Motivos Personales


Destrabando la Trova: segunda cita

El preludio nos pone en aviso. La Oda a la alegría se multiplica en miles de hogares cubanos y quién sabe en cuántos del mundo. Los protagonistas son jóvenes instrumentistas que sacuden cuerdas, flauta, quena, percusión cubana, guitarras, bajos y teclados eléctricos, trompeta, batería y sonidos de ordenador, que evidencian el poder del arte para trascenderse a sí mismo. En breve cederán el espacio a la guitarra en ropaje de mujer.

Y es que el discurso femenino traza particulares sendas en el trovadoresco hacer. Ellas acomodan los lenguajes l√≠rico-sonoros a sus propios decires. Varias son las voces de mujer que hoy se empoderan en Cuba y eligen por compa√Īera la guitarra.

Santa Massiel Rueda Moreno, trovadora, directora de la agrupaci√≥n Motivos Personales, presidenta ¬†de la AHS en Ciego de √Āvila y coordinadora del festival Trov√°ndote, fue la invitada a la segunda cita del Destrabando la trova con Eduardo Sosa.

Para la creadora las Romerías de Mayo son vitales en el movimiento cultural y juvenil del país. Rememora como punto de giro en su carrera la primera ocasión en el evento de juventudes, los espacios como oportunidad para coincidir con artistas de varias manifestaciones y ese sabor de enriquecimiento. Es algo que no se puede pensar en el movimiento cultural del país sin hablar de Romerías.

«Despu√©s de tu beso todo puede ser menos amargo/(‚Ķ) Este viento va a tu encuentro», rezan algunos de los versos de Todo es talla, su primer regalo musical para despejar de cualquier ¬†traba el di√°logo entre ambos cantautores.

Como gu√≠a de Motivos personales expone razones para no aceptar encasillamientos en denominaciones al formato como tr√≠o o cuarteto, pues explica, seg√ļn las inquietudes musicales se descubre el tr√°nsito desde el d√ļo hasta la banda. Prefiere entenderse como agrupaci√≥n o proyecto.

Uno de los n√ļcleos de la entrevista radic√≥ all√≠ donde el trovador indag√≥ por temas aun √°lgidos, pues entronizan con la revitalizaci√≥n de la pol√≠tica cultural cubana desde espacios como el turismo, y la a√ļn latente incapacidad de algunos gestores institucionales para el desarrollo de la actividad:

Desde Ciego de √Āvila, (‚Ķ) en esa zona del pa√≠s siempre hay una presi√≥n por ir a trabajar a los Cayos, el tema del turismo, etc. ¬ŅC√≥mo se las arreglan los m√ļsicos que pretenden, quieren o hacen una m√ļsica como la de ustedes, que no es precisamente tal vez lo que venga buscando el turista?, indaga Sosa.

Desde sus experiencias la trovadora manifest√≥ las precarias propuestas para la inserci√≥n de dichos formatos musicales en el circuito del turismo, y que solo la autogesti√≥n les vale las presentaciones realizadas. «Nuestro trabajo suele ser muy subvalorado. Dependemos de la opini√≥n de alguien que a veces no es la mejor, y entonces choca un poco.»

Santa Massiel se refirió al hecho de una cuidada selección del repertorio que escogen para estos espacios, que se aleja de las sopas y etiquetas de moda. De Matamoros a Pablo Milanés hay personales motivos que adecuan las interpretaciones desde nuestro tiempo, a partir de nuestro concepto musical, con muchísimo amor.

Las palabras de esta mujer son sus propias canciones ¬Ņo viceversa? Todo el fuego en la canci√≥n que digo es aforismo que devolver/ este acto final, que devorar√©.

Se refiri√≥ tambi√©n a la g√©nesis, organizaci√≥n, caminos actuales y pericias del Trov√°ndote, Encuentro Nacional de J√≥venes Trovadores que ya arrib√≥ a su aniversario 15. ¬†A su consideraci√≥n, este evento con sus descargas, recitales y espacios te√≥ricos revolucion√≥ el movimiento cultural de Ciego de √Āvila. «La AHS se erige columna de la celebraci√≥n de la que participan la Empresa de la M√ļsica en la provincia y el Centro Nacional de M√ļsica Popular. Organizarlo es una experiencia enriquecedora que tambi√©n da muchos dolores de cabeza que se compensan porque el resultado es muy grato.»

Definitivamente los trovadores del centro de la Isla apuestan a golpe de congas para echar al suelo las bisagras. Conga pá ti contiene el universo de quien la firma, con una delicadísima poética que a ratos se desarma entre la guitarra y la voz que arrolla:

Mira c√≥mo riego girasoles/ mira c√≥mo rifo tu querer ay ay/ mira c√≥mo tocan las campanas/ para ir a dormir cuando vas a pasar/ que tanta palabra me disocia/ tanto desamor para un velero/ y yo que no doy, f√≠o ni presto/ rezo porque un d√≠a seas ola/ ayer, ¬†ayer fuimos luz para no perder/ tal vez, tal vez, nuestro tiempo dej√≥ de ser/ ma√Īana atardeciendo voy bajando/ pagando la colina de tus besos/ no encuentro qu√© me salve de este invierno/ as√≠ que mejor lo doy por hecho/ ser√©, ser√© lo que siempre te har√° nacer/ tal vez, tal vez, fuimos luz para no perder/ donde te encontr√© ha pasado algo/ algo que hoy espanta hasta lo cierto/ algo que intenta errar mi canto/ y no es cosa f√°cil de lo advierto/ mira c√≥mo riego girasoles (…) Que si vienes por aqu√≠ yo me voy p√° ll√°/ si canto para ti conga nacer√°.