Mijaíl Bulgákov


Simpatía por el Diablo

‚ÄúPlease allow me to introduce myself/ I’m a man of wealth and taste‚ÄĚ

Sympathy for the Devil. The Rolling Stones

‚ÄúEspero que ustedes me perdonen (‚Ķ) por atreverme‚Ķ sin haber sido previamente presentado‚Ķ‚ÄĚ es la cort√©s frase con que el Diablo, en los Estanques del Patriarca, interrumpe el coloquio sostenido por Mijail Alex√°ndrovich Berlioz ‚Äďredactor de una revista y presidente de la MASSOLIT, asociaci√≥n moscovita de escritores‚Äď, e Iv√°n Nikol√°yevich Ponirev, ‚Äďjoven poeta, conocido como Desamparado‚Äď. El Demonio se da a conocer como un profesor extranjero, especialista en magia negra y a lo largo de la conversaci√≥n les hace a los dos intelectuales diversas preguntas ‚Äú¬ŅNo creen que Cristo haya existido?‚ÄĚ ‚Äú¬ŅNo creen en Dios?‚ÄĚ Berlioz declara con orgullo: ‚ÄúLa mayor√≠a de nuestra poblaci√≥n ha dejado conscientemente, de creer en todas las historias sobre Dios.‚ÄĚ[1] El mago, que asegura haber desayunado con Kant, para asombro de sus escuchas, e incluso haber presenciado el juicio de Pilatos a Cristo, el cual les narra ‚Äďcon lo que se intercala en la historia el cap√≠tulo 2, relativo a estos personajes‚Äď pregunta al final en tono jovial ‚Äú¬ŅY el diablo tampoco existe?‚ÄĚ[2] Y los intelectuales vuelven a negar. Creen loco al profesor extranjero. Sin embargo, guiado por el di√°logo, Berlioz pregunta c√≥mo va a morir. El Diablo lo augura y casi enseguida se produce el golpe de efecto, y la correspondiente iluminaci√≥n retrospectiva de los eventos: Berlioz es decapitado por culpa de Anushka que derram√≥ el aceite.

Es este el capítulo que da inicio a la magistral novela de Mijaíl Bulgákov (1981-1940), El maestro y Margarita, y lleva el satírico título: No hables nunca con desconocidos. Tal obra fue publicada en Cuba por la Editorial Arte y Literatura en 1989 y de modo más reciente en 2015.

Mija√≠l Afan√°sievich Bulg√°kov, descendiente de cl√©rigos de la Iglesia Ortodoxa Rusa, inicia la carrera de escritor alrededor de 1921, tras haber sido m√©dico. En los 20 la cr√≠tica impide la divulgaci√≥n de varios de sus escritos, siendo tildado de antisovi√©tico, con lo que su situaci√≥n se hace insostenible. Pide por esto permiso al gobierno para marchar al extranjero. Stalin lo llama personalmente y Bulg√°kov no se atreve a repetir su solicitud. El gobierno entonces brinda al escritor trabajo en el Teatro de la Juventud Obrera de Mosc√ļ y despu√©s en el Teatro de Arte de Mosc√ļ. M√°s adelante es contratado en el Bolsh√≥i como libretista y asesor. Sin embargo, pese a que algunas de sus adaptaciones y textos logran llegar a escena, Bulg√°kov contin√ļa sufriendo los efectos de la censura.

El proceso de escritura de El maestro y Margarita cont√≥ con m√ļltiples interrupciones. Se inicia en 1928, pero el autor quema una primera versi√≥n agobiado por los censores. Entre 1931 y 1932, coincidiendo con el inicio de su tercer matrimonio, reinicia el trabajo. Al finalizar los a√Īos 30 realiza variantes en la obra y presintiendo su fin pr√≥ximo, le dicta a su esposa correcciones y apuntes. Bulg√°kov muere en 1940. La primera versi√≥n completa del texto tarda en publicarse: En particular circula como samizdat[3], ya que entre 1966 y 1967, la revista Moskv√° o Mosc√ļ publica una versi√≥n censurada del texto.

Diversos elementos autobiogr√°ficos integran El maestro y Margarita. Los Estanques del Patriarca, primer escenario de la novela, es uno de los espacios en cuyas cercan√≠as lleg√≥ a vivir Bulg√°kov un buen tiempo. Su tercera y √ļltima esposa, Yelena Sh√≠lovskaya, con quien se casa en 1932, ser√≠a la inspiraci√≥n para Margarita. Tambi√©n el ostracismo que sufre el personaje del Maestro, debido a sus textos, es similar al que viviera el propio escritor. Ambos, autor y personaje, en momentos afines de desesperaci√≥n, optan por la quema de sus manuscritos. Asimismo, es preciso destacar el impacto de la experiencia esc√©nica de Bulg√°kov en la novela, desde el punto de vista no solo estil√≠stico ‚Äďconstrucci√≥n dram√°tica de personajes, puntos de giro que hacen avanzar continuamente el relato‚Äď, sino tambi√©n argumental ‚Äďla caracterizaci√≥n de personajes del mundillo teatral por una parte y la construcci√≥n del espect√°culo de magia negra que el diablo, Voland, junto a sus ayudantes ofrece al p√ļblico moscovita‚Äď.

El maestro y Margarita tiene a Mosc√ļ y Jerusal√©n como escenarios centrales. Entre ambos espacios es posible entrever un sinn√ļmero de correspondencias. A lo largo de la novela se desarrollan tres tramas fundamentales: La primera se despliega a partir de la aparici√≥n en el Mosc√ļ de los a√Īos 30 de la figura del Diablo, quien se presenta como Voland[4], y aparece acompa√Īado de un s√©quito integrado por Kor√≥viev o Fagot, su asistente, el colmilludo Asaselo, Hipop√≥tamo o Popota, un enorme gato negro, Guela, una bruja, y Abadonna, su ministro y consejero. Muy afectada por la llegada de Voland resulta la √©lite intelectual moscovita con la que este y los suyos se ensa√Īan. Por otra parte se presenta el drama de Joshu√° Ga-Nozri ‚ÄďJesucristo‚Äď y Pilatos, replanteo de la historia b√≠blica que por una parte es referida por el propio Voland y, por otra, es el centro de la novela escrita por el Maestro. En esta versi√≥n, Pilatos exhibe el drama de su cobard√≠a y se culpa por no salvar al fil√≥sofo errante. Como una lupa de amplio espectro penetra la historia b√≠blica para diseccionarla y exhibir el drama de un hombre que se neg√≥ a creer, por temor a perder el poder y con ello la raz√≥n de existir. Y es as√≠ que se establece una analog√≠a con el pueblo intelectual ruso negado tambi√©n a ‚Äúver‚ÄĚ. La historia del Maestro y Margarita es el tercer eje de la novela. El Maestro, sin apellidos, es parte de la intelectualidad pero n√ļcleo aparte, en tanto es el Excluido. Como Joshu√°, resulta condenado tambi√©n, en un eficaz paralelismo narrativo.

Lo cierto es que Bulg√°kov, que fue tildado de antisovi√©tico, concibe una obra en consonancia con el antecedente literario de su naci√≥n de origen. De forma evidente incorpora intertextos como fragmentos del poema de Pushkin, La tormenta y la niebla. Asimismo, es posible apreciar en su novela el impacto del esp√≠ritu colectivo ruso, af√≠n de alg√ļn modo con aquel que se desarrolla en las obras de Le√≥n Tolst√≥i (1828-1910), en especial de su texto cumbre La guerra y la paz, e incluso en las de Fi√≥dor Dostoievski (1821-1881). Curiosamente tambi√©n Dostoievski hab√≠a hecho un human√≠simo y casi caricaturesco retrato del Diablo en su novela Los hermanos Karamazov, donde esta figura se aparece a Iv√°n Fi√≥dorovich Karam√°zov, uno de los tres hermanos comprometidos de un modo u otro en el parricidio, para atormentarlo al burlarse de sus creencias.

El maestro y Margarita revisita además la literatura universal, en especial la historia de Fausto recreada por diversos autores, como Christopher Marlowe (1564-1593), y Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832). Se divide en Dos Libros, y un epílogo. En el Primer Libro presenta al protagonista, el poeta Desamparado, que intenta detener al Diablo y sus secuaces. Sirve de puente a la historia del Maestro, a quien el joven poeta conoce en un manicomio y se centra en los estragos del Diablo, exhibiendo además el inicio del drama de Pilatos. En el segundo libro Margarita Nikoláyevna, la amante del Maestro deviene eje central. Relata el proceso por el cual esta entra en contacto con el Diablo, se convierte en bruja y erigida reina es, junto a Voland, anfitriona del Baile del plenilunio Primaveral o de los Cien Reyes, donde recibe a diversas personalidades malditas de la Historia.

El protagonista Desamparado abre la novela y la cierra. La transformación del héroe, que transita hacia la luz del conocimiento, es la pista para entender su rol en la historia, de la cual puede devenir continuador, al ser reconocido por el Maestro como su discípulo. Es por ello que desde la dimensión que brinda el personaje central, esta obra puede considerarse también como novela de iniciación.

Margarita, como figura femenina central de la trama, es un personaje singular, renovador en una tradición de heroínas literarias. No es ahora mujer ideal, elegía mariana, donna angelicata del dolce stil novo, musa inspiradora, sino mujer-bruja, a la que el diablo solicita. Tampoco sucumbe a causa del pecado: no se suicida envenenándose, o arrojándose bajo el tren, tras abandonar al marido y participar en el Baile del Demonio. Aquí es reintegrado el eterno femenino a su condición de fuerza vital. Margarita, como mujer, principio creador de vida, logra entender el mal como parte de una dualidad necesaria. Acepta sin asombro lo increíble y aprecia la omnipotencia del Diablo. Por ella el Maestro alcanza la redención.

A partir de un estilo de fuerte iron√≠a se introducen puntos de giro continuos en la acci√≥n de El maestro y Margarita, con introducci√≥n de m√ļltiples y nuevos personajes. Poco a poco se descubre el universo de relaciones entre los sucesos y la concatenaci√≥n de los eventos. Diversos estilos confluyen en la construcci√≥n el relato: Resulta de ritmo trepidante y farsesco en las secciones relacionadas con el Mosc√ļ de los a√Īos 30. Por otra parte el tiempo pareciera detenerse para mostrar el drama psicol√≥gico de Pilatos. Dado que esta es una novela que su autor dej√≥ inconclusa al morir, el ep√≠logo final se presenta fragmentario. La historia es sin lugar a dudas fant√°stica pero a la par realista. Imposible, pero probable.

En una etapa donde el realismo socialista era la tendencia est√©tica oficial, Bulg√°kov concibe una obra en la cual lo sobrenatural es elemento esencial. Por si no fuera suficiente, enfrenta a una sociedad agn√≥stica: Se atreve a establecer la posibilidad de la existencia de Dios ‚Äďy en paralelo de fuerzas del mal‚Äď, cuestionamiento de ra√≠z filos√≥fica y religiosa. Parad√≥jicamente es el Diablo, el √°ngel ca√≠do, quien aparece para probar la existencia de un negado Ser Supremo. Eje central del texto, es el impacto que provoca el encuentro con lo Divino, ante lo cual no es posible permanecer igual, ya que, incluso cuando se opte por no entenderlo, rechazarlo, o bien, condenarlo, incorpora en s√≠ mismo un principio transformador. Temas esenciales en esta novela son la cobard√≠a, y a la par de esta la traici√≥n, la culpa, pero tambi√©n la posibilidad de redenci√≥n, adem√°s la necesidad de abrirse al conocimiento, y la responsabilidad para con la Verdad incluso en un medio adverso. Toca t√≥picos como el amor ‚Äďtambi√©n sensual‚Äď en tanto principio rector, mediante la figura femenina, como misterio capaz de crear y destruir. La luna llena y el sendero que esta traza hacia los hombres deviene motivo recurrente de enlace entre las historias de Jerusal√©n y Mosc√ļ, de Pilatos, el Maestro y el poeta Desamparado. Porque la Luna, la buena literatura, y otras muchas cosas, siempre permanecer√°n como realidades, dignas de ser al menos, admitidas.

 

Notas:

[1] Bulgákov, Mijaíl (1989). El maestro y Margarita. La Habana: Editorial Arte y Literatura p. 25.

[2] Ob.cit. p. 60.

[3] Copia mecanografiada, e incluso manuscrita, de literatura prohibida, concebida por escritores a menudo considerados disidentes, que circulaba de forma clandestina durante el régimen soviético.

[4] Es singular el hecho de que Bulgákov escoge un nombre poco popular del diablo, más conocido a lo largo de la tradición universal, como Mefistófeles, Asmodeo, y Lucifer.