Memoria Nuestra


El universo musical de Heidy Cepero (+Video)

La m√ļsica es un elemento indispensable en su vida, como el aire y la comida, seg√ļn sus palabras. La inspira para estudiar, la calma cuando est√° estresada, la alegra en momentos de angustia‚Ķ Cuando peque√Īa su madre Leonor, quien fue cantante del Coro Profesional de Camag√ľey, le inculcaba ese amor y hasta le ped√≠a que interpretara algunas melod√≠as. La peque√Īa Heidy Cepero Recorder lo hac√≠a incluso mientras caminaba. As√≠ sigue ella, entre armon√≠as y sue√Īos, aunque tambi√©n ciertas canciones le causan tristeza, porque la remontan a pasajes de dolor.

Aquella mujer amorosa dej√≥ de estar f√≠sicamente cuando Heidy era apenas una ni√Īa, pero continuar en el camino de la creaci√≥n es tambi√©n una manera de estar m√°s cerca, de sentirla viva.

Amante de los conciertos de m√ļsica cl√°sica, popular o de alguna agrupaci√≥n vocal, recuerda con agrado su infancia, cuando sol√≠a jugar con mu√Īecas, al parch√≠s, a las cartas y al kikimbol. Ni siquiera los largos apagones en el denominado per√≠odo especial borraban su sonrisa.

En quinto grado comenz√≥ a estudiar en la Escuela Vocacional de Arte Luis Casas Romero, m√°s tarde en el Conservatorio de M√ļsica Jos√© White, y luego Musicolog√≠a en el Instituto Superior de Arte (ISA), en La Habana, donde se gradu√≥ en 2007.

Actualmente Heidy Cepero Recorder es music√≥loga, m√°ster en Cultura Latinoamericana, profesora en la filial del ISA en Camag√ľey, jefa de la secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en esa provincia, miembro de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y aporta sus conocimientos en el Estudio Caonao, perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem).

Madre de una peque√Īa, esta joven dedica muchos esfuerzos a la investigaci√≥n, y ha obtenido reconocimientos, como el Premio Nacional de Musicolog√≠a de la Uneac Argeliers Le√≥n en 2008, y el Memoria Nuestra en dos ocasiones (2008 y 2020), dentro del Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas Romer√≠as de Mayo.

La ocasi√≥n m√°s reciente fue en 2020 por su trabajo A rumbear en serio, sobre el conjunto Rumbat√° y los or√≠genes de ese g√©nero musical en Camag√ľey. Tambi√©n ha indagado sobre la m√ļsica de los grupos de antecedente haitiano Caidije, Desandann y Bonito Patu√°.

Sonr√≠e con frecuencia, mueve las manos y levanta la mirada, de fondo se sienten suaves melod√≠as. Asegura que nunca ha pensado irse de su ciudad de tinajones, porque ¬ęsoy apegada a la familia, me gusta ser camag√ľeyana, me encanta la calma de esta provincia.

¬ęMe siento muy √ļtil impartiendo clases aqu√≠ y como investigadora adjunta del Centro de Investigaci√≥n y Desarrollo de la M√ļsica Cubana (Cidmuc). Creo aportar m√°s desde esta regi√≥n al programa de investigaciones que desarrolla el Instituto Cubano de la M√ļsica a nivel nacional.

¬ęLas clases en la Universidad me mantienen al d√≠a en la b√ļsqueda bibliogr√°fica, me exigen superaci√≥n como docente y los alumnos cada d√≠a est√°n m√°s actualizados, por lo que el reto crece de manera constante¬Ľ, dice quien se define como una persona sencilla, sincera y alegre, que le teme a la soledad y disfruta la libertad, compartir un caf√©, conversar y descubrir lugares nuevos.

A√Īade que en el Estudio Caonao el ambiente es muy favorable, y se siente afortunada por la oportunidad de compartir con los artistas y contribuir a que cada obra quede lo mejor posible. ¬ęEsa interacci√≥n me complementa la teor√≠a, me aporta como profesional y tambi√©n como persona que ama y siente de manera especial la m√ļsica¬Ľ, asegura quien tambi√©n tiene un cari√Īo singular hacia la AHS, organizaci√≥n que cumple 34 a√Īos este 18 de octubre.

¬ęLa AHS es parte importante de mi vida, un espacio de crecimiento e intercambio, de sue√Īos y aprendizajes. Valoro mucho todo lo que hace a favor de los j√≥venes creadores, particularmente de los investigadores.

¬ęMe gustar√≠a que siga logrando m√°s alcance y tambi√©n m√°s protagonismo en universidades y otros centros acad√©micos, m√°s all√° del arte. Son muchos los motivos para celebrar este cumplea√Īos 34¬Ľ, refiere la tambi√©n miembro de su Direcci√≥n Nacional en representaci√≥n de la secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n.

Para esta agramontina que no ha dejado de crear durante la etapa de pandemia, resulta vital conocer y preservar las ra√≠ces musicales de Cuba, ¬ępara conocernos nosotros mismos como pueblo, saber de d√≥nde venimos, nuestras identidades sonoras, que forman parte de nuestra alma como naci√≥n¬Ľ.

Heidy habla de manera pausada, en ocasiones acelera un poco el ritmo de las palabras. Sus ojos muestran un brillo peculiar cuando comenta sobre proyectos y anhelos. ¬ęMis metas son seguirme superando; y en lo personal hacer feliz a la familia y a quienes me rodean, sobre todo ser una gran madre, sembrar en mi hija la semilla de la b√ļsqueda permanente del conocimiento y la felicidad¬Ľ, manifiesta con entusiasmo.

Tal vez, cuando leamos estos p√°rrafos ella est√© frente a su computadora, disfrute nuevas creaciones en el estudio Caonao, intente algunas notas con im√°genes de la memoria o juegue junto a su peque√Īa, fuente de melod√≠as especiales.

*Publicado originalmente en Juventud Rebelde y el blog Mira Joven


Sue√Īos y audacia para realizarlos

El trabajo de Crítica e Investigación 2019-2020 en la Asociación Hermanos Saíz

El Pensamos Cuba del a√Īo 2019, realizado en La Habana, fue un evento muy bien logrado en su organizaci√≥n y realizaci√≥n. Constituy√≥ una oportunidad excepcional para el encuentro de asociados de Cr√≠tica e Investigaci√≥n de varias provincias del pa√≠s. [+]


Rescatar la memoria de la AHS es un gran desafío

Intercambio online con Jos√© Antonio Garc√≠a P√©rez¬† y Celia Molina S√°nchez, ganadores del ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra 2020‚ÄĚ de la Romer√≠as de Mayo desde Casa.¬†

Este a√Īo por primera vez los Premios Memoria Nuestra de las Romer√≠as de Mayo eran anunciados por la televisi√≥n a las 12:52 p.m en el programa Mediod√≠a en TV. A pesar de la lac√≥nica e incompleta informaci√≥n (faltaron por enunciar las menciones y premios colaterales), los resultados generaron euforia en lo que ya se denomina ‚Äúcomunidad nuestromemoriana.‚ÄĚ ¬†¬†

Jos√© Antonio Garc√≠a P√©rez y Celia Molina S√°nchez de la provincia de Ciego de √Āvila fueron los premiados en la categor√≠a de investigaci√≥n con el trabajo ‚Äú33 a√Īos de historia: un acercamiento al panorama cultural avile√Īo desde el contingente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z‚ÄĚ.¬†

El jurado integrado por el Dr. C. Alejandro Torres G√≥mez de C√°diz, profesor de la Universidad de Holgu√≠n; la Dr. C. Tamara Castellano Rodr√≠guez; y, el Dr. C. Omar Guzm√°n Miranda, ambos de la Universidad de Oriente, declar√≥ en el acta de premiaci√≥n sus motivos: ‚ÄúPor la novedad del tema, el uso correcto de los m√©todos de investigaci√≥n, el sentido transdisciplinario del enfoque sobre esta instituci√≥n y la solidez de los resultados expuesto‚ÄĚ.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

As√≠ relata simp√°ticamente Jos√© Antonio Garc√≠a c√≥mo recibi√≥ la noticia. ‚ÄúPuedo contarte que ya no ten√≠a datos, y de pronto me llama mi mejor amigo‚ÄĚ:

  • ‚Äú¬°Le√≥n -como acostumbrarnos a llamarnos- felicidades!‚ÄĚ
  • ¬ŅPor qu√©? Le pregunt√© yo, despistado
  • ¬°Ganaste! ¬°Ganaste el premio Memoria Nuestra!

‚ÄúEstaban dando los resultados en Mediod√≠a en TV y yo despistado. Podr√°s imaginar que corr√≠ al televisor y ya hab√≠a pasado la noticia. Cuando levanto el tel√©fono fijo para llamar a Celia, sin que diese un timbre, hab√≠a descolgado la llamada que me estaba haciendo ella para contarme‚ÄĚ. Afirmaba a√ļn azorado por la noticia, este joven graduado en Ingenier√≠a inform√°tica, residente en Mor√≥n y colaborador del Portal del Arte Joven Cubano.¬†

Jos√© trabaj√≥ en la Asociaci√≥n al tiempo que matriculaba en un diplomado de periodismo en Ciego de √Āvila. As√≠ lo rememora: ‚ÄúToc√≥ una tesina como trabajo final del m√≥dulo de Historia de la Prensa. Compart√≠ equipo con Celia, egresada de Historia de Arte y jefa de promoci√≥n de la sede avile√Īa de la AHS. All√≠ surgi√≥ la idea de realizar un trabajo para dejar plasmada toda esta historia, a falta de documentaci√≥n registrada sobre la misma organizaci√≥n y su historia desde la proyecci√≥n e importancia de la atm√≥sfera cultural.‚ÄĚ

Ninguno de los dos j√≥venes ha asistido a las Romer√≠as de Mayo. Sin embargo, no dudaron en atreverse a participar en esta edici√≥n virtual y tan singular, debido a la situaci√≥n sanitaria de la pandemia de la COVID-19. Anteriormente ya hab√≠amos conversado con Celia sobre las razones que los motivaron a participar: ‚ÄúAunque no he participado en otras ocasiones, la reputaci√≥n del concurso lo precede. Conoc√≠ m√°s sobre el certamen hace dos a√Īos cuando un avile√Īo obtuvo uno de los premios. Eso me motiv√≥ a investigar como participar, y esta edici√≥n virtual nunca la vi menos que las anteriores, pues las redes sociales han cobrado vital importancia para la promoci√≥n y socializaci√≥n del conocimiento, as√≠ que no hab√≠a razones que me llevaran a menospreciar esta edici√≥n‚Ä̬†¬†

El peri√≥dico Invasor, de Ciego de √Āvila, tuvo un suplemento cultural Imagen del Invasor, que fue editado hasta 1991 cuando fue truncado por el inicio del per√≠odo especial. Este suplemento fue unas de las fuentes que les permiti√≥ investigar sobre la g√©nesis del contingente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Sin embargo, a pesar de revisar los aportes de la prensa escrita y sus archivos, no era suficiente la informaci√≥n, lo que los oblig√≥ a buscar en las fuentes orales la base de su investigaci√≥n. Utilizando como m√©todo la entrevista y cuidando de contrastar las fuentes empleadas. ¬†

Con el objetivo declarado de ‚Äúplasmar el quehacer art√≠stico de la Asociaci√≥n y sus asociados, as√≠ como su proyecci√≥n en la cultura provincial. Compilando informaci√≥n hist√≥rica desde las memorias vivas. As√≠ como evaluar y comparar el funcionamiento a lo largo de los a√Īos. Tambi√©n encontrar con qu√© eventos y pe√Īas se demuestran esas ganancias‚ÄĚ, vale resaltar que ambos autores realizaron trabajos period√≠sticos que compilan la informaci√≥n de los √ļltimos dos a√Īos agrupada por ellos.

M√°s all√° de un objetivo cient√≠fico, la verdadera intenci√≥n seg√ļn Celia era ‚Äúevitar que cuando alguien venga a pedir referencias no tengamos que decir que no tenemos la documentaci√≥n, y para que otros cuenten en el desarrollo cultural avile√Īo el gran aporte de la AHS. Pero, con argumentos s√≥lidos, porque a la larga si no existen evidencias escritas o fotogr√°ficas‚Ķ no sucedi√≥. Lo que es una fatalidad para aquellos que dieron cuerpo y alma durante a√Īos y cuyos nombres se desvanecen cada d√≠a que pasa. ‚Ä̬†¬†¬†¬†¬†

La voluntad de los investigadores se emplaz√≥ cuando tuvieron que asumir el rol de hurgar en la memoria dispersa. Esta situaci√≥n los llev√≥ a buscar a personas de una generaci√≥n distinta, muchos dispersos entre la geograf√≠a de la Isla y la di√°spora. Utilizaron los correos y las redes sociales fundamentalmente. As√≠ lo expresaba Celia en una de las sesiones de debate en WhatsApp: ‚Äúes un trabajo vivo y la profundidad que conlleva mucho tiempo, sobre todo en las redes, porque muchas personas claves hace d√©cadas no est√°n en el pa√≠s. Nos encontramos con personas que quieren colaborar much√≠simo y otras que hacen caso omiso. ¬°Pero la voluntad persiste!‚Ä̬†¬†¬†

Rescatar la memoria de la AHS es un gran desaf√≠o. Generalmente no existen ni se conservan relator√≠as de los eventos, ni suficiente evidencia de las acciones y el tr√°nsito de los asociados en las filiales. Uno de los elementos que salieron fue que existieron etapas convulsas y con errores. A pesar de eso, la cr√≠tica sobre esas problem√°ticas a√ļn no la han desarrollado, aunque Jos√© y Celia no tienen una visi√≥n apacible y triunfalista de la organizaci√≥n. Ambos pretenden avanzar sobre √°reas m√°s complejas como la representaci√≥n, el sentido de pertenencia y los intereses actuales de los asociados.

El d√≠a anterior a la premiaci√≥n sosten√≠a una conversaci√≥n por chat con Celia, donde le comentaba mis expectativas con su trabajo y la esperanza de que fueran elegidos entre los premiados. Ella se mostraba muy esc√©ptica y modesta con su ponencia. Minutos despu√©s de la premiaci√≥n y aun asombrada por mi premonici√≥n, me confesaba las razones por la cuales cre√≠a que ha sido premiada: ‚ÄúLa tem√°tica elegida es vital para la AHS en la actualidad. Es importante que nuestros or√≠genes sean traducidos al papel. Es tener bien claro qui√©nes somos, es parte fundamental de nuestra investigaci√≥n. Es una iniciativa similar que estamos tomando desde todas las provincias. As√≠ lo evidenci√≥ el di√°logo en el chat del concurso; considero que es un incentivo para todos nosotros. Para demostrar que nuestra historia es el pilar fundamental del hoy y el ma√Īana‚ÄĚ. ¬†¬†¬†¬†

Sobre las perspectivas futuras del trabajo, nos adelanta Garc√≠a P√©rez: ‚ÄúEl trabajo sigue creciendo en la actualidad. Es una investigaci√≥n en progreso donde ya se plante√≥ a la Asociaci√≥n a grande rasgos desde sus eventos vigentes. En la actualidad se indaga en elementos m√°s particulares como las pe√Īas de trova desde el surgimiento de la sede. Tambi√©n queremos abordar el √ļnico premio de narrativa que posee la instituci√≥n en la provincia, es un trabajo pendiente. As√≠ como los cambios de inmuebles seg√ļn las necesidades y los aportes de cada cual. El espacio T√© Sof√≠a que fue de conformaci√≥n de opini√≥n p√ļblica y centro aglutinador de la membres√≠a, ya desaparecido, es otras de las aristas. La idea final es establecer un periodo cronol√≥gico profundo ‚ÄĚ. Jos√© nos explica que el proyecto es bastante abarcador y pretende testimoniar el rol de la AHS en su ciudad. Es cierto que tuvieron que hacer un reajuste conceptual para el evento a 15 cuartillas, pero est√°n complacidos con la presentaci√≥n. Sus intenciones son representar y salvar la memoria en la atm√≥sfera cultural local.

El premio m√°s all√° de una recompensa les ha dotado de un nuevo impulso. ‚ÄúEsta edici√≥n nos hizo fortalecernos desde una supuesta etapa de incredulidad. Ahora sabemos que tenemos m√ļltiples v√≠as de socializaci√≥n, promoci√≥n, que podemos explotar mucho m√°s, siempre que exista una vanguardia intelectual dispuesta a mover cielo y tierra por encontrar soluciones, ahondar en la nueva pol√©mica y crear nuevos espacios y enfoques culturales‚ÄĚ, nos afirma la joven. Por su parte, Jos√© nos declara: ‚ÄúEstamos enfocados en ampliar la investigaci√≥n hasta indagar en cada rinc√≥n oscuro al que haya llegado la membres√≠a. El proyecto sigue creciendo‚ÄĚ.


Memoria Nuestra: claves para hacer historia

I

Qué ingenuos quienes proclamaron el fin de la historia y pensaron trascender con una teoría irracional que nació muerta. Quizás a propósito se olvidaron del carácter acontecimental de la vida; quizás se olvidaron, porque era conveniente, que la historia no es una sola y que el curso de la misma está compuesto por infinidad de relatos, microrrelatos, de experiencias y vidas que no necesitan asentarse como grandes épicas para tener a la existencia como una posibilidad.

Treinta a√Īos despu√©s de declarada aquella muerte, la historia est√° viva; la hacemos nosotros los que no nos hemos negado el privilegio construir una realidad diferente, los que trabajan por un porvenir venturoso, los que amamos, so√Īamos y sentimos que este es el momento de hacer y de crecer.

Si hace 40 a√Īos alguien hubiera escrito un guion cinematogr√°fico para una pel√≠cula futurista donde la tierra ser√≠a azotada por una pandemia global que reducir√≠a la movilidad humana a la m√≠nima expresi√≥n, donde los contactos humanos ser√≠an virtuales, lo hubiesen acusado de apocal√≠ptico. Cuarenta a√Īos despu√©s henos aqu√≠ al comienzo de esa pel√≠cula.

Sin embargo, para vivir nuestra película hay que ver el guion como un material sujeto a cambios, un material que puede dejar de ser apocalíptico en la medida que seamos sujetos capaces de transformar la realidad y labrar los posibles hilos narrativos de nuestra trama, sin forzarla pero con la convicción de que la que escojamos sea creíble por ser precisa. 

Nosotros a través de las pantallas

Al anunciar las Romer√≠as virtuales un torrente de escepticismo invadi√≥ a m√°s de un participante de en Memoria Nuestra, el concurso de investigaciones que convoca la filial holguinera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Muchas interrogante sobre c√≥mo ser√≠an las sesiones, los intercambio que har√≠amos en ese espacio com√ļn en el que est√°bamos a medias. Los cierto es que desde el principio fluy√≥ bien, desde las coordinaciones previas se respiraba una empat√≠a singular.

Belén

Se pensaron las reglas, se cre√≥ el grupo y se coordin√≥ la manera en que funcionar√≠an las ponencias. Era importante la disciplina para avanzar en esta experiencia nueva, las reglas se hicieron m√°s √ļtiles que nunca porque permitieron no andar a tientas frente a la experiencia novedosa.

Aunque todo parec√≠a normal nadie puede soslayar que en ese √°nimo de no sucumbir ante la imposibilidad de reunirnos, est√°bamos nosotros ante nuestras pantallas como Alicia a trav√©s del espejo, descubriendo un mundo que cre√≠amos que conoc√≠amos y ajustando constantemente nuestro mecanismo para funcionar bien. El grupo fue creciendo sus din√°micas, complejiz√°ndose; primero se sub√≠an ¬†las ponencias, pero luego aparecieron los posters, las fotograf√≠as, los audios, los videos, cada quien comunicando desde el lenguaje que le parec√≠a m√°s c√≥modo. Las experiencias personales respecto a la participaci√≥n fueron entra√Īables. Para la investigadora Laritza Rodr√≠guez, quien es santiaguera, pero por estos d√≠as se encuentra en Jamaica, este encuentro fue particular:

‚ÄúCuando me lleg√≥ la convocatoria me entristec√≠, estaba fuera del pa√≠s y pens√© en qu√© momento. Pero cuando comprend√≠ la din√°mica me sent√≠ muy motivada y decid√≠ participar. El desarrollo de las sesiones super√≥ mis expectativas. Me sorprendi√≥ la cantidad de j√≥venes con proyectos e investigaciones; me llam√≥ mucho la atenci√≥n el deseo de investigar el √°mbito local con el cual se nota que tienen mucho compromiso. Es superinteresante la manera en la que se enfocaron problemas medulares de nuestro contexto cultural que fue abordado desde diversas disciplinas sobre m√ļltiples tem√°ticas. Los investigadores de todo el pa√≠s est√°n muy preparados, lo que habla de la salud de la secci√≥n en todo el pa√≠s y estoy feliz de ser parte de este movimiento. Participar en este Memoria Nuestra me sirvi√≥ para comparar por d√≥nde andamos en relaci√≥n con el pa√≠s. Estoy encantada de formar parte de este movimiento juvenil aunque est√© lejos‚ÄĚ.

Por su parte, la avile√Īa Liset Prego asegura que ‚Äúeste trabajo me ha posibilitado ampliar mis horizontes como investigadora. Tengo que confesar que al comienzo ten√≠a mis dudas sobre la forma en que se pod√≠a generar el intercambio en un grupo virtual abierto al que todos los d√≠as se pod√≠an incorporar nuevos miembros. Pero la pr√°ctica me demostr√≥ que mis inquietudes eran infundadas y que este trabajo ten√≠a muchas potencialidades para desarrollar el trabajo en colectivo a partir de unificar el inter√©s com√ļn. Otro de los logros, quiz√°s el m√°s notable, es la permanencia en el tiempo del grupo para continuar socializando experiencias el resto del a√Īo.‚ÄĚ

II

Nunca es est√©ril el ‚Äúejercicio de pensar‚ÄĚ la concreci√≥n de este acto. Este congreso ha venido a confirmar lo necesario de las articulaciones para poner a la ciencia al servicio de la cultura. Los j√≥venes que hoy son parte de este movimiento expresan con su obra la madurez que tiene el movimiento de los cr√≠ticos e investigadores en Cuba, lo cual es fundamental porque habla de la capacidad actual del pa√≠s para acercarse a las m√°s diversas problem√°ticas culturales sin necesidad de apelar a la improvisaci√≥n.

No se debe de andar a tientas cuando se cuenta con investigadores que pueden modelar soluciones y asesorar procesos de transformación social desde el compromiso. Ahí existen una gran reserva de lo que se puede aportar al conocimiento de Cuba y los resortes que hoy están en la base de muchos de los problemas que afectan a la Isla.

La calidad de las investigaciones que han tenido presencia en este evento deber√≠an hacer visible sus aptitudes y promover la necesidad de di√°logo entre los j√≥venes investigadores y las comunidades e instituciones para generar un pensamiento totalizador que permita a la sociedad en su conjunto buscar soluciones propias a problemas reales. Es tiempo de desterrar prejuicios sobre los investigadores y sobre los ‚Äďno pocas veces‚Äď se√Īalados academicismos, que a decir de algunos de sus detractores, est√°n alejados de la realidad.

Lo que encontramos en WhatsApp

M√°s de una treintena de ponencias animaron el intercambio de los j√≥venes investigadores cubanos, cientos de comentarios y preguntas se emitieron para acercarse a enfoques diversos sobre temas tan complejos como la ritualidad de los funerales en la provincia Granma, el estudio de la arquitectura Art Dec√≥ en Guant√°namo, la violencia de g√©nero entre los j√≥venes universitarios, el estudio de la obra de Fern√°ndez Retamar Cartier-Bresson, la Revista Casa de Las Am√©ricas, las tradiciones populares en Camag√ľey, entre otros asuntos de trascendencia investigativa que confirma la riqueza que la Asociaci√≥n posee actualmente en sus filas.

Una de las ganancias más notables de la celebración de este evento es que se revalida la vocación emancipadora de sus participantes, quienes desde sus argumentos proyectan una actitud anticolonial, vital para la Cuba de hoy, tantas veces tentada por la pretensión ridícula de sumarse a las tendencias globales sin una análisis profundo de los orígenes y las implicaciones culturales de las modas.

yula

Uno de los puntos en el que muchos de los participantes coinciden es en la calidad de las ponencias. Al respecto precis√≥ al Portal de la vanguardia art√≠stica cubana Yuleidis Gonz√°lez, una de las m√°s activas en el este encuentro virtual: ‚ÄúEs impresionante ver la profundidad anal√≠tica y el compromiso transformador de quienes participaron en esta edici√≥n del evento. Gente muy joven con criterios muy profundos en torno a las problem√°ticas que afronta el pa√≠s, pero lo m√°s llamativo es su pr√°ctica coherente con ese pensamiento, lo cual es constatable en los resultados presentados. Siendo honesta te tengo que decir que es muy destacable la solidaridad y camarader√≠a que se gener√≥ en el grupo. Me sent√≠ esperanzada en medio de las circunstancias que vivimos‚ÄĚ

Luis Emilio Aybar Toledo, quien se desempe√Īa como especialista a nivel nacional de cr√≠tica e investigaci√≥n, en una valoraci√≥n sobre el evento se√Īal√≥: que ‚Äúla AHS naci√≥ para para conectarnos¬† en funci√≥n de metas comunes, y esa raz√≥n hay que hacerla valer en cualquier circunstancia. As√≠ que lo que hicimos no fue otra cosa que mantener tozudamente nuestra vocaci√≥n de unidad aun cuando parec√≠a que ello no era posible. Las nuevas tecnolog√≠as nos dieron la infraestructura para lograrlo y nuestra voluntad, entusiasmo e identidad pusieron el resto. Los bits llevaron de un lugar a otro nuestras emociones y conocimiento, lo que result√≥ en una tormenta de creaci√≥n. Esto ha sido una tregua fecunda que deja listo el camino para la guerra de pensamiento a la que nos convoc√≥ Fidel. Solo nos queda ahora plantearnos nuevos empe√Īos‚ÄĚ.

III

Cualquier guion para nuestra historia deber√° tener en cuenta a nuestros j√≥venes que se saben protagonistas y buscan el resquicio de la realidad desde donde m√°s pueden aportar con la inteligencia puesta en funci√≥n del bien com√ļn. Hay una resistencia natural a ser definidos como diletantes snobs que pueden sostener durante horas conversaciones sobre artes y letras. El trabajo de campo, el v√≠nculo con la comunidad, con sus conciudadanos, habla ‚Äďy muy claro‚Äď de la virtud de quienes en cualquier rinc√≥n de Cuba mantienen como prioridad la obligaci√≥n de autorreconocerse en los otros y trabajar para vivir mejor.

En ese proceder radica una de las fortalezas de los que desaf√≠an con su actuar los designios de quienes apostaron por declarar a la historia como un organismo sin signos vitales. Su actuar no es ostentoso, el diario quehacer aporta m√°s que las pretensiones de cambiar el mundo o de entregarse a la ilusi√≥n de una √©pica que los inmortalice, es por eso que un grupo de WhatsApp peque√Īo, relativamente an√≥nimo, es el escenario para dar los primeros pasos para los empe√Īos que depara el futuro.¬†

Palabras que perduran en la Memoria Nuestra 

Memoria Nuestra cierra esta edici√≥n y pone alto el list√≥n, obliga a pensar en nuestra capacidad para superar las limitantes de una realidad que siempre pone l√≠mites, que solo pueden ser superados con la inventiva y la creatividad. El tiempo, el espacio y la log√≠stica parecen desaf√≠os menores. Ya lo aprendimos y lo hicimos justo a tiempo para saber que lo m√°s importante es seguir apostando por el siempre saludable ‚Äúejercicio de pensar‚ÄĚ.

Con varias ediciones de Memoria Nuestra en su trayectoria investigativa, Yolaida Duharte goza de reconocido prestigio entre los investigadores cubanos. A ella recurrimos para saber sus valoraciones sobre esta edición del evento a partir de su experiencia:

‚ÄúEn esencia, no fue muy diferente a lo que ocurre cada a√Īo. Vi en el escenario virtual la misma colaboraci√≥n y entusiasmo de otros a√Īos. Las ganas de participar e intercambiar formas de hacer. Es digno destacar la relaci√≥n entre las instituciones y los organizadores. Aunque obviamente no fueron iguales que las que se comparten habitualmente en la que uno profundiza a trav√©s del intercambio extraverbal, esta fue una experiencia nueva con tantos retos como aciertos. Creo que uno de los desaf√≠os m√°s grandes que se logr√≥ fue que los investigadores participaran con recursos propios a trav√©s de estas plataformas, ya que el acceso a Internet es una imposibilidad aun para muchos, y poner esos recursos a disposici√≥n del evento dice mucho de la importancia que le otorgan. De manera general el uso de estas plataformas modifica las din√°micas de los participantes, pues tiene un impacto en las formas de comunicarse y construir colectivamente discursos‚ÄĚ.

Yudeniz

Yanelis Mart√≠nez, una de los art√≠fices fundamentales de este evento, afirma desde Espa√Īa que ‚Äúprefiero no comparar porque Memoria Nuestra, en sus versiones virtual y tradicional son muy diferentes, cada una con ventajas y desventajas. Lo que s√≠ nos debe quedar como aprendizaje es que es una gran estrategia tener un grupo en WhatsApp para extender el evento m√°s all√° del espacio f√≠sico y, por supuesto, que para nosotros ha sido esencial poder superar las limitaciones habituales de hospedajes y alimentaci√≥n que muchas veces nos dejan traer a todas las personas que queremos. Creo que en el futuro ser√° primordial combinar ambas variantes para llegar a mayor cantidad de personas‚ÄĚ.

Solo quienes han estado presentes en la experiencia riquísima que ha sido este Memoria Nuestra, saben lo que significa. Ha habido una voluntad de convivir más allá de entender a la ciencia como una necesidad.

El grupo ha hecho compartir los momentos que nos hacen m√°s humanos, entre tanta emoci√≥n aparecieron los ni√Īo¬† de varios participantes para matizar y dar color a una experiencia incre√≠ble y el D√≠a de las madres tambi√©n se celebr√≥ como demostraci√≥n de la capacidad para llevar de la mano m√ļltiples roles, sin que ello da√Īe bajo ninguna circunstancia la voluntad de crear.

Hacer historia no es un privilegio reservado a unos pocos. Desde la sencillez de nuestras vidas hacemos cada d√≠a algo que nos constituye como seres humanos y nos permite siempre mirar hacia atr√°s, para beber de esas experiencias desde las claves que aporta la cuban√≠a. El cierre de la √ļltima jornada estuvo matizado por una sumatoria de palabras que coronaron el evento, con ese poder del lenguaje para sintetizar esencias. As√≠ describieron su experiencia algunos miembros del grupo: ‚Äútrascendental, interesante, √ļnica, reconfortante, enriquecedora, esperanzadora, incre√≠ble, inefable, inspiradora, energ√©tica.‚ÄĚ


Análisis poético de una Romería digital

Recuerdo de adolescente salir corriendo desde el Varona, una secundaria insigne por aquel entonces, hasta el parque Calixto Garc√≠a y quedarme atrapada observando todo tipo de manifestaciones art√≠sticas. La ciudad se inundaba de una po√©tica que era imposible escapar. As√≠ descubr√≠ por primera vez las estatuas humanas. Yo era una adolescente enjuta que estudiaba piano, solfeo y teor√≠a en el Conservatorio de M√ļsica de Holgu√≠n.¬†

En una ocasi√≥n, me detuve en una esquina y se acerc√≥ un caballero alado y con un pincel, movimientos pausados dibuj√≥ una greca en mi espalda, me susurr√≥ al o√≠do: ‚Äúes la espalda m√°s linda que he visto‚ÄĚ. Y se march√≥. Mis libros de partituras que llevaba bajo el brazo llamaron la atenci√≥n y fueron arrebatados por una mujer bodypainting sentada frente a un piano que interpret√≥ en un segundo Nocturne in¬† C Minoir, de F. Chopin. Otra vez fui v√≠ctima del teatro bufo, cuando apurada por los corredores, volteo la mirada y ten√≠a una fila de mimos imitando todos mis gestos. Llegando al parque de Las Flores nuestro querido Joaqu√≠n Osorio, Premio Nacional de Promoci√≥n Literaria, preguntaba con micr√≥fono en mano a modo de rifa qui√©n era la autora de Mar√≠a Toda, el autor de Abrirse las Constelaciones, entre otros, as√≠ fue como obtuve Jard√≠n, de Dulce Mar√≠a Loynaz.

En a√Īos posteriores esperaba mayo con la ilusi√≥n de lo que pasaba en sus parques y calles. Fui creciendo esperando cada a√Īo por las Romer√≠as. Cuando estudi√© en la Universidad de Oriente, mi casa se convirti√≥ en una beca de romeros. Luego en Holgu√≠n en la universidad nos dijeron: este a√Īo las pr√°cticas son en las Romer√≠as. Todos nos quedamos boquiabiertos. Ya no tendr√≠amos que escaparnos o salir apresuradamente del aula. Yo fui ubicada en el peri√≥dico La Luz, que por aquel entonces ten√≠a una edici√≥n de lujo en este evento. Ah√≠ comenz√≥ mi verdadera pasi√≥n de romera.

Trabajar dentro de las Romer√≠as proporciona otra perspectiva. Si bien es cierto que no da tiempo de disfrutar todo lo que quisieras, brinda la facilidad y la oportunidad de conocer figuras de talla mundial. As√≠ fue como logr√© entrevistar para mi tesis a Luis Alberto Garc√≠a, le estrech√© mi mano a Andy Monta√Īez, bail√© con William Vivanco, abrac√© a la Dra. Mar√≠a Dolores Ortiz, almorc√© con Guido L√≥pez Gavil√°n, cant√© al lado de Hayd√©e Milan√©s en una noche bohemia, porque si algo tiene de favorable las Romer√≠as de Mayo es que nos volvemos una gran familia, no importa qui√©n seas, ni cu√°n conocido o afamado, ah√≠ en ese espacio, todo el mundo es un cubano.

A todos nos pasa, guardamos placeres para ese esperado momento, cada uno espera esa semana para disfrutar al m√°ximo sus pasiones y eso, de alg√ļn modo es poes√≠a.

  • S√© de quienes no salen del evento Memoria Nuestra y preparan sus trabajos todo un a√Īo, con la pasi√≥n del recuerdo, para no perder las ra√≠ces.

  • S√© de quienes a √ļltima hora se deciden por presentar su corto en La C√°mara Azul, y ah√≠ est√°n esas met√°foras visuales cargadas de sensibilidad y cercan√≠a espiritual.

  • S√© de quienes no intentan estar encima de la torre pero Babel los ha dado a conocer, por la habilidad en el pincel, cuando describen la realidad con trazos, cuando el color exacto llena tu vida.

  • S√© de quienes llegan por un abrazo y se van convocados a escribir porque esta isla es un verso.

  • S√© de quienes asisten a un espacio de trova, pero sucumben al bajo de un rockmero.

  • S√© que la ama de casa no pudo llegar temprano a su hogar porque una danza callejera la intersect√≥ y le quit√≥ los bolsos de compra, la cartera y la dej√≥ entre risas en la puerta de su casa, y ella nunca olvidar√° que la Giganter√≠a pudiera postergar la cocci√≥n de sus frijoles.

S√© y sabemos que el arte salva, que es propio de los artistas tener alternativas, porque el arte es optimismo. No esparaba menos de todos los que de alg√ļn modo contribuimos para que cada a√Īo el hacha suba a la cima de la ciudad, para que llueva, quiz√°s estas romer√≠as digitales tengan la fuerza necesaria para entrar en la sensibilidad de cada uno y desde el m√≥vil, con la alegr√≠a de recibir arte en casa, nos libremos de la contaminaci√≥n, para saber esperar y cuidar el ma√Īana. Hay mucho todav√≠a por hacer, hay muchos caminos que descubrir, tenemos limitaciones concretas, pero el arte es libre como nuestros pensamientos y esto definitivamente nos har√° sanar y crecer.


Romer√≠as: correr el horizonte con Reinaldo Cede√Īo

Esta conversaci√≥n es fruto de un trueque, especie de neofeudalismo virtual. Ya se me extravi√≥ el recuerdo de cu√°ndo traspasamos la frontera.Lo admir√© cuando a√ļn desconoc√≠a su rostro. Para m√≠ era el laureado periodista, poeta, narrador y promotor cultural o el autor de t√≠tulos de mi consulta como Son de la loma. Los Dioses de la m√ļsica cantan en Santiago de Cuba. No recuerdo el d√≠a en que se entrecruzaron nuestros quereres. Solo s√© que cada vez m√°s las coincidencias se reiteraron.

Es un hombre-lente y su palabra, imagen de la certeza. El arrojo de su verbo enamora, el mismo que se hace verso en los recovecos del erotismo y la sensibilidad, o aquel cuyo estilo entrecorta el aliento a la lectura de sus cr√≥nicas. Su obra es P√°gina Abierta, lo mismo que el espacio de promoci√≥n cultural que por a√Īos sostiene.

La noche más larga que viviera la santiaguera urbe en 2012 se le obsesionó memoria literaria. Los corderos alzan la vista, El hueso en el papel, La edad de la insolencia, y Poemas del lente son solo algunos de sus prolíferos títulos cuya presencia se aseguran un lugar en mi librero.

Va de las plataformas radiales a los medios impresos y digitales. Suyo es el reino de las palabras.

M√°s all√° del agua como met√°fora, ambos tenemos coincidencias con la lluvia y Codanza, que tecla mediante nos revelamos.

-¬ŅCu√°ndo comenz√≥ tu nexo con las Romer√≠as de Mayo?

Holgu√≠n fue siempre cercano para m√≠. Ten√≠a el nombre y el rostro de mis compa√Īeros de la Universidad que eran de all√≠. Luego lleg√≥ mi admiraci√≥n por el L√≠rico, por Codanza, por sus poetas… hasta que en 1998 me invitaron a las Romer√≠as de Mayo. He ido a otras convocatorias; pero fue √©sta, por ser la primera en que particip√©, la que ha quedado prendida a mi memoria.

Dirig√≠a en ese momento la p√°gina cultural del peri√≥dico Sierra Maestra y hab√≠a recibido el Premio Nacional de Periodismo Cultural, que se entregaba entonces por la obra del a√Īo. Recuerdo que lo dediqu√© a la imbatible revista √Āmbito ‚Äēpublicaci√≥n cultural del peri√≥dico Ahora y de la cultura cubana‚Äē, porque siempre me acogi√≥, incluso en aquellos momentos en que, en medio del noblemente llamado ‚Äúper√≠odo especial‚ÄĚ, qued√© sin trabajo y sobreviv√≠ gracias a la venta de man√≠. Marlene Gonz√°lez, entonces la coordinadora de √Āmbito, es uno de esos √°ngeles que llevo siempre conmigo.

En esas Romer√≠as de 1998 que refiero, su creador y director general, Alexis Triana, me pidi√≥ estar junto a mi colega Michael Hern√°ndez Miranda en la direcci√≥n del peri√≥dico La Luz, publicaci√≥n que circula en tiempos de Romer√≠as. Fue un encargo dif√≠cil, en verdad retador en medio de la din√°mica que genera una cita m√ļltiple como esa, y trat√© de honrarlo hasta el √ļltimo d√≠a.

-¬ŅQu√© significados te asiste la experiencia de llevar tu obra a los espacios literarios y otros de la Romer√≠a?

He tenido la suerte de estrenar poemas en Romer√≠as, lo cual siempre significa una fiesta √≠ntima para uno. He encontrado un p√ļblico √°vido, presto, un p√ļblico de aqu√≠, de all√° y hasta de acull√°. He disfrutado de conciertos, tertulias, descargas‚Ķ pero recuerdo con particular cari√Īo la oportunidad que tuve de exponer en el Premio Memoria Nuestra, mi aproximaci√≥n a la vida y obra de una gran poeta cubana, envuelta siempre en el misterio.

El ensayo llevaba por nombre ‚ÄúFlor Loynaz: un bosque a la sombra de una ceiba‚ÄĚ y fue bien recibido por los investigadores all√≠ presentes. Yo hab√≠a tenido el privilegio de entrevistar a Dulce Mar√≠a Loynaz y algunas de las confesiones que ella me hizo y su valoraci√≥n sobre la altura literaria de su hermana que emple√© como sustento, no pueden hallarse en ninguna otra parte. Me han publicado aquella entrevista en Cuba y el exterior, e incluso he visto por ah√≠ algunas de las palabras que me dijo, sin la debida referencia; pero aquello fue el resorte que me ha motivado a seguir escrutando en la obra de los Loynaz.

-¬ŅQuisieras compartir alguna an√©cdota que hagan de alguna de tus participaciones un momento especialmente importante, simp√°tico o raro?

Tengo tantas, de tantos matices‚Ķpero voy a escoger dos de muy diverso cariz. Tuve que dar cobertura en el teatro Eddy Su√Īol a una sesi√≥n del concurso danzario Solamente solos. Como invitado bailaba un ni√Īo guantanamero, Esteban Aguilar, sangre de mi sangre.

Cuando vi a mi sobrino, cuando lo vi en el escenario, cuando se hizo silencio… sentí ganas de gritar, de correr, me llevé instintivamente las manos al pecho, algo galopaba a toda velocidad.

La obra era breve, de otra forma, creo que no hubiera podido llegar al final. Luego, no sab√≠a qu√© escribir. Fue una nota apenas, un reporte peque√Īo en La Luz‚Ķ pero qu√© dif√≠cil.

La otra es muy simp√°tica y est√° ligada al mismo teatro. Codanza estrenaba en Romer√≠as una pieza basada en obras de Cosme Proenza. Se llamaba A√Īo cero. Recuerdo que cay√≥ un aguacero tremendo, mas la gente fiel abarrot√≥ el teatro. El caso es que la coreograf√≠a y concepci√≥n de la pieza exig√≠a la desnudez total del elenco, hombres y mujeres, pues se refer√≠a al principio del mundo.

El quebradero de cabeza sobrevino a la hora de seleccionar las fotos para publicar en el periódico. Había varias candidatas hermosas que fueron decantadas, unas por aquella pose, otras por aquel ángulo… y así. No queríamos vender la desnudez, sino el sentido artístico de la propuesta. Finalmente nos decidimos por una general donde aparecía en primer plano uno de los bailarines de espaldas. Todavía me pregunto si acaso fuimos conservadores, o si fue la mejor opción.

-¬ŅEres un Romero reincidente?

Bueno, no tanto‚Ķ. pero justo este a√Īo estaba listo para participar junto a mi colega Katiuska Ramos en el espacio audiovisual de las Romer√≠as con las experiencias de nuestro programa ‚ÄúAs√≠ suena la vida‚ÄĚ y del documental sonoro como veh√≠culo ideal para salvar las identidades locales y las historias de la vida real.

‚ÄúAs√≠ suena la vida‚ÄĚ (Radio Mamb√≠, Santiago de Cuba) estrena cada domingo una pieza radiof√≥nica de excelencia y ha invitado a prestigiosos artistas de la radio de Cuba y Latinoam√©rica. El espacio se forj√≥ bajo la m√°xima de que somos municipios del mundo, sus realizaciones est√°n disponibles en internet e incluso gener√≥ un foro de debate muy hermoso.

Mediada la propuesta de un realizador del prestigio de C√©sar Hidalgo y la invitaci√≥n de Yaylin Ojeda Grass, llev√°bamos tambi√©n a estas Romer√≠as nuestro documental sonoro ‚ÄúEscondida‚Ķ ¬Ņde qui√©n?‚ÄĚ, ocho minutos para contar una historia de amor de Cuba adentro: amor a la tierra, amor a la familia, amor entre dos mujeres. La obra est√° disponible en https://www.youtube.com/watch?v=1SxaPDhK_hY mientras sus antecedentes y entrevistas a sus realizadores se pueden escuchar en https://www.spreaker.com/user/juancarlosroque/asi-suena-la-vida-17-de-noviembre-2019

En este 2020, no podré subir (casi desmayarme) en el ascenso a la Loma de la Cruz, no podré disfrutar de los parques, instalaciones, sesiones de Holguín en Romerías; pero gracias a ti aquí van estas evocaciones, gracias a la virtualidad estamos otra vez de romeros. Y como me gusta correr el horizonte con la mirada, solo aguardo la próxima oportunidad.


Romer√≠as: el s√≠ndrome del √ļltimo d√≠a

Después de tres jornadas de trabajo en Memoria Nuestra todo sigue como el primer día, se puede captar un ambiente de entusiasmo por el intercambio. Cuando quedan menos ponencias y ya se ha recorrido la mayoría del camino las expectativas no bajan. No es fortuito, la propia diversidad y profundidad de los criterios de los participantes permiten avizorar un debate rico. Por los temas compartidos desde la jornada anterior se han atizado las ganas de compartir propuestas y experiencias, llegar a la una de la tarde parece una espera eterna.

El tercer d√≠a el programa estuvo m√°s cargado, con ocho propuestas se recorri√≥ un amplio espectro que fue desde las representaciones sociales y el patrimonio hasta la socializaci√≥n del proyecto cultural Nuestro Entorno, pasando por la relaci√≥n de las mujeres con la prensa en las primeras d√©cadas de la rep√ļblica, un estudio de lo rural en una comunidad holguinera, el an√°lisis de la caricatura editorial en el peri√≥dico Ahora!, la proyecci√≥n sociocultural de la comunidad china en Holgu√≠n y las peculiaridades de los velorios y entierros en el municipio Guisa.

Todos esos temas fueron profundamente debatidos por los participantes, quienes mediados por sus formaciones diversas ofrecieron de manera general un enfoque multidisciplinar a los análisis y sugerencias que les hicieron llegar a los ponentes. El debate también llevó a reflexionar sobre los impactos y sobre la necesidad de que los proyectos que se articulen puedan trascender por el hecho de que sus propios miembros sean gestores de la socialización de sus resultados.

Definitivamente este Memoria Nuestra ha sido histórico, es la primera vez que sesiona fuera de sus normas convencionales. Ha tenido la ganancia de que ha podido reunir a mayor cantidad de participantes, ha forjado vínculos nuevos y ha modificado para bien la visión que se tenía de los eventos ligada siempre a cuestiones logísticas, que son importantes pero está demostrado ya que no son imprescindibles.

Sin embargo, el √ļltimo d√≠a tambi√©n hizo patente una carencia, para la mayor√≠a de los participantes falt√≥ algo, fue un reclamo sostenido la necesidad de verse a los ojos, de tocarse, de intercambiar como estamos acostumbrados los miembros de una generaci√≥n que se resiste a perder la sensaci√≥n del calor humano.

Fue posible captar al final del debate que todos padec√≠an el ‚Äús√≠ndrome‚ÄĚ del √ļltimo d√≠a, daba la sensaci√≥n de que nadie quer√≠a perder los contactos, se repet√≠an los deseos de no olvidarse los unos de los otros, de perpetuar el grupo de WhatsApp, lo √ļnico que nos ha unido en nuestro paso por Romer√≠as en tiempos de pandemia; ciertamente es lo √ļnico tangible, aunque parad√≥jicamente sea virtual.

Participar en el evento fue como si todos hubi√©semos viajado cientos de kil√≥metros para conocernos, como si despu√©s de cada jornada hubiera habido tiempo para ir juntos a un concierto, como si la noche hubiera sido suficiente para tejer una urdimbre de complicidades. Por eso quiz√°s hab√≠a esa necesidad de mirarse a los ojos, porque a√ļn creemos que no son suficientes los abrazos de unos y ceros para complacernos, por eso hay que volver a ser romeros, hay que volver para darnos el cari√Īo que nos debemos.

MADRES INVESTIGADORAS QUE HONRARON EL MEMORIA NUESTRA 2020    

 


Nuevos afiliados a la comunidad «nuestromemoriana»

Participar en un evento teórico por primera vez siempre causa dudas. Las dudas aumentan cuando el evento es virtual, plataforma escasa en Cuba, donde el acceso a internet no es fluido. Sin embargo, cuando es un evento de prestigio y de energía como el Congreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra de las Romerías de Mayo, vale la pena intentarlo. La idea original de muchos participantes era recorrer la alegórica L Periquera de Holguín, subir la emblemática Loma de la Cruz y andar gregarios entre debates intelectuales, artes y acontecimientos, pero la actual pandemia de la COVID-19 redujo el escenario a un grupo de WhatsApp. El evento ha recibido una veintena de ponencias, incluyendo las de jóvenes que nunca han asistido personalmente al evento.

Dayana Hern√°ndez Vel√°zquez se siente nerviosa. Para ella este evento es un reto y espera impaciente su ponencia virtual. Es estudiante de quinto a√Īo de la carrera de Estudios Socioculturales, en la Universidad de Granma. Hab√≠a intentado anteriormente participar, pero no hab√≠a sido aceptada. En esta edici√≥n clasific√≥ con una investigaci√≥n que tributa a su trabajo de diploma sobre ‚ÄúLas manifestaciones de violencia de g√©nero en el noviazgo en residentes universitarios de la Universidad de Granma‚ÄĚ.

‚ÄúMe siento motivada por esta situaci√≥n tan diferente, a pesar de la pandemia que nos azota, los j√≥venes podemos hacer cosas que nos interesan y distraen a pesar de estar en nuestras casas‚ÄĚ, afirm√≥ al Portal del Arte Cubano. Asimismo, sobre los aportes de los debates y ponencias a su vida estudiantil nos expresa: ‚ÄúCreo muy positivo interactuar aunque sea virtual con otros investigadores y sus resultados. Adem√°s del conocimiento que me aporta en campos acad√©micos y profesionales donde pienso insertarme al graduar‚ÄĚ.

Otro ponente, tambi√©n estudiante, es Jean Carlos Kindelan Duliep. Tiene 20 a√Īos y cursa Relaciones Internacionales en La Habana, su ciudad natal. En su carrera en los √ļltimos a√Īos se ha hecho √©nfasis en la diplomacia cultural y les exhortan a dominar la cultura cubana como puente con otras naciones, por eso ten√≠a muchas expectativas y las Romer√≠as de Mayo le parec√≠a una excelente oportunidad. A pesar de que el teclado de su tel√©fono est√° roto, envi√≥ diferentes audios sobres sus ponencias e intercambi√≥ con los dem√°s participantes.

‚ÄúSiempre me ha interesado la cr√≠tica e investigaci√≥n, en especial la investigaci√≥n de procesos hist√≥ricos y culturales o la revisita de algunos art√≠culos, como es caso de mi ponencia sobre Calib√°n, de Roberto Fern√°ndez Retamar, pues considero importante volver a fen√≥menos de nuestra historia y cultura y redimensionar en las actuales circunstancias. Los art√≠culos y debates que he podido leer, aunque sea semipresencial, me afirman que no estaba equivocado. Este es un evento importante y he aprendido mucho. Mi principal aspiraci√≥n es conocer e interactuar en la pr√≥xima edici√≥n con j√≥venes que est√°n construyendo y reedificando nuestro panorama cultural‚ÄĚ, asegura Kindelan Duliep.

Una de las ponentes m√°s activas es Laritza Rodr√≠guez Cintra. Es Licenciada de Historia del Arte por la Universidad de Oriente, y actualmente se encuentra en Jamaica. Desde all√° no dud√≥ en participar e intercambiar en este evento. ‚ÄúSiempre he estado motivada por la investigaci√≥n. Me apasiona la idea de profundizar en tem√°ticas que muchas veces pasan desapercibidas ante la generalidad. Del mismo modo estoy acostumbrada a exponer mis trabajos investigativos, pues no tiene sentido el conocimiento que no se comparte. Nunca hab√≠a participado en el Memoria Nuestra porque tengo poco tiempo en la organizaci√≥n y supe de la existencia del evento cuando me inici√© en la AHS. En ese momento no estaba vigente la convocatoria y ten√≠a que esperar. Pero cuando el jefe de secci√≥n de cr√≠tica e investigaci√≥n me convoc√≥, no lo dud√©, y aqu√≠ estoy‚ÄĚ.

A Laritza le apasiona su tema de investigaci√≥n sobre el estilo arquitect√≥nico Art Dec√≥ en Guant√°namo, su ciudad natal. El trabajo es una valoraci√≥n de los elementos arquitect√≥nicos representativos del estilo en residencia privadas, a nivel de fachada, y en algunos elementos de decoraci√≥n interior, y ‚Äúpara este evento me enfoqu√© en algunos elementos propios de fachadas e interiores como divisores de cruj√≠a, los plafones para l√°mpara y la herrer√≠a.‚ÄĚ

Esta joven investigadora se siente muy motivada y satisfecha con el desarrollo actual del Memoria Nuestra. As√≠ lo afirma v√≠a WhatsApp: ‚ÄúEste intercambio online ha sido muy provechoso. Lo que m√°s me ha llamado la atenci√≥n es la cantidad de ponencias presentadas, a pesar de las limitaciones que existen a causa de la calidad del servicio de internet en Cuba. Los j√≥venes investigadores est√°n realmente motivados, el debate ha sido sostenido. Desde tempranas horas de la ma√Īana se env√≠an y reciben chats. Todos hemos asumido esta modalidad online muy en serio. ¬°Ni hablar del debate de las ponencias! Preguntas complejas e interesantes respuestas. Las cuales mueven el pensamiento de los ponentes. Salieron a la luz aristas que dan para otras ponencias. Es impresionante, me siento muy orgullosa de participar en este evento‚ÄĚ.¬†¬†¬†¬†

Jos√© Antonio Garc√≠a P√©rez y Celia Molina S√°nchez concibieron la idea de su investigaci√≥n en un diplomado de periodismo en Ciego de √Āvila. As√≠ fue c√≥mo surgi√≥: ‚Äú33 a√Īos de historia: un acercamiento al panorama cultural avile√Īo desde el contingente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z‚ÄĚ.

‚ÄúAunque no he participado en otras ocasiones, la reputaci√≥n del concurso lo precede‚ÄĚ, afirma Celia. ‚ÄúConoc√≠ m√°s sobre el certamen hace dos a√Īos cuando un avile√Īo obtuvo uno de los premios. Eso me motiv√≥ a investigar c√≥mo participar, y esta edici√≥n virtual nunca la vi c√≥mo menos que las anteriores, pues las redes sociales han cobrado vital importancia para la promoci√≥n y socializaci√≥n del conocimiento, as√≠ que no hab√≠a razones que me llevaran a menospreciarla.‚Ä̬†¬†

Su trabajo fue de los primeros en ser expuestos virtualmente y de los m√°s debatidos cuando inici√≥ el evento el d√≠a 4 de mayo. Sus intenciones son representar y salvar la memoria e historia de la organizaci√≥n, as√≠ como su proyecci√≥n e importancia en la atm√≥sfera cultural local. Jos√©, por su parte, nos explica que su investigaci√≥n es bastante ambiciosa y pretende abarcar al m√°ximo el rol de la AHS en su ciudad, que tuvieron que hacer un reajuste conceptual para el evento, pero est√°n complacidos con la presentaci√≥n. Para Celia, ‚Äúla principal ganancia son los contactos que nos llevamos de la experiencia, los cuales siempre est√°n dispuestos a colaborar con la investigaci√≥n seg√ļn sus ponencias.‚ÄĚ

Los criterios y opiniones de estos j√≥venes demuestran una experiencia exclusiva y favorable. As√≠ los debates digitales abren una nueva opci√≥n muy poco explorada. Facilitando el intercambio y la retroalimentaci√≥n intelectual. La relaci√≥n espont√°nea entres los j√≥venes y la tecnolog√≠a ha sido una gran ventaja. As√≠ como el sentimiento de camarader√≠a y amistad expresado por los m√°s veteranos en estas lides, pero biso√Īos en esta modalidad virtual. Es casi seguro que estos j√≥venes estar√°n en las pr√≥ximas ediciones en la ciudad de Holgu√≠n. As√≠ en palabras de Yuleidys Gonz√°les Estrada, una de las productoras de esta edici√≥n: ‚ÄúEstos muchachos ya son un logro y un nuevo ingreso a la comunidad nuestromemoriana‚ÄĚ, asegur√≥.


La descolonización: necesidad constante de los jóvenes investigadores

Por segundo día consecutivo, a través del grupo homónimo creado en la red social Whatsaap, sesionó Memoria Nuestra, el congreso para jóvenes investigadores que convoca la filial holguinera de la Asociación Hermanos Saíz y su sección de Crítica e Investigación en el marco de las Romerías de Mayo 2020. Una treintena de miembros, en condición de ponentes y participantes, intercambiaron sobre diversas temáticas.

El programa de la jornada estuvo compuesto por un an√°lisis de la obra ensay√≠stica del reconocido intelectual cubano Roberto Fern√°ndez Retamar; tambi√©n se present√≥ una investigaci√≥n centrada en la Revista Casa de las Am√©ricas como espacio de confluencia entre revoluci√≥n social e intelectualidad, en tanto estuvo presente una indagaci√≥n sobre la ense√Īanza de la m√ļsica en Cuba, as√≠ como un acercamiento a los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n a trav√©s del fot√≥grafo Cartier- Bresson.

Uno de los elementos distintivos del debate, com√ļn a todas las ponencias, fue la necesidad de una mirada descolonizadora en la apropiaci√≥n de la realidad, para lo cual la investigaci√≥n es esencial a la hora de localizar referentes que permitan a los m√°s j√≥venes posicionarse frente a paradigmas hegem√≥nicos desde una l√≥gica emancipadora.¬†

Tanto el legado de la Revista Casa como la obra Retamar son vitales en la b√ļsqueda de elementos aut√≥ctonos para desprenderse de cualquier vicio colonizador, adem√°s de que poseen profundas ra√≠ces en la realidad latinoamericana y caribe√Īa que permiten el retorno a la b√ļsqueda de la emancipaci√≥n total del ser humano.

Los participantes plantearon interrogantes que permitieron a los ponentes explicitar las claves de sus investigaciones y establecer un diálogo profundo al abrir nuevas incógnitas o aristas poco exploradas que permitirán seguir profundizando en las temáticas que constituyen objeto de indagaciones.

La jornada también fue propicia para poner a disposición de los participantes las ponencias que serán presentadas este miércoles. De esta manera se confirma este evento como el principal espacio a nivel nacional para reunir los resultados investigativos de los estudiosos noveles en el país, y a la vez asienta la vocación innovadora y capacidad de adaptación de Memoria Nuestra y su comité organizador a las actuales circunstancias, sin que ello afecte su vitalidad como espacio de encuentro e intercambio de saberes y experiencias entre los jóvenes intelectuales cubanos.