narrativa


Viaje a la fantasía

Es la juventud el relevo, en esta etapa de la vida los artistas crean con ímpetu sus obras. En la literatura, por ejemplo, casi todos comienzan a esbozar sus primigenios poemas, cuentos o novelas antes de cumplir las 35 primaveras.

No fue diferente para Abel Guelmes Roblejo, quien ya anda con paso seguro en la narrativa. A pesar de su corto bregar en el mundo de las letras, ha tenido el placer de recibir dos galardones en concursos especializados: el primero fue el de la revista Juventud T√©cnica, en el a√Īo 2017, con un cuento de ciencia ficci√≥n; el segundo, el Oscar Hurtado, hace dos a√Īos, en la categor√≠a de fantas√≠a. Su √ļltimo y no menos importante lauro fue el premio La Gaveta, del a√Īo pasado ‚Äďun certamen organizado por la revista hom√≥nima, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Pinar del R√≠o, y no especializado en estos subg√©neros‚Äď, en el apartado de cuento.

En entrevista exclusiva con BOHEMIA nos habla sobre sus primeras experiencias en el mundo de la creación literaria, así como sus éxitos actuales; la importancia de los talleres para los escritores y lo más importante: no dejar nunca de leer y nutrirse de los más sabios.

‚ÄúComenc√© a escribir en el a√Īo 2013 ‚Äďrememora‚Äď. Desde ese entonces me acerqu√© al taller Espacio Abierto y al proyecto Dialfa, ya que eran los √ļnicos lugares afines a mis gustos literarios, adem√°s ten√≠a conocimiento de que en ellos se reun√≠an escritores. Estaba pr√°cticamente como una p√°gina en blanco y quer√≠a nutrirme de sus conocimientos.

Viaje a la fantasía.

En 2017 vio publicado su primer libro.

‚ÄúAl inicio cre√≠a que narrar era f√°cil. Un d√≠a me sent√© y tecle√© en la computadora 12 p√°ginas de mi primer cuento. A√ļn lo tengo, es desastroso; solo que en aquella √©poca no lo ve√≠a as√≠, incluso lo envi√© a un concurso. Sin propon√©rmelo, su g√©nero era la fantas√≠a; en aquel momento no sab√≠a la existencia de estas diferenciaciones, para m√≠ era solo escribir un texto.

‚ÄúEn mi primera sesi√≥n de Espacio Abierto, escuch√© algunas narraciones con los mismos errores que la m√≠a, y me di cuenta de que necesitaba m√°s lecturas. Deb√≠a respetar este oficio que reci√©n hab√≠a descubierto y hacerle honor a quienes me estaban ense√Īando‚ÄĚ.

‚Äď ¬ŅPersonalmente, en qu√© devino ese taller?

-Es mi casa, mi familia. Allí sigo aprendiendo en cada encuentro y he puesto en práctica todo lo asimilado en el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. He crecido en la literatura y como persona. No fuera lo que soy hoy, como escritor, si no existiera Espacio Abierto. Para mí sí resulta imprescindible.

‚ÄúEs literal y literariamente mi taller, aunque no de forma exclusiva, es tan m√≠o c√≥mo de cualquier escritor que se le acerque, a fin de cuentas, es un espacio accesible para todos. Ha ayudado, ayuda y ayudar√° a much√≠simos literatos, no solo de La Habana, tambi√©n de otras provincias‚ÄĚ.

-¬ŅDe qu√© manera el Centro Onelio contribuy√≥ en tu formaci√≥n?

-Entr√© en el propio a√Īo 2013. All√≠ aprend√≠ las t√©cnicas narrativas, a amar y respetar el oficio de la literatura, a cuidarlo y atenderlo a diario. Cambi√≥ mi forma de ver todo. Est√° entre las mejores experiencias de mi vida. No solo conoc√≠ gente maravillosa y me integr√© a esa hermandad, tambi√©n a magn√≠ficos escritores‚ÄĚ.

-¬ŅPor qu√© escribes ciencia ficci√≥n y fantas√≠a?

-La afición al género fantástico en general (lo que incluye a la ciencia ficción) viene de las lecturas que tuve en la infancia. Entre mis autores preferidos en esa época se encontraban Julio Verne y Poe, por mencionar sólo dos.

‚ÄúEn la actualidad sigo sin proponerme escribir un g√©nero en espec√≠fico, m√°s bien hago un cuento o una novela, en resumen, una historia. Eso no niega que tenga preferencia por lo fant√°stico al escribir y al leer, porque es una literatura que no tiene l√≠mites preestablecidos, es libre, solo la restringe la imaginaci√≥n del autor, quien crea un mundo nuevo. No es como en el realismo, donde se recrea una historia ya con reglas estrictas en un universo conocido‚ÄĚ.

Viaje a la fantasía.

Además de este volumen, incluido en la colección Hojas de Hierba, de Ediciones Loynaz, sus obras en integran varias antologías.

-¬ŅQu√© te aport√≥ haber obtenido el premio en el concurso de la revista La Gaveta?

-Gan√© el primer premio en este certamen con el libro¬†Men√ļ Completo. Fue maravilloso que reconocieran de esta manera mi trabajo. ‚ÄúHe cumplido as√≠ varios sue√Īos: publicar en mi pa√≠s, ser le√≠do por mis amigos, emocionarme porque algunos desconocidos me digan que les gust√≥ y verlo en un¬†stand¬†en la Feria Internacional del Libro de la Habana.

“Es un volumen de cuentos, donde los relatos se centran en el absurdo. Creé una serie de historias, en apariencia comunes, que se van desarrollando hasta llegar a niveles irracionales. Quería demostrar que los géneros literarios pueden utilizarse como pretexto, porque lo que importa es lo que cuentas; por eso en mi libro encontrarás cuentos humorísticos (o rayando el humor), de suspense y románticos.

‚ÄúRecibir ese premio es una prueba de que en Cuba hay quienes ven m√°s all√° de los g√©neros literarios y se fijan en lo que uno quiere decir como creador‚ÄĚ.


Victoria Mogollón: De Venezuela para La Casa

Por estos d√≠as la vor√°gine del XI Coloquio de Musicolog√≠a Casa de las Am√©ricas nos tiene concentrados a todos en los predios de esa instituci√≥n. El gremio se re√ļne en funci√≥n del aprendizaje y el di√°logo sobre m√ļltiples procesos y fen√≥menos musicales. Este es el espacio id√≥neo para conocer los objetos de investigaci√≥n que ocupan el tiempo de nuestros colegas latinoamericanos.

[+]


Volver a querer una isla sin cuernos

Oficio de Isla¬†fue una de las obras que un√°nimemente recibi√≥ el premio Villanueva, otorgado por la cr√≠tica a las mejores puestas del a√Īo pasado.

La pieza, escrita por el cineasta Arturo Sotto, focaliza un suceso histórico poco divulgado: el viaje de más de mil maestros cubanos durante 1900 a la prestigiosa universidad bostoniana de Harvard, en momentos en que nuestro país, bajo ocupación estadounidense, se disponía a iniciar vida independiente. Ello da pie a una reflexión, muy contemporánea y contextualizada sobre ese tema siempre en el tintero: las complejas y difíciles relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

El autor ha logrado combinar, con sentido del humor, especialmente de la iron√≠a, las peripecias de una familia clase media cuya hija ha sido seleccionada para la ¬ęmisi√≥n¬Ľ, con las coordenadas de la macrohistoria, todo mediante fluidez narrativa y fuerza dramat√ļrgica, lo cual permite reflexionar en torno al anexionismo, los sentimientos independentistas, los oportunismos pol√≠ticos, las reminiscencias espa√Īolizantes, el paternalismo yanqui, el ¬ędeterminismo geogr√°fico¬Ľ y tantos √≠tems vinculados con las dos naciones vecinas, que desde entonces subsisten con matices y singularidades epocales, correlacionando los dos grandes n√ļcleos donde los mismos se han manifestado: la familia y el pa√≠s.

Ub√ļ sin cuernos a cargo de Ludi Teatro Autor: Osmel Azcuy/Tomado de Juventud Rebelde

Personajes gr√°ciles, bien dise√Īados, que pese a su armadura risible escapan del sainete y la caricatura, encauzan situaciones divertidas pero enjundiosas desde el punto de vista dram√°tico, que la puesta dirigida por Osvaldo Doimeadi√≥s ha sabido plasmar con gracia y solidez esc√©nicas.

Aunque la pieza afortunadamente volver√° en marzo dentro del evento Traspasos esc√©nicos, del ISA, esta vez en la sala Tito Junto, del Brecht, el espacio original result√≥ el perfecto por las caracter√≠sticas de la puesta, en un gran almac√©n de la Avenida del Puerto, donde el p√ļblico pudo trasladarse y presenciar, antes de asentarse en el lunetario, dos puntos que constituyen pertinentes pr√≥logo y ep√≠logo mediante coreograf√≠as, performances y hasta una instalaci√≥n que enriquecen y ensanchan el concepto del montaje, y donde junto a Doimeadi√≥s han prestado sus talentos Gretel Montes de Oca, Guillermo Ram√≠rez y Patricia D√≠az, as√≠ como el intertexto, eficazmente incorporado al corpus de la obra, que constituyen los fragmentos de una revista sat√≠rica de la √©poca (¬°Arriba con el himno!, de Ignacio Sarachaga).

M√©rito indudable de¬†Oficio de isla¬†son las actuaciones, que en t√©rminos generales aprehenden y proyectan el esp√≠ritu de este divertimento sustancioso, junto con la Banda de M√ļsica de Rancho Boyeros y las gaitas Eduardo Lorenzo, que sellan su esencia multiart√≠stica.

Ub√ļ sin cuernos, del laureado Abel Gonz√°lez Melo (premio Casa de las Am√©ricas 2020 por su obra¬†Bayamesa), conoci√≥ estreno mundial en La Habana bajo la puesta y direcci√≥n de Miguel Abreu con su compa√Ī√≠a Ludi Teatro.

Una utop√≠a a la vez dist√≥pica, si se permite el ox√≠moron, propone esta vez el dramaturgo cubano, que tiene del eterno viaje, los rejuegos y abusos de poder, reinados reales y so√Īados dentro de una par√°bola que contiene tambi√©n universos posibles, (re)conquistas y la idea de patria que se inicia en el n√ļcleo literalmente materno, aunque ello tambi√©n signifique el de la tierra.

Todo lo anterior, Gonz√°lez Melo lo explaya desde su habitual sabidur√≠a no solo esc√©nica sino tambi√©n teatral, en el sentido m√°s diacr√≥nico, lo cual implica gui√Īos, alusiones intertextuales y ese raro andar, cual arriesgado equilibrista, por una cuerda floja que transita de manera casi imperceptible por lo grave y lo ligero, lo c√≥mico y lo serio, lo alusivo y lo directo, dentro de esta obra que obtuviera los premios Jos√© Jacinto Milan√©s y Dador.

En su lectura, Abreu, acostumbrado a montar textos complejos, polis√©micos y llenos de enveses (Litoral, Bosques, La mujer de antes‚Ķ), asistido esta vez por Mar√≠a Karla Romero y con producci√≥n de Rafael Vega, consigue trasladar a la escena la corrosividad y el filo de la escritura; desde los minutos iniciales se percibe el logro de la ambientaci√≥n abigarrada y esperp√©ntica que sugiere la letra, para lo cual se apoya en el vestuario sugerente, expresivo de Celia Led√≥n, el maquillaje de Pavel Marrero y el dise√Īo de escenograf√≠a, al tiempo que √©l asume las luces, las cuales detentan suficientes gradaciones y matices.

Tambi√©n, como es habitual en sus puestas, debe exaltarse el tan bien explotado espacio, con movimientos coreogr√°ficos (Yuli Rodr√≠guez es la responsable de este esencial rubro) y una rica banda sonora (Denis Peralta, sobre canciones concebidas por Llilena Barrientos muy a tono con el texto) algo, por suerte, recurrente, como son los notables desempe√Īos: Ludi Teatro cuenta con un equipo competente, apto para personajes que exigen del actor desdoblamientos y proyecciones bien dif√≠ciles, cambios de registro, esfuerzos histri√≥nicos determinantes, y aunque se aprecia un nivel general, habr√≠a que encomiar esta vez a Aim√©e Despaigne, Grisell de las Nieves, Cheryl Zald√≠var, Yoelvis Lobaina y Francisco L√≥pez Ruiz.

Alejandro Palomino y su grupo Vital Teatro han llevado a escena una obra de la dramaturga e investigadora Esther Su√°rez Dur√°n:¬†Vu√©lveme a querer, y el t√≠tulo boler√≠stico es realmente algo m√°s que un gui√Īo. De nuevo tenemos la oportunidad de admirar, aplaudir y solidarizarnos con tres grandes mujeres de nuestra escena: Luz Marina Romaguera (Aire fr√≠o, de Virgilio), Lala Fundora (Contigo pan y cebolla, Quintero) y Camila (Santa Camila de La Habana Vieja, Brene).

La mixtura, el enlace, pasan por otro cl√°sico, esta vez universal (Las tres hermanas, Ch√©jov) que desde una estructura dial√≥gica, fuertemente intertextual, no solo trae a la actualidad los conflictos de esos personajes en sus momentos, sino que los enriquece, los universaliza, pues justamente es ese uno de los reclamos de la autora: exigir para nuestras (anti)hero√≠nas un justo sitio que las extrapole del localismo, el exiguo puesto en la escena nacional, para ponerlas a competir a un nivel donde est√°n sus cong√©neres chejovianas, de Shakespeare, Ibsen y compa√Ī√≠a.

No siempre, valga anotar, estos dif√≠ciles pastiches logran dar en el clavo; hace apenas un a√Īo tuve la oportunidad de ver, en Montevideo, un ejercicio intertextual semejante a prop√≥sito con uno de esos referentes:¬†√Čramos tres hermanas (Jugando con Ch√©jov), del c√©lebre dramaturgo y te√≥rico espa√Īol Jos√© S√°nchez Sinesterra (¬°Ay Carmela!) bajo la direcci√≥n del uruguayo Ramiro Perdomo, pero el resultado quedaba un tanto por debajo de sus posibilidades dial√≥gicas justamente dentro de esos l√≠mites que pretend√≠a focalizar y a la vez desmontar.

Suárez Durán, con la complicidad de Palomino, consigue que enlaces, pespuntes y transiciones se logren dentro de un escenario cuyos puntos de desplazamiento e intercambio actoral refuerzan la evocación, la resignificación y el diálogo.

Las actrices Mayel√≠n Barquinero (quiz√° deba restar un poco de fisicalidad y √©nfasis a su labor), Alina Molina y Yaisely Hern√°ndez vuelven no solo a querer, sino a conminarnos a hacerlo, en las pieles de esas singulares y entra√Īables damas del teatro y, por ello, de nuestras vidas.


¡Atención narradores! Está abierto el Celestino

Ediciones La Luz, reconocido sello de la AHS en Holguín, y la sección de literatura de la misma en esta provincia, convocan a la XXI edición del Premio Celestino de Cuento, uno de los certámenes de carácter nacional más cotizado entre los jóvenes narradores cubanos.

cortesía ediciones la luz

Este a√Īo el Celestino estar√° dedicado a la literatura de ciencia ficci√≥n y tres de sus exponentes m√°s significativos: los escritores estadounidenses Isaac Asimov, Ray Bradbury y Charles Bukowski, coincidiendo, adem√°s, con el centenario de sus nacimientos, comenta Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, y miembro del Comit√© Organizador.

En este certamen pueden participar todos los escritores cubanos residentes en el pa√≠s menores de 36 a√Īos, sean miembros o no de la AHS, explic√≥ Yuseff al Portal del Arte Joven Cubano, con un cuaderno in√©dito de menos de 70 cuartillas presentado bajo el sistema de seud√≥nimo y en una sola copia. En plica aparte deben constar los datos personales del autor, incluidos n√ļmero de carn√© de identidad, direcci√≥n particular y modos de localizaci√≥n.

El premio consistir√° en la entrega de un diploma acreditativo, el pago de 1000 pesos cubanos (CUP), una obra de arte y la publicaci√≥n del cuaderno a cargo de dicho sello editorial, con el pago del respectivo derecho de autor. ‚ÄúLas obras, a√Īadi√≥ Yuseff, se recibir√°n hasta el 1 de junio y podr√°n entregarse personalmente o enviarse por correo postal a Ediciones La Luz, calle Maceo, No. 121 altos, entre Frexes y Aguilera, CP. 80100, Holgu√≠n.‚ÄĚ

conferencia de prensa acerca del XXI Premio Celestino de Cuento. Foto: Erian Pe√Īa Pupo

El fallo del jurado, integrado por prestigiosas figuras de las letras, se dar√° a conocer el 21 de junio en la pe√Īa Abrirse las constelaciones, como parte del programa del XXI Premio Celestino de Cuento, que incluye, adem√°s, una amplia jornada de presentaciones, lecturas, conferencias y otras actividades previstas entre el 15 y el 21 de ese mes.

En la reciente Feria Internacional del Libro, realizada en La Habana del 7 al 16 de febrero, Ediciones La Luz present√≥ en el Pabell√≥n Cuba y en la sala Jos√© Lezama Lima de La Caba√Īa, el libro La m√°quina de recuerdos, de la camag√ľeyana Evelin Queipo, que obtuviera el Premio Celestino en 2017. Las ediciones m√°s recientes han sido ganadas por otras dos narradoras nacidas en la provincia de Nicol√°s Guill√©n y Severo Sarduy: Martha Acosta √Ālvarez y Lourdes Mar√≠a Mazorra, cuyos libros se presentar√°n pr√≥ximamente.¬†

conferencia de prensa acerca del XXI Premio Celestino de Cuento. Foto: Erian Pe√Īa Pupo

Auspiciado, además, por el Centro Provincial del Libro y la Literatura y la Uneac en Holguín, surgió en 1999 por iniciativa del narrador y poeta holguinero Ghabriel Pérez, como homenaje a la novela de Reinaldo Arenas, Celestino antes del alba, y su primera edición lo recibió, entonces, el narrador y periodista Rubén Rodríguez con el cuento Flora y el ángel, autor que mereció recientemente el importante Premio Alejo Carpentier.

Entre los escritores que lo han obtenido se encuentran tambi√©n Rafael A. Inza, Marvelys Marrero, Alcides Pereda, Serguei Mart√≠nez, Jos√© Alberto Vel√°zquez, Yordis Monteser√≠n, Liany Vento, Rafael de Jes√ļs Ram√≠rez, Abel Fern√°ndez-Larrea, Ariel Fonseca y Juli√°n Marcel. Por su parte, importantes jurados lo han integrado, entre ellos Eduardo Heras Le√≥n, Guillermo Vidal, Ana Lidia Vega Cerova, Nelton P√©rez, Jorge √Āngel P√©rez, Lourdes Gonz√°lez Herrero, Emerio Medina, Manuel Garc√≠a Verdecia y Eugenio Marr√≥n.


«Trato de complacerme como lectora»

Evelin Queipo es esa joven que se mueve por varios campos dentro del extraordinario mundo de la literatura. Nacida en Camag√ľey ha sido ganadora del Premio Celestino de Cuento en Holgu√≠n con La M√°quina de recordar, as√≠ como de otros importantes reconocimientos.

Sin embargo, su sencillez trasluce su talento al escribir. La direcci√≥n de la Editorial √Ācana es un veh√≠culo eficaz que le posibilita seguir construyendo puentes. ¬†

‚ÄďCom√©ntame un poco acerca de los libros recientemente publicados por la editorial √Ācana‚Ķ

Presentaremos Kukuy no quiere perder el tiempo; es una historieta de √Āngel Velazco. Es una saga y tiene la particularidad de que fue concebida a l√≠neas sin colores para que los ni√Īos puedan colorear la historieta, ajust√°ndose al sistema de impresi√≥n que tiene una editorial territorial. Tenemos tambi√©n Cuentos Patatos, libro de Niurkis P√©rez Garc√≠a, una escritora camag√ľeyana que ha tenido mucho reconocimiento entre ellos Puerta de espejo, que es el Premio m√°s importante que otorga la Biblioteca Nacional. Es una reedici√≥n a color y ha sido muy trabajado por los narradores orales.

tomada del perfil de facebook de evelin queipo

‚ÄďYa eres una escritora con varios premios importantes, ¬Ņc√≥mo es tu proceso creativo?

Me he propuesto firmemente, m√°s que una narradora, poeta o escritora para ni√Īos, ser una escritora, y en ese sentido trabajo todos los d√≠as. Por eso trato de conquistar g√©neros, formas escriturales que no hab√≠a explorado antes. Entonces cultivo varios g√©neros aunque siento esta preferencia por la literatura infantil, pues siento que es la que me permite hacer realmente una labor formativa con el lector.

‚Äď¬ŅEscribes partiendo de la ni√Īa que est√° todav√≠a, de la ni√Īa que fuiste o de la ni√Īa que construyes?

Mi universo lectivo en la infancia versaba fundamentalmente acerca de textos donde el ni√Īo es el h√©roe. No un Julio Verne, no otros autores que part√≠an desde un universo adulto y le serv√≠a al ni√Īo para su entretenimiento, m√°s bien me gustaba un Pipa medias largas, un Tom Sawyer que eran ni√Īos h√©roes, protagonistas audaces en su aventura.

Entonces casi siempre construyo historias as√≠, donde trato de entretener la ni√Īez que tuve. Tambi√©n los textos que hubiese yo querido leer y no estaban a mi alcance; tal vez porque no se hab√≠an escrito, pero m√°s seguramente porque simplemente no tuve acceso a esa literatura.

Entonces trato de complacerme como lectora solo desde el motivo, porque desde el tema, desde el tratamiento de un valor de formación sí me gusta que haya cierta didáctica escamoteada y casi invisible dentro de cada texto. Ahí sí lo miro con la frialdad del adulto que quiere educar, que quiere instruir, que quiere formar un individuo capaz de ser independiente y de tener una serie de valores, insisto siempre, que son los que deben estar en cualquier sociedad que prepara un adulto para el futuro.

tomada del perfil de facebook de evelin queipo

‚Äď ¬ŅConversa la poes√≠a, la literatura infantil y la narrativa en ti? ¬ŅSe trastocan? ¬ŅC√≥mo juega Evelin Queipo con ellas?

Es complicado. Hasta que aprendí las reglas para la poesía solo escribía narrativa. Me resultaba relativamente fácil construir un texto narrativo, aunque eso no quiere decir que lo hiciera bien. Pero bueno creía poder hacerlo con cierta facilidad.

Despu√©s que conoc√≠ la poes√≠a, o sea, una serie de elementos que conoc√≠ desde el punto de vista te√≥rico tales como el hemistiquio, la s√≠laba m√©trica, en fin, las cuestiones de la rima, ya me es dif√≠cil. Es como quitarse el abrigo despacio, escribir la narrativa y entonces ponerte el traje de la poes√≠a. Y a veces entre un proceso creativo de narrativa y de poes√≠a pasan a√Īos, porque es dif√≠cil desprenderse de la poes√≠a despu√©s que uno la conoci√≥.

‚Äď¬ŅC√≥mo es la lucha contra el papel en blanco?

Ya no, ya lo tengo como h√°bito y como oficio. El horario del que pueda disponer en mi apretada agenda de trabajo y de madre, me siento a llenar el papel. La idea se ha ido cocinando a veces meses, a veces horas, a veces a√Īos, y la plasmo. Porque tambi√©n hago radio y requiere de oficio. Puedo no tener deseos o la musa, pero definitivamente hay que llenar la p√°gina.

‚Äď¬ŅC√≥mo la radio alimenta tu vocaci√≥n como escritora?

tomada del perfil de facebook de evelin queipo

En la emisora provincial Radio Cadena Agramonteescribo una revista cultural, que se transmite de 1:30 P.M. a 3:00 P.M., de lunes a viernes. Tiene un nivel alto de audiencia y escribir cada uno de esos guiones me toma hasta cuatro horas al día. Pero me ha permitido una superación tremenda.

Estar en la radio es aprender a redactar de una forma incre√≠blemente √ļtil para escribir cualquier g√©nero literario. Adem√°s, la b√ļsqueda de temas que puedan ser interesantes, agradables a un p√ļblico en su mayor√≠a de la tercera edad, te permite explorar muchas cuestiones interesantes.

La radio me enamor√≥ hace seis a√Īos y aunque todo conspira y es antag√≥nico al proceso de creaci√≥n, uno siempre trata de ir colando esos intereses personales que uno cree que tiene el oyente.


Los impares, conflictos entre n√ļmeros y letras

Los impares, primer libro de la escritora Claudia Damiani Cavero, Premio Calendario 2018 y miembro de la Asociación Hermanos Saíz, cautiva por la diversidad de formas narrativas y cierta singularidad de las historias, que muestran escenas de la cotidianidad cubana, especialmente la de los más jóvenes.

Compuesto por 14 cuentos, la obra abarca cierta experimentación en la relación entre las matemáticas, la vida y los temas de conversación de sus personajes, con diálogos que, en ocasiones despiertan sonrisas.

Los argumentos de ellos en leves disputas verbales revelan el conocimiento de teorías y particularidades de las ciencias, aunque los sucesos ocurran en lugares como un pasillo durante una guardia escolar en la madrugada.

Su autora asegur√≥ que para escribirlo utiliz√≥ por primera vez la b√ļsqueda de informaci√≥n a conciencia en funci√≥n de la literatura, algo que se nota en sus p√°ginas, sin restar frescura y ritmo a la narraci√≥n.

El jurado que le concedió el galardón, integrado por Daniel Díaz Mantilla, Atilio Caballero y Aida Bahr, resaltó que la obra presenta una cambiante gama de conflictos, emanados de las relaciones interpersonales y la cotidianidad.

Con t√≠tulos como M√ļltiplos (Narrado por Ariana); Breve teor√≠a sobre las influencias (Del libro Breves teor√≠as sobre n√ļmeros y personas); Ecchi (El sue√Īo de Pablo); Solo apto para n√ļmeros enteros (Historia de Pablo y Ariana) y Ser o estar (Narrado por Joan), Los impares tiene un entramado, en el cual el humor nunca parece ser objetivo, pero s√≠ capa subterr√°nea. ¬†

Graduada de Dise√Īo Gr√°fico, su autora, una muchacha de cabello rubio, espejuelos y aparente timidez, logra una buena construcci√≥n de los personajes quienes act√ļan y hablan con mucha naturalidad, en coherentes relaciones entre ellos, sus acciones e ideas.

Es interesante como emplea la segunda persona del singular en algunas narraciones, especie de conversación con los lectores o meditaciones en voz alta.

Ganadora también del Premio David (2018), por su novela Seres invisibles, Damiani Cavero, en entrevista concedida en septiembre de 2018 reconoció la importancia de Los Impares para ella al expresar que significó el antes y después en su carrera hasta el momento, ya que se convirtió en su libro primogénito, con el cual pasó a una forma de escritura más consistente.

Publicado por la Casa Editora Abril (2019), este hijo de papel, con varios relatos individuales y a la vez interconectados en una historia general, fue un ejercicio bien logrado, preámbulo de lo que sería luego Seres invisibles.

Resulta curioso que los primeros intentos literarios de la autora, ganadora del tercer lugar en el concurso de narrativa de la revista Juventud T√©cnica (2013) y Menci√≥n en el David (2017), fueron en la etapa del preuniversitario, con una novela de ciencia ficci√≥n, que, seg√ļn dijo, nunca termin√≥ y ya abandon√≥ totalmente, ‚Äúcon la suerte de que fue olvidada por todos‚ÄĚ.

La primera gran pasión de Claudia fueron las historietas, por eso no sorprende que actualmente sea también ilustradora y autora de la imagen de portada de su libro, el cual indudablemente constituye una sugerente propuesta.


Eugenio Hern√°ndez, m√°s all√° del dramaturgo

Cuba es un país de una gran dicha artística literaria por la gran cantidad creadores que tiene desde el cabo de San Antonio hasta la Punta de Maisí. Uno de esos grandes creadores es Eugenio Hernández Espinosa, graduado del primer Seminario de Dramaturgia del Consejo Nacional de Cultura en la década del 70 del pasado siglo XX. A partir de ese momento comenzó el camino de gloria de este gran dramaturgo cubano. Muchas han sido las obras que Hernández Espinosa nos ha legado al patrimonio de la literatura dramática cubana.

Su obra, Mar√≠a Antonia (1964), se ha convertido en una de los grandes hitos de la escena cubana. Esta obra problematiza sobre el cambio de patrones culturales que estaba viviendo la Cuba de esos primeros a√Īos de Revoluci√≥n.

Nuestros orishas tutelares del pante√≥n yoruba se convierten en los protagonista ocultos que contribuyen al juego del destino de la protagonista. La muerte por la desobediencia es el final porque se tiene que cumplir el refr√°n yoruba de: «oreja no pasa cabeza». Su obsesi√≥n por la cultura popular tradicional de nuestra naci√≥n se muestra con sus luces y las sombras que siempre puede proyectar los cultores de estas manifestaciones.

Con Calixta Comité (1969) estremeció la escena cubana al punto de generar pasiones encontradas. Desde este momento un joven dramaturgo y crítico teatral como Antón Arrufat vislumbra la capacidad y la grandeza creativa que contenía Eugenio Hernández.

Calixta Comit√© es una obra que deb√≠a llegar nuevamente a escena. Los sue√Īos y miedos que formaron parte de algunas personas que contribuyeron a la construcci√≥n de esa sociedad nueva que se levantaba moldeando «al hombre nuevo» es el inter√©s que refleja en cada parlamento de sus tres actos. La falsa moral y la burocracia es otro tema muy presente en esta obra que algunos decisores de aquel entonces no vieron con buenos ojos.

El teatro de Eugenio Hern√°ndez ha trascendido lo ef√≠mero de las tablas y ha pasado a la cinematograf√≠a nacional. Mi socio Manolo dio lugar al filme La vida in√ļtil de mi socio Manolo, dirigido por Julio Garc√≠a Espinosa (ICAIC, 1989), mientras en la m√≠tica Mar√≠a Antonia teatral se bas√≥ el filme hom√≥nimo dirigido por Sergio Giral (ICAIC, I990. Tambi√©n fue coguionista de los filmes Patak√≠n (1982), Roble de olor (2003), y del libreto cinematogr√°fico de El Mayor. Esto lo convierte en una de las figuras m√°s trascendentes del mundo del guion cinematogr√°fico porque pocos guionistas que no sean directores de cine tienen tantas obras en el panorama del ICAIC.

Desde su grupo Teatro Caribe√Īo ha sabido infundir esta otra identidad un poco olvidada por los cubanos. El Caribe en Cuba y Cuba en el Caribe es una dualidad presente en esta agrupaci√≥n teatral, de la cual ha sabido conducir con el rigor de un maestro que siempre tiene su visi√≥n en el presente caminando por un puente hacia el futuro. La dramaturgia es el arte de componer con palabras sobre la escena, ideas y sentimientos que se deben canalizar a partir de las interpretaciones¬† que realizan los actores. Porque el dramaturgo antes de ser un hombre de la escena, es de la literatura, esa amiga que solo te acompa√Īa en la soledad de la creaci√≥n o la lectura. Con esta dedicatoria que realiza la Feria Internacional del Libro reconoce la calidad de su escritura y de todos sus aportes a esta manifestaci√≥n muchas veces renegada en el panorama literario nacional. Es un acto de justicia cultural y social porque los personajes de Eugenio no eran complacientes, y no creo que los pr√≥ximos lo sean. Estos personajes son de esos hombres y mujeres tra√≠dos desde √Āfrica y plantados en el nuevo mundo. Por todo esto, en el a√Īo 2005 fue acreedor del Premio Nacional de Teatro, la m√°s alta distinci√≥n que se le entrega de esa manifestaci√≥n art√≠stica a aquellos que se han entregado en cuerpo y alma al noble oficio de la tradici√≥n representada por la comedia y la tragedia.

Esta edición de la Feria Internacional del Libro es un nuevo espacio para acercarse a su obra y disfrutarla con toda la grandeza que él merece. Es un nuevo momento para que muchas instituciones culturales y los más jóvenes nos acerquemos a la eterna sapiencia de los valores de su literatura dramática que festeja lo popular, con una mirada que evade prejuicios y estereotipos, mientras recrea la mitología de origen yoruba con su narrativa, símbolos y deidades. Eugenio Hernández Espinosa es más que un dramaturgo, es un intelectual que se expresa a través de su escritura.