términos editoriales. Existe entonces una fuerte demanda del género y existe entre los escritores la posibilidad de concebir una oferta de calidad. Sencillamente, este filón no se explota y no importa.

No siempre llegan a tiempo las publicaciones fuera del marco nacional. ¬ŅLa arena internacional sigue oponiendo resistencia a los autores cubanos, o acaso faltan los intentos de estos por probar lides en otras fronteras geogr√°ficas?

La arena internacional ya est√° ocupada por otros autores, cada uno en su propio patio. Los escritores nacionales tenemos que llegar a competir y desbancar a autores que ya tienen un p√ļblico establecido. Que, adem√°s, es fundamentalmente angloparlante.

¬ŅC√≥mo convencer a un editor de que un autor le ser√° rentable si no es reconocido ni siquiera en su propio pa√≠s? En la medida que nuestras editoriales den una respuesta al g√©nero y este se divulgue en ferias nacionales e internacionales, los autores cubanos del fant√°stico tendr√°n m√°s opciones de ser conocidos en la escena internacional.

¬ŅExiste la autocensura? ¬ŅEn qu√© o d√≥nde tiene sus or√≠genes, dentro del imaginario propio del autor cubano?

La autocensura en lo fant√°stico se puede dividir en dos grandes grupos: el temor a dibujar una sociedad futura o fant√°stica con demasiados puntos de contacto con el contexto actual, y el empleo del eros y el th√°natos en la narrativa.

Durante un gran período de tiempo nuestra ciencia ficción estuvo muy influenciada por la visión positivista soviética de un futuro luminoso para el proletariado, y cualquier mirada que se apartara de esta directiva era no solo mal vista, sino activamente censurada. En la actualidad esto no es un tema que preocupe tanto al escritor de ciencia ficción, pero sin lugar a dudas es un elemento que salta alarmas internas a la hora de tocar temas de crítica social.

El otro grupo es más general y aplicable a cualquier género en Cuba, y también sufre de censura y autocensura. Salvo pinceladas, se es paternalista con un lector que no vive para nada en una caja de cristal exenta del sexo o la violencia.

Ni el sexo (o la sexo-divergencia) ni la violencia (que llega a extrema en la literatura gore) ser√°n nunca ganchos gratuitos que introduzcamos sin que aporten nada a la historia que queremos contar. Pero tampoco ser√°n elementos que quedar√°n fuera de escena por miedo a la censura. De hecho, en Guada√Īa‚Ķ hay escenas que en otra d√©cada ser√≠an extirpadas con sa√Īa, lo que demuestra un cambio de mentalidad con relaci√≥n a momentos m√°s grises de nuestro pasado.

¬ŅCreen en las influencias? ¬ŅHasta qu√© puntos son perceptibles en la obra de ambos?

Somos lectores √°vidos y variados, y tenemos nuestros √≠conos. √Ālex se form√≥ en el g√©nero a golpe de traducciones de cl√°sicos de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a de autores anglosajones, pero que ha regresado a las ra√≠ces de la lengua espa√Īola y al estilo de escritores como Arturo P√©rez Reverte. A la vez, se confiesa un ferviente admirador de Ernest Hemingway, y entre ambos √≠dolos se preocupa en escapar de la etiqueta que la literatura fant√°stica ha de ser un g√©nero literario de segunda categor√≠a. Yadira admira y mimetiza en parte a las escritoras de la ciencia ficci√≥n de la ola feminista, encabezada por √örsula K. Le Guin y otras que ‚Äúcontaminan‚ÄĚ parte de lo que ella escribe.

En estos tiempos de cuarentena, ¬Ņqu√© libro de ciencia ficci√≥n o fantas√≠a de un autor joven cubano recomendar√≠an?

Definitivamente, La marca de Kahim y Lo mejor es so√Īar, del matancero Ra√ļl Piad, quien durante esta pandemia ha estado extraordinariamente activo y exitoso en materia de premios. Tanto que, junto a Eric Jorge Mota en segundo puesto, le hemos ganado el Hydra por apenas una cabeza. La ventaja num√©rica de ser dos, suponemos.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©nes son Yadira y √Ālex?

Nos gustar√≠a decir que ambos somos escritores a tiempo completo, pero faltar√≠amos un poco a la verdad. No nos formamos en carreras relacionadas con la literatura. Hemos llegado a ella desde la experiencia y la b√ļsqueda, desde la lectura y la construcci√≥n de las historias que hubi√©ramos querido leer.

√Ālex divide su tiempo entre su trabajo de creaci√≥n de contenido y la narrativa. Yadira balancea la escritura con la docencia y la investigaci√≥n, ahora movida hacia los espacios virtuales. Ambos adem√°s cargamos con todas las responsabilidades cotidianas que nos aquejan a todos, m√°s en estos tiempos que se han tornado algo dif√≠ciles.

También nos hemos atrevido a asumir un desafío más. Estamos llevando adelante a Realengo +53, un podcast para la divulgación y promoción de la literatura de ficción en Cuba. Es nuestro modesto aporte a la promoción y divulgación, para que otras personas se interesen por leer a nuestros autores de fantasía, terror y ciencia-ficción y aprender sobre la literatura de este género.

En resumen, Yadira y √Ālex son personas, muy, muy ocupadas‚Ķ pero felices de ser y estar.


Eric Flores Taylor: «Apuesto por entretener y hacer pensar a los lectores»

Eric Flores Taylor habla de sus verdades como escritor y podr√≠a decirse, como bien se afirma desde lo popular, que no tiene ‚Äúpelos en la lengua‚ÄĚ. C√°ustico a veces, amigo siempre, Eric y yo nos conocemos desde el a√Īo 2016: √©l era por entonces un joven aspirante a escritor y yo poco menos que eso, una muchachita que daba sus primeros pasos en el mundo de la creaci√≥n. Parte del camino del arte lo hemos recorrido juntos. Pero siempre que converso con Eric encuentro nuevos motivos para nuevas preguntas.

‚ÄĒTu libro El bestiario Pavlov contiene nueve cuentos que has escrito recientemente. ¬ŅCu√°ndo crees que un escritor alcanza su madurez creativa? ¬ŅQu√© tem√°ticas o figuras aparecen representadas en este texto espec√≠fico?

‚ÄĒInteresante pregunta la primera. A mi entender, la madurez creativa va de la mano tanto con el desenvolvimiento que se adquiere con el lenguaje y la narrativa como con la aceptaci√≥n del p√ļblico. En mi opini√≥n, ning√ļn autor debe conformarse con menos: hallar plena satisfacci√≥n y profesionalismo en su rama creativa y disfrutar del reconocimiento de los lectores. Esa madurez es dif√≠cil de conseguir, m√°s en nuestros lares; sin embargo, creo que a√ļn habiendo atrapado esa elusiva presa que es la fama y la capacidad de mantenerte econ√≥micamente haciendo lo que te gusta, a√ļn despu√©s de esto, debes seguir buscando m√°s all√°, pues si declaras la monta√Īa escalada, en cierta medida, dejar√°s de escalar en el futuro.

Sobre las tem√°ticas de El bestiario‚Ķ, pues puedo decir que es la colecci√≥n m√°s variada que he preparado. Contrario a otros libros de cuentos de mi autor√≠a, este no tiene una tem√°tica central, como fue el caso de Jaur√≠as‚Ķ, o un g√©nero espec√≠fico, como suced√≠a con En La Habana es m√°s dif√≠cil. El bestiario Pavlov tiene variedad de personajes, desde un gato, un rat√≥n y una casa en un tr√≠o ca√≥tico, hasta una masa de ancianos que emigran a expensas de abandonar a su suerte a las siguientes generaciones. Los temas tambi√©n son un poco an√°rquicos, aunque siempre apuesto por entretener y hacer pensar a los lectores. En este aspecto toco nuevamente alguna que otra leyenda urbana o cr√≥nica roja, que tan bien funcion√≥ con Jaur√≠as‚Ķ, pongo mucha imaginaci√≥n, iron√≠a y gui√Īos a situaciones y estereotipos que cualquiera puede reconocer e identificar (o identificarse). Hasta cierto punto, esta colecci√≥n es la mayor catarsis literaria que he hecho en mi carrera como autor, pues recoge mucho de mi parecer como persona volcado en las circunstancias y breves epopeyas que viven mis personajes.

‚ÄĒCada uno de tus libros, ¬Ņmarca un antes y un despu√©s en tu obra, o prefieres verlos como un proceso continuo?

‚ÄĒEn verdad nunca los he visto como un proceso continuo. Si acaso como una muestra de mi evoluci√≥n como escritor, primero, y luego como autor. Tampoco pienso que haya un antes o un despu√©s, porque tarde o temprano vuelvo a retomar alg√ļn elemento y retorno a los or√≠genes del relato fant√°stico, de ciencia ficci√≥n y terror. Por lo tanto, me quedo con lo que te dije anteriormente: es un proceso de evoluci√≥n donde intento mejorar con cada libro; crecer como escritor y buscar presentarle una mayor apuesta a los lectores, para que as√≠ ellos crezcan junto a m√≠, hasta conformar una relaci√≥n estable, s√≥lida.

‚ÄĒ¬ŅEn qu√© se diferencia El bestiario Pavlov de tus propuestas narrativas anteriores?

‚ÄĒCreo que ya algo de eso adelant√© en la segunda pregunta que me hac√≠as. El bestiario‚Ķ es un libro de cuentos al estilo antiguo y, si me permites, voy a explicarme. Varios de los mejores libros de cuentos que conocemos hoy no tienen una tem√°tica com√ļn, un hilo central ni nada semejante. Cierto que en estos tiempos las llamadas ‚Äúcuenti-novelas‚ÄĚ y las colecciones que se retroalimentan de s√≠ mismas no son solo moda, sino tambi√©n una evoluci√≥n en la manera de acercarse al lector. Pero como todo en nuestro mundo es c√≠clico, ¬Ņpor qu√© no apostar por una colecci√≥n de cuentos que no tengan nada que ver entre s√≠? Tal y como lo hicieron en su momento Cort√°zar, Maupassant, Poe. No obstante, no dejo de admitir que hice un poco de trampa e inclu√≠ en El bestiario, tres cuentos que est√°n interrelacionados y que pueden leerse de manera independiente, pero que cobran mayor fuerza cuando el lector consigue enlazar la trama. Aun as√≠, esos ‚Äútres mosqueteros‚ÄĚ no tienen nada que ver con el resto de los relatos. En fin, esto es lo que m√°s diferencia este libro de otros escritos por m√≠; por lo dem√°s, nuevas historias fant√°sticas y realistas, en tonos grises que buscan hacer invisible la l√≠nea entre la cotidianeidad y el delirio.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo ser√≠a tu lector ideal? ¬ŅQu√© le pides a ese lector a la hora de enfrentarse a uno de tus textos? ¬ŅC√≥mo te gustar√≠a ser le√≠do?

‚ÄĒMi lector ideal es aquel que no deja de leer, que termina mi libro y busca otro m√°s, m√≠o o de otros autores. Un lector desprejuiciado en cuanto a g√©neros narrativos y que le guste enfrentarse a nuevos retos. Si a todo esto le puedes incluir un toque de fidelidad, pues perfecto.

Lo √ļnico que le puedes pedir a un lector, desde mi punto de vista, es que te haga el honor de hojear tu texto y lea las primeras l√≠neas de la obra; el resto siempre estuvo en tus manos y en tu capacidad como autor. Yo apuesto por atrapar en esas primeras l√≠neas, en el primer p√°rrafo y en la presentaci√≥n de la obra. Luego solo pido que les den una oportunidad a esos textos que est√°n pensados exclusivamente para los lectores. ¬†¬†

Supongo que me gustar√≠a, en alg√ļn momento antes de pasar a otro plano, ser le√≠do de manera m√°s anal√≠tica. Aunque reconozco que en mis comienzos solo me preocup√© por el nivel anecd√≥tico de mis historias, he ido descubriendo que en todas hay mensajes, secretos de mi entorno y de mi realidad que se han colado en las obras; mi manera particular de ver el mundo y la vida est√° dentro de estos textos. He tenido la oportunidad de que algunos lectores me hayan comentado de haberlo visto en libros como Entre clones anda el juego y Jaur√≠as; mientras que otros como Cr√≥nicas de Akaland o En La Habana es m√°s dif√≠cil pasan desapercibidos y pocas veces provocan una segunda lectura o una mirada m√°s profunda para descubrir todo lo que escond√≠ en esas cuartillas. Supongo que es parte de la rutina de un autor; no s√© si cuando Oscar Wilde public√≥ El retrato de Dorian Gray, todos sus lectores entendieron la representaci√≥n directa que hac√≠a el autor de su sociedad, m√°s all√° de otros gui√Īos que oculta ese libro, o si acaso fue el tiempo quien tuvo la √ļltima palabra. La cr√≠tica acad√©mica y los estudiosos de la literatura pueden ayudar en este objetivo, pero nunca he contado con esa gracia que otros autores alcanzan en ese nivel. Bueno, lo dejo en manos del p√ļblico y del tiempo.

‚ÄĒ¬ŅTe consideras a√ļn una ‚Äújoven promesa‚ÄĚ o sientes que es una etiqueta que no hace justicia a la calidad de tu trabajo? ¬ŅEs hora de revisitar conceptos a√Īejos como, por ejemplo, este?

‚ÄĒNo me consideraba joven ni cuando ten√≠a 22 a√Īos. Pocas veces me etiquetaron como ¬ęjoven promesa¬Ľ, quiz√°s porque muy pocos llegaron a verme como ¬ępromesa¬Ľ en s√≠; cuanto m√°s un bicho raro que nadie se explica jam√°s como lleg√≥ a hacer nada (risas). Bueno, con esto quiero decir que lo de joven promesa no me afecta ni a m√≠ ni a mi trabajo, aunque s√© que es una etiqueta dif√≠cil de quitarse de arriba, m√°s en un √°mbito cultural como el nuestro, donde los j√≥venes son los m√°s discriminados en muchos sentidos. Creo que mi trabajo est√° sostenido sobre bases lo suficientemente s√≥lidas como para no sentirme, en estos momentos, socavado por un ep√≠teto tan deslucido.

Sobre la hora‚Ķ la hora es ahora y siempre. Hay una gran gerontocracia c√≠clica en el mundo literario en que nos movemos. Sin embargo, las mayores editoriales no creen en eso y, rigi√©ndose por el mercado, dan oportunidades a ¬ęj√≥venes promesas¬Ľ que pasan a ser ¬ęaclamados autores¬Ľ de la noche a la ma√Īana porque ya contaban con la calidad necesaria. En nuestro panorama no tenemos la oportunidad de comparar de manera eficiente y correcta la calidad de un autor en correlaci√≥n con la aceptaci√≥n del p√ļblico. No nos enfocamos en el mercado, luego es f√°cil perder de vista que es la juventud la que m√°s puede relacionarse con su propia generaci√≥n y generar, renovar lectores. Por el contrario, una ¬ę√©lite¬Ľ literaria puede aplastar con un comentario una carrera, o al menos hacer el intento por simplemente no agradarle el car√°cter de la ¬ęjoven promesa¬Ľ. De forma particular no me molesta el cartelito, sino el trato que te dan, aun cuando no te lo cuelguen. Eso s√≠ debe cambiarse e instaurar una relaci√≥n de respeto mutuo y no de subordinaci√≥n autom√°tica o de menosprecio inherente a tu grupo etario.

‚ÄĒEn este a√Īo de aislamiento social, has representado a Cuba en diversos paneles online: por ejemplo, la Feria Virtual del Libro de M√©xico y Ur√≥boros 2020. En este nuevo mundo que nos ha tocado vivir, ¬Ņqu√© importancia les confieres a los lazos y sinergias que se gestan a trav√©s de las redes sociales?, ¬Ņcrees que est√°n cambiando las formas de comunicaci√≥n del arte?

‚ÄĒNo, no creo que est√© cambiando nada; por el contrario, creo que ya existe una base bien formada de formas de comunicaci√≥n para el arte por las redes y el Internet. Lo √ļnico diferente es que somos nosotros los que estamos abri√©ndonos a ese mundo, descubriendo que hay vida m√°s all√° del libro f√≠sico y de las ferias nacionales. En cuanto a la importancia que le veo, pienso que uno de sus puntos m√°s fuertes es el de conectar a autores, acad√©micos y estudiosos de las letras. Me parece que actividades de este tipo son como una se√Īal que enviamos fuera de nuestras costas en espera de que el receptor adecuado la reciba. Claro que esto lleva tiempo, suerte y paciencia pero, si no das el primer paso, ¬Ņc√≥mo lo lograr√°s entonces? En resumen, ya la estructura existe, ahora tenemos que adaptarnos a ella y en la medida de nuestras limitaciones, tratar de introducirnos en ese universo para visibilizarnos, m√°s a√ļn cuando es esta acci√≥n uno de los grandes problemas para los autores del patio.

tomado del perfil de facebook de eric flores

‚ÄĒTu saga Guerra de dragones es un proyecto terminado: la tercera parte de la trilog√≠a se encuentra ya en proceso de edici√≥n en Gente Nueva. ¬ŅPuedes comentarles a los lectores algunos detalles de la tercera y esperada parte de estos libros? Ahora, una vez culminado el esfuerzo de escribir, por m√°s de un quinquenio, esta trilog√≠a, ¬Ņqu√© cambios has sentido que su escritura ha gestado en ti? ¬ŅPlanificas enrolarte en otros procesos de larga data en el futuro?

‚ÄĒS√≠, tengo al menos una saga personal con tonos de trilog√≠a, m√°s otra en deuda con Jes√ļs Minsal. A la m√≠a incluso empec√© a ara√Īarle las primeras capas a principio de la pandemia, pero las circunstancias no me han favorecido con la calma y el tiempo como para avanzar lo suficiente. En otros aspectos tengo una novela grande, tambi√©n con Jes√ļs, en desarrollo y, aunque no ser√° una saga, s√≠ creo que tiene lo necesario como para compararse con Guerra de dragones.

Guerra es como el resto de mis obras: una evoluci√≥n viva de mi manera de narrar, de escribir, de contar. Si entre la primera y la segunda parte es posible ver un salto grande en la calidad escritural, esta tercera eleva m√°s a√ļn las apuestas y creo que supondr√° una delicia para los lectores. Pienso que la descripci√≥n y los di√°logos han mantenido un nivel adecuado, mientras que otros elementos como la trama y la manera de enfocar la historia han subido de nivel. Por otra parte, las escenas de combate siguen teniendo un peso esencial en la obra: cuenta con tres cap√≠tulos enteros dedicados a batallas campales, sin mencionar otros enfrentamientos m√°s peque√Īos que ayudan a matizar el resto de los episodios donde sobresalen la intriga, la pol√≠tica, los complots y el necesario recuento de las acciones ocurridas entre el final de la segunda entrega y el comienzo de este √ļltimo tomo. Siento que con Guerra III he tocado un techo en cuanto a lo que puedo conseguir con las limitantes editoriales que tenemos actualmente; ya sabes, l√≠mite de p√°ginas en los libros. Puede que en otro √°mbito hubiera nacido una obra diferente, quiz√°s hasta uno de esos tomos gigantes de Sanderson y Rothfuss, pero como no es el caso, hice lo que estuvo en mis manos para no traicionar ni a los lectores ni a m√≠ en cuanto a calidad, aventura, entretenimiento y hasta complac√≠ alguna petici√≥n‚Ķ que dejo de sorpresa para cuando salga el libro.

‚ÄĒEres un escritor que juega con un realismo te√Īido de pespuntes sobrenaturales, y a veces un escritor de fantas√≠a que habla de eventos muy reales, ¬Ņes necesaria una definici√≥n de g√©neros?, ¬Ņte gusta que te consideren un escritor de un tipo u otro de literatura?

‚ÄĒAnte todo soy narrador, narrador de ficci√≥n. Lo de los g√©neros, o subg√©neros, est√° de m√°s. Muchas veces utilizo la palabra profesionalidad para describir la labor de un autor y con ello me refiero a dos cosas: sostenerte con lo que haces y dentro de lo que haces, saber hacer de todo un poco. Sobre esto √ļltimo es que versa mi respuesta. Me he descubierto haciendo historias con tonos rom√°nticos (que jam√°s pens√© hacer antes), historias realistas (de las cuales me apart√© mucho tiempo), de temas variados como la discriminaci√≥n o el despotismo oficializado, cuentos en los que prima la experimentaci√≥n estil√≠stica, el tecnicismo y el lenguaje po√©tico (t√ļ, que me conoces bien, sabes que esas cosas eran para m√≠ como el ajo al vampiro). Y aqu√≠ estoy, sigo tratando de innovar cada vez que me siento a escribir, de superarme y no encasillarme en un mismo estilo, en un mismo tema o g√©nero. Ya te dije, me veo como narrador de ficci√≥n y punto. Ah, que el reconocimiento del p√ļblico y algunas de mis mejores obras sean del fant√°stico, no tiene porque ser dem√©rito, si acaso todo lo contrario. Y s√≠, el haber empezado en estos mal llamados ¬ęsubg√©neros¬Ľ fue lo que me permiti√≥ contar con una visi√≥n lo bastante diferente como para no ser englobado dentro de ning√ļn grupo de escritores o generaciones literarias. Pienso que ahora estoy m√°s separado de todo y de todos, lo cual me permite una perspectiva distinta. Pero siempre puedes tener claro que nunca traicionar√© mi intenci√≥n de que la ficci√≥n recupere ese intr√≠nseco car√°cter fant√°stico que ten√≠a antes del movimiento del realismo del siglo XIX. Y tampoco traicionar√© mis intenciones de alg√ļn d√≠a conseguir una obra de terror con la suficiente calidad como para que sea reconocida tanto en Cuba como en el resto del mundo.

cortesía del entrevistado

‚ÄĒNo pocos escritores j√≥venes y lectores buscan referente en ti, ¬Ņpor qu√© crees que sucede eso m√°s all√° de la calidad indiscutible de tu literatura?

‚ÄĒHablando en buen cubano: porque no le escondo la bola a nadie. No soy de esos que dicen ¬ęm√©tete en un grupo y has carrera hablando de c√≥mo van a cambiar la literatura¬Ľ, ¬ętodo lo que haces es v√°lido, qu√© bien escribes¬Ľ, ¬ęlee muchas cosas experimentales y raras¬Ľ, etc. Quienes se han acercado a m√≠ saben que cuentan con alguien que les dice las verdades a la cara; desde ¬ęmejor no escribas¬Ľ y ¬ęestudia primero una carrera y despu√©s trata de ser escritor¬Ľ hasta ¬ętienes talento de verdad, ponte pa¬ī esto¬Ľ o ¬ęno est√° mal, pero tienes que arreglar‚Ķ¬Ľ. As√≠ fue mi iniciaci√≥n en la literatura, con personas como Michel Encinosa que de una cuartilla me sac√≥ m√°s errores que las rectificaciones p√ļblicas despu√©s de los fracasos de un quinquenio econ√≥mico. Pero no me detengo en decir lo que est√° mal, yo no escondo el que creo que es el camino del √©xito, el que me dio resultado a m√≠ y que puede ser o no el que le resulte a otra persona: ese es el que conozco. Otros abusan de su ¬ępoder¬Ľ o de sus ¬ęreconocimientos¬Ľ para usar a quienes los admiran como ac√≥litos ciegos, sordos y mudos o, peor a√ļn, como secuaces que transmiten una doctrina de un mismo color. Por lo dem√°s, siempre apostamos, Jes√ļs Minsal y yo, a ser diferentes del resto, a hacer las cosas a nuestra manera y luego ver qu√© pasa. Hasta cierto nivel hemos tenido resultados sin vendernos a ning√ļn sector o grupo, creando y reconociendo enemigos en quienes fueron amigos, qued√°ndonos solos, pero seguros de que lo que hacemos, correcto o no, es consecuente con nuestras palabras, acciones y manera de ser y pensar. Por eso, hay personas, lectores u otros escritores, que vienen y conversan conmigo o con Jes√ļs; si cuando chocan con nuestra cruda manera de ser y de decir las cosas se asustan y prefieren otros derroteros, pues valido igual. Tambi√©n existen aquellos que han escuchado y consideran que la nuestra es en parte su propia verdad; algunos de estos incluso han llegado a tener sus logros, pero no gracias a nosotros, sino a su perseverancia por seguir el camino del trabajo duro, la disciplina y el amor a la profesionalidad.

‚ÄĒEn la actualidad, ¬Ņen qu√© g√©nero te sientes m√°s c√≥modo?

‚ÄĒSi hablamos de g√©nero como tal, en el sentido m√°s tradicional de la palabra, pues creo que en el cuento, ya que me permite una libertad de tiempo que la novela me corta. No obstante, la novela me ayuda a soltarme en cuanto a la extensi√≥n y l√≠mites narrativos, siempre que cumpla con las especificidades poligr√°ficas. El cuento me fluye bien, aunque no domino a√ļn los l√≠mites peque√Īos que tanto gustan en los concursos actuales. Me gusta la extensi√≥n de entre 15 y 20 cuartillas a espacio y medio, me siento muy bien cuando hago relatos de esas dimensiones. Otra cosa: si con el cuento pruebo o experimentos con t√©cnicas, estilos y tem√°ticas, es en la novela donde de verdad tengo que afinar para poder introducir esa evoluci√≥n escritural sin que se afecte el ritmo de la trama ni resulte antinatural para el lector. Creo que la novela es el g√©nero que m√°s precisa de un narrador completamente invisible y fluido, pero no por eso voy a dejar de innovar en mi escritura ni voy a limitarme a hacerlo como ya s√© que funciona; por el contrario, ahora una novela es un reto cada vez mayor, tanto para m√≠ al escribirla como para el lector que la lea y sea capaz de ver cu√°nto he tratado de introducir de forma invisible en el texto.

Ahora, sobre el género como temática, pues me siento muy cómodo en el fantástico y en la ciencia ficción. Me resulta bastante fluido el investigar un aspecto científico y llevarlo a un conflicto humano en un ambiente futurista o ucrónico. Mi reto en cuanto a género temático sigue siendo el terror: ni le pierdo el respeto ni me llego a sentir ducho en su realización, a pesar de haber dado algunos golpecitos a su puerta.

cortesía del entrevistado

‚ÄĒ¬ŅEres un escritor que busca tener un estilo perfectamente reconocible o apuestas por la pluralidad? A tu entender, ¬Ņun escritor debe renovarse continuamente?

‚ÄĒCuando hago novelas apuesto por que mi estilo sea invisible, ya lo dec√≠a arriba, as√≠ que no creo que sea reconocible dentro de otras obras afines. Cuando hago cuentos, busco cambiar constantemente y prefiero esa pluralidad que mencionas. Sobre si un escritor debe renovarse, creo que es una decisi√≥n de cada cual. Yo pienso que s√≠, pero mi verdad no es la de los dem√°s y hay quienes se sienten c√≥modos qued√°ndose eternamente en su zona de confort, lo cual no veo mal; simplemente yo busco m√°s, aunque no lo consiga del todo o pocos lleguen a reconocerlo, como tambi√©n te coment√©.

‚ÄĒDe los personajes de todos tus cuentos y novelas, ¬Ņcu√°l es tu favorito y por qu√©?

‚ÄĒDif√≠cil, muy dif√≠cil. Casi todos tienen un poco de m√≠ dentro, como es natural. Voy a apostar por darte la respuesta del primero que me salta en la mente: Hyler. El nombre es un anagrama de la isla donde habita Cthulhu, seg√ļn la mitolog√≠a de Lovecraft. Hyler aparece en el √ļltimo cuento de Cr√≥nicas de Akaland y tiene un comportamiento muy Flores Taylor, por decirlo de alg√ļn modo. A este personaje le debo una saga completa y me encant√≥ escribir esta escena que me gustar√≠a compartir:

El tormento dur√≥ mucho, mucho tiempo. Tanto que cuando la mand√≠bula y los dientes de la mujer se convirtieron en polvo, junto al resto de su esqueleto, sus chillidos a√ļn siguieron levantando ecos entre las galer√≠as de la caverna. Y perder cada uno de sus huesos no fue lo peor. Ah√≠, tirada en el suelo, convertida en un desecho de cuero y tendones, con los √≥rganos marc√°ndose a trav√©s de la piel, Juth a√ļn continuaba viva.

‚ÄĒMe has asombrado ‚ÄĒdijo Lasypr dirigi√©ndose a Hyler‚ÄĒ. Nunca pens√© que ser√≠as tan cruel con tus propios hijos. Esa, ¬Ņqu√© te hizo para merecer tanto?

‚ÄĒNunca daba los buenos d√≠as ‚ÄĒrespondi√≥ el dios recuperando su espada‚ÄĒ. Era muy maleducada.

‚ÄĒ¬ŅQui√©n es Eric Flores Taylor, el escritor, y qui√©n es Eric Flores Taylor una vez que cierra la p√°gina en blanco?

‚ÄĒSupongo que la misma persona, nunca hab√≠a pensado en eso. Pero mientras escribo tambi√©n soy parte de los personajes, soy narrador, soy un director de cine, soy el productor de una historia que no apunta a menos que al reconocimiento del p√ļblico. Cuando no escribo, soy una persona que intenta ser consecuente consigo mismo y con el mundo, soy padre y esposo, amigo de quienes se lo merecen, soy nost√°lgico, idealista, un poco ermita√Īo, trato de mantener en constante tratamiento conductual mis instintos m√°s apasionados, pero sobre todo, soy honesto y sincero hasta el punto de buscarme m√°s problemas, enemigos y malas opiniones de las que puedo contar o recordar. Pues como dice Sabina en una de mis canciones favoritas: ¬ępor decir lo que pienso, sin pensar lo que digo; m√°s de un beso me dieron y m√°s de un bofet√≥n¬Ľ.


Malena Salazar: «Me conformo con ser parte de los sue√Īos» (+Fotos, video y tuit)

Desde peque√Īa se inventa mundos y fantas√≠as que enriquecen su vida. Adoraba visitar al abuelo en su taller, donde lo ve√≠a desarmar radios, televisores, medir transistores, soldar‚Ķ y escuchaba sus explicaciones sobre c√≥mo funcionaban los equipos. √Čl, lector voraz, siempre se ocupaba de que la ni√Īa tuviera alg√ļn libro.
 
Poco a poco, la infante desarrolló la pasión por la literatura y la tecnología. Hoy es técnica en Informática, autora de varias obras literarias, y ganadora de algunos de los más importantes concursos para escritores en Cuba.
 
No le gusta hablar sobre su vida privada, ni siquiera la comida preferida, pero cuando escribe todo cambia. ‚ÄúNo soy Malena. No soy nada y, a la vez, lo soy todo.‚ÄĚ, dice quien tiene entre sus reconocimientos el Premio David de la UNEAC, en la categor√≠a de novela de ciencia-ficci√≥n (2015), el Calendario de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (2017) y el Oscar Hurtado (2018).
 
Graduada del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, recuerda con agrado sus primeros a√Īos, cuando se entreten√≠a con los juegos tradicionales y gracias a su imaginaci√≥n disfrutaba sin salir de casa.
 
Al comenzar a leer abri√≥ una puerta nueva. ‚ÄúConoc√≠ autores que creaban historias maravillosas; las beb√≠a, las so√Īaba, las viv√≠a‚Ķ Sent√≠ que tambi√©n ten√≠a otras para contar, as√≠ que comenc√© a fabular desde una edad temprana‚ÄĚ, dice quien actualmente se desempe√Īa como t√©cnica en Inform√°tica, y cursa la Licenciatura en Derecho en la Universidad de La Habana.
 
Para ella la Literatura y la Inform√°tica est√°n conectadas de una manera especial, por eso no extra√Īa que comenzara a escribir fantas√≠a y ciencia ficci√≥n con historias relacionadas precisamente con la tecnolog√≠a.
 
Otros de sus galardones son la beca de creación La Noche (2019), que concede la AHS, el premio de novela HYDRA, La Edad de Oro (2019), el Luis Rogelio Nogueras (2019) y el Regino E. Boti (2020).
 
Para ella tiene un significado singular el que lo inici√≥ todo: el David de ciencia ficci√≥n, su opera prima, por la obra Nade. ‚ÄúAntes, pasaba sin penas ni glorias por los concursos, luego llegaron las menciones, a veces a cuentagotas, en otras ocasiones a chorros. Cuando me sent√≠a algo desesperanzada, me recordaba que nada se logra de la noche a la ma√Īana y continuaba intent√°ndolo con los concursos, hasta que el David me sorprendi√≥.
 
  • ‚ÄúActualmente, siento que he crecido como escritora y mi literatura ha cambiado, pero pienso que ese primer libro, aunque no sea una obra maestra, siempre va a ocupar un lugar especial en mi lista personal de logros‚ÄĚ, asegura esta joven con brillo especial en los ojos.
Agrega que para ella lo más importante en cuestiones literarias es el lector. Que su obra lo marque de alguna forma. Que lo haga disfrutar, reflexionar, que lo impulse y se adentre en él para dejar una huella, un recuerdo.
 

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo logras construir seres tan diferentes a ti o es que no lo son tanto?

 
‚ÄĒNo s√© si otros escritores tengan el mismo sentir, pero cuando me siento a escribir, ya no soy yo. Me debo a la creaci√≥n, a la historia que he comenzado a tejer. Dejo que los personajes nazcan como deseen ser, dejo que el argumento me gu√≠e desde la primera palabra hasta la √ļltima.
 
Por supuesto, el escritor deja su impronta en sus textos. A veces cuando se leen varios libros de uno mismo se suele encontrar una línea, una temática que se repite, pero abordada desde diferentes visiones. Y es que nos valemos de nuestros conocimientos, experiencias de vida, interacciones, análisis, investigaciones, entorno…, para crear. El escritor juega con estos elementos y los transforma para obtener verosimilitud, variabilidad, incluso dentro de los escenarios más agrestes.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© podr√°n encontrar los lectores en el libro Secretos en lo alto de ciudad Ventosa, ganador del premio Regino Boti (2020)?

 
‚ÄĒEsa novela para infantes trata acerca del maltrato animal a nivel corporativo, la manipulaci√≥n de las industrias hacia sus trabajadores y la explotaci√≥n infantil, desarrollado con reminiscencias steampunk (tecnolog√≠a a vapor) y clockpunk (tecnolog√≠a de relojer√≠a). El verdadero reto, en mi criterio, consisti√≥ en colocar a ni√Īos valientes como Nina, Dano, y la perrita Lol√≥, en un escenario tan complejo.
 
Malena Salazar con el reconocimiento por su premio la Edad de Oro.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© nos puedes adelantar sobre La otra casa, por la cual obtuviste la beca La Noche (2019)?

 
‚ÄĒEs una novela de ciencia ficci√≥n fant√°stica, una idea que desde alg√ļn tiempo quer√≠a desarrollar. Aqu√≠ se aborda la inclusi√≥n, la amistad, la solidaridad, la tolerancia y la aceptaci√≥n de diferencias. Uno de los ejes de la novela es la necesidad de la familia, sin importar c√≥mo est√© conformada y fuera de los roles cl√°sicos, como formadora primigenia de los ni√Īos y ni√Īas, los miedos e inquietudes de quienes han perdido el apoyo familiar y la sensibilizaci√≥n hacia las dificultades ajenas.
 

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a te sorprendes cuando lees‚Ķ?

 
‚ÄĒCuando leo siempre encuentro algo que me sorprende y me dice que, si algo tiene la capacidad de evolucionar es la literatura. Personalmente me considero en constante aprendizaje e intento leer la mayor cantidad de libros de diferentes g√©neros y tem√°ticas. Sirve para enriquecerse uno mismo y, a la vez, aprender c√≥mo se est√° conduciendo el panorama literario en el pa√≠s y el extranjero.
 
‚ÄúA veces es inevitable terminar influenciados por un autor al que admiramos, pero en alg√ļn momento surge la necesidad de encontrar voces propias y formas diferentes de contar las historias‚ÄĚ.
 
Malena aprovechó la etapa de aislamiento para crear.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© tal la etapa de aislamiento en casa, como consecuencia de la COVID-19‚Ķ?

 
‚ÄĒEs dif√≠cil lograr concentraci√≥n en una situaci√≥n como la que vivimos y que ha sacudido al mundo. Surgen preocupaciones que antes no exist√≠an y resulta complicado lidiar con ellas, adaptarse y encontrar soluciones alternativas. Pero fuera de esto, he intentado mantenerme activa en materia literaria. La novela ganadora del Regino E. Boti 2020 naci√≥ durante esta etapa de aislamiento.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© signific√≥ para ti pasar el curso de t√©cnicas narrativas en el centro Onelio Jorge Cardoso?

 
‚ÄĒUn vuelco absoluto a mi vida literaria. Cuando entr√© al Onelio y recib√≠ las primeras clases, entend√≠ que todo lo que cre√≠a saber sobre literatura no era correcto. Cuando termin√© el curso pas√© cerca de un a√Īo sin escribir, porque necesit√© incorporar, poco a poco, todo lo aprendido. Comprend√≠ lo que tanto repet√≠an los profesores (el gran Heras Le√≥n, Sergito Cevedo, Ra√ļl Aguiar) acerca de la importancia de leer, de analizar cada texto, desmenuzarlo, extraer las herramientas y adaptarlas a mi forma de escribir, en orden de construirme un estilo propio.
 
Ese curso es favorable para los escritores que comienzan. Les brinda una serie de reglas, lecturas para analizar, y herramientas imprescindibles.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como aglutinadora e impulsora de sue√Īos de j√≥venes escritores y creadores en general?

 
‚ÄĒLa AHS brinda la oportunidad de conocer artistas j√≥venes y talentosos, e interactuar con ellos en eventos a lo largo y ancho del pa√≠s. Aplaudo la forma en que la Asociaci√≥n se preocupa por mantenernos activos, y las oportunidades que brinda con sus becas, premios y actividades. Hace un esfuerzo realmente grande en materia de promoci√≥n en todos los medios. Es uno de los pilares de apoyo que tanto necesitamos para avanzar.
 

‚ÄĒ¬ŅPrincipales sue√Īos en el mundo creativo?

 
Dejar huella en los lectores. Que puedan disfrutar mis textos. Que los puedan hacer suyos. Que, de alguna forma, conformen un bloque dentro de su edificaci√≥n. No pretendo estar en la cima; me conformo con ser parte de sus sue√Īos.

El andar de Aristóteles por los caminos pandémicos

*Tomado de Cubahora

La ense√Īanza, ese espacio que llenaran los alumnos de Arist√≥teles que, en una caminata constante, iban de la oscuridad a la luz, c√≠rculo cuya eficacia depende de ese movimiento indetenible, enemigo de la petrificaci√≥n del dogma. S√≠, en el griego antiguo, la t√©cnica, algo que hoy asociamos casi exclusivamente a las ciencias duras, era referente al arte, ya que de este sali√≥ la verdadera sabidur√≠a. El conocimiento era amor a la belleza. Todo hombre deb√≠a ser hermoso y bueno. Sin una cultura as√≠, no habr√≠amos llegado hasta el presente como civilizaci√≥n occidental, ni existiese todo un universo detr√°s de nosotros como salvaguardia de los altos valores. Cuba, en el centro del hurac√°n desatado por el golpe de la¬†Covid-19¬†en un Occidente carcomido, es ejemplo en la ense√Īanza de aquellos dorados lineamientos antiguos.

Nuestras escuelas de las artes sirven de referencia¬† en el presente, cuando todos estamos en las casas y debemos echar manos a lo creativo, para guardarnos las vidas. All√≠ est√°n los magros recursos dedicados a que lleguen las teleclases o que est√©n disponibles en plataformas masivas como you tube. Tambi√©n, la sociedad civil del arte, b√°sicamente la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, ha dise√Īado estrategias para que los creadores, a la vez que exponen su obra e interact√ļan con el p√ļblico, ejerzan una funci√≥n pedag√≥gica sobre las masas mediante las redes sociales. Los mecanismos de promoci√≥n de los talentos son, en estos minutos, m√°s que vitales. No se cuenta con todo el internet, ni con los mejores soportes t√©cnicos, pero el talento est√° all√≠, esperando a que lo nombren, para aparecer como un mago en medio de la tragedia y el vac√≠o.

Cuba no puede renunciar a las esencias culturales, a los legados, pues como naci√≥n que se halla en el epicentro de la batalla por lo simb√≥lico, sabemos que recibir√° los m√°s fuertes ataques del proyecto hegem√≥nico post pandemia que se gesta. No habr√° un mundo m√°s justo cuando esto acabe, sino uno donde los recursos para el desarrollo ser√°n m√°s caros e incluso inaccesibles para casi todo el planeta. El reparto tendr√° que ver con el v√≠nculo hacia una √©lite que hoy maneja las l√≠neas de lo pol√≠ticamente correcto y que, incluso, plantea el derrumbe de los Estados, para erigir un nuevo orden. Quienes vivimos en peque√Īos terrenos, sin muchos recursos naturales, y dependemos de la soberan√≠a para seguir existiendo, tenemos que defender lo simb√≥lico y lo nacional.

La defensa de lo cultural se inicia en la preservaci√≥n del peso de lo que somos universalmente y que el nuevo poder hegem√≥nico quiere avasallar: un pa√≠s fundado sobre el Estado de Derecho y la democracia republicana, de ra√≠z occidental, con una visi√≥n humanista. Detr√°s de tal andamiaje se hallan nuestras obras literarias y art√≠sticas, los discursos que acompa√Īan el devenir cotidiano, las construcciones pol√≠ticas y los c√≠rculos sociales. Abandonar la ense√Īanza del arte, entonces, incluir√≠a dejarles a los enemigos el campo de batalla del s√≠mbolo, para que lo siembren de la ciza√Īa que ya crece allende el globo: el dogma falaz de que unos seres ‚Äúmerecen‚ÄĚ vivir m√°s que otros. As√≠, no es extra√Īo que se predique en medio de la pandemia la medida del contagio del reba√Īo, que inducir√≠a supuestamente a una inmunidad natural luego de la muerte de un determinado n√ļmero de personas m√°s d√©biles. De ese mundo, especie de nuevo nazismo eugen√©sico, debemos huir como naci√≥n que se basa, precisamente, en todos y para el bien de todos.

Vayamos a uno de los s√≠mbolos m√°s esenciales de la cultura cubana, la novela¬†Paradiso¬†de Jos√© Lezama Lima. All√≠ hay valores que, a la vez que se enra√≠zan en ese pasado luminoso occidental, nos revelan la esencialidad de lo cubano mediante unos fundamentos que hoy se quieren atacar desde el afuera: la familia, lo identitario, lo criollo. Y en tales bases suelen surgir nuestros mejores momentos como pa√≠s, cuando nos unimos por encima de las diferencias para proteger a ese hermano, hijo, amigo, pues su sonido espiritual es tan cubano como el nuestro. La ense√Īanza de Jos√© Cem√≠, a lo largo de las p√°ginas, m√°s que aprehender una t√©cnica para la poes√≠a, avanza en el terreno denso y vital de la cultura cubana, siendo √©l, al cabo, un maestro de s√≠ mismo. Porque Cuba extrae ese poder de su propia savia, de los cem√≠es del pasado.

Tales virtudes, presentes a lo largo de la cultura, nos defienden como vacuna de lo que vendr√°: un universo donde las plataformas informativas ya no son siquiera propiedad de Estados, sino que, privatizadas, responden a una √©lite, especie de gobierno profundo, que necesita que el orden financiero, aunque vulnere los derechos naturales de la mayor√≠a, contin√ļe dando los dividendos de siempre. Ya lo vemos en You Tube, donde todo video que incrimine con fuerza a la √©lite es borrado y a su autor se le penaliza. O en Facebook, con fuertes v√≠nculos con quienes manejan el¬†Big Data¬†en los resultados de procesos eleccionarios, donde el fraude se basa en el conocimiento cultural, esto es de las costumbres, gustos, tendencias, comportamientos y se traza as√≠ la ingenier√≠a social. Si Cuba abandona el cetro que ha detentado como naci√≥n occidental que se defiende y que conserva unos valores, no habr√° ense√Īanza del arte que nos rescate luego.

Lo que veremos, ya lo avizor√≥ Jos√© Ortega y Gasset, es una deshumanizaci√≥n de la creatividad, una distancia total entre el legado brillante y el presente obtuso y medieval. La ingenier√≠a social transhumanista se propone disolver el derecho natural, sustituirlo por una arbitraria clasificaci√≥n que privilegie determinados c√°nones de la cultura de cara al servilismo y la pasividad ante la injusta rebati√Īa de recursos.

En una reciente entrevista ante el diario¬†El Mercurio¬†de Ecuador, el periodista e investigador Daniel Estulin record√≥ sus tesis vertidas en el libro¬†La trastienda de Trump, donde precisamente habla del Estado profundo detr√°s de las apariencias, ya que no se trata de una guerra entre naciones ni partidos, sino entre dos modelos del mismo capital. La ca√≠da del financismo en las garras de su propia estrategia, la baja en la producci√≥n mundial resultante del auge especulativo y por ende la carencia de recursos y empleos para todos, nos trae la estrategia de las √©lites de matarnos a una parte, la mayor√≠a, antes¬† de que nos sublevemos. Del otro lado, los poderes industriales sufragan al viejo capitalismo productivo, representado en Trump y la ultraderecha conservadora y nacionalista en alza. De tal enfrentamiento entre √©lites, el resto del planeta es ente pasivo y v√≠ctima. Estamos en la crisis sist√©mica de un capital basado en la propiedad y el monopolio y no en la socializaci√≥n de las riquezas y el trabajo. Pero en todo ello la cultura nos puede salvar o hundir, todo depende de cu√°les cantos escuchemos: ¬Ņlos de la escuela de las artes de Grecia o los de las sirenas que quisieron ahogar a Ulises?

Para seguir siendo hombres y no convertirnos en transhumanos ni sucumbir a un mundo financiero dominado por la rob√≥tica y la ingenier√≠a social, para que la t√©cnica sea de nuevo arte y no mero instrumental de dominio; Cuba deber√° sufragar como hasta ahora el coraz√≥n de su soberan√≠a: la cultura y su ense√Īanza. No habr√° quiz√°s un cambio planetario, pues no somos nosotros quienes conspiramos en clave de hegemon√≠a, pero cuando miren hacia ac√° quiz√°s vean otras luces, las del andar de Arist√≥teles, en un legado que no podremos ocultar pues ser√° parte y esencia, vida de lo que somos.


La abuela Rosa y el atrevimiento literario de Eldys Baratute (+ Fotos)

*Tomado de Cubahora

¬ŅCu√°n diferente o similar a las nuestras es la abuela Rosa, personaje del escritor guantanamero Eldys Baratute Benavides? ¬ŅCu√°ntas como ella caminan por nuestras calles o ahora mismo comparten historias con sus nietos en casa durante estos d√≠as de aislamiento, como medida de protecci√≥n ante el nuevo coronavirus, que apaga vidas en todo el mundo.

Desde la primera p√°gina de¬†Los novios de la abuela Rosa¬†(Premio La Edad de Oro 2017), uno es seducido por el ambiente familiar ‚Äďfrase com√ļn, tal vez dir√≠a Barature-, con referencias al olor a caf√© reci√©n salido del colador, la canela y la vainilla, que ella les echa a los dulces.

Ya con cierta ‚Äútradici√≥n‚ÄĚ de motivar cartas de algunos lectores preocupados por lo atrevido de sus textos, el autor aborda el tema del amor en la tercera edad, con frescura y sin pizca de aburrimiento en una arm√≥nica relaci√≥n entre abuela y nieto, a quien la anciana le cuenta su pasado amoroso y le ense√Īa fotos de varios hombres de su vida.

M√°s de 50 novios tuvo Rosa, quien desde el principio asegura que ‚Äúcuando joven era la pata del diablo‚ÄĚ. Alegre, sensible y rom√°ntica como pocas, ella se nos revela como una mujer especial que tambi√©n tiene la decisi√≥n para luchar siempre por lo que quiere, aunque eso signifique dar el primer paso cuando de conquistar se trata.

En sus relatos del presente y el pasado uno descubre personajes ricos, singulares, que con sus acciones motivan sonrisas y también reflexiones. Ahí están Nicolás, obsesionado con las esculturas; Santiago, el del bigote largo; Juanito, criado por unas mujeres a las que le llamaban las Bernarda Alba; Efraín, el novio 51…; todos con sus particularidades.

Narración precisa, capacidad para mantener el interés, articulación atractiva de recuerdos e historias del pasado con el presente, especialmente en la parte final, interrelación entre textos y fragmentos de canciones…, son algunos de los encantos de este libro de 102 páginas, publicado por la Editorial Gente Nueva en 2018.

Resaltamos otra vez la manera en que se refleja la vida de personas de la tercera edad, quienes tambi√©n tienen el derecho de reencontrar el amor de pareja y avivar entusiasmos y sue√Īos, sin importar los a√Īos. Ojal√° el dibujo animado, realizado por la televisi√≥n, sobre¬†Los novios de la abuela Rosa¬†se divulgue mucho m√°s.

Eldys Baratute Benavides/ Foto: Tomada de su perfil de Facebook.

Autor de varias decenas de libros y ganador de premios, como La Rosa Blanca (2007 y 2012), La Edad de Oro (2013 y 2017) y el¬†Premio de la Cr√≠tica Literaria¬†(2016), Baratute Benavides vuelve a demostrar en esta novela su madurez en el reflejo de temas poco abordados por la literatura para ni√Īos en Cuba. Lo hace de una manera atractiva y valiente, elementos que ya identifican su narrativa.

Otros de sus t√≠tulos en los que se aprecia esa favorable ‚Äúman√≠a‚ÄĚ del autor de arremeter contra prejuicios son¬†Marit√© y la Hormiga Loca¬†y¬†Cucarachas al borde de un ataque de nervios, los cuales suelen provocar reacciones diferentes.

√Čl asegura que nunca se ha sentido una v√≠ctima, ‚Äúcuando me pasan esas situaciones duermo sabiendo que alguien me ley√≥ y se emocion√≥, para bien o para mal. Ah y que, adem√°s, ayuda a hacerme de cierta forma famoso‚ÄĚ.

Escritor Eldys Baratute. /Foto: Tomada de su perfil en Facebook.


Te celebro y te canto Mario Benedetti

Conoc√≠ a Mario Benedetti de forma casual en la ma√Īana del 17 de mayo de 2009, conoc√≠ su fallecimiento y significaci√≥n po√©tica, ensay√≠stica, teatral, novel√≠stica y literaria de su obra, que abarc√≥ dis√≠miles temas como el amor, la muerte, la vida, las mujeres, el hombre, el pueblo, el montevideano de clase media, la Revoluci√≥n cubana. Vino a florecer en m√≠ ese sue√Īo ut√≥pico de ser escritor-ensayista, poeta. Ese deseo de dibujar versos en un papel, en una imitaci√≥n humilde a los primeros poemas suyos que mis ojos tocaron y fomentaron esa osad√≠a de celebrarte con las palabras maestro y gu√≠a.

Recuerdo como si fuera ayer descubrir tus Poemas de la oficina, la novela la Tregua, el primer encuentro con la escritura coloquial de tu magno trabajo que ha sido traducido a m√°s de 20 idiomas tocando puerta a puerta la sensibilidad del hombre y mujer com√ļn, reafirmando que tu poes√≠a es pueblo y fecunda sencillez que no necesita de tus detractores acad√©micos que han querido encasillarte nombr√°ndote como un poeta menor.¬†¬†

Quien ha le√≠do y estudiando su obra reconoce esa perseverancia de escribir, releer, editar los manuscritos buscando la perfecci√≥n. Y que no ser√≠a hasta su octavo libro cuando alcanzar√≠a llegar a ese p√ļblico joven que lo consagrar√≠a como uno de los escritores latinoamericanos m√°s le√≠dos y editados internacionalmente debido a la generosidad de brindarle al lector emociones, plantearle interrogantes, trasmitirles la luz que necesita la poes√≠a y que otros autores no han sabido explotar enmarc√°ndose en m√©todos acad√©micos de selectos grupos que no representan el canto general de los lectores.

Mi compromiso es con la literatura y la memoria de un escritor pertenece a sus lectores expresos. Benedetti reconoce la sinergia que debe existir entre el escritor-literatura y el lector. La unidad dial√©ctica de estos factores est√° impl√≠cita en su labor literaria y ah√≠ radica su legado, su leyenda. Este a√Īo 2020 se cumplir√° 100 a√Īos de su nacimiento (Paso de los Toros, 14 de septiembre de 1920-Montevideo), tierra de grandes escritores que te acompa√Īaron en la generaci√≥n del 45 como integrante indiscutible e insoslayable a la memoria de los leyentes.¬†

Cuba, como segunda patria, conoció sus pasos y ese vínculo afectivo con Casa de las Américas al ser miembro del Consejo de Dirección de Casa de las Américas y fundador del Centro de Investigaciones Literarias de la institución en 1968. Tu accionar como exiliado uruguayo en Cuba marcaria para la historia el amor incondicional y recíproco con los intelectuales y lectores cubanos, que agradeceremos por siempre su presencia y compromiso con la Revolución cubana.

La escritora Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura, expresaría sobre Benedetti:

«Tanto hemos aprendido con Mario que los que hoy cantamos y escribimos, con su lengua hablamos. Mario no asimila ret√≥ricas posibles por eso es que no cabe, no puede ser tronchado en partecitas para ser entregadas a un Olimpo de dioses trasnochados. Mario viviendo con su asma, con esa misma Luz en un breve balc√≥n, escribiendo poemas sin cesar, burlando el rastro de sus fracasados perseguidores, oyendo siempre el grito ahogado de aquel torturador, disfrazado de fantasma azul. Mario, triunfando siempre con la verdad en la mano y, escondido, tal vez, en el cap√≠tulo inicial de una novela inconclusa donde lo espera, sentada, la marioneta de trapo con la que Gabriel Garc√≠a M√°rquez quiso pintar un poema de Mario con un sue√Īo de Van Gogh‚Ķ y sobre las estrellas montevideanas… un 17 de mayo de 2009. Ahora, sus lectores vamos a entrar, con mucho gusto, en los preparativos de su primer centenario.»

El mejor homenaje en su centenario es releerlo con la promesa de hacer un trato codo a codo con su obra. Con la estrategia simple de siempre necesitarlo.


La llave p√ļblica convoca a la prosa

La palabra escrita es reconocida por la AHS en Ciego de √Āvila, en coordinaci√≥n con el Centro Provincial del Libro y la Literatura, en v√≠speras de los d√≠as 26 al 29 de mayo de 2020. En el a√Īo 2001 se convoc√≥ a un concurso de narrativa en el √°mbito del evento ¬ęJuegos Florales¬Ľ, de la sede avile√Īa, que habituaba reconocer a los poetas cubanos ganadores. Result√≥ ganador el escritor avile√Īo Vasily Mendoza. Con el crecimiento de narradores en el entorno local, a partir del a√Īo 2014 se oficializa la entrega del premio bienal ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ a la mejor narrativa, alternando su entrega con el galard√≥n ¬ęPoes√≠a de primavera¬Ľ, al mejor cuaderno de poes√≠a.

En esta, su IV edici√≥n, la convocatoria queda abierta hasta el 30 de abril de 2020. Podr√°n optar por el premio, los escritores cubanos de hasta 35 a√Īos de edad, miembros o no de la AHS, abanderados de la narrativa, residentes en el territorio nacional, con obras de g√©nero cuento o novela, de tem√°tica libre, entre 40 y 60 cuartillas, impreso original y dos copias, mecanografiado a dos espacios en formato A4. Los autores entregar√°n las obras bajo pseud√≥nimo y sobre aparte con sus datos personales, d√≠gase: direcci√≥n particular, tel√©fono, correo electr√≥nico y centro de estudio o trabajo. La entrega se har√° en Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, calle Independencia #160, e/ Sim√≥n Reyes y Jos√© Mar√≠a Agramonte, CP 65 100 Ciego de √Āvila.

Para no ver transformado un concurso de alcance nacional en municipal, acatando #QuedateEnCasa,, el comit√© decide disponer de las direcciones de correo robertoarmas@nauta.cu y roberto.kahrloss@gmail.com pertenecientes al jefe del secci√≥n de literatura, para el env√≠o de los textos y datos personales; visto que, ¬ęCorreos de Cuba¬Ľ suspendi√≥ sus servicios y las transportaciones municipales son restringidas e interprovinciales canceladas con el enjaulado, literalmente, de las terminales, como m√©todos de prevenci√≥n para la salud.

Poster de Juegos Florales ¬ęJuegos Florales¬Ľ 2017

Nace de un taller de apreciaci√≥n literaria nombrado ¬ęCompay Grillo¬Ľ, la idea de oficializar el premio con nombre ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ, t√≠tulo de un libro de cuentos de F√©lix S√°nchez, en honor a su labor, por coordinaci√≥n de los escritores Arlen Regueiro Mas, Carmen Hern√°ndez Pe√Īa y el mismo F√©lix S√°nchez. Desde el a√Īo 2017, la organizaci√≥n de los ¬ęJuegos Florales¬Ľ queda a cargo del jefe de secci√≥n de literatura Roberto Armas D√≠az y el comit√© organizador integrado por miembros de los diferentes departamentos de la Asociaci√≥n.

Con las obras Como mienten los boleros, El sentimiento m√°s importante y Mec√°nica de las naranjas, han sido ganadores de ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ, desde 2014, los autores Ail√≠n Garc√≠a Gonzales, de Isla de la Juventud, con su primera narrativa; la holguinera Zulema Guti√©rrez Lozano, tambi√©n ganadora de menci√≥n por su literatura para adultos El fin, y el tunero Geonel Alejandro Rama Alem√°n, respectivamente. Las menciones reconocen obras, no ganadoras, pero dignas de resaltar, tales son los casos de Mordidas (2016), por Jorge L√°zaro Foronda, y La ciudad que no era m√≠a (2018), de Norge Luis Labrada Gutierrez.

La publicaci√≥n del cuaderno por Ediciones √Āvila es el mayor halago que estos participantes puedan tener. El premio ser√° indivisible, aportar√°, adem√°s, un pago inicial correspondiente a sus anticipos de derechos de autor, de 1500.00 pesos, moneda nacional; acompa√Īado de una obra de un artista pl√°stico avile√Īo, m√°s el diploma acreditativo. El premio puede quedar desierto si las obras presentadas no re√ļnen la calidad necesaria.


Las poses indiscretas de Norge Luis Labrada (+ fotos y video)

La cámara recoge una expresión, un rictus, una mirada hecha para los otros, una apariencia construida. La página revela una postura, un desafío, una confesión. Como maniquí en la vidriera que desde las tallas perfectas luce un traje, como si existiera para cada uno un verso hecho a la medida, llega Poses, un cuaderno de poesía escrito por Norge Luis Labrada que se suma al catálogo de Ediciones La Luz.

El autor, tiene en él su primer libro. Todo comenzó así:

‚ÄúRecuerdo que hace dos a√Īos en una feria del libro que se le dedic√≥ a Delf√≠n Pratts en Holgu√≠n, en una pe√Īa Palabras Compartidas me conmovi√≥ mucho un poema suyo que despu√©s no pod√≠a ni ver en el libro. Entonces me di cuenta de que me pasaba algo diferente con la poes√≠a. Al a√Īo de haberme sucedido eso comenc√© a anotar algunas cosas, a leer y tomarme m√°s en serio la escritura y busqu√© algunos poetas que me pudieran ayudar como Luis Yuseff.‚ÄĚ

cubierta poses

‚Äď¬ŅPosas desde la poes√≠a?

Creo que sí, es una forma de hablar de uno mismo. En Poses hay muchas maneras de ver el mundo. Las poses no son para esconderse sino para justificar las reacciones, las influencias y sucesos. Las poses son las maneras de defenderse ante la realidad.

‚Äď¬ŅConsideras la escritura de poes√≠a un acto de exhibicionismo?

Sí, porque lo que tenía como mío lo estoy mostrando a las personas y eso me tiene temeroso. En el libro hay muchas de mis preocupaciones y eso me hace sentir expuesto.

‚Äď¬ŅQu√© puede esperar el lector de este cuaderno?

Conocer la personalidad del autor. Este libro contiene mis obsesiones, seres que no est√°n en este mundo que me acompa√Īaron en la escritura como Nina Simone, Amy Winehouse, Catalina de M√©dici, Ana Bolena, pero est√° mi abuela tambi√©n. Seres que llegan a tu lado cuando uno se pone a escribir.

‚Äď¬ŅQu√© representa para ti que tu primer libro saliera con Ediciones La Luz?

Es una suerte. Llevaba un tiempo trabajando en ella y como disfrutaba tanto del proceso de la creación del libro veía muy lejos que ocurriera con un texto mío. Siento alegría y orgullo de publicar por primera vez en una editorial como esta, y siento que el autor puede descansar y confiar en el equipo de Ediciones La Luz.

‚Äď¬ŅC√≥mo conjugas tu trabajo diario, la escritura y la responsabilidad como jefe de la secci√≥n de Literatura en la Asociaci√≥n de Hermanos Sa√≠z de Holgu√≠n?

El tiempo para escribir siempre existe, incluso cuando he tenido que organizar un evento. Estos pasan. Por muy convulsos que sean, se acaban. Al principio tenía temores frente a esta responsabilidad, pero el tiempo me ha demostrado que es posible concretarlo todo.

presentación ediciones la luz

‚ÄďFormas parte de La Joven luz: entrada de emergencias. Selecci√≥n de poetas en Holgu√≠n. ¬ŅQu√© representa esto para ti?

Es un orgullo, pues muchos autores que son reconocidos hoy hace varios a√Īos formaron parte de proyectos similares de Ediciones La Luz. Le digo a los miembros de la secci√≥n de literatura de la AHS de Holgu√≠n que esta es una enorme oportunidad y un privilegio pues con el ebook y audiolibro nos insertamos en el cat√°logo de una prestigiosa editorial.

poses presentación/ cortesía del entrevistado

‚Äď¬ŅCu√°les son tus proyectos de hoy?

Hay un libro que escrib√≠ antes que Poses que estar√° viajando por ah√≠ hasta que tenga suerte. Tengo otro libro que saldr√° por √Āncoras, el sello de la AHS de la Isla de la Juventud.

Sigo escribiendo. √öltimamente no creo narrativa, pero leo mucha poes√≠a. Tengo la deuda de terminar una novela que comenc√© hace unos a√Īos y la retomar√© junto a otros proyectos que tengo, pero quiero aprovechar lo que me est√° pasando con la poes√≠a. Quiero dedicar a ambos el tiempo que merecen.