Mujer


Ovaciones para una mujer que espera…

Con una gran ovaci√≥n fue aclamado el regreso a la escena vueltabajera de Lienzo de una mujer que espera, escrito, dirigido y actuado por Jorge Luis Lugo. Con esta obra, Teatro Rumbo cierra la jornada de acciones (conferencias y presentaciones teatrales), que desarroll√≥ durante el mes de noviembre y diciembre, con motivo de sus 55 a√Īos de existencia creativa.

Premio Caricato de Actuaci√≥n Masculina (2012), entre otros; Lienzo de una mujer que espera es un mon√≥logo, un soliloquio, como tal vez pueda defin√≠rsele, que se estren√≥ en 2001 con el nombre de Lienzo 5×1, en el marco del pinare√Īo Festival ‚ÄúEspacio Vital‚ÄĚ.

Desde entonces, esta obra ha permanecido en el repertorio activo y m√°s reconocido de Teatro Rumbo. Su protagonista, Esperancita, una se√Īora muy singular entrada en a√Īos, se busca la vida vendiendo ilegalmente cucuruchos man√≠ y en un desesperado intento, reclama a su esposo Felipe, muerto en una traves√≠a mar√≠tima en los 90, un sinn√ļmero de cosas que van desde la necesidad de compa√Ī√≠a hasta un sustento econ√≥mico que nunca ha llegado. Esperancita clama, padece lo que no tiene, lo que debe luchar amargamente para lograr algo y lo que sabe que nunca tendr√° o vendr√°. Sin embargo, permanece batallando, y eso es lo que cuenta.

Lienzo‚Ķ, como resultado creativo, tiene la cualidad de apropiarse de la vertiente vern√°cula, del gusto hacia el desarrollo de temas y f√°bulas teatrales marcadas por la comicidad, latentes en imaginario y gran parte de la praxis esc√©nica desplegada por los creadores pinare√Īos; especialmente los del otrora Conjunto Dram√°tico de Pinar del R√≠o, grupo fundado en los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n, y que podemos reconocer ahora con el nombre de Teatro Rumbo.

Es una obra en que Jorge Luis Lugo demuestra sabidur√≠a y talento al tejer un material teatral donde, a partir de la sugerencia, el juego con el absurdo, con lo rid√≠culo, con el clich√©, la iron√≠a, el doble sentido, la picard√≠a, se desata un intenso y respetuoso debate (en que el subtexto tiene mayor peso que lo que literalmente se expresa) sobre aquellas cuestiones que han marcado en el plano hist√≥rico, social, psicol√≥gico, econ√≥mico, al cubano de estos tiempos, fundamentalmente aquellos que vivieron con mayor fervor el ‚ÄúPer√≠odo Especial‚ÄĚ y la migraci√≥n de la d√©cada del 90 y en adelante.

Los hemos visto varias veces Lienzo‚Ķ, hemos podido comprobar que, aun cuando tiene m√°s de una d√©cada de concebido, no deja de ser un espect√°culo interesante para el espectador actual. La arquitectura de este representaci√≥n teatral est√° concebida de tal manera que tiene la capacidad, como el rabo del camale√≥n[1], de renovarse, estar siempre abierta a frescos cambios, sumas y supresiones de acciones y texto, en funci√≥n del momento en que se presenta, los cuales no afectan la salud de este mon√≥logo, su n√ļcleo de debate principal.

 Y ello sucede fundamentalmente porque esta puesta en escena está pensada para que sean más significativos los agudos comentarios sobre la realidad social que vive el personaje principal, Esperancita, que para seguir, aunque ello es inevitable, la biografía de esta, su naturaleza psicológica. Provocar la reflexión y la discusión sobre determinados tópicos sociales, es el centro de Lienzo…

Jorge Luis Lugo es un actor talentoso, uno de los pocos que conocemos en Vueltabajo y en una buena parte del país que puede transitar de un género a otro, del drama a la comedia, a la farsa, sin reparos y con virtuosismo.

En este caso, compone una escritura que apuesta por lo esencial en las tablas. Apenas una estatuilla religiosa de un indio, una peque√Īa mesa con un radio que parece emitir programas en directo, un marco de un cuadro, son elementos con los que va develando poco a poco el universo existencial de Esperancita.

 Desde una partitura interpretativa que hace gala de su contención, de un cuidado en la selección de las acciones físicas y gestos (su rostro es una zona muy expresiva en su corporalidad); de una dinámica escénica que no teme explorar la danza, el riesgo de una pantomima deliciosamente expresiva (escena en que su vecina le informa a Esperancita sobre el nuevo tiempo coyuntural); nos develan un trabajo actoral digno de reconocer.

La reposición de Lienzo de una mujer que espera ha sido todo un suceso teatral en Vueltabajo no sólo por la significación de esta obra, del actor que la interpreta o porque, como pocas veces, los espectadores abarrotaron las capacidades del Teatro Milanés, sino porque esta obra, más allá de su madurez como resultado artístico, mantiene su vitalidad, su frescura, su capacidad de polemizar desde la comicidad.

Es un espect√°culo serio que, bien defendido en su interpretaci√≥n, nos deleita al tiempo que nos hace pensar. Esa es la clave del √©xito de esta pieza tanto cuando se estren√≥, como en este minuto. De ah√≠ que su regreso a cerrar la jornada por el aniversario 55 de labor creativa de Teatro Rumbo, m√°s que una eventualidad atendible, es todo un suceso memorable para el teatro pinare√Īo, un cierre de oro teatral.

[1] Frase que enuncia Esperancita, protagonista de Lienzo de una mujer que espera.


Mujer, estereotipos y belleza en la obra de Z√ļ√Īiga

La muestra Lo esencial es invisible a los ojos fue la manera que hall√≥ Marcos Antonio Matos Z√ļ√Īiga, artista de 18 a√Īos para protestar desde el discurso visual contra las pr√°cticas y costumbres que colocan a la mujer como objeto comercial.

En entrevista a Venceremos el novel creador explicó que la exposición que actualmente se encuentra en la Galería Pórtico de la Asociación Hermanos Saíz, agrupa 28 piezas pertenecientes a las series: Nocturnas, Libertinas y Para gusto los Colores; resultantes de las investigaciones para el proyecto tesis de graduado en la Academia de Artes Plásticas de Santiago de Cuba en 2019.

A√Īadi√≥ que al seleccionar el tema de la representaci√≥n de las f√©minas en la publicidad, desea inducir a los observadores a la reflexi√≥n en torno a la belleza, las imperfecciones del cuerpo, y el valor del ser humano; para ello se vale de la t√©cnica de la serigraf√≠a, la mixta y el dibujo (con carboncillo, lapicero, mezclado con acuarela l√≠quida).

Tambi√©n llama la atenci√≥n en la exhibici√≥n el manejo de los colores y la mixtura de estos; de hecho, en confesiones a la prensa, el grabador se√Īal√≥ que el descubrimiento de la combinaci√≥n entre el color rojo, negro y blanco fue casi accidental, durante el proceso de gestaci√≥n de la idea.

La expo logra un gancho de inmediato con la audiencia, quien incluso puede llegar a sentirse reflejada en esas figuras sin rostros, cargadas de optimismo, casi caricaturescas, sarcásticas e, incluso, alejadas de cualquier prejuicio y manipulación.

Marcos ama a cada una de las criaturas que esboza, porque desea que quienes miren la muestra, se aprecien también a sí mismos, tal cual son, ignorando los cánones que intenta imponer la sociedad de consumo.

En la obra de Matos Z√ļ√Īiga se percibe la influencia de varios estilos y figuras cl√°sicas como Fernando Botero, Andy Warhol (arte pop), G√≥mez Proenza (dibujo), pero sobre todo el aporte formativo fruto de la colaboraci√≥n con el Taller Cultural Luis D√≠az Oduardo de la Ciudad H√©roe, bajo la gu√≠a de artistas relevantes santiagueros como Miguel √Āngel Lobaina, Vivian Lozano Caballero, Israel Tamayo Zamora y Joaqu√≠n Bol√≠var Thomas.


«Prefer√≠ la literatura porque es la m√°s silenciosa»

Las primeras l√≠neas se acomodaron por instinto sobre el papel. Cada palabra encontr√≥ su sitio exacto porque hoy reconoce que estuvo dictada por sus m√°s √≠ntimas esencias. Luego aprendi√≥ cu√°l t√©cnica y qu√© recursos justifican los diferentes instantes de la historia de¬†La alternativa de Hum, un libro que cuenta sobre un ni√Īo, un tanto diferente del resto de su grupo etario, y que pr√≥ximamente podr√° hojearse bajo la firma de Rosamary Arg√ľelles Garc√≠a, con el sello editorial Loynaz, de Pinar del R√≠o.

‚ÄúA medida que avanzaba el proceso de edici√≥n, conoc√≠ un mundo un tanto alejado de mi formaci√≥n y al que llegu√© por necesidad. Este ser√° mi primer texto de narrativa, un g√©nero que nunca imagin√© que ser√≠a capaz de escribir porque comenc√© por la poes√≠a‚ÄĚ, dice. Inspirada por su hijo, hace que Hum, el protag√≥nico del volumen, se redescubra en una sociedad donde las etiquetas a las personas muchas veces marcan el ritmo de sus vidas. Solo otros personajes lo conducir√°n a insertarse en un espacio complejo y cuestionador a las diferencias.

Pero junto a ese alegrón llegaron otros dos, como confirmación de que no han sido en vano las horas que ha pasado sentada, vertiendo todo su mundo interior, el cual ya en el papel se ha multiplicado para sumar preocupaciones, sentimientos y cuestionamientos de otras personas.

“El texto Esta, mi yo es de poesía para adultos. En él se encuentran las voces de muchas mujeres cubanas, luchadoras eternas contra estereotipos impuestos desde hace siglos.

‚ÄúEste t√≠tulo vio la luz tras ser aprobado por Ediciones Luminaria con el financiamiento de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). De conjunto con la noticia de que¬†La alternativa‚Ķ saldr√≠a, supe que hab√≠a ganado la beca del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, una instituci√≥n cultural donde aprend√≠ mucho tambi√©n, y que por eso podr√° leerse¬†Adnar y las cosas de la memoria, mi segundo libro de narrativa‚ÄĚ, a√Īade.

Precisamente, esta joven santaclare√Īa, aplatanada aqu√≠ por un amor, a√ļn no sale de la sorpresa de que su texto de poes√≠a en muy pocos meses ya hab√≠a sido vendido.

‚ÄúOjal√° los otros tengan la misma suerte y, aunque muchos amigos me dicen que no me entienden, me gusta m√°s Sancti Sp√≠ritus que mi ciudad natal. Mi madre era de Trinidad, as√≠ que el retorno a mis ra√≠ces ha sido con mucho placer‚ÄĚ, acota esta joven que labora en el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

¬ŅPor qu√© volviste al g√©nero narrativa, si la primera incursi√≥n fue cargada de miedos?

Es cierto. Empec√© a escribir poes√≠a porque cre√≠a que era lo √ļnico que pod√≠a hacer, pero conversando con los amigos me dec√≠a: ‚Äú¬ŅPor qu√© esas mismas ideas que t√ļ tienes en la cabeza y nos las dices para nuestros proyectos literarios no las desarrollas t√ļ?‚ÄĚ. Entonces me atrev√≠ a crear el texto¬†La alternativa de Hum, y luego¬†Adnar y las cosas de la memoria¬†‚ÄĒas√≠ debe titularse‚ÄĒ, donde diferentes grupos etarios dialogan sobre c√≥mo es la vida como resultado de las complejas relaciones sociales.

Pero la literatura no es el √ļnico camino del arte por el que transitas.

Desde peque√Īa me sent√≠ motivada por todas las manifestaciones art√≠sticas, aunque al final prefer√≠ la literatura porque es la m√°s silenciosa, √≠ntima. En mis a√Īos de secundaria me acerqu√© a la Casa de Cultura de Santa Clara y al mudarme para Sancti Sp√≠ritus sent√≠ la necesidad de involucrarme con j√≥venes que como yo tuvieran inquietudes. Toqu√© entonces las puertas de la AHS y comenc√© a involucrarme directamente con el arte.

¬ŅLa m√ļsica y la investigaci√≥n te acompa√Īan desde aquellos d√≠as en que corr√≠as por el parque Vidal?

Precisamente en una reuni√≥n en la AHS, El Duende me propone que le hiciera coro en su grupo porque consider√≥ que con mi tono de voz podr√≠a hacerlo. Empec√© entonces con Oscarito, un se√Īor que junto a su guitarra me ayud√≥ much√≠simo y nos acercamos a la Casa de Cultura Osvaldo Mursul√≠ y luego Lalito me llev√≥ a la radio, m√°s tarde a la televisi√≥n y as√≠, poco a poco, llegu√© a presentarme en los escenarios.

‚ÄúEn lo de la investigaci√≥n te refieres a mi premio Memoria Nuestra, en el 2016, lauro principal de las¬†Romer√≠as de Mayo. Pero eso fue porque me toc√≥ ser la nieta del cubano que hizo junto a otros colegas, la primera computadora anal√≥gica en nuestro pa√≠s en 1968. Precisamente con mi estudio demostr√© que fue la primera en el mundo de su tipo con piezas reutilizadas y la segunda anal√≥gica en Latinoam√©rica, solo antecedida por M√©xico. Siempre ve√≠a la foto de la m√°quina en la casa de mi abuelo Felipe Ram√≥n Arg√ľelles, quien cre√≥ el dispositivo para auxiliar al estudiantado en sus trabajos de grado en la carrera de Ingenier√≠a El√©ctrica en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Hoy tengo el mal sabor de que nunca supimos qu√© pas√≥ con el equipo, pues no est√° en el centro y a√ļn el libro con la investigaci√≥n no ha visto la luz, una promesa que no pude cumplirle en vida al autor de la innovaci√≥n‚ÄĚ.

¬ŅDe esa tradici√≥n llega tu t√≠tulo universitario?

Soy licenciada en Educaci√≥n en la especialidad de Computaci√≥n, aunque quer√≠a estudiar Filolog√≠a, pero el escalaf√≥n no me lo permiti√≥. Entonces dije: si domino el mundo de la inform√°tica, pudiera hacer mis propios libros y los dise√Īos de sus cubiertas.

Tales saberes, aunque no los ha puesto en pr√°ctica de forma absoluta en la preparaci√≥n de sus textos, s√≠ le valieron para gestar su exposici√≥n de dise√Īo gr√°fico¬†Entre manos, colgada durante varias semanas en la Casa del Joven Creador de Sancti Sp√≠ritus.

¬ŅQu√© guardas en el tintero?

Escribo una novela histórica para adultos que tiene como contexto a Sancti Spíritus.


Trébol Teatro: Las Hembras no lloran

Ay, en la Habana y cualquier lugar/

Quien se lleva por las aparencias/

Quien esconde toda la inocencia/

Quien no aprende a respetar.

¬†¬†‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ

Tr√©bol Teatro se ha ganado un espacio por derecho propio en el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICG). Con la presentaci√≥n de su √©xito ‚ÄúJacuzzi‚ÄĚ (2017) y ‚ÄúHumo‚ÄĚ (2018) en colaboraci√≥n con Teatro Del Sol.¬† Con el lema ‚ÄúUn mar de Artes‚ÄĚ y en palabras de Jorge Perugorr√≠a, presidente del FICG, la intenci√≥n del evento es que confluyan todas las artes, en especial al arte joven del Oriente Cubano.

Este a√Īo se incluyeron los temas de g√©neros desde varias manifestaciones art√≠sticas entre las tem√°ticas del Festival, lo que brindaba la doble posibilidad al grupo de teatro holguinero de reincidir nuevamente en esta ocasi√≥n con una presentaci√≥n de estreno: ‚ÄúHembras‚ÄĚ.

Bajo la direcci√≥n de Yunior Garc√≠a, esta es la primera obra del grupo donde la tem√°tica femenina es la principal trama. Aclaro para nuestros lectores rigurosos que tendr√© que prescindir de los elementos de la puesta en escena. La ausencia de un teatro en la ciudad (el cual sufre de una reparaci√≥n capital hace varios a√Īos) ha sido un reclamo del Comit√© Organizador. Es que la presentaci√≥n fue efectuada en la Casa de la Cultura de Gibara, espacio no tradicional para las artes esc√©nicas, e imposibilitado de varias condiciones t√©cnicas para una funci√≥n como la iluminaci√≥n y la escenograf√≠a.

Sin embargo el grupo se adapt√≥ a las condiciones semi hostiles para brindar una funci√≥n a p√ļblico lleno, con actores de renombres entre sus sillas y varias docenas de j√≥venes. ¬† ¬† ¬†¬†

Otra vez un fenómeno meteorológico en la sempiterna y enigmática Habana es el pretexto para un guión, aunque la situación no es novedosa y ha sido reiterada veces en diferentes obras de distintas artes.

Penetrada por el mar en el medio de la depresi√≥n (tropical), una casita de alquiler alberga a dos j√≥venes Ana y Eva. El uso correcto de la met√°fora pa√≠s-cuerpo-circunstancias brinda la posibilidad de discursar sobre el pa√≠s en crisis y acosado por el fen√≥meno meteorol√≥gico. Las dudas, miedos, prejuicios e ilusiones en contrapunteo de las dos j√≥venes muestran t√≥picos trabajado por la compa√Ī√≠a: el desarraigo, la di√°spora, las utop√≠as destrozadas, las realidades marchitas y los avatares de una ciudadan√≠a rodeada por agua.¬†

Resulta acertado el uso preciso de lo tragicómico, la intertextualidad con una realidad vertiginosa y la crítica al uso y abuso de las imperante y tiránicas tecnologías. 

La irrupción de Lillith (portadora de un nombre bíblico maldecido y censurado) reclama su espacio como propietaria del alquiler y víctima de una típica agresión masculina, aporta a la trama nuevos discursos sobre los prejuicios y  acosos que sufren las mujeres. En este caso Lilith es la muestra obvia de una mujer rehén de la sociedad y sus funcionales prejuicios y opresiones. Las tres mujeres intentan escindir los mitos y desasosiegos que las persiguen, gravitando la ilusión de crear alianzas. 

Desde su nombre, Hembra, es la alusión a esa condición de la mujer y la reinterpretación de su lado más animal y biológico aunque no evade los discursos antropológicos. El erotismo con cierta dosis de sicalipsis no falta,  aunque no es lo esencial de la obra.

Sin embargo los discursos no son exclusivos y a veces rozan con estereotipos sociales, ni reinventan una compleja realidad de la que es v√≠ctima la mujer. La inserci√≥n en la banda sonora de la reci√©n estrenada canci√≥n ‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ, de Alex Cuba y Kelvis Ochoa ¬†por el aniversario quinientos de la ciudad de la Habana, le da un tono sensual y actualizado. Tambi√©n el dise√Īo aleg√≥rico y creativo del cartel de la obra es un algo bien favorable.¬†¬†

Escena de la obra teatral Hembra (Tomada del perfil de Facebook de FICG)

En el caso del elenco es una gran fortaleza de la obra. Fue un gran atrevimiento darles protagonismo a dos estudiantes Jennifer Soriano Candedo (Ana) y Aimeé Mojena Aguilar (Eva) recién egresadas en actuación de la Escuela de Arte con sede en Bayamo. La obra prima que sirvió de examen final en una presentación especial de working in pogress en la ciudad de Holguín a finales de mayo demostró la importancia y confianza de Yunior García en los jóvenes talentos. 

En el caso de Jennifer Soriano demostró excelente dominio del guión y de los recursos dramáticos mostrando gran profesionalismo. En la actuación de Aimeé Mojena le resulto más difícil acoplarse. Es meritoria la actuación de Heidy Beatriz Torres uno de los principales pétalos de Trébol Teatro que muestra su progresiva madurez escénica y facilidad de desdoblarse. 

No creo que Hembra sea una obra feminista netamente. La obra muestra relatos universales sobre la endeble frontera del dolor que diario cruzan las mujeres. Pero su principal logro es la subversi√≥n de las l√≥gicas machistas y el rol de la mujer en la sociedad cubana. Por eso su apotegma no puede ser otro que aquel dicho nuevo que reza: ‚ÄúLas mujeres no lloran‚ÄĚ. ¬†

 


Inés María Prebal: La danza como una caricia al alma

Helado con flan, responde In√©s Mar√≠a Prebal cuando preguntan por el pedido. Estamos en uno de los caf√©s que han abierto en las calles m√°s c√©ntricas de la ciudad de Holgu√≠n. Se llama El garaje. Lo mismo, a√Īado. ¬ŅSabores? Mantecado, digo. Naranja, ella. ‚ÄúYa no es como antes, lo de la dieta en las bailarinas‚ÄĚ, me dice y sonr√≠e. ‚ÄúNo como mucho, pero los dulces, el helado y las pizzas me fascinan‚ÄĚ. Y le creo, porque esta mujer conocida como Menina, trasmite una seguridad envidiable en el escenario, a fuerza de abnegaci√≥n y perseverancia.

[+]


Carmen es Cuba

Se propone presentar un retrato lo m√°s parecido posible a la mujer cubana, y es lo m√°s importante para ella. Ha sido un gran reto, reconoce, conectarse con p√ļblicos de diferentes culturas y con barreras idiom√°ticas en el medio, pero se ha logrado porque la historia, cuando es universal, llega a todos.

[+]


Escribir para sentirme viva

Margarita Borges lo entrega todo a manos llenas: la amistad, el corazón, la escritura. A pesar de la distancia, los hilos conectores que la unen a otros muchos escritores de toda la Isla se mantienen vivos. Algunos, quizás, no conozcan la polifonía de sus registros de creación. Algunos, quizás, prefieran encasillar su imagen en el volumen que perfectamente se amolda a ella: la dramaturgia.

[+]


Yadira √Ālvarez: ‚Äúla definici√≥n de la escritura como el oficio m√°s solitario del mundo es demasiado absoluta‚ÄĚ

Yadira √Ālvarez Betancourt es muy joven y escribe como los dioses. Para los amantes del g√©nero fant√°stico en Cuba siempre es un placer encontrar uno de sus cuentos ‚ÄĒa veces escasos‚ÄĒ en las antolog√≠as nacionales que se gestan. Algunos so√Īamos con novelas de Yadira, largas sagas en las que podr√≠a continuar deslumbr√°ndonos con su poder de hacer e imaginar. Yadira es una de las autoras del fant√°stico cubano que ha nacido para formar parte de la memoria espiritual de sus muchos lectores, entre los que me incluyo.

[+]